Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema ADVIENTO. JUEVES I.

Lecturas de la Misa del Jueves I de Adviento meditadas brevemente.

Lecturas del Jueves 06 de Diciembre de 2012


Jueves 1ª semana de Adviento

Santoral: Nicolás de Bari

Is 26,1-6: Que entre un pueblo justo, que observa la lealtad
Salmo responsorial 117: ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!
Mt 7,21.24-27: Quien cumple la voluntad del Padre entrará en el Reino de los cielos
Isaías 26,1-6


Que entre un pueblo justo, que observa la lealtad
Aquel día, se cantará este canto en el país de Judá: "Tenemos una ciudad fuerte, ha puesto para salvarla murallas y baluartes: Abrid las puertas para que entre un pueblo justo, que observa la lealtad; su ánimo está firme y mantiene la paz, porque confía en ti. Confiad siempre en el Señor, porque el Señor es la Roca perpetua: doblegó a los habitantes de la altura y a la ciudad elevada; la humilló, la humilló hasta el suelo, la arrojó al polvo, y la pisan los pies, los pies del humilde, las pisadas de los pobres."

Salmo responsorial: 117


Bendito el que viene en nombre del Señor.
Dad gracias al Señor porque es bueno, / porque es eterna su misericordia. / Mejor es refugiarse en el Señor / que fiarse de los hombres, / mejor es refugiarse en el Señor / que fiarse de los jefes. R.

Abridme las puertas del triunfo, / y entraré para dar gracias al Señor. / Ésta es la puerta del Señor: / los vencedores entrarán por ella. / Te doy gracias porque me escuchaste / y fuiste mi salvación. R.

Señor, danos la salvación; / Señor, danos prosperidad. / Bendito el que viene en nombre del Señor, / os bendecimos desde la casa del Señor; / el Señor es Dios, él nos ilumina. R.


Mateo 7,21.24-27


El que cumple la voluntad del Padre entrará en el reino de los cielos
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "No todo el que me dice "Señor, Señor" entrará en el reino de los cielos, sino el que cumple la voluntad de mi Padre que está en el cielo.

El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece a aquel hombre prudente que edificó su casa sobre roca. Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y descargaron contra la casa; pero no se hundió, porque estaba cimentada sobre roca.

El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica se parece a aquel hombre necio que edificó su casa sobre arena. Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y rompieron contra la casa, y se hundió totalmente."

Comentarios

El asunto del seguimiento de Jesús no consiste solamente en proclamarlo a los cuatro vientos, sino en vivirlo en la cotidianidad de la vida. No se trata de decir, sino de ser.

El seguimiento de Jesús implica una manera de ser, de vivir, de pensar, de sentir, de obrar y, también, de hablar. Es lo que se llama la coherencia de vida.

En esto consiste construir sobre roca,  vivir una vida cristiana consistente, sólida, aun con tropiezos, como es normal en la condición humana de los seres humanos; una experiencia de vida construida sobre bases sólidas proporcionadas por el evangelio.

Pero a veces la experiencia del seguimiento de Jesús se edifica sobre bases sumamente frágiles: basta cumplir con ritos, normas, costumbres… que se reducen a momentos puntuales de la vida, pero no se extienden a todos los ámbitos de la persona humana.

El cristiano con base sólida de fe se percibe a leguas de distancia. En este tiempo de Adviento es oportuno examinar la solidez de nuestro compromiso cristiano. En la oración, en la vida sacramental, en la liturgia, encontramos las fuentes que alimentan la fe. Pero es en el testimonio diario donde se “mide” la calidad de vida cristiana.

Oremos: Padre, concedeme que en todos los actos de mi vida te tenga en cuenta y que la Palabra sea mi alimento que me guia a hacer tu voluntad, por Jesucristo nuestro Señor, Amen.
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

08/12/2012 16:45 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. ADVIENTO. JUEVES I No hay comentarios. Comentar.

Meditacion para la Misa del Jueves I de Adviento.

Contemplar el Evangelio de hoyDía litúrgico: Jueves I de Adviento
Texto del Evangelio (Mt 7,21.24-27): En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «No todo el que me diga: ‘Señor, Señor’, entrará en el Reino de los cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial. Así pues, todo el que oiga estas palabras mías y las ponga en práctica, será como el hombre prudente que edificó su casa sobre roca: cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, y embistieron contra aquella casa; pero ella no cayó, porque estaba cimentada sobre roca. Y todo el que oiga estas palabras mías y no las ponga en práctica, será como el hombre insensato que edificó su casa sobre arena: cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, irrumpieron contra aquella casa y cayó, y fue grande su ruina».
Comentario: Abbé Jean-Charles TISSOT (Friburgo, Suiza)
No todo el que me diga: ‘Señor, Señor’, entrará en el Reino de los cielos
Hoy, el Señor pronuncia estas palabras al final de su "sermón de la montaña" en el cual da un sentido nuevo y más profundo a los Mandamientos del Antiguo Testamento, las "palabras" de Dios a los hombres. Se expresa como Hijo de Dios, y como tal nos pide recibir lo que yo os digo, como palabras de suma importancia: palabras de vida eterna que deben ser puestas en práctica, y no sólo para ser escuchadas —con riesgo de olvidarlas o de contentarse con admirarlas o admirar a su autor— pero sin implicación personal.

«Edificar en la arena una casa» (cf. Mt 7,26) es una imagen para describir un comportamiento insensato, que no lleva a ningún resultado y acaba en el fracaso de una vida, después de un esfuerzo largo y penoso para construir algo. "Bene curris, sed extra viam", decía san Agustín: corres bien, pero fuera del trayecto homologado, podamos traducir. ¡Qué pena llegar sólo hasta ahí: el momento de la prueba, de las tempestades y de las crecidas que necesariamente contiene nuestra vida!

El Señor quiere enseñarnos a poner un fundamento sólido, cuyo cimiento proviene del esfuerzo por poner en práctica sus enseñanzas, viviéndolas cada día en medio de los pequeños problemas que Él tratará de dirigir. Nuestras resoluciones diarias de vivir la enseñanza del Cristo deben así acabar en resultados concretos, a falta de ser definitivos, pero de los cuales podamos obtener alegría y agradecimiento en el momento del examen de nuestra conciencia, por la noche. La alegría de haber obtenido una pequeña victoria sobre nosotros mismos es un entrenamiento para otras batallas, y la fuerza no nos faltará —con la gracia de Dios— para perseverar hasta el fin.

Comentario: Rev. D. Antoni ORIOL i Tataret (Vic, Barcelona, España)

Entrará en el Reino de los cielos (...) el que haga la voluntad de mi Padre celestial

 
Hoy, la palabra evangélica nos invita a meditar con seriedad sobre la infinita distancia que hay entre el mero “escuchar-invocar” y el “hacer” cuando se trata del mensaje y de la persona de Jesús. Y decimos “mero” porque no podemos olvidar que hay modos de escuchar y de invocar que no comportan el hacer. En efecto, todos los que —habiendo escuchado el anuncio evangélico— creen, no quedarán confundidos; y todos los que, habiendo creído, invocan el nombre del Señor, se salvarán: lo enseña san Pablo en la carta a los Romanos (cf. Ro 10,9-13). Se trata, en este caso, de los que creen con auténtica fe, aquella que «obra mediante la caridad», como escribe también el Apóstol.
 
Pero es un hecho que muchos creen y no hacen. La carta de Santiago Apóstol lo denuncia de una manera impresionante: «Sed, pues, ejecutores de la palabra y no os conforméis con oírla solamente, engañándoos a vosotros mismos» (Stg 1,22); «la fe, si no tiene obras, está verdaderamente muerta» (Stg 2,17); «como el cuerpo sin alma está muerto, así también la fe sin obras está muerta» (Stg 2,26). Es lo que rechaza, también inolvidablemente, san Mateo cuando afirma: «No todo el que me diga: ‘Señor, Señor’, entrará en el Reino de los cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial» (Mt 7,21).
 
Es necesario, por tanto, escuchar y cumplir; es así como construimos sobre roca y no encima de la arena. ¿Cómo cumplir? Preguntémonos: ¿Dios y el prójimo me llegan a la cabeza —soy creyente por convicción?; en cuanto al bolsillo, ¿comparto mis bienes con criterio de solidaridad?; en lo que se refiere a la cultura, ¿contribuyo a consolidar los valores humanos en mi país?; en el aumento del bien, ¿huyo del pecado de omisión?; en la conducta apostólica, ¿busco la salvación eterna de los que me rodean? En una palabra: ¿soy una persona sensata que, con hechos, edifico la casa de mi vida sobre la roca de Cristo?
(
http://evangeli.net
).

08/12/2012 16:38 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. ADVIENTO. JUEVES I No hay comentarios. Comentar.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Lecturas meditadas brevemente de la Misa del Jueves I de Adviento.

Lecturas del Jueves 01 de Diciembre de 2011

Jueves 1ª semana de Adviento

Santoral: Eloy

Is 26,1-6: Las pisadas de los pobres, pisan la ciudad humillada
Salmo responsorial 117: Bendito el que viene en nombre del Señor
Mt 7,21.24-27: Quien cumple la voluntad del Padre entrará en el Reino
Isaías 26,1-6


Que entre un pueblo justo, que observa la lealtad
Aquel día, se cantará este canto en el país de Judá: "Tenemos una ciudad fuerte, ha puesto para salvarla murallas y baluartes: Abrid las puertas para que entre un pueblo justo, que observa la lealtad; su ánimo está firme y mantiene la paz, porque confía en ti. Confiad siempre en el Señor, porque el Señor es la Roca perpetua: doblegó a los habitantes de la altura y a la ciudad elevada; la humilló, la humilló hasta el suelo, la arrojó al polvo, y la pisan los pies, los pies del humilde, las pisadas de los pobres."

Salmo responsorial: 117


Bendito el que viene en nombre del Señor.
Dad gracias al Señor porque es bueno, / porque es eterna su misericordia. / Mejor es refugiarse en el Señor / que fiarse de los hombres, / mejor es refugiarse en el Señor / que fiarse de los jefes. R.

Abridme las puertas del triunfo, / y entraré para dar gracias al Señor. / Ésta es la puerta del Señor: / los vencedores entrarán por ella. / Te doy gracias porque me escuchaste / y fuiste mi salvación. R.

Señor, danos la salvación; / Señor, danos prosperidad. / Bendito el que viene en nombre del Señor, / os bendecimos desde la casa del Señor; / el Señor es Dios, él nos ilumina. R.


Mateo 7,21.24-27


El que cumple la voluntad del Padre entrará en el reino de los cielos
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "No todo el que me dice "Señor, Señor" entrará en el reino de los cielos, sino el que cumple la voluntad de mi Padre que está en el cielo.

El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece a aquel hombre prudente que edificó su casa sobre roca. Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y descargaron contra la casa; pero no se hundió, porque estaba cimentada sobre roca.

El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica se parece a aquel hombre necio que edificó su casa sobre arena. Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y rompieron contra la casa, y se hundió totalmente."

Comentarios

El evangelio de hoy cuestiona las prácticas religiosas de la sociedad en la que Jesús vivió, pues se centraban en hacer grandes sacrificios y ritos públicos para aparentar la fe en Dios; sin embargo, no es ese el camino más pertinente para confesar la fe en el Dios de la Vida.

Escuchar la Palabra de Dios y ponerla por obra, ese es el proyecto de Jesús; es lo que da solidez a la fe y a la Iglesia misma. Aquí es oportuno tener en cuenta dos dimensiones. Primera: Escuchar la palabra significa estar atentos a las voces multiformes de Dios, saber comprender los signos de los tiempos, disponer todos los sentidos para captar la revelación de Dios en la historia. Segunda: Poner la Palabra por obra no es otra cosa que ser obediente al designio de Dios, actuar coherente y responsablemente en la realidad; es responder como creyentes a los desafíos de los tiempos.

Vivir la fe cristiana de manera responsable y coherente no siempre significa hacer cosas de gran trascendencia; se trata de asumir con alegría la tarea de transformar-liberar en el contexto cercano en el que vivimos.
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

01/12/2011 18:39 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. ADVIENTO. JUEVES I No hay comentarios. Comentar.

Evangelio diario meditado del Jueves I de Adviento.

20111201181910-bibliacolor.jpg

Autor: José Ignacio Olvera Mendoza | Fuente: Catholic.net
La verdadera sabiduría
Mateo 7, 21.24-27. Adviento. Dios es la Verdadera Sabiduría, y debemos creer y sentir que realmente la poseemos, porque Él quiso entregarse a nosotros. 
 
 
Lectura del santo Evangelio según san Mateo 7, 21.24-27

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: No todo el que me diga: Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial. Así pues, todo el que oiga estas palabras mías y las ponga en práctica, será como el hombre prudente que edificó su casa sobre roca: cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, y embistieron contra aquella casa; pero ella no cayó, porque estaba cimentada sobre roca. Y todo el que oiga estas palabras mías y no las ponga en práctica, será como el hombre insensato que edificó su casa sobre arena: cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos, irrumpieron contra aquella casa y cayó, y fue grande su ruina.

Oración introductoria

Jesús mío, aquí estoy para escucharte. Ahora que apenas inicia este tiempo de preparación para recibirte, te entrego mi corazón como mi primer y más apreciado regalo. Te regalo un corazón abierto para escucharte verdaderamente; que estén mis oídos atentos a tu Palabra sabia, llena de amor y misericordia. Que escuche para hacer de tu Palabra auténtica vida. Protégeme, por tanto, de toda distracción material y superficial en este tiempo para llenarme de Ti. Que invite a los demás a estar contigo, Único y Verdadero Bien de mi vida. Gracias por último, por permitirme ahora tener un corazón abierto.

Petición

Señor, te pido humildemente un corazón sabio, un corazón consciente de que Tú eres lo primero y lo más grandioso de mi vida.

Meditación del Papa

El Evangelio de este domingo presenta la conclusión del «Sermón de la montaña», donde el Señor Jesús, a través de la parábola de las dos casas, una construida sobre roca y otra sobre arena, invita a sus discípulos a escuchar sus palabras y a ponerlas en práctica (cf. Mt 7, 24). De este modo sitúa al discípulo y su camino de fe en el horizonte de la Alianza, constituida por la relación que Dios estableció con el hombre, a través del don de su Palabra, entrando en comunicación con nosotros. El concilio Vaticano II afirma: «Dios invisible, movido de amor, habla a los hombres como amigos, trata con ellos para invitarlos y recibirlos en su compañía». (Dei Verbum, 2). «En esta visión, cada hombre se presenta como el destinatario de la Palabra, interpelado y llamado a entrar en este diálogo de amor mediante su respuesta libre» (Verbum Domini, 22). Jesús es la Palabra viva de Dios. Cuando enseñaba, la gente reconocía en sus palabras la misma autoridad divina, sentía la cercanía del Señor, su amor misericordioso, y alababa a Dios. En toda época y en todo lugar, quien tiene la gracia de conocer a Jesús, especialmente a través de la lectura del santo Evangelio, queda fascinado con él, reconociendo que en su predicación, en sus gestos, en su Persona, él nos revela el verdadero rostro de Dios, y al mismo tiempo nos revela a nosotros mismos, nos hace sentir la alegría de ser hijos del Padre que está en el cielo, indicándonos la base sólida sobre la cual debemos edificar nuestra vida. (Benedicto XVI, Ángelus, 6 de marzo de 2011)

Reflexión

Dios es la Verdadera Sabiduría, y debemos creer y sentir que realmente la poseemos. La poseemos porque Él quiso entregarse a nosotros y nosotros libremente podemos acogerlo. Acoger su sabiduría es acoger su Palabra, y acoger su Palabra es vivir la síntesis del Evangelio que podríamos citarla en dos aspectos: Este es mi mandamiento: "Ámense los unos a los otros, como yo los he amado."(Jn 15, 12).

Y el otro aspecto indica cómo nos ama Él: "Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna." (Jn 3, 16). Esta es la simplicidad de Dios: Dios es simple, nos ama gratuitamente sin que hayamos hecho algo para merecerlo y sencillamente nos quiere con Él para la toda la eternidad a través de Jesús.

Por tanto, tengamos un corazón abierto a la Palabra de Dios en este tiempo y no temamos compartir nuestra reflexión con aquellos que nos rodean, ya que todo hombre está llamado a conocer la Verdad, a conocerle a Él íntimamente y alcanzar la Eternidad con Él y en Él.

Propósito

Haré una oración espontánea junto con algún ser querido (hijo, hermano, marido, esposa, pariente, amigo...) donde le pida a Dios que me conceda la gracia de prepararme auténticamente para la Navidad.

Diálogo con Cristo

Jesús mío, Tú conoces bien mi vida, conoces quién soy y no hay nada oculto ante Ti. Gracias porque hoy puedo acercarme más a Ti. Dame la fortaleza necesaria para ser constante en mis propósitos y para que viva con alegría este día, pues lo comparto contigo. Por favor, que cada día te conozca más, para amarte más y darme más a los demás. “Pidamos a Dios con confianza la sabiduría del corazón por intercesión de Aquella que acogió en su seno y engendró a la Sabiduría encarnada, Jesucristo, nuestro Señor. ¡María, Sede de la Sabiduría, ruega por nosotros!” (Benedicto XVI, Ángelus, 20 de septiembre de 2009).

01/12/2011 18:19 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. ADVIENTO. JUEVES I No hay comentarios. Comentar.

Lecturas meditadas y oraciones de la Misa del Jueves I de Adviento. Pedidos de oraciones.

Senor Jesus, acercate a
mi vida, quiero tu sabiduria para poder tener un autentico encuentro con Dios
en esta oracion, creo, espero y te amo. Ven Senor, ¡no tardes!
MISA 1 de DICIEMBRE,
SANTORAL, PETICIONES Y REFLEXIONES
JUEVES 1
Santos: Eligio o Eloy de
Noyon, obispo; Nahum, Profeta. Beata Maña Clara del Niño Jesus, fundadora.
Feria (Morado)
LOS CIMIENTOS QUE
PERDURAN

Is 26, 1-6; Mt 7, 21. 24-27

Ambas
lecturas recurren a la metafora de los cimientos y las ciudades derruidas para
evidenciar el fracaso de los proyectos sociales mal diseñados. El profeta
Isaias celebra en tono festivo la ruina total de una anonima ciudad opresora
que afligia a los hijos de Israel. El pueblo ingresa animoso a Jerusalen
persuadido de su victoria. La practica de la justicia los conducira a la paz.
En el evangelio de san Mateo, el Señor Jesus exhorta a los discipulos a
recurrir a la congruencia creyente. Quien practique su fe alcanzara la
felicidad y disfrutara de la paz abundante: su casa, su familia y sus bienes
estaran seguros, porque se han levantado sobre cimientos perdurables.

ANTIFONA DE ENTRADA (cfr. Sal
118, 151-152)
Tu
estas cerca, Señor, y todos tus caminos son derechos. Desde el principio
comprendi que tu alianza la estableciste para siempre.

ORACION COLECTA
Muestra,
Señor, tu poder y ven en nuestra ayuda para que la abundancia de tu
misericordia apresure el momento de la salvacion que nuestros pecados han
retardado. Por nuestro Señor
Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

El pueblo justo se mantiene
fiel al Señor.

Del libro del profeta Isaias:
26, 1-6

Aquel
dia se cantara este canto en el pais de Juda: "Tenemos una ciudad fuerte;
ha puesto el Señor, para salvarla, murallas y baluartes. Abran las puertas para
que entre el pueblo justo, el que se mantiene fiel, el de animo firme para
conservar la paz, porque en ti confio. Confien siempre en el Señor, porque el
Señor es nuestra fortaleza para siempre; porque El doblego a los que habitaban
en la altura; a la ciudad excelsa la humillo, la humillo hasta el suelo, la
arrojo hasta el polvo donde la pisan los pies, los pies de los humildes, los
pasos de los pobres". Palabra de
Dios.
Te alabamos, Señor.

Del salmo 117
R/. Bendito el que viene en el
nombre del Señor.

Te
damos gracias, Señor, porque eres bueno, porque tu misericordia es eterna. Mas
vale refugiarse en el Señor, que poner en los hombres la confianza; mas vale
refugiarse en el Señor, que buscar con los fuertes una alianza. R/. Bendito el que viene en el nombre del
Señor.

Abranme
las puertas del templo, que quiero entrar a dar gracias a Dios. Esta es la
puerta del Señor y por ella entraran los que le viven fieles. Te doy gradas,
Señor, pues me escuchaste y fuiste para mi la salvacion.
R/. Bendito el que viene en el
nombre del Señor.

Liberanos,
Señor, y danos tu victoria. Bendito el que viene en nombre del Señor. Que Dios
desde su templo nos bendiga. Que el Señor, nuestro Dios, nos ilumine. R/. Bendito el que viene en el nombre del
Señor.

ACLAMACION (Is 55, 6)
R/. Aleluya, aleluya.
Busquen al Señor
mientras lo pueden encontrar, invoquenlo mientras esta cerca. R/.

El que cumple la
voluntad de mi Padre entrara en el Reino de los cielos.

LECTURA Evangelio Mateo
capitulo 7, versiculos 21 y 24 al 27

En
aquel tiempo, Jesus dijo a sus discipulos: "No todo el que me diga
'¡Señor, Señor!', entrara en el Reino de los cielos, sino el que cumpla la
voluntad de mi padre, que esta en los cielos.
El que
escucha estas palabras mias y las pone en practica, se parece a un hombre
prudente, que edifico su casa sobre roca. Vino la lluvia, bajaron las
crecientes, se desataron los vientos y dieron contra aquella casa; pero no se
cayo, porque estaba construida sobre roca.
El que
escucha estas palabras mias y no las pone en practica, se parece a un hombre
imprudente, que edifico su casa sobre arena. Vino la lluvia, bajaron las
crecientes, se desataron los vientos, dieron contra aquella casa y la arrasaron
completamente". Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesus.

Oracion introductoria
Señor, Señor, soy de esos que te llaman y no hacen lo
que dices. Dame una fe fuerte, segura, que pueda dar frutos de bondad, asi
estare construyendo mi vida sobre la roca firme del Amor.

Peticion
Dios mio, ayudame a producir frutos buenos y
abundantes.

REFLEXION Evangelio Mateo capitulo 7, versiculos 21 y
24 al 27

Mateo expone el nuevo espiritu del Reino de Dios, el
cual se gana a traves de las obras, e insiste en que Jesus pide una fe
acompanada de amor. Mateo, que escribio entre y para judios, insiste en que
vieran en Jesus a Dios, el Senor universal. En el Antiguo Testamento, la
palabra “Senor” significa divinidad. En el Nuevo, se utiliza para designar
tanto al Padre como al Hijo, patentizando su soberania divina. En nuestra vida,
¿que significado le damos a la palabra, “Senor”, cuando nos dirigimos a Dios?
Cuando oramos, ¿realmente nos ubicamos en una perspectiva de creatura que busca
subordinar su voluntad a la del Senor? “Subordinar” implica una actitud activa
que conlleva una decision libre, de entrega y compromiso que da fruto; no es,
de ninguna manera, un sometimiento sufrido o manipulador. Es apertura a la
“voluntad del Padre”, y por lo tanto es una subordinacion de amor, que busca
complacer al Senor, y que promueve actitudes que iran dando a la luz, actos
personales que redundan en bien de los demas y, como consecuencia logica, en el
bien propio.

ORACION SOBRE LAS OFRENDAS
Acepta,
Señor, estas ofrendas que hemos tomado de tus mismos dones, y concedenos que
esta Eucaristia que estamos celebrando, nos alcance la salvacion eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I/A o I/B de
Adviento.

ANTIFONA DE LA COMUNION (Tt 2,
12-13)
Vivamos
en este mundo como hombres responsables, justos y que sirven a Dios, en espera
de que se cumpla la feliz esperanza: la manifestacion gloriosa de Jesucristo,
nuestro Dios y salvador.

ORACION DESPUES DE LA COMUNION
Por
nuestra participacion en esta Eucaristia, enseñanos, Señor, a no poner nuestro
corazon en las cosas pasajeras, sino en los bienes eternos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

OTRAS REFLEXIONES AL EVANGELIO DE HOY

REFLEXION Evangelio Mateo capitulo 7, versiculos 21 y
24 al 27

El
Reino de los cielos se construye obedeciendo la Palabra de Dios. ¿De que nos
sirve que Jesus nos haya dejado su Palabra si no la conocemos o si aun
conociendola no estamos interesados en obedecerla? Ciertamente no toda la
Palabra de Dios es facil de vivir, sin embargo, aun esta es necesaria si
verdaderamente queremos que el Reino de los cielos se haga una realidad en
nuestras vidas.

El
tiempo de Adviento nos invita no solo a profundizar en la Palabra, sino a
buscar la forma de que esta se haga una realidad en nuestra vida. No nos
permitamos construir sobre la arena. Esfuerzate hoy por poner en practica algo
de la Palabra de Dios, la casa se construye de ladrillo en ladrillo.

Permite
que el amor de Dios llene hoy tu vida. Abrele tu corazon.
Como
Maria, todo por Jesus y para Jesus.
Pbro. Ernesto Maria Caro

Diciembre 1
Tremendo
misterio este que de las oraciones y voluntarios sacrificios de unos pocos,
depende la salvacion de muchos". (Pio XII)

A las
almas adoloridas, que cargan pesos insufribles, a quienes sus cruces pareciera
aplastar sin remedio, el recuerdo del valor pleno de sentido del dolor otorga
al sufrimiento una trascendencia del que estan privados los paganos.
Recomendamos vivamente su lectura y hacer de su difusion un apostolado

Desde
el mas profundo sentido de comunion deseo, de todo corazon, que a este tiempo
de quejas, llantos y reproches dirigidos al Padre por tantas personas que viven
en sus carnes un dolor tan hondo, le sigan algunos momentos de paz y silencio,
suficientes como para poder oir las respuestas y consuelos que el Buen Dios
susurra a sus hijos que sufren

DIOS PODEROSO DADOR DE LA
SALUD

Pido
oracion por la salud de Juan Jose Guijarro, para que Dios guie con
sabiduria a los medicos y a todos cuantos estan haciendo algo por el. Mario

Por
que desaparezcan las dolencias que me quedan de mi intervención quirurgica,y
las de todos mis hermanos .Amen. Inma

Por
favor intercedan por mi hermana, tiene mucho dolor en uno de sus riñones y esta
embarazada de gemelitos, pidan por su salud para que este dolor tan tremendo
que tiene se le quite. Luz

Les
pido hermanos que por favor, pongan en sus oraciones a Leonor Eneida Gonzalez.Ella en cualquier momento de hoy va a ser intervenida
de una operacion de un tumor en uno unos de los pulmones..RITA

Hermanos
contando con vuestra buena voluntad de siempre, les pido por Fernando Di Martino
- Elena Ferri, ambos con sintomas reincidentes de la enfermedad que
no quiero nombrar. Gracias, besos para todos. Susana – Elisa

AGRADECIMIENTO A DIOS

Cumpleaños de Graciela
Cumpleanos de Rosy Reyes

POR LAS NECESIDADES DE

Senor,
Sana nuestro hogar. Haz que el amor vuelva y podamos ser los padres que Sandrita se merece. Ablanda nuestros corazones. No permitas que las influencias del
exterior nos hagan tomar decisiones equivocadas. Haz que papa vuelva a nuestra
casa. Te pido por la salud, bienestar y sabio consejo de los abuelos. Proteje a
Sandrita en estos momentos tan dificiles. Gracias Senor. Sandra

Pido
oracion por la restauracion de mi matrimonio y por la conversion de mi esposo Luis Frederick,
gracias, Dios los bendiga. Eliana Maria Salazar

Por la
union y paz de mi familia y porque encuentre al hombre que Dios me tiene
predestinado para mi vida y con el que forme mi flia. Gracias. Eloisa

Dios
te pido de todo corazon que se conceda esto que tanto estamos esperando te lo
suplico. Jaretmccartney

Pido
al Santisimo Sacramento y al Corazon Inmaculado la Santisima Virgen, para que Ramon,
reciba el Espiritu Santo para el discernimiento, pueda confesar y reparar sus
pecados, para que vuelva a su hogar con su esposa e hijas, y no permita que
caiga en la tentacion, no permita Señor Dios que su alma se aleje de la Virgen,
y de la Eucaristia. Pido por todas las familias que en estos momentos estan
pasando por dificultades para que la Virgen los cuide y le de bendiciones.
Fortalecer la Fe de la familia. Ligia

Señor
Jesus te pido por favor que ilumines a mi esposo en la venta del carro y le
ayudes a venderlo pronto ya que se nesecita ese dinero.Amparo

Agradecere
oren a Dios Ntro. Senor por la conversion del matrimonio de Rigoberto Eduardo
Dominguez Sanchez y Maria del Carmen Alejandro de la Cruz. Para que
se reconcilien y se pongan en paz, por el bien de ambos, y de sus hijos.
Finalmente les pido oren por las necesidades e intenciones de oracion mas
urgentes de Carlos
Alberto Dominguez Sanchez y Familia. Que Dios les bendiga a ustedes
Hermanos y sus Familias. Carlos Alberto

Les
pido oracion por mi hijo. Estamos preocupados porque teme que su jefe no le
pague estos dos meses ultimos del año. Asi lleva varios años, con la
incertidumbre de si cobraba o no, esta vez no sabemos que va a pasar. Señor, te
ruego protejas a mi hijo y que pueda recibir lo que tanto a trabajado, merece y
ademas necesita para vivir el y su esposa, y para mantener su fe y confianza.
Gracias por mantenerlo saludable, por lo trabajador y responsable que es. Para
el Bien Supremo de toda la Humanidad. Amen. Anais

Q. E. P. D.

Evelyn Mendoza Cantos
Nepomuceno Moreno Muñoz
Margarita Costa de Faolin
Sara Montesdeoca vda de Pinargote
Griselda Ordoñez de La Mota

PALANCAS POR QUIENES HAN
PARTIDO A SU QUINTO DIA

Ofrezcamos tambien nuestras
PALANCAS y oraciones por aquellos que, habiendo vivido los 3 Dias del Cursillo
de Cristiandad, compartieron con nosotros su CUARTO Dia, fermentando de
Evangelio los ambientes, y que hoy, llamados por el Senor a su presencia, se
encuentran viviendo su QUINTO Dia.

Por los que llegaran a su
destino final hoy, que lo hagan en Gracia de Dios

Por las benditas almas del
Purgatorio

 


ECUADOR

ENVIE SU PETICION DE ORACION a

wpauta@gmail.com,

wpauta@yahoo.es,

indicando su nombre y peticion
P.D. Si Ud., quiere referirse a este envio por favor copiar el ASUNTO

http://grupodeoraciondivinonio.blogspot.com/

Me inclino reverentemente ante El Señor


M.E. Winston Pauta Avila
Grupo de Oracion "DIVINO NINO"
Guayaquil - Ecuador
C. C. DE COLORES
Cursillista de Cursillo de Cristiandad No. 40
Guayaquil- Ecuador

Cursillista de Cursillo de Cristiandad de Barcelona- Espana
Chistifideles Laici
Barcelona - España

30/11/2011 20:51 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. ADVIENTO. JUEVES I No hay comentarios. Comentar.

Lecturas meditadas de la Misa del Jueves I de Adviento.

¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual
 
 
 

 

Jueves, 1° de diciembre de 2011

Semana I° de Adviento

Isaías 26, 1-6 / Mateo 7, 21. 24-27

Salmo responsorial Sal 117, 1.8-9. 19-21. 25-27a

R/. "¡Bendito el que viene en Nombre del Señor!”

 

Santoral:

San Eloy, Santa Florencia, San Edmundo Campion

y Beata María Clementina Anwarité

Liturgia - Lecturas del día

 

 

 

Jueves, 1° de Diciembre de 2011

 

Que entre una nación justa que se mantiene fiel

 

Lectura del libro de Isaías

26, 1-6

 

Aquel día, se entonará este canto en el país de Judá:

Tenemos una ciudad fuerte,

el Señor le ha puesto como salvaguardia

muros y antemuros.

Abran las puertas,

para que entre una nación justa,

que se mantiene fiel.

Su carácter es firme,

y Tú la conservas en paz,

porque ella confía en ti.

 

Confíen en el Señor para siempre,

porque el Señor es una Roca eterna.

Él doblegó a los que habitaban en la altura,

en la ciudad inaccesible;

la humilló hasta la tierra,

le hizo tocar el polvo.

Ella es pisoteada

por los pies del pobre,

por las pisadas de los débiles.

 

Palabra de Dios.

 

 

SALMO RESPONSORIAL                                      117, 1.8-9. 19-21. 25-27a

 

R.   ¡Bendito el que viene en Nombre del Señor!

 

¡Den gracias al Señor, porque es bueno,

porque es eterno su amor!

Es mejor refugiarse en el Señor

que fiarse de los hombres;

es mejor refugiarse en el Señor

que fiarse de los poderosos. R.

 

«Abran las puertas de la justicia

y entraré para dar gracias al Señor».

«Ésta es la puerta del Señor:

sólo los justos entran por ella».

Yo te doy gracias porque me escuchaste

y fuiste mi salvación. R.

 

Sálvanos, Señor, asegúranos la prosperidad.

¡Bendito el que viene en Nombre del Señor!

Nosotros los bendecimos desde la Casa del Señor:

el Señor es Dios, y Él nos ilumina. R.

 

 

 

EVANGELIO

 

El que cumple la voluntad del Padre

entrará en el Reino de los Cielos

 

a     Evangelio de nuestro Señor Jesucristo

según san Mateo

7, 21. 24-27

 

Jesús dijo a sus discípulos:

No son los que me dicen: «Señor, Señor», los que entrarán en el Reino de los Cielos, sino los que cumplen la voluntad de mi Padre que está en el cielo.

Así, todo el que escucha las palabras que acabo de decir y las pone en práctica, puede compararse a un hombre sensato que edificó su casa sobre roca. Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa; pero ésta no se derrumbó, porque estaba construida sobre roca.

Al contrario, el que escucha mis palabras y no las practica, puede compararse a un hombre insensato, que edificó su casa sobre arena. Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa: ésta se derrumbó, y su ruina fue grande.

 

Palabra del Señor.

Reflexión

 

Is. 26, 1-6. Por medio de Jesús, Dios se ha hecho cercanía para la humanidad de todos los tiempos y lugares.

Dios jamás ha abandonado a los suyos.

Para los Israelitas la Palabra de Dios se ha hecho Ley que los guía; por eso tratan, no sólo de entenderla, sino de cumplirla hasta los más mínimos detalles, y le entonan cantos de alabanza.

Para algunos Israelitas más abiertos al Señor, su Palabra también ha tomado cuerpo en los profetas, a quienes escuchan como al mismo Dios y se dejan conducir por Él.

Llegada la plenitud de los tiempos la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros, no sólo mostrándonos el camino que nos conduce al Padre, sino haciéndose Camino, Verdad y Vida para nosotros.

En nuestros días la Palabra se ha hecho Iglesia, no al margen de Jesús, pues lo tiene a Él por Cabeza. A la Iglesia corresponde la responsabilidad de continuar haciendo presente en la historia al Hijo Encarnado, Salvador de todo.

Dios así ha querido exaltar a los humildes y humillar hasta el suelo a los poderosos para que sirvan de camino que pisan los pies de los humildes y los pobres.

Ojalá y que, fortalecidos y guiados por el Espíritu de Dios, nos mantengamos fieles al Señor y seamos, en verdad, la manifestación del Reino de Dios en nuestro mundo, no humillados, sino exaltados a la diestra del Padre por nuestra fe en Cristo Jesús, aun cuando tengamos que pasar por la humillación de nuestra propia cruz, entregando nuestra vida por el bien de todos.

 

Sal 118 (117) Confiemos siempre en el Señor, pues Él nos ama con un amor siempre fiel. Dios ha venido a nosotros, descendiendo desde su cielo, y haciéndose uno como nosotros. A nosotros corresponde abrirle las puertas de nuestro corazón para que ahí se digne morar como en un templo.

A pesar de que tal vez el pecado ha manchado nuestra vida, el Señor se acerca a nosotros como poderoso salvador. Él quiere que su victoria sobre el pecado y la muerte sea también nuestra victoria; por eso nos invita a una constante purificación para que su presencia en nosotros realmente se convierta en una bendición y no en motivo de maldición, de destrucción y de muerte.

El Señor que se acerca a nosotros viene para convertirse en luz que nos ilumine para que dejemos de caminar en las tinieblas del pecado y en las sombras de muerte. Dejémonos amar y purificar por Él para que podamos ser signos de su presencia en el mundo por medio de quienes le hemos de vivir fieles.

 

Mt. 7, 21. 24-27. Dios nos ha enviado su Palabra, que se ha hecho uno de nosotros, no para que vuelva al cielo con las manos vacías, sino para que, haciendo la voluntad de quien le Envió, nos libere de la esclavitud del Pecado, y nos haga hijos de Dios y participantes de su Gloria.

No podemos conformarnos con escuchar la Palabra de Dios a la ligera. No basta con rezar para salvarse, pues no todo el que llame a Jesús Señor se salvará, sino sólo el que cumpla la voluntad de su Padre, que está en los cielos.

La cercanía del Señor a nosotros no es sólo para que nos alegremos con Él, sino para que vivamos un auténtico compromiso de fe con Él, de tal forma que toda nuestra vida se edifique en Él; y que, por tanto, seamos en el mundo un verdadero reflejo del amor que Dios nos ha manifestado por medio de su Hijo.

Cuando el Señor vuelva, nuestro amor en Él debe estar tan enraizado, que podamos mantenernos firmes ante Él; pues si sólo le llamamos Señor con los labios mientras nuestras obras eran inicuas, al final lo único que sucederá es que nos derrumbemos irremediablemente.

Pero, mientras aún es de día, dejemos que el Señor haga su obra de salvación en nosotros para que lleguemos a ser dignos hijos de Dios tanto con nuestras palabras, como con nuestras obras y toda nuestra vida misma.

En la Eucaristía el Señor dirige a nosotros su Palabra, y nos manifiesta que no hemos de amar sólo con los labios, sino con la vida misma que se entrega en favor de los demás para liberarlos de sus esclavitudes.

El Señor ha entregado su vida por nosotros. Esta entrega en un amor hasta el extremo por nosotros es lo que nos reúne en torno a Él en estos momentos. Así Dios se manifiesta para nosotros como el Camino que hemos de seguir quienes creemos en Él y queremos serle fieles. Por eso, la Eucaristía no sólo es un acto litúrgico con el que damos culto a Dios, sino que es también todo un compromiso para nosotros que, al unir nuestra vida a Cristo, junto con Él tomamos nuestra cruz de cada día, dispuestos a amar a nuestro prójimo hasta el extremo, con tal de hacerlo participar de la vida y del amor que Dios nos manifestó en su Hijo Jesús.

En el Padre nuestro, con que oramos durante la Eucaristía, nos comprometemos a hacer la voluntad de Dios como la ha realizado su propio Hijo, en un compromiso de totalidad de amor hacia su Padre y hacia nosotros.

No podemos decir que hacemos la voluntad de Dios cuando llamamos a Jesús: Señor, Señor. No podemos decir que al final podamos decirle a Dios que hicimos lo que nos pidió porque nos sentamos a su mesa y le oímos predicar por nuestras plazas, y porque en su nombre hicimos curaciones y expulsamos demonios.

No pensemos que alguien es santo porque realiza todas esas obras. No sea que vayamos a quedarnos con la mano tapando nuestra boca, llenos de admiración cuando veamos a todos esos santos falsos condenados eternamente.

Quien ha asentado firmemente su vida en Cristo como en roca firme debe hacer suyas las bienaventuranzas con las que empieza el sermón del monte, y que nos llevan a realizar las obras de misericordia con las que culminará el juicio sobre la humanidad, cuando el Señor nos diga: porque lo que hicieron o dejaron de hacer al más insignificante de mis hermanos, a mí me lo hicieron, o a mí me lo dejaron de hacer.

Asentar nuestra vida en Cristo debe hacernos personas firmes que pasen siempre haciendo el bien; y que no dan marcha atrás en esa realización a pesar de ser perseguidos y asesinados por defender los derechos de sus hermanos y por trabajar por una mayor justicia social. Cristo nos pide no sólo una fe de rodillas en su presencia, no sólo una fe de mera palabrería, sino una fe que, alimentada por la oración e iluminada por la meditación profunda de la Palabra de Dios, se transforme en obras de salvación para todos.

El Señor, que se acerca a nosotros, desea que le abramos las puertas de nuestra vida para que, conducidos por Él, aprendamos a amar a nuestro prójimo con el mismo amor con que nosotros hemos sido amados por Dios.

Que Dios nos conceda, por intercesión de la Santísima Virgen María, nuestra Madre, la gracia de saber escuchar su Palabra y de ponerla en práctica, para ser así, no sólo discípulos fieles de Jesús, sino, en el mismo Cristo, hijos amados del Padre. Amén.

 

Homiliacatolica.com
(
http://www.celebrandolavida.org
).

30/11/2011 20:48 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. ADVIENTO. JUEVES I No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris