Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Marzo de 2012.

Simbolos de la Cuaresma.

Símbolos de la cuaresma

 

La cuaresma es DESIERTO:

es sequedad, soledad, ayuno, austeridad,

rigor, esfuerzo, penitencia, peligro, tentación.

 

La cuaresma es PERDÓN:

Las historias bíblicas de Jonás y de Nínive

y la parábola del hijo pródigo, son ejemplos de ello.

 

La cuaresma es ENCUENTRO:

es abrazo de reconciliación como en la parábola

del hijo pródigo o en la conversión de Zaqueo

o en el diálogo de Jesucristo con la mujer adúltera.

 

La cuaresma es LUZ:

como se pone de evidencia, por ejemplo,

en el evangelio del ciego de nacimiento.

Es el tránsito de las tinieblas a la luz.

Jesucristo es la luz del mundo.

 

La cuaresma es SALUD:

símbolo manifestado en textos como la curación

del paralítico o la sanación del hijo del centurión.

 

La cuaresma es AGUA:

es el tránsito de la sed de nuestra insatisfacción

al agua viva, el agua de Moisés al pueblo de Israel

en el desierto o de Jesús a la mujer samaritana.

 

La cuaresma es LIBERACIÓN, TRIUNFO:

es superación victoriosa de las pruebas y dificultades.

Algunas figuras bíblicas, que sufren graves peligros

y vencen en la prueba, son José hijo de Jacob,

la casta Susana, Ester, el profeta Jeremías y,

sobre todo, Jesús, tentado y transfigurado.

 

La cuaresma es CRUZ:

signo y presencia permanente durante toda

la cuaresma. Prefigurada en el Antiguo Testamento

y patentizada con el ejemplo de Jesucristo y como

su llamada cargar con ella como condición

para el seguimiento.

 

La cuaresma es TRANSFIGURACIÓN:

es la luz definitiva del camino cuaresmal,

preanunciada y pregustada en la escena

de la transfiguración de Jesús.

"Por la cruz a la luz".

 

La cuaresma es el ESFUERZO

por retirar el fermento viejo e incorporar la

levadura nueva de la PASCUA RESUCITADA

Y RESUCITADORA, ahora y para siempre.

 

P. Javier Leoz
(
http://www.celebrandolavida.org
).

Lecturas meditadas de la Misa del Viernes I de Cuaresma.

¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual
 
 
 

 

Viernes, 2 de marzo de 2012

Primera Semana de Cuaresma
Ezequiel 18, 21-28 / Mateo 5, 20-26
Salmo responsorial Sal 129, 1-8

R/. "Si tienes en cuenta las culpas, Señor, ¿quién podrá subsistir?”

 

Santoral:

Beato Carlos El Bueno y San Nicolás de Flue

Liturgia - Lecturas del día

 

 

 

 

 

Viernes, 2 de Marzo de 2012

 

¿Acaso deseo Yo la muerte del pecador

y no que se convierta de su mala conducta y viva?

 

Lectura de la profecía de Ezequiel

 

18, 21-28

 

Así habla el Señor Dios:

Si el malvado se convierte de todos los pecados que ha cometido, observa todos mis preceptos y practica el derecho y la justicia, seguramente vivirá, y no morirá. Ninguna de las ofensas que haya cometido le será recordada: a causa de la justicia que ha practicado, vivirá. ¿Acaso deseo Yo la muerte del pecador -oráculo del Señor- y no que se convierta de su mala conducta y viva?

Pero si el justo se aparta de su justicia y comete el mal, imitando todas las abominaciones que comete el malvado, ¿acaso vivirá? Ninguna de las obras justas que haya hecho será recordada: a causa de la infidelidad y del pecado que ha cometido, morirá.

Ustedes dirán: «El proceder del Señor no es correcto». Escucha, casa de Israel: ¿Acaso no es el proceder de ustedes, y no el mío, el que no es correcto?

Cuando el justo se aparta de su justicia, comete el mal y muere, muere por el mal que ha cometido. Y cuando el malvado se aparta del mal que ha cometido, para practicar el derecho y la justicia, él mismo preserva su vida. Él ha abierto los ojos y se ha convertido de todas las ofensas que había cometido: por eso, seguramente vivirá, y no morirá.

 

Palabra de Dios.

 

 

SALMO RESPONSORIAL                           129, 1-8

 

R.    Si tienes en cuenta las culpas, Señor, ¿quién podrá subsistir?

 

Desde lo más profundo te invoco, Señor.

¡Señor, oye mi voz!

Estén tus oídos atentos

al clamor de mi plegaria. R.

 

Si tienes en cuenta las culpas, Señor,

¿quién podrá subsistir?

Pero en ti se encuentra el perdón,

para que seas temido. R.

 

Mi alma espera en el Señor,

y yo confío en su palabra.

Mi alma espera al Señor,

más que el centinela la aurora. R.

 

Como el centinela espera la aurora,

espere Israel al Señor,

porque en Él se encuentra la misericordia

y la redención en abundancia:

Él redimirá a Israel de todos sus pecados. R.

 

 

 

EVANGELIO

 

Ve a reconciliarte con tu hermano

 

a    Evangelio de nuestro Señor Jesucristo

según san Mateo

 

5, 20-26

 

Jesús dijo a sus discípulos:

Les aseguro que si la justicia de ustedes no es superior a la de los escribas y fariseos, no entrarán en el Reino de los Cielos.

Ustedes han oído que se dijo a los antepasados: "No matarás", y el que mata, debe ser llevado ante el tribunal. Pero Yo les digo que todo aquél que se irrita contra su hermano, merece ser condenado por un tribunal. y todo aquél que lo insulta, merece ser castigado por el Tribunal. Y el que lo maldice, merece el infierno.

Por lo tanto, si al presentar tu ofrenda en el altar, te acuerdas de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda ante el altar, ve a reconciliarte con tu hermano, y sólo entonces vuelve a presentar tu ofrenda.

Trata de llegar en seguida a un acuerdo con tu adversario, mientras vas caminando con él, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al guardia, y te pongan preso. Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo.

 

Palabra del Señor.

Reflexión

 

Ez. 18, 21-28. El profeta Ezequiel nos quiere hacer entender al Dios misericordioso, que no quiere la muerte del pecador, sino que enmiende su conducta y viva.

No basta arrodillarse para pedir perdón para después volver a la vida de maldad. El Señor mismo nos previene para no tomar una actitud en ese sentido cuando, en el libro de los Proverbios nos dice: Como el perro vuelve a su vómito, el necio insiste en su estupidez.

El camino de conversión, fortalecido por este tiempo especial de gracia en la Iglesia, debe llevarnos hacia una vida continuamente renovada.

No basta, efectivamente, con invocar a Dios como Señor; hay que confesarlo con el testimonio de una vida que ha estrenado un corazón nuevo y un espíritu nuevo.

Dios, Padre comprensivo para nosotros, siempre está dispuesto a perdonarnos. Quien se acerca a Él y camina guiado por su Espíritu, no será defraudado en el amor y en la misericordia divinos, pues aunque los pecados hayan sido rojos como escarlata, la persona quedará purificada, blanca con una blancura que nadie puede lograr sobre la tierra.

Quien abandona los caminos de Dios no encontrará otro nombre en el cual pueda salvarse. Dios no lo condenará, sino que la misma persona caminará hacia su propia perdición. Por eso el Señor nos invita a rectificar nuestros caminos y a enderezar nuestros senderos para que Él pueda vivir en nosotros y, teniéndolo a Él, tengamos la salvación eterna.

 

Sal. 130 (129). Recordamos a Dios como Aquel de quien procede el perdón. A Él se dirigen nuestras súplicas desde el abismo de nuestros pecados y sus consecuencias. Sabemos que Dios es comprensivo y misericordioso. Nosotros somos frágiles; pero, al pedir perdón le suplicamos a Dios que nos ayude a confiar en Él, en su poder salvador, ya que de Él no sólo nos viene la misericordia sino también la abundancia de la redención.

En Cristo hemos recibido la manifestación más grande del amor, del perdón, de la misericordia, de la salvación que Dios puede darnos.

Procuremos, en esta Cuaresma, estar vigilantes, como el centinela que impaciente espera la aurora, para no dejar que el Señor pase de largo ante nosotros, sino que su vida, su palabra llegue y permanezca en nosotros hasta producir frutos abundantes de buenas obras.

 

Mt. 5, 20-26. En el Evangelio el Señor nos recuerda el quinto mandamiento de la Ley de Dios: No matarás y el que mate será llevado ante el tribunal.

Muchos tal vez puedan sentirse en paz por no haber terminado con la vida de alguien. Muchos otros, en cambio, tendrán que recapacitar por haber terminado con la vida de miles de personas a causa de sus intereses egoístas. Tal vez algunos otros hayan contribuido a la Eutanasia para deshacerse de personas consideradas, no sólo inútiles, sino una carga para la vida social. Alguien más se habrá visto involucrado en la provocación del aborto, por razones tal vez comprensibles, pero que no justifican la destrucción del don de la vida. Tal vez alguien más haya arruinado la vida de otras personas para evitar perder escaños en la vida, o porque las envidias, o el afán desmedido de poder, le llevaron a acabar con la buena fama de quienes consideraba un obstáculo en la vida. Otros pudieron arrinconar a los ancianos en lugares donde han perdido el calor de hogar y sólo esperan angustiados el fin de su vida, sin amor y sin ilusiones. No faltará quien se haya convertido en un fraude para su cónyuge y le haya arruinado su vida a causa de compromisos no cumplidos, por haberse aceptado con inmadurez emocional, o sólo con fines pasajeros. Alguien podría haber acabado con la inocencia de los pequeños, y de los que se parecen a ellos, y eludir sus consecuencias y las responsabilidades nacidas de los propios actos.

Conocemos gente que vaga sin sentido, sin afecto, con el sufrimiento a cuestas. ¿No los habremos matado nosotros mismos? ¿No son nuestros enojos que nos impiden perdonar, no son nuestros insultos que nos hacen pisotear a los demás, no son nuestros desprecios los que han causado mucho dolor y sufrimiento?

Estamos en la presencia de Dios para celebrar esta Eucaristía. ¿Venimos como delincuentes o como hijos de Dios? ¿Venimos como hermanos o como enemigos? El Señor siempre está dispuesto a perdonar, pero nos pide renovar nuestra vida.

Si venimos a la presencia del Señor para retirarnos como si nada hubiese pasado; si no nos convertimos al Señor después de habernos encontrado con Él, estaremos perdiendo el tiempo.

Es por eso que el Señor nos dice: Si no vienes en paz, si vienes con las manos cargadas de crímenes y sin arrepentimiento, mejor deja tu ofrenda y vete a poner en paz con tu hermano; luego vuelve y presenta tu ofrenda; sólo entonces tu voz se hará oír en el cielo. Ponte en paz con tus adversarios, sea que te hayan ofendido o que tú los hayas ofendido. No sea que al final de tu camino te encuentres con la desagradable sorpresa de que, por no haber perdonado y no haber amado, te metan a la cárcel para no salir de ahí hasta haberlo pagado todo, o para estar en cadena perpetua.

Quienes creemos en Cristo y acudimos a la celebración de su misterio pascual hecho memorial en la Eucaristía, tenemos el compromiso de impulsar la vida, no de acabar con ella.

Los diversos ambientes y condiciones del mundo en que nos movemos han de ser saneados, de tal forma que si algunas de sus costumbres incitan al pecado, todas ellas sean rescatadas para que sean conforme a las normas de la justicia, y favorezcan en vez de impedir la práctica de las virtudes. Obrando así, impregnaremos de valores morales toda la cultura y las realizaciones humanas.

Este trabajo por el Reino de Dios es el que se nos ha confiado a quienes creemos en Cristo; hemos de trabajar por la verdadera justicia que viene de Dios.

Ser justos, comprensivos; saber ayudar a nuestro prójimo en sus necesidades; vivir el amor hacia él con el mismo compromiso y estilo con que hemos sido amados por Cristo, hará posible que no sólo nuestro culto, tal vez muy puntual, sea grato al Señor, sino toda nuestra vida.

Roguémosle al Señor que nos conceda, por intercesión de la Santísima Virgen María, nuestra Madre, la gracia de manifestarnos como signos creíbles de Él por nuestro amor, nuestro cariño, nuestro respeto hacia los pobres, los ancianos, los débiles. Esto será el fruto que venga de haber apostado, no por la muerte, sino por la vida, aun cuando tengamos que pasar por el sufrimiento, el dolor y la muerte, no como algo que nos atrape, sino como la puerta que se nos abra para la posesión definitiva de Dios. Amén

 

Homiliacatolica.com
(
http://www.celebrandolavida.org
).

01/03/2012 00:30 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. CUARESMA. VIERNES I No hay comentarios. Comentar.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

¿Es tu cruz la mas pesada?

¿Es tu cruz la más pesada?

 

La cruz que llevamos nos parece la más pesada.

Creemos que somos los únicos que caminamos

por el mundo con ella a cuestas.

A veces su peso nos ahoga, sentimos

que el pecho se cierra y nos deja sin aire

en cada intento de seguir, pesa... sí, pesa.

La cruz que nadie desea llevar,

la que queremos abandonar,

la que nos tocó en suerte...

La cruz que hizo añicos nuestra felicidad,

que oscureció nuestra morada,

que lastimó nuestro cuerpo y nuestro espíritu.

La cruz de los problemas, de la infelicidad,

de la soledad, del abandono, de la infancia

sin juguetes, de la niñez sin padres, del crecimiento

a solas, del hogar destruido, de los hijos abandonados,

de la mentira, de la estafa, de los que ya no están

y dejan en nosotros el dolor de la ausencia.

La cruz de la infidelidad, del engaño, del divorcio,

de la humillación, de la pérdida de autoestima,

del sentir que no somos valiosos.

La cruz de la envidia, de la gula,

de la codicia, del egoísmo.
La cruz de la enfermedad que no

encuentra su cura, del miedo.

La cruz del trabajo perdido,

de la búsqueda incierta.
La cruz de la necesidad, del hambre,

de la incertidumbre.

¡Mi cruz es la más pesada!

¿Por qué a mí? ¿Por qué...?

¿Por qué...? ¿Por qué...?

Mira a tu alrededor, hay miles caminando contigo,

todos llevan una cruz más grande, más chica,

más liviana, más pesada.

Algunos caminan arrastrándose porque ya no soportan

más su peso, se doblan sus rodillas, porque llevan años

cargándola en sus hombros y están lastimados.

pero no gritan, no piden ayuda,

ni siquiera piensan en detenerse... siguen.

Llevan una sonrisa y la palabra de aliento

a quienes la necesitan.

Utilizan su experiencia para ayudar a otros...

Siembran esperanza en cada lugar por el que pasan.

Mira a tu alrededor.
¿Es tu cruz la más pesada?
Esa cruz que es el símbolo de la vida.

Tu cruz, mi cruz... no son prestadas, son nuestras.
En cada marca de esa cruz se esconde

el interior de quien la carga.

La verdadera vida es sólo de aquellos

que aprendieron a llevar su cruz con valentía,

esfuerzo, voluntad, y por sobre todo,

con amor, con verdadero amor,

aun cuando la cruz pesó tanto que se sintieron

desfallecer y hoy son ejemplos y modelos

para quienes los acompañan en este camino.
(
http://www.celebrandolavida.org
).

Homilia para la Misa del Domingo II de Cuaresma del ciclo B.

B - Domingo 2o. de Cuaresma
Primera: Gén 22, 1-2.9.10-13; Salmo 116; Segunda: Rom 8, 31-34; Evangelio: Mc 9, 2-10
Autor: P. Octavio Ortíz | Fuente: Catholic.net


Sagrada Escritura:

Primera: Gén 22, 1-2.9.10-13
Salmo 116
Segunda: Rom 8, 31-34
Evangelio: Mc 9, 2-10

 

 

Nexo entre las lecturas

El amor, sea de Dios al hombre, sea del hombre a Dios, compendia la liturgia de hoy. El amor de Dios a los discípulos que, después del primer anuncio de la pasión, les revela el esplendor de su divinidad (Evangelio). Amor misterioso, paradójico, de Dios a Abraham, al infundirle una absoluta confianza en su providencia, frente al mandato de sacrificar a su hijo Isaac (primera lectura). Amor de Dios que no perdonó a su propio Hijo, antes bien lo entregó a la muerte por todos nosotros (segunda lectura). Amor, por otra parte, de Abraham a Dios, al estar dispuesto a sacrificar a su hijo único en obediencia amorosa (primera lectura). Amor de los discípulos en la disponibilidad para obedecer al Padre que les dice: Éste es mi Hijo muy amado. Escuchadlo (Evangelio). Amor de Jesús que nos salvó mediante su muerte e intercede por nosotros desde su trono a la derecha de Dios (segunda lectura).


Mensaje doctrinal

1. Las paradojas del amor. Dios es un misterio infinito. Su modo de actuar y de amar está también lleno de misterio. Los misterios para nuestra mente y para nuestra lógica humana resultan ininteligibles. Sólo el corazón puede entreabrir la puerta del misterio y vislumbrar una mínima parte de su sobrecogedora grandeza. En efecto, a la lógica humana resulta paradójico que Dios haya dado un hijo a Abraham, única esperanza de la promesa que Dios le ha hecho, para que luego le pida sacrificarlo sobre el monte Moria. Como nos parece igualmente paradójico que Dios ame a su Hijo Jesucristo con un amor de Padre y luego le pida sufrir la máxima ignominia de los hombres muriendo en una cruz como un esclavo. Y no es menos paradójico el que el hombre haya recibido la salvación de Jesucristo y luego se encuentre en el afán de cada día con tremendas fuerzas hostiles que le hacen dudar de dicha salvación. No deja, sin embargo, de ser verdad que Dios supera las paradojas y une los extremos aparentemente contradictorios con lazos inseparables de amor. No es que Dios ame menos en un caso que en otro. Más bien habrá que decir que su amor es diferente. El hombre, por su parte, no tratará de racionalizar los caminos de la actuación divina, pues fracasará siempre con toda seguridad, sino más bien de dilatar el corazón y buscar "entender" con el amor, pues ´el corazón tiene sus razones que la razón no comprende´ (Pascal), tanto si se trata del hombre como si se trata de Dios.

2. Tres formas de amar. En las relaciones humanas el amor adopta infinitas formas. En las relaciones entre el hombre y Dios sucede lo mismo. La liturgia de hoy nos presenta tres de estas formas de expresar el amor.

A) Ver. Sobre el monte Moria "Dios pro-vee" y de esta manera manifiesta su amor a Abraham. Por su parte, Abraham "vio" un carnero enredado en un matorral y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo. Así mostró su amor agradecido al Señor. En el texto evangélico, Pedro, Santiago y Juan vieron a Jesús transfigurado con el esplendor de la divinidad y por los ojos les prendió el deseo de morar allí contemplando y gozando amorosamente de esa experiencia inefable. Los ojos son las ventanas del amor: por ellos entra el amor como el rayo de luz por el cristal, y por los ojos pasa transparente y luminoso el rayo del amor desde el corazón hacia el exterior para incidir en la persona amada. Esto que acaece con el amor humano, sucede por igual en las relaciones de amor entre el hombre y Dios.

B) Escuchar. Es dulce al oído escuchar la voz de la persona amada. Por eso, Abraham que ama a Dios, escucha su voz que le llama y enseguida responde: "Aquí estoy", en un gesto de disponibilidad desde el amor. Por eso, el Padre invita a los discípulos a escuchar a Jesús para que a través de sus palabras lleguen a sus oídos las revelaciones del amor hasta la locura de la cruz. Escuchar la voz del amado entraña una actitud de obediencia. De ahí que la auténtica obediencia cristiana coincida con la escucha de la voz divina, que pone en movimiento el deseo de hacer lo que quiera el amado.

C) Experimentar. Sólo cuando el amor baja al terreno de la experiencia vital es amor poderoso y eficaz. Un amor que no pase por la experiencia corre el peligro de degenerar en egoísmo, en abstracción, o en puro sentimentalismo. Abraham experimentó el amor fiel de Dios, por eso su amor permaneció enhiesto y firme en el momento de la prueba. Jesús experimentó el amor del Padre y el amor a los hombres, por eso pudo abrazar la cruz con decisión y libertad. Y a Pablo, que ha experimentado de modo fuerte el amor de Cristo, ¿quién le podrá separar de ese amor?


Sugerencias pastorales

1. Amor-dolor: una difícil relación. Amar a una persona cuanto todo va bien, cuando el amor parece vivir en una eterna primavera, cuando los frutos del amor son dulces, cuando la reciprocidad en el amor hace bella la vida y se mira el futuro con gozo y esperanza, es fácil y hasta agradable. Pero en las historias de amor, no todo ni siempre es así. En las reales historias de amor el dolor, el sufrimiento, la prueba, la incomprensión llaman de vez en cuando a la puerta de los amantes. Y se asoma al alma la tentación de dudar del amor, de ver en el dolor un destructor del amor, de sentir que el amor se va enfriando e incluso puede llegar a congelarse. ¿Por qué suceden estas cosas, si el dolor en los designios de Dios no es sino un rostro diferente del amor? ¿No hemos experimentado acaso que el dolor y la prueba son profundizadores del amor, fuerzas ingentes que purifican y potencian la capacidad de amar del corazón humano? El amor y el dolor son como los dos polos (positivo y negativo) necesarios para que se produzca energía psíquica y espiritual en el ser humano. ¿No nos dice la misma sabiduría de los hombres que una persona que no ha sufrido, ni ha sido probada, difícilmente llegará a ser persona madura? Me he puesto también a pensar ¿por qué el hombre de hoy mira con mal ojo al dolor y lo odia con tanta pasión? ¿No será porque se está enfriando entre los hombres el verdadero amor: a Dios, a los hombres, a la vida?

2. Miedo a escuchar. El hombre contemporáneo es quien sin duda ha escuchado y escucha más palabras en toda la historia desde sus orígenes. Muchas de esas palabras le halagan y las escucha con gusto. Otras le aburren, y entonces simplemente cierra el canal de comunicación o busca otra conversación más agradable. Hay palabras también que le causan miedo, a veces mucho miedo. Palabras de los papás que no transigen con sus caprichos, palabras de los educadores que requieren atención y reflexión, palabras de las leyes que ordenan la convivencia humana, palabras de la Iglesia que enseñan el sentido de la vida, transmiten los valores humanos y cristianos, ponen delante de nuestros ojos el destino de la existencia. Esas palabras no pocas veces despiertan el miedo que yacía agazapado en nuestra psiche. En verdad, no es miedo a las palabras, sino miedo a nosotros mismos, miedo a elevarnos al nivel de existencia que nos corresponde como seres humanos y como discípulos de Jesucristo. Esta cuaresma puede ser un "momento de Dios" para arrancarnos el miedo, todo miedo y cualquier miedo.

Lecturas meditadas de la Misa del Jueves I de Cuaresma.

¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual
 
 
 

 

Jueves, 1° de marzo de 2012

Primera Semana de Cuaresma
Ester 3, 6; 4, 11-12. 14-16. 23-25 / Mateo 7, 7-12
Salmo responsorial Sal 137, 1-3. 7c-8

R/. "¡Me respondiste cada vez que te invoqué, Señor!”

 

Santoral:

Santa Eudoxia, San David y San Albino

Liturgia - Lecturas del día

 

 

 

Jueves, 1° de Marzo de 2012

 

 

Señor, no tengo otra ayuda fuera de ti

 

Lectura del libro de Ester

 

3, 6; 4, 11-12. 14-16. 23-25

 

El rey de Persia firmó un decreto, ordenando que todos los judíos fueran exterminados del país por la espada. Al enterarse, todo Israel clamaba con todas sus fuerzas, porque veían que su muerte era inminente.

La reina Ester, presa de una angustia mortal, también buscó refugio en el Señor. Luego oró al Señor, Dios de Israel, diciendo:

«¡Señor mío, nuestro Rey, Tú eres el Único!

Ven a socorrerme, porque estoy sola,

no tengo otra ayuda fuera de ti

y estoy expuesta al peligro.

Yo aprendí desde mi infancia, en mi familia paterna,

que Tú, Señor, elegiste a Israel entre todos los pueblos,

y a nuestros padres entre todos sus antepasados,

para que fueran tu herencia eternamente.

¡Y Tú has hecho por ellos lo que habías prometido!

 

¡Acuérdate, Señor, y manifiéstate

en el momento de nuestra aflicción!

Y a mí, dame valor, Rey de los dioses

y Señor de todos los que tienen autoridad.

Coloca en mis labios palabras armoniosas

cuando me encuentre delante del león,

y cámbiale el corazón

para que deteste al que nos combate

y acabe con él y con sus partidarios.

¡Líbranos de ellos con tu mano

y ven a socorrerme, porque estoy sola,

y no tengo a nadie fuera de ti, Señor!

Tú, que lo conoces todo».

 

Palabra de Dios.

 

 

SALMO RESPONSORIAL                                      137, 1-3. 7c-8

 

R.    ¡Me respondiste cada vez que te invoqué, Señor!

 

Te doy gracias, Señor, de todo corazón,

porque has oído las palabras de mi boca.

Te cantaré en presencia de los ángeles.

Me postraré ante tu santo Templo.  R.

 

Daré gracias a tu Nombre por tu amor y tu fidelidad,

porque tu promesa ha superado tu renombre.

Me respondiste cada vez que te invoqué

y aumentaste la fuerza de mi alma.  R.

 

Tu derecha me salva.

El Señor lo hará todo por mí.

Tu amor es eterno, Señor,

¡no abandones la obra de tus manos!  R.

 

 

 

EVANGELIO

 

El que pide recibe

 

a    Evangelio de nuestro Señor Jesucristo

según san Mateo

 

7, 7-12

 

Jesús dijo a sus discípulos:

Pidan y se les dará; busquen y encontrarán; llamen y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abrirá.

¿Quién de ustedes, cuando su hijo le pide pan, le da una piedra? ¿O si le pide un pez, le da una serpiente? Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre de ustedes que está en el Cielo dará cosas buenas a aquéllos que se las pidan!

Todo lo que deseen que los demás hagan por ustedes, háganlo por ellos: en esto consiste la Ley y los Profetas.

 

Palabra del Señor.

 

Reflexión

 

Est. 3, 6; 4, 11-12. 14-16. 23-25. En este pequeño fragmento de la oración que Esther dirige al Señor, antes de presentarse ante el rey Asuero para interceder por la liberación del pueblo Judío, contemplamos la gran confianza que esta mujer está depositando en Dios. Durante la oración, en una sección que no leemos en este día, se nos habla de cómo Esther reconoce el pecado del pueblo y lo confiesa ante Dios, y pide que Dios se muestre misericordioso para con él.

Si alguien se acerca a pedir el favor de Dios para verse liberado de las esclavitudes que muchas veces han encadenado el corazón, antes que nada uno mismo debe saber que sí se tiene consigo esa maldad. Hay que pedir el perdón de Dios; y una vez libre de la culpa hay que iniciar un camino de amor fiel a todas vistas.

No confiamos en nuestras propias fuerzas, sino en el poder de Dios. Y por eso, como Éster, acudamos al Señor para que sea Él nuestra fortaleza y, desde nosotros, con nuestras palabras, obras y actitudes, Él se levante victorioso y sea el único que reine en nosotros.

Tal vez muchas veces hemos sido ocasión de llanto y no de alegría para los demás. Cristo nos quiere como personas que amen, no que destruyan la vida, la alegría y la paz de los demás.

Ante nuestras fragilidades y egoísmos, ante nuestras cobardías para hacer el bien y no el mal, hemos de acudir a Aquel que es nuestro refugio y fortaleza. Sólo en Cristo podremos levantarnos victoriosos sobre el mal y, resucitados a una vida nueva, manifestarnos con las obras que vienen del Espíritu de Dios en nosotros.

 

Sal. 138 (137) Alabemos al Señor delante de dioses extranjeros, con la mirada vuelta hacia el Santuario de nuestro Dios.

Qué admirable que el único Dios verdadero, tan grandioso y poderoso, se fije en sus más pequeños y humildes siervos. Esos son los caminos de Dios, que distan mucho de los nuestros, de nuestra forma de pensar y actuar. Resuenan en nuestros oídos las palabras del salmista: Obra tuya soy, no me abandones. Dios se ha hecho Dios-con-nosotros. El Señor nos ha visitado y ha plantado su tienda entre nosotros. Él sabe de nuestras fragilidades, por eso puede compadecerse de nosotros.

Pero, no sólo hemos de poner nuestra confianza en Dios, sino que especialmente hemos de buscarlo para que concluya su obra salvadora en nosotros y nos convierta en un signo vivo de su Hijo Jesucristo para los demás. Así, su Evangelio no sólo será escuchado, sino proclamado con la propia vida.

 

Lc. 11, 29-32. Dios se manifiesta siempre como un Padre Providente para quienes, siendo sus hijos, se portan a la altura de esa pertenencia a Dios.

La oración del creyente es un estar junto a Dios, que siempre nos escucha y nos da más de lo que pedimos y merecemos. En la oración buscamos, junto a Dios, descubrir su voluntad para poder cumplirla; y su voluntad es que seamos conforme a la imagen de su propio Hijo; el camino de la oración es el camino que nos conduce a una identificación cada día más perfecta con el Hijo amado de Dios.

Dios nunca nos ha abandonado, es nuestro Padre. Por eso tocamos a la puerta de su corazón, no para recibir las migajas de su amor y de su misericordia, sino para que nos abra las puertas de su casa y nos siente a la mesa como a hijos unidos a su Hijo único.

Somos demasiado frágiles; por eso el Señor nos indica que pidamos a su Padre Dios la asistencia de su Espíritu Santo, que es la Fuerza que nos viene de lo alto para iluminarnos, sostenernos y conducirnos como signos, cada vez más perfectos, del amor de Dios en el mundo hasta lograr la salvación eterna.

Ser signos del Señor nos hace estar abiertos a las necesidades de nuestro prójimo. Hay más alegría en dar que en recibir. Sin embargo no podemos dar a los demás lo que no tenemos. Por eso le decimos al Señor: dame lo que pides y pídeme lo que quieras.

La Cuaresma nos conduce hacia una vida renovada en Cristo, renovada en el amor. Ese amor nos debe ayudar a dar, no piedras, sino pan a los hambrientos; no serpientes, sino pescado, alimento bueno y substancioso para que vivan con dignidad. El Espíritu de Dios en nosotros nos ha de conducir, incluso, a convertirnos nosotros mismos en pan que alimente a los demás con nuestras buenas obras y con nuestra cercanía a los que sufren.

La Eucaristía de este día nos recuerda que, al igual que Cristo, nosotros somos el pan que se entrega a favor de los demás, y la sangre que se derrama por ellos para el perdón de los pecados.

La Iglesia prolonga, en la vida diaria, el memorial celebrado en la Eucaristía. No tiene sentido haber sido consagrados como hijos de Dios en Cristo, para después tirar ese pan a los perros.

La vida de Dios en nosotros no puede contaminarse con el veneno del pecado. Interceder por el pueblo, por la familia, debe hacerse con el mismo amor y asumiendo todos los riesgos de los que nos hace conciencia la primera lectura: Hay que acudir al Señor y saber levantarse de su presencia para salir a poner nuestro empeño, incluso exponiendo nuestra propia vida, para que desaparezca el mal y para que los problemas sean solucionados.

No basta pedir a Dios y esperarlo todo de Él. Él quiere que nuestra mente, nuestro corazón, nuestro cuerpo, estén al servicio de su Reino, para que Él continúe haciendo su obra salvadora por medio nuestro.

Roguémosle a nuestro Dios y Padre que nos conceda, por intercesión de la Santísima Virgen María, nuestra Madre, la gracia de trabajar por su Reino, siendo fuertes en el testimonio de nuestra fe y en el servicio amoroso a nuestro prójimo. Amén.

 

Homiliacatolica.com
(
http://www.celebrandolavida.org
).

01/03/2012 00:21 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. CUARESMA. JUEVES I No hay comentarios. Comentar.

Ejercicio de lectio divina para el Domingo II de Cuaresma del ciclo B.

Lectio Divina. 2o. Domingo de Cuaresma
Oración con el Evangelio. Ciclo B.
Autor: P. Martín Irure | Fuente: Catholic.net

Mc 9, 2-10

1. INVOCA


Prepárate para este encuentro con la Palabra de Dios. El Señor quiere manifestarte su intimidad y su voluntad. Es un tiempo especialísimo en tu vida. ¡Aprovéchalo!
Deja a un lado tus ocupaciones y preocupaciones, temores, ansiedades, miedos... Es necesario que hagas un esfuerzo de recogimiento y concentración, porque lo que vas a hacer merece toda atención.
Ábrete al Espíritu, que está listo para descubrirte la hondura de la Palabra. Invócale, para que tu conciencia esté totalmente dispuesta a su inspiración y acción.
Ora insistentemente con la jaculatoria cantada: Veni, Sancte Spiritus:

Ven, Espíritu Santo,
te abro la puerta,
entra en la celda pequeña
de mi propio corazón,
llena de luz y de fuego mis entrañas,
como un rayo láser opérame
de cataratas,
quema la escoria de mis ojos
que no me deja ver tu luz.

Ven. Jesús prometió
que no nos dejaría huérfanos.
No me dejes solo en esta aventura,
por este sendero.
Quiero que tú seas mi guía y mi aliento,
mi fuego y mi viento, mi fuerza y mi luz.
Te necesito en mi noche
como una gran tea luminosa y ardiente
que me ayude a escudriñar las Escrituras.

Tú que eres viento,
sopla el rescoldo y enciende el fuego.
Que arda la lumbre sin llamas ni calor.
Tengo la vida acostumbrada y aburrida.
Tengo las respuestas rutinarias,
mecánicas, aprendidas.
Tú que eres viento,
enciende la llama que engendra la luz.
Tú que eres viento, empuja mi barquilla
en esta aventura apasionante
de leer tu Palabra,
de encontrar a Dios en la Palabra,
de encontrarme a mí mismo
en la lectura.

Oxigena mi sangre
al ritmo de la Palabra
para que no me muera de aburrimiento.
Sopla fuerte, limpia el polvo,
llévate lejos todas las hojas secas
y todas las flores marchitas
de mi propio corazón.

Ven, Espíritu Santo,
acompáñame en esta aventura
y que se renueve la cara de mi vida
ante el espejo de tu Palabra.
Agua, fuego, viento, luz.
Ven, Espíritu Santo. Amén. (A. Somoza)


2, LEE LA PALABRA DE DIOS (Mc 9, 2-10) (Qué dice la Palabra de Dios)

Contexto bíblico


La segunda parte del Evangelio, Marcos dedica a presentar a Jesús como el "Mesías sufriente" Desde el 8, 31, Marcos irá describiendo cómo se manifiesta Jesús en el camino hacia Jerusalén. En 8, 31-33, Jesús descubre a sus discípulos el camino de la cruz. En 8, 34-38, Jesús propone la renuncia a sí mismo y a cargar la cruz como él, para seguirle, para ser su discípulo.
En el evangelio que leemos en este domingo, Marcos nos describe la transfiguración de Jesús. Un relato que tiene la intención de dar ánimos a los discípulos más íntimos, que necesitan rehacerse del golpe sufrido por la predicción de Jesús sobre su fin en la cruz.

Texto

1. Se transfiguró en su presencia (v. 2)


Seis días después... Esta referencia temporal alude al relato del Éxodo (24, 16) cuando Moisés subió al Sinaí y la nube (de la gloria de Yavé) lo cubrió durante seis días. Era la preparación para promulgar los mandamientos de la Alianza.
La montaña en la Biblia es el lugar privilegiado de las teofanías, (manifestación de Dios). Los vestidos resplandecientes son signo de la gloria de Jesús.
La transfiguración es un destello anticipado de la resurrección de Jesús y de la confirmación de la obra de Jesús por parte del Padre. Como será en su día la resurrección. El Padre aprueba lo que Jesús va realizando y el camino sufriente como Mesías Salvador.

2. Se les aparecieron también Elías y Moisés (v. 4)


Elías representa a los profetas. Moisés representa a la Ley. Así dividían los judíos los libros del Antiguo Testamento. Tanto Moisés como Elías contemplaron en diferentes montes (Moisés en el Sinaí y Elías en el Carmelo) la gloria de Dios. Marcos quiere significar que Jesús es la plenitud de la profecía y de la Alianza. Es el Mesías esperado y prometido.

3. ¡Qué bien estamos aquí! (v. 5)


La contemplación de Jesús, radiante y glorioso, llena de temor a Pedro y a los compañeros. Y brota espontáneamente de la boca de Pedro el gozo y el deseo de permanecer en ese momento de júbilo.
Con Jesús resplandeciente, se sienten bien los discípulos. A Jesús sufriente lo dejarán abandonado y solo. Con Jesús hay que estar, confiando en Él, en los momentos agradables y en los momentos difíciles.

4. Éste es mi Hijo amado; escúchenlo (v. 7)


Se trata de un acontecimiento similar al del bautismo de Jesús. Aquí se hace en presencia de los discípulos. Porque ellos van a iniciar la verdadera comunidad de discípulos de Jesús, que han de sentirse "hijos amados en el Hijo". Y, por tanto, han de estar en esa postura constante de identificarse con el Hijo amado. Es el imperativo del Padre: escúchenlo.

5. Vieron sólo a Jesús con ellos (v. 8)


No hay que instalarse en las dulzuras de la oración. Hay que bajar de la montaña (v. 9) para reemprender la rutina de cada día con sus problemas y sacrificios. La glorificación ha de pasar por el túnel amargo de la persecución y la muerte.
Hay que subir a la montaña del encuentro con el Señor. Para luego convertir la vida diaria en un "encuentro" más sencillo con el mismo Dios. Y así transformar nuestra pequeña historia en "historia de salvación".
Jesús sigue presente en nuestra vida con toda su eficacia, pero su presencia es sencilla y entre penumbras.

 

3. MEDITA (Qué me/nos dice la Palabra de Dios)


Hoy nos invita la Palabra, sobre todo, a la contemplación de Jesús en su transfiguración. Todo en la vida de Jesús es resurrección. El acontecimiento de la transfiguración es un signo de la vida gloriosa de Jesús.
Nos quedamos como los discípulos maravillados de la presencia luminosa de Jesús. ¡Qué bien estamos con Él! El gozo de la oración, del encuentro con Jesús, ha de perdurar en nuestra vida para ir dominando las contrariedades que nos puedan llegar. Como sucede en el relato posterior, narrado por Marcos (9, 14-29).

 

4. ORA (Qué le respondo al Señor)


Gracias, Jesús, por esta revelación que nos haces. Con frecuencia quedamos envueltos y golpeados por nuestros temores. Pero, sabemos que Tú vives en nosotros para hacer resplandecer nuestra obscuridad y dar ánimo a nuestra existencia.
Que nos dejemos siempre iluminar por el resplandor de tu luz y por la energía de tu resurrección.

 

5. CONTEMPLA


A Jesús, resplandeciente, luminoso, bello. Que transforma toda nuestra vida.
A cada uno de nosotros que, como Pedro, Santiago y Juan, gozamos con el encuentro de luz con el Señor, pero decaemos y nos desanimamos.

 

6. ACTÚA


Me dejo invitar por Jesús para subir a la montaña del encuentro con Él y con el Padre.
Disfrutar del tiempo de oración-contemplación: ¡Qué bien estoy aquí
Repetiré. Yo soy la Luz del mundo (Jn 8, 12).

Lecturas de la Misa del Martes I de Cuaresma meditadas brevemente.

Lecturas del Martes 28 de Febrero de 2012

Martes 1ª semana de Cuaresma

Santoral: Román

Isaías 55,10-11: Mi palabra hará mi voluntad
Salmo 33: El Señor libra de sus angustias a los justos.
Mateo 6,7-15: Ustedes recen así

Isaías 55,10-11


Mi palabra hará mi voluntad
Así dice el Señor: "Como bajan la lluvia y la nieve del cielo, y no vuelven allá sino después de empapar la tierra, de fecundarla y hacerla germinar, para que dé semilla al sembrador y pan al que come, así será mi palabra, que sale de mi boca: no volverá a mí vacía, sino que hará mi voluntad y cumplirá mi encargo."

Salmo responsorial: 33


El Señor libra de sus angustias a los justos.
Proclamad conmigo la grandeza del Señor, / ensalcemos juntos su nombre. / Yo consulté al Señor, y me respondió, / me libró de todas mis ansias. R.

Contempladlo, y quedaréis radiantes, / vuestro rostro no se avergonzará. / Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha / y lo salva de sus angustias. R.

Los ojos del Señor miran a los justos, / sus oídos escuchan sus gritos; / pero el Señor se enfrenta con los malhechores, / para borrar de la tierra su memoria. R.

Cuando uno grita, el Señor lo escucha / y lo libra de sus angustias; / el Señor está cerca de los atribulados, / salva a los abatidos. R.


Mateo 6,7-15


Vosotros rezad así
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Cuando recéis, no uséis muchas palabras, como los gentiles, que se imaginan que por hablar mucho les harán caso. No seáis como ellos, pues vuestro Padre sabe lo que os hace falta antes de que lo pidáis. Vosotros rezad así: "Padre nuestro del cielo, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo, danos hoy el pan nuestro de cada día, perdónanos nuestras ofensas, pues nosotros hemos perdonado a los que nos han ofendido, no nos dejes caer en la tentación, sino líbranos del Maligno." Porque si perdonáis a los demás sus culpas, también vuestro Padre del cielo os perdonará a vosotros. Pero si no perdonáis a los demás, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras culpas."

Comentarios

Tal vez la mayoría de nosotros nos hemos aprendido de memoria la oración del Padre Nuestro. La rezamos en la mañana, al caer de la tarde, en reuniones de grupo, en fin, en diversas circunstancias. Pero por tanta repetidera posiblemente se ha hecho que se le haya perdido el sentido.

Si miramos con detenimiento cada palabra, cada frase, nos encontraremos con un proyecto de vida que compromete.

Reconocer la paternidad de Dios, implica reconocer la hermandad entre los seres humanos, santificar el nombre de Dios es confesar su soberanía sobre la humanidad, pedir con insistencia el advenimiento del Reino implica disponerlo todo para tal acontecimiento.

Pretender la voluntad de Dios exige comprometerse con su proyecto humanizador. El pan cotidiano, el perdón constante, el rechazo de las seducciones del mal constituye una acción permanente de todos para que el señorío de Dios, fundamentado en el amor, la paz y la justicia, se extienda a toda la humanidad.

En este pasaje, propio de la pedagogía de Jesús para formar a sus discípulos, queda claro que la autentica oración debe estar íntimamente conectada con la vida. La invitación de Jesús es que hagamos de nuestra vida una oración y vida la oración.
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

01/03/2012 00:23 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. CUARESMA. MARTES I No hay comentarios. Comentar.

Lecturas meditadas y oraciones de la Misa del Miercoles I de Cuaresma. Pedidos de oraciones.

MISA DE HOY, Febrero 29
 
«El sacrificio eucaristico es la fuente y la cima de toda la vida cristiana; “sacramento de piedad, signo de unidad, vinculo de caridad, banquete pascual, en el cual se recibe como alimento a Cristo, el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de la gloria futura”. Por ello, el Movimiento recomienda a sus miembros  que, si les es posible, participen todos los dias consciente, fervorosa y activamente en la celebracion eucaristica y reciban la sagrada comunion con un alma purificada y agradecida»
MISA 29 de Febrero Santoral, PETICIONES Y REFLEXIONES
MIERCOLES 29
Santos: Osvaldo de Worcester obispo; Augusto Chapdelaine y compañeros, martires; Matilde Hackeborn, religiosa. Feria (Morado)
 
LA VERDADERA COMPASION Y LA JUSTICIA DIVINA
 
Jo 3, 1-10; Lc 11, 29-32
 
La figura de Jonas calo profundamente en la memoria de Israel y en la iconografia de los primeros cristianos. El relato, sorprendente y novedoso, llamo la atencion de muchas generaciones. El hombre que sobrevive a la ballena y las bestias de Ninive que hacen penitencia, resultaban impactantes. Eran esas las señales que, impresionaban a la generacion a la que Jesus pertenecia. Sin embargo, el profeta de Nazaret se definio de otra manera, realizando los gestos profeticos mas naturales que cumplieron profetas como Isaias o Jeremias y sin recurrir a acciones espectaculares o maravillosas. El realizo signos profeticos (convivir con los marginados, derribar las mesas en el atrio del templo) y, curaciones, que revelaron la profundidad de la compasion y la justicia divina.
 
ANTIFONA DE ENTRADA (Sal 24, 6. 3. 22)
Recuerda, Señor, que tu ternura y tu misericordia son eternas y no permitas.
 
ORACION COLECTA
Mira, Señor, con bondad a tu pueblo, que con fervor desea entregarse mas a ti y concedele que la practica de las buenas obras renueve su alma, ya que con sus privaciones se esfuerza por dominar su cuerpo.
Por nuestro Señor Jesucristo...
 
LITURGIA DE LA PALABRA
 
Los habitantes de Ninive se arrepintieron de su mala conducta.
 
Del libro del profeta Jonas: 3, 1-10
 
En aquellos dias, el Señor volvio a hablar a Jonas y le dijo: "Levantate y vete a Ninive, la gran capital, para anunciar ahi el mensaje que te voy a indicar". Se levanto Jonas y se fue a Ninive, como te habla mancado el Señor. Ninive era una ciudad enorme: hacian falta tres dias para recorrerla. Jonas camino por la ciudad durante un dia, pregonando:
"Dentro de cuarenta dias Ninive sera destruida".
Los ninivitas creyeron en Dios, ordenaron un ayuno y se vistieron de sayal, grandes y pequeños. Llego la noticia al rey de Ninive, que se levanto del trono, se quito el manto, se vistio de sayal, se sento sobre ceniza y en nombre suyo y de sus ministros, mando proclamar en Ninive el siguiente decreto
"Que hombres y animales, vacas y ovejas, no prueben bocado, que no pasten ni beban; que todos se vistan de sayal e invoquen con fervor a Dios y que cada uno se arrepienta de su mala vida y deje de cometer injusticias. Quiza Dios se arrepienta y nos perdone, aplaque el incendio de su ira y asi no moriremos".
Cuando Dios vio sus obras y como se convertian de su mala vida, cambio de parecer y no les mando el castigo que habia determinado imponerles.
Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.
 
Del salmo 50
R/. A un corazon contrito, Señor, no lo desprecias.
 
Por tu inmensa compasion y misericordia, Señor, apiadate de mi y olvida mis ofensas. Lavame bien de todos mis delitos y purificame de mis pecados.
R/. A un corazon contrito, Señor, no lo desprecias.
 
Crea en mi, Señor, un corazon puro, un espiritu nuevo para cumplir tus mandamientos. No me arrojes, Señor, lejos de ti, ni retires de mi tu santo espiritu. R/. A un corazon contrito, Señor, no lo desprecias.
 
Tu, Señor, no te complaces en los sacrificios y si te ofreciera un holocausto, no te agradaria. Un corazon contrito te presento, y a un corazon contrito, tu nunca lo desprecias. R/. A un corazon contrito, Señor, no lo desprecias.
 
ACLAMACION (JI 2, 12-13) R/. Honor y gloria a ti, Señor Jesus.
Todavia es tiempo, dice el Señor, conviertanse a mi de todo corazon, porque soy compasivo y misericordioso. R/.
 
A la gente de este tiempo no se le dara otra señal que la del profeta Jonas.
 
LECTURA Evangelio Lucas capitulo 11, versiculos 29 al 32
 
En aquel tiempo, la multitud se apiñaba alrededor de Jesus y este comenzo a decirles: "La gente de este tiempo es una gente perversa. Pide una señal, pero no se le dara mas señal que la de Jonas. Pues asi como Jonas fue una señal para los habitantes de Ninive, lo mismo sera el Hijo del hombre para la gente de este tiempo.
Cuando sean juzgados los hombres de este tiempo, la reina del sur se levantara el dia del juicio para condenarlos, porque ella vino desde los ultimos rincones de la tierra para escuchar la sabiduria de Salomon, y aqui hay uno que es mas que Salomon.
Cuando sea juzgada la gente de este tiempo, los hombres de Ninive se levantaran el dia del juicio para condenarla, porque ellos se convirtieron con la predicacion de Jonas, y aqui hay uno que es mas que Jonas".
Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesus.
Oracion introductoria
Que a gusto estoy contigo en oracion, Señor y Padre mio. Pero que facil es que convierta mi oracion en un necio monologo, en palabreria centrada en mi mismo… Por eso te pido, humildemente, la luz y la fuerza de tu Espiritu Santo que pueden transfigurar esta meditación en un autentico momento de contemplacion.
 
Peticion
Señor, dame la gracia de tener una fuerte experiencia de tu presencia en este oracion.
 
REFLEXION Evangelio Lucas capitulo 11, versiculos 29 al 32
 
En el pasaje evangelico, Jesus nos habla de algun modo de la necesidad de la conversion. Lo hace aludiendo a un texto del Antiguo Testamento. Dios habia mandado al profeta Jonas a Ninive, la gran ciudad sumida en el pecado. La predicacion del profeta fue acogida como una llamada a la conversion. Y la ciudad entera se convirtio a Dios. La llamada de Cristo a la conversion sigue resonando continuamente en la vida de cada bautizado. La conversion no es algo que debemos tener presente solo en cuaresma. Es una tarea ininterrumpida, de toda la vida. Implica el dolor y el rechazo de los pecados cometidos, el proposito de vivir de acuerdo a las ensenanzas de Jesus. Estas actitudes las podemos fomentar por ejemplo, al inicio de la celebracion eucaristica, antes de la confesion sacramental, en el examen de conciencia al final del dia. La conversion implica sobre todo un cambio radical de la mente y voluntad para vivir el mandamiento de la caridad en todas las actitudes y comportamientos de la vida. Un corazon convertido es aquel que nunca se permite una palabra negativa acerca de los demas, es aquel que sirve a todos, incluso a aquellos que no nos agradan, es aquel que responde al mal con el bien y a las antipatias con una sonrisa.
 
ORACION SOBRE LAS OFRENDAS
Te presentamos, Señor, este pan y este vino que tu mismo nos has dado para que te los ofrecieramos, a fin de que, al convertirlos tu en el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo, nos obtengan la salvacion eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
 
Prefacio I-V de Cuaresma.
 
ANTIFONA DE LA COMUNION (Sal 5, 12)
Que se alegren, Señor, cuantos en ti confian, que se regocijen eternamente porque tu estas con ellos.
 
ORACION DESPUES DE LA COMUNION
Tu, Señor, que no cesas de invitarnos a tu mesa, concedenos que la recepcion de este sacramento sea para nosotros fuente de vida eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
 
OTRAS REFLEXIONES AL EVANGELIO DE HOY
 
REFLEXION Evangelio Lucas capitulo 11, versiculos 29 al 32
 
La gente seguia a Jesus fascinada por sus milagros y pidiendo una senal que les comprobara que era VERDADERAMENTE el Mesias. Hoy en dia, todavia hay mucha gente que continua buscando los milagros del Senor en lugar de buscar al Senor de los milagros. Dia con dia, Dios nos da signos de su presencia, de su amor, y nos invita a vivir en el, a confiar en el, a tenerlo verdaderamente como nuestro Dios y Senor. Basta abrir bien nuestros ojos, sobre todo los del corazon, y nos daremos cuenta que habita entre nosotros, que nos protege en nuestras dificultades, que ni un momento estamos solos. Los que no lo ven o no lo sienten cercano, generalmente es porque no oran.
 
Si tu no quieres ser de los que se pasan la vida pidiendo a Dios "una senal"; ora, y como resultado: veras, oiras y amaras.
Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Abrele tu corazon.
Como Maria, todo por Jesus y para Jesus.
Pbro. Ernesto Maria Caro
 
Febrero 29
Tremendo misterio este que de las oraciones y voluntarios sacrificios de unos pocos, depende la salvacion de muchos". (Pio XII)
 
A las almas adoloridas, que cargan pesos insufribles, a quienes sus cruces pareciera aplastar sin remedio, el recuerdo del valor pleno de sentido del dolor otorga al sufrimiento una trascendencia del que estan privados los paganos. Recomendamos vivamente su lectura y hacer de su difusion un apostolado
 
Desde el mas profundo sentido de comunion deseo, de todo corazon, que a este tiempo de quejas, llantos y reproches dirigidos al Padre por tantas personas que viven en sus carnes un dolor tan hondo, le sigan algunos momentos de paz y silencio, suficientes como para poder oir las respuestas y consuelos que el Buen Dios susurra a sus hijos que sufren
 
DIOS PODEROSO DADOR DE LA SALUD
 
Hermanos en Jesus y Maria pido a ustedes orar a Dios Padre, Hijo y Espiritu Santo pidiéndole por la recuperación de la salud de July Guadalupe quien se encuentra muy delicada. Gracias. Winston Pauta Avila
 
Le solicito sus oraciones por la salud de Trini, para que nos sea nada de cuidado y tenga una pronta recuperacion. Roberto
 
Te pido si podes publicar un pedido para el Padre Andres Servin de mi parroquia, Gruta de Lourdes, que mañana le haran una intervencion en el corazon, oremos por la salud de el y del Padre Dri tambien. Muchas gracias. Daniel Cortes Alaña.
 
Ayer se libero una habitacion en trasplante, lo internaron a Nico, seran 4 dias de altas dosis de quimio y despues el autotrasplante de medula. Se hicieron dolorosos estos dias para nosotros y los chicos tambien, todavia no captan bien que “por un tiempito” papa no va a estar y preguntan mucho. Le agradezco a la cadena de oracion, nos hacen mucha falta las oraciones para transitar este  mes de internacion y para que logremos la curacion definitiva con este tratamiento. Gracias, unidos por la oracion. Roberta Correas
 
Quisiera pedir por todos aquellos que sufren la enfermedad del alcoholismo y por su familia, incluyendo a mi esposo con el que llevo veinticinco anos de matrimonio y aun no logro alejarlo de eso, hasta hoy mis hijos y yo sufrimos mucho de ver como va acabando y no podemos hacer nada. Mil gracias. Berta
 
AGRADECIMIENTO A DIOS
 
Cumpleaños de Geoconda Garcia
 
POR LAS NECESIDADES DE
 
Ruego a nuestro Señor Jesucristo que esta semana santa encuentre su salud fisica y  la espiritual que retome su camino y comprenda que N es una mala compañia y los excesos no son correctos. Adriana
 
Oremos para que la perfecta voluntad de Dios se manifieste en mi vida, por la salvacion a mi familia y que Dios me mande una esposa ayuda idonea de su pueblo. Bendiciones y gracias. Jesus
 
Dios se que tengo la culpa de todo lo que me pasa y de alguna manera voy a pagarlo todo algun dia solo te pido que aquellas personas que hice daño que me perdonen o que al menos no me odien por favor Dios ayudame a cambiar a seguir por el camino del bien pero quiero y deseo cambiar por completo ayudame por favor porque no encuentro el camino por el que debo ir guíame por favor no me abandones y cuida a las personas que mas quiero que es mi familia porque sin ellos me muero. Silvia
 
Oremos hermanos para que reciba proteccion, por el exito de su negocio y por su salud. Angel
 
Me parece un tema obligado pedir intercesion por Venezuela y su situacion politica. Por ello pido a Uds. oracion de cara a las elecciones primarias este proximo domingo 12 de Febrero 2012 que todo sea en paz y que todos los venezolanos que van a votar tanto dentro del pais como los que estan en el extranjero, lo puedan hacer dirigidos por la mano de Dios y que sea elegida la persona que queremos, haga ruptura con lo que ya se esta convirtiendo en pasado. Juan Carlos
 
Padre santo necesito encontrar un trabajo estable para poder mantener a mi familia. Mauricio X. Gomez. Quito-Ecuador
 
Por mi hermano Carlos para que no lo despidan de su trabajo, el trabaja como notario en un templo y el Sr. Cura lo quiere despedir porque el esta divorciado de su anterior mujer y ha tenido aun problemas con ella. Oremos para qe abra el corazon del sacerdote para que lo ilumine y no cometa injusticia. Alfonso
 
Por favor orar por mi familia que esta en el extranjero, mi mama y mis dos hermanos y por la paz en mi hogar ya que hay muchos pleitos y pienso que esta el diablo metido queriendo destruir a mi familia. Luminar
 
Q. E. P. D.
 
Kleber Anselmo Torres Giler
Guillermo Alfonso Ortiz Diaz
 
LISTA DE SOLICITUDES DE PALANCA
 
Febrero 29 – Marzo 04, 2012
 
- ESPAÑA Diocesis de Cadiz Cursillo 406  oliva242@hotmail.com
 
- ESPAÑA Diocesis de Cartagena Murcia Cursillo 968 de Hombres  favimeco@gmail.comcursilloscristiandadmurcia@gmail.com
 
- ESPAÑA Diocesis de Madrid Cursillo de Hombres  isabelsanieto@gmail.com
 
- ESPAÑA Diocesis de Segorbe Castellón Cursillo  mccsegorbecastellon@gmail.comantoniogaya@hotmail.es
 
- IRLANDA Derry City Cursillo de Hombres  mccourt_derry@btinternet.com
 
- ITALIA Diocesis de Agrigento Cursillo 25 de Hombres  cursilloagrigento@yahoo.it
 
- ITALIA Diocesis de Trento Cursillo 69 de Hombres  cursillos.trento@libero.it
 
- MEXICO Diocesis de La Paz BCS, Loreto BCS Cursillo 05 de Hombres  poncho1954@hotmail.com
 
- MEXICO Diocesis de Monterrey NL Cursillo 1088 de Hombres  palancas@mccmonterrey.org
 
- MEXICO Diocesis de Tepic Nayarit Cursillo 93 de Hombres  mcctepic_piedad@hotmail.com
 
- MEXICO Diocesis de Torreón Coahuila Cursillo de Mujeres mcctorreon@hotmail.com
 
- PARAGUAY Diocesis de Carapeguà Cursillo 18 de Hombres  lemilio25@hotmail.com
 
- PORTUGAL Termo Oriental Cursillo de Hombres  nuno.cativo@cm-peniche.pt
 
- PORTUGAL Diocesis de Viana do Castelo Cursillo 64 de Mujeres  mccviana@gmail.com
 
PALANCAS POR QUIENES HAN PARTIDO A SU QUINTO DIA
 
Ofrezcamos tambien nuestras PALANCAS y oraciones por aquellos que, habiendo vivido los 3 Dias del Cursillo de Cristiandad, compartieron con nosotros su CUARTO Dia, fermentando de Evangelio los ambientes, y que hoy, llamados por el Senor a su presencia, se encuentran viviendo su QUINTO Dia.
 
Por los que llegaran a su destino final hoy, que lo hagan en Gracia de Dios
 
Por las benditas almas del Purgatorio


ECUADOR
 
ENVIE SU PETICION DE ORACION  a
 
wpauta@gmail.com,
 
wpauta@yahoo.es,
 
indicando su nombre y peticion
 
P.D. Si Ud., quiere referirse a este envio por favor copiar el ASUNTO
 
http://grupodeoraciondivinonio.blogspot.com/
 
Me inclino reverentemente ante El Señor

 
M.E. Winston Pauta Avila
Grupo de Oracion "DIVINO NINO"   
Guayaquil - Ecuador
C. C. DE COLORES
Cursillista de Cursillo de Cristiandad  No. 40
Guayaquil- Ecuador

Cursillista de Cursillo de Cristiandad de Barcelona- Espana
Chistifideles Laici
Barcelona - España

Moniciones para la Misa del Domingo II de cuaresma del ciclo B.

Moniciones para el II Domingo de Cuaresma - Ciclo B
Cuaresma Ciclo B
Autor: P. Domingo Vásquez Morales | Fuente: Catholic.net

 

1ra lect.: Gen 22,1-2.9-13.15-18
Sal 115
2da lect.: Rom 8,31-34
Evangelio: Mc 9,2-10


"La prueba de calidad"


Monición de entrada:

En este segundo domingo de Cuaresma, el Evangelio refiere la Transfiguración del Señor. La Transfiguración de Cristo nos enseña que tenemos que seguirle por el camino de la cruz, si queremos llegar con él a la gloria de la resurrección. Pidámosle en esta Misa la gracia de una entrega total, aún hasta la muerte, si esa es su voluntad. De pie, por favor, para recibir a los ministros de esta eucaristía.


Primera lectura: Gn 22, 1-2.9-13.15-18 (El sacrificio de Abrahán)

La primera lectura, tomada del libro del Génesis, nos presenta a Abrahán, Padre de los creyentes. Dios le probó hasta lo último pidiéndole a su único hijo, Isaac. La fe y la obediencia de Abrahán le hicieron merecedor de las bendiciones del Señor. Escuchemos con atención.


Segunda lectura: Rom 8, 32b-34 (Dios no perdonó a su propio Hijo)

En la carta a los romanos, de la cual está tomada la segunda lectura de hoy, Pablo canta en un himno triunfal nuestra esperanza en la salvación que Dios Padre nos da por su Hijo Jesucristo. El Padre ha entregado a su propio Hijo y por su Muerte y Resurrección viene a nosotros toda gracia.


Tercera lectura: Mc 9, 2-10 (Este es mi hijo amado)

El evangelista Marcos, de quien está tomada la lectura evangélica de hoy, adelanta ya en vida de Jesús y antes de su pasión y muerte la plena comprensión que del misterio de Cristo dio a los Apóstoles la fe pospascual. El segundo domingo de Cuaresma nos presenta la Transfiguración de Cristo con Moisés y Elías. Pedro, Santiago y Juan, estuvieron presentes en esta maravillosa escena como preparación a la Pasión y Muerte del mismo Jesús. Es por el camino de la cruz que llegamos a la resurrección. Este es mi Hijo predilecto: Escúchenlo.


Oración universal

 

1. Para que la gracia de Cristo brille sobre las Iglesias desunidas y la transfigure. Roguemos al Señor.


2. Para que la gracia de Dios brille sobre los pueblos dispersos, marginados, y la esperanza los transfigure. Roguemos al Señor.


3. Para que en esta Cuaresma los pecadores regresen a la Iglesia y estén activos en ella. Roguemos al Señor.


4. Para que la gracia de Cristo brille sobre nosotros y sepamos morir para después resucitar con Él. Roguemos al Señor.


Exhortación final

Tomado de B. Caballero: La Palabra cada Domingo, San Pablo, España, 1993, p. 255)

Te bendecimos, Padre, porque Cristo en su transfiguración, después de haber anunciado a sus discípulos su pasión y muerte, les mostró en el monte santo el resplandor de su divinidad, como un anticipo y testimonio del camino de la resurrección.
Al revelar en sí mismo la gloria futura, fortalece nuestra fe ante el escándalo de la cruz y alienta nuestra esperanza.
Concédenos, Señor, ir a tu encuentro en la montaña, dejar nuestras sendas trilladas, escuchar a Jesús, tu palabra, y caminar con él hacia ti en la llanura cotidiana de la vida; porque, siguiéndolo, la renuncia es libertad de espíritu y la muerte es vida que anticipa la resurrección. Amén.

Retiro de Cuaresma para catequistas.

CUARESMA 2005 RETIRO PARA CATEQUISTAS
marianistas.org

Tema: Los catequistas nos alimentamos de la Palabra y de la Eucaristía
Objetivo:

Reflexionar como catequistas en la importancia de alimentarnos de la Palabra de Dios y de la Eucaristía, para que orientados con la carta encíclica (La Iglesia vive de la Eucaristía), nuestra tarea tome mayor fuerza nutriéndose de este doble banquete.

AMBIENTACIÓNDEL LUGAR:
Algunos carteles con frases alusivas al tema, motivos Eucarísticos y de la Biblia.

1.       MOTIVACIÓN
a)  Lo que queremos con este retiro:

Tener un encuentro con la Palabra y la Eucaristía.

·         Actuar decididamente en la escucha de la Palabra.

·         Motivarnos a comulgar siempre, sabiendo que solo a través de la Eucaristía nos configuramos con Cristo.

·         Vivir mejor esta cuaresma

 

b)  Ambientación.

Cantos:

v     Tu Palabra me da vida.

v     Eucaristía milagro de amor.

v     Mi pensamiento eres Tú Señor.

2.       CELEBRACIÓN
Preparar anticipadamente el altar para colocar: la Biblia; sobres que contengan cada uno frases alusivas a la Palabra de Dios, y un cesto con pan para cada uno de los participantes.

Monición inicial

Hermanos nos hemos reunido para dar Gracias a Dios, por el don de la Palabra y por la Eucaristía, Cuerpo de Cristo.

Que la Palabra de Dios, nos ayude a comprender sus designios y que el Cuerpo y la Sangre de Cristo nos transforme en Testigos Auténticos.

Catequistas, recordemos que nuestra Madre la Iglesia nunca ha dejado de repartir a sus hijos, el alimento de la vida eterna: La Palabra y el Cuerpo de Cristo.

Este paso se hace en dos momentos:

a) platicar por parejas y

b) compartirlo en el grupo en general:

Se invita a que cada participante tome un pan, dando un espacio y motivando a la reflexión, para que relacionen el pan que tienen en su mano con la Palabra y con la Eucaristía. (Sugerimos, que cada quien le de la aplicación conveniente de acuerdo a su realidad.)

Quien preside proclama la siguiente oración.

Señor, Dios Nuestro que nos has dejado tu Palabra, en la Sagrada Biblia y nos alimentas con el pan que es Cristo, Infunde en cuantos hemos participado en esta Celebración la Alegría de tu Luz y tu Verdad, para seguir el camino hasta la plenitud de tu Visión, te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor.

Todos: Amén.

3.       SALGAMOS AL ENCUENTRO
DE LA PALABRA.

Se integran grupos de catequistas para una mejor participación, los cuales leen los siguientes párrafos.

a)  (segunda carta a Timoteo 3, 16-17).

En primer lugar, San Pablo dice a Timoteo que toda Escritura ha sido inspirada por Dios y es útil para enseñar, para persuadir, para corregir, para educar en la virtud, de modo que el ministro de Dios se prepare bien para toda obra buena.

b)  Directorio General para la Catequesis No. 70.

En la comunidad cristiana, los discípulos de Jesucristo se alimentan en una doble mesa: «La de la Palabra de Dios y la del Cuerpo de Cristo». Cf. DV 21. El Evangelio y la Eucaristía son su constante alimento en el peregrinar hacia la casa del Padre. La acción del Espíritu Santo hace que el don de la «comunión» y el compromiso de la «misión» se ahonden y se vivan de manera cada vez más profunda.

Todos somos servidores de la Palabra. Nadie está por encima de ella sino todos a su servicio. Todo oyente y proclamador de la Palabra debe tener amor a la Verdad, pues la verdad que transmite y profundiza es la Verdad primera (Cf. Jn. 14, 6) el mismo Dios. (Cf. EN 78). Todos estamos llamados a ser  verdaderos discípulos y proclamadores auténticos de la Palabra Viva.

c)  La Eucaristía es el compendio y la suma de nuestra fe: Nuestra manera de pensar armoniza con la Eucaristía y a su vez la Eucaristía confirma nuestra manera de pensar (San Ireneo).

Carta Encíclica de S.S. Juan Pablo II

Ecclesia de Eucaristía

(La Iglesia vive de la Eucaristía).

CAPITULO I
d) No. 11

«El Señor Jesús, la noche en que fue entregado» (Icor 11, 23), instituyó el Sacrificio eucarístico de su cuerpo y de su sangre. Las Palabras del Apóstol Pablo nos llevan a las circunstancias dramáticas en que nació la Eucaristía. En ella está inscrito de forma indeleble el acontecimiento de la pasión y muerte del Señor. No sólo lo evoca sino que lo hace sacramentalmente presente. Es el Sacrificio de la Cruz que se perpetúa por los siglos. Esta verdad la expresan bien las Palabras con las cuales, en el rito latino, el pueblo responde a la proclamación del «misterio de la fe» que hace el Sacerdote: «Anunciamos tu muerte, Señor». La Iglesia ha recibido la Eucaristía de Cristo, su Señor, no sólo como un don entre otros muchos, aunque sean muy valiosos, sino como el don por excelencia, porque es don de sí mismo, de su persona en su santa humanidad y, además, de su obra de salvación. Ésta no queda relegada al pasado, pues» todo lo que Cristo es y todo lo que hizo y padeció por los hombres participa de la eternidad divina y domina así todos los tiempos...

Cuando la Iglesia celebra la Eucaristía, memorial de la muerte y resurrección de su Señor, se hace realmente presente este acontecimiento central de salvación y «se realiza la obra de nuestra redención» Este sacrificio es tan decisivo para la Salvación del género humano, que Jesucristo lo ha realizado y ha vuelto al Padre sólo después de habernos dejado el medio para participar de él, como si hubiéramos estado presentes. Así, todo fiel puede tomar parte en él, obteniendo frutos inagotablemente. Ésta es la fe de la que han vivido a lo largo de los siglos las generaciones cristianas. Ésta es la fe que el Magisterio de la Iglesia ha reiterado continuamente con gozosa gratitud por tan inestimable don. Deseo, una vez más, llamar la atención sobre esta verdad, poniéndome con vosotros, mis queridos hermanos y hermanas, en adoración delante de este Misterio: Misterio grande, Misterio de misericordia. ¿Qué más podía hacer Jesús por nosotros? Verdaderamente, en la Eucaristía nos muestra un amor que llega «hasta el extremo» (Jn 13,1), mi amor que no conoce medida.

CAPITULO II
e)  No. 24

El don de Cristo y de su Espíritu que recibimos en la comunión eucarística colma con sobrada plenitud los anhelos de unidad fraterna que alberga el corazón humano y, al mismo tiempo, eleva la experiencia de fraternidad, propia de la participación común en la misma mesa eucarística, a niveles que están muy por encima de la simple experiencia convival humana. Mediante la comunión del cuerpo de Cristo, la Iglesia alcanza cada vez más profundamente su ser «en Cristo como unidad de todo el género humano».

A los gérmenes de disgregación entre los hombres, que la experiencia cotidiana muestra tan arraigada en la humanidad a causa del pecado, se contrapone la fuerza generadora de unidad del cuerpo de Cristo. La Eucaristía, construyendo la Iglesia, crea precisamente por ello comunidad entre los hombres.

La Iglesia celebra y experimenta en la Palabra y en la Eucaristía al Dios con nosotros que cumple sus promesas:

«Y sepan que yo estaré con ustedes todos los días hasta el final de los tiempos»

(Mt. 28, 20) La Iglesia continúa celebrando con la esperanza gozosa de la venida definitiva de su Señor en la escucha de la Palabra y en el alimento glorioso de nuestro Señor Jesucristo.

(MR.404).

f)  Directorio General para la Catequesis No. 128.

La Sagrada Escritura y el Catecismo de la Iglesia Católica se presentan como dos puntos de referencia para inspirar toda la acción catequizadora de la Iglesia en nuestro tiempo:

ü       En efecto, la Sagrada Escritura, como «Palabra de Dios escrita bajo la inspiración del Espíritu Santo» DV 9  y el Catecismo de la Iglesia Católica, como expresión relevante actual de la Tradición viva de la Iglesia y norma segura para la enseñanza de la fe, están llamados, cada uno a su modo y según su especifica autoridad a fecundar la catequesis en la Iglesia contemporánea.

ü      La catequesis transmite el contenido de la Palabra de Dios según las dos modalidades con que la Iglesia lo posee, lo interioriza y lo vive: como narración de la Historia de la Salvación y como explicitación del Símbolo de la fe. La Sagrada Escritura y el Catecismo de la Iglesia Católica han de inspirar tanto la Catequesis Bíblica como la Catequesis Doctrinal, que canalizan ese contenido de la Palabra de Dios.

En este empeño por escuchar y hacer propia la Palabra de Dios encontramos en María nuestra madre, un modelo a seguir: «necesitamos, como María nos enseña, tener la capacidad de escucha y hacer silencio. Abrir todos los días el oído para escuchar como discípulos (Cf Is. 50, 4) y que esa escucha se convierta en disponibilidad total.

4.       PARA REFLEXIONAR Y COMPARTIR
1.  ¿Qué dices tu, catequista de estos textos o enseñanza de la Iglesia, cuál te impresionó más?

2.  ¿Qué papel ha desempeñado en tu vida de catequista la Sagrada Escritura?

3.  ¿Qué puede hacer un catequista para amar más la Sagrada Escritura y la Eucaristía y que al mismo tiempo lleguen a ser sustento y vigor en su vida?

4.  ¿Qué relación existe entre la Sagrada Escritura y la catequesis?

5.  ¿La Santísima Virgen María, cómo se relacionó con la Palabra de Dios?

6.  ¿Cuáles son los signos visibles de la presencia de Dios entre nosotros?

Se hace plenario

Aquí se deja un momento de descanso.

5.  CELEBREMOS EL ENCUENTRO

Se preparan para el encuentro con Jesús en la misa.

(Se sugiere tomar las lecturas del tiempo de cuaresma.

·         Llevar la Sagrada Escritura en Alto en la procesión.

EUCARISTÍA
·         Monición Inicial:

Hermanos catequistas: la Iglesia venera de igual modo la Sagrada Escritura como lo hace con el cuerpo de Cristo. Nunca a cesado de tomar y repartir a sus fieles el pan de vida que ofrece la mesa de la Palabra de Dios y el Cuerpo de Cristo.

Dispongámonos a participar en esa doble mesa de la Palabra de Dios y de la Eucaristía como culmen de nuestro retiro espiritual para que vivamos más intensamente esta cuaresma y salgamos iluminados por la Palabra de Dios y fortalecidos con el Cuerpo y la Sangre del Señor Jesús.

Se sugiere darle realce a la liturgia de la Palabra, por ejem. Poniendo la Biblia en el altar, para que acompañe toda la celebración. Después de la escucha de la Palabra se de un espacio de reflexión. Etc.

En lugar de peticiones se sugiere sea acción de gracias
Vamos a expresar a Jesús nuestro agradecimiento por darnos su Palabra y la Eucaristía como centro, fuente y culmen de nuestra vida cristiana, con las siguientes aclamaciones:

Todos responden:

Gracias Señor,

por la Palabra y la Eucaristía

¡Gracias Jesús, por que en la Palabra y en la Eucaristía, eres centro fuente y culmen de nuestra vida cristiana!

¡Gracias Jesús, por que nos invitas a escuchar tu Palabra y a comer de tu Cuerpo y a beber de tu Sangre para seguir caminando y trabajando por la construcción de tu reino en nuestro mundo!

¡Gracias Jesús, porque tu Palabra nos instruye y nos muestra el camino que todo cristiano, y, sobre todo, que todo catequista debe seguir!

¡Gracias Jesús, porque con tu Palabra, tú enseñaste a los apóstoles, fuiste el mejor maestro, enséñanos a proclamar tu Palabra con fidelidad!

¡Gracias Jesús, porque al alimentarnos de tu Palabra, de tu Cuerpo y tu Sangre, nos das los medios necesarios para lograr la finalidad de la catequesis, que es: tener ese contacto íntimo contigo!

¡Gracias Jesús, porque nos das tu Palabra, camino seguro y obligado para todo catequista.

(Quien preside proclama la siguiente oración)

Señor Jesucristo, concédenos vivir de acuerdo a lo que escuchamos en tu Palabra y de acuerdo a lo que celebramos en la Eucaristía para que seamos signos de amor en nuestro mundo, tú que vives y reinas por los siglo de los siglos.  Amén.

·         Monición a las ofrendas

Te presentamos Señor el pan y el vino, que se convertirán en el alimento de nuestro diario caminar de cristianos catequistas; y juntamente con ellos te presentamos la Biblia con el compromiso de hacer de ella el alimento de nuestra vida espiritual y así mejorar en nuestra labor de sembradores de la Palabra de Dios.

El Cirio. Te lo presentamos Señor como signo de que en nuestro Bautismo recibimos la luz, con ella tú nos guías y nos invitas a guiar a nuestros hermanos.

Conclusiones de los trabajos de equipo, como signo de que queremos comprometernos y hacer vida lo que en este retiro hemos reflexionado.
(
http://ar.groups.yahoo.com/group/reddecatequistas
).

Retiro de Cuaresma juvenil.

Retiro de Cuaresma

ORACIÓN DE COMIENZO DEL RETIRO


 1. Canto. Oración del pobre (Vengo ante ti mi Señor)

 

2. Lectura: Juan 4, 5-14

 

a 3. Salmo:(a dos coros)

 

 

Dame de beber, me has dicho, Señor.

A mí, que vengo a buscar agua para quitar la sed.

Y estoy junto a ti, con mi cántaro vacío.

Es de barro, Señor.

Está hueco. Está amasado con sudor. Está abierto.

No alcanzo a conocer el don de Dios. Dámelo Tu  a conocer.

No sé quién eres, tú que me pides de beber.

 

He venido a pedirte agua viva. La tuya, que es viva.

Estoy cansada. Tengo sed de beber siempre agua de ésta.

Dame de la tuya. De la tuya,

y que se convierta dentro de mí

en un manantial que salta dando una vida sin término.

Dame de esta agua. Señor, dame.

 

No quiero fatigarme sacando de otros pozos.

No quiero aguas estancadas.

Quiero tu agua viva. Viva y saltando sin parar.

Señor, ya sé que me llamas a que venga a Ti

con ese mundo que me ata. Aquí lo tienes.

 

Sé que me conoces, que me sondeas hasta el fondo,

ya sé que estoy aquí diciendo cosas y necesito escucharte.

Señor, veo que eres profeta. Yo quiero amarte aquí en mi corazón.


Crea en él un espacio de libertad todo para ti.

Ha llegado la hora de darte un sí que brota de la verdad de mi corazón.

Ha llegado la hora en que quiero que seas mi Dios.

Y ser para ti en espíritu y verdad.

 

Gracias Señor, porque el Padre me quiere así: en espíritu y verdad.

Yo sé que has venido. Eres Mesías para mí.

Yo sé que has venido. Eres el Ungido.

Márcame, séllame.

Yo sé que has venido, Señor, y me estás enseñando todo.

Eres mi todo en mi nada. Tu agua, en mi pobre barro.

Yo sé que eres tú, Jesús, quién me está escuchando.

Hablas conmigo. Estás cercano. En mi ser brotas Tu.

 

Surges de mis entrañas, como de las de María.

Eres el Amor que vive en mi corazón

Y quiere salir de él y extenderse a todos.

Lo espero todo de ti.

Llena mi pobre cántaro. Llénalo.

Quiero dejar aquí mi barro, mi pobreza, mi pecado, mi nada.

Aquí en el brocal.

Quiero decirles a los míos,

a los que encuentro cada día en el camino,

que vengan y vean lo que he visto.

Quiero que para ellos seas Tu también

el Agua que calma

 

su sed. Gloria al Padre …

 

 

4. Padrenuestro

5. Oración (todas)

Ven, Espíritu Santo, haz que surja del cielo el esplendor de tu amor.

Ven, Padre de los pobres; ven, Espíritu generoso; ven, Luz de los corazones.

Tú, el perfecto Consolador, haces que en nuestra alma habite la paz: Ven, Espíritu Santo.

Tú, maravilloso frescor, en la pena, tú eres el descanso, en la prueba, la fuerza: Ven, Espíritu Santo.

Luz bondadosa, penetra la intimidad de nuestro corazón; ven, Espíritu Santo.

Ablanda nuestra rigidez, enciende nuestra tibieza; ven, Espíritu Santo.

Riega nuestra sequedad, cura nuestra herida; ven, Espíritu Santo.

Danos la alegría que permanece; ven, Espíritu Santo, haz que brote de nuestros corazones el Agua viva  de tu amor. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Como la  Samaritana en su encuentro con Cristo, vivamos este tiempo de retiro con un corazón disponible, para dejar que Cristo purifique las heridas que  nos quitan la alegría y apagan el amor.

Como la Samaritana no tengamos miedo a la mirada de Cristo que no se queda en las apariencias sino que llega al corazón para sanarnos y hacernos sus evangelizadoras.

Sedientas de Dios y buscando con sinceridad la Verdad, pidamos el Agua que salta hasta la Vida eterna, para que la Cuaresma sea un caminar con Cristo,   con las hermanas, hermanos y jóvenes hacia la plenitud de vida, hacia la vida abundante y la alegría sin fin, hacia la juventud eterna, cuya expresión más viva está en el rostro de los niños y jóvenes, y en las personas de corazón siempre joven. Hoy podemos decirle al Señor,  con corazón joven, que tenemos Sed:

 

Mi corazón joven busca sentido para mi vida;
mi corazón joven te busca a Ti, Dios mío,
y tiene sed y tiene hambre y tiene ganas de ti,
como la cierva que busca el agua; o el niño hambriento, el pan.

¡Cómo lo siento, Señor!: mi corazón tiene sed de ti;
mi corazón busca en ti a Alguien que llene su existencia.
Te busca con pasión y con fuerza, Oh Dios vivo, Dios de la vida,
y me pregunto a cada paso. ¿Cuándo veré tu rostro, tu faz, Oh Dios?

En mi camino muchas veces no te he buscado y me he perdido.
Mi pecado, mi desorden, mi egoísmo y mi orgullo cegaron la búsqueda.
Mis limitaciones se convirtieron en lágrimas que mojaron mi pan,
y al comerlo me preguntaba de nuevo: ¿Dónde está tu Dios?

 

Y oir su voz en nuestro corazón que nos dice: «El que beba del Agua que yo le daré nunca más tendrá sed. El Agua que yo le daré se convertirá dentro de él, en un surtidor de agua que salta hasta la vida eterna» (Jn 4,14)

 

Renunciar a lo que se ha quedado viejo
La Cuaresma no es privación, sino enriquecimiento. No es negatividad, sino creatividad. Es un esfuerzo por renovar, construir y conquistar. Ayuda a crecer, a rejuvenecerse, a desarrollar las mejores cualidades, a estar más contentas con nosotras mismas. El compromiso, si está lo anterior, no tardará en llegar. La conversión puede exigir a veces una terapia liberadora. Hay que renunciar a todo lo caducado, a todo lo que en nosotros se ha pasado de fecha. Por poco que  miremos dentro de nosotras, descubriremos actitudes, reacciones y comportamientos que se nos han quedado viejos.

                        «Ojalá escuchéis hoy su voz, no endurezcáis vuestro corazón» (Salmo 94)

 

Convirtámonos a la vida y a la felicidad, la aspiración de todo ser humano, la aspiración de las jóvenes y los jóvenes con quienes recorremos el camino de la santidad. Centradas en el amor, compartiendo la vida con los demás, abriéndonos al misterio de la vida, experimentamos la libertad y el gozo de existir como hijas de Dios.

 

Convirtámonos a la solidaridad. «Sed compasivos, como vuestro Padre es compasivo, dice el Señor» (Lc 6,36). La vida y la felicidad están en el compadecer, en el vivir para los demás. Nuestro vivir es con-vivir. Vivir en solidaridad es calidad de vida, porque el otro es para nosotros no rival ni carga, sino estímulo y complemento de nuestra personalidad. Crucifiquemos el egoísmo y el individualismo. Rompamos con la tentación de encerrarnos en nosotros mismo. Rompamos con el narcisismo, que nos transforma en seres infantiles y tontos.  El egoísmo es también injusto porque no se da a los demás lo que tienen derecho a recibir de nosotros. Abandonemos posturas cómodas no solidarias.

 

Convirtámonos a la verdadera oración. «Pedid y se os dará, buscad y encontraréis,llamad y se os abrirá, porque quien pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre» (Mateo 7,7-8). Al orar nos abrimos al Amor de Dios, como María, a su llamada siempre viva, nueva y actual. Nos dejamos invadir por el Espíritu y contemplamos, agradecemos, adoramos, amamos y salimos renovadas para servir más y mejor. Descubriremos el rostro de Dios en las demás personas, en los acontecimientos de la vida, en la naturaleza toda. Nos sentiremos enviadas a aportar algo bueno y bello a los demás.

 

Convirtámonos a las jóvenes y los jóvenes, la verdadera razón de nuestra vida consagrada a ellos, a su salvación. Convirtámonos para tener un espíritu joven como D. Bosco y M. Mazzarello. Vayamos al encuentro de los niños y jóvenes con corazón de niño y de joven, “porque de los que son como ellos es el Reino de los Cielos”.

Vivir con espíritu  joven
«Dichoso el hombre que ha puesto su confianza en el Señor …

será como un árbol plantado al borde de la acequia:

da fruto en su sazón, no se marchitan sus hojas.

Cuanto emprende tiene buen fin» (Salmo 1)

 

El cuerpo es el único que envejece, nuestra alma permanece siempre joven si no la dejamos envejecer. ¿cómo envejece el alma? Cuando perdemos la esperanza, las ilusiones, las inquietudes por conocer cosas nuevas, por compartir con los demás, creyendo que “yo ya…”. He aquí las palabras de una sabia anciana:

 

 

"Siempre ten presente que la piel se arruga,

el pelo se vuelve blanco,

los días se convierten en años...
Pero lo importante no cambia;

 tu fuerza y tu convicción no tienen edad.
Tu espíritu es el plumero de cualquier telaraña.
Detrás de cada línea de llegada, hay una de partida.
Detrás de cada logro, hay otro desafío.
Mientras estés viva, siéntete viva.
Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo.
No vivas de fotos amarillas...
Sigue aunque todos esperen que abandones.
No dejes que se oxide el acero que hay en ti.
Haz que, en vez de lástima, te tengan respeto.
Cuando por los años no puedas correr, trota.
Cuando no puedas trotar, camina.
Cuando no puedas caminar, usa el bastón.
¡Pero nunca te detengas!".

(Madre Teresa de Calcuta)

 

 

 

La juventud es también una actitud ante la vida. Algunos de sus  rasgos característicos:

·        Un cierto inconformismo con el orden establecido y búsqueda de novedad.

·        Un espíritu de riesgo que la lleva a compromisos y situaciones radicales;

·        Una capacidad creativa con respuestas nuevas al mundo en cambio que aspira a mejorar siempre como signo de esperanza.

·        Su aspiración personal más espontánea y fuerte es la libertad.

·        Busca disfrutar y ser feliz con los otros.

·        Sensibilidad ante  los problemas sociales.

·        Exige autenticidad y sencillez y rechaza con rebeldía una sociedad invadida por hipocresía y antivalores.

 

Puedes hacer un sencillo “test de JUVENTUD” evaluando cómo están presentes en ti los rasgos anteriores y, tomándotelo con humor, con estas otras tres preguntas sugerentes:

1. Actualmente, ¿cuál es tu mayor preocupación personal?

a) Superar nuevos retos para avanzar hacia un futuro más prometedor.
b) Sacar el mejor partido a todo lo que tengas al alcance de tu mano.
c) Protegerte de los avatares e incertidumbres que puedan amenazarte.

 

2. ¿Cómo definirías nuestra actualidad social?
a) Vivimos un momento que nos ofrece muchas posibilidades.
b) Todo avanza tan deprisa que nos obliga a estar atentos a los cambios.
c) Vivimos el peor de los momentos comparándolo con el pasado.

 

3. Si tu comunidad te propusiera un viaje sorpresa para salir:

a) Te llevarías una gran alegría y harías la maleta en pocos minutos.
b) Te supondría un gran trastorno, pero le complacerías a gusto.
c) Le preguntarías, pondrías pegas y contribuirías a posponerlo.

 

                                                           RESULTADOS: 

MAYORÍA DE A    
Has hecho la elección más rejuvenecedora. Si tienes menos de 35 años, no tiene ningún mérito, eres muy joven y lo preocupante sería que te tomases la vida de otro modo. Tu edad mental es ésa, la de una mujer que aún tiene intacta la ilusión y el entusiasmo para arriesgarse, disfrutar  y vivir al día sin miedo a que el futuro sea incierto o abrumador.
MAYORÍA DE B    
No está del todo mal, pero es una actitud algo convencional que apuesta por las elecciones maduras y serenas. La edad mental de una persona como tu se puede situar en torno a los 50-55 años, una etapa en la vida con suficiente experiencia y aún mucha energía para seguir disfrutando por mucho tiempo de todo lo que pueda llegarte, pero también un momento decisivo en el que no puedes dejar que te arrastre la inercia.

MAYORÍA DE C    
Tu elección demuestra una actitud algo desencantada, buscas una seguridad que te impide arriesgar lo más mínimo.  Aunque hubieras cumplido los 70, no debes renunciar a disfrutar de las sorpresas. En la medida de tus posibilidades, estar al día te ayudara a ser una persona más feliz.

 

A través de nuestras decisiones Dios pasa
Cuando respondemos a las llamadas de Dios y pronunciamos nuestro “Sí”, el Espíritu Santo invade nuestra vida poco a poco, unificándola y dándole sentido, creando en nosotros nuevos tipos de libertad, nos conduce a un desbordamiento de vida y de alegría en todas direcciones. No es que la realidad haya cambiado, sino que somos nosotros los que hemos cambiado frente a la realidad.

Cuando nos comprometemos, vemos las cosas de forma diferente. Las dificultades están ahí, pero lejos de abatirnos nos invitan a poner en práctica la fuerza de nuestra decisión. No son las dificultades las que eligen por nosotros, sino que somos nosotros quienes decidimos, a pesar de ellas. «Diez mil dificultades no hacen una duda». María dio un “Sí” gozoso al Señor que mantuvo toda la vida, en una cadena de “sí” diarios que la llevaron hasta estar junto a la Cruz.

De la experiencia a la esperanza
«Derramaré sobre vosotros un Agua pura que os purificará, de todas vuestras inmundicias.

Y os infundiré un espíritu nuevo –dice el Señor» (Ezequiel 36)

 

Hay que saber beneficiarse de nuestras experiencias pasadas para situarnos en la sabiduría, que suele coincidir con la suma de nuestros errores. Aprender que nuestros límites, carencias y faltas, pueden ser aberturas por las cuales Dios puede unirse a nosotros con mayor seguridad.

La aceptación y el amor incondicional, que son la clave de la liberación de nuestro pasado, se convierten en la medida del amor y de la aceptación incondicionales de los demás.

El Señor nos invita a inventarnos a nosotros mismos, a desarrollar actitudes creativas. Los límites y miserias que podrían destruirnos se pueden convertir en ocasión de superarnos y crecer. Aprender a resucitar, a transformar en luz nuestras heridas y nuestras miserias. La conversión decisiva se realiza en nosotros cuando pasamos de la búsqueda de la perfección a la pobreza ofrecida.

Nuestro gran reto es conseguir equilibrar en nuestra vida concreta, las tres fases del tiempo: asumir nuestro pasado, vivir en el presente, abrirnos al futuro. El Señor resucitado nos dirige hacia un porvenir cargado de esperanza. La esperanza que nos viene del Resucitado está siempre ahí para abrirnos los caminos luminosos del futuro. «Aquí estoy Señor para hacer tu voluntad» repetimos con el salmista, pero no existe ninguna receta mágica que nos permita un acceso instantáneo a ella. Debemos ejercitarnos, como D. Bosco y M. Mazzarello en desarrollar nuestra familiaridad con el Señor, y expresarla con naturalidad y alegría en nuestro cotidiano.

Compartimos  la experiencia  de los SDB
En estos días nuestros Hermanos Salesianos han comenzado su CG XXVI.  Nos acercamos a algunas ideas presentes en su documento de trabajo; también a nosotras nos iluminan y son ocasión para rezar por ellos.

 

* El tiempo que estamos viviendo, con todas sus contradicciones, nos llama y nos desafía; es un kairós, que Dios ofrece a cada uno de nosotros para un camino de conversión del corazón, de la mente y de la vida; es una oportunidad para reforzar la experiencia espiritual y, por lo mismo, apostólica de nuestras comunidades; es un tiempo favorable para reavivar con entusiasmo nuestra acción  pastoral.

La experiencia de Pentecostés marcó el nacimiento de la comunidad apostólica. La fuerza del Espíritu creó en los primeros discípulos la superación del miedo que cierra y paraliza y los hizo comunidad evangelizadora, abierta y proyectada hacia todas las culturas, con la audacia y el coraje de la fuerza dinámica de Cristo Resucitado; así todos pudieron comprender a los apóstoles en la propia lengua. Así hoy el Espíritu nos constituye también a nosotros como comunidades evangelizadoras, nos da el coraje de  proponer el evangelio y nos da una “nueva lengua” que puede ser comprendida por los jóvenes de hoy.

Dios llama a cada salesiano, a cada comunidad e Inspectoría de la Congregación a dejarnos penetrar por la fuerza transformadora del Espíritu, para que tras el ejemplo de Don Bosco, juntamente con los seglares y la Familia Salesiana, podamos evangelizar a los jóvenes. Los ayudamos así a vivir la plenitud de su vida y a conocer y acoger el evangelio del Señor Jesús.

 

* Jesucristo “ayer, hoy y siempre” (Hb 13,8) es el plan pastoral de la Iglesia del tercer milenio. Como educadores de los jóvenes, la Iglesia y la sociedad esperan de nosotros que seamos capaces de traducir este programa en orientaciones pastorales, de modo que el anuncio evangélico llegue a todo joven y que cada uno pueda encontrarse con el Señor Jesús. El encuentro de Don Bosco con Bartolomé Garelli, joven sin familia e inmigrado, marca el comienzo del Oratorio. Para nosotros, salesianos, anunciar y testimoniar al Señor Jesús es misión prioritaria. Cada vez que tendemos la mano a un muchacho, adolescente o joven, mediante la promoción humana, y les ofrecemos los dones de la gracia y la riqueza del Evangelio, desarrollamos en ellos aquellas potencialidades, para que puedan ser “buenos cristianos y honrados ciudadanos”.

 

En la época del mercado, de la eficiencia tecnológica y de la omnipotencia de la ciencia, pero también de las fragilidades, de las incertidumbres y de los miedos, creemos en la experiencia más grande del misterio de Dios. La esperanza vive en cada uno de nosotros y en nuestras comunidades. Si cada día dejamos espacio al Espíritu, podremos abandonarnos a las sorpresas de Dios. Vemos el futuro de la Congregación en personas espirituales, que deciden vivir como creyentes creíbles y como consagrados apóstoles, viviendo la experiencia de la fe y del amor. “Deus caritas est”: por eso, nosotros creemos en el amor.

* Volver a los jóvenes.
Volver a Don Bosco y volver a partir de él significa, sobre todo, estar con los jóvenes. Don Bosco vuelve entre los jóvenes de hoy a través de la persona de cada salesiano, que vive y obra con su comunidad. Él se hace presencia legible e inculturada, creíble y profética, con la autenticidad y la radicalidad de la propia vida y entrega. Don Bosco pide a cada uno de nosotros encontrar a los jóvenes con alegría en su vida cotidiana, comprometiéndonos a estar con ellos, escuchando sus llamadas, conociendo su mundo, animando su protagonismo, implicándolos en la construcción de su camino de vida, proponiéndoles itinerarios de santidad según la espiritualidad salesiana. Don Bosco nos pide afrontar con audacia los desafíos juveniles, dar respuestas valientes a la crisis de educación, asumir su criterio de lectura de la historia, obrar como él con optimismo según cuanto el Espíritu nos sugiere, compartir el camino con la Familia Salesiana.

 
Pautas para la reflexión personal y comunitaria
 

1.       Lee despacio estas páginas, subraya y detente en lo que consideres más significativo. 

2.       Vuelve sobre el punto o los puntos que pueden ser una llamada de Dios para este momento de tu vida. Dale vueltas en tu corazón como María ¿qué me esta pidiendo Dios en esta Cuaresma?

3.       A lo largo del documento hay distintos trozos de la Palabra. Toma tu Biblia y reza con el salmo o capítulo de la Escritura a que hacen referencia esos pocos versículos insertos en el texto del retiro. Ahora puedes ampliarlos y meditarlos más detenidamente.

4.       ¿Cómo están presentes tus hermanas,  los niños y jóvenes en tu camino de Cuaresma? Trae a tu corazón sus rostros, sus nombres, … Reza por ellos.

5.       Dejar en la oración comunitaria con la que finalice el retiro un espacio para la comunicación y compartir algún aspecto de lo reflexionado en el retiro, de modo que podamos escuchar en la voz de nuestras Hermanas lo que el Espíritu Santo quiere que recordemos. No importa que se repita la misma idea. Anota aquí lo que vas a comunicar en la oración de la comunidad:
(
http://www.pastoraljuvenilmty.org.mx
).

Vivir para el Señor, pues somos pertenencia suya (Tiempo ordinario 2º, ciclo B)

Vivir para el Señor, pues somos pertenencia suya (Tiempo ordinario 2º, ciclo B)
Comentarios a la segunda lectura dominical

"Pero, el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo. Y Dios, que resucitó al Señor, nos resucitará también a nosotros mediante su poder. ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo?". 1Cor 6,13c-15a

Comentario

El pasaje de este domingo es un claro ejemplo del modo pastoral como san Pablo atendía las comunidades cristianas por él fundadas. A ellas, una vez evangelizadas, continúa acompañando de cerca para ayudarles a madurar en la fe. Sus enseñanzas, contenidas en sus cartas, son un reflejo de su solicitud pastoral por cada una de ellas. En la 1ª carta a los Corintios, comunidad eclesial con la que mantiene la más activa comunicación epistolar, trata diversos asuntos. La primera parte de la carta contiene sus respuestas a una serie de problemas tanto doctrinales como morales surgidos entre los miembros de la comunidad.

Conducidos por una equívoca interpretación de algunas frases o expresiones del apóstol, algunos habían llegado a sacar conclusiones doctrinales diametralmente opuestas a las verdades de fe. En este pasaje, encontramos un claro ejemplo de cómo falsean la doctrina de san Pablo sobre la libertad. Se trata de cristianos de origen griego en su mayoría, con tendencias al espiritualismo, provenientes de Platón, y un consiguiente desprecio del cuerpo, al mismo tiempo inclinados a satisfacer sus propios sentidos. Consecuentemente, de todas estas contradicciones que caracterizan a esos miembros de la comunidad, algunos no dudan en formular una doctrina cómoda a sus tendencias: para ellos, que llegan a considerar el gozo sexual como algo de poca importancia, entonces el espíritu no debería avergonzarse de todo tipo de libertades en este campo. De este modo, construyen una falsa teoría, pues no sólo buscaban hacer "lícito lo ilícito", sino que confundían los aspectos sexuales de la vida con otros campos tan diversos, como la necesidad física de la nutrición.

San Pablo, en las frases inmediatamente anteriores a este pasaje inicia su refutación de tales falaces argumentaciones. Refiriéndose a las necesidades físicas de la nutrición y del sexo, les hace ver que, si bien ambas son necesidades físicas imperiosas en orden a la conservación del individuo y de la especie, sin embargo ya el nutrirse tiene para el hombre un significado muy diverso de la simple satisfacción de una necesidad, en cuanto que también el hombre no se coloca en el mismo nivel de los animales cuando devoran un alimento o absorben un líquido de los pesebres o abrevaderos. ¡Esto con mayor razón vale en el campo sexual! Si el hombre no coloca en ello toda su persona (cuerpo, alma, afecto), se abaja notablemente de nivel. Precisa, por tanto, el valor del cuerpo como algo que está por encima de la materialidad. Funda así una antropología cristiana, en donde el hombre no es considerado como un mero conjunto de instintos sino como un ser racional con una vocación sobrenatural. En la misma palabra "cuerpo" está contenido el hombre en su dignidad personal y en sus capacidades específicas. Podemos afirmar que el cuerpo debe ser expresión de toda la persona humana.

De este modo se comprende la respuesta contundente del apóstol: "el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor". Esta convicción de san Pablo está determinada profundamente por la toma de conciencia de su total pertenencia a Dios. Una tal convicción debería todo cristiano hacer suya. Aparece evidente la relación constitutiva del hombre que es su relación con Dios. Por lo mismo el apóstol puede afirmar a continuación esa relación en dirección invertida: "y el Señor [es] para el cuerpo". La Eucaristía es el ejemplo sublime y maravilloso de lo que estamos diciendo: Cristo Jesús se dona a nosotros como alimento para nuestro cuerpo, nuestra alma y nuestra afectividad. En una palabra, para toda nuestra persona.

Siguiendo este razonamiento, el apóstol deduce otra consecuencia: "Y Dios, que resucitó al Señor, nos resucitará también a nosotros mediante su poder". Dios, por tanto, llevará hasta sus últimas consecuencias el hecho de que el alma y el cuerpo se pertenecen mutuamente, otorgándonos la resurrección de nuestros cuerpos mortales.

Recapitulando todo el razonamiento, vemos que todo abuso de la vida física es, por tanto, un pecado contra la vocación originaria de los creyentes, y no sólo un abuso de las fuerzas sexuales, sino también un atentado contra los derechos del Señor, exactamente como si se tratara de su mismo cuerpo. Del mismo modo, en el campo de la castidad se hace evidente más que nunca que nuestra pertenencia a Cristo es total. Ella comprende todo: también nuestro cuerpo, que poco más adelante dirá el apóstol: "es templo del Espíritu Santo" (6,19).

Aplicación

Vivir para el Señor, pues somos pertenencia suya.

Con el inicio del Tiempo ordinario en la liturgia, contemporáneamente se abre el telón de la vida pública de Cristo, a quien vamos acompañando paso a paso en la realización de su misión salvífica. Este 2º domingo las lecturas recogen el momento en el que Cristo llama a sus primeros discípulos a compartir con Él su estilo de vida, sus obras y su misión. La lectura del Antiguo Testamento, haciéndose eco del evangelio, recoge una de las primeras llamadas de Dios a servirlo con la vida entera, la llamada de quien sería el profeta Samuel. En cambio la lectura del Apóstol ofrece orientaciones doctrinales y prácticas para la vida de todo discípulo de Cristo.

La primera lectura del 1º libro de Samuel (3,3b-10.19) nos presenta la historia sugestiva del momento en que Samuel, siendo niño, recibe la llamada de Dios a consagrarse a Él en cuerpo y alma. La nota distintiva de toda esta narración es la capacidad de "escucha" de la voz de Dios que este niño nos enseña y, al mismo tiempo, su "total docilidad" al llamado de Dios. Ahí tenemos nosotros un ejemplo siempre actual de cómo debe cada uno de nosotros abrirse a las llamadas de Dios en la vida personal y responderle con total prontitud y generosidad. Esas palabras: "habla, Señor, que tu siervo escucha" deben estar también grabadas a fuego en nuestro corazón y brotar de nuestros labios en los momentos cuando esa llamada resuena en nuestros oídos de manera suave y agradable o también cuando se presenta con la fuerza de huracán que irrumpe con todo a su paso.

Esa misma fue la actitud de los primeros discípulos que se encontraron con el maestro de Nazaret y dejándolo todo lo siguieron, como nos relata el evangelio de san Juan (1,35-42). La fortuna de estos discípulos fue no sólo escuchar una voz, como Samuel, sino escuchar y ver a la persona hermosísima, Cristo Jesús, que los llamaba a seguirlo: "Venid y veréis", les dijo Cristo. Fueron y se quedaron con Él para siempre. Así como ellos, también nosotros estamos llamados a escuchar esa voz de Cristo, a hacer la experiencia personal de Él y a seguirlo con todo el amor y dedicación de quien ha encontrado en Él la "perla preciosa" por la cual vale la pena venderlo todo para poseerla.

Como ya indicamos en el comentario al pasaje de la 1ª carta a los Corintios (6,13c-15a), allí se nos recuerda algo sumamente importante: nuestra condición de cristianos comporta principalmente una vocación a "vivir para Dios, pues somos pertenencia suya" en cuerpo y alma. No otra cosa significa ser "discípulo o seguidor de Cristo", sino vivir una vida nueva, al estilo de vida de Cristo Jesús, quien vivió buscando agradar en todo a su Padre, en el cumplimiento fiel y amoroso de su misión en esta tierra. Por ello, debemos cuidar  que todo en nosotros, también nuestro cuerpo, lleve ese sello de nuestra pertenencia a Él. No permitamos que criterios o visiones ajenas a su doctrina y a sus ejemplos de vida se introduzcan en nuestra vida y se traduzcan en actitudes que contagien o dañen nuestra relación con Él. Como los primeros discípulos, decidámonos a vivir a fondo la experiencia del encuentro con Cristo y pidámosle la gracia de que Él "more" siempre con nosotros en nuestro corazón.
(Desconozco el autor).

Lecturas meditadas de la Misa del Sabado I de Cuaresma.

¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual
 
 
 

 

Sábado, 3 de marzo de 2012

Primera Semana de Cuaresma

Deuteronomio 26, 16-19 / Mateo 5, 43-48

Salmo responsorial Sal 118, 1-2. 4-5. 7-8

R/. "¡Felices los que siguen la ley del Señor!”

 

Santoral:

Santa Katharine Drexel, San Guenolé,

Santos Marino y Asterio

Liturgia - Lecturas del día

 

 

 

Sábado, 3 de Marzo de 2012

 

Serás un pueblo consagrado al Señor, tu Dios

 

Lectura del libro del Deuteronomio

 

26, 16-19

 

Moisés habló al pueblo diciendo:

Hoy el Señor, tu Dios, te ordena practicar estos preceptos y estas leyes. Obsérvalas y practícalas con todo tu corazón y con toda tu alma.

Hoy tú le has hecho declarar al Señor que Él será tu Dios, y que tú, por tu parte, seguirás sus caminos, observarás sus preceptos, sus mandamientos y sus leyes, y escucharás su voz.

Y el Señor hoy te ha hecho declarar que tú serás el pueblo de su propiedad exclusiva, como Él te lo ha prometido, y que tú observarás todos sus mandamientos; que te hará superior -en estima, en renombre y en gloria- a todas las naciones que hizo; y que serás un pueblo consagrado al Señor, tu Dios, como Él te lo ha prometido.

 

Palabra de Dios.

 

 

SALMO RESPONSORIAL                           118, 1-2. 4-5. 7-8

 

R.    ¡Felices los que siguen la ley del Señor!

 

Felices los que van por un camino intachable,

los que siguen la ley del Señor.

Felices los que cumplen sus prescripciones

y lo buscan de todo corazón. R.

 

Tú promulgaste tus mandamientos

para que se cumplieran íntegramente.

¡Ojalá yo me mantenga firme

en la observancia de tus preceptos! R.

 

Te alabaré con un corazón recto,

cuando aprenda tus justas decisiones.

Quiero cumplir fielmente tus preceptos:

no me abandones del todo. R.

 

 

 

EVANGELIO

 

Sean perfectos como es perfecto el Padre que está en el cielo

 

a    Evangelio de nuestro Señor Jesucristo

según san Mateo

 

5, 43-48

 

Jesús dijo a sus discípulos:

Ustedes han oído que se dijo: "Amarás a tu prójimo" y odiarás a tu enemigo. Pero Yo les digo: Amen a sus enemigos, rueguen por sus perseguidores; así serán hijos del Padre que está en el cielo, porque Él hace salir el sol sobre malos y buenos y hace caer la lluvia sobre justos e injustos.

Si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué recompensa merecen? ¿No hacen lo mismo los publicanos? Y si saludan solamente a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? ¿No hacen lo mismo los paganos?

Por lo tanto, sean perfectos como es perfecto el Padre que está en el cielo.

 

Palabra del Señor.

 

Reflexión

 

Dt. 26, 16-19. Dios y el Pueblo de Israel; Israel y Dios, han pactado una Alianza de pertenencia mutua. El pueblo se compromete a caminar por las sendas de Dios, a guardar sus leyes, mandatos y decretos, y escuchar su voz. Dios, por su parte, se compromete a elevar, a su Pueblo, en gloria, renombre y esplendor, por encima de todas las naciones que Él ha hecho y, además, será un pueblo consagrado al Señor y Dios de ese Pueblo.

Esta Alianza, que recuerda y renueva aquella hecha junto al monte Sagrado, es la Alianza que cada Israelita debe tomar como propia. No es algo pactado con los padres del pueblo que caminaba en el desierto; es el pacto que hoy Dios tiene con el pueblo que se ha escogido por suyo.

En Cristo hemos llegado a la nueva y definitiva alianza. Dios se ha comprometido a ser nuestro Padre, y nosotros nos hemos comprometido a ser sus Hijos. Si le amamos, si somos suyos por el amor, escucharemos su voz y cumpliremos sus mandamientos; y estos no son pesados: Amarlo a Él como nuestro único Dios y amar a nuestro prójimo como Dios nos ha amado en Cristo.

De parte de Dios está la promesa de salvación, de sentarnos a su derecha, de hacernos sus hijos amados en quienes Él se complace.

Las Bienaventuranzas, el Padre nuestro y el mandato del amor, vistos desde la alianza, nos hacen ver las promesas y compromisos de parte de Dios y de parte de nosotros.

Vivir en Cristo no es sólo una costumbre, sino la renovación de un sí personal y comunitario, maduro y continuo, a Quien quiere tomarnos como hijos suyos y que espera de nosotros que lo tengamos como Padre, por nuestra unión con su Hijo y por la participación de su Espíritu en nosotros.

 

Sal. 119 (118). El Señor quiere hacernos comprender que la persona de conducta intachable ante Él, es aquel que cumple sus mandatos y lo busca de todo corazón. Por eso se suplica al Señor que no abandone a su siervo que lo alaba cumpliendo sus justos mandamientos.

Efectivamente, de nada nos serviría buscar al Señor para que se convierta para nosotros en Camino de salvación, en Maestro que nos enseñe la rectitud, si después de encontrarnos con Él, cerramos nuestros oídos a su voz y continuamos lejos de sus huellas.

La Cuaresma nos ha de ayudar a vivir con la apertura necesaria hacia el Espíritu de Dios, de tal forma que en verdad se rectifiquen nuestros caminos y vivamos la alegría, no sólo de decir Señor, Señor, a Dios, sino la de escuchar su Palabra y ponerla en práctica.

 

Mt. 5, 43-48. Volver la mirada hacia el Señor de la historia. Contemplar el amor que tiene a todos. Saber que a nadie ha creado para su perdición. Ver la misericordia de Dios, siempre dispuesto a perdonar a quien se arrepiente de su mal camino y vuelve a Él. Todo esto debe abrir nuestros horizontes para saber que nadie de nosotros es perfecto. Somos personas en camino. Nuestra mirada llega hasta Dios mismo queriendo ser perfectos como nuestro Padre Dios es perfecto, no por nuestras obras y esfuerzos, sino porque el Señor mismo es quien nos conduce por el camino del bien para lleguemos a ser santos como Él es Santo.

Cuando encontramos enemigos y entramos en desprecios y divisiones con ellos, complicamos más las cosas; generamos violencia, odio, persecuciones, calumnias.

Dios es Dios de todos. Nadie puede atraparlo como propio con propiedad de exclusividad. Nuestra misión es ayudar a quienes nos rodean para que vivan su ser de hijos de Dios. Y esta misión la tenemos para cumplirla a favor de los malvados y pecadores; pues no son los sanos los que necesitan al médico, sino los enfermos.

Y si hemos recibido la misión de hacer que el Reino de Dios llegue a todos, no podemos dejar abandonados a quienes viven descarriados como ovejas sin pastor, sino buscarlos para ayudarlos a volver al redil, y a formar un solo rebaño bajo un solo pastor. ¿Tendremos en nosotros los mismos sentimientos del corazón de Dios?

En la Eucaristía celebramos la entrega de Cristo por los pecadores. Su sacrificio nos redime, nos salva, nos hace entrar en la alianza nueva y eterna de ser hijos de Dios, y de que Dios sea nuestro Padre.

Estar en su presencia es renovar nuestro propio compromiso de aceptar vivir como hijos suyos.

No venimos a la Eucaristía como espectadores, sino como actores de la alianza nueva y eterna. Nuestro Bautismo nos lleva al culmen de nuestra unión con Dios en la comunión con Cristo en el pan único y partido.

¡Somos la propiedad del Señor y Él es nuestra herencia!

Retornar a nuestras labores diarias nos hace ir a nuestros hermanos como un signo vivo del amor de Dios; por eso no podemos vivir despreciando a quienes nos rodean. No podemos vivir dividiendo el mundo entre buenos y malos, juntándonos con quienes consideramos buenos y despreciando a los malos. Nuestra misión ha de ser la misma de Cristo: Buscar las ovejas perdidas y ayudarlas a volver al camino recto y justo.

¿Queremos un mundo libre de odios, divisiones, guerras? ¿Cuánto oramos por quienes no han comprendido ni vivido el amor de Dios? ¿Hasta dónde nos hemos esforzado por llegar hasta aquellos que han fallado para anunciarles a Cristo no sólo con los labios, sino con las actitudes de quienes somos criaturas nuevas en Cristo? ¿Permitimos que el sol de nuestro amor alumbre a los buenos y a los malos? ¿En verdad la lluvia de nuestro cariño, de nuestro apoyo, de nuestro consuelo, de nuestra solidaridad llega sobre justos e injustos?

Recordemos que no las palabras, sino sólo el amor traducido en obras es digno de crédito.

Roguémosle al Señor que nos conceda, por intercesión de la Santísima Virgen María, nuestra Madre, la gracia de vivir la fidelidad adquirida en el compromiso bautismal de ser hijos de Dios. Que sepamos reconocer nuestras faltas a esa Alianza sellada con la sangre de Cristo, y que esta Cuaresma sea el tiempo favorable en que volvamos al Señor, para que, llegada la Pascua, nos manifestemos como criaturas nuevas en Cristo Jesús. Amén.

 

Homiliacatolica.com
(
http://www.celebrandolavida.org
).

02/03/2012 00:03 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. CUARESMA. SABADO I No hay comentarios. Comentar.

¿Que es la Cuaresma?

¿QUÉ ES LA CUARESMA?

La Cuaresma son los 40 días previos a la Semana Santa durante los que los cristianos se preparan para la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. Recuerda los 40 días que pasó Jesús en el desierto preparándose para comenzar a predicar.
    
 
 
Comienza el Miércoles de Ceniza, cuando el sacerdote impone ceniza en la frente o en la cabeza de los católicos para invitarles a la penitencia. Las cenizas proceden de las ramas de olivo bendecidas el Domingo de Ramos del año precedente.

 

Todos los viernes de Cuaresma la Iglesia católica propone no comer carne como signo de penitencia. También propone vivir cierto ayuno el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.

 

Además invita a los cristianos a vivir otras formas de piedad como dar limosna, hacer alguna peregrinación o practicar alguna otra privación voluntaria para preparar la Semana Santa.
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

Lecturas meditadas brevemente de la Misa del Jueves I de Cuaresma.

Lecturas del Jueves 01 de Marzo de 2012

Jueves 1ª semana de Cuaresma

Santoral: Rosendo, Albino

Ester 14,1.3-5.12-14: No tengo otro auxilio fuera de ti, Señor
Salmo 137: Cuando te invoqué, me escuchaste, Señor.
Mateo 7,7-12: Quien pide recibe

Ester 14,1.3-5.12-14


No tengo otro auxilio fuera de ti, Señor
En aquellos días, la reina Ester, temiendo el peligro inminente, acudió al Señor y rezó así al Señor, Dios de Israel: "Señor mío, único rey nuestro. Protégeme, que estoy sola y no tengo otro defensor fuera de ti, pues yo misma me he expuesto al peligro. Desde mi infancia oí, en el seno de mi familia, cómo tú, Señor, escogiste a Israel entre las naciones, a nuestros padres entre todos sus antepasados, para ser tu heredad perpetua; y les cumpliste lo que habías prometido. Atiende, Señor, muéstrate a nosotros en la tribulación, y dame valor, Señor, rey de los dioses y señor de poderosos. Pon en mi boca un discurso acertado cuando tenga que hablar al león; haz que cambie y aborrezca a nuestro enemigo, para que perezca con todos sus cómplices. A nosotros, líbranos con tu mano; y a mí, que no tengo otro auxilio fuera de ti, protégeme tú, Señor, que lo sabes todo."

Salmo responsorial: 137


Cuando te invoqué, me escuchaste, Señor.
Te doy gracias, Señor, de todo corazón; / delante de los ángeles tañeré para ti, / me postraré hacia tu santuario. R.

Daré gracias a tu nombre, / por tu misericordia y tu lealtad; / cuando te invoqué, me escuchaste, / acreciste el valor en mi alma. R.

Tu derecha me salva. / El Señor completará sus favores conmigo: / Señor, tu misericordia es eterna, / no abandones la obra de tus manos. R.


Mateo 7,7-12


Quien pide recibe
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre. Si a alguno de vosotros le pide su hijo pan, ¿le va a dar una piedra?; y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente? Pues si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre del cielo dará cosas buenas a los que le piden! En resumen: Tratad a los demás como queréis que ellos os traten; en esto consiste la Ley y los profetas."

Comentarios

Un aspecto fundamental de la oración propuesta por Jesús es la confianza en la misericordia de Dios. La oración no consiste en presentar la lista de peticiones a Dios. Es necesario poner toda la vida en función del proyecto del Reino.

Pedir, buscar y llamar, tres verbos que indican colocarse en acción. No basta sólo con pedir. Es necesario buscar a Jesús. Es urgente llamar a su puerta. Una verdadera oración nos tiene que llevar necesariamente a colocar la confianza en Dios, pero al mismo tiempo, procurar hacer su voluntad sobre nuestras vidas y sobre la vida de nuestros pueblos.

Y la voluntad de Dios es siempre salvífica, liberadora. Sabemos que personas que se comprometieron hasta el fondo con la propuesta de Jesús eran personas de profunda oración como Francisco de Asís, o Teresa de Calcuta.

En segundo lugar, Jesús presenta una exigencia que se desprende de una auténtica oración fundada en el seguimiento y la fidelidad; es la equidad en el trato con los demás. No se puede orar y ser injusto, no se puede orar y ser violento, no se puede orar y ser corrupto. ¿Cómo anda nuestra coherencia entre vida y oración?
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

02/03/2012 00:06 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. CUARESMA. JUEVES I No hay comentarios. Comentar.

Desde mi cruz a tu soledad.

Desde mi cruz a tu soledad

 

Te escribo desde mi cruz a tu soledad,
a ti, que tantas veces me miraste sin verme
y me oíste sin escucharme.

A ti, que tantas veces prometiste
seguirme de cerca
y sin saber por qué te distanciaste
de las huellas que dejé en el mundo
para que no te perdieras.

A ti, que no siempre crees que estoy contigo,
que me buscas sin hallarme
y a veces pierdes la fe en encontrarme,
a ti, que a veces piensas que soy un recuerdo
y no comprendes que estoy vivo.

Yo soy el principio y el fin,
soy el camino para no desviarte,
la verdad para que no te equivoques
y la vida para no morir.

Mi tema preferido es el amor,
que fue mi razón para vivir y para morir.

Yo fui libre hasta el fin,
tuve un ideal claro
y lo defendí con mi sangre para salvarte.

Fui maestro y servidor,
soy sensible a la amistad
y hace tiempo que espero
que me regales la tuya.

Nadie como yo conoce tu alma,
tus pensamientos, tu proceder,
y sé muy bien lo que vales.


Sé que quizás tu vida
te parezca pobre a los ojos del mundo,
pero Yo sé que tienes mucho para dar,
y estoy seguro que dentro de tu corazón
hay un tesoro escondido;
conócete a ti mismo
y me harás un lugar a mí.

Si supieras cuánto hace
que golpeo las puertas de tu corazón
y no recibo respuesta.

A veces también me duele que me ignores
y me condenes como Pilatos,
otras que me niegues como Pedro
y que otras tantas me traiciones como Judas.

Y hoy, te pido paciencia para tus padres,
amor para tu pareja,
responsabilidad para con tus hijos,
tolerancia para los ancianos,
comprensión para todos tus hermanos,
compasión para el que sufre,
servicio para todos.

Quisiera no volver a verte egoísta,
orgulloso, rebelde, disconforme, pesimista.

Desearía que tu vida fuera alegre,
siempre joven y cristiana.


Cada vez que aflojas, búscame y me encontrarás;
cada vez que te sientas cansado,
háblame, cuéntame.
Cada vez que creas que no sirves para nada
no te deprimas,
no te creas poca cosa,
no olvides que yo necesité de un asno
para entrar en Jerusalén
y necesito de tu pequeñez
para entrar en el alma de tu prójimo.

Cada vez que te sientas solo en el camino,
no olvides que estoy contigo.
No te canses de pedirme
que yo no me cansaré de darte,
no te canses de seguirme que yo
no me cansaré de acompañarte,
nunca te dejaré solo.

Aquí a tu lado me tienes,
estoy para ayudarte.

Te quiero mucho,
        tu amigo:

 

 Jesús
(
http://www.celebrandolavida.org
).

Normas de Cuaresma.

NORMAS DE CUARESMA

I. EL TIEMPO DE CUARESMA
1. Un tiempo con características propias.
La Cuaresma es el tiempo que precede y dispone a la celebración de la Pascua. Tiempo de escucha de la Palabra de Dios y de conversión, de preparación y de memoria del Bautismo, de reconciliación con Dios y con los hermanos, de recurso más frecuente a las "armas de la penitencia cristiana": la oración, el ayuno y la limosna (ver Mt 6,1-6.16-18).
De manera semejante como el antiguo pueblo de Israel marchó durante cuarenta años por el desierto para ingresar a la tierra prometida, la Iglesia, el nuevo pueblo de Dios, se prepara durante cuarenta días para celebrar la Pascua del Señor. Si bien es un tiempo penitencial, no es un tiempo triste y depresivo. Se trata de un tiempo especial de purificación y de renovación de la vida cristiana para poder participar con mayor plenitud y gozo del misterio pascual del Señor.
La Cuaresma es un tiempo privilegiado para intensificar el camino de la propia conversión. Este camino supone cooperar con la gracia, para dar muerte al hombre viejo que actúa en nosotros. Se trata de romper con el pecado que habita en nuestros corazones, alejarnos de todo aquello que nos aparta del Plan de Dios, y por consiguiente, de nuestra felicidad y realización personal.
La Cuaresma es uno de los cuatro tiempos fuertes del año litúrgico y ello debe verse reflejado con intensidad en cada uno de los detalles de su celebración. Cuanto más se acentúen sus particularidades, más fructuosamente podremos vivir toda su riqueza espiritual.
Por tanto habrá que esforzarse, entre otras cosas:
- Por que se capte que en este tiempo son distintos tanto el enfoque de las lecturas bíblicas (en la santa misa prácticamente no hay lectura continua), como el de los textos eucológicos (propios y determinados casi siempre de modo obligatorio para cada una de las celebraciones).
- Por que los cantos, sean totalmente distintos de los habituales y reflejen la espiritualidad penitencial, propia de este tiempo.
- Por lograr una ambientación sobria y austera que refleje el carácter de penitencia de la Cuaresma.
2. Sentido de la Cuaresma.
Lo primero que debemos decir al respecto es que la finalidad de la Cuaresma es ser un tiempo de preparación a la Pascua. Por ello se suele definir a la Cuaresma, "como camino hacia la Pascua". La Cuaresma no es por tanto un tiempo cerrado en sí mismo, o un tiempo "fuerte" o importante en sí mismo.
Es más bien un tiempo de preparación, y un tiempo "fuerte", en cuanto prepara para un tiempo "más fuerte" aún, que es la Pascua. El tiempo de Cuaresma como preparación a la Pascua se basa en dos pilares: por una parte, la contemplación de la Pascua de Jesús; y por otra parte, la participación personal en la Pascua del Señor a través de la penitencia y de la celebración o preparación de los sacramentos pascuales -bautismo, confirmación, reconciliación, eucaristía-, con los que incorporamos nuestra vida a la Pascua del Señor Jesús.
Incorporarnos al "misterio pascual" de Cristo supone participar en el misterio de su muerte y resurrección. No olvidemos que el Bautismo nos configura con la muerte y resurrección del Señor. La Cuaresma busca que esa dinámica bautismal (muerte para la vida) sea vivida más profundamente. Se trata entonces de morir a nuestro pecado para resucitar con Cristo a la verdadera vida: "Yo les aseguro que si el grano de trigo muere dará mucho fruto" (Jn 12,24).  
A estos dos aspectos hay que añadir finalmente otro matiz más eclesial: la Cuaresma es tiempo apropiado para cuidar la catequesis y oración de los niños y jóvenes que se preparan a la confirmación y a la primera comunión; y para que toda la Iglesia ore por la conversión de los pecadores.


3. Estructuras del tiempo de Cuaresma.
Para poder vivir adecuadamente la Cuaresma es necesario clarificar los diversos planos o estructuras en que se mueve este tiempo.
En primer lugar, hay que distinguir la "Cuaresma dominical", con su dinamismo propio e independiente, de la "Cuaresma de las ferias".
a. La "Cuaresma dominical".
En ella se distinguen diversos bloques de lecturas. Además el conjunto de los cinco primeros domingos, que forman como una unidad, se contraponen al último domingo -Domingo de Ramos en la Pasión del Señor-, que forma más bien un todo con las ferias de la Semana Santa, e incluso con el Triduo Pascual.
b. La "Cuaresma ferial".
Cabe también señalar en ella dos bloques distintos:
- El de las Ferias de las cuatro primeras semanas, centradas sobre todo en la conversión y la penitencia.
- Y el de las dos últimas semanas, en el que, a dichos temas, se sobrepone, la contemplación de la Pasión del Señor, la cual se hará aún más intensa en la Semana Santa.
Al organizar, pues, las celebraciones feriales, hay que distinguir estas dos etapas, subrayando en la primera los aspectos de conversión (las oraciones, los prefacios, las preces y los cantos de la misa ayudarán a ello).
Y, a partir del lunes de la V Semana, cambiando un poco el matiz, es decir, centrando más la atención en la cruz y en la muerte del Señor (sobre todo las oraciones de la misa y el prefacio I de la Pasión del Señor, toman este nuevo matiz).
En el fondo, hay aquí una visión teológicamente muy interesante: la conversión personal, que consiste en el paso del pecado a la gracia (santidad), se incorpora con un "crescendo" cada vez más intenso, a la Pascua del Señor: es sólo en la persona del Señor Jesús, nuestra cabeza, donde la Iglesia, su cuerpo místico, pasa de la muerte a la vida.
Digamos finalmente que sería muy bueno subrayar con mayor intensidad las ferias de la última semana de Cuaresma -la Semana Santa- en las que la contemplación de la cruz del Señor se hace casi exclusivamente (Prefacio II de la Pasión del Señor). Para ello, sería muy conveniente que, en esta última semana  se pusieran algunos signos extraordinarios que recalcaran la importancia de estos últimos días. Si bien las rúbricas señalan algunos de estos signos, como por ejemplo el hecho que estos días no se permite ninguna celebración ajena (ni aunque se trate de solemnidades); a estos signos habría que sumar algunos de más fácil comprensión para los fieles, para evidenciar así el carácter de suma importancia que tienen estos días: por ejemplo el canto de la aclamación del evangelio; la bendición solemne diaria al final de la misa (bendiciones solemnes, formulario "Pasión del Señor"); uso de vestiduras moradas más vistosas, etc. 
4. El lugar de la celebración.
Se debe buscar la mayor austeridad posible, tanto para el altar, el presbiterio, y los demás lugares y elementos celebrativos. Únicamente se debe conservar lo que sea necesario para que el lugar resulte acogedor y ordenado. La austeridad de los elementos con que se presenta en estos días la iglesia (el templo), contrapuesta a la manera festiva con que se celebrará la Pascua y el tiempo pascual, ayudará a captar el sentido de "paso" (pascua = paso) que tienen las celebraciones de este ciclo.
Durante la Cuaresma hay que suprimir, pues, las flores (las que pueden ser sustituidas por plantas ornamentales), las alfombras no necesarias, la música instrumental, a no ser que sea del todo imprescindible para un buen canto. Una práctica que en algunas iglesias podría ser expresiva es la de recubrir el altar, fuera de la celebración eucarística, con un paño de tela morada.

Finalmente hay que recordar, que la misma austeridad en flores y adornos debe también aplicarse al lugar de la reserva eucarística y a la bendición con el Santísimo, pues debe haber una gran coherencia entre el culto que se da al Santísimo y la celebración de la misa. La misma coherencia debe manifestarse entre la liturgia y las expresiones de la piedad popular. Así, pues, tampoco caben elementos festivos, durante los días cuaresmales y de Semana Santa, ni en el altar de la reserva ni en la exposición del Santísimo.
5. Solemnidades, fiestas y memorias durante la Cuaresma.
Otro punto que debe cuidarse es el de las maneras de celebrar las fiestas del Santoral durante la Cuaresma. El factor fundamental consiste en procurar que la Cuaresma no quede oscurecida por celebraciones ajenas a la misma. Precisamente para lograr este fin, el Calendario romano ha procurado alejar de este tiempo las celebraciones de los santos.
De hecho durante todo el largo período cuaresmal, sólo se celebran un máximo de cuatro festividades (además de alguna solemnidad o fiesta de los calendarios particulares): San Cirilo y San Metodio (14 de febrero); la Cátedra de San Pedro (22 de febrero); San José, casto esposo de la Virgen María (19 de marzo) y la Anunciación del Señor (25 de marzo). En todo caso en la manera de celebrar estas fiestas no deberá darse la impresión de que se "interrumpe la Cuaresma", sino más bien habrá que inscribir estas fiestas en la espiritualidad y la dinámica de este tiempo litúrgico.
Con respecto a la memoria de los santos, hay que recordar que durante la Cuaresma todas ellas son libres y si se celebran, se debe hacer con ornamentos morados, y del modo como indican las normas litúrgicas.
 
II. LAS LECTURAS BÍBLICAS DE LA CUARESMA.
1. Visión de conjunto.
Desde el primer momento es bueno señalar el hecho de que en este tiempo la temática de los diversos sistemas de lecturas es mucho más variada que en los otros ciclos litúrgicos. Aunque todos los leccionarios de este tiempo tengan un telón de fondo común, la renovación de la vida cristiana por la conversión, esta temática se presente desde ópticas muy diversas, cada una de las cuales tiene sus matices propios y distintos. Si esta diversidad de enfoques se olvida, si se unifica y reduce el conjunto a una temática única, muchas de las lecturas litúrgicas pasarán, prácticamente, desapercibidas; fenómeno éste que lamentablemente ocurre más de una vez.
Debemos, pues, subrayar en primer lugar que la característica principal de las lecturas de Cuaresma no estriba tanto en la "novedad" de unas lecturas que se van descubriendo gracias a los leccionarios post-conciliares, cuanto en la abundancia de líneas concomitantes que es preciso aunar espiritualmente, de modo que cada una de  ellas aporte su contribución a la renovación cuaresmal de quienes usan los citados leccionarios.
La actitud fundamental frente a las lecturas cuaresmales debe ser, sobre todo, la de una escucha reposada y penetrante que ayude a que el espíritu se vaya impregnando progresivamente de los criterios de la fe, hay veces suficientemente conocidos, pero no suficientemente interiorizados y hechos vida.
No se trata de  "meditaciones" más o menos intelectualizantes, como de una contemplación "gozosa"del Plan de Dios sobre la persona humana y su historia, y de una escucha atenta ante la llamada de Dios a una conversión que nos lleve a la paz y a la felicidad.
En el conjunto de los Leccionarios cuaresmales emergen con facilidad unas líneas de fuerza en las que debe centrarse la conversión cuaresmal. Esta conversión esta muy lejos de limitarse a un mero mejoramiento moral. Es más bien una conversión radical a Cristo, el Hombre nuevo, para existir en Él (ver Col 2,7).


Estás líneas de fuerza son las siguientes:
a. La meditación en la historia de la salvación: realizada por Dios-Amor en favor de la persona humana creada a su imagen y semejanza. Debemos "convertirnos" de una vida egocéntrica, donde el ser humano vive encerrado en su mentira existencial, a una vida de comunión con el Señor, el Camino, la Verdad y la Vida, que nos lleva al Padre en el Espíritu Santo.
b. La vivencia del misterio pascual como culminación de esta historia santa: debemos "convertirnos"de la visión de un Dios común a todo ser humano, a la visión del Dios vivo y verdadero que se ha revelado plenamente en su único Hijo, Cristo Jesús y en su victoria pascual presente en los sacramentos de su Iglesia: "Tanto amó Dios al mundo que le dio a su Hijo único, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que tenga vida eterna"(Jn 3,16).
c. El combate espiritual, que exige la cooperación activa con la gracia en orden a morir al hombre viejo y al propio pecado para dar paso a la realidad del hombre nuevo en Cristo. En otras palabras, la lucha por la santidad, exigencia que hemos recibido en el santo Bautismo. 
Estas tres líneas deben proponerse todas en simultáneo. La primera línea de fuerza -la meditación de la Historia de la Salvación- la tenemos principalmente en las lecturas del Antiguo Testamento de los domingos y en las lecturas de la Vigilia Pascual. La segunda -la vivencia del misterio pascual como culminación de la historia santa-, en los evangelios de los domingos III, IV y V (los sacramentales pascuales) y, por lo menos en cierta manera, en los evangelios feriales a partir del lunes de la semana IV (oposición de Jesús al mal -"los judíos"- que termina con la victoria pascual de Jesús sobre la muerte, mal supremo). La tercera línea -el combate espiritual, la vida en Cristo, la vida virtuosa y santa- aparece particularmente en las lecturas apostólicas de los domingos y en el conjunto de las lecturas feriales de la misa de las tres primeras semanas.
Vale la pena subrayar que las tres líneas de fuerza de que venimos hablando se hallan, con mayor o menor intensidad, al alcance de todos los fieles: desde los que solo  participan en la misa dominical a los que toman parte además en la eucaristía de los días feriales. Con intensidades diversas pero con un contenido fundamentalmente idéntico, todos los fieles beben, a través de la liturgia cuaresmal, en una fuente que les invita a la conversión  bajo todos sus aspectos.
2. Misas dominicales.
Las lecturas dominicales de Cuaresma tienen una organización unitaria, que hay que tener presente en la predicación.
Las lecturas del Antiguo Testamento siguen su propia línea, que no tiene una relación directa con los evangelios, como el resto del año. Una línea importante para comprender la Historia de la Salvación.
Los Evangelios siguen también una temática organizada y propia.
Y las lecturas que se hacen en segundo lugar, las apostólicas, están pensadas como complementarias de las anteriores.
a. La primera lectura tiene en este tiempo de Cuaresma una intención clara: presentar los grandes temas de la Historia de la Salvación, para preparar el gran acontecimiento de la Pascua del Señor:
- La creación y origen del mundo (domingo primero).
- Abraham, padre de los creyentes (domingo segundo).
- El Éxodo y Moisés (domingo tercero).
- La historia de Israel, centrada sobre todo en David (domingo cuarto).
- Los profetas y su mensaje (domingo quinto).
- El Siervo de Yahvé (domingo de Ramos).
Estas etapas se proclaman de modo más directo en el Ciclo A, en sus momentos culminantes.
En el Ciclo B se centran sobre todo en el tema de la Alianza (con Noé, con Abraham, con Israel, el exilio, la nueva alabanza anunciada por Jeremías).
En el Ciclo C, las mismas etapas se ven más bien desde el prisma del culto (ofrendas de primicias, celebración de la Pascua, etc.).
En el sexto domingo, o domingo de Ramos en  la Pasión del Señor, invariablemente se proclama el canto del Siervo de Yahvé, por Isaías.
Estas etapas representan una vuelta a la fuente: la historia de las actuaciones salvíficas de Dios, que preparan el acontecimiento central: el misterio Pascual del Señor Jesús. En la predicación hay que tener en cuenta esta progresión, para no perder de vista la marcha hacia la Pascua.
b. La lectura Evangélica tiene también su coherencia independiente a lo largo de las seis semanas:
 - Domingo primero: el tema de las tentaciones de Jesús en el desierto, leídas en cada ciclo según su evangelista; el tema de los cuarenta días, el tema del combate espiritual.
- Domingo segundo: la Transfiguración, leída también en cada ciclo según el propio evangelista; de nuevo el tema de los cuarenta días (Moisés, Elías, Cristo) y la preparación pascual; la lucha y la tentación llevan a la vida.
- Domingo tercero, cuarto y quinto: presentación de los temas catequéticos de la iniciación cristiana: el agua, la luz, la vida.
En el Ciclo A: los grandes temas bautismales de San Juan: la samaritana (agua), el ciego (luz), Lázaro (vida).
En el Ciclo B: temas paralelos, también de San Juan: el Templo, la serpiente y Jesús Siervo.
En el Ciclo C: temas de conversión y misericordia: iniciación a otro Sacramento cuaresmal-pascual: la Penitencia.
Domingo Sexto: la Pasión de Jesús, cada año según su evangelista (reservando la Pasión de San Juan para el Viernes Santo).
El predicador debe tener en cuenta esta unidad y ayudar a que la comunidad vaya desentrañando los diversos aspectos de su marcha hacia la Pascua, no quedándose, por ejemplo en el tema de la tentación o de la penitencia, sino entrando también a los temas bautismales: Cristo y su Pascua son para nosotros la clave del agua viva, de la luz verdadera y de la nueva vida.
c. La segunda lectura está pensada como complemento de los grandes temas de la Historia de la Salvación y de la preparación evangélica a la Pascua. Temas espirituales, relativos al proceso de fe y conversión y a la concretización moral de los temas cuaresmales: la fe, la esperanza, el amor, la vida espiritual, hijos de la luz, etc.
3. Misas feriales.
Este grupo de lecturas tiene gran influencia en la vida espiritual de aquellos cristianos que acostumbran a participar activamente en la eucaristía diaria. Es bueno señalar que el leccionario ferial de Cuaresma fue construyéndose a lo largo de varios siglos y antes de la reforma conciliar siempre fue el más rico de todo el año litúrgico. La reforma litúrgica lo respetó por su antigua tradición y riqueza. Al haberse construido con los siglos, su temática es bastante variada y muy lejana, por tanto, de lo que es una lectura continua o un plan concebido de conjunto, que son las formas a las que nos tiene acostumbrados los leccionarios salidos de la reforma conciliar.
El actual leccionario ferial de la misa divide la Cuaresma en dos partes: por un lado, tenemos los días que van desde el Miércoles de Ceniza hasta el sábado de la III semana; y por otro, las ferias que discurren desde el lunes de IV semana hasta el comienzo del Triduo Pascual.

1. En la primera parte de la Cuaresma (Miércoles de Ceniza hasta el sábado de III semana), las lecturas van presentando, positivamente, las actitudes fundamentales del vivir cristiano y, negativamente, la reforma de los defectos que obscurecen nuestro seguimiento de Jesús.
En estas ferias, ambas lecturas suelen tener unidad temática bastante marcada, que insiste en temas como la conversión, el sentido del tiempo cuaresmal, el amor al prójimo, la oración, la intercesión de la Iglesia por los pecadores, el examen de conciencia, etc.
En los orígenes de la organización de la Cuaresma, sólo había misa (además del Domingo), los días miércoles y viernes. Por este motivo el leccionario de Cuaresma privilegia las lecturas de estos dos días con lecturas de mayor importancia que las de las restantes ferias. Dichas lecturas suelen ser relativas a la pasión y a la conversión.
2. En la segunda parte de la Cuaresma, (a partir del Lunes de la IV semana hasta el Triduo Pascual), el leccionario cambia de perspectiva: se ofrece una lectura continua del evangelio según San Juan, escogiendo sobre todo los fragmentos en los que se propone la oposición creciente entre Jesús y los "judíos".
Esta meditación del Señor enfrentándose con el mal, personalizado por San Juan en los "judíos", está llamada a fortalecer la lucha cuaresmal no sólo en una línea ascética, sino principalmente en el contexto de la comunión con Cristo, el único vencedor absoluto del mal.
En estas ferias, las lecturas no están tan ligadas temáticamente una respecto de la otra, sino que presentan, de manera independiente, por un lado la figura del Siervo de Yahvé o de otro personaje (Jeremías especialmente), que viene a ser como imagen y profecía del Salvador crucificado; y, por otro, el desarrollo de la trama que culminará en la muerte y victoria de Cristo.
Finalmente es bueno indicar que a partir del lunes de la semana IV aparece un tema quizá no muy conocido: el conjunto dinámico que, partiendo de las "obras" y "palabras" del Señor Jesús, llega hasta el acontecimiento de su "hora". Para no pocos puede ser aconsejable hacer un esfuerzo de meditación continuada en estos evangelios en su trama progresiva. Este tema puede resultar muy enriquecedor. Aunque se conozcan a veces los textos, pocas veces se ha descubierto el significado dinámico que une el conjunto de estas lecturas, conjunto que desemboca en la "hora"de Jesús, es decir en su glorificación a través de la muerte que celebramos en el Triduo pascual.
 
III.  NORMAS LITURGICAS.
1. Con respecto al conjunto de las celebraciones.
Se omite siempre el "Aleluya" en toda celebración.
Esta mandado suprimir los adornos y flores de la iglesia, excepto el IV Domingo. (Domingo de la alegría en nuestro camino hacia la Pascua). Igualmente se suprime la música de instrumentos (excepto el IV Domingo), a no ser que sean indispensables para acompañar algún canto.
Las mismas expresiones de austeridad en flores y música se tendrán en el altar de la reserva eucarística y en las celebraciones extralitúrgicas, y en las manifestaciones de piedad popular. 
2. Con respecto a las celebraciones de la eucaristía.
Excepto en los domingos y en las solemnidades y fiestas que tienen prefacio propio, cada día se dice cualquiera de los cinco prefacios de Cuaresma.
Los domingos se omite el himno del "Gloria". Este himno, en cambio, se dice en las solemnidades y fiestas.
Antes de la proclamación del evangelio, tanto en las misas del domingo como en las solemnidades, fiestas y ferias, el canto del "Aleluya" se substituye por alguna otra aclamación a Cristo. Con todo, para subrayar mejor la distinción entre las ferias y los días festivos, creemos mejor omitir siempre este canto en los días feriales. Incluso en los domingos, es mejor omitir esta aclamación que recitarla sin canto.
Los domingos no se puede celebrar ninguna otra misa que no sea la del día. En las ferias, las señaladas en el Calendario Litúrgico con la letra (D), existe la posibilidad de celebrar alguna misa distinta de la del día. Si en las ferias se quiere hacer la memoria de algún santo, se substituye la colecta ferial por la del santo. Los demás elementos deben ser feriales (incluso la oración sobre las ofrendas y después de la comunión).
 
IV.   RECOMENDACIONES Y SUGERENCIAS.
1. Textos eucológicos.
La Cuaresma es el tiempo del año que posee mayor riqueza de textos eucológicos (conjunto de oraciones de un libro litúrgico o de una celebración). La misa no sólo tiene propia la primera oración de cada día, sino incluso la oración sobre las ofrendas y la oración después de la comunión. Pero, además de estos textos obligatorios, subrayaríamos la importancia de otros formularios que pueden usarse libremente:
a. El acto penitencial de la misa.
Sería recomendable destacar, durante este tiempo, esta parte de la celebración. Podrían, por ejemplo, variarse cada día de la semana las invocaciones (la nueva edición del Misal Romano ofrece para ello una variedad de posibilidades), y cantar a diario -no limitarse a rezar- el "Señor ten piedad". Es una manera sencilla de subrayar el carácter penitencial de estos días.
b. Oración de los fieles.
 Convendría emplear algunos formularios en los que se atendiese el significado propio de este tiempo, y en los que se incluyeran algunas peticiones por los pecadores, a tenor de lo que se dice al respecto en el Concilio Vaticano II (ver Sacrosanctum Concilium, N. 109). Asimismo, y siguiendo el pedido del Papa, se pueden incluir peticiones por la paz del mundo, por la familia, por la defensa de la vida, y por las vocaciones. 
c. Prefacios.
En el año A, todos los domingos tienen un prefacio propio que glosa el evangelio del día. En los años B y C, tienen prefacio propio los domingos  I y II y el domingo de Ramos. Los restantes domingos, se usa uno de los prefacios comunes de Cuaresma. El más apropiado para el domingo IV es el prefacio I, por sus alusiones a la Pascua que, se avecina. En cambio el prefacio IV por sus alusiones al ayuno, no es apropiado para el domingo.
Para las ferias hay cinco prefacios. Todos estos prefacios habrá que distribuirlos de manera que ninguno de ellos quede olvidado. Por su carácter penitencial, el IV está especialmente indicado para los viernes.
c. 1 El espíritu de la Cuaresma en sus Prefacios.
La última edición de Misal Romano en castellano (1988), trae cinco Prefacios de Cuaresma, destinados a las cuatro primeras semanas de este tiempo.
La semana V y VI, como se recuerda, disponen de dos Prefacios de la Pasión del Señor. Los cinco prefacios cuaresmales son éstos:

Prefacio I de Cuaresma
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno, por Cristo, Señor Nuestro. Por él concedes a tus hijos anhelar, año tras año, con el gozo de habernos purificado, la solemnidad de la Pascua, para que, dedicados con mayor entrega a la alabanza divina y al amor fraterno, por la celebración de los misterios que nos dieron nueva vida, lleguemos a ser con plenitud hijos de Dios. Por eso, con los ángeles y arcángeles y con todos los coros celestiales, cantamos sin cesar el himno de tu gloria:

Prefacio II de Cuaresma
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno. Porque has establecido generosamente este tiempo de gracia para renovar en santidad a tus hijos, de modo que, libres de todo afecto desordenado, vivamos las realidades temporales como primicias de las realidades eternas. Por eso, con todos los ángeles y santos, te alabamos, proclamando sin cesar:

Prefacio III de Cuaresma
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno. Porque con nuestras privaciones voluntarias nos enseñas a reconocer y agradecer tus dones, a dominar nuestro afán de suficiencia y a repartir nuestros bienes con los necesitados, imitando así tu generosidad. Por eso, con los ángeles te glorificamos y te alabamos diciendo:


Prefacio IV de Cuaresma
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno. Porque con el ayuno corporal refrenas nuestras pasiones, elevas nuestro espíritu, nos das fuerza y recompensa, por Cristo, Señor nuestro. Por él, los ángeles y los arcángeles y todos los coros celestiales celebran tu gloria, unidos en común alegría. Permítenos asociarnos a sus voces cantando humildemente tu alabanza:

Prefacio V de Cuaresma
En verdad es justo bendecir tu nombre, Padre rico en misericordia, ahora que, en nuestro itinerario hacia la luz pascual, seguimos los pasos de Cristo, maestro y modelo de la humanidad reconciliada en el amor. Tu abres a la Iglesia el camino de un nuevo éxodo a través del desierto cuaresmal, para que, llegados a la montaña santa, con el corazón contrito y humillado, reavivemos nuestra vocación de pueblo de alianza, convocado para bendecir tu nombre, escuchar tu Palabra y experimentar con gozo tus maravillas. Por estos signos de salvación, unidos a los ángeles, ministros de tu gloria, proclamamos el canto de tu alabanza:

Prefacio I: Significación espiritual de la Cuaresma.
A usarse sobre todo el domingo, cuando no hay señalado prefacio propio.


Este prefacio presenta cuatro líneas de fuerza:
En primer lugar define la actitud del cristiano en la cuaresma: "anhelar año tras año la solemnidad de la pascua". Este prefacio presenta la meta positiva del proceso cuaresmal y de la vida cristiana: participar en plenitud del misterio pascual del Señor Jesús. Lo que deseamos y celebramos es el misterio de Cristo renovado en nuestra vida: la Iglesia, que se incorpora a la Pascua de su Señor.
En segundo lugar la tarea cuaresmal se describe con tres pinceladas: librarnos del pecado y purificarnos interiormente; dedicarnos con mayor empeño a la alabanza divina (vida de oración); y finalmente vivir más intensamente el amor fraterno (la caridad).  
En tercer lugar subraya que la meta última a la que tiende el proceso cuaresmal es "llegar a ser con plenitud hijos de Dios", en Cristo, el Hijo por excelencia, en quien hemos sido injertados por el Bautismo.
Finalmente, en cuarto lugar, el prefacio subraya que todo es iniciativa divina, a la que la persona humana debe corresponder según el máximo de sus posibilidades u capacidades: "por Él concedes a tus hijos anhelar, año tras año..." La Palabra de Dios y los Sacramentos nos ayudan en nuestro camino hacia la santidad.
Prefacio II: La penitencia espiritual.
A usarse sobre todo el domingo, cuando no hay señalado un prefacio propio.
Este prefacio subraya el sentido de la penitencia cuaresmal. La Cuaresma es presentada como un tiempo de gracia (tiempo de misericordia), que Dios nos ofrece para conseguir la purificación interior del espíritu. Vernos libres del pecado, de nuestros vicios y esclavitudes, reordenando adecuadamente nuestras potencias y pasiones, aprendiendo a usar los bienes materiales como medios y no como fines, comprendiendo su naturaleza perecedera y por tanto no apegándonos a ellos desordenadamente. Este es el sentido de la penitencia cuaresmal: cambio de mentalidad (metanoia), despojarse del hombre viejo para revestirse del hombre nuevo.
Prefacio III: Los frutos de las privaciones voluntarias.
A usarse durante las ferias y los días de abstinencia y ayuno.
Este prefacio concreta aún más esta "penitencia" y señala el por qué de la abstinencia y el ayuno. El ayuno tiene una doble finalidad: por una parte mitigar nuestros apetitos desordenados, y por otra parte aliviar las necesidades del prójimo con el fruto de nuestra renuncia. Con ello damos gracias a Dios y nos hacemos discípulos e instrumentos de su amor.
Prefacio IV: Los frutos del ayuno.
A usarse durante las ferias y los días de abstinencia y ayuno.
Es el más antiguo de los prefacios cuaresmales. Se limita a destacar el ayuno como elemento central de la Cuaresma, presentándonos el aspecto "ascético" de este tiempo litúrgico.
Prefacio V: El camino del éxodo cuaresmal.
A usarse durante las ferias de este tiempo.
Este prefacio fue incorporado en la última edición del Misal Romano en castellano (1988). Tiene un título dinámico y sugestivo. Presenta a Dios como Padre rico en misericordia, quien toma la iniciativa de nuestra salvación porque "por el grande amor con que nos amó, estando muertos a causa de nuestros delitos, nos vivificó juntamente con Cristo -por gracia habéis sido salvados- y con Él nos resucitó y nos hizo sentar en los cielos en Cristo Jesús" (Ef 2,4-6). El prefacio presenta el camino de la Iglesia en la Cuaresma como un "nuevo éxodo", donde la Iglesia está llamada a hacer penitencia y renovar su vocación de pueblo de la alianza nueva y eterna, llamado a bendecir el nombre de Dios, a escuchar su Palabra y a experimentar con gozo sus maravillas.  
Además de estos cinco prefacios numerados, hay otros varios, prácticamente para cada domingo, sobre todo en el Ciclo A.
El domingo primero, se centra en las tentaciones de Jesús en el desierto.
El domingo segundo, sobre la Transfiguración del Señor.
Los domingos tercero, cuarto y quinto, tienen unos prefacios claramente bautismales, respondiendo a las lecturas evangélicas, que presentan los grandes temas cuaresmales del agua (la samaritana), la luz (el ciego de nacimiento) y la vida (Lázaro).
Como ya hemos indicado hay otros dos prefacios de Pasión, para los últimos días de la Cuaresma y Semana Santa.
Son once prefacios en total. Podemos sacar provecho de ellos para nuestra predicación y nuestra catequesis. En ellos están las ideas-fuerza del misterio de salvación que sucede en nuestro camino cuaresmal-pascual. 
d. Plegarias Eucarísticas.
Pueden usarse las dos plegarias eucarísticas sobre la reconciliación, sobre todo los días miércoles y viernes, que son los días más penitenciales de la Cuaresma.
e. Monición introductoria al Padrenuestro.
Durante el tiempo de Cuaresma, puede ser sugestivo recalcar en la monición al Padrenuestro la petición: "Perdónanos nuestras ofensas", o bien "Líbranos del mal".
f. Bendición Solemne y Oraciones sobre el pueblo.
La nueva edición del Misal Romano en castellano (1988), ha incorporado una bendición solemne para este tiempo, que en la edición anterior del Misal no existía. Por ello será oportuno usarla sobre todo el Miércoles de Ceniza y los domingos de Cuaresma.
También se pueden usar para los domingos las "oraciones sobre el pueblo" que trae el Misal Romano al final del elenco de las Bendiciones Solemnes, y que son las antiguas bendiciones romanas. Para los domingos las más aconsejables son las de los números 4, 11, 18, 20 y 21. No hay que olvidar el domingo VI de Cuaresma o de Pasión tiene bendición propia.
Si para las ferias se quiere emplear alguna de las "oraciones sobre el pueblo", las más apropiadas son las de los números, 6, 10, 12, 15, 17 y 24. La 17 resulta muy apropiada para los días viernes.
2. Programa de cantos.
a) Canto de entrada de la misa.
Este canto ha de dar el color cuaresmal al conjunto de la celebración eucarística. Debe ser penitencial o, en los días viernes y en las dos últimas semanas, alusivos a la cruz del Señor. Por tanto hay que poner mucho cuidado en su elección.
b) Salmo responsorial.
Se debe respetar siempre en la liturgia de la Misa y no ser alegremente sustituido por cualquier canto. No nos cansaremos de decir que el Salmo forma parte integral de la Liturgia de la Palabra; que es Palabra de Dios, y que la palabra divina nunca puede ser sustituida por la palabra humana.
En la medida de lo posible se debe cantar. Pero si la asamblea no puede cantar la antífona propia del salmo de la misa, se pueden buscar algunas antífonas aplicables a todas las misas, siempre y cuanto estas antífonas respeten el sentido del salmo.
Así por ejemplo se pueden seleccionar antífonas penitenciales, cuando el salmo sea penitencial (por ejemplo, "Perdón, Señor, Perdón"; o "Sí me levantaré"); o aclamaciones que aludan a la pasión del Señor, cuando el salmo sugiera la oración de Cristo en la cruz (por ejemplo "Protégeme Dios mío").
En caso que esto tampoco se pueda hacer es preferible leer el salmo, y la asamblea responder con la antífona indicada, a cantar una respuesta que no tenga el mismo sentido del salmo.
c) Aclamación antes del evangelio.
Pueden hacerse estas indicaciones:
- Es mejor reservarla únicamente para los días más solemnes (domingos y tres primeras ferias de Semana Santa), y omitirla en las ferias.
- Nunca la debe cantar un solista (no es un segundo salmo responsorial), sino la asamblea o un coro. Lo mejor es que sea un canto vibrante y aclamación a Cristo que hablará en el santo evangelio.
d) Cantos de comunión.
Deberán evitarse los que tuvieren un matiz penitencial, pues la comunión es siempre un momento festivo. En el momento de comulgar no se trata de crear un ambiente cuaresmal, sino acompañar festivamente la procesión eucarística. Por ello es bueno para este momento de la Santa Misa  escoger cantos alusivos al convite eucarístico.
e) Preparación de los cantos de la Vigilia y de la Cincuentena pascual.
Hay que dedicar durante la Cuaresma un tiempo cada semana para ensayar cantos pascuales. Esto no se sitúa solamente en la línea de una necesidad práctica con vistas a las fiestas y al tiempo litúrgico que se aproximan, sino que además contribuirá a vivir la Cuaresma como un camino hacia la pascua, creando el deseo de anhelar su celebración.
En esta línea, tiene tanta importancia los ensayos en sí como la explicación de algunos textos cantados. En estos ensayos cuaresmales debería procurarse que el repertorio pascual progresara de año en año, y, así, los cantos pascuales superaran los de los otros ciclos, como la Pascua supera en solemnidad las otras fiestas.
Como cantos más importantes podrían citarse:
Un "Aleluya" vibrante (y quizá nuevo) que, bien ensayado desde el principio de la Cuaresma, lo podría saber bien toda la asamblea.
Un "Gloria" solemne y extraordinario, que podría estrenarse en la Noche santa de Pascua y convertirse en el "Gloria" propio de la cincuentena, o por lo menos de la Octava de Pascua. Es bueno recordar que el "Gloria" que se escoja debe recoger en su totalidad el texto litúrgico del Misal Romano.
Aquel que cantará el "Pregón Pascual" en la Vigilia Pascual, deberá practicarlo con la suficiente anticipación y nunca dejar su ensayo para el último momento.
3. Preparación del cirio pascual.
El cirio pascual es quizás el signo más propio y expresivo de las celebraciones pascuales. Por ello, no es suficiente comprarlo (sería imperdonable usar el cirio de otros años, pues la Pascua es la renovación de todo), sino que es necesario ambientar su futura presencia, y, lograr que los fieles lo anhelen, pues el representa al Señor glorificado.
Por ello sugerimos que se organice el IV Domingo de Cuaresma una colecta entre los fieles para adquirirlo. El IV Domingo de Cuaresma, es el domingo de la alegría en el camino penitencial hacia la Pascua, y nos invita a pensar en la Pascua como una celebración ya muy próxima.
Con ello resultaría más verdadera la expresión que se cantará en el pregón pascual: "En esta noche de gracia, acepta, Padre santo, este sacrificio vespertino de alabanza que la santa Iglesia te ofrece por medio de sus ministros en la solemne ofrenda de este cirio".  Es evidente que esta expresión pierde todo su sentido si se usa un cirio que ya ha sido, por decirlo así, "ofrecido" anteriormente.   
4. Oración, mortificación y caridad.
Son las tres grandes prácticas cuaresmales o medios de la penitencia cristiana (ver Mt 6,1-6.16-18).
Ante todo, está la vida de oración, condición indispensable para el encuentro con Dios. En la oración, el cristiano ingresa en el diálogo íntimo con el Señor, deja que la gracia entre en su corazón y, a semejanza de Santa María, se abre a la oración del Espíritu cooperando a ella con su respuesta libre y generosa (ver Lc 1,38). Por tanto debemos en el este tiempo animar a nuestros fieles a una vida de oración más intensa.
Para ello podría ser aconsejable introducir el rezo de Laúdes o Vísperas, en la forma que resulte más adecuada: los domingos o en los días laborables, como una celebración independiente o unidos a la Misa; invitar a nuestros fieles a formar algún grupo de oración que se reúna establemente bajo nuestra guía, una vez por semana durante media hora. De esta manera además de rezar podemos enseñarles a hacer oración; incentivar la oración por la conversión de los pecadores, oración propia de este tiempo; etc. Además, no hay que olvidar que la Cuaresma es tiempo propicio para leer y meditar diariamente la Palabra de Dios.
Por ello sería muy bueno ofrecer a nuestros fieles la relación de las lecturas bíblicas de la liturgia de la Iglesia de cada día con la confianza de que su meditación sea de gran ayuda para la conversión personal que nos exige este tiempo litúrgico.
La mortificación y la renuncia, en las circunstancias ordinarias de nuestra vida, también constituyen un medio concreto  para vivir el espíritu de la Cuaresma. No se trata tanto de crear ocasiones extraordinarias, sino más bien ofrecer aquellas circunstancias cotidianas que nos son molestas; de aceptar con humildad, gozo y alegría, los distintos contratiempos que nos presenta el ritmo de la vida diaria, haciendo ocasión de ellos para unirnos a la cruz del Señor. De la misma manera, el renunciar a ciertas cosas legítimas nos ayuda a vivir el desapego y el desprendimiento. Incluso el fruto de esas renuncias y desprendimientos lo podemos traducir en alguna limosna para los pobres. Dentro de esta práctica cuaresmal están el ayuno y la abstinencia, de los que nos ocuparemos más adelante en un acápite especial.
La caridad. De entre las distintas prácticas cuaresmales que nos propone la Iglesia, la vivencia de la caridad ocupa un lugar especial. Así nos lo recuerda San León Magno: "estos días cuaresmales nos invitan de manera apremiante al ejercicio de la caridad; si deseamos llegar a la Pascua santificados en nuestro ser, debemos poner un interés especialísimo en la adquisición de esta virtud, que contiene en sí a las demás y cubre multitud de pecados". Esta vivencia de la caridad debemos vivirla de manera especial con aquel a quien tenemos más cerca, en el ambiente concreto en el que nos movemos. De esta manera, vamos construyendo en el otro "el bien más precioso y efectivo, que es el de la coherencia con la propia vocación cristiana" (JuanPablo II).      
"Hay mayor felicidad en dar que en recibir" (Hch 20,35). Según Juan Pablo II, el llamado a dar "no se trata de un simple llamamiento moral, ni de un mandato que llega al hombre desde fuera" sino que "está radicado en lo más hondo del corazón humano: toda persona siente el deseo de ponerse en contacto con los otros, y se realiza plenamente cuando se da libremente a los demás". "¿Cómo no ver en la Cuaresma la ocasión propicia para hacer opciones decididas de altruismo y generosidad? Como medios para combatir el desmedido apego al dinero, este tiempo propone la práctica eficaz del ayuno y la limosna. Privarse no sólo de lo superfluo, sino también de algo más, para distribuirlo a quien vive en necesidad, contribuye a la negación de sí mismo, sin la cual no hay auténtica praxis de vida cristiana. Nutriéndose con una oración incesante, el bautizado demuestra, además, la prioridad efectiva que Dios tiene en la propia vida".
Por ello será oportuno discernir, conforme a la realidad de nuestras comunidades, qué campañas a favor de los pobres podemos organizar durante la Cuaresma, y cómo debemos alentar a nuestros fieles a la caridad personal.
La oración, la mortificación y la caridad, nos ayudan a vivir la conversión pascual: del encierro del egoísmo (pecado), estas tres prácticas de la cuaresma nos ayuda a vivir la dinámica de la apertura a Dios, a nosotros mismos y a los demás.
5. La abstinencia y el ayuno.
La práctica del ayuno, tan característica desde la antigüedad en este tiempo litúrgico, es un "ejercicio" que libera voluntariamente de las necesidades de la vida terrena para redescubrir la necesidad de la vida que viene del cielo: "No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios" (Mt 4,4; ver Dt 8,3; Lc 4,4; antífona de comunión del I Domingo de Cuaresma)
¿Qué exige la Abstinencia y del  Ayuno?
La abstinencia prohíbe el uso de carnes, pero no de huevos, lactinios y cualquier condimento a base de grasa de animales. Son días de abstinencia todos los viernes del año.
El ayuno exige hacer una sola comida durante el día, pero no prohíbe tomar un poco de alimento por la mañana y por la noche, ateniéndose, en lo que respecta a la calidad y cantidad, a las costumbres locales aprobadas (Constitución Apostólica poenitemi, sobre doctrina y normas de la penitencia, III, 1,2). Son días de ayuno y abstinencia el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.
Según acuerdo de los Obispos del Perú reunidos en Enero de 1985, y conforme a las Normas complementarias de la Conferencia Episcopal Peruana al Código de Derecho Canónico de Enero de 1986 aprobadas por la Santa Sede, el Ayuno y la Abstinencia puede ser reemplazado por: 
- Prácticas de piedad (por ejemplo, lectura de la Sagrada Escritura, Santa Misa, Rezo del Santo Rosario).
- Mortificaciones corporales concretas.
- Abstención de bebidas alcohólicas, tabaco, espectáculos.
- Limosna según las propias posibilidades. Obras de caridad, etc.
¿Quiénes están llamados a la abstinencia y al ayuno?
A la Abstinencia de carne: los mayores de 14 años.
Al Ayuno: los mayores de edad (18 años) hasta los 59 años.
¿Por qué el Ayuno? Nos habla el Santo Padre:
"Es necesario dar una respuesta profunda a esta pregunta, para que quede clara la relación entre el ayuno y la conversión, esto es, la transformación espiritual que acerca el hombre a Dios.
"El abstenerse de la comida y la bebida tiene como fin introducir en al existencia del hombre no sólo el equilibrio necesario, sino también el desprendimiento de lo que se podría definir como "actitud consumística.
"Tal actitud ha venido a ser en nuestro tiempo una de las características de la civilización occidental. ¡La actitud consumística! El hombre, orientado hacia los bienes materiales, muy frecuentemente abusa de ellos. La civilización se mide entonces según la cantidad y la calidad de las cosas que están en condiciones de proveer al hombre y no se mide con el metro adecuado al hombre.
"Esta civilización de consumo suministra los bienes materiales no sólo para que sirvan al hombre en orden a desarrollar las actividades creativas y útiles, sino cada vez más para satisfacer los sentidos, la excitación que se deriva de ellos, el placer momentáneo, una multiplicación de sensaciones cada vez mayor.
"El hombre de hoy debe ayunar, es decir, abstenerse de muchos medios de consumo, de estímulos, de satisfacción de los sentidos: ayunar significa abstenerse de algo. El hombre es él mismo solo cuando logra decirse a sí mismo: No. No es la renuncia por la renuncia: sino para el mejor y más equilibrado desarrollo de sí mismo, para vivir mejor los valores superiores, para el dominio de sí mismo".
6. La Confesión.
La Cuaresma es tiempo penitencial por excelencia y por tanto se presenta como tiempo propicio para impulsar la pastoral de este sacramento conforme a lo que nos ha pedido recientemente el Santo Padre y nuestro Arzobispo Primado, ya que la confesión sacramental es la vía ordinaria para alcanzar el perdón y la remisión de los pecados graves cometidos después del Bautismo.
No hay que olvidar que nuestros fieles saben, por una larga tradición eclesial, que el tiempo de Cuaresma-Pascua está en relación con el precepto de la Iglesia de confesar los propios pecados graves, al menos una vez al año. Por todo ello, habrá que ofrecer horarios abundantes de confesiones.
7. La Cuaresma y la Piedad Popular.
La Cuaresma es tiempo propicio para una interacción fecunda entre liturgia y piedad popular. Entre las devociones de piedad popular más frecuentes durante la Cuaresma, que podemos alentar están:
La Veneración a Cristo Crucificado.
En el Triduo pascual, el Viernes Santo, dedicado a celebrar la Pasión del Señor, es el día por excelencia para la "Adoración de la santa Cruz". Sin embargo, la piedad popular desea anticipar la veneración cultual de la Cruz. De hecho, a lo largo de todo el tiempo cuaresmal, el viernes, que por una antiquísima tradición cristiana es el día conmemorativo de la Pasión de Cristo, los fieles dirigen con gusto su piedad hacia el misterio de la Cruz.
Contemplando al Salvador crucificado captan más fácilmente el significado del dolor inmenso e injusto que Jesús, el Santo, el Inocente, padeció por la salvación del hombre, y comprenden también el valor de su amor solidario y la eficacia de su sacrificio redentor.
En las manifestaciones de devoción a Cristo crucificado, los elementos acostumbrados de la piedad popular como cantos y oraciones, gestos como la ostensión y el beso de la cruz, la procesión y la bendición con la cruz, se combinan de diversas maneras, dando lugar a ejercicios de piedad que a veces resultan preciosos por su contenido y por su forma.
No obstante, la piedad respecto a la Cruz, con frecuencia, tiene necesidad de ser iluminada. Se debe mostrar a los fieles la referencia esencial de la Cruz al acontecimiento de la Resurrección: la Cruz y el sepulcro vacío, la Muerte y la Resurrección de Cristo, son inseparables en la narración evangélica y en el designio salvífico de Dios.
La Lectura de la Pasión del Señor.
Durante el tiempo de Cuaresma, el amor a Cristo crucificado deberá llevar a la comunidad cristiana a preferir el miércoles y el viernes, sobre todo, para la lectura de la Pasión del Señor.
Esta lectura, de gran sentido doctrinal, atrae la atención de los fieles tanto por el contenido como por la estructura narrativa, y suscita en ellos sentimientos de auténtica piedad: arrepentimiento de las culpas cometidas, porque los fieles perciben que la Muerte de Cristo ha sucedido para remisión de los pecados de todo el género humano y también de los propios; compasión y solidaridad con el Inocente injustamente perseguido; gratitud por el amor infinito que Jesús, el Hermano primogénito, ha demostrado en su Pasión para con todos los hombres, sus hermanos; decisión de seguir los ejemplos de mansedumbre, paciencia, misericordia, perdón de las ofensas y abandono confiado en las manos del Padre, que Jesús dio de modo abundante y eficaz durante su Pasión.
El Vía Crucis.
Entre los ejercicios de piedad con los que los fieles veneran la Pasión del Señor, hay pocos que sean tan estimados como el Vía Crucis. A través de este ejercicio de piedad los fieles recorren, participando con su afecto, el último tramo del camino recorrido por Jesús durante su vida terrena: del Monte de los Olivos, donde en el "huerto llamado Getsemani" (Mc 14,32) el Señor fue "presa de la angustia" (Lc 22,44), hasta el Monte Calvario, donde fue crucificado entre dos malhechores (ver Lc 23,33), al jardín donde fue sepultado en un sepulcro nuevo, excavado en la roca (ver Jn 19,40-42).
Un testimonio del amor del pueblo cristiano por este ejercicio de piedad son los innumerables Vía Crucis erigidos en las iglesias, en los santuarios, en los claustros e incluso al aire libre, en el campo, o en la subida a una colina, a la cual las diversas estaciones le confieren una fisonomía sugestiva. En el ejercicio de piedad del Vía Crucis confluyen también diversas expresiones características de la espiritualidad cristiana: la comprensión de la vida como camino o peregrinación; como paso, a través del misterio de la Cruz, del exilio terreno a la patria celeste; el deseo de conformarse profundamente con la Pasión de Cristo; las exigencias del seguimiento de Cristo, según la cual el discípulo debe caminar detrás del Maestro, llevando cada día su propia cruz (ver Lc 9,23) Por tanto debemos motivar su rezo los miércoles y/o viernes de cuaresma.
8. La Virgen María en la Cuaresma.
En el plan salvífico de Dios (ver Lc 2,34-35) están asociados Cristo crucificado y la Virgen dolorosa. Como Cristo es el "hombre de dolores" (Is 53,3), por medio del cual se ha complacido Dios en "reconciliar consigo todos los seres: los del cielo y los de la tierra, haciendo la paz por la sangre de su cruz" (Col 1,20), así María es la "mujer del dolor", que Dios ha querido asociar a su Hijo, como madre y partícipe de su Pasión. Desde los días de la infancia de Cristo, toda la vida de la Virgen, participando del rechazo de que era objeto su Hijo, transcurrió bajo el signo de la espada (ver Lc 2,35).
Por ello la Cuaresma es también tiempo oportuno para crecer en nuestro amor filial a Aquella que al pie de la Cruz nos entregó a su Hijo, y se entregó Ella misma con Él, por nuestra salvación. Este amor filial lo podemos expresar durante la Cuaresma impulsando ciertas devociones marianas propias de este tiempo: "Los siete dolores de Santa María Virgen"; la devoción a  "Nuestra Señora, la Virgen de los Dolores" (cuya memoria litúrgico se puede celebrar el viernes de la V semana de Cuaresma; y el rezo del Santo Rosario, especialmente los misterios de dolor.
También podemos impulsar el culto de la Virgen María a través de la colección de Misas de la Bienaventurada Virgen María, cuyos formularios de Cuaresma pueden ser usados el día sábado.
 
V.  NORMAS LITÚRGICAS COMPLEMENTARIAS.
1. Miércoles de Ceniza.
La bendición e imposición de la ceniza se hace después del evangelio y de la homilía. Con motivo de este rito penitencial, al empezar la misa de este día se suprime el acto penitencial acostumbrado. Por ello, después que el celebrante ha besado el altar, saluda al pueblo y, a continuación, se pueden decir las invocaciones, "Señor ten piedad", (sin anteponer otras frases, pues hoy no son el acto penitencial), y  la oración colecta, y se pasa a la liturgia de la palabra.
Después de la homilía se hace la bendición e imposición de la ceniza; acabada ésta, el celebrante se lava las manos y se continúa la celebración con la oración de los fieles.
2. Domingo IV de Cuaresma.
Por ser el domingo de la alegría en el camino cuaresmal hacia la Pascua, durante todo el domingo IV, desde las I Vísperas que se celebran el sábado anterior, es conveniente poner flores en el altar y tocar música durante las celebraciones. De esta manera se subraya a los fieles que esta cerca la gran fiesta de la Pascua y que el fruto de nuestro esfuerzo cuaresmal, será resucitar con el Señor a la vida verdadera.
3. Ferias de la V Semana de Cuaresma.
Las ferias de la V Semana de Cuaresma -antigua semana de Pasión- tienen unas pequeñas características propias: sin dejar de ser tiempo de Cuaresma, ya toman algo del color propio de la próxima Semana Santa y con ello inauguran, en cierta manera, la preparación del Triduo Pascual, llevándonos a la contemplación de la gloria de la cruz de Jesucristo.
Es conveniente no olvidar que en la misa, se dice todos los días el prefacio I de la Pasión del Señor.
(Desconozco el autor).

Meditacion para el Domingo II de Cuaresma del ciclo B.

II Domingo de Cuaresma
4 de marzo de 2012
 
LITURGIA DE LA PALABRA
 
LIBRO DEL GÉNESIS 22, 1-2.9-13.15-18

En aquellos días Dios puso a prueba a Abrahán llamándole:

-- ¡Abrahán!

Él respondió:

-- Aquí me tienes.

Dios le dijo:

-- Toma a tu hijo único, al que quieres, a Isaac, y vete al país de Moria y ofrécemelo en sacrificio, sobre uno de los montes que yo te indicaré.

Cuando llegaron al sitio que le había dicho Dios, Abrahán levantó allí un altar y apiló la leña, luego ató a su hijo Isaac y lo puso en el altar, encima de la leña. Entonces Abrahán tomó el cuchillo para degollar a su hijo; pero el ángel del Señor gritó desde el cielo:

-- ¡Abrahán, Abrahán!

Él contestó:

-- Aquí me tienes.

Dios le ordenó:

-- No alargues la mano contra tu hijo ni le hagas nada. Ahora sé que temes a Dios, porque no te has reservado a tu hijo, a tu único hijo.

Abrahán levantó los ojos y vio un carnero enredado por los cuernos en la maleza. Se acercó, tomó el carnero y lo ofreció en sacrificio en lugar de su hijo. El ángel del Señor volvió a gritar a Abrahán desde el cielo:

-- Juro por mí mismo --oráculo del Señor--: Por haber hecho eso, por no haberte reservado tu hijo, tu hijo único, te bendeciré, multiplicaré a tus descendientes como las estrellas del cielo y como la arena de la playa. Tus descendientes conquistaran las puertas de las ciudades enemigas. Todos los pueblos del mundo se bendecirán con tu descendencia, porque me has obedecido.

SALMO 115

R.- CAMINARÉ EN LA PRESENCIA DEL SEÑOR, EN EL PAÍS DE LA VIDA

CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS ROMANOS 8, 31b-34

Hermanos:

Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros? El que no perdonó a su propio Hijo, sino que lo entregó a la muerte por nosotros, ¿cómo no nos dará todo con Él? ¿Quién acusará a los elegidos de Dios? Dios es el que justifica, ¿Quién condenará? ¿Será acaso Cristo que murió, más aún, resucitó y está a la derecha de Dios, y que intercede por nosotros?

SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 9, 2, 10

En aquel tiempo, Jesús se llevó a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con ellos solos a una montaña alta, y se transfiguró delante de ellos. Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador, como no puede dejarlos ningún batanero del mundo.

Se les apreció Elías y Moisés conversando con Jesús. Entonces Pedro tomó la palabra y le dijo a Jesús:

-- Maestro. ¡Qué bien se está aquí! Vamos a hacer tres chozas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.

Estaban asustados y no sabía lo que decía. Se formó una nube que los cubrió y salió una voz de la nube:

-- Este es mi Hijo amado; escuchadlo.

De pronto, al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús, solo con ellos. Cuando bajaban de la montaña, Jesús los mandó:

-- No contéis a nadie lo que habéis visto hasta que el Hijo del Hombre resucite de entre los muertos.

Esto se les quedó grabado y discutían que querría decir aquello de resucitar de entre los muertos.

 
COMENTARIO DOMINICAL
 
Autor: José Antonio Pagola
Fuente:
http://www.eclesalia.net
 

Liberar la fuerza del Evangelio
 
El relato de la "Transfiguración de Jesús" fue desde el comienzo muy popular entre sus seguidores. No es un episodio más. La escena, recreada con diversos recursos de carácter simbólico, es grandiosa. Los evangelistas presentan a Jesús con el rostro resplandeciente mientras conversa con Moisés y Elías.

Los tres discípulos que lo han acompañado hasta la cumbre de la montaña quedan sobrecogidos. No saben qué pensar de todo aquello. El misterio que envuelve a Jesús es demasiado grande. Marcos dice que estaban asustados.

La escena culmina de forma extraña: «Se formó una nube que los cubrió y salió de la nube una voz: Este es mi Hijo amado. Escuchadlo». El movimiento de Jesús nació escuchando su llamada. Su Palabra, recogida más tarde en cuatro pequeños escritos, fue engendrando nuevos seguidores. La Iglesia vive escuchando su Evangelio.

Este mensaje de Jesús, encuentra hoy muchos obstáculos para llegar hasta los hombres y mujeres de nuestro tiempo. Al abandonar la práctica religiosa, muchos han dejado de escucharlo para siempre. Ya no oirán hablar de Jesús si no es de forma casual o distraída.

Tampoco quienes se acercan a las comunidades cristianas pueden apreciar fácilmente la Palabra de Jesús. Su mensaje se pierde entre otras prácticas, costumbres y doctrinas. Es difícil captar su importancia decisiva. La fuerza liberadora de su Evangelio queda a veces bloqueada por lenguajes y comentarios ajenos a su espíritu.

Sin embargo, también hoy, lo único decisivo que podemos ofrecer los cristianos a la sociedad moderna es la Buena Noticia proclamada por Jesús, y su proyecto de una vida más sana y digna. No podemos seguir reteniendo la fuerza humanizadora de su Evangelio.

Hemos de hacer que corra limpia, viva y abundante por nuestras comunidades. Que llegue hasta los hogares, que la puedan conocer quienes buscan un sentido nuevo a sus vidas, que la puedan escuchar quienes viven sin esperanza.

Hemos de aprender a leer juntos el Evangelio. Familiarizarnos con los relatos evangélicos. Ponernos en contacto directo e inmediato con la Buena Noticia de Jesús. En esto hemos de gastar las energías. De aquí empezará la renovación que necesita hoy la Iglesia.

Cuando la institución eclesiástica va perdiendo el poder de atracción que ha tenido durante siglos, hemos de descubrir la atracción que tiene Jesús, el Hijo amado de Dios, para quienes buscan verdad y vida. Dentro de pocos años, nos daremos cuenta de que todo nos está empujando a poner con más fidelidad su Buena Noticia en el centro del cristianismo.

Por la cruz pasajera a la gloria eterna.

Por la cruz pasajera a la gloria eterna

Domingo 2º de cuaresma – B / 05-03-20124

Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a Juan y los llevó a ellos solos a un monte alto. A la vista de ellos su aspecto cambió completamente.  Incluso sus ropas se volvieron resplandecientes, tan blancas como nadie en el mundo sería capaz de blanquearlas. Y se les aparecieron Elías y Moisés, que conversaban con Jesús. Pedro tomó la palabra y dijo a Jesús: - Maestro, ¡qué bueno es que estemos aquí! Levantemos tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías. En realidad no sabía lo que decía, porque estaban aturdidos.  En eso se formó una nube que los cubrió con su sombra, y desde la nube llegaron estas palabras: - Este es mi Hijo, el Amado; escúchenlo. Y de pronto, mirando a su alrededor, no vieron ya a nadie; sólo Jesús estaba con ellos. (Mc 9,2-10).

La gloriosa transfiguración de Jesús nos aclara el sentido real de la Cuaresma, de la penitencia, ayuno, limosna, oración: conseguir la libertad y la alegría en esta vida, y luego la resurrección y la gloria en la vida eterna.
Los discípulos, habían caído en un profundo abatimiento, porque la pasión y muerte del Maestro desbarataba sus sueños de un reino temporal. Tampoco podían sospechar que la muerte Jesús abriría para Él, para ellos y para la humanidad la puerta de la resurrección y del Reino eterno, inmensamente superior a la gloria de un reino temporal. No entendían eso de resucitar.
El Padre, al ver sufrir a su Hijo y a sus discípulos, quiere mostrarles a los tres preferidos de Jesús un anticipo de la gloria que les espera, gracias a la muerte y resurrección de Cristo. Pero no acaban de creer ni de entender.
Quizás tampoco nosotros acabamos de creer y entender que el sufrimiento y la muerte no acaban en sí mismos, sino que son fuente de felicidad sin fin y puerta de la gloria eterna, si los aceptamos y ofrecemos por amor.
La "transfiguración" del sufrimiento en felicidad, y de la muerte en resurrección y gloria, nos la garantiza la muerte y la resurrección de Jesús. Tenemos creer y vivir felices, sabiendo que Jesús resucitado está “con nosotros todos los días”, y que nos está preparando un puesto en el paraíso eterno. De lo contrario viviríamos esclavos del miedo al sufrimiento y a la muerte.
San Pablo nos enseña: "Si sufrimos con Cristo, reinaremos con Él; si morimos con Él, viviremos con Él". “Estén alegres cuando comparten los sufrimientos de Cristo”. "Los sufrimientos de esta vida no son nada en comparación con el peso de gloria que nos espera". "Para mí es con mucho lo mejor morirme para estar con Cristo". Tanto las alegrías como los sufrimientos de esta vida, tienen como fin asegurarnos a la felicidad de la gloria eterna.
Las palabras de Jesús: "Quien desee venirse conmigo, cargue con su cruz de cada día y me siga", podrían interpretarse así: "Quien desee compartir ya en la tierra mi alegría, y luego mi gloria en el cielo, abandone las falsas felicidades egoístas, asocie a mi Cruz las cruces de cada día, y al final, la muerte, para venirse conmigo a la resurrección y a la gloria de la vida eterna".
Poco antes de la Transfiguración, Pedro había confesado: "Tú eres el Mesías de Dios del Dios vivo". Y en el Tabor el Padre mismo confirma quién es Jesús: "Este es mi Hijo predilecto: escúchenlo". Luego Jesús dirá: "Quien escucha mi palabra y la cumple, tiene vida eterna y yo lo resucitaré en el último día". Hay que pasar del mero oír hablar de Jesús a escucharlo y hablarle, lo cual es posible gracias a su promesa infalible: “Yo estoy con ustedes todos los días”.
Por la fe hecha amor, podemos contemplar el rostro glorioso de Cristo y quedar radiantes, a pesar del sufrimiento. Esta presencia de Cristo vivo nos transfigura cada día, nos cristifica (nos hace otros Cristos). Y así podremos vivir la experiencia de San Pablo: "Para mí la vida es Cristo y una ganancia el morir".            
Génesis 22, 1-2. 9-13. 15-18 - Dios puso a prueba la fidelidad a Abraham. «¡Abraham!», le dijo. Él respondió: «Aquí estoy». Entonces Dios le siguió diciendo: «Toma a tu hijo único, el que tanto amas, a Isaac; ve a la región de Moria, y ofrécemelo en holocausto sobre la montaña que Yo te indicaré». Cuando llegaron al lugar que Dios le había indicado, Abraham erigió un altar, dispuso la leña, ató a su hijo Isaac, y lo puso sobre el altar encima de la leña. Luego tomó el cuchillo para inmolar a su hijo. Pero el Ángel del Señor lo llamó desde el cielo: «¡Abraham, Abraham!» «Aquí estoy», respondió él. Y el Ángel le dijo: «No pongas tu mano sobre el muchacho ni le hagas ningún daño. Ahora sé que temes a Dios, porque no me has negado ni siquiera a tu hijo único». Al levantar la vista, Abraham vio un carnero que tenía los cuernos enredados en una zarza. Entonces fue a tomar el carnero, y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo. Luego el Ángel del Señor llamó por segunda vez a Abraham y le dijo: «Juro por mí mismo --oráculo del Señor--: porque no me has negado a tu hijo único, Yo te colmaré de bendiciones y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como las arenas de las playas del mar».

Cuando Dios pide algo que cuesta, nos dará inmensamente más de lo que nos pide. Él nunca se deja vencer en generosidad. Dios le pidió Abraham su único hijo, Isaac; mas Dios se lo devolvió vivo, y lo hizo padre de una multitud de descendientes y de los creyentes. Dios nos da sin medida si le somos fieles.
La escena del monte Moria nos lleva al huerto de los Olivos: Jesús pide al Padre que le salve la vida física; sin embargo, el Hijo de Dios muere crucificado. Pero el Padre le da infinitamente más: la resurrección para Él, y para nosotros, con un cuerpo glorioso, inmensamente más perfecto. En esta perspectiva de la salvación, resurrección y felicidad eterna, hay que vivir todo sufrimiento y la misma muerte.
Los pueblos contemporáneos de Abraham solían inmolar niños primogénitos a los ídolos; pero Dios, al no permitir que el niño Isaac fuese inmolado por su padre, demuestra que Él no quiere sacrificios humanos.
Hoy se sacrifican a diario millones de niños a los ídolos del placer, del dinero y del poder, sobre todo con el aborto. Muy pocos luchan contra ese indecible holocausto de inocentes, cuya sangre clama al cielo pidiendo justicia contra una sociedad sin corazón. Esa horrible crueldad, ¿no estará incubando la autodestrucción de sociedades opulentas y también de las pobres?
Si nos ponemos a favor de la vida de los inocentes, Dios se pondrá a favor nuestro cuando nos llame.

Romanos 8, 31-34 - Hermanos: Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros? El que no le ahorró la vida ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿no nos concederá con Él toda clase de favores? ¿Quién podrá acusar a los elegidos de Dios? «Dios es el que justifica. ¿Quién se atreverá a condenarlos?» ¿Será acaso Jesucristo, el que murió, más aun, el que resucitó, y está a la derecha de Dios e intercede por nosotros?”

Dios tiene una paciencia infinita con nosotros, y “no quiere la muerte del pecador, sino que se convierta y se salve”. Nos da tiempo para que nos volvamos a Él. ¿Cómo podríamos desconfiar del perdón de Dios?
Dios, además del tiempo, nos da a su Hijo para que cargue en su cruz nuestros pecados y sufrimientos, e interceda por nosotros para darnos la resurrección. Si Dios nos perdona, ¿quién podrá condenarnos? Sólo nosotros podemos cerrarnos al perdón, negándonos a pedírselo y a convertirnos.
Y por el contrario: ¿Cómo podríamos despreciar tanta misericordia y hacer inútil tanto amor de Dios, no correspondiéndole con la conversión y con amor?
                  

P. Jesús Álvarez, ssp

Jesus clabado en la cruz.

20120302001407-crucifijo.jpg

Jesús clavado en la cruz
 
 
 
Jesús clavado en la Cruz. ¡Cuántas veces habremos oído estas palabras! Y como sucede con frecuencia, cuando algo se repite una y otra vez termina por perder su sentido, o simplemente nos acostumbramos. Clavado en la Cruz. ¡Clavado! No sabría explicar muy bien por qué pero siempre me he sentido atraído por la Cruz. Y desde hace algún tiempo, muy especialmente. De hecho, a menudo hago oración fijándome en Jesús crucificado y sintiendo Su dolor. A veces le acompaño en la subida al Gólgota, sufro a su lado, intento llevar durante unos momentos su Cruz, pero no puedo cargar con semejante peso y sufrimiento. Lloro con Él. Intento aliviar su sufrimiento de alguna manera.

Clavado. Jesús, mi Jesús, era (y es) Dios, pero era (y es) hombre como yo. Lo que quiere decir que sufría el dolor físico como nosotros lo sufrimos. Cuando llegó a lo alto de la colina, tumbaron la Cruz que había arrastrado en el suelo. Y a Él sobre ella. Ya llegaba malherido después de tanto latigazo, tanto insulto y tanto abandono. Estaba seguramente muerto de miedo por lo que le esperaba. Me duele imaginarlo, revivirlo. Pero quiero hacerlo. Quiero estar a su lado en esos momentos de horror y soledad. Obligaron a nuestro Jesús a tumbarse sobre la Cruz. Tomaron una de sus manos y con un clavo, y un martillo, le atravesaron para clavarle a la Cruz. Imagino sus gritos de dolor y su desgarro. Lloro. Cojo el crucifijo en mis manos y beso sus heridas. Ahora la otra mano. ¡Qué dolor! Y sangrando y lleno de dolor, aún tuvo que soportar que con otro clavo le atravesaran los pies. Más dolor, más sufrimiento, más desgarro.

Abandonado por sus amigos. Seguramente se sintió terriblemente solo. Perdido. Beso sus pies, mis lágrimas bañan la cruz, le susurro palabras de ánimo, le digo que el Padre le espera, que no le ha abandonado… Me mira y veo miedo en sus ojos; acaricio su cabeza: “tranquilo, Señor, que el Padre está aquí, contigo, y también tu Madre y tu amigo Juan, y aunque yo no soy nada, también estoy a tu lado. Y te quiero. Y te voy a tomar de la mano y hasta que te vayas con el Padre permaneceré a tu lado.” Si el Cielo me da fuerzas para ello.

Ahora alzan la Cruz. Jesús gime de dolor y yo siento en lo más profundo de mi corazón y de mi alma un profundo desgarro. No dejo de llorar. Pero sigo ahí, mirándole, acompañándole, diciéndole que le quiero más que a nada en esta vida, que no le dejaré solo jamás. Respira con dificultad, se le están encharcando los pulmones. Su tremenda agonía dura horas… Jesús grita, y sus gritos atraviesan desesperados el aire: “¡Padre, por qué me has abandonado?”. Pero es el dolor del hombre el que habla, el que duda… Y yo, más que nunca, más que en cualquier otro momento de Su vida, me quedo enamorado de su humanidad.

Jesús hombre. Vulnerable. Asustado. Solo. Desamparado. Yo quiero estar con Él, no separarme de su lado. Pero el Padre no se separa de su Hijo querido, al que nosotros, los hombres, hemos cosido a la Cruz. Le está esperando con los brazos abiertos. “Padre, perdónales porque no saben lo que hacen.” Y aparece Jesús-Dios, que todo lo comprende, todo lo perdona y que nos ama de forma incondicional, absoluta. Y yo no dejo de llorar por ese Amor tan grande a los que le hemos abandonado, traicionado, torturado y clavado vilmente a una cruz. Lloro y le amo. Y le acompaño y ruego al Padre que me deje llevar un trocito de su Cruz, que quiero compartir Su dolor, que siempre querré acompañarle en su agonía. Porque Jesús es mi Vida.
(
http://www.religionenlibertad.com
).

¿Como rezar el Via Crucis?

¿Cómo rezar el Vía Crucis?


http://www.san-pablo.com.ar/cat/index.php?seccion=recursos&id=139
 
Ponte cómodo, sentado o de rodillas. Pronuncia el nombre de la estación y luego puedes decir esta invocación:


“Te adoramos, Cristo, y te bendecimos, porque, por tu santa cruz, redimiste al mundo”.


Lee el pequeño pasaje de la Escritura.


En silencio, represéntate la escena. Los ruidos, la gente, el rostro de Jesús y el de los que él encuentra… Puedes imaginar que estás con María o que eres uno de los personajes que acompañan a Jesús. ¿Qué oración sube a tu corazón?

También puedes leer lentamente la oración de cada estación.
 
1ª Estación: Jesús es condenado a muerte
Pilato […], después de haberlo hecho azotar, lo entregó para que fuera crucificado.(Marcos 15, 15)
                                                                                     ¡Qué conmovedora la dulzura de Jesús delante de esa gente que lo quiere matar! ¡Qué paciente, qué sereno…!
Él responde tranquilamente, pero ¿quién creerá que es el Hijo de Dios? No lo quieren escuchar, lo acusan de blasfemo. ¿Pero cómo podría él hablar mal de Dios, puesto que es la Palabra de Dios?
 
Cuando yo condeno a los otros, cuando los juzgo, es a ti, Jesús, a quien rechazo. Señor Jesús, tú que no condenaste nunca a nadie, enséñame a amar como sólo tú sabes amar.
 
2ª Estación: Jesús carga con la cruz
 
Jesús, cargando sobre sí la cruz, salió de la ciudad para dirigirse al lugar llamado “del Cráneo”, en hebreo, “Gólgota”.(Juan 19, 17).
                                                                                              ¡Es tan pesada la cruz de Jesús! Le lastima los hombros ya lacerados por los golpes. Pero Jesús la carga, no huye delante del sufrimiento. Él acepta llevar, con su cruz, el peso de nuestros sufrimientos.
Acepta llevar, con su cruz, el peso de nuestra salvación. Nos quiere tanto…
 
Oh Jesús, llevas conmigo el peso de los pequeños y grandes sufrimientos de mi vida. Te ruego, Señor, por todos aquellos que sufren bajo el peso de las dificultades, de las injusticias y de toda clase de dolores.
 
3ª Estación: Jesús cae por primera vez
Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré.(Mateo 11, 28).
                                                                   
Es tan pesada, que Jesús, agotado, cae bajo el peso de la cruz. Humildemente, se vuelve a poner de pie y continúa su camino.
Son nuestras mentiras, nuestro orgullo, nuestra maldad que nos hacen caer. Jesús nos levanta, toma nuestras cruces, además de la suya, nos fortalece. No somos nada sin él.
Cuando estoy desanimado, cuando todo parece difícil, oh Jesús, dame tu fuerza. Ayúdame a levantarme para que no me quede aplastado por mi tristeza.
 
4ª Estación: Jesús encuentra a María, su madre
Simeón, después de bendecirlos, dijo a María, la madre: “Este niño será causa de caída y de elevación para muchos en Israel […]; y a ti misma una espada te atravesará el corazón […](Lucas 2, 34-35).
                                                              

María está al costado del camino. Ella le da ánimos a Jesús y lo acompaña hasta el final. Sus miradas llenas de amor se encuentran. Ella está allí, simplemente, lo ayuda con la fuerza de su amor. Pobre María, su corazón está traspasado de dolor, pero ella conserva la esperanza: ella bien sabe que él es el Hijo de Dios.
 
Señor Jesús, te pido por todos los niños del mundo, que sufren en el cuerpo o en el corazón y que no tienen una mamá cerca que los consuele. Que tu madre, la Virgen María, les dé su ternura.
 
5ª Estación: Simón de Cirene ayuda a Jesús a llevar su cruz
Cuando lo llevaban, detuvieron a un tal Simón de Cirene, que volvía del campo, y lo cargaron con la cruz, para que la llevara detrás de Jesús.(Lucas 23, 26)
                                                                                             
Simón no puede elegir: le ordenan ayudar a Jesús. Pero tiene un buen corazón y se siente conmovido por su sufrimiento. Lo ayuda tanto por la fuerza de sus brazos como por la de su compasión. Como él, nosotros también podemos ayudar a los otros a cargar sus “cruces”, podemos aliviar sus penas y estar atentos a sus necesidades.
 
Señor Jesús, ¿necesitas de mí para cargar tu cruz? Hazme atento a las necesidades de los que me rodean. Cuando yo los ayudo, es a ti a quien ayudo.
 
6ª Estación: La Verónica enjuga el rostro de Jesús
Despreciado, desechado por los hombres, abrumado de dolores y habituado al sufrimiento, como alguien ante quien se aparta el rostro, tan despreciado, que lo tuvimos por nada. Pero él soportaba nuestros sufrimientos y cargaba con nuestras dolencias, y nosotros lo considerábamos golpeado, herido por Dios y humillado.(Isaías 53, 3-4).
                                                                                     ¡Qué bello es el rostro de Verónica! ¡Qué suave es la mano que enjuga el rostro de Jesús! ¡Qué dulce es su mirada!

Jesús se detiene un instante ante ese gesto lleno de bondad y de compasión. Y, por ello, su rostro, marcado por tantas llagas y tanta fatiga, queda impreso sobre el lienzo que ella pasa por su frente. Oh Jesús, imprime en mi corazón, tu imagen para que trate de parecerme a ti.
 
Como Verónica que enjuga tu rostro, con mi amor, puedo aliviar a aquellos que sufren. Oh Jesús, te pido por los enfermos, las personas mayores, los que están solos y abandonados, por todos aquellos que están tristes y que quisiera consolar.


7ª Estación: Jesús cae por segunda vez
Al ser maltratado, se humillaba y ni siquiera abría su boca: como un cordero llevado al matadero, como una oveja muda ante el que la esquila, él no abría su boca. (Isaías 53, 7)
                                                                      
Tanta gente siguiendo a Jesús, ¿habrá sido empujado por la muchedumbre? El camino es tan malo, ¿habrá tropezado con alguna piedra? Cae rendido. La muchedumbre se estremece, y los soldados se impacientan. Lentamente, se levanta y continúa. Nuestras debilidades, nuestros malos hábitos, nos hacen caer seguido. Es la fuerza de Jesús la que nos levanta.
 
¡Hasta cuando hago buenos propósitos me cuesta cumplir! Oh Jesús, enséñame a no desanimarme y a aceptar humildemente mis caídas. Dame tu paciencia y tu fuerza.
 
8ª Estación: Jesús consuela a las mujeres
Pero Jesús, volviéndose hacia ellas, les dijo: “¡Hijas de Jerusalén!, no lloren por mí; lloren, más bien, por ustedes y por sus hijos.(Lucas 23, 28)
                                                                                   
En el camino, unas mujeres lloran y se lamentan. Están llenas de compasión al verlo pasar, agotado. Jesús, olvidándose de su sufrimiento, rompe el silencio para hacerles ver su propia miseria, abrir sus corazones para que cambien de vida. También nos propone, a nosotros, que convirtamos nuestro corazón, nuestros pensamientos, nuestras palabras y nuestras acciones.
 
¡Ya sabes, Señor, que veo más fácilmente los defectos de los otros que los míos propios! Enséñame a reconocer mis pecados y a seguir el camino del perdón. Ayúdame a salir de mi egoísmo y a abrir mi corazón.
 
9ª Estación: Jesús cae por tercera vez
Les aseguro que si el grano de trigo no cae en la tierra no muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto.(Juan 12, 24).
                                                                     
Tres veces Pedro lo negó; tres veces Jesús lo bendijo. Tres veces Jesús cae bajo el peso de la cruz, tres veces se vuelve a levantar. Sus fuerzas lo abandonan, pero no su voluntad. ¡Qué lección de coraje nos da!
Por amor a nosotros, irá hasta el final del camino. Tres días más tarde, resucitará.
 
A pesar de mis caídas y recaídas, yo sé, Señor Jesús, que tú me amas siempre. Gracias, Jesús, por levantarme y por concederme la alegría de tu perdón mediante el sacramento de la Reconciliación.
 
10ª Estación: Jesús es despojado de sus vestiduras
Después que los soldados crucificaron a Jesús, tomaron sus vestiduras y las dividieron en cuatro partes, una para cada uno.(Juan 19, 23)
                                                                                       
Todos aquellos que gritan, que lo empujan, tienen miradas burlonas, palabras despreciativas y corazones cerrados. Jesús es desnudado, humillado. Él no se queja, no se defiende. A pesar de las ofensas y los insultos, él sigue amándolos. Y resplandece en su dignidad.
 
Señor, nos creaste a tu imagen y semejanza. Tantos hombres son ofendidos, ultrajados, abofeteados… Jesús, porque los amas, reconoces su dignidad. Enséñame a mirar con amor a los pobres que encuentro.
 
11ª Estación: Jesús es crucificado
Al ver a la madre y cerca de ella al discípulo a quien él amaba, Jesús le dijo: “Mujer, aquí tienes a tu hijo”. Luego dijo al discípulo: “Aquí tienes a tu madre”. Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa.(Juan 19, 26-27)
                                                              
Mira, María está siempre presente, cerca de Jesús, ella no lo abandona. Mira, los pies de Jesús son traspasados. ¿Y si prestaras los tuyos para ir a anunciar el Evangelio? Mira, sus manos están lastimadas. ¿Y si prestaras las tuyas para ayudar a tus hermanos? Mira, los brazos de Jesús están abiertos. ¿Y si los dejaras abrazarte?
 
Sí, Señor Jesús, recibo a María como a mi propia madre. Con ella me quedo al pie de la cruz, con ella rezo para que tu amor llegue a todos los hombres.
 
12ª Estación: Jesús muere en la cruz
Cuando llegaron al lugar llamado “del Cráneo”, lo crucificaron […]. Jesús decía: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”.(Lucas 23, 33-34)
                                                                                    
Escucha a la muchedumbre que se agita al pie de la cruz. A pesar de sus gritos, Jesús habla con su Padre. Escucha su oración. Le pide su misericordia, puesto que él ya perdonó a los que lo crucificaron. A la brutalidad, responde con la dulzura. Al odio, responde con el amor.
Escucha el grito de Jesús en el momento de su muerte: es un grito de dolor, es también un grito de amor.
 
Señor Jesús, en el momento de tu muerte, tus brazos están abiertos para recibirnos y ofrecernos tu perdón. Enséñame, oh Jesús, a perdonar como tú me perdonas.
 
13ª Estación: Jesús es bajado de la cruz
Al atardecer, llegó un hombre rico de Arimatea, llamado José, que también se había hecho discípulo de Jesús, y fue a ver a Pilato para pedirle el cuerpo de Jesús. Pilato ordenó que se lo entregaran.(Mateo 27, 57-58)
                                                                          
Todos se han ido. María está todavía allí con Juan y algunos otros. Aparece José de Arimatea, un amigo de Jesús. Con el corazón partido, pero lleno de respeto, baja a Jesús de la cruz y lo deposita en los brazos de María para que lo abrace por última vez. María reza como su hijo le enseñó. Ella llora, reza y nos ama.
 
Oh María, cuando recibes el cuerpo de Jesús, tu dolor es infinito, pero él te deja su paz. Es tu paz, Jesús, la que habita en mí, cuando rezo. De ahora en más, quiero vivir, también, de esa paz.
 
14ª Estación: Jesús es sepultado
Entonces José tomó el cuerpo, lo envolvió en una sábana limpia y lo depositó en un sepulcro nuevo que se había hecho cavar en la roca. Después hizo rodar una gran piedra a la entrada del sepulcro, y se fue.(Mateo 27, 59-60)
                                                                          
¡Qué silencio de pronto! ¡Qué vacío también…! Ya no se lo ve a Jesús, no se lo escucha, no se lo puede tocar más, ni se le puede hablar. Todo parece perdido. Todo el mundo volvió a sus ocupaciones. María hace guardia y reza delante de esa tumba convertida en tabernáculo. Allí descansa el cuerpo de Jesús.
Por la eucaristía, él vendrá a renovar nuestros corazones.
 
Es en el silencio, oh Jesús, donde te muestras. Es en la eucaristía, oh Jesús, donde te das a mí. Cuando veo una hostia, es a ti a quien veo.
 
15ª Estación: Jesús resucita
El Ángel dijo a las mujeres: “No teman, yo sé que ustedes buscan a Jesús, el Crucificado. No está aquí, porque ha resucitado como lo había dicho”.(Mateo 28, 5-6)
                                                                                    
¡Qué bella es la mañana de Pascua!
En ese día de primavera, la naturaleza renace. El reflejo del sol ilumina a las mujeres que se acercan a la tumba. Pero algo las paraliza: ¡el sepulcro está vacío!
Un ángel las tranquiliza. Rápidamente salen corriendo para avisar a los apóstoles: ¡Jesús está vivo! Junto con Jesús, salgamos de nuestros sepulcros. Dejemos allí nuestros egoísmos, nuestros rencores, nuestras tristezas. Con él, somos llamados a la resurrección, ¡Aleluya!
 
Haz de mí, Señor, un testigo de tu amor. ¡Que la luz de tu resurrección ilumine mi corazón, que brille en mis ojos, que se refleje en todo lo que hago y en todo lo que digo!
 
 
(Extraído del libro Via Crucis, de Juliette Levivier, ed. San Pablo)

03/03/2012 21:59 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. VIA CRUCIS No hay comentarios. Comentar.

Diferencia entre carter y poster.

EL POSTER
LA IMAGEN FIJA:
EL POSTER

http://www.paracatequistas.com/DinaTemas.htm

Una aclaración terminológica

¿Es lo mismo un cartel que un póster? No. Veamos brevemente las diferencias entre uno y otro.

Un cartel es una idea de venta, hecha imagen gráfica, para ser vista y comprendida en un instante, y que se coloca en espacios exteriores.

La palabra póster procede del inglés (póster = cartel). Póster es una idea hecha imagen, gráfica o fotográfica, para ser contemplada despacio y que se coloca
generalmente en interiores. Así, en este caso, nos referimos a aquellos carteles que no tienen una finalidad utilitaria y comercial sino primordialmente
estética.

El póster, despojado de su finalidad publicitaria, se convierte en una imagen portadora de valores sociales, políticos, religiosos... (pósters de exaltación
de valores humanos, de famosos, de prevención de peligros inminentes, "antis", "pros"...) y de sentimientos personales (el póster es un elemento muy interesante
para la identificación y proyección de las personas).
Así como el cartel es para verlo un instante, el póster está hecho para mirarlo despacio, para contemplarlo un buen rato. Y de esa contemplación surgirán
sensaciones, sentimientos, reacciones, pensamientos... Todo ello puede provocar una dinámica comunicativa muy interesante en un grupo.
Cartel y póster tienen en común las dimensiones físicas de tamaño y el componente verbal. La imagen puede ser fotográfica o dibujo realizado con cualquier
tipo de técnica. El texto, si lo tiene, es muy breve, poético y sugerente.
En muchos casos, en el póster no hay texto. En otros casos, en el póster falta la imagen. Hay un texto breve y la imagen está formada por su disposición
tipográfica.

Utilización del póster en la catequesis

El póster puede estar colocado en el lugar donde vamos a trabajar con él: así, cuando el grupo llega, ve algo diferente, llama la atención, causa sorpresa
y surgen los primeros comentarios y reacciones.
Otra posibilidad es colocarlo, incluso pedir ayuda para ello, y mostrarlo cuando todos estén presentes. Así se fija rápidamente la atención del grupo y
se centra más fácilmente en el trabajo a realizar. En cualquier caso se puede rodear su colocación de un cierto ritual que cree desde el principio el clima
adecuado para la contemplación.

Una vez expuesto el póster:

* evitaremos cualquier explicación previa del contenido del póster (sería como contar una película antes de verla).

* Dejaremos unos momentos (un minuto o dos) de CONTEMPLACION: el catequista debe intentar despertar en el grupo la curiosidad, estimular al grupo no sólo
a ver sino a mirar, contemplar lo que hay delante, ir más allá de lo que aparece a primera vista, descubrir la interioridad de los personajes que aparecen
ahí, adivinar sus pensamientos, sus sentimientos, escuchar lo que han dicho antes de la escena que vemos y lo que dirán después... "Céntrate en la imagen,
qué es lo que ves ahí, qué es lo que te dice, qué te recuerda, te pasó a ti algo parecido, qué te sucedió entonces, cómo reaccionaste, cómo reaccionaron
los demás, qué pensaste sobre ello...... pueden ser algunas preguntas de partida.

* Canalizar las PRIMERAS EXPRESIONES Y COMENTARIOS: hay que aprovechar esos comentarios primeros de los que hablábamos antes, ocurrencias, intuiciones,
todas las expresiones no verbales (sonrisas, caras de extrañeza, miradas ... ) para, a partir de ellas, realizar reflexiones de mayor profundidad. Si esas
primeras expresiones no surgen, se pueden provocar con una pregunta como "¿qué os sugiere lo que veis?". Para ello, la lluvia de ideas puede ser una técnica
que facilite la participación de todos en aquellos grupos a los que les cuesta empezar.

* Conducir el DIALOGO, sin frenar dirigir o manipular, haciendo que todos tomen parte en el diálogo. Puede ocurrir que los primeros comentarios o aportaciones
del grupo desborden o se desvíen del plan inicialmente pensado por el catequista: no importa. Hay que aceptar todas las aportaciones y luego, en la discusión
por parte del grupo, se elegirá la orientación del tema, orientación que puede no coincidir exactamente con lo previsto. "El Espíritu sopla por donde quiere..."

* Profundizar en la REFLEXIÓN: a partir de esos primeros comentarios, se realizará un trabajo de profundización: "Qué falta o que sobra en el póster, qué
me llama más la atención, qué sentimientos me produce, con experiencia mía lo relaciono, qué hecho de la historia me recuerda, qué situación de clase o
del grupo se le asemeja, a qué persona o personaje se lo enseñaría, qué tipo de música le iría bien, con qué otra expresión verbal plástica, dramática,
musical lo relaciono..." pueden ser preguntas a trabajar en esta fase de reflexión.

* Realizar OTRAS ACTIVIDADES a partir del póster:
Lista con 8 elementos
• . ponerle un título; escribir un cuento, una poesía, un slogan o algo semejante;
• . si hay personajes, escribir lo que piensan, inventar un diálogo entre ellos, continuar y ampliar las escenas con la que se inicia el póster y representarla;
• - realizar un póster sobre el mismo tema a partir de las aportaciones de todo el grupo;
• aportar una noticia tomada del periódico que tenga que ver con el póster;
• . buscar una música o canción adecuada al póster; o, sin más, expresarle con ruidos: ponerle una "banda sonora";
• - buscar y leer texto o libros, especialmente novelas, que tengan algo que ver con el póster;
• - ver en común y comentar algún montaje audiovisual o alguna película sobre el tema planteado;
• enseñar los pósters que uno tiene, explicando qué es lo que le dicen y por qué le gustan.
fin de lista

Como ya hemos comentado alguna otra vez, la creatividad del catequista se tiene que poner en juego para sacarle el máximo partido al póster. Complementar
el póster con cualquier otra técnica de expresión, que no sea necesariamente la palabra, es algo que está al alcance de todos. Una vez trabajado el póster
puede dejarse colocado un cierto tiempo a modo de "recuerdo" del tema planteado y de las vivencias grupales.

BIBLIOGRAFIA Y MATERIALES
ALEIXANDRE D. y OTERO H., Pósters para la Catequesis I-II-IíI, CCS, Mad,id, 1987-9.
BOTANA A., El póster en la educación de la fe, La Salle, Burgos, 1989.
COMISION EPISCOPAL DE ENSEÑANZA, Pósters "Padre Nuestro", Edice, Madrid.
OTERO A., Pósters con humor. Para educar al hombre, CCS, Madrid, 1982 (colección de 29 p6sters con guía didáctica).

José Ramón Salvador
Departamento Diocesano de Audiovisuales.
Donostia-San Sebastián

 

El cambio es una eleccion.

El Cambio es una Elección

“¿Por qué se ha de temer a los cambios? Toda la vida es un cambio. ¿Por qué hemos de temerle?” George Herbert

Hace unos días recibí de una persona, que al parecer estaba desesperada por cambiar su situación, una pregunta  muy  interesante “¿Puede mi vida cambiar hoy?”. De seguro también te habrás hecho esta pregunta.

Mi respuesta fue un rotundo sí. Nuestra vida puede cambiar cuando hacemos una elección consciente de nuestros pensamientos y acciones. Nosotros ganamos cuando nos comprometemos con las elecciones que hacemos. Alguien dijo: “La diferencia entre donde estás hoy  y donde quieres estar mañana es por el compromiso que hagas para llegar allí.”

Ningún cambio se da sin elección.  Probablemente nada ocurra en el instante pero si hiciste una elección y te comprometes con ese cambio, ya has dado un  cambio en tu vida.

¿Qué cambios necesitas dar hoy en tu vida? ¿Estás listo o lista para cambiar?

A veces pensamos que cambiar o el cambio es difícil, pero la verdad es que nosotros somos los difíciles, los duros e inflexibles. A veces esperamos que las personas o cosas cambien  cuando el cambio debe comenzar por mí. A veces preferimos no cambiar porque tenemos miedo de equivocarnos  y fracasar.

Cambio es igual a flexibilidad. No temas cambiar, no temas fracasar. Asume riesgos, dale propósito a tu vida.

De seguro conoces el ciclo vital de una mariposa que consiste en cuatro etapas: Huevo, larva (oruga), pupa, mariposa. Las mariposas comienzan su vida en forma de huevos. Al huevo le toma de dos a tres semanas eclosionar en una larva u oruga.

La oruga se alimenta de una gran cantidad de hojas. Durante su crecimiento muda de piel varias veces. Después teje una crisálida y se convierte en una pupa. Generalmente esta etapa dura de uno a dos meses.

Ocurren muchos cambios en la etapa de crisálida. Las alas, las patas y el resto de la mariposa se forman dentro de la crisálida. La pupa se vuelve cada vez más transparente. La oruga termina la milagrosa transformación en una bella mariposa en aproximadamente dos semanas.

Cuando concluye el período normal en forma de crisálida, la mariposa lucha por salir de la misma. Después de separarse completamente de ella, la mariposa expulsa líquido del extremo de su abdomen. Este líquido es el desecho acumulado durante su etapa de crisálida.

Expande sus alas al máximo y les hace entrar sangre a la fuerza. Después de que las alas se secan y se endurecen, vuela en busca de una pareja para extender el ciclo de la vida.

La pupa es la última etapa antes de emerger como una mariposa adulta. La mariposa es una criatura muy frágil, especialmente durante la etapa de pupa, pues sus movimientos en la crisálida son muy limitados. Se enfrenta a ataques fatales por parte de sus depredadores, como ser: aves, libélulas, arañas, iguanas, lagartijas, ratones y otros animales. Mientras más escamas caigan de sus alas, más se acortará su vida. Así que los niños que atrapan a mariposas en sus travesuras, de hecho están acortando su vida. Ya que la pupa es incapaz de evitar a depredadores potenciales, ésta tiende a estar bien camuflada.

Una hermosa mariposa recién emergida está ahora creando nueva belleza en el mundo. Evidentemente deberá desafiar al mal tiempo, a las condiciones ambientales cambiantes y siempre estar alerta a sus depredadores.

Puedes ver que el riesgo no siempre conduce al fracaso y que aun en medio del dolor puede surgir belleza, alegría, felicidad. Cuando tienes una determinación a cambiar se activan recursos  para hacer ese cambio realidad.

La elección de cambiar es tuya. ¿Crees que tu vida puede cambiar hoy?

“—¿Cómo que “si puedo”? —preguntó Jesús—. Todo es posible si uno cree.” Marcos 9, 23

En amor y liderazgo,

Pedro Sifontes
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

03/03/2012 22:01 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

La Eucaristia fuente de espiritualidad laical.

LA  EUCARISTIA  FUENTE DE ESPIRITUALIDAD LAICAL

 

1.- OBJETIVO: 

 

Acercarnos al misterio de la  Eucaristía, vínculo de caridad  y  confiados en la presencia prometida por el mismo Señor Resucitado: “Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mt. 28,20) recibamos el impulso para “remar mar adentro”.

 

2.-  REVISION DEL TRABAJO PERSONAL

      

Quienes participamos podemos comentar

nuestras experiencias sobre la tarea anterior.

 

3.-  PARTIR DE LA EXPERIENCIA Y REVIVIRLA

 

      Voluntariamente responderemos con sinceridad a las siguientes preguntas.

 

a)  ¿Qué encuentras en la  Eucaristía?

 

4.-  DOCTRINA O CONTENIDO DEL TEMA

 

      Lectura compartida: cada quien leerá un párrafo.

      Al final se harán los comentarios.

 

“Sursum corda”  “Arriba los corazones”

 

El Congreso Eucarístico Internacional a celebrarse del 10 al 17 de Octubre en Guadalajara, Jalisco,  es un acontecimiento en el cual , la Iglesia universal rinde homenaje con toda su fe, su amor, su humildad y su santo orgullo al Divino fundador que se oculta bajo el velo de las especies sacramentales, a Jesucristo.

 

Enciende en las almas la fe y el amor a Jesús Sacramentado, para que mediante el aprecio más consciente y el amor rendido de la Santísima Eucaristía se robustezca la fe de la humanidad en Dios y pueda gozar de la alegría de una vida más armónica, más pacífica y dichosa del género humano ya cansado en la lucha.

 

Es también una protesta, solemne, imponente a todos aquellos que hoy día no persiguen otro objetivo que extirpar la fe de los corazones humanos.

 

Vivió el Señor treinta y tres años bajo figura visible en la tierra. Después – terminada su carrera mortal – volvió gloriosamente a su Padre celestial, mas su corazón amantísimo no quiso separarse de nosotros para siempre.

 “No os dejaré huérfanos” (Jn. 14,18) dijo a sus discípulos en la Ultima Cena. “Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”  (Mt. 28,20)    dijo en el momento de la despedida.

 

Y cumple la promesa en sentido literal.

 

Cristo por nosotros, Cristo en nosotros, Cristo entre nosotros

 

Nuestro Señor Jesucristo obró el milagro infinito de su amor, por tres motivos.

Primero, para renovar en el sacrificio de la Santa Misa el sacrificio que ofreció un día en la Santa Cruz;

 

( Cristo por nosotros, en la Santa Misa) .

Segundo, para dar vida a nuestras almas mediante su Cuerpo sacratísimo y Su sangre preciosísima en la Sagrada Comunión;

(Cristo en nosotros, en la sagrada comunión) .

 

Tercero, para que habitando El en medio de nosotros, en los altares de nuestros templos, podamos nosotros acudir a El en cualquier momento implorando su ayuda para las luchas de la vida.

(Cristo entre nosotros, en el tabernáculo).

 

En aquella hostia, que se halla entre nosotros está presente Jesucristo, “vere, realiter et substantialiter”; verdaderamente,  realmente, substancialmente.

 

Jesucristo promete la Eucaristía
 

Cafarnaún. .   un tropel de gente. . . , un día antes el Señor había obrado un milagro portentoso: sació con cinco panes y dos peces a cinco mil hombres. “Me da compasión esta multitud de gentes, porque hace ya tres días que están conmigo, y no tienen qué comer” (Mc.8,2)

Y para que no murieran de hambre les dio de comer de manera milagrosa.

 

¡Fina preparación psicológica, este milagro, para el discurso del día siguiente!

El Señor empieza su discurso con cierto aire de reproche, porque ve que el pueblo se acerca esperando una nueva multiplicación de panes: “Ustedes me buscan, porque les he dado de comer con panes hasta saciarlos”

 

Y prepara el anuncio de la gran nueva: “Trabajen para tener no tanto el manjar que se consume, sino el que dura hasta la vida eterna, el cual será dado por el Hijo del Hombre” (Jn 6,26-27)

 

La gente se intriga: ¿qué clase de manjar nos dará si no es pan?

Y Jesús ya les dice sin rodeos: “Yo soy el pan vivo que he descendido del cielo...; el pan que les daré es mi misma carne, la cual daré para la vida del mundo”

(Jn 6,51-52)

Los oyentes interpretaron sus palabras al pie de la letra – así como aún hoy las interpreta la Iglesia –  , y de ahí se originó una gran discusión. ¿Cómo puede éste darnos a comer su carne? (Jn 6,53)

 

El Señor observa la conmoción, oye la discusión..., ¿y  qué hace? Si hubiera querido que sus palabras no se tomaran en sentido literal, necesariamente habría tenido que corregirlas.

 

Pero no hizo corrección alguna. Al contrario, repitió con más fibra lo que había dicho “En verdad, en verdad os digo que si no comiéreis la carne del Hijo del hombre y no bebiéreis su sangre, no tendréis  vida en vosotros” (Jn6,54)

 

Jesucristo instituye la Eucaristía
 

En la Ultima Cena llegó el momento de la Institución

 

Aquel Cristo que  principió la serie de sus milagros en las bodas de Caná, transformando el agua en vino, cerrará su carrera mortal cambiando el pan y el vino en su cuerpo y su sangre.

 

Toda la doctrina referente a la Eucaristía se funda en tres breves frases del Señor. Estas son: “este es mi cuerpo”, “ésta  es mi sangre”   y “haced esto en memoria mía”  ( Lc.22,19-20)

El mundo no había oído palabras de una importancia tan decisiva.

 

Palabras que aún a los apóstoles seguramente  asombrarían y ni siquiera las habrían creído de no haber visto ya antes muchas otras cosas prodigiosas:

 

En la multiplicación de los panes, en el mandato al mar alborotado, en la transfiguración en el monte Tabor.

Se comprende que inclinaran la cabeza con la humildad del alma creyente al oír estas palabras “Esto es mi cuerpo”, “esta es mi sangre”.

 

Esta doctrina es completamente cierta, con una sola salvedad: a no ser que Cristo quiera que sus palabras sean interpretadas simbólicamente y no al pié de la letra.

 

En tal caso tendría que escoger otras expresiones, otras palabras. O escogiendo las que escogió tendría que ampliar su explicación.

Si no quería que se entendiera literalmente lo que dijo, habría tenido que añadir a  manera de explicación:

 

 - < Pero cuidado, entiéndanme bien. Yo sólo quiero decir que  éste será el “memorial”, el “símbolo” de mi cuerpo, > o tal vez habría tenido que decir que: 

 

 - < en este pan, está “simbólicamente” mi cuerpo >, o que : < al recibir este pan será  “como si recibieran   mi cuerpo” >.

 

Pero en ningún momento insinúa ni con una sola palabra, que lo que ha dicho  se entienda de otra manera.

 

Ciertamente no comprendemos cómo es posible, mas no es motivo suficiente para dudar.

 

¿Acaso comprendemos cómo fue posible que Cristo deteniéndose ante la tumba de Lázaro, que hacía cuatro

días que estaba sepultado, pronunciara unas breves palabras – “Lázaro sal fuera” (Jn 11,43) – y el muerto resucitara?    ¿Puede alguien comprenderlo?

 

Pues fue el mismo Cristo quien dijo sobre el pan: “Este es mi cuerpo”  “esta es mi sangre” y fue el mismo Cristo quien dijo a sus apóstoles: “Haced esto en memoria mía”.

 

¿Quién se atreve a dudar?

El Santísimo Sacramento es Cristo mismo que sigue viviendo entre nosotros, que nos invita a volver el rostro hacia el Padre celestial.

 

Si creemos que Jesucristo se quedó entre nosotros, en nosotros y por nosotros, desempeñemos con gozo la misión a la que El mismo nos llamó.

 

 

5.-  ENCUENTRO CON LA PALABRA DE DIOS

 

Nos ponemos de pie.

   Alguien lee el siguiente pasaje de la Sagrada Escritura.

 

 

. . .  “Señor mío y Dios mío”  (Juan 20,28)
 

6.-  SILENCIO Y REFLEXION

 

     Guardamos silencio para acoger la Palabra de Dios.

 

7.-  CONFRONTAR NUESTRA REALIDAD PERSONAL

      CON LA PALABRA DE DIOS

 

      Todos podemos compartir nuestra reflexión en el 

      encuentro con la Palabra de Dios.

 

a)     Comparte: ¿cómo son tus encuentros con el Santísimo  Sacramento? 

¿Frecuentes, distantes, gozosos, petitorios,  

 quejumbrosos, dolientes, agradecidos?

 

8.- ORACION COMUNITARIA

 

      Haremos en voz alta – personal y voluntariamente –

      la oración que Dios haga surgir en nuestro corazón.

 

9.-  TAREA

 

Frecuentar, en lo posible,  la Sagrada Eucaristía y las visitas al Santísimo.

 

10.-  CANTO Y DESPEDIDA

 

ES  MI CUERPO, TOMAD Y COMED

 

Coro:    ES MI CUERPO, TOMAD Y COMED;

             ES MI SANGRE, TOMAD Y BEBED.

             PORQUE YO SOY VIDA, YO SOY AMOR.               

            OH SEÑOR, NOS REUNIREMOS EN TU AMOR.

 

Estrofas:                    I

El Señor nos da su amor como nadie nos lo dio.

El nos guía como estrella en la inmensa oscuridad.

Al partir juntos el pan, Él nos llena de su amor:

Pan de Dios, el pan comamos de amistad.

 

                                    II

El Señor nos da su amor como nadie nos lo dio.

Como todos sus amigos trabajaba en Nazareth,

carpintero se alegró, trabajando en su taller:

con sus manos Cristo obrero trabajó.

 

                                    III

El Señor nos da su amor como nadie nos lo dio:

era tan grande y tan hondo que murió sobre una cruz,

era tan fuerte su amor, que de la muerte triunfó.

de la tumba sale libre y vencedor.

 

                                    IV

El Señor nos da su amor como nadie nos lo dio.

el reúne a sus amigos en la mesa del amor.

en el mundo todos son carne y sangre del Señor,

nada puede separarnos de su amor.

 

fuente:

ACCION CATOLICA MEXICANA

JUNTA NACIONAL - COMISION DE ESTUDIO

Jesus transforma nuestra entrega. Cuaresma infantil.

Dinámica que nos puede servir para este tiempo litúrgico
 
Jesús transforma nuestra entrega
Propuesta de encuentro catequístico para prepararnos a poner en manos de Jesús nuestra vida para que él la transforme. Es un encuentro que sirve para que el grupo de participantes le dé sentido al momento de la ofrenda en la celebración de la misa.   Adaptado de un encuentro preparado por María Inés Casalá y Juan Carlos Pisano.

Primer momento:
 
Unos chicos que participaron de un campeonato intercolegial, al mismo tiempo estaban organizando una kermese con el objetivo de recaudar dinero para el viaje de fin de año.
Cuando el profesor de educación física los citaba para el entrenamiento, no estaban concentrados porque tenían la cabeza puesta en otras cosas. No prestaban atención a las indicaciones del entrenador  y no recordaban las jugadas preparadas.
Los entrenamientos se realizaban por la tardecita, después de que habían pasado una o dos horas preparando los estands o cargando sillas o cajones, y ya no tenían ganas de correr o realizar ejercicios. Ellos habían puesto todo su entusiasmo en el viaje y el campeonato lo habían dejado en último lugar. ¿Qué ocurrió con este equipo durante el campeonato?
Todos sabemos que los resultados no fueron buenos. En los partidos se cansaron y no tenían ninguna estrategia. Se pelearon porque querían ganar y, al no conseguirlo, nadie quería aceptar su responsabilidad.
 
Conversar con los niños:
 
¿Qué le faltó al equipo para hacer un buen papel en el campeonato?
 
Los chicos no tenían ganas, entusiasmo, esfuerzo...
Podemos decir que no pusieron todo su corazón en el entrenamiento. No fueron capaces de dar a cada actividad su tiempo y su lugar. No se dieron cuenta de que tenían que poner el corazón y su amor en la tarea grupal que debían encarar.
 
Les faltó VER
Escribir en el pizarrón y completar las vocales para descubrir tres cosas que no pueden faltar en el VER.
 
1)      V _ D _    _ N T _ R _ _ R
 
2)      _ N T R _ G _
 
3)      R _ N _ N C _ _
 
Una vez que descubren las tres palabras, preguntamos:
¿Qué significa "vida interior", "entrega" y "renuncia" en la vida concreta de un chico de la edad de ustedes?
 
Iluminación:
Leer: Marcos 12, 41-44
 
Comentar:
La viuda, a los ojos de los hombres dio poco. Pero, a los ojos de Jesús dio mucho. ¿Por qué? ¿Cuál es la actitud de la viuda? ¿Cuál es nuestra actitud cuando damos? ¿Qué somos capaces de dar?
Jesús nos enseña con el ejemplo de la viuda, cuál es el camino que él mismo emprendió entregando su vida por nosotros. Todos tenemos algo para dar, sólo debemos buscarlo en nuestro corazón y ofrecérselo a Jesús. Cada cosa que pongamos en las manos de Dios, él la multiplica para nuestro bien y el de los hermanos.
 
Luego, cada uno dibuja un árbol con varios frutos vacíos. Inmediatamente escribe dentro de ellos  lo que va a ofrecer a Jesús para que él lo haga crecer.
 
Oración:
 
En la Misa, antes de recibir el pan de Jesús, llevamos al altar el pan que él transformará en pan de vida. En ese momento, también ofrecemos nuestra vida para que él la transforme.
Conversamos acerca del significado de esta oración y la rezamos: "Bendito seas Señor, Dios del universo, por este pan, fruto de la tierra y del trabajo de los hombres que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos, él será para nosotros pan de vida".
 
“La Paz de Cristo en el Reino de Cristo”
=========================================
Acción Católica de la Diócesis de Querétaro.
http://accioncatolicaqueretaro.wordpress.com
http://www.facebook.com/accioncatolicaqueretaro
accioncatolicaqueretaro@yahoo.es


Jose Luis Aboytes
Coordinador Internet

La respuesta de Dios.

P. Benjamín Sánchez Espinoza, Fr’ Asinello


LA RESPUESTA DE DIOS


¡Oh Dios crucificado! ¿Se te acabó la sangre?
¡Responde, Jesucristo! ¿Ya no eres Redentor?
¡Ha muerto la esperanza sobre tu rostro exagüe!...
¿Transido de impotencia calló tu corazón?


Así, ante el crucifijo, que grita su tragedia,
oraba el misionero; se le anudó la voz
entre las fauces secas de angustia y de miseria
y en un sollozo inmenso su súplica quebró…
(El alba se asomaba por las tapias del huerto,
en los azahares blancos se perfumaba el sol).


“La de perfil oscuro, la raza de obsidiana,
la que lleva un abismo en sus ojos sin sol;
la raza de suplicio, que ante la roja llama
que hace rosas sus plantas no llora de dolor…
Esa raza de piedra… ¡No puede tener alma,
no merece siquiera a la cruz del Redentor!”


Así vociferaba ante las llenas arcas
el rubio aventurero sin ley ni corazón;
mientras repleto de oro, por las azules aguas,
navegaba arrogante el hispano galeón…
¡Y sus velas hinchadas iban tintas en sangre,
y sus tesoros iban temblando con horror!


¡Pobre raza de piedra! Tu rostro de tortura
como el rostro de Cristo es hiel de imploración
y tu perfil estoico de ingenuidad de niño
es un remanso oscuro de cruel contradicción.
El misionero llora: Salva, Señor al indio;
un animal, le dicen, que no tiene salvación.


¡Pobre raza de piedra! Siempre serás el mismo
símbolo encarnizado del pobre pecador…
Ante la turbamulta que te contempla impávida,
el fariseo o el fraile ¿quién tiene la razón?
No pidas la respuesta sutil al metafísico:
¡Escucha la respuesta pronunciada por Dios!...


Celestes clarines esbeltos preludian el paso del alba
que viene,
los verdes nopales del triste collado despiden
alegres un raro fulgor…
Detrás del recodo se escuchan los pasos cansados del indio.
La Madre lo espera poniendo en el iris del aire temblores de amor.


¿Qué dice al mirarlo la Virgen Morena
que al indio palpita cual roja amapola del viento su frío corazón?


Hijito pequeño –suspira su boca-, hijito querido, tu Madre
soy yo.
No temas; las penas de invierno florecen en rosas;
recoge puñados, van ellas en prenda de tu filiación.


Por la mañana augusta sembrada de diamantes
afila sus saetas el arquero del sol…
lleva el indio cetrino mucha miel en la entraña
y sus labios entornan esta excelsa canción:


Ya las piedras del monte reventaron en rosas,
ya los indios de piedra ¡son hermanos de Dios!
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

La taza de te.

La taza de te

Un hombre calvo y demacrado se hallaba en su cama, la cara pálida, le habían trasplantado la médula ósea porque tenía leucemia.

La enfermera Hanne Dina se le acercó, lo saludó y le preguntó si quería sopa y él dijo que no, que solo quería dormir. Al rato Hanne le llevó la medicina y él se la tomó con disgusto y volvió a hundirse en la almohada.

Hanne fue a la cocina del hospital preparó para ella una taza de te, preparó una bandeja y colocó la tetera y dos tazas y se dirigió al cuarto del enfermo preguntandole: Lo molesto si tomo el té aquí? Quisiera ver las noticias acá mientras tomo el té.

Claro que no me molesta respondió. Ella encendió el televisor mientras le decía: Traje una taza extra por si quiere té. Sí, me sirve media taza, por favor, respondió el enfermo.

Al día siguiente Hanne volvió con la bandeja y dos tazas y así lo hizo por una semana. A los pocos días se fue: se había restablecido lo suficiente para irse a terminar su convalecencia en su casa.

Cuatro meses más tarde Hanne estaba en un centro comercial cuando oyó una voz potente. ¡ Hanne, que gusto de verla". La enfermera lo reconoció. Era el enfermo de la taza de té. Él la abrazó y presentándole a la esposa , dijo: " Ésta es Hanne, la mujer que me salvó la vida con una taza de té".

Pequeños gestos pueden mostrar grandes amores y grandes simpatías. No tenemos idea de lo que Dios puede hacer con lo poco que tenemos a mano. Pueden ser dos panes y dos peces pero con el aderezo del corazón algo milagroso puede suceder. No menosprecies lo poco que tiene y extiéndelo hoy al que está cerca de ti.

"Les aseguro que Dios no se olvidará de premiar al que dé un vaso de agua fresca a uno de mis seguidores, aunque se trate del menos importante".Mt 10, 42

Luego tomó los cinco panes y los pescados, y dio gracias a Dios. Partió los panes y los pescados en pedazos y se los entregó a sus discípulos, y ellos los repartieron a la gente.Mateo 15, 36

Jesús les dijo: -Denles ustedes de comer. Pero ellos respondieron: -Sólo tenemos cinco panes y dos pescados. Si fuéramos a dar de comer a toda esta gente, tendríamos que ir a comprar comida,  Lc 9, 13
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

03/03/2012 22:07 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Lecturas de la Misa del Sabado I de Cuaresma meditadas brevemente.

Lecturas del Sábado 03 de Marzo de 2012

Sábado 1ª semana de Cuaresma

Santoral: Emeterio, Celedonio,Marino

Deuteronomio 26,16-19: Serás el pueblo santo del Señor
Salmo: 118: Dichoso el que camina en la voluntad del Señor.
Mateo 5,43-48: Sean perfectos como es perfecto el Padre

Deuteronomio 26,16-19


Serás el pueblo santo del Señor
Moisés habló al pueblo, diciendo: "Hoy te manda el Señor, tu Dios, que cumplas estos mandatos y decretos. Guárdalos y cúmplelos con todo el corazón y con toda el alma. Hoy te has comprometido a aceptar lo que el Señor te propone: Que él será tu Dios, que tú irás por sus caminos, guardarás sus mandatos, preceptos y decretos, y escucharás su voz. Hoy se compromete el Señor a aceptar lo que tú le propones: Que serás su propio pueblo, como te prometió, que guardarás todos sus preceptos, que él te elevará en gloria, nombre y esplendor, por encima de todas las naciones que ha hecho, y que serás el pueblo santo del Señor, como ha dicho."

Salmo responsorial: 118


Dichoso el que camina en la voluntad del Señor.
Dichoso el que, con vida intachable, / camina en la voluntad del Señor; / dichoso el que, guardando sus preceptos, / lo busca de todo corazón. R.

Tú promulgas tus decretos / para que se observen exactamente. / Ojalá esté firme mi camino, / para cumplir tus consignas. R.

Te alabaré con sincero corazón / cuando aprenda tus justos mandamientos. / Quiero guardar tus leyes exactamente, / tú, no me abandones. R.


Mateo 5,43-48


Sed perfectos como vuestro Padre celestial
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Habéis oído que se dijo: "Amarás a tu prójimo" y aborrecerás a tu enemigo. Yo, en cambio, os digo: Amad a vuestros enemigos, y rezad por los que os persiguen. Así seréis hijos de vuestro Padre que está en el cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos. Porque, si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos? Y si saludáis sólo a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de extraordinario? ¿No hacen lo mismo también los gentiles? Por tanto, sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto."

Comentarios

Jesús cuestiona la letra de ley, su lógica interna. Notemos que lo que la ley judía propone es lógica y proporcional. Lo normal es que tengamos en alta estima a las personas con quienes congeniamos y nos llevamos bien.

Lo lógico es que las personas con quienes tenemos dificultades, conflictos, las alejemos de nosotros. La propuesta de Jesús “subvierte” la lógica común y corriente.

 Amar al enemigo, es decir, acogerlo, no atacarlo, no rechazarlo. Orar por él e invitarlo a la conversión y reconciliación. En esto consiste la superación de la letra de la ley que propone Jesús. Como se dijo anteriormente, romper el círculo de la violencia y la agresión.

Instaurar una nueva forma de relaciones entre las personas como el signo más eficaz y contundente de que “algo nuevo” está naciendo. El Reino de Dios ha llegado porque el orden establecido sobre la conveniencia y el cumplimiento está siendo reemplazado por la misericordia y la compasión.

Qué bien viene esta palabra de Jesús para decirles a todos que solo la lógica del amor, del diálogo abierto, del perdón y la reconciliación logrará instaurar un orden nuevo fundamentado en la paz y la justicia.
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

03/03/2012 22:08 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. CUARESMA. SABADO I No hay comentarios. Comentar.

Lecturas de la Misa del Viernes I de Cuaresma meditadas brevemente.

Lecturas del Viernes 02 de Marzo de 2012

Viernes 1ª semana de Cuaresma

Santoral: Simplicio

Ez 18,21-28: ¿Acaso quiero yo la muerte del malvado, y no que se convierta de su conducta y que viva?
Salmo 129: Si llevas cuenta de los delitos, Señor, ¿quién podrá resistir?
Mt 5,20-26: Vete primero a reconciliarte con tu hermano

Ezequiel 18,21-28


¿Acaso quiero yo la muerte del malvado, y no que se convierta de su conducta y que viva?
Así dice el Señor Dios: "Si el malvado se convierte de los pecados cometidos y guarda mis preceptos, practica el derecho y la justicia, ciertamente vivirá y no morirá. No se le tendrán en cuenta los delitos que cometió, por la justicia que hizo, vivirá. ¿Acaso quiero yo la muerte del malvado -oráculo del Señor-, y no que se convierta de su conducta y que viva? Si el justo se aparta de su justicia y comete maldad, imitando las abominaciones del malvado, ¿vivirá acaso?; no se tendrá en cuenta la justicia que hizo: por la iniquidad que perpetró y por el pecado que cometió, morirá.

Comentáis: "No es justo el proceder del Señor." Escuchad, casa de Israel: ¿Es injusto mi proceder?, ¿o no es vuestro proceder el que es injusto? Cuando el justo se aparta de su justicia, comete la maldad y muere, muere por la maldad que cometió. Y cuando el malvado se convierte de la maldad que hizo y practica el derecho y la justicia, él mismo salva su vida. Si recapacita y se convierte de los delitos cometidos, ciertamente vivirá y no morirá."


Salmo responsorial: 129


Si llevas cuenta de los delitos, Señor, ¿quién podrá resistir?
Desde lo hondo a ti grito, Señor; / Señor, escucha mi voz; / estén tus oídos atentos / a la voz de mi súplica. R.

Si llevas cuenta de los delitos, Señor, / ¿quién podrá resistir? / Pero de ti procede el perdón, / y así infundes respeto. R.

Mi alma espera en el Señor, / espera en su palabra; / mi alma aguarda al Señor, / más que el centinela la aurora. / Aguarde Israel al Señor, / como el centinela la aurora. R.

Porque del Señor viene la misericordia, / la redención copiosa; / y él redimirá a Israel / de todos sus delitos. R.


Mateo 5,20-26


Vete primero a reconciliarte con tu hermano
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Si no sois mejores que los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos. Habéis oído que se dijo a los antiguos: "No matarás", y el que mate será procesado. Pero yo os digo: Todo el que esté peleado con su hermano será procesado. Y si uno llama a su hermano "imbécil", tendrá que comparecer ante el Sanedrín, y si lo llama "renegado", merece la condena del fuego.

Por tanto, si cuando vas a poner tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí mismo de que tu hermano tiene quejas contra ti, deja allí tu ofrenda ante el altar y vete primero a reconciliarte con tu hermano, y entonces vuelve a presentar tu ofrenda. Con el que te pone pleito, procura arreglarte en seguida, mientras vais todavía de camino, no sea que te entregue al juez, y el juez al alguacil, y te metan en la cárcel. Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último cuarto."

Comentarios

La propuesta de Jesús es muy simple, pero a la vez, demasiado exigente y radical. Los escribas y fariseos eran cumplidores estrictos de la ley, pero Jesús advierte a sus seguidores que no sean como ellos. Pero tampoco se puede decir que Jesús no cumple la ley.

Como buen judío asume los preceptos legales de su tiempo. Pero Jesús supera la ley. A veces la ley es fuente de conflicto y generadora de un espiral de injusticias y violencias. Jesús rompe dicho espiral superando lo estrictamente estipulado por el complejo código legal judío.

El perdón, la reconciliación, la interpelación silenciosa y contundente ante quien agrede y provoca, eran armas eficaces para romper los círculos viciosos de la violencia y generar un nuevo proceso de reconstrucción y reparación de los estragos causados por el abuso del poder.

Nuestros pueblos viven acorralados por la violencia, la corrupción y la injusticia, la mayoría de las veces orquestada por los gobernantes de turno. Esta situación ha generado verdaderos espirales de violencia de todo género que va ascendiendo progresiva y peligrosamente. Nosotros, seguidores de Jesús, tenemos la misión de dar testimonio para contribuir a romper ese círculo perverso que destruye y retrasa la paz.
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

03/03/2012 22:10 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. CUARESMA. VIERNES I No hay comentarios. Comentar.

Lecturas meditadas y oraciones de la Misa del Sabado I de Cuaresma. Pedidos de oraciones.

Que a gusto estoy contigo en oracion, Señor y Padre mio. Pero que facil es que convierta mi oracion en un necio monologo, en palabreria centrada en mi mismo… Por eso te pido, humildemente, la luz y la fuerza de tu Espiritu Santo que pueden transfigurar esta meditación en un autentico momento de contemplacion.
MISA 3 de Marzo, Santoral, PETICIONES Y REFLEXIONES
SABADO 3
Santos: Emulado y Caledonia o Celedonio de Calahorra, martires; Catalina Maria Drexel, fundadora. Beato Pedro Renato Roque, martir.
Visperas I del domingo: 2a semana del Salterio. Tomo II: pp. 1201, 3 y 116. Para los fieles: pp. 555 y 178. Edición popular: pp. 108 y 430. Feria (Morado)
 
ENTRE LA ELECCION Y EL AMOR UNIVERSAL
 
Dt 26, 16-19; Mt 5, 43-48
 
El ultimo de los libros del Pentateuco enfatiza la condicion aparentemente privilegiada de Israel. Dios los ha elegido de entre muchos pueblos para vivir el compromiso de la alianza. No es en manera alguna un privilegio, sino una responsabilidad. El pueblo tiene que mantenerse atento a la voz de Dios, atender a sus mandatos justos y cumplirlos. El Señor Jesus ensancha en el Evangelio de san Mateo la responsabilidad de los discipulos: ellos, sus seguidores no son una secta cerrada, ni una agrupacion mafiosa. Es una comunidad abierta que busca acoger sin condiciones, a quienes sufren alguna necesidad. Estan dispuestos a vivir asi, porque asi vive su Dios, derramando sus favores y beneficios sobre hombres y mujeres de toda condicion y origen.
 
ANTIFONA DE ENTRADA (Sal 18, 8)
La ley del Señor es perfecta y reconforta el corazon; el testimonio del Señor es veraz y vuelve sabios a los sencillos.
 
ORACION COLECTA
Señor y Padre eterno, haz que se conviertan a ti nuestros corazones a fin de que, viviendo consagrados enteramente a tu servicio, te busquemos siempre a ti y nos dediquemos a la practica de las obras de misericordia.
Por nuestro Señor Jesucristo...
 
LITURGIA DE LA PALABRA
 
Seras un pueblo consagrado al Señor, tu Dios.
 
Del libro del Deuteronomio: 26, 16-19
 
En aquel tiempo, hablo Moises al pueblo y le dijo: "El Señor, tu Dios, te manda hoy que cumplas estas leyes y decretos; guardalos, por lo tanto, y ponlos en practica con todo tu corazon y con toda tu alma.
Hoy has oido al Señor declarar que El sera tu Dios, pero solo si tu caminas por sus sendas, guardas sus leyes, mandatos y decretos, y escuchas su voz.
Hoy el Señor te ha oido declarar que tu seras el pueblo de su propiedad, como El te lo ha prometido, pero solo si guardas sus mandamientos. Por eso ael te elevara en gloria, renombre y esplendor, por encima de todas las naciones que ha hecho y tu seras un pueblo consagrado al Señor, tu Dios, como El te lo ha prometido". Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.
 
Del salmo 178
R/ Dichoso el que cumple la voluntad del Señor.
 
Dichoso el hombre de conducta intachable, que cumple la ley del Señor. Dichoso el que es fiel a sus enseñanzas y lo busca de todo corazon.
R/ Dichoso el que cumple la voluntad del Señor.
 
Tu, Señor has dado tus preceptos para que se observen exactamente. Ojala que mis pasos se encaminen al cumplimiento de tus mandamientos.
R/ Dichoso el que cumple la voluntad del Señor.
 
Te alabare con sincero corazon, cuando haya aprendido tus justos mandamientos. Quiero cumplir tu ley exactamente. Tu, Señor, no me abandones. R/ Dichoso el que cumple la voluntad del Señor.
 
ACLAMACION (2 Co 6, 2) Honor y gloria a ti, Señor Jesus.
Ahora es el tiempo favorable, ahora es el dia de la salvacion. R/.
 
Sean perfectos, como su Padre celestial es perfecto.
 
LECTURA Evangelio Mateo capitulo 5, versiculos 43 al 48
 
En aquel tiempo, Jesus dijo a sus discipulos: "Han oído que se dijo: Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo. Yo, en cambio, les digo: Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian y rueguen por los que los persiguen y calumnian, para que sean hijos de su Padre celestial, que hace salir su sol sobre los buenos y los malos, y manda su lluvia sobre los justos y los injustos.
Porque, si ustedes aman a los que los aman, ¿que recompensa merecen? ¿No hacen eso mismo los publicanos? Y si saludan tan sólo a sus hermanos, ¿que hacen de extraordinario? ¿No hacen eso mismo los paganos? Ustedes, pues, sean perfectos, como su Padre celestial es perfecto".Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesus.
 
Oracion introductoria
Señor y Padre mio, dame la inocencia de un niño que confia plenamente en su padre. Tu me invitas a estar contigo en la oracion para transformar mi corazon y, asi, puede salir de mí mismo y servir a los demas. Permite que sepa responder.
 
Peticion
Señor, ayudame a ser el ultimo y el servidor de todos, especialmente en mi familia.
 
REFLEXION Evangelio Mateo capitulo 5, versiculos 43 al 48
 
Jesus es muy claro al indicarnos el camino real del amor: “Amar a todos… hacer siempre el bien… rogar por los demas…”
 
En efecto el amor tiene primacia sobre todo lo demas. A veces podemos no sentir ninguna simpatia por los demas, podemos estar cansados de tal defecto de una persona, nos podemos sentir heridos por la actitud de un amigo o del conyuge, y la lista se puede alargar, sin embargo, siempre podemos amar, con independencia de las circunstancias. El amor siempre puede ejercitarse, tanto en lo bueno como en lo malo.
 
Para vivir asi, lo primero es dejarse amar por Dios. Creer en su amor; y es que con gran facilidad dudamos de el. Hemos de confiar ciegamente en el amor de Dios por nosotros. Asi, sabiendonos amados por Dios, a pesar de nuestra pobreza estaremos en mejores condiciones de corresponderle, y de poner en practica lo mismo en relacion con los demas.
 
Para amar a los demas con la misma medida en que Dios los ama comencemos por practicar la paciencia. Paciencia con los defectos del projimo. Muchas veces la impaciencia es reflejo de cuanto nos ponemos en primer lugar a nosotros mismos, de cuanto nos apegamos a nuestros criterios, y cuán estrecho puede ser nuestro corazon para aceptar a los demas.
 
Jesus dio su vida por todos los hombres y nos llama a dar la nuestra tambien por los demas. Pero no podremos cumplir su mandato del amor si no comenzamos con los pequenos detalles de cada dia, de paciencia, comprension, perdon, caridad.
 
ORACION SOBRE LAS OFRENDAS
Que la celebracion de este sacramento nos purifique, Señor, de nuestras faltas y nos haga dignos de participar de tu Eucaristia.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
 
ANTIFONA DE LA COMUNION (Mt 5, 48)
Sean perfectos, como su Padre celestial es perfecto, dice el Señor.
 
ORACION DESPUES DE LA COMUNION
Ayuda, Señor, y reconforta siempre a estos hijos tuyos, a quienes has iluminado con tu palabra y alimentado con tu sacramento.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
 
 OTRAS REFLEXIONES AL EVANGELIO DE HOY
 
REFLEXION Evangelio san Mateo capitulo 5, versiculos 43 al 48.
 
Con estas palabras termina Mateo este capitulo para indicar con claridad que ser cristiano es algo totalmente distinto a todo lo demas. No se trata pues de una filosofia, ni de una religion en si misma, sino de un estilo diferente de ser, de vivir y de pensar. El ser bueno con los que nos tratan bien, el orar por los que son parte de nuestra familia, el llevar buenas relaciones con los que nos corresponden en le trato, no tiene ningun merito... esto es la manera normal de comportarse. El cristiano es diferente y esto es lo que llama la atencion de los demas. Cuando en nuestra oficina o en nuestro medio nos encontramos con personas dificiles de tratar, cuando nuestro propio jefe o alguien del Staff nos hace la vida pesada, es precisamente el momento de mostrar nuestra realidad " en Cristo". Nadie, por ciego que sea, pasara desapercibido cuando un cristiano es insultado o perseguido por ser bueno, compasivo y justo, y ante la agresion devuelve siempre una sonrisa o un gesto de amor; nadie pasara desapercibido el semblante sereno y pacifico de aquellos que viven en el amor de Dios y no dan cabida al odio o al rencor. Jesus, no nos dio opciones pues dijo: " Sean perfectos". La respuesta es tuya.
Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Abrele tu corazon.
Como Maria, todo por Jesus y para Jesus.
Pbro. Ernesto Maria Caro
 
Marzo 3
Tremendo misterio este que de las oraciones y voluntarios sacrificios de unos pocos, depende la salvacion de muchos". (Pio XII)
 
A las almas adoloridas, que cargan pesos insufribles, a quienes sus cruces pareciera aplastar sin remedio, el recuerdo del valor pleno de sentido del dolor otorga al sufrimiento una trascendencia del que estan privados los paganos. Recomendamos vivamente su lectura y hacer de su difusion un apostolado
 
Desde el mas profundo sentido de comunion deseo, de todo corazon, que a este tiempo de quejas, llantos y reproches dirigidos al Padre por tantas personas que viven en sus carnes un dolor tan hondo, le sigan algunos momentos de paz y silencio, suficientes como para poder oir las respuestas y consuelos que el Buen Dios susurra a sus hijos que sufren
 
DIOS PODEROSO DADOR DE LA SALUD
 
Les pido oracion por el Dr. Jose Gregorio Quintero quien padece cancer en el higado en nombre de nuestro Señor les pido oren mucho, desde de Colombia pido esta peticion pues pido que mi Dios le de una oportunidad para que el siga curando sus enfermos. Elcy
 
Les pido que me ayuden a orar por mi mamita Maria Vergara Ruiz, quien hoy se sintio con un dolor muy fuerte en el pecho, se le hizo electrocardiograma que dentro de los parametros estaba bien, por que esta con marcapaso, el medico dijo que habia que tener cuidado esta en reposo absoluto, por que si esto sigue deben internarla esta con medicinas, ella es muy valiente, pero esta vez se siente decaida y con muchos dolores, desde ya les agradezco de corazon,  miles de bendiciones. Besitos. July
 
El P. Eduardo Silio, sera operado en el Sanatorio Modelo de Quilmes. Se le colocara una protesis. Sera operado por el Dr. Sholtz, reconocido cirujano. Su medico oncologo es el Dr. Badano. +P. Obispo Carlos José Tissera
 
El P. Anibal Alegre internado en el Hospital “El Cruce”, 2° Piso, internacion de adultos, habitacion 10. El parte medico de hoy manifiesta que permanece “estable”. Se alimenta por sonda y algo por boca. De la operacion de la clavicula evoluciona bien. En los proximos dias debera abandonar el hospital, debera tener asistencia permanente. +P. Obispo Carlos Jose Tissera
 
Pedido de oracion por 2 niñas en Lima, Marianita (9) tiene escoliosis, que el Padre le enderece la columna, solo El puede hacerlo. Su poder es el unico. Luciana (6) tiene sindrome de deficiencia de atencion. El Señor le devuelva la sanacion y prosiga sus dias en perfecta salud. Padre ABBA, en Ti confiamos y esperamos. Bendicenos Señor Rey de los Cielos y la Tierra. Amen. Elena Chavez Bravo
 
Hola amigos en Cristo, les pido que rueguen: ¡Padre Altisimo en Tu mano esta Mariela Rumiche de Roldsgard y su bb concedele los mejores medicos para ellas. Hoy la regresaron a  casa con pastillas para ayudar el parto, la vio una enfermera (estan en un pais socialista). Maria Conforti.
 
AGRADECIMIENTO A DIOS
 
Cumpleaños de Nany
Cumpleanos de Marcela (iaia_map@live.com.ar)
 
Te doy gracias Señor por todos los favores concedidos por las suplicas escuchadas y por todo lo que se me vas a conceder GRACIAS y bendiciones a todos uds. Donasol
 
POR LAS NECESIDADES DE
 
Muchas gracias por la oracion para los enfermos, les escribo desde Guayaquil-Ecuador, les ruego con oraciones para mi tia Anita Ramos de Piguave que esta en terapia intensiva en la Clinica Kennedy de la ciudad de Guayaquil, solo un milagro de DIOS puede salvarla, lleva hoy 40 dias ahi y hasta ahora no hay mejoria, el Padre le dio la uncion de enfermos y desde ahi ha mejorado un poquito, Gracias que DIOS y la Virgen Santisima los bendigan. Julia Raquel
 
Queridos todos, Ricardo Matas es un gran amigo y servidor del Señor, el radica en Chile, y podemos leer en sus pocas lineas, la necesidad de elevar en oracion su busqueda de trabajo, que cada ocasion se vuelve mas dificil, pero para el Señor cuando oramos unidos como su pueblo, el se conmueve y convierte lo imposible en realidad, con solo una palabra suya, amado Jesus, apiadate de los padres y de todos los que andan en busca de trabajo, a que vean tus tesoros celestiales en la tierra, te lo pedimos Señor, !! Ven con nosotros a caminar..Santa Maria ven. Que el Señor nos bendiga, Joaquin
 
Dios te pido por el trabajo de mi esposo que le renoven su contrato, te lo ruegomi Dios Todopoderos y Virgencita mia gracias por escucharme se que vuestra voluntad es maravillosa y ayudaran en todo gracias los amo Dios, virgencita, mis angeles, mis arcangeles gracias no se olviden que los amo y los amare por siempre. Mercedes
 
Gracias por dar esta oportunidad. Quiero pedirles de favor que eleven sus oraciones ante el todo poderoso Padre celestial, para que ayude a Luis David Rodriguez Gonzalez, a quien le estan achacando un delito que no cometio y pude que lo envien a la carcel, pero es inocente, por tal razon les pido su oracion. Gracias. Y que Dios los bendiga. Juan Manuel
 
Q. E. P. D.
 
Walter Raul Villalba Arellano
Hermel Hinojosa Ureña
Haydee Esvelida Zambrano Ronquillo
Cristian Solorzano Pico
Oscar VERA BAEZ,
 
PALANCAS POR QUIENES HAN PARTIDO A SU QUINTO DIA
 
Ofrezcamos tambien nuestras PALANCAS y oraciones por aquellos que, habiendo vivido los 3 Dias del Cursillo de Cristiandad, compartieron con nosotros su CUARTO Dia, fermentando de Evangelio los ambientes, y que hoy, llamados por el Senor a su presencia, se encuentran viviendo su QUINTO Dia.
 
Por los que llegaran a su destino final hoy, que lo hagan en Gracia de Dios
 
Por las benditas almas del Purgatorio


ECUADOR
 
ENVIE SU PETICION DE ORACION  a
 
wpauta@gmail.com,
 
wpauta@yahoo.es,
 
indicando su nombre y peticion
 
P.D. Si Ud., quiere referirse a este envio por favor copiar el ASUNTO
 
http://grupodeoraciondivinonio.blogspot.com/
 
Me inclino reverentemente ante El Señor

 
M.E. Winston Pauta Avila
Grupo de Oracion "DIVINO NINO"   
Guayaquil - Ecuador
C. C. DE COLORES
Cursillista de Cursillo de Cristiandad  No. 40
Guayaquil- Ecuador

Cursillista de Cursillo de Cristiandad de Barcelona- Espana
Chistifideles Laici
Barcelona - España

03/03/2012 22:12 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. CUARESMA. SABADO I No hay comentarios. Comentar.

Catequesis eucaristica para jovenes. Tema 4.

TEMA 4
MARIA ACOMPAÑA A LOS ADOLESCENTES EN EL CAMINO HACIA JESÚS.
OBJETIVO:
Que el adolescente encuentre en María una madre a la que pueda acudir con confianza y un modelo de seguimiento a Jesucristo Eucaristía.

Oración:
Iniciar con una procesión y la mayoría de las luces apagadas en el lugar de la reunión.

En la procesión se llevara una imagen  de la Virgen, que se colocara en lugar visible, y una vez que todos hayan llegado, encender las luces. (este momento se puede hacer festivo por la presencia de María entre los adolescentes, acompañándolo de globos  o serpentinas, aplausos, etc.)

Enseguida se sugiere poner en canto "Mi bella dama", de Martín Valverde y terminar el momento con oración del Ángelus.

El Ángel del Señor anunció a María.
Y concibió por obra del Espíritu Santo.
Dios te salve María...

He aquí la esclava del Señor
Hágase en mi según tu palabra.
Dios te salve María...

Y el Verbo se hizo hombre
Y habitó entre nosotros.
Dios te salve María...

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar  las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Motivación:
Desde hace dos mil años, la Iglesia es la cuna en la que María coloca a Jesús  y lo entrega a la adoración y contemplación de todos los pueblos. Que por la humildad de la Esposa brille todavía más la gloria y la fuerza de la Eucaristía, que ella celebra y conserva en su seno. En el signo del Pan y el Vino consagrados, Jesucristo resucitado y glorificado, la Luz de las gentes, manifiesta la continuidad de su encarnación. Permanece vivo y verdadero en medio de nosotros para alimentar a los adolescentes con su Cuerpo y con su Sangre.

La alegría jubilar no sería completa si la mirada  no  se dirigiese a aquella que, obedeciendo totalmente al Padre, engendro para  nosotros en la carne al Hijo de Dios. En Belén a María "se le cumplieron los días del alumbramiento", llena del Espíritu Santo dio a Luz al Primogénito de la nueva creación. Llamada a ser Madre de Dios, María vivió plenamente   su    maternidad     desde   el    día  de  la  concepción virginal, culminándola en el Calvario a los pies de la Cruz. Allí, por don admirable de Cristo, se convirtió también en Madre de la Iglesia, indicando a todos el camino que conduce al Hijo.

Mujer del silencio y de la escucha, dócil en las manos del Padre, la Virgen María es invocada por las generaciones como "dichosa", porque supo reconocer las maravillas que el Espíritu Santo realizo en ella. Nunca se cansaran los pueblos de invocar a la madre de la misericordia, bajo cuya protección encontraran siempre refugio. Que ella, que con su hijo Jesús y esposo José peregrino hacia el templo santo de Dios, proteja el camino de todos los peregrinos en este año jubilar. Que interceda con especial intensidad a favor del pueblo cristiano durante los próximos meses, para que obtengan la abundancia de gracia y misericordia, a la vez que se alegra por dos mil años transcurridos desde el nacimiento de su Salvador.

Iluminación.
El ángel le respondió: "El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y se le llamara Hijo de Dios" (Lc 1,35).

María estuvo desde el comienzo junto a Jesús, el Hijo de Dios se hizo hombre por obra del Espíritu Santo. Ella lo presentó al mundo cuando nació en el pesebre de Belén. Ella lo llevo al templo para consagrarlo al Señor y recibió las enigmáticas palabras del anciano Simeón: "una espada te atravesara el alma". Ella lo llevo consigo cuando peregrinaron a Jerusalén para cumplir las normas religiosas de su pueblo y lo busco entre la gente cuando se había quedado en la ciudad. Ella acompaño su etapa de crecimiento en Nazaret y fue "guardando todas las cosas en su corazón". Ella lo impulso a realizar el primer signo milagroso de Caná, ordenando a los sirvientes "hagan lo que él les diga." Ella lo acompaño discretamente durante su vida publica lo siguió de cerca en el camino del Calvario y estuvo junto a él, al pie de la cruz, hasta el final.

Poco antes de morir, Jesús la entregó como madre a su joven discípulo Juan (Jn 19, 26-27). Por ese gesto supremo de generosidad, María se convirtió en madre de todos los hombres. Cuando los discípulos se reunieron en oración para esperar la llegada del Espíritu, estuvo en medio de ellos acompañando el nacimiento de la joven Iglesia de Jerusalén. De la misma manera, ha seguido haciendo posible a lo largo de los siglos, el nacimiento de innumerables comunidades de seguidores de su hijo Jesús.

La presencia de María entre las multitudes creyentes es una constante de América Latina. El pueblo la reconoce como madre de Jesús y madre de todos los adolescentes. Ella es la presencia maternal de Dios, la madre cercana que escucha y sostiene momentos de dificultades. Madre de los pobres, anima y conforta el caminar del pueblo sufriente hacia la liberación.

Los adolescentes peregrinan continuamente a sus santuarios. Le muestran su cariño y su afecto, la llaman y reconocen por su propio nombre de sus múltiples advocaciones, se identifican con el Beato Juan Diego que se encuentra y dialoga con ella en las colinas del Tepeyac.

María es ejemplo de amor y amistad entre los adolescentes, cuando visita a su prima Isabel; es ejemplo de humildad y sencillez cuando alaba a Dios por haberse fijado en su humilde condición; es ejemplo de sensibilidad social y preocupación por los pobres cuando canta su alegría porque Dios actúa con justicia, "arruinando a los soberbios, sacando a los poderosos de sus tronos y despidiendo a los recios con las manos vacías". Su canto de Alabanza, el "Magnificat" refleja su alma, preludia el anuncio de las Bienaventuranzas y expresa el punto culminante de la espiritualidad de los pobres de Yahvé.

María sigue mostrando a los adolescentes de hoy su ternura de madre. Los ayuda a conocer y asegura a su hijo Jesús, los acompaña en sus procesos de crecimiento en la fe, intercede por los que están lejos o lo buscan sin encontrarlo y abre caminos de esperanza para los excluidos y para los que no tienen voz. Con su ejemplo propone un proyecto de vida para adolescentes y los invita a decir "si" a Jesús y a ponerse en disponibilidad total para el servicio del  Reino.

Situación en que vivimos:
María es quizá el modelo más rezagado; no hay una espiritualidad mariana en el adolescente y solo la recordamos en día en que visita mi parroquia o el 12 de Diciembre y eso por anuncios de publicidad. El rosario es una oración larga que nunca tenemos tiempo de hacer, y el llevar rosas a la Virgen es cosa de niños.

Lo cierto es que los adolescentes, como los niños, tenemos necesidad de sentirnos en el regazo de la madre que busca incesantemente en nuestros corazones las acciones que nos hagan asemejarnos a Jesús.

Compromiso:
Dar una hoja a cada adolescente con la silueta de María y otra con la silueta de un adolescente y escribir del lado de María 3 actitudes y del lado del adolescente 3 actitudes que empezaremos a cambiar.

Celebración:
Hacer un camino de estampitas con la Virgen María hasta la imagen de un Cristo, como signo de que María nos llama al encuentro con Jesús. Se puede terminar con la siguiente oración:

Oh Dios, Padre Bueno, que en María, Primogénito de la redención nos has dado una madre de inmersa ternura,  abre nuestros corazones a la alegría del Espíritu y  haz  que a imitación de la Virgen sepa alabarte, por las maravillas realizadas en Cristo tu hijo. El que vive y reina contigo por los siglos de los siglos. Amen.
(
http://www.mercaba.org
).

Lecturas meditadas y oraciones de la Misa del Viernes I de Cuaresma. Pedidos de oraciones.

MISA DE HOY, MARZO 2
 
«“La Eucaristia es siempre la hora del amor”. Los fieles han de acercarse a la celebracion eucaristica con la conciencia de que es el momento central del dia, la cumbre a la que tiende toda actividad y la fuente de donde mana la fuerza santificadora y apostolica»
MISA 2 de Marzo, Santoral, PETICIONES Y REFLEXIONES
VIERNES 2
Santos: Ines de Bohemia o de Praga, abadesa; Jeronimo Carmelo de Saboya, obispo. Juan Maron, patriarca. Feria (Morado)
 
VE PRIMERO A RECONCILIARTE CON TU HERMANO
 
Ez 18, 21-28; Mt 5, 20-26
 
El capitulo decimo octavo de Ezequiel marca un giro en la comprension del tema de la justicia divina. En una comunidad religiosa acostumbrada a regirse por el principio de la responsabilidad colectiva, segun el cual, los hijos y nietos disfrutan o padecen de los meritos y faltas de sus antepasados, la innovacion que comunica el profeta Ezequiel es novedosa. En adelante cada persona se hara responsable ante Dios de sus actos. Dios estara siempre dispuesto a ofertar la reconciliacion a quien la busque. De ese espiritu de reconciliacion nos quiere hacer partícipes el Evangelio de san Mateo. La comunidad eclesial no es una secta de puros o una congregación de santos, es una agrupacion de pecadores creyentes, urgidos de recomenzar su vida, convertirse y por lo mismo necesitados de oportunidades para ganarle la confianza y la misericordia ante sus hermanos.
 
ANTIFONA DE ENTRADA (Sal 24, 17-18)
Salvame, Señor, de todas mis angustias. Mira mis trabajos y mis penas, y perdona todos mis pecados.
 
ORACION COLECTA
Concede, Señor, a tus hijos prepararse interiormente a la celebracion de la Pascua, para que la mortificacion corporal, propia de este tiempo, de en cada uno de nosotros frutos espirituales. Por nuestro Señor Jesucristo...
 
LITURGIA DE LA PALABRA
¿Acaso quiero yo la muerte del pecador y no mas bien que enmiende su conducta y viva?
 
Del libro del profeta Ezequiel: 18, 21-28
 
Esto dice el Señor: "Si el pecador se arrepiente de los pecados cometidos, guarda mis preceptos y practica la rectitud y la justicia, ciertamente vivira y no morira; no me acordare de los delitos que cometio; vivira a causa de la justicia que practicoi. ¿Acaso quiero yo la muerte del pecador, dice el Señor, y no mas bien que enmiende su conducta y viva?
Si el justo se aparta de su justicia y comete maldad, no se recordara la justicia que hizo. Por la iniquidad que perpetro, por el pecado que cometio, morira. Y si dice: `No es justo el proceder del Señor', escucha, casa de Israel: ¿Conque es injusto mi proceder? ¿No es mas bien el proceder de ustedes el injusto?
Cuando el justo se aparta de su justicia, comete la maldad y muere; muere por la maldad que cometio. Cuando el pecador se arrepiente del mal que hizo y practica la rectitud y la justicia, el mismo salva su vida. Si recapacita y se aparta de los delitos cometidos, ciertamente vivira y no morira".
Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.
 
Del salmo 129
R/. Perdonanos, Señor, y viviremos.
 
Desde el abismo de mis pecados clamo a ti; Señor, escucha mi clamor; que estén atentos tus oidos a mi voz suplicante.
R/. Perdonanos, Señor, y viviremos.
 
Si conservaras el recuerdo de las culpas, ¿quien habria, Señor, que se salvara? Pero de ti procede el perdon, por eso con amor te veneramos.
R/. Perdonanos, Señor, y viviremos.
 
Confio en el Señor, mi alma espera y confía en su palabra; mi alma aguarda al Señor, mucho mas que a la aurora el centinela.
R/. Perdonanos, Señor, y viviremos.
 
Como aguarda a la aurora el centinela, aguarde Israel al Señor, porque del Señor viene la misericordia y la abundancia de la redencion, y El redimira a su pueblo de todas sus iniquidades. R/. Perdonanos, Señor, y viviremos.
 
ACLAMACION (Ez 18, 31) R/. Honor y gloria a ti, Señor Jesus.
Purifiquense de todas sus iniquidades; renueven su corazon y su espiritu, dice el Señor. R/.
 
Ve primero a reconciliarte con tu hermano.
 
LECTURA Evangelio Mateo capitulo 5, versiculos 20 al 26
 
En aquel tiempo, Jesus dijo a sus discipulos: "Les aseguro que si su justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, ciertamente no entrarán ustedes en el Reino de los cielos.
Han oído que se dijo a los antiguos: No mataras y el que mate sera llevado ante el tribunal. Pero yo les digo: Todo el que se enoje con su hermano, será llevado también ante el tribunal; el que insulte a su hermano, sera llevado ante el tribunal supremo, y el que lo desprecie, sera llevado al fuego del lugar de castigo.
Por lo tanto, si cuando vas a poner tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas alli mismo de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda junto al altar y ve primero a reconciliarte con tu hermano, y vuelve luego a presentar tu ofrenda.
Arreglate pronto con tu adversario, mientras vas con el por el camino; no sea que te entregue al juez, el juez al policia y te metan a la carcel. Te aseguro que no saldras de alli hasta que hayas pagado el ultimo centavo".
Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesus.
 
Oracion introductoria
«Creo, Señor; pero dame Tu la fe que me falta», porque, aunque no soy digno, quiero contemplarte en esta oracion. Aparta de mi todas las distracciones que me puedan separar de Ti, de la experiencia de tu Santa presencia, que es lo unico que da sentido a mi vida.
 
Peticion
Señor, ten compasion de mi y ayudame a experimentarte en esta oracion.
 
REFLEXION Evangelio Mateo capitulo 5, versiculos 20 al 26
 
Jesus nos invita a ser mansos de corazon. Es que del corazon es de donde proceden las faltas de caridad para con el projimo. Estemos atentos. Veamos como tratamos a los demas en el fondo de nuestro interior, tal vez nos sorprenderemos de las criticas que hacemos en nuestro corazon, de lo severos que somos en el juicio de los otros. Analicemos nuestros pensamientos: ¿se dirigen a disculpar a los demas o a condenarles? ¿Pensamos siempre en positivo de los otros o caemos en la tentacion de juzgar? El Evangelio es claro: "Arreglate pronto con tu adversario". Esto no solo hace referencia a disputas en los tribunales legales. Hay que comenzar haciendolo desde el corazon. Perdonar siempre y pronto. Jesus nos llama a ser mansos y pacientes como El. La prueba maxima de su mansedumbre esta en la cruz. No hubo en El ningun gesto de enojo, de amenaza, de critica para con sus verdugos. ¿Imitamos al Senor en su bondad? Esforcemonos con toda nuestra energia por revestirnos de la mansedumbre de Jesus.
 
ORACION SOBRE LAS OFRENDAS
Acepta, Señor, estas ofrendas por medio de las cuales has querido misericordiosamente devolvemos tu amistad y darnos la salvacion eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
 
ANTIFONA DE LA COMUNION (Ez 33, 11)
Tan cierto como que vivo, dice el Señor, no quiero la muerte del pecador, sino que se convierta y viva.
 
ORACION DESPUES DE LA COMUNION
Que la recepcion de tu sacramento nos renueve, Señor, y, purificados de toda maldad, nos haga participar de los bienes de la redencion.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
 
OTRAS REFLEXIONES AL EVANGELIO DE HOY
 
REFLEXION Evangelio Mateo capitulo 5, versiculos 20 al 26
 
El cristiano, como nos lo muestra este evangelio, es una persona con criterios mucho muy diferentes a los del mundo y que va llevando un verdadero progreso en su conversión.
 
Y es que el cristiano no es solamente una persona buena, que no mata, que no roba, que en suma, cumple la Ley de Dios, es ante todo, un hombre o una mujer que esta en busqueda de la santidad, de la perfeccion; para el cual no cabe ni siquiera el insulto para el hermano. Es alguien que encuentra en la reconciliacion el verdadero camino hacia la paz y para quien la celebracion del culto es mas que otra cosa, un encuentro profundo con Dios y con los hermanos.
 
El tiempo de la cuaresma es un tiempo especial de gracia en el cual Dios derrama de una manera particular su amor en nuestros corazones. ¿Por que no empezar en este periodo a reconciliarnos entre nosotros, con un profundo deseo de construir la armonia en nuestros trabajos, escuelas y sobre todo en nuestras familias?
 
Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Abrele tu corazon.
Como Maria, todo por Jesus y para Jesus.
Pbro. Ernesto Maria Caro
 
Marzo 2
Tremendo misterio este que de las oraciones y voluntarios sacrificios de unos pocos, depende la salvacion de muchos". (Pio XII)
 
A las almas adoloridas, que cargan pesos insufribles, a quienes sus cruces pareciera aplastar sin remedio, el recuerdo del valor pleno de sentido del dolor otorga al sufrimiento una trascendencia del que estan privados los paganos. Recomendamos vivamente su lectura y hacer de su difusion un apostolado
 
Desde el mas profundo sentido de comunion deseo, de todo corazon, que a este tiempo de quejas, llantos y reproches dirigidos al Padre por tantas personas que viven en sus carnes un dolor tan hondo, le sigan algunos momentos de paz y silencio, suficientes como para poder oir las respuestas y consuelos que el Buen Dios susurra a sus hijos que sufren
 
DIOS PODEROSO DADOR DE LA SALUD
 
Hermanos oremos por la salud de Jaime Nuñez que dios le envie el pronto alivio oremos. Soco Valle
 
Padre de bondad te pido por la salud de Jorgito que esta internado por una enfermedad respiratoria, te lo pido con todo mi corazon y mi fe, Papa dale su pronta recuperación para que vuelva a su casa con sus papas y su hermanito. Rosita
 
Unamonos en oracion por la salud de Javier Mancilla, que esta perdiendo la vista por el diabetes, por su tia Fidela enferma de los pulmones y por todos los enfermos del mundo, gracias bendiciones. hnos. Jandy
 
Te pido Señor, por nuestro buen amigo Padre Jesus que va a ser operado el miercoles. Que guies las manos del cirujano que va a realizar la operacion para que todo salga satisfactoriamente. Te lo pedimos Señor. Pedro
 
Mañana jueves 1· a las 8 hs de Uruguay le hacen a Olga Lucero un estudio de riesgo, intentaran quitarle una piedra que salio de la vesicula y se alojo en el pancreas,  Intendifiquemos nuestra oracion pidiendo al Padre de amor en el nobre de Jesus que guie las manos de los medicos. Un abrazo de Paz para todos. Susana Delfina
 
Pido con toda humildad me ayuden a unirse en oracion por la salud de Fabio Enrique Diaz  mi sobrino enfermo de pancreas y con una depresion que no lo deja luchar por su recuperacion roguemos para que su camino se ilumine y la esperanza le de ganas de vivir, la luz del Señor lo ilumine, amigos siempre leo esta pagina y rezo por vuestros pedidos, hoy les ruego me ayuden  gracias que el Señor los bendiga.  Chichi. Argentina. Stella Beatriz
 
Diosito hoy te quiero pedir por la salud de mi hijo, sanalo Señor de esa infeccion en su cara y cuerpo, que ya se le quite ese acne, duevuelvele la lozania a su cara, sanamelo Padre santo de mi corazon obra en el Señor en ti confio dame una clara muestra de tu amor. Sanamelo Señor. Gracias. Rosario
 
AGRADECIMIENTO A DIOS
 
Cumpleaños de Pablo
Cumpleanos de Marlene Gonzales
Cumpleaños de Nany
Cumpleaños de Marlene Vasquez
 
Queridos amigos de la cadena de oracion, queria compartir el mail de agradecimiento de Alejandro Cullen, tio de Jose de 13 años que fue trasplantado anoche, los que puedan no dejen de escuchar el audio que esta en el adjunto, que Dios y la Santisima Madre los bendigan. Constanza.
 
POR LAS NECESIDADES DE
 
Te pido Señor por mi hijo Luis Gerardo por su salud y por que pronto encuentre un trabajo. Por Xenia por su salud y su felicidad matrimonial. Luis
 
Madre de Dios y Madre Nuestra junto a tu amado Hijo, pongo a tus pies, en sus piadosas manos y Sagrado Corazon. El peso de mi yugo, para poder escuchar la vos de Nuestro Señor, te pido salud, prosperidad, luz, paz, amor, para mi familia, la humanidad y para mi, por la conversion de los pecadores. Por todas las almas del purgatorio, y por todos los entermos fisicos, mentales, espirituales y emocionales, porque yo en ustedes confio. Elizabeth
 
Queridos todos, Marcela es una fiel seguidora del Señor, siempre se apoya en el amor de la Sma Virgen, esta atravesando el mismo problema que leo en mis correos dia tras dia. En varias partes del mundo, se esta viviendo, la sacudida muy fuerte por falta de trabajo, los invito a que nos unamos en oracion por ella y por todos los hermanos que sufren la misma tragedia. Señor, te pedimos que socorras a Marcela y todo tu pueblo, que desea trabajar y los trabajos desaparecen, que el Señor nos bendiga, Joaquin
 
Q. E. P. D.
 
Víctor Rigoberto Buri Calle
Fanny Enriqueta Saavedra Sotomayor de Vallejo
 
De favor les pido su oracion por el eterno descanso y salvacion del alma de mi tia Maria de los Angeles  Custodia Rivera, quien no alcanzo a recibir los ultimos Sacramentos, fue llamada a presencia del Señor, pido tambien por su esposo Francisco Millan para que reciba consuelo, para que haya quien lo cuide pues era completamente dependiente de ella, por las personas que lo cuidan, muchas gracias. Gabriela Sanchez
 
PALANCAS POR QUIENES HAN PARTIDO A SU QUINTO DIA
 
Ofrezcamos tambien nuestras PALANCAS y oraciones por aquellos que, habiendo vivido los 3 Dias del Cursillo de Cristiandad, compartieron con nosotros su CUARTO Dia, fermentando de Evangelio los ambientes, y que hoy, llamados por el Senor a su presencia, se encuentran viviendo su QUINTO Dia.
 
Por los que llegaran a su destino final hoy, que lo hagan en Gracia de Dios
 
Por las benditas almas del Purgatorio

ECUADOR
 
ENVIE SU PETICION DE ORACION  a
 
wpauta@gmail.com,
 
wpauta@yahoo.es,
 
indicando su nombre y peticion
 
P.D. Si Ud., quiere referirse a este envio por favor copiar el ASUNTO
 
http://grupodeoraciondivinonio.blogspot.com/
 
Me inclino reverentemente ante El Señor

 
M.E. Winston Pauta Avila
Grupo de Oracion "DIVINO NINO"   
Guayaquil - Ecuador
C. C. DE COLORES
Cursillista de Cursillo de Cristiandad  No. 40
Guayaquil- Ecuador

Cursillista de Cursillo de Cristiandad de Barcelona- Espana
Chistifideles Laici
Barcelona - España

03/03/2012 22:20 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. CUARESMA. VIERNES I No hay comentarios. Comentar.

Lecturas meditadas y oraciones de la Misa del Domingo II de Cuaresma del ciclo B. Pedidos de oraciones.

Bendito seas, Señor, porque siendo Dios
te abajas a mi humanidad para que pueda comprender la grandeza de tu amor.
Permite que esta oracion me prepare a celebrar santamente la Eucaristia en el
gozo de la fe y animado con el empeño de una conversion sincera.
MISA 4 de
Marzo, Santoral, PETICIONES Y REFLEXIONES
DOMINGO 4
II DOMINGO DE CUARESMA
Santos: Casimiro de Polonia,
principe; Lucio I, Papa Beato Juan Antonio Farina, fundador. (Morado)

LA COMPASION POR LOS ULTIMOS

Gn 22, 1-2. 9-13. 15-18;
Rm 8, 31-34; Mt 9, 2-10

Cuando existe confianza entre padre e hijo, las relaciones son estables,
hay seguridad y certidumbre. Isaac tenia tanta confianza en su padre Abrahan
que lo siguio hasta el extremo de dejarse tratar como victima. Filialmente el desenlace
no fue tragico. Abrahan dio muestras de su enorme confianza en Dios y fue
bendecida El apostol san Pablo tiene a este proposito una enorme certeza: Dios
esta de nuestro lado. Cuando sucedan contratiempos y dificultades contaremos
con su auxilio. De esa certidumbre es ejemplo claro el relato del paralitico.
El Señor Jesus no viene a juzgar ni a inspeccionar la fidelidad y la
observancia de los hijos de Israel. Su mision esta encaminada en otra direccion:
compadecerse de los ultimos Asegurarles que para Dios son los primeros y que su
suerte comenzara a cambiar.

ANTIFONA DE ENTRADA (Sal
24, 6. 3. 22)
Recuerda, Señor, que tu ternura y tu misericordia son eternas y no permitas
que nos derrote el enemigo. Salvanos, Dios de Israel, de todas nuestras
angustias.

No se dice Gloria.

ORACION COLECTA
Señor, Padre santo, que nos mandaste escuchar a tu amado Hijo, alimenta
nuestra fe con tu palabra y purifica los ojos de nuestro espiritu, para que
podamos alegrarnos en la contemplacion de tu gloria.
Por nuestro Señor
Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

El sacrificio de nuestro patriarca Abraham.

Del libro del Genesis:
22, 1-2. 9-13. 15-18

En aquel tiempo, Dios le puso una prueba a Abraham y le dijo: "¡Abraham,
Abraham!". El respondio: "Aqui estoy". Y Dios le dijo:
"Toma a tu hijo unico, Isaac, a quien tanto amas; vete a la region de
Moria y ofrecemelo en sacrificio, en el monte que yo te indicare".
Cuando llegaron al sitio que Dios le habia señalado, Abraham levanto un altar
y acomodo la leña. Luego ato a su hijo Isaac, lo puso sobre el altar, encima de
la leña, y tomo el cuchillo para degollarlo.
Pero el angel del Señor lo llamo desde el cielo y le dijo: "¡Abraham,
Abraham!". El contesto: "Aqui estoy". El angel le dijo: "No
descargues la mano contra tu hijo, ni le hagas daño. Ya veo que temes a Dios,
porque no le has negado a tu hijo unico".
Abraham levanto los ojos y vio un carnero, enredado por los cuernos en la
maleza. Atrapo el carnero y lo ofrecio en sacrificio en lugar de su hijo.
El angel del Señor volvio a llamar a Abraham desde el cielo y le dijo:
"Juro por mi mismo, dice el Señor, que por haber hecho esto y no haberme
negado a tu hijo unico, yo te bendecire y multiplicare tu descendencia como las
estrellas del cielo y las arenas del mar. Tus descendientes conquistaran las
ciudades enemigas. En tu descendencia seran bendecidos todos los pueblos de la
tierra, porque obedeciste a mis palabras".
Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

Del salmo 115
R/. Siempre confiare en
el Señor.

Aun abrumado de desgracias, siempre confie en Dios. A los ojos del Señor es
muy penoso que mueran sus amigos. R/.
Siempre confiare en el Señor.

De la muerte, Señor, me has librado, a mi, tu esclavo e hijo de tu esclava.
Te ofrecere con gratitud un sacrificio e invocare tu nombre.
R/. Siempre confiare en
el Señor.

Cumplire mis promesas al Señor ante todo su pueblo, en medio de su templo
santo, que esta en Jerusalen. R/.
Siempre confiare en el Señor.

Dios nos entrego a su propio Hijo.

De la carta del apostol
san Pablo a los romanos: 8, 31-34

Hermanos: Si Dios esta a nuestro favor, ¿quien estara en contra nuestra? El
que no nos escatimo a su propio Hijo, sino que lo entrego por todos nosotros,
¿cómo no va a estar dispuesto a darnoslo todo, junto con su Hijo? ¿Quien
acusara a los elegidos de Dios? Si Dios mismo es quien los perdona, ¿quien sera
el que los condene? ¿Acaso Jesucristo, que murio, resucito y esta a la derecha
de Dios para interceder por nosotros?. Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

ACLAMACION (cfr. Mt 17, 5) R/.
Honor y gloria a ti, Señor Jesus.
En el esplendor de la nube se
oyo la voz del Padre, que decia: "Este es mi Hijo amado; escuchenlo".
R/.

Este es mi Hijo amado.

LECTURA Evangelio Marcos
capitulo 9, versiculos 2 al 10

En aquel tiempo, Jesus tomo aparte a Pedro, a Santiago y a Juan, subio con
ellos a un monte alto y se transfiguro en su presencia. Sus vestiduras se
pusieron esplendorosamente blancas, con una blancura que nadie puede lograr
sobre la tierra. Despues se les aparecieron Elias y Moises, conversando con
Jesus.
Entonces Pedro le dijo a Jesus:
"Maestro, ¡que a gusto estamos aqui! Hagamos tres chozas, una para ti,
otra para Moises y otra para Elias". En realidad no sabia lo que decia,
porque estaban asustados.
Se formo entonces una nube, que los cubrio con su sombra, y de esta nube
salio una voz que decia: "Este es mi Hijo amado; escuchenlo". En ese
momento miraron alrededor y no vieron a nadie sino a Jesus, que estaba solo con
ellos.
Cuando bajaban de la montaña, Jesus les mando que no contaran a nadie lo
que habian visto, hasta que el Hijo del hombre resucitara de entre los muertos.
Ellos guardaron esto en secreto, pero discutian entre si que querria decir eso
de "resucitar de entre los muertos". Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesus.

Oracion introductoria
Señor,
conoces mi corazon, todos mis pensamientos, deseos e intenciones, buenos y
malos, y se que puedo contar con tu amor, aunque no soy digno de el. Gracias
por tu paciencia y misericordia, por las innumerables gracias que hoy quieres
concederme en esta oracion, por eso te pido que me ilumines para dedique estos
preciosos momentos a contemplar la grandeza de tu amor.

Peticion
Señor,
no permitas que te pida señales o dude de Ti, ayudame a crecer cada dia en la
fe y en la humildad.

REFLEXION Evangelio Marcos capitulo 9, versiculos
2 al 10

Nosotros tenemos
solo una morada: Cristo

«La Transfiguracion no es un
cambio de Jesus, sino que es la revelacion de su divinidad, “la intima
compenetracion de su ser con Dios, que se convierte en pura luz. En su ser uno
con el Padre, Jesus mismo es Luz de Luz". Pedro, Santiago y Juan,
contemplando la divinidad del Señor, son preparados para afrontar el escandalo
de la cruz, como se canta en un antiguo himno: “En el monte te transfiguraste y
tus discipulos, en cuanto eran capaces, contemplaron tu gloria, para que, viendote
crucificado, comprendieran que tu pasion era voluntaria y anunciaran al mundo
que tu eres verdaderamente el esplendor del Padre".

Queridos amigos, participemos
tambien nosotros de esta vision y de este don sobrenatural, dando espacio a la oracion
y a la escucha de la Palabra de Dios. Ademas, especialmente en este tiempo de
Cuaresma, os exhorto, como escribe el Siervo de Dios Pablo VI, “a responder al
precepto divino de la penitencia con algun acto voluntario, ademas de las
renuncias impuestas por el peso de la vida cotidiana". Invoquemos a la
Virgen Maria, para que nos ayude a escuchar y seguir siempre al Señor Jesus,
hasta la pasion y la cruz, para participar tambien en su gloria» (Benedicto
XVI, 20 de marzo de 2011).

Credo

PLEGARIA UNIVERSAL

En Jesus, en su cruz, esta nuestra vida y la de la humanidad entera. Por
eso ahora, llenos de fe, oramos confiadamente para que esa vida alcance a todo
el mundo. Despues de cada peticion diremos (cantando):
Señor, ten piedad (o
bien: Kyrie, eleison).

Para que la Iglesia y todos los cristianos vivamos este tiempo de Cuaresma
con muchas ganas de crecer en el amor a Dios y a los hermanos, para poder
celebrar con toda autenticidad las fiestas de Pascua.
Oremos.Señor, ten piedad

Para que seamos capaces de cambiar nuestro corazon, y tengamos los mismos
criterios de vida que Jesus. Oremos.Señor,
ten piedad

Para que la riqueza este mejor distribuida, y todo el mundo pueda tener una
vida digna. Oremos.Señor, ten piedad

Para que todos los hombres y mujeres de buena voluntad mantengamos firme el
afan de luchar por un mundo mas justo, en el que nadie quede excluido. Oremos.Señor, ten piedad

Para que a las mujeres en todo el mundo se les reconozca su dignidad y
reciban el trato que les corresponde. Oremos.Señor, ten piedad

Escucha, Señor, nuestra oracion, y ten piedad de nosotros. Tu que vives y
reinas por los siglos...

ORACION SOBRE LAS
OFRENDAS
Que esta ofrenda, Señor, nos obtenga el perdon de nuestros pecados y nos
santifique en el cuerpo y en el alma para que podamos celebrar dignamente las
festividades de la Pascua. Por
Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO

En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvacion darte gracias
siempre y en todo lugar Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno.
Porque Cristo, nuestro Señor, despues de anunciar su muerte a los
discipulos, les mostro en el monte santo el esplendor de su gloria, para
testimoniar, de acuerdo con la ley y los profetas, que la pasion es el camino
de la resurreccion.
Por eso, como los angeles te cantan en el cielo, asi nosotros en la tierra
te aclamamos, diciendo sin cesar: Santo, Santo, Santo...

ANTIFONA DE LA COMUNION
(Mt 17, 5)
Este es mi Hijo amado, en quien me complazco; escuchenlo.

ORACION DESPUES DE LA
COMUNION
Te damos gracias, Señor, porque al darnos en este sacramento el Cuerpo
glorioso de tu Hijo, nos permites participar ya, desde este mundo, de los
bienes eternos de tu Reino. Por
Jesucristo, nuestro Señor.

OTRAS REFLEXIONES AL EVANGELIO DE HOY

REFLEXION Evangelio
Marcos capitulo 9, versiculos 2 al 10

UNA REFLEXION PARA NUESTRO TIEMPO.- La cultura contemporanea esta sufriendo
una crisis de confianza. La credibilidad que merecian las instituciones
transmisoras de valores se ha venido debilitando. Ni la familia, ni la Iglesia,
la escuela ni el Estado reciben "cheques en blanco" de parte de la
sociedad. La confianza se tiene que volver a ganar con unas practicas y
actitudes fincadas en la transparencia y la rendicion de cuentas. Ni siquiera
Dios reclama la fe ciega, sino la respuesta dialogada y pensante. El Señor Jesus
viene a develar el rostro genuino de Dios, compasivo, amigo de los debiles,
generoso. Dios no es complice de ningun sistema opresor que victimice a las
personas.

Marzo 4
Tremendo misterio este que
de las oraciones y voluntarios sacrificios de unos pocos, depende la salvacion
de muchos". (Pio XII)

A las almas adoloridas,
que cargan pesos insufribles, a quienes sus cruces pareciera aplastar sin
remedio, el recuerdo del valor pleno de sentido del dolor otorga al sufrimiento
una trascendencia del que estan privados los paganos. Recomendamos vivamente su
lectura y hacer de su difusion un apostolado

Desde el mas profundo
sentido de comunion deseo, de todo corazon, que a este tiempo de quejas,
llantos y reproches dirigidos al Padre por tantas personas que viven en sus
carnes un dolor tan hondo, le sigan algunos momentos de paz y silencio,
suficientes como para poder oir las respuestas y consuelos que el Buen Dios
susurra a sus hijos que sufren

DIOS PODEROSO DADOR DE LA SALUD

Queridos
amigos: pido oracion por OSCAR VERA BAEZ, mi tio, mi segundo papà, esta en
terapia intensiva por dos paros respiratorios que le dieron ayer en el Hospital
Domingo Luciani, sabemos que por su edad pues ya camino mucho, son 96 años y
que le tocaria descansar en la paz del Señor, a veces somos egoistas y queremos
a nuestros seres queridos con nosotros, pero mi peticion es porque el señor se apiade
de el y se vaya en paz, que pueda recibir la uncion de los enfermos e irse a
compartir con todos los que ya se han ido, y para que le des fortaleza a todos
los que lo queremos bien, porque independientemente de su caracter fue un
hombre bueno, gracias por su apoyo y que Dios nos bendiga a todos amen. Maria
Pineda

Pido oracion
por la salud de Nohelia
Arbelaezy para que la resonancia no
tenga problemas. Eugenia

Ruego nos
unamos en oracion por la salud del Padre Antonio Vegadade
37 años de edad quien esta grave con complicacion de insuficiencia cardiaca,
complicacion con riñones, higado y pulmones. Mabel

Les comunico
que mañana sera sometida a una intervencion quirurgica nuestra querida Moderadora Maru,
por favor oremos para que todo salga bien, a las 8 de la mañana debe ser la
operacion, gracias anticipadas.

Oremos por Sebastian Corbat,
tiene la enfermedad de Dunkan que consiste en que deja de funcionar la medula. Bendiciones.
Adry

Les pido, por
favor, oraciones por la salud de Manuel, mi sobrino que hoy tuvo un problema en un
pulmon, y depende de su evolucion para que lo operen, gracias y recemos en
comunion. Mecha

AGRADECIMIENTO A DIOS

Cumpleanos de Rosario

AGRADECIMIENTO
ESPECIAL: Doy gracias a Dios padre;
Jesus misericordioso y a la virgen de San Nicolas por mi rehabilitación por su
permanente protección durante mi convalecencia. Hector Emilio

POR LAS NECESIDADES DE

Soy miembro de
Las Almas Pequeñas... Y estoy viviendo crisis en mi matrimonio... Te pido
oracion para que mi esposo se convierta y deje se deje de infidelidades, que
nos de fortaleza de espiritu para luchar contra el enemigo que separa
matrimonios, para que se le caiga la venda de sus ojos y pueda ver que con su
conducta nos lastima y puede destruir lo que juntos como familia hemos
construido. Para que siguiendo a Jesus y cumpliendo los mandamientos, quede
libre de esa esclavitud de los afectos desordenados. Para mi pido paciencia,
fe, esperanza, y amor verdadero para continuar luchando por mi matrimonio y
familia. Gracias. Saludos. Susy Godoy

Pido recuerdes
que te necesito y que te pido que Andres Fabian Alvarez y Mariana Laura Mollo podamos
volver a unirnos con amor. Que vuelva a casa, se recupere de su operacion y
encuentre el rumbo ya que se siente muy confundido y culposo, podamos formar un
matrimonio y una familia feliz junto a nuestro pequeño hijo para amarnos y
respetarnos hasta que ya viejitos la muerte nos separe. Ayudeme a que todo lo
que soñamos se concrete urgente. Gracias por concederme lo que te pido. Amen. Mariana

Q. E. P. D.

Constanza Vedovati vda. de Eisel
Antonieta Balseca Villagomez vda. de
Bonifaz
Pedro Guerrero Moreira

PALANCAS POR QUIENES HAN PARTIDO A SU QUINTO DIA

Ofrezcamos tambien nuestras PALANCAS y oraciones
por aquellos que, habiendo vivido los 3 Dias del Cursillo de Cristiandad,
compartieron con nosotros su CUARTO Dia, fermentando de Evangelio los
ambientes, y que hoy, llamados por el Senor a su presencia, se encuentran
viviendo su QUINTO Dia.

Por los que llegaran a su destino final hoy, que
lo hagan en Gracia de Dios

Por las benditas almas del Purgatorio
ECUADOR

ENVIE SU PETICION DE ORACION a

wpauta@gmail.com,

wpauta@yahoo.es,

indicando su nombre y peticion
P.D. Si Ud., quiere referirse a este envio por favor copiar el ASUNTO

http://grupodeoraciondivinonio.blogspot.com/

Me inclino reverentemente ante El Señor


M.E. Winston Pauta Avila
Grupo de Oracion "DIVINO NINO"
Guayaquil - Ecuador
C. C. DE COLORES
Cursillista de Cursillo de Cristiandad No. 40
Guayaquil- Ecuador

Cursillista de Cursillo de Cristiandad de Barcelona- Espana
Chistifideles Laici
Barcelona - España

Catequesis eucaristica para jovenes. Tema 3.

TEMA 3
LA SOLIDARIDAD CRISTIANA VERDADERO ROSTRO DE LA EUCARISTIA.
OBJETIVO:
Que el adolescente descubra en el encuentro con Jesús Eucaristía el sacramento del amor, y lo impulse a dar sentido a vivir la solidaridad cristiana.

Oración Inicial:
(Se elabora y reparte previamente una oración a cada uno de los asistentes)

El coordinador invita a los muchachos a leer en dos ocasiones esta oración, la primera en silencio meditándola y dando tiempo razonable para que la profundicen  y después se lee en voz alta por todos los asistentes.
 

Señor, enséñame a ser generoso,
A dar sin calcular,
A devolver bien por mal,
A servir sin esperar recompensa,
A acercarme al que menos me agrada,
A hacer el bien al que nada pueda retribuirme,
A amar siempre gratuitamente,
A trabajar sin preocuparme por el reposo.
 

Y, al no tener otra cosa que dar,
En donarme a todo y cada vez más
A aquél que necesita de mí
Esperando sólo de Ti
La recompensa.
O mejor: esperando que Tú Mismo
Seas mi recompensa.
AMEN.

Motivación:
El coordinador invita a los adolescentes a escuchar  la siguiente historia.

Acaba de morir Mario, un adolescente de 14 años de edad. Se mato estrellándose contra un automóvil, mientras todo nervioso  huía manejando una motocicleta, después de arrebatar una bolsa a una señora.

En su colonia lo llamaban "el osito". Era alegre y todos lo querían.

Pidieron para Mario un funeral religioso, y el señor cura lo aceptó presidiendo él mismo la ceremonia. Al final dijo entre otras cosas:

Mario era un asaltante y murió como asaltante. La cosa es sencilla: él tuvo sus culpas, y nosotros, ¿no tendremos acaso culpas?. Hace 4 años Mario era un alumno repetidor de cuarto año de primaria. Al cruzar un incendio recibió quemaduras que lo tuvieron por 15 días en el hospital. Se alivio pero jamás regreso a la escuela. Nadie lo busco, ni los maestros, ni sus compañeros, ni sus amigos, ni sus papás. También yo me siento culpable.

Con frecuencia yo lo sacaba de con otros asaltantes. Mario si escuchaba mis palabras, pero sin resultados. En una ocasión me robo un carro nuevo que yo acababa de comprar,  el  no sabia  que ese carro era mío...  En cierto momento yo deje de buscar a Mario, y me lavé las manos.  Sin duda fue un error mío; pero somos muchos los responsables y los culpables de que la vida de Mario y también de su muerte. Nos preocupamos e hicimos muchas cosas por recuperar a Mario. El ladrón que era nuestro hermano.........

Iluminación:
Se sugiere que se formen grupos de acuerdo al número de personas que asistan a los Ejercicios Espirituales, procurando que el número no sea mayor de 15 personas, así mismo se trabajará con las siguientes preguntas, que serán escritas en unas cartulinas  por cada equipo y se presentarán en plenario:

Lc.10, 25-37

¿Qué personajes descubres en la lectura?
¿Cuáles actitudes y valores descubres en ellos?
¿Quién es el prójimo?

¿QUIÉN ES MI PRÓJIMO? El maestro de la ley esperaba que Jesús le dijera y le asignara los límites exactos de su deber ¿ A quién tenia que atender? ¿ a los de su familia?¿ a los de su raza? ¿ a otros tal vez?

El prójimo no es aquel que golpea físicamente a sus hermanos conocidos, con ofensas, con injurias, con todo aquello que lo daña física, moral y espiritualmente, ni tampoco es aquel que llega a misa sin fijarse que por el camino hay hermanos, o vecinos o amigos que están tirados en el camino, sea en el camino de las necesidades económicas, o de los vicios o del pecado, ni tampoco es aquel que todo sabe acerca de Dios pero le es imposible hacer vida su palabra en los demás.

Jesús recalca y concluye su relato haciendo la pregunta diferente a la que el maestros de la ley hiciera al principio ¿Cuál de los tres te pareció que actuará como mi prójimo' Es como si nos enseñara que no hay que medir a quien ayudamos, sino que hay que dejarnos llevar por lo que se siente dentro de nosotros, dentro en esa voz interna que nos invita a darnos a los demás.

Mientras limitemos el concepto del amor y lo hagamos como obligación, no será el amor que Dios quiere.

El amor y la comunión con Dios, no consiste solo en conmoverse con la gente que no tiene que comer o la gente que esta necesitada de un bien material,   la Verdadera  Comunión con Dios  es cuando se hace necesario arriesgar todo y dar más de lo que nos pide así como el Samaritano costear todo lo que fuera necesario y más por un desconocido, por un caído en el camino.

Situación en que vivimos:
La solidaridad según la definición de un diccionario es: La adhesión circunstancial de alguien a la causa de otros.

En la actualidad la palabra solidaridad ha sido utilizada para muchas cosas entre ellas como eslogan político. Lo cual ha trillado  y devaluado el verdadero sentido de la palabra, los adolescentes solo la entienden como programas de asistencia social, el  dar una despensa o el aparecer en una foto en todos los periódicos del país, o como la forma de quedarse con dinero del pueblo realizando obras sociales baratas.

La persona humana "vale más por lo que es que por lo que tiene" Sin embargo, una cultura del consumismo y el enorme desarrollo de la producción de bienes y servicios están promoviendo cada día más la tendencia generalizada a valorar a las personas más por lo que tienen y no por lo que son. Esta inversión de la escala de valores, compromete al crecimiento personal y comunitario, provoca frustración a quienes no logran satisfacer sus ansias de "tener y generar nuevas formas de injusticia y opresión.

Los bienes materiales son necesarios, la carencia de los que son indispensables impide la realización de la persona humana, no le permite una existencia digna y le niega la posibilidad de ir pasando de "condiciones de vida menos humana a condiciones de vida más humanas". Al mismo tiempo, la búsqueda exclusiva del poseer encierra los espíritus, endurece el corazón, materializa la existencia, obstaculiza el crecimiento, hace predominar el interés  sobre la amistad, genera competencia, envidias y desuniones.

El "tener" y el "ser" no se excluyen siempre que el "tener" se ubique dentro del horizonte del "ser" tenga el sustento indispensable del "tener". "El tener de algunos no se puede dar a expensas del ser de tantos otros".

La educación en nuestro país se ha devaluado y ahora solo se dan contenidos temáticos dejando a un lado la formación  en los valores, la gran mayoría de familias se ha ido desintegrando y ¿ a quien se ha dejado la noble tarea de formar?, formar e inculcar valores que nos hagan ser mejores personas, personas preocupadas por los demás, y poder detener las tristes estadísticas con rostro de hambre e injusticia, ¿Por qué aumentan cada vez más   los niños de la calle? ¿las adolescentes embarazadas?. Los jóvenes en la cárcel. No será acaso que nos pasa lo mismo de la historia de Mario, que no nos preocupamos por las personas, si no mas bien por las cosas. Que se nos ha olvidado el concepto de solidaridad, o lo hemos tomado como un concepto frío y de campaña política y no vemos más allá, la solidaridad Cristiana es tan sencilla, es como nos lo enseña Jesús en la parábola del Buen Samaritano, es darlo todo por los que te necesitan, darlo sin esperar nada a cambio y dar y comprometerte con el otro.

El sacramento es un compromiso con Dios cada vez que nosotros participamos de la Comunión hacemos un pacto con Dios mismo, a través de Jesús Eucaristía comprometiéndonos a ser uno con Ellos, para hacer presente el Reino de Dios en la tierra, es vivir, no solo sentir "bonito" y vivir como prójimos.

Se propone leer en voz alta y hacer un momento de silencio y reflexión para la siguiente lectura:

Algo normal
Ayer vi a un hombre que se me hizo normal;
vi que tenía una nariz y me pareció normal,
volví a mirar y me di cuenta que tal señor
tenia una boca y se me hizo normal.........
De pronto me di cuenta de que mi
concepto de normalidad de un humano
era aquél que tuviera tales características:
dos ojos, una boca, una nariz y caminaba
y que era normal.

Ayer vi a unos niños jugando en el parque
y se me hizo normal que estuvieran jugando;
me vi fumar y me pareció normal que yo fumara,
vi en la calle a un policía golpeando a un joven
y se me hizo normal, como normal me parece ver en el cine
escenas de violencia o con antivalores.
Lo mismo pasa cuando en casa veo la televisión, en mi propia casa
con mi familia, y en un horario donde los niños pueden estar presentes.
Todo lo anterior tan normal
como ver a un hombre con dos ojos, una boca y una nariz.
 

Ya me parece tan normal también la contaminación del ambiente
por la basura, por el smog, por las heces fecales,
por el ruido, por los residuos químicos de las fábricas
la contaminación de las almas y de las mentes
también es normal.
 

En la escuela mis compañeros consumen drogas
conozco amigos que cuando  tienen oportunidad
cometen actos de vandalismo
que tiene problemas en su casa,
que no encuentra sentido a la vida,
que están deprimidos, que tiene una imagen
de Dios del Antiguo Testamento.
 

Mi vecina tiene apenas 14 años esta embarazada,
Pero sus padres no lo saben,
Como ella he visto muchas jóvenes desorientadas.
Todo normal, como el hombre de dos ojos,
Una boca y una nariz.
 

Si vieras que me parece tan normal que haya gente sin trabajo
que halla familias que no tienen que comer,
que haya gente pidiendo ayuda
que haya jóvenes que no puedan estudiar
No te preocupes por eso también es normal ser ateo
es normal ser corrupto, es normal divorciarse,
como es normal la venganza, el aborto, la mentira.
Tan normal como un hombre con dos ojos una boca y una nariz.
 

Nos hemos hecho tan insensibles a los demás,
desde nuestra propia familia, que ya no nos damos cuenta
de la situación en la que estamos viviendo
del futuro que estamos construyendo
no valoramos lo que nos han hecho
y que nos han dejado como herencia.
¿Te has visto en alguna de estas situaciones?
¿Verdad que nos parece normal?
¿Que te parece si optamos por ser ANORMALES?

Escrito por un joven anormal

Compromiso con la vida:
Mi prójimo es aquel que esta más cerca de mi mis papás, mis hermanos, mis amigos mis maestros, mis compañeros de escuela de trabajo, mis vecinos, y hasta mis maestros en fin, todas las personas que están cerca de nosotros y también lejos, la viejita que va en el camión y no se puede sostener, el drogadicto de la esquina, el adolescente marginado en el campo, los chiapanecos que están pasando hambres, los indígenas de nuestro país, del mundo entero hasta las personas que están sufriendo de hambre y necesidades de todo tipo, todos ellos están esperando que nosotros los cristianos hagamos algo por ello, que les demostremos que hemos entendido el verdadero sentido de la solidaridad cristiana, no solo darle una moneda que nos sobra o un taco, un pantalón o algo que ya no queremos, ni tampoco es irse al otro lado del mundo para remediar su problemática.

Desde nuestra propia realidad podemos hacer algo ¿qué?. Tan sencillo como hacer lo que tanto trabajo nos cuesta

* Escuchar a nuestros padres y respetarlos.
* Hacer las tareas y cumplir como estudiantes.
* Respetar al prójimo, darle algo desde nuestra persona.
* Haciendo campañas de concientización con los demás de nuestra edad.
* No golpeando física y moralmente a nuestros prójimos.
* Dar tiempo de nosotros en labores sociales.
* Apoyar al reciclado de materiales, para no terminar con la naturaleza que     Dios nos dio.
* Orando por los que están lejos.
* Participar plenamente en la Eucaristía, para que está nos motive a "ser  solidarios"
* En fin ser un Buen samaritano.

Se realizará un cartel, por equipo de las propuestas concretas y reales que desde nuestras posibilidades y limitaciones podemos hacer para ser prójimos.

Celebración:
Se propone que se haga una exposición de estos carteles para que los vea la comunidad, y se enteren que los adolescentes también se pueden comprometer y actuar como prójimos.

Al termino del día que se elija a una persona de cada equipo para que se presente su cártel con las propuestas, en plenario en forma de oración como compromiso verbal con Dios para hacer presente y hacer vida la SOLIDARIDAD CRISTIANA
(
http://www.mercaba.org
).

Catequesis eucaristica para jovenes. Tema 2.

TEMA 2
LA EUCARISTIA A LA LUZ DEL MISTERIO PASCUAL
OBJETIVO:
Darse cuenta de la importancia de prepararnos para el Encuentro con Jesucristo vivo en la Eucaristía.

Oración:
Ambientar  el  lugar con motivos Eucarísticos: pan,  trigo,  vino,  uvas,  cáliz,  hostia, etc...., flores.

Ubicarse todos en semicírculo alrededor de los símbolos eucarísticos, con una música adecuada para la ocasión empezar motivando al silencio, así durante unos minutos continuar con un diálogo abierto para recoger impresiones.

Se concluye con un canto apropiado.

Motivación:
Para transformar la vida.

Se llamaba Ana. Al decir de sus mayores padres y maestros, lo tenía todo. Todo lo bueno: inteligente, rica, bella, hija única y con un futuro prometedor. Pronto, en una convivencia, los compañeros de su edad detectaron un pequeño defecto: no sabía convivir porque se creía superior, única, diferente. Aquella tarde, cansada de reuniones, pegó un portazo y se marchó a caminar  en solitario por el campo.

Llovía. Previsora como era, portaba un impermeable. Se lo colocó, capucha incluida. La lluvia azotaba su cara. Comenzó a caminar de espaldas. Solo entonces sintió una corazonada:

"Ana, ¿no será así tu vida?... Siempre caminando de espaldas a todos. A ti misma que no te conoces. A los demás. Con quienes no quieres compartir nada. A Dios, que no es nadie en tu vida. ¿Crees que llegarás así muy lejos?"

La inteligente Ana se quitó el impermeable, se dejó empapar por la lluvia y en su soledad, comenzó a saltar y gritar:

"Sí, quiero cambiar. Quiero ser diferente. Señor, si existes ayúdame".

Cuando regresó al lugar de reunión de sus compañeros, éstos intuyeron que algo grande había pasado. Ana sonreía y pedía ayuda.

Después de contar la experiencia de su paseo  entendieron lo que es orar: partir de la vida, para volver a la vida transformados por el  espíritu.

Para entender mejor la parábola se hacen comentarios libres acerca de las experiencias que se han tenido de reuniones sociales, sean fiestas, juntas, u otro tipo de reuniones. Qué aspectos sobresalen en cada uno de los lugares, adornos, letreros, etc...

Iluminación:
Nuestra actitud ante el encuentro con Jesús Eucaristía debe ser de sencillez sin prejuicios dejándonos amar por Él. Pero no debemos olvidar que encontrarnos con el Señor implica estar preparados, es decir, para ser partícipes de su banquete necesitamos traje de fiesta que no es otra cosa que la conversiópn de nuestra vida, un cambio de actitud.

El encuentro con Jesucristo vivo es el punto de partida para una auténtica conversión, y para una renovada comunión y solidaridad. Para hacer efectivo este proyecto siempre es Dios quien toma la iniciativa. Es Él quien se hace prójimo de los hombres y quien da el primer paso para ir al encuentro del hombre y la mujer.  Es Él quien se interesa por su futuro, por su historia, y quien decide unirse y solidarizarse con los hombres y mujeres. Es Dios Emmanuel, es decir un Dios-con-nosotros que camina junto a su pueblo. Es un Dios que se da a conocer. Es el Dios de la revelación; el que se revela. Él actúa a rostro descubierto. Es un Dios que, al revés de los otros dioses, no se esconde detrás de su misterio

La pregunta es, entonces, ¿dónde, cómo y cuándo podemos encontrarle? ¿dónde y cómo podremos dejarnos encontrar por Él? ¿dónde podremos verle, escucharlo, sentirlo y palparlo? (ver 1Jn. 1,1). El no minimiza sus presencias. Las multiplica. Y nos da los caminos al encuentro. Así lo aprenderemos en las páginas de la Biblia y, en especial, en los relatos después de la resurrección. En ellos Jesucristo nos revela los lugares y el lenguaje preferido. Donde hay amor y caridad, Dios ahí está. Donde está Dios, está la felicidad.

Los signos del Resucitado están presentes en una acción de Iglesia, que es el Memorial de Salvación. Jesús Eucaristía.

La Iglesia realiza la memoria de su Señor en el gesto memorial del Pan y el Vino. Por eso necesitamos ampliar nuestro horizonte de comprensión de este "gesto memorial" que la Iglesia guarde desde sus orígenes  como un "precioso tesoro" en cumplimiento del mandato de su Señor "hagan esto en conmemoración mía". Es  necesario que busquemos una comprensión más sólida y profunda del gesto que Jesús realizó con sus discípulos durante la Cena en vísperas de ser entregado, y que se perpetúa en la memoria de sus discípulos mientras esperamos su venida.

Los relatos de este acontecimiento están presentados en los Evangelios: Mt. 26,26-29; Lc. 22, 19-20; Mc. 14, 22-25; 1Cor. 11, 23-26). Estos relatos cuentan que Jesús se sentó a la mesa con sus discípulos en víspera de su muerte y que durante la cena, tomó el pan y el vino, un gesto habitual en las comidas festivas judías. La novedad,  que es objeto de memoria de la Iglesia, no está en que Jesús haya realizado una cena, ni siquiera en el gesto de tomar el pan o el vino. Lo que nos interesa, por tanto, para captar su novedad, es saber hacia dónde nos orienta este signo del pan y el vino de la última cena en que Jesús se  identificó tan radicalmente. "este es mi Cuerpo... esta es mi Sangre..." ¿ Cuál era la intención de Jesús al rehacer este gesto tan común en las cenas judías? ¿ Cuál es la novedad que Él agrega a este gesto?

Para que podamos comprender mejor el gesto que Jesús realizó en la cena es necesario comprender el sentido profundo de otro gesto realizado por Jesús: el gesto de la Cruz. Es la Cruz la que da sentido a la vida de Jesús. En ella se encuentra la plenitud del sentido de su vida. Desde la Encarnación hasta el Calvario, la vida de Jesús solo se entiende como Don. La ofrenda suprema de la cruz es toda su vida, reunida bajo todos sus aspectos, para realizar de ella un gran gesto de amor.

El gesto del Pan y el Vino, acompañado por las palabras de Jesús, nos ayuda a comprender el sentido de su muerte. Al realizar este gesto del Pan y el Vino, antes de su Pasión, Jesús nos lleva a comprender que su muerte en la cruz no es objeto de una condenación: ni por el poder religioso de Israel, ni por el poder político de los romanos, como es el caso de los dos ladrones que están crucificados junto con Él. Su muerte es una muerte libre, expresión del don que ya  ha sido realizado en la cena con los suyos.

De esta manera, el acontecimiento de salvación en Cristo consiste esencialmente en esto: Jesús que se entrega, que se da, que se ofrece sin medias tintas, al Padre y a los hermanos, señalando así con su sangre la alianza nueva de Dios para con los hombres.

Cristo también está presente en la Asamblea. En la Palabra proclamada. En el ministro. En el corazón de los fieles (SC 7). Se trata de un gran misterio de presencia que tiene su culmen en ese momento de gran intensidad que es la presencia del don de su Cuerpo y su Sangre real y sacramentalmente entregados por nosotros. De esta manera, la Eucaristía es el don de Cristo a aquellos  que por el Bautismo del agua y del Espíritu ya se han transformado en su Cuerpo eclesial.

Los signos eucarísticos nos dan no el cuerpo  del crucificado sino el Cuerpo transformado del Señor por el poder del Espíritu en  la Resurrección. Solo este Cuerpo Resucitado es el Pan de vida para la salvación del mundo ya que la resurrección realiza el paso del mundo antiguo al mundo nuevo, del mundo marcado por el pecado y la transgresión, al mundo donde reina el Espíritu y la vida Nueva. La salvación consiste en incorporarse a este paso, a esa Pascua.

Situación en que vivimos.
Algunas actitudes de los adolescentes ante la Eucaristía no son las más deseables.

El encuentro con Cristo como maestro es la experiencia que debe motivar a ellos a un cambio de actitud.  Encontrarse con Jesús significa "estar con Él",  llevar la cruz que Él llevó.

Ante las experiencias que se tienen de retiros, eucaristías,   encuentros, ¿por qué no se ha tenido una auténtica conversión? ¿cómo renunciar al individualismo, a las modas, a pensar en Dios como algo lejano?

El  encuentro es exigente. A Jesús se le encuentra y se le descubre en su Palabra, en el hermano, y de un modo especial en la Eucaristía. Pero nos acercamos con actitudes erróneas: para empezar se quedan afuera del Templo o en las puertas, mientras más lejos mejor; van a Misa y no comulgan por el qué dirán..., otros se la pasan platicando o jugando, buscando a la muchacha que les gusta o al muchacho; otros can muy fachosos, su presencia en el vestir deja mucho que desear del lugar a donde van, la Casa de Dios.

Es  interesante cuando un adolescente logra vencer todo prejuicio y asiste por convicción y se enorgullece al participar y no se anda escondiendo de los amigos, al contrario, los invita a participar como él. Esperemos que todos los adolescentes sepan participar con entusiasmo en la Celebración de la Eucaristía.

Compromiso:
Se les puede entregar una copia con las siguientes preguntas:

¿Qué te impide el participar con entusiasmo de la Misa?

¿Con qué actitud deseo comprometerme para hacer de la Misa del Domingo una experiencia de Encuentro con Cristo?

Se deja que ellos mismos propongan una Misa donde puedan participar como ellos quieren.
 

Celebración.
Se recomienda iluminar los símbolos Eucarísticos y un Cristo.

Se invita a la reflexión y se hace la siguiente oración:

No digas: Padre
Si cada día no te comportas como su hijo
No digas: Nuestro
Si vives aislado en tu egoísmo
No digas: santificado sea tu nombre
Si no lo honras
No digas: venda a nosotros tu reino
Si lo confundes con el éxito material
No digas: hágase tu voluntad
Si no lo aceptas cuando es dolorosa
No digas: el pan nuestro de cada día
Si no te preocupas por los pobres
No digas: perdona nuestras ofensas
Si guardas rencor a tus hermanos
No digas: no nos dejes caer en tentación
Si tienes intención de seguir malos caminos
No digas: líbranos del mal
Si no tomas partido contra el mal
No digas: Amén
Si no has entendido aun el significado del
Padre Nuestro.
(
http://www.mercaba.org
).

Catequesis eucaristica para jovenes. Tema 1.

TEMA 1
ENCUENTRO CON CRISTO EUCARISTIA
OBJETIVO:
Descubrir que la Eucaristía es el encuentro real con Cristo, que el pan y el vino son símbolo de la entrega de Él hacia nosotros.

Oración:
Lectura del Evangelio de Lc. 24,13-21; 25-31

Motivación:
Este es el gran año de la apertura del Jubileo, hay en todo el mundo celebraciones con este motivo, pero no solo eso, también es el año de la Santísima Trinidad; durante los años pasados estuvimos meditando en cada persona de la Santísima Trinidad. En 1997 Jesucristo;  en 1998 Espíritu Santo;  en 1999 año del Padre.  Este año 2000 celebramos el año Eucarístico, por todos estos motivos, la Iglesia universal está alegre, pero ¿sabes?, la mayor alegría que puede existir es que tú estas aquí, que te has decidido a asistir a estos Ejercicios Cuaresmales, a escucha la Palabra de Dios, que es palabra de vida que nos conduce hacia el encuentro con Dios, dediquemos pues, nuestra reflexión a esta alegría.

Dentro de la motivación se realiza la siguiente dinámica con el objeto de motivar e integrar a los muchachos como grupo.

Se forman dos equipos: uno el Pan  y el otro el Vino. Uno de los coordinadores se pondrá  a una considerable distancia de los muchachos.

Deberá cada equipo hacer una cadena con sus prendas e incluso con ellos mismos, es importante observar que los objetos y ellos no dejen de tocarse.

El Objetivo es llegar primero a donde se encuentra el coordinador, el que lo haga, será el ganador (a los dos equipos se les puede premiar con una paleta o dulce). Además  el equipo ganador tiene derecho a elegir cuál de los dos expondrá primero.

Iluminación:
PAN

El pan es la comida ordinaria del hombre, satisface su hambre. En este sentido es símbolo de la vida misma.

Es fruto de la tierra y don de Dios a la vez que producto del trabajo humano, es causa y símbolo de la alegría, de la convivencia, de la fraternidad.

Cristo toma el pan como símbolo y muestra de su amor, de que su persona, su entrega estará siempre con nosotros, y más aún que se vuelve parte de nuestro cuerpo y espíritu, pues nutre.

Sobre todo hay que señalar que los alimentos se comparten con los amigos, entonces, ¿ qué seremos para Cristo que parte los alimentos en la Eucaristía?

VINO

Es símbolo natural, además de su valor como bebida para saciar la sed.

Es la bebida festiva, no tan primordial como el agua, pero sí más significativa de la vitalidad humana, de la alegría, de la inspiración de la amistad y de la alianza.

El mismo Cristo anuncia los bienes del Reino bajo la figura del "vino nuevo", como en las bodas de Caná.

El vino recuerda la sangre, que para los judíos constituía lo más  íntimo y sagrado para un viviente y se identifica con la vida.

El mismo Cristo relacionó este vino de la cena con su sangre derramada en la cruz.

El vino para Cristo, complementa la alimentación, el cuerpo y la sangre, que representa  su amor, su entrega. Se queda pues en la Eucaristía con nosotros. Cuando comulgamos, comemos al mismo Cristo y nos hacemos parte de su cuerpo.

Sobre todo, hay que tomar en cuenta que los alimentos se comparten con los amigos, entonces, ¿ Cristo nos toma como sus amigos?

El encuentro que tienen los discípulos de Emaús es una catequesis de la completa sobre el misterio salvífico de Cristo. Ellos iban desconsolados por la suerte que había corrido Jesús. Él se hace el encontradizo y camina junto a ellos, se interesa por lo que van conservando y se mete a la plática. Les explica las Escrituras con detalle pero ellos, a pesar  de su atención no saben quien es él. Es en el compartir la Cena cuando ellos descubren a Jesús y se vuelven testigos de la Resurrección y de la Salvación.

Cristo quiere ser parte de nuestras vidas, se interesa por caminar junto a nosotros, se queda siempre entre nosotros.

Así como el Pan y el Vino en la Eucaristía son el Cuerpo y la Sangre de Cristo, así nosotros debemos ser parte de un mismo Cuerpo y ser para los demás unidad en el amor y la entrega.

Situación en que vivimos:
La Eucaristía es la comunión con Cristo, que se comparte con los amigos, crea el espíritu de unidad, forma el Cuerpo de Cristo que es la Iglesia.

Por desgracia en la actualidad no entendemos a este Cristo que se hace encontradizo en la comunión, no nos importa el que Él nos busque, el que comporta su vida y está a nuestro lado.

Para muchos, la Eucaristía es solo un pedazo de oblea y un poco de vino, solo se comulga por compromiso, obligación o rito social. No es alegría, no existe la participación en la celebración.

Compromiso:
Se guarda un poco de silencio y alrededor de los signos de Pan y Vino se les pregunta:

¿Cuál será tu participación en Misa de aquí en adelante?
¿Qué es para ti el comulgar?
¿Compartes tu vida con los amigos? ¿Esto a que te lleva?
 

Oración:
Un canto Eucarístico
(
http://www.mercaba.org
).

¡Catolicos, llego la Cuaresma!

20120303215034-chisme3.gif

Autor: Sebastián Rodríguez | Fuente: Catholic.net
¡Católicos, llegó la Cuaresma!
Es tiempo para que la persona analice su vida y se de cuenta que todavía hay algo que puede cambiar para ser mejor y poder vivir más cerca de Jesucristo
 
 
¡Católicos, llegó la Cuaresma!
Sabia es la frase “el tiempo pasa volando”. Quizás muchos todavía piensan en lo bien que lo pasamos en la Navidad y no se han dado cuenta de que ya hemos cambiado por segunda vez de tiempo litúrgico. Después de Navidad hemos tenido siete semanas de tiempo ordinario y ya hemos entrado, con el Miércoles de Ceniza, a la Cuaresma que dura 40 días o 5 semanas y 5 días.

La Iglesia nos ayuda a aprovechar los tiempos litúrgicos de una manera especial buscando que nos preparemos para una fiesta venidera. La Cuaresma, en concreto, nos invita a prepararnos para la fiesta de la Resurrección de Jesucristo, esencial para nuestra fe: Jesús no está muerto, sino que ha resucitado. Pero para esto tenemos que pasar antes por la Semana Santa donde recordamos el sufrimiento y el amor de Cristo por cada uno de nosotros al aceptar ser flagelado, muerto y sepultado para la salvación del hombre.

Es por esto que se dice de la Cuaresma que es el tiempo que tenemos para prepararnos para poder contemplar y meditar mejor sobre los misterios de la Pasión de Jesús. Es tiempo de conversión, y no se entienda esta palabra sólo sobre la acción de pasar de una religión a otra (también puede ser), sino como una invitación a los católicos que están un poco alejados para que vuelvan a estar con Cristo.

Así, todos podemos tener momentos de conversión en nuestra vida. Es tiempo para que la persona analice su vida y se de cuenta que todavía hay algo que puede cambiar para ser mejor y poder vivir más cerca de Jesucristo. De ahí deben salir propósitos para mejorar y un sentimiento de querer volver a empezar a través del arrepentimiento de nuestros pecados en la Confesión.

En este tiempo, el sacerdote viste el color morado que significa luto y penitencia. Las lecturas de la Santa Misa nos invitan a la conversión. La Iglesia nos manda a hacer penitencias, a vivir el ayuno y la abstinencia en los días marcados. Se recomienda un mayor tiempo de reflexión y oración, y para hacer pequeñas o grandes obras de caridad. En muchos lugares aún se sigue teniendo la bonita e importante tradición de tener calendarios de Cuaresma en sus casas y poder así cumplir un propósito diario para prepararse mejor. En fin, muchas cosas nos ayudan a tener presente que estamos en Cuaresma, pero muy bien sabemos que a pesar de ello nos es fácil desconcentrarnos con otras cosas, buenas o malas, y olvidar su sentido.
Unas palabras sobre el ayuno y la abstinencia. Seguramente pocos han tenido el Código de Derecho Canónico en sus manos. Por mi parte sólo desde hace poco descubrí la maravilla que él contiene. Se trata de un libro que recoge las normas jurídicas que regulan la organización de la Iglesia Católica, su jerarquía, los derechos y obligaciones de sus fieles, los sacramentos y las sanciones que se establecen por la violación de estas normas. El código vigente fue promulgado por el beato Juan Pablo II en 1983.

Sin desviarnos del tema, el código habla de la abstinencia y del ayuno. El canon 1251 dice que “todos los viernes [del año], a no ser que coincidan con alguna solemnidad, debe guardarse la abstinencia de carne, o de otro elemento que haya determinado la Conferencia Episcopal; ayuno y abstinencia se guardará el miércoles de Ceniza y el Viernes santo”. Sobre lo primero, abstinencia (no comer carne) todos los viernes del año, es algo que deberíamos recuperar como Iglesia Católica. El significado de ese sacrificio nos ayuda a recordar la Pasión de Cristo y a hacer obras con las que reparemos el daño ocasionado con nuestros pecados.

El código también da algunas explicaciones más precisas. El canon 1252 nos dice que la abstinencia obliga a los que hayan cumplido 14 años de edad. El ayuno obliga a los mayores de edad (18 años) hasta que hayan cumplido 59 años. El canon 1245 recuerda que por causa justa y según las prescripciones del Obispo diocesano, el párroco puede dispensar a sus fieles de estas obligaciones en algunas situaciones particulares.

Aprovechemos esta Cuaresma centrados en prepararnos mejor para la pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo.

¿Que significa ser cristiano hoy en Latinoamerica? Segunda parte.

 CLAVES DE LECTURA DEL CRISTIANISMO

Gentileza de
http://www.hernandarias.edu.ar/ceiboysur/
para la BIBLIOTECA CATÓLICA DIGITAL Mercaba

 

SEGUNDA PARTE

CLAVES DE LECTURA DEL CRISTIANISMO

 

1. CLAVES O ESQUEMAS MENTALES

Hemos definido el ser cristiano en América Latina hoy como un seguimiento de Jesús que prosigue su obra liberadora en un mundo estigmatizado por signos de muerte y anhelante de una vida más plena, y hemos visto que esta definición exige de nosotros un cambio no sólo de actitud sino de mentalidad, una verdadera conversión.

Para muchos este cambio en el modo de enfocar el cristianismo resulta sorprendente e incluso contradictorio con el enfoque de la fe que habían aprendido de pequeños o hace algunos años. De esta constatación surgen una serie de cuestiones: ¿Acaso el Evangelio cambia? ¿No se deberá esta forma de interpretar la fe a ideologías extrañas al cristianismo? ¿Qué garantía tenemos de que dentro de unos años no deberemos cambiar de nuevo nuestras formulaciones cristianas? ¿Por qué se habla del ser cristiano en América Latina? ¿Acaso el cristianismo no es igual en todas partes?.

Estas preguntas exigen mayor reflexión. Por eso a la primera parte más expositiva y afirmativa, hemos añadido esta segunda parte de cara a una ulterior explicación del por qué de la definición del cristianismo como seguimiento de Jesús.

Para comenzar a clarificar todas estas preguntas hemos de partir de una distinción: una cosa es la fe y otra cosa es la reflexión o formulación que hacemos sobre ella. La fe, don del Espíritu, por el cual nos adherimos personal y vitalmente al misterio de Jesús Salvador, penetra más allá de los conceptos, trasciende las formulaciones más correctas y nos hace participar de la misma vida de Dios. En cambio la reflexión que elaboramos sobre la fe revelada, está siempre marcada por la cultura, el lenguaje, la época, la situación personal, la forma de comprender la realidad. La misma Sagrada Escritura no escapa a esta ley profundamente humana. La comprensión y expresión de la revelación de Dios de parte de los autores bíblicos del tiempo de la monarquía Davídica o Salomónica, no es la misma que la de los escritores sacerdotales que escriben después del exilio de Israel. La visión sobre Jesús del Evangelio de Marcos es diversa de la de Lucas, y las dos difieren de la del Evangelio de Juan . Los escritos paulinos poseen unas características propias que los distinguen de los evangelios.

No debe pues extrañar que también después, en la historia de la Iglesia posterior, se hayan dado diversas formas de lectura y comprensión del Evangelio. El magisterio de la Iglesia vela para que estas lecturas no se desvíen de la recta tradición eclesial y se ajusten a la Escritura. Pero el mismo magisterio también está condicionado por la mentalidad de cada época, lo cual no invalida su misión, que cuenta con la asistencia especial del Espíritu.

Esta misteriosa pero real diversidad histórica y cultural en la captación de la verdad de fe, no es un fenómeno exclusivo del cristianismo o de ámbito religioso, sino una ley profundamente humana que, bien entendida, no lleva al escepticismo relativista sino a una búsqueda humilde y constante de la verdad plena. La humanidad ha de ir avanzando hacia una visión cada vez más comprensiva de la realidad. En este caminar de la humanidad existen una historia del pensamiento, de la ciencia, del arte, y también una historia de la teología o de la reflexión cristiana sobre la fe. Estas historias no son independientes unas de otras, pues la Iglesia no está fuera de la historia, está inmersa en ella y el cristiano vive con sus contemporáneos la gran aventura de la humanidad.

Por esto mismo, la historia de la teología no se puede separar de la evolución de los sistemas de pensamiento de la humanidad,. Esto ayuda a establecer el diálogo entre la fe y los humanismos de cada época y permite anunciar el Evangelio a todas las culturas.

Podemos resumir lo dicho hasta ahora afirmando que nuestra visión de la realidad y por lo tanto también de la realidad de la fe, siempre viene mediada por unas claves de lectura o esquemas mentales que ofrecen una visión unitaria y sintética de nuestra comprensión y valoración de la realidad y de toda nuestra acción concreta. Dicha clave de lectura está ligada a la cultura, a la historia a los condicionamientos económicos, a la psicología personal y a otros muchos elementos. Pero a pesar de las diferencias existentes entre individuo e individuo, se puede constatar como una cierta unidad general o matriz que unifica la forma de pensar de un determinado grupo en un momento histórico concreto.

En momentos culturales e históricos homogéneos y sin fuertes cambios ni rupturas, estas diversas formas de pensar y valorar, pueden pasar desapercibidas. Pero en momentos de transformaciones fuertes y rápidas, como el tiempo actual, estas diferencias se manifiestan, a veces de formas muy conflictivas, en todos los campos: social, político, artístico, filosófico, religioso. Los conflictos de la Iglesia del postconcilio son un ejemplo claro de estos choques de diferentes mentalidades o esquemas mentales.

Por todo ello puede ser interesante y clarificador el presentar de forma muy sintética las tres claves de lectura del cristianismo que hoy coexisten en la Iglesia y que están ligadas a diferentes esquemas mentales. Todo intento de tipificación es, por su misma simplificación, un tanto empobrecedor y necesariamente caricaturiza la realidad. Pero tiene la ventaja de ayudarnos a comprender de forma sintética lo que en la realidad de cada día se nos escapa en medio de las mil facetas variables.

Aunque la exposición de los esquemas mentales no puede ser neutra, pues siempre juzgamos desde un esquema concreto y optamos por uno de ellos, sin embargo deberíamos evitar toda forma de descalificación ética de otros esquemas. Cada esquema capta parte de la verdad y está condicionado a un momento histórico sobre el cual es difícil juzgar desde otra situación histórica.

Estas consideraciones previas, un tanto abstractas, se clarificarán con la exposición concreta de las tres claves de lectura que vamos a proponer.

2. TRES CATECISMOS

La comparación de tres conocidos catecismos puede servirnos para ejemplificar tres claves de lectura de la fe. Se trata del Catecismo de Pío X, del Nuevo Catecismo para adultos de Holanda y de Nuestro Catecismo del Brasil.

1. El Catecismo de Pío X, de principios de siglo, responde a la preocupación del Papa por anunciar la fe a los niños y prepararlos de este modo a la Primera Comunión. Se extendió rápidamente por toda la Iglesia Universal. Comienza con la enseñanza de las primeras oraciones y fórmulas que han de saberse de memoria. A continuación se presenta, con el método clásico de preguntas y respuestas, las primeras nociones de la fe cristiana: ¿Quién nos ha creado ? ¿Quién es Dios? ¿Para qué nos ha creado Dios? ¿Cómo se llaman las tres personas de la Santísima Trinidad? ¿Quién es Jesucristo?. . .

Las tres partes del Catecismo corresponden al plan de lo que hay que hacer para vivir conforme a Dios: creer las verdades reveladas por El (Credo), guardar sus mandamientos (Mandamientos de la Ley, Preceptos de la Iglesia, Virtudes principales), con los auxilios de su gracia, la cual se alcanza por medio de los sacramentos (medios que causan la gracia) y la oración (o medio que alcanza la gracia). Acaba el Catecismo con las oraciones del cristiano para el día, para la confesión y comunión, la forma de rezar el rosario y de ayudar a misa.

Lo que llama positivamente la atención de este catecismo es su claridad, concisión y sentido práctico. Pero sorprende el enfoque individualista de la fe, su noción más filosófica que bíblica de Dios ("Un Ser perfectísimo, Creador y Señor de Cielo y Tierra", el poco relieve de Jesucristo en la revelación de Dios y en toda la vida cristiana, y la visión meramente instrumental de los sacramentos, como medios para alcanzar la gracia para así cumplir los mandamientos. El mismo método de preguntas y respuestas, aun dirigido a niños, responde a un tipo de mentalidad y pedagogía religiosa muy clásica. Este Catecismo puede servir de ejemplo a la clave o mentalidad que llamaremos tradicional.

2. El Nuevo Catecismo de Adultos, llamado comúnmente Catecismo holandés, es de 1966, es decir poco después del Vaticano II. Fruto de un trabajo colectivo y de una serie de intercambios realizados en la Iglesia holandesa, pretende ofrecer un enfoque nuevo de la fe para los adultos, con el fin de poder elaborar después un catecismo para jóvenes.

Sin preguntas ni respuestas, sin tecnicismos filosóficos o teológicos, es una invitación a la reflexión. No pretende dar respuestas definitivas, sino que ofrece más bien una visión histórica del dogma en el lenguaje existencial del hombre moderno.

Su punto de partida es el misterio del hombre y de la existencia humana: ¿Quién soy yo? ¿Qué es el hombre? ¿Qué sentido tiene la vida? ¿Qué sentido tiene este mundo?. Aparece claramente cómo el hombre busca a Dios a través de toda la historia y se enumeran las grandes religiones de la humanidad como caminos de búsqueda de Dios. Destaca el camino del pueblo de Israel que culminará en Cristo. El Hijo del Hombre y la Iglesia como camino de Cristo, constituyen las partes básicas de este Catecismo. Finalmente un capítulo sobre el término del camino: la vejez, la escatología, y Dios Trinidad.

No nos interesa aquí evaluar cada una de sus afirmaciones (algunas de ellas fueron objeto de reservas por parte de Roma), sino ver su modo de enfocar la visión de la fe. Llama la atención su sentido antropológico, histórico, comunitario, y bíblico de fe, su apertura al hombre moderno y a los humanismos contemporáneos, y un estilo sencillo y comprensible para el hombre de la calle. Evidentemente su trasfondo cultural, económico y religioso corresponde al de la Europa Central de los años 60, y se respira un cierto optimismo, típico del mundo neocapitalista y liberal de aquellos años, bastante alejado de los problemas del Tercer Mundo. Es un ejemplo representativo de lo que llamaremos la clave moderna de la fe.

3. "Nuestro Catecismo", obra de la Prelatura de San Félix de Araguaia y de su Obispo Pedro Casaldáliga, es de los años 80. Mantiene el esquema clásico del Catecismo de Pío X: primera parte el Credo, segunda parte la Ley, tercera parte la oración. Pero hay notables diferencias entre ambos catecismos. Aquí cada tema se realiza en cuatro momentos: explicación del tema, resumen en letra grande para ser memorizado, preguntas para la reflexión en la comunidad y un momento de oración o alabanza final. El Credo va glosando el símbolo apostólico, con breves anotaciones que lo actualizan para América Latina. Así por ejemplo. "Creemos que Dios quiere la igualdad y felicidad de todos, creemos que Dios acompaña siempre a su pueblo, creemos que la misión de Jesús es hacer presente el Reino de Dios. Creemos en Jesús que ha vencido a la muerte, creemos en el Espíritu Santo la fuerza de Dios en nosotros, creemos que la Iglesia es la continuadora de la misión de Jesús, creemos que Jesús es fuente de agua viva". En este contexto cristológico y eclesial se ubican los siete sacramentos. La segunda parte trata sobre la Ley: los diez mandamientos, la Ley del pueblo liberado por Dios de Egipto y la bienaventuranzas y maldiciones de Jesús. Finalmente la última parte sobre la oración expone el Padre Nuestro y otras oraciones del cristianismo. Acaba el Catecismo con el decálogo del hombre feliz para aprenderlo de memoria y vivirlo en la vida.

Feliz aquel que ama a Dios y vive con fe, atento a lo que Dios quiere.

Feliz aquel que descubrió que el verdadero Dios camina con el pueblo y quiere su liberación.

Feliz aquel que comprende que seguir a Jesús es vivir en comunidad en unión con el Padre y los hermanos.

Feliz aquel que confía en sus compañeros: "el mundo será mejor cuando el pobre que sufre confía en el que es también pobre como él".

Feliz aquel que piensa que la vida y el buen nombre de los compañeros valen más que todo el oro del mundo.

Feliz aquel que ama y respeta a su familia: a la esposa, al esposo, a los hijos y a los padres.

Feliz aquel que sabe que su dignidad personal es sagrada.

Feliz aquel que entiende que la verdadera religión es amar a Dios, como Padre y al prójimo como hermano.

Llama la atención de este Catecismo, junto con su sencillez y pedagogía, su profundo sentido evangélico, comunitario y liberador. Hay una constante preocupación por unir Dios y la vida del pueblo. Es un ejemplo de la clave solidaria de la fe.

Estos tres catecismos, nacidos en momentos históricos y en contextos socioculturales muy diversos, ejemplifican diversas claves de interpretación de la fe, dentro de la tradición eclesial. En realidad no sólo los textos difieren, sino el mismo concepto de catequesis, su papel dentro de la comunidad cristiana, sus agentes y su forma de ser llevado a la práctica. Cada Catecismo revela una mentalidad diferente, una visión peculiar de la fe, un esquema mental un paradigma, una óptica propia.

3. EXPOSICION DE LAS TRES CLAVES DE LECTURA DE LA FE

Mientras en Europa se ha mantenido el interés por definir la esencia del cristianismo, en América Latina ha surgido la preocupación por vincular la fe a la realidad concreta histórica y local, y por descubrir la evolución histórica de la visión de la fe. Una serie de autores de América Latina (G. Gutiérrez, J.B. Libânio, L. Boff. R. Muñoz, P. Trigo, M. Preiswerk, el equipo de teólogos de la CLAR) ha ido mostrando la pluralidad de esquemas mentales existentes y su repercusión en orden a comprender y vivir la fe.

Los tres esquemas básicos podemos llamarlos clave tradicional o clásica, clave moderna o secular y clave solidaria o liberadora. Expliquemos los elementos constitutivos de cada una de estas claves, su origen y sus implicaciones.

1. Clave tradicional. En ella predomina una visión objetiva y esencialista de la realidad, la cosa en sí misma, independientemente del sujeto. Su esquema está más ligado a la naturaleza que a la historia, a lo dogmático y estático que a lo dinámico y evolutivo, a los orígenes más que al fin. Su visión de la realidad es vertical, jerárquica, jurídica, descendente. Todo el universo mental sigue un orden preestablecido y al igual que el orden cósmico, está regido por unas leyes fijas y constantes, monolíticas y uniformes.

Este esquema está muy marcado por la sumisión a la naturaleza ante la cual el hombre se siente impotente y mira con respeto sagrado, procurando obedecer en todo el curso de la ley natural. Esta actitud se traduce también en las relaciones sociales: sumisión a la autoridad, a la tradición, a lo establecido, a las reglas de convivencia, a las costumbres. Así como no se cuestiona el orden cósmico, tampoco el orden social: ambos se consideran sagrados y queridos por Dios y vienen a ser expresiones de su Voluntad divina. El mundo está regido por la Providencia de Dios y la libertad humana se expresa en la aceptación y entrega a esta Voluntad divina, sin concebirse una postura crítica frente a la familia, la sociedad o la religión. El mundo divino y sobrenatural es el que da sentido al mundo natural o profano, el cual carece de autonomía y consistencia propia. Todo debe ser sacralizado para que adquiera sentido.

Hay pues una gran coherencia entre los aspectos culturales, sociales, filosóficos y religiosos de este esquema mental.

Este esquema mental es típico del mundo agrario, feudal y religioso que prevaleció durante la Edad Media y configuró lo que se ha llamado la Cristiandad. Esta cosmovisión se comenzó a resquebrajar de forma clara en el siglo XV, pero a nivel eclesial se prolongó todavía durante siglos. El Catecismo de Pío X refleja esta mentalidad, de la que oficialmente la Iglesia católica se distanció recién en el Concilio Vaticano II.

2. Clave moderna. Desde el Renacimiento se abre paso en forma clara un cambio de mentalidad que hacía siglos había comenzado a despuntar. Una serie de hechos enmarcan esta evolución: el progreso de las ciencias que obliga a desacralizar la naturaleza (Galileo) y a operar un giro "Copernicano" respecto a la visión clásica anterior; la aparición de una ciencia política (Maquiavelo) que intenta independizarse de la tutela eclesial y busca su propia racionalidad;la Reforma con la afirmación de la autonomía de la conciencia personal frente a la Iglesia, etc. Este amplio movimiento irá avanzando con los años: la Ilustración, la Revolución Francesa, la Independencia de Norteamérica y de América Latina y de las antiguas colonias Asiáticas y Africanas, el progreso científico, el capitalismo económico y la Revolución industrial. . ., irán configurando una nueva visión de la realidad: secular, urbana, democrática, liberal, pluralista. . .

De esta clave moderna la persona es el centro. Se ha pasado de una visión objetiva y cosista a otra subjetiva y antropológica. La naturaleza se ha desacralizado y la razón técnica ha transformado el antiguo cosmos mítico en objeto de dominio, de energía y de riqueza. De la mentalidad estática y fixista se ha pasado a una visión dinámica, histórica, evolutiva, en la que la libertad y la racionalidad instrumental dominan la materia y enseñorean la historia. El sujeto toma conciencia de su realidad personal y existencial y rechaza todo dogmatismo, autoritarismo y legalismo. El nuevo sujeto histórico de esta nueva historia es el sector de la burguesía. En este optimismo del progreso de la técnica, florece tanto el individualismo más exacerbado (privacidad, propiedad privada, liberalismo económico), como el deseo de diálogo y de comunidad humana (intersubjetividad, comunidades de relaciones primarias). También en la esfera religiosa, de la clave moderna surge tanto el ateísmo racionalista (por creer que Dios niega la autonomía humana), como una fe más personal y más comunitaria, que lejos de negar la libertad y la conciencia, la hace más cómoda y responsable en la historia y en la misma comunidad cristiana.

Dentro del cristianismo, las iglesias nacidas de la Reforma aceptaron esta mentalidad mucho antes que la Iglesia católica, que durante siglos se resistió frente a ella, por verla ligada a peligros dogmáticos y prácticos. Recién en la primera mitad del siglo XX, una serie de movimientos espirituales, pastorales y teológicos (movimiento bíblico, litúrgico, patrístico, ecuménico, social), fueron madurando el ambiente eclesial, hasta cristalizar en el Concilio Vaticano II. Este Concilio, convocado por Juan XXIII y llevado a término por Pablo VI, representa el paso de la clave tradicional a la moderna en la Iglesia católica. Sus documentos sobre ecumenismo, libertad religiosa, diálogo con el mundo moderno, etc., son significativos de este cambio de mentalidad. El Catecismo holandés expresa bien esta nueva sensibilidad humana y eclesial. La resistencia de muchos sectores eclesiales en aceptar el Vaticano II, es un reflejo de lo profundamente arraigada que estaba, y continúa estando, en muchos católicos la clave tradicional. Por otra parte el retraso de siglos por parte de la Iglesia en aceptar esta nueva clave histórica, ha sido fuente de muchos conflictos y tensión para muchos cristianos, que se sentían dilacerados entre su cosmovisión humana moderna y la visión tradicional de la fe que la Iglesia todavía mantenía.

3. Clave solidaria. Las grandes revoluciones sociales de principio de siglo y de estas últimas décadas, la irrupción de los pobres en la historia, el clamor de la mayor parte de la humanidad por una vida más justa y más humana, han hecho aflorar en la conciencia contemporánea la dimensión de lo social, como momento dialéctico de relación entre sujeto y objeto.

La naturaleza se contempla a la luz de las estructuras sociales, económicas y políticas. También la conciencia subjetiva se ve situada dentro de lo social y lo estructural. Lo económico y lo político cobra fuerza, se descubren el influjo del lugar socio-económico en la mentalidad de los grupos y los intereses de clase. Frente a las injusticias de las estructuras dominantes se busca el proyecto histórico del pueblo, en una línea más participativa y socializante. El pueblo constituye el nuevo sujeto social e histórico del momento presente. La esfera de lo religioso no escapa a esta clave de lectura. Para algunos sectores Dios aparece como adormecedor, para que el pueblo se resigne ante el fatalismo de la pobreza; para otros se redescubre la dimensión social y política de la religión de la fe y del Evangelio.

Concretamente dentro de la Iglesia católica, las conferencias del episcopado latinoamericano reunidas en Medellín (1968) y Puebla (1979) para aplicar el Vaticano II a América Latina, representan una clara toma de conciencia por parte de la Iglesia de América Latina de esta nueva clave de lectura. La fe es vista desde el ángulo de los pobres, desde la realidad e injusticia de América Latina. Desde la fe, esta situación es calificada como pecado personal y social, contraria al plan de Dios. Consiguientemente en esta situación de conflicto, la Iglesia opta prioritariamente por el sector de los pobres, como la forma actual de realizar hoy su tarea evangélica.

Esta clave de lectura halla en el Catecismo del obispo Casaldáliga una expresión concreta. Pero esta visión no se reduce a América Latina, sino que va creciendo sobre todo en el Tercer Mundo y en los sectores más explotados de los países del Norte. Esta clave, por sus implicaciones sociopolíticas, produce amplias sospechas y reticencias en sectores eclesiales y políticos de todo el mundo. La agresividad del Documento de Santa Fe del gobierno de Reagan contra la Teología de la Liberación, es un claro exponente de la conflictividad de esta clave solidaria. La misma Iglesia universal está todavía lejos de haber aceptado teórica y prácticamente esta clave.

Todo ello aparecerá con más claridad cuando veamos cómo las tres claves descritas aquí configuran en la práctica diversas concepciones de la fe en sus capítulos más significativos: Dios, Cristo, Antropología, Eclesiología, Sacramentos, Educación, Praxis social, Pastoral, etc.

4. TRES VISIONES DEL CRISTIANISMO

A partir de cada una de estas tres claves se configuran diversas lecturas de la fe. Iremos viendo, sucesivamente, cómo cada clave enfoca los puntos nucleares de la fe cristiana.

1. El misterio de Dios.

Dios es visto por la clave tradicional como Ser perfectísimo, eterno, espiritual, trascendente, providente, omnipotente creador de todo, totalmente Otro y diferente de todo lo creado, impasible, incondicionado, inconmensurable, omnipresente, infinito, Causa primera, Supremo Hacedor y Ordenador del Universo. Sus atributos están más cerca de la filosofía griega y de la Teodicea que de la Escritura y causan la impresión de gran lejanía de la humanidad. A partir de esta imagen de Dios, la religión parece guardiana del orden establecido y todo cambio parece atentar contra la Ley Divina que dirige las cosas a sus fines. Es una imagen de Dios más ligada al curso de los astros que a al historia.

Indudablemente el misterio Trinitario se proclama abiertamente, pero la visión tradicional de la Trinidad es más metafísica que bíblica, acentuando más la esencia de la divinidad que la riqueza de las Personas, y todo el misterio parece más un juego de la lógica que una revelación cálida y nuclear para la vida cristiana. Basta leer himnos y prefacios trinitarios de la liturgia latina para percatarse de que esta verdad parece en la práctica reservarse a la especulación de unos pocos iniciados.

El concepto mismo de revelación se centra en la comunicación por parte de Dios de unas verdades y normas, cuya recopilación se recoge en la Escritura y en la Tradición eclesial. La Iglesia es la depositaria de este "depósito de la fe" que el magisterio eclesial defiende y propone a los fieles para su aceptación. La fe es, lógicamente, la aceptación por parte de los fieles de estas verdades reveladas por Dios y enseñadas por la Iglesia. Hay un predominio de lo intelectual sobre lo vital, de lo autoritario sobre lo comunitario, de lo dogmático inmutable sobre lo histórico, de la doctrina recta sobre la práctica. Llama la atención en esta visión de Dios el papel tan poco relevante de Jesús para nuestra comprensión de Dios. También la Escritura se concibe como escrita por los autores bíblicos gracias a una inspiración en forma de dictado desde arriba. Estamos lejos de las modernas reflexiones sobre tradiciones bíblicas, géneros literarios, historia de las formas, etc.

La clave moderna tiene una visión profundamente bíblica de Dios: es el Padre de Nuestro Señor Jesucristo, revelado por Jesús, el Hijo encarnado. Es Jesús quien ha revelado históricamente el misterio de Dios, al hablar del Padre que le ha enviado y del Espíritu Santo que enviará a los Apóstoles. La Trinidad no es una revelación para satisfacer la curiosidad científica, sino un misterio de amor y de comunión, que se revela a la humanidad en la medida en que le hace participar de su misterio: Dios nos revela que es Padre al hacernos hijos suyos, el Espíritu se revela como don de amor al difundirse el amor de Dios en nuestros corazones. Jesús se revela como Hijo al hacernos sus hermanos. La revelación de Dios aparece como una realidad histórica: existe una historia de salvación, con diferentes momentos y etapas (Antiguo Testamento, Jesús, Nuevo Testamento) y Dios se comunica con palabras y con hechos. La Biblia recoge estos hechos salvíficos y su interpretación, y la Iglesia es la comunidad capaz de interpretar la Escritura, porque en ella reconoce su propia historia de salvación. Dios es el autor de la Escritura en cuanto es el autor de toda la historia de salvación y de la Iglesia, a cuyo bien todo se dirige. Pero Dios continúa actuando en la historia, y aunque no revela misterios nuevos diferentes de la gran revelación en Cristo, sí nos hace comprender cada vez con mayor profundidad la verdad revelada. Los signos de los tiempos nos manifiestan la voluntad y el plan de Dios en la historia, a través de acontecimientos, aspiraciones y deseos de los pueblos (GS 4; 11; 44). La fe no es sólo adhesión a verdades, sino una vida nueva, la participación de la vida de Dios, que en Jesús se nos ha comunicado.

Para la comprensión más adecuada de la revelación, la mentalidad moderna incorpora al estudio de la Biblia y del dogma, los aportes de las ciencias históricas, lingüísticas, sociales, filosóficas, etc., proporcionando así una imagen de la revelación que sin dejar de ser misteriosa es más inteligible y se adapta a la mentalidad del mundo de hoy. Este puede exclamar: ¡Ahora entiendo la Biblia!, repitiendo el título de un conocido libro de introducción a la Escritura.

La visión solidaria se sitúa en continuidad con la visión moderna, pero acentuando una serie de dimensiones poco resaltadas en la anterior clave. Dios es captado en su revelación en la historia de salvación, como el Dios de la vida (Gn), el liberador de pobres y oprimidos cuyo clamor escucha compasivo (Ex), como el Dios que desea se realice el derecho y la justicia (Profetas). Esta imagen de Dios es la que el mismo Jesús nos presenta: un Dios que desea la liberación de los cautivos (Lc 4,18) y cuyas entrañas se enternecen ante el hijo pródigo (Lc 15). La Trinidad es un misterio de comunión y participación, un misterio de solidaridad. La revelación de Dios se ordena a la realización del plan de Dios, al Reino. Este Reino es como la prolongación hacia afuera del misterio de solidaridad y comunión de Dios: el crear una humanidad fraterna, filial, reconciliada, libre, justa, igualitaria. El Espíritu continúa actuando en nuestra historia, y a través del clamor del pueblo oprimido hace escuchar su gemido y su anhelo de liberación (Rm 8).

La Escritura es la historia del pueblo de Dios en su marcha hacia el Reino y debe leerse desde el mismo pueblo. Los pobres son los primeros destinatarios del Evangelio y aquellos a los que han sido revelados los misterios del Reino. Desde la solidaridad con ellos, la Biblia alcanza su sentido, que se oculta a los sabios y prudentes de este mundo. Dios es el Dios de los pobres y estos son los que mejor comprenden su Reino (Mt 11,25). La fe exige vivir conforme el plan de Dios, practicar la justicia: "Ya se te ha dicho, hombre lo que es bueno y lo que el Señor te exige: Tan sólo que practiques la justicia que quieras con ternura y te portes humildemente con tu Dios" (Mq 6,8). En el NT esta práctica se concretará en el seguimiento de Jesús. No basta aceptar verdades correctas, hay que vivir siguiendo a Jesús.

2. Jesucristo

En la Cristología tradicional se llamaba el tratado del Verbo Encarnado. Se partía de una noción ya conocida de Dios y se aplicaba a Jesús. Puesto que Dios es todopoderoso y omnisciente, Jesús aparece más como un Dios disfrazado de hombre que como un hombre verdadero igual en todo a nosotros, menos en el pecado. Las tentaciones de Jesús, sus sufrimientos y fracasos resultaban inexplicables: eran únicamente para darnos ejemplo, pues en realidad El se mantenía ajeno a todo este mundo limitado y oscuro que nos rodea. Más que revelarnos quién es Dios a través de su humanidad de su vaciamiento, parecía confirmar nuestra idea de un Dios lejano, poderoso demasiado parecido a los poderosos de este mundo.

En esta Cristología tradicional, los misterios de la vida de Jesús contaban poco: todo lo llenaba el problema de la unión personal del Verbo con la humanidad de Jesús, la relación entre la Persona divina de Jesús y sus dos naturalezas. Era una Cristología centrada más directamente en los Concilios de la Iglesia que en la Escritura, más metafísica que histórica, más apologética que positiva.

Por otra parte la dimensión salvadora de Jesús quedaba prácticamente reducida al sacrificio de su muerte. La cruz, expiación del pecado de Adán, es la satisfacción infinita que se ofrece a Dios para reparar la ofensa infinita del pecado. La muerte de Jesús nos abre las puertas del cielo y así cada persona puede salvarse después de su muerte.

Hay una serie de aspectos que no aparecen claramente en esta Cristología: su vida, su doctrina, su Resurrección. Todo se centra en el sacrificio de su muerte expiatoria, entendida desde una mentalidad que refleja los esquemas feudales de la época: el vasallo que ofende a su señor necesita reparar la ofensa, y en el caso de Dios, sólo una Persona de igual dignidad divina -el Hijo- puede repararlo. No aparece ninguna dimensión liberadora del Evangelio de Jesús que ayude a transformar la historia, sino que todo parece reducirse a una salvación individual para la otra vida.

La Cristología moderna está bien arraigada en la Biblia. Parte de Jesús de Nazaret, de su vida, muerte y resurrección, recupera la humanidad de Jesús con todas las limitaciones anejas a la verdadera humanidad. Es Jesús quién nos revela que Dios es ante todo Padre, y también Jesús es quien nos revela la dignidad humana: el hombre es hijo de Dios y hermano de Cristo. La encarnación de Jesús es el Si de Dios al mundo y de la historia humana. Desde entonces no hay que buscar a Dios al margen de la historia, sino en la vida humana, en el amor fraterno.

La muerte salvadora de Jesús es fruto de haber asumido la naturaleza humana con todas sus consecuencias hasta el final, y su muerte da sentido al misterio oscuro de nuestra muerte. Pero es la Resurrección de Jesús la que clarifica el sentido de nuestra vida y de nuestra muerte, y por esto es fundamento de nuestra esperanza. La Resurrección de Jesús nos ofrece el modelo de la nueva humanidad, ya que Cristo resucitado es el Señor de la historia, alfa y omega del universo (GS 22; 32; 45). Es una Cristología más positiva y cercana a la problemática moderna, pero que puede pecar de un excesivo optimismo.

La Cristología solidaria se sitúa dentro del enfoque moderno, pero resaltando una serie de aspectos que se descubren al leer el Evangelio desde un mundo de pobreza y hambre de América Latina: Jesús fue pobre, miembro de un pueblo oprimido, optó por los marginados de su tiempo y les anunció a ellos preferentemente el plan de Dios, el Reino. Exige conversión para entrar en este Reino de Dios, que es una maravillosa Utopía que subvierte el orden injusto actual y desea construir una humanidad fraterna, filial, libre y reconciliada. Nos revela a su Padre como el Dios de los pobres, los pequeños y sencillos, y promete al Espíritu que llevará a término en la historia del futuro. Su muerte no es casual sino consecuencia de los conflictos que su misión y sus opciones provocan en todos aquellos que no desean que las cosas cambien ni que venga el Reino de Dios. La Resurrección de Jesús es el Sí del Padre al camino de Jesús y una gran buena noticia para los pobres y oprimidos de este mundo: Dios quiere la vida y levanta del polvo al oprimido. Pero es una mala noticia para Pilatos, Herodes, Caifás y todos los poderosos de este mundo. La vida de Jesús, su mensaje, su muerte y resurrección tienen un profundo contenido liberador. La solidaridad de Jesús con los pobres y su identificación con ellos en el juicio final, hace de los pobres el centro del nuevo Reino, del que ellos son los jueces escatológicos en el tribunal supremo de la historia (Mt 25, 31-45).

Esta clave solidaria, esencialmente bíblica, fundamenta una actitud cristiana de seguimiento de la vida y mensaje de Jesús, a imitación de los apóstoles. Se entendería mal esta clave si se la redujese a una liberación meramente socio-económica, fruto exclusivo del esfuerzo humano, cayendo así en fáciles y engañosos mesianismos terrenos. Esta clave no olvida las dimensiones de trascendencia, de cruz y de gratuidad de la salvación. Jesús no es un simple profeta, ni un revolucionario social, sino el Hijo de Dios que ha venido al mundo para que tengamos vida en abundancia (Jn 10,10) y para hacernos libres de toda esclavitud (Jn 8,36) con su vida, muerte y resurrección.

3. Antropología

La concepción tradicional llamaba a esta parte de la teología el tratado sobre la gracia. Parte de la creación natural y de la elevación de la humanidad al orden sobrenatural, que en el paraíso terrenal se manifiesta esplendorosamente. De este estado paradisíaco Adán y Eva, por su pecado fueron expulsados, perdiendo la gracia sobrenatural y otros dones. Este pecado de los orígenes de la humanidad constituye la raíz del llamado pecado original, que se hereda a través de la procreación del que el bautismo nos limpia por la gracia de Cristo. Pero aún después del bautismo, el cristiano está sometido a la tentación, al pecado y a la muerte. La vida es una dura batalla, el trabajo del varón y el dolor del parto de la mujer continúan siendo castigo del pecado. El recuerdo de las postrimerías del hombre, muerte, juicio, infierno y gloria, son una continua ayuda para no pecar y salvar el alma, viviendo en una perpetua conversión personal y esperando los bienes eternos del cielo.

Esta visión sostiene un profundo dualismo entre el orden natural y el sobrenatural, entre tierra y cielo, entre cuerpo y alma, entre presente y futuro. Su visión de la humanidad se orienta al más allá y posee un sello más individual que comunitario. Todo se mide en relación con la eternidad, y el compromiso con el presente es poco fuerte. Trabajo, sexo, política, cuerpo, materia, parecen conllevar una carga más bien negativa. Hay siempre una nostalgia del paraíso perdido.

La clave moderna posee una visión más positiva e integral de la realidad terrestre y humana. Su visión es más bíblica y existencial. La obra creadora de Dios, que no impide una visión evolucionista del mundo, culmina en la creación del hombre y de la mujer, llamados a dominar el mundo con su trabajo e inteligencia y a vivir el amor interpersonal. El pecado original se contempla sobre todo desde una visión personalista: son nuestros pecados personales los que lo actualizan y lo hacen presente. El paraíso es concebido más bien como la Utopía de futuro para la humanidad. La misión humana en el mundo se concreta por acercarse a este ideal escatológico, los cielos nuevos y la tierra nueva. Mientras tanto, aunque hay desproporción entre nuestro trabajo es semilla de la nueva humanidad. La gracia todo lo penetra, todo es gracia. Hay una experiencia personal de la gracia. No se niega el pecado ni la oscuridad de la muerte, pero la muerte y resurrección de Jesús son fuente de salvación y de esperanza. Se insiste en la dimensión comunitaria del pecado y de la conversión ya que se es consciente que el pecado hiere a la Iglesia, comunidad de salvación en nuestro mundo. La visión moderna es fundamentalmente optimista, evolutiva, mira al futuro con confianza y valora la responsabilidad humana en el progreso de la historia, que camina hacia su transfiguración en Cristo.

La clave solidaria no parte de un ideal abstracto de humanidad, sino de la situación inhumana y de muerte a la que se ve sometida la mayor parte de la humanidad: hambre, analfabetismo, pobreza, insalubridad, vida dura y muerte anticipada prematura e injustamente. Esta realidad, opuesta al plan de Dios se debe llamar pecado. El pecado original y personal cristaliza en estructuras de pecado, en concreto en el pecado de injusticia que es el gran pecado de nuestro mundo. Su visión del mundo no es ilusoriamente optimista. El pecado produce muerte: desde Caín a la crucifixión de Jesús, desde los profetas asesinados a los millones de seres condenados hoy a la muerte. Sin embargo, desde la fe se recupera la esperanza: Dios quiere la vida, el mundo debe ser compartido por todos, Jesús es la Vida verdadera y desea que la poseamos en abundancia. Su resurrección significa la posibilidad de que la vida triunfe sobre la muerte y la víctima sobre el verdugo, Jesús con su vida y su identificación solidaria con los pobres nos marca la ruta: trabajar por la liberación integral de toda esclavitud y de toda muerte, luchar por quitar el pecado del mundo, realizar ya aquí el Reino, anticipar ya en este mundo parcialmente los cielos nuevos y la tierra nueva de la escatología, caminar hacia la comunión y participación plena de todos entre sí y con Dios.

Esta visión es colectiva e histórica: tanto la gracia como el pecado tienen dimensión histórica. La salvación debe hacerse presente en la historia del pueblo de Dios, llegando así a una experiencia no sólo personal sino histórica de la gracia. Es una concepción muy realista de la existencia humana y del peso del pecado en la historia, pero al mismo tiempo vive la esperanza de un futuro mejor, más conforme el plan de Dios, del que el paraíso es el símbolo que debe ser anticipado ya aquí. Desde los pobres de este mundo debe comenzar a surgir la nueva humanidad: el Reino de Dios, prometido a todos los que lloran y sufren.

4. La Iglesia

La clave tradicional concibe la Iglesia en forma de pirámide que se estrecha a medida que se acerca a la cúspide y se ensancha en la base. Es una eclesiología centrada en el poder y la autoridad. Más concretamente, es una Iglesia dividida en dos clases de cristianos: el clero o jerarquía y los seglares o laicos. La jerarquía (Papa, obispos, sacerdotes) está consagrada para las cosas espirituales de Dios, mientras los laicos se ocupan de las cosas terrenas, carnales y profanas. En la cúspide de la jerarquía está el Papa que domina sobre toda la Iglesia y sobre el pueblo cristiano. Esta eclesiología clerical destaca también las dimensiones juridicistas e institucionales de la Iglesia: aparecen en esta visión clásica de la Iglesia más los aspectos visibles e históricos que su dimensión de misterio. Es también una Iglesia triunfalista y gloriosa, en la que las atribuciones del Resucitado han pasado a sus representantes jerárquicos. Esta visión de Iglesia, típica de la Cristiandad medieval, provocó cismas en el cuerpo de la Iglesia: la separación de la Iglesia de Oriente, la Reforma. . . Pero todo ello no sirvió más que para reforzar la eclesiología tradicional, que alcanzará su punto álgido en el Vaticano I y en la época de Pío XII. Los intentos más modernos de elaborar una teología del laicado, no son más que pequeños remedios para superar una situación de alejamiento del mundo, ya imposible de sostener por más tiempo. El laicado, cuya misión es consagrar el mundo y ser como una avanzadilla eclesial en el terreno social y político, continúa en esta clave, subordinado al clero, del que es como su brazo ejecutivo.

La clave moderna recupera la dimensión de Iglesia de comunión, olvidada durante algunos siglos, y se define como sacramento de salvación. Frente a la visión anterior eminentemente clerical, la Iglesia se proclama toda ella Pueblo de Dios, constituido por el bautismo y la eucaristía. Frente al juridicismo anterior, la Iglesia moderna descubre su dimensión de misterio o sacramento. Frente al triunfalismo tradicional, la Iglesia ahora se proclama peregrina hacia el Reino y dialogante con el mundo. Esta visión eclesiológica moderna desemboca en una serie de reformas y medidas que acentuarán las notas del diálogo, la corresponsabilidad, la comunidad: reforma litúrgica, ecumenismo, sínodos, conferencias episcopales, consejos pastorales, etc. Esta eclesiología, iniciada en la primera mitad del siglo XX, culminará en el Vaticano II y en la eclesiología postconciliar.

La clave solidaria completa y desarrolla la eclesiología moderna en algunos puntos. Es una eclesiología liberadora, que quiere ser sacramento histórico de liberación para los sectores populares y pobres. Quiere destacar que el Pueblo de Dios, que nació en el Exodo fue un pueblo liberado de la esclavitud y que sólo buscando la liberación del pueblo pobre, la Iglesia puede llegar a ser auténtico Pueblo de Dios. Es una Iglesia que toda ella se orienta hacia el Reino de Dios, un Reino que en un mundo dividido por la injusticia, debe ser Reino de Justicia, derecho y libertad. Es una Iglesia encarnada y presente en el mundo, pero sobre todo en el mundo de los pobres. Es la Iglesia del Crucificado y de los crucificados de este mundo por el egoísmo del pecado. Quiere ser no sólo Iglesia para los pobres, sino Iglesia de los pobres.

Este tipo de eclesiología, que va creciendo en torno a Medellín y Puebla, se concreta en las comunidades eclesiales de base, nuevos carismas, nuevos ministerios, un nuevo estilo más profético, y también sufre conflictos, persecuciones, y martirio. Desde la solidaridad con los pobres de la tierra, esta eclesiología adquiere una fuerte dimensión evangélica y popular: su opción prioritaria por los pobres es su nota más característica.

5. Sacramentos

Es importante la visión que se tenga de los sacramentos, pues a través de ellos se ofrece una imagen de cristianismo y de la Iglesia.

Para la clave tradicional los sacramentos son instrumentos de gracia, unos canales a través de los cuales, la gracia que Cristo nos mereció por su pasión, se nos comunica a cada uno de nosotros. De ahí proviene su eficacia infalible, con tal que se pongan las condiciones mínimas necesarias para su recto funcionamiento. El sacerdote es el ministro de estos sacramentos, por ser el mediador entre Dios y los hombres. El administra estas fuentes de gracia de la Iglesia. El bautismo de los niños sería el sacramento prototipo: en él aparece la dimensión objetiva de la salvación que Dios nos comunica a través de estos instrumentos de gracia.

La visión sacramental moderna recupera otros aspectos del sacramento: su dimensión simbólica, el encuentro personal con el Resucitado y sobre todo su eclesialidad. Los sacramentos son celebraciones litúrgicas de la Iglesia, momentos fuertes en los que la comunidad eclesial expresa y celebra el misterio pascual de Cristo y el triunfo definitivo de su gracia sobre el pecado. A través de ellos, no sólo las personas reciben gracia, sino que la misma comunidad eclesial, se va estructurando, como comunidad de Jesús en el mundo. El sacerdote aparece como representante cualificado de la Iglesia. La eucaristía es el sacramento principal, ya que gracias a ella la Iglesia se va constituyendo como Cuerpo de Cristo. El sacramento presupone fe y opción personal de parte del sujeto que se acerca a la Iglesia. En esta clave moderna, el bautismo de niños, o es cuestionado por algunos, o no se considera como el prototipo de los sacramentos, sino más bien como un caso límite muy peculiar. El ideal sacramental sería los sacramentos de los adultos, donde ellos corresponden a la gracia con su fe y disposición personal. Esta clave sacramental entra en diálogo con el mundo moderno secular y liberal.

La clave solidaria redescubre otros aspectos de los sacramentos: su dimensión profética, el ser símbolos de la Utopía del Reino, la exigencia de justicia y solidaridad con los pobres, su conexión con el seguimiento del Jesús histórico. Los sacramentos deben ser símbolos liberadores de una Iglesia que ha optado por los pobres y que desea que haya conexión entre el misterio pascual que celebra toda liturgia y el compromiso cristiano en la vida del pueblo. Tanto la pascua judía, como la pascua de Jesús, son acontecimientos salvíficos profundamente liberadores. En la liturgia debe resonar el clamor del pueblo y hacerlo llegar a Dios. En esta clave la preocupación principal no es por el problema de la edad de los que reciben los sacramentos (niños o adultos), sino por el compromiso que se tiene frente a las estructuras injustas de la sociedad. Esta clave se preocupa por mantener unidos el sacramento del altar y el sacramento del hermano. Evidentemente esta mentalidad se alimenta de la constante experiencia de miseria, de pobreza y de marginación de las mayorías de América Latina y del Tercer Mundo.

6. Espiritualidad

La espiritualidad tradicional parte del dualismo entre materia y espíritu, parece reducir la espiritualidad a la esfera de lo sagrado, a personas especialmente consagradas a Dios (sacerdotes y religiosos), a la vida interior y al cultivo de la belleza del alma. La división entre preceptos y consejos evangélicos separa a los cultivadores de la perfección (clero, y religiosos) de los que se contentan con cumplir los mandamientos (laicos). La espiritualidad es para las élites y grupos selectos, con capacidad intelectual y económica para dedicarse a la contemplación y a la vida espiritual.

La espiritualidad, vista desde la clave moderna, recupera las nociones de bautismo y Pueblo de Dios, se centra en el don de la caridad y en la celebración litúrgica. La vocación universal de toda la Iglesia a la santidad y la doctrina de la pluralidad de carismas en la Iglesia, abren las puertas de la espiritualidad a todo bautizado. La perfección se centra en la caridad y su cumbre es el don del martirio. La espiritualidad se debe vivir en el mundo, en el trabajo y en las realidades temporales cotidianas. Surge la espiritualidad laical y la de la propia profesión.

La espiritualidad solidaria quiere vivir según el Espíritu de Jesús y por esto mismo se inserta en el mundo de los pobres, escucha su clamor, se solidariza con sus sufrimientos y aspiraciones, encuentra al Señor en el pobre y vive la experiencia espiritual de la contemplación en la acción liberadora. El pobre evangeliza, obliga a la conversión, interpela y se convierte en lugar espiritual privilegiado. La misma religiosidad popular adquiere un sentido espiritual: el orar desde los pobres y con ellos, actualiza la inserción de Jesús en medio de su pueblo y su experiencia espiritual del bautismo, de la cruz y de su solidaridad con los pobres.

7. Pastoral

La pastoral tradicional es la liderada exclusivamente por la jerarquía eclesiástica y se centra en la instrucción religiosa y moral del pueblo. Basada en el poder, en la autoridad y en la transmisión dogmática de las verdades de la fe, busca la tutela y la defensa de la fe de los bautizados, más que la evangelización del mundo. Está ligada a un tiempo de sociedad tradicional, más bien agraria y a un mundo homogéneamente cristiano.

La pastoral moderna incluye a los laicos en su tarea misionera. Trabaja con minorías selectas que han de actuar luego, como fermento en el mundo moderno secular y descristianizado. Se orienta al testimonio en la propia profesión y en la vida familiar, pero sin cuestionar demasiado las estructuras económicas del mundo moderno. Fomenta movimientos apostólicos, bien organizados y con buena formación, sobre todo en las capas medias de la sociedad. Su espiritualidad no es la de las ascesis y renuncia, sino la valoración de las realidades terrenas y la presencia anónima del Reino allí donde hay amor y justicia.

La pastoral solidaria, unida al contexto de la pobreza e injusticia de América Latina, une a todos los miembros de la Iglesia comprometidos con la justicia en favor de los pobres, se orienta a la concientización de las situaciones de justicia y a la lucha por la liberación. Se dirige al mundo de los pobres, excluidos normalmente no sólo de la sociedad sino también de una participación activa en la Iglesia. A través de comunidades eclesiales de base, cursillos bíblicos, etc., busca evangelizar a los pobres y ser evangelizados por ellos. Es una pastoral profética y con frecuencia conflictiva, ya que no se limita a fermentar la sociedad, sino a liberarla de todas las esclavitudes.

8. Educación

La educación tradicional es con frecuencia clasista y elitista, marginando a muchos sectores de la sociedad de su influjo. Sus contenidos son objetivos, doctrinales, abstractos, muchas veces trasplantados del exterior. Su metodología es uniforme y pasiva, limitándose a transmitir contenidos muchas veces alejados de los intereses reales del pueblo. Se orienta más a mantener las estructuras vigentes que a cuestionarlas, y busca crear individuos que triunfen en la vida y tengan "más". Fomenta un cristianismo individualista y alejado del compromiso en la vida. Suele limitarse a la pedagogía sistemática y formal, con que consigue innegables buenos resultados de preparación eficaz, laboriosidad y espíritu científico y metódico, pero que se pone al servicio de los sectores más privilegiados de la sociedad.

La educación moderna busca una mayor democratización de la enseñanza, renueva sus contenidos y técnicas pedagógicas, es más pluralista y respetuosa de los valores culturales y locales, procura que el educando sea sujeto de su propia educación y que se oriente a una forma de las estructuras sociales. Pretende que cada persona "sea más" y educa para un cristianismo más consciente para vivir su fe en un mundo secular. Aprovecha todos los recursos de la educación asistemática y procura crear una comunidad educativa (profesores y padres) renovada y activa.

La educación solidaria pretende ser educación popular, dirigiéndose especialmente a los sectores marginados social y culturalmente. Intenta situar los contenidos en el contexto histórico y geográfico del pueblo, orientando al cambio permanente y orgánico de América Latina. Parte de la vida y se orienta a la praxis. Desea que el pueblo sea sujeto histórico de su desarrollo liberador, fomentando su originalidad creativa. La escuela desea anticipar ya en sus mismas estructuras un nuevo tipo de sociedad, que se acerque más a los valores evangélicos del Reino de Dios. Se orienta a un cristianismo liberador, que participe del proyecto liberador de Jesús.

9. Otros temas

Hemos elegido una serie de temas básicos dentro de la fe y vida cristiana. Pero se podrían añadir otros muchos. Así por ejemplo, María en la clave tradicional aparece llena de privilegios y la mariología se utiliza como argumento apologético contra protestantes y racionalistas; en la clave moderna es símbolo de la Iglesia; en la clave solidaria aparece como mujer del pueblo que enaltece a Dios y proclama que la salvación tiene que ver con la justicia hacia los pobres.

La eucaristía en la clave tradicional se centra en las dimensiones sobre todo de presencia real y sacrificio; en la clave moderna recupera las dimensiones de comunidad eclesial y de comunión; en la clave solidaria la eucaristía se ve relacionada con la justicia, la solidaridad y el hambre del mundo.

La moral tradicional se basa en normas y leyes que deben ser cumplidas; la moral moderna en la opción fundamental de la persona ante los valores del Evangelio; la moral solidaria acentúa que la opción fundamental debe pasar por la opción por los pobres, en seguimiento de Jesús.

La vida religiosa tradicional deja el mundo y se consagra a Dios buscando su perfección en el marco de unas reglas e instituciones propias, desde donde hace su apostolado; la vida religiosa moderna busca su presencia testimonial en el mundo urbano y secular, desde una comunidad evangélica y un trabajo profesional, muchas veces secular; la vida religiosa solidaria intenta insertarse en el mundo de los pobres acompañándolos evangélicamente desde su propio carisma religioso profético, en su marcha liberadora hacia el Reino.

La moral tradicional tiende a ser asistencialista frente a los pobres ("dar pan y peces"), la acción moderna busca el desarrollo y la promoción ("dar una caña y enseñar a pescar"), la acción solidaria pretende la liberación de las esclavitudes ("el río es de los pescadores").

Con todas estas aplicaciones concretas se puede comprender mejor la diversidad de claves para la interpretación del cristianismo, y cómo aquellos tres esquemas mentales tienen su repercusión en la visión y praxis de la fe cristiana y configuran tres rostros diferentes de la vida cristiana.

En fin, para volver a los tres ejemplos aducidos al comienzo, y que seguramente ahora se comprenden mejor, el Catecismo de Pío X corresponde a una catequesis tradicional, el Catecismo holandés a la catequesis moderna y del Brasil a la solidaria.

5. REFLEXIONES FINALES

Después de haber expuesto estos tres esquemas mentales y de haber visto su repercusión en las diferentes concepciones del cristianismo, podemos, para acabar, hacer una serie de reflexiones útiles para nuestra mejor comprensión del ser cristiano hoy en América Latina.

1. Ha aparecido con bastante claridad que tanto el surgimiento de cada clave como su desarrollo está estrechamente vinculado al proceso histórico de la humanidad y en concreto de la Iglesia.

La clave tradicional corresponde a un momento histórico definido, rural, pretécnico, sacral y se plasma en la Cristiandad medieval.

La clave moderna surge en torno al Renacimiento.

La clave solidaria nace al irrumpir los pueblos pobres y jóvenes en la historia contemporánea.

Desde el punto de vista eclesial, la clave tradicional es preconciliar, abarca el tiempo anterior al Vaticano II, la clave moderna surge en torno al Vaticano II y la solidaria en el postconcilio, concretamente en torno a Medellín y Puebla. Hay pues un condicionamiento histórico y cronológico en cada una de estas claves.

2. Sin embargo, existe también una simultaneidad sin-crónica de las claves. En el momento presente, en la Iglesia actual, coexisten las diferentes claves, creando tensiones y conflictos a todo nivel.

Ciñéndonos a América Latina existen sectores (por ejemplo: los campesinos) ubicados mayoritariamente en la clave tradicional, sectores urbanos (universitarios, profesionales) en la clave moderna y grupos populares (CEBS) en la clave solidaria. Este fenómeno es típico de los momentos de acelerado cambio histórico como el presente.

3. Más aún, existe una paradoja que merece nuestra atención. A nivel eclesial, la clave tradicional, es menos tradicional de lo que podemos pensar. Muchos elementos del catolicismo tradicional, no son los de la primitiva tradición de la Iglesia, sino que son fruto de una lenta evolución histórica: influjo del judaísmo tardío, paso de una Iglesia de mártires a una Iglesia unida al imperio en el siglo IV, creciente poder de la autoridad eclesial, progresiva pérdida de elementos simbólicos y comunitarios, desmembración del Oriente cristiano.

La clave moderna, en muchos aspectos, es más tradicional que la clave clásica ya que recupera la tradición de la Iglesia primitiva, de la Escritura y de los Padres. Muchas "innovaciones" del Vaticano II son una vuelta a la genuina tradición eclesial.

Lo mismo puede afirmarse de la clave solidaria: en el fondo vuelve a conceptos profundamente bíblicos y tradicionales, al Exodo, a la predicación profética, al Jesús histórico que nos presentan los Evangelios, a la comunidad de Jerusalén, a la preocupación patrística por la justicia, a los movimientos populares y comunitarios de la Edad Media, a las grandes figuras misioneras de la Iglesia de los siglos XVI - XVII (Las Casas, Valdivieso, Montesinos, Domingo de Santo Tomás. . . ), a los movimientos cristianos sociales utópicos del siglo XIX, a la Doctrina Social de la Iglesia. En cada época, junto a la clave oficial, ha permanecido oculta y soterrada una dimensión más profunda, el polo profético de la Iglesia.

4. Todo ello nos obliga a ser honestos al momento de valorar las claves, sobre todo las del pasado.

Seríamos injustos si no reconociéramos valores positivos en la clave que hemos llamado tradicional. En ella descubrimos valores auténticamente cristianos, que han ayudado a santificarse dentro de esta mentalidad, a muchas generaciones de la Iglesia. Descubrimos en esta mentalidad un sentido religioso profundo, sumisión a Dios y obediencia a la jerarquía, sano relativismo ante las cosas humanas, conciencia de pecado, sensibilidad hacia lo trascendente, compasión hacia los pobres. Pero también hay en esta clave elementos que, por lo menos hoy, nos parecen negativos: dualismo más griego que cristiano, poca preocupación por el compromiso histórico, individualismo, clericalismo, paternalismo, etc. Esta mentalidad influye notablemente en sectores conservadores de la sociedad y de la Iglesia, como expresa bien Medellín:

"Los tradicionales o conservadores manifiestan pocas o ninguna conciencia social, tienen mentalidad burguesa y por lo mismo no cuestionan las estructuras sociales. En general se preocupan por mantener sus privilegios que ellos identifican con el "orden establecido", su actuación en la comunidad posee un carácter paternalista y asistencial, sin ninguna preocupación por la modificación de "statu quo". (DM Pastoral de élites, 6)".

Estos sectores en América Latina tienden a defender la "civilización cristiana occidental" y a ver marxismo en todo lo que sea exigencia de justicia. Este tipo de cristianismo es el que ha posibilitado en América Latina la actual situación de injusticia y el que fomente en el pueblo actitudes de resignación pasiva.

La clave moderna posee grandes valores, ya que su inspiración es fundamentalmente bíblica y patrística. Se ha abierto también a valores irrenunciables del mundo moderno: respecto a la persona, progreso científico, diálogo, autonomía de lo secular. Sin embargo no está exenta de ambigüedades: asimilación acrítica de la modernidad, por ejemplo de la supremacía del progreso teórico y económico sobre el social y humano, visión demasiado optimista del desarrollo sin darse cuenta del costo social que ha producido a los países del Tercer Mundo, insensibilidad ante las raíces pecaminosas del capitalismo, lejanía del dolor del pueblo, racionalismo e individualismo burgués, autosuficiencia. De todo ello también advierte oportunamente Medellín (Pastoral de élites, 7).

La clave solidaria tampoco está exenta de riesgos. Tanto Medellín (Pastoral de élites, 8), como Puebla (48l-490) y documentos de la Iglesia universal (Instrucción sobre la Teología de la Liberación) aluden a ellos: reduccionismo a lo sociopolítico, utilización poco crítica de las ciencias sociales, rupturas eclesiales, etc. Sin embargo, sus valores positivos son innegables: sensibilidad profética a la justicia, vuelta a los pobres, visión más evangélica del cristianismo y de la Iglesia, preocupación por la instauración del Reino de Dios en la historia, etc.

5. Todo lo dicho hasta aquí podría conducir a un cierto relativismo. Tal vez algunos podrían sacar la conclusión de que no importa mucho qué clave se elija, puesto que cada clave tiene aspectos positivos y negativos. Esta conclusión no sería correcta.

El cristianismo no es una ideología sino una vida, un camino. Y debe vivirse en cada momento histórico, respondiendo a las interpelaciones concretas de la humanidad. El Dios de la revelación continúa manifestando sus designios salvadores en la historia, a través de los anhelos y aspiraciones de los pueblos. Esta es la doctrina de los signos de los tiempos que el Vaticano II expone y aplica (GS 4;11;44). No se puede servir a Dios al margen de la historia y de los signos de los tiempos.

En el mundo de hoy, concretamente en América Latina, el clamor de los pobres en busca de su liberación es uno de los principales signos de nuestro tiempo (Instrucción sobre la Teología de la Liberación, 1). Discernirlo, comprenderlo, captarlo, asimilarlo y hacer de él una forma continua de enfocar la realidad y la fe, es una tarea ineludible hoy, y mucho más en América Latina. Esto es lo que la Iglesia de América Latina intentó hacer en Medellín y Puebla, y lo que la teología latinoamericana intenta hacer al hablar de liberación.

Optar por la clave solidaria no es una moda ni una arbitrariedad, sino una exigencia espiritual. Al hacerlo, deben incorporarse a ella los aspectos positivos de claves anteriores, pero situándolos en una óptica nueva. Es realmente un cambio de forma de pensar, valorar y actuar. Es una conversión, un renacer de nuevo. Hemos de imitar al padre de familia de la parábola evangélica, que de sus reservas va sacando cosas nuevas y cosas antiguas (Mt l3,52). Pero este vino nuevo requiere vasijas nuevas (Mc 2,22).

6. Pero ¿cómo renacer a la solidaridad? ¿cómo pasar de una clave a otra? El paso de la clave tradicional a la moderna, es un cambio sobre todo cultural e intelectual. Las rupturas producidas al emerger el mundo moderno, exigen naturalmente un cambio de mentalidad. La humanidad fue pasando lentamente del mundo premoderno al moderno. Cuando la Iglesia en el Vaticano II se adaptó al mundo moderno, muchos cristianos respiraron satisfechos: el ser cristiano ya no entraba en conflicto con su modernidad. Después del Vaticano II, los cursos de "renovación conciliar" pretendían ayudar a este cambio de mentalidad que fundamentalmente consistía en una renovación intelectual, en ver al mundo, también el mundo de la fe, con ojos "modernos", en abrirse a la cultura moderna.

El paso de la modernidad a la solidaridad es más complejo. No implica sólo una mayor ilustración intelectual, sino un cambio de lugar social. Es ver al mundo y leer el Evangelio desde los pobres, escuchando su clamor en solidaridad con las aspiraciones de la mayoría. Es ver el mundo desde abajo, morir a una posición de privilegio, de superioridad y aceptar que a los pobres ha sido revelado el misterio del Reino (Mt 11,25). Es cambiar de interlocutor, de sensibilidad, de óptica. Para muchos puede suponer una profunda ruptura. En todo caso, exige una conversión.

La evolución de Mons. Romero puede resultar ilustrativa. Educado en una mentalidad cristiana tradicional, durante el Vaticano II fue pasando a una concepción más moderna de la fe. Esto le dio una visión más abierta y científica, pero no le hizo cambiar de lugar social. Su elección episcopal para la sede de San Salvador en 1977 alegró a la oligarquía, a los militares y a los sectores más tradicionales de la Iglesia. Fue el descubrimiento de la cruel realidad de muerte del pueblo salvadoreño, el asesinato de sus sacerdotes, catequistas y del pueblo sencillo por las fuerzas de seguridad del Estado y por sus poderosos aliados, lo que le hizo abrir los ojos a la realidad del mundo de los pobres, como una realidad injusta, contraria al plan de Dios. Esto provocó su conversión al Evangelio de los pobres, al Dios de la vida. De ahí brotó la maravillosa fuerza profética de sus eucaristías dominicales en la catedral, su preocupación por encarnar la Iglesia en el mundo de los pobres, su valentía ante los opresores del pueblo. De ahí brotaron sus tensiones y conflictos con sectores de la Iglesia y de la sociedad, y con el mismo departamento del Estado de EE.UU. Por esto murió mártir, mezclando su sangre con el cáliz de la eucaristía.

Por otra parte, hay sectores populares que viven en la clave tradicional, que fácilmente pueden acceder a la clave solidaria, casi sin pasar por la clave moderna. El pueblo que ha sufrido una explotación de siglos, puede comprender fácilmente los aspectos alienantes de la clave tradicional y las dimensiones liberadoras de la clave solidaria. No necesita cambiar de lugar social, sino tomar conciencia de su realidad y del secuestro a que ha sido sometido el Evangelio durante mucho tiempo.

7. Comenzábamos preguntándonos ¿Qué significa ser cristiano en América Latina? Hemos visto cómo en un continente pobre y cristiano, ser cristiano no puede ser algo meramente tradicional o ritual, sino que se debe expresar en el seguimiento de Jesús. El seguimiento de Jesús implica proseguir su camino liberador hacia el Reino.

Nos preguntábamos luego el por qué de esta opción. Después de haber explicado las diversas formas de comprender y vivir la fe, podemos ahora ya responder. Seguir a Jesús en su misión es la forma de ser cristiano en América Latina, ya que la situación de injusticia del pueblo nos interpela a vivir el cristianismo desde la clave solidaria. Esto que para el pueblo pobre y sencillo de América Latina aparece algo obvio, para otros sectores de la Iglesia tal vez resulte nuevo o incluso escandaloso. En realidad es algo simplemente evangélico: ser cristiano consiste en imitar a los Apóstoles y discípulos en el seguimiento de Jesús.

Pueden servirnos para cerrar estas reflexiones las palabras del diario del Papa Juan XXIII, escritas pocos días antes de su muerte:

"Hoy más que nunca (ciertamente más que en siglos precedentes), estamos llamados al servicio del hombre como tal, no sólo de los católicos. A defender sobre todo y en todas partes los derechos de la persona humana y no sólo los de la Iglesia católica. Las condiciones actuales, las investigaciones de los últimos 50 años, nos han llevado a realidades nuevas, tal como dije en el discurso de apertura del Concilio. No es que haya cambiado el Evangelio: somos nosotros los que hemos comenzado a comprenderlo mejor. Quien ha tenido la suerte de una vida larga se encontró al comienzo de este siglo frente a nuevas tareas sociales; y quien -como yo- ha estado 20 años en Oriente y 8 en Francia y se ha encontrado en el cruce de diversas culturas y tradiciones, sabe que ha llegado el momento de discernir los signos de los tiempos, de aferrarse a la oportunidad de mirar hacia adelante".


 

si reenvias este mensaje, puedes eliminar que proviene de esta lista, pero la fuente y el autor de este mensaje conservala.

==============================
 
"La Paz De Cristo en el Reino de Cristo"
 
Acción Católica Mexicana Diócesis de Querétaro
http://mx.geocities.com/acm_qromx/
correo: acm_qromx@hotmail.com
 
Jose Luis Aboytes
(
http://ar.groups.yahoo.com/group/reddecatequistas
).

¿Que significa ser cristiano hoy en Latinoamérica? Primera parte.

QUÉ SIGNIFICA SER CRISTIANO HOY
 

Gentileza de
http://www.hernandarias.edu.ar/ceiboysur/
para la BIBLIOTECA CATÓLICA DIGITAL Mercaba

 

 

PRIMERA PARTE

 

¿QUÉ SIGNIFICA SER CRISTIANO HOY EN AMÉRICA LATINA?

 

 

1. AMERICA LATINA CONTINENTE POBRE Y CRISTIANO

América Latina es, desde hace cuatro siglos, un continente pobre y cristiano. La inmensa mayoría del continente vive en situaciones de hambre y miseria, que se manifiestan en la mortalidad infantil, muy elevada, falta de vivienda digna, problemas de salud, salarios bajísimos, desempleo y subempleo, inestabililidad laboral, migraciones masivas, analfabetismo, marginación de indígenas y afro-americanos, esclavitud de la mujer, etc. (DP 29-41). A estos problemas económicos se suman los que nacen de los abusos de poder, típicos de los gobiernos de fuerza (DP 42-46).

Pero este pueblo es cristiano, y en su mayoría católico. Esto implica no sólo haber sido bautizado, sino haber asimilado los valores profundos del Evangelio, que se han insertado en sus riquezas humanas, culturales y religiosas ancestrales.

Ahora bien, resulta contradictorio con el ser cristiano, la forma como muchos cristianos de América Latina viven su fe. Por una parte, una minoría rica y poderosa, se llama cristiana y defensora de la tradición occidental y utiliza la fe como instrumento para mantener sus privilegios de grupo social, sometiendo a las mayorías a una situación infrahumana. Por otro lado, grandes masas populares viven su fe cristiana de forma alienante. Para muchos, la fe es sólo una ayuda para resignarse más fácilmente y esperar la compensación del premio en la otra vida. El cristianismo se convierte de hecho en una droga, en anestésico adormecedor.

Puebla reacciona frente a esta situación:

"Vemos a la luz de la fe, como un escándalo y una contradicción con el ser cristiano, la creciente brecha entre ricos y pobres. El lujo de unos pocos se convierte en insulto contra la miseria de las grandes masas. Esto es contrario al plan del creador y al honor que le debe. En esta angustia y dolor la Iglesia discierne una situación de pecado social, de gravedad tanto mayor por darse en países que se llaman católicos y que tienen capacidad de cambiar (DP 28).

Frente a esta situación de pobreza y de cristianismo alienante y alienado, surge hoy en toda América Latina una doble toma de conciencia. Por un lado, se comienza a ver esta situación de pobreza como no casual ni natural, sino fruto de estructuras económicas, sociales y políticas injustas (DP 30).

Y también existe en toda América Latina un despertar cristiano, que ayuda a comprender que el Evangelio no puede servir de excusa para oprimir al pueblo, ni de droga para no intentar cambiar la situación.

Es en este contexto, relativamente nuevo, desde donde brota la pregunta, ¿qué es ser cristiano hoy en América Latina? La pregunta por el significado del cristianismo no es nunca abstracta, sino que siempre dice referencia concreta a un lugar y a una época. Por esto, antes de intentar responder a esta cuestión, es preciso reflexionar desde dónde se hace la pregunta. Desde el continente de América Latina, pobre y cristiano, que comienza a tomar conciencia de su doble condición de pobre y de creyente, surge la pregunta sobre el significado de la vida cristiana. Seguramente ser cristiano es diferente de lo que muchos han creído hasta ahora.

 

2. SER CRISTIANO NO ES SIMPLEMENTE. . .

Antes de responder de forma positiva a la pregunta sobre el ser cristiano, es necesario deshacer los equívocos de falsas o insuficientes definiciones del cristianismo.

 

1. Ser cristiano no es simplemente hacer el bien y evitar el mal.

Hay muchas personas honestas, que trabajan por construir un mundo mejor e intentan luchar contra la corrupción y la injusticia. Les mueven motivos nobles y una ética humanística. Sin embargo, a pesar de sus aportes positivos y sus valores humanos, no por esto pueden ser llamados propiamente cristianos.

 

2. Ser cristiano no es simplemente creer en Dios. judíos y mahometanos, budistas e hindúes, y miembros de otras grandes religiones de la humanidad, creen en Dios, origen y fin último de todo, pero no creen en Jesucristo. Por más que sus vidas y esfuerzos estén bajo el amor providente de Dios y la fuerza de su Espíritu, no pueden ser llamados cristianos.

 

3. Ser cristiano no consiste simplemente en cumplir unos ritos determinados. Toda religión posee ceremonias y ritos simbólicos, pues de lo contrario se convertiría en un mero intelectualismo ético para minorías. Pero no basta haber sido bautizado, haber hecho la primera comunión, asistir a procesiones, peregrinar a santuarios marianos, celebrar festividades para poder ser identificado como cristiano. Los fariseos del tiempo de Jesús eran muy fieles en sus ritos y sin embargo Jesús los denunció cómo hipócritas (Mt 23). El rito es necesario, pero no suficiente para ser cristiano.

 

4. Ser cristiano no se limita a aceptar unas verdades de fe, en unos dogmas, recitar el Credo o saberse el catecismo de memoria. Muchos que profesan la doctrina cristiana recta, están en la práctica muy lejos del Evangelio. Es necesario aceptar la fe de la Iglesia, conocer sus leyes y preceptos, pero esto no basta para ser cristiano. El cristianismo no es sólo una doctrina.

 

5. Ser cristiano no se identifica con seguir una tradición, que se mantiene de siglos a través de un ambiente. Toda religión reconoce la importancia del peso de la historia, pero el cristianismo no es simplemente una cultura, un folklore, un arte, una costumbre inmemorial que se transmite a través de los años.

 

6. Ser cristiano no puede consistir únicamente en prepararse para la otra vida, esperar en el más allá, mientras uno se desinteresa de las cosas del presente o se limita a sufrirlas con resignación. La fe cristiana afirma la existencia de una vida eterna y la consumación de la tierra pero la esperanza de una tierra nueva no debe amortiguar la preocupación por transformar y cambiar esta historia (GS 39). Por esto no se puede llamar cristiano a quien se inhibe de las preocupaciones históricas, con la excusa del cielo futuro.

 

Ser cristiano no se identifica con ninguna de estas posturas u otras semejantes. Algunas son previas al cristianismo (hacer el bien, creer en Dios), otras admiten elementos necesarios pero no suficientes (practicar ritos, aceptar verdades), otras son mutilaciones del cristianismo (reducirlo a una tradición o a la espera de los bienes eternos). Seguramente la contradicción del cristianismo de América Latina nace de que muchos cristianos se identifican con algunas de estas formas inadecuadas de cristianismo. El resurgir de la Iglesia latinoamericana está ligado a una visión más auténtica del ser cristiano.

 

 

3. SER CRISTIANO ES SEGUIR A JESUS

No se puede ser cristiano al margen de la figura histórica de Jesús de Nazaret, que murió y resucitó por nosotros y Dios Padre le hizo Señor y Cristo (Hch 2,36). Lo cristiano no es simplemente una doctrina, una ética, un rito o una tradición religiosa, sino que cristiano es todo lo que dice relación con la persona de Jesucristo. Sin él no hay cristianismo. Lo cristiano es El mismo. Los cristianos son seguidores de Jesús, sus discípulos. En Antioquía, por primera vez los discípulos de Jesús fueron llamados cristianos (Hch 11,26).

La vida cristiana es un camino (Hch 9,2), el camino de seguimiento de Jesús. Los Apóstoles, primeros seguidores de Jesús, son el modelo de la vida cristiana. Ser cristiano es imitar a los Apóstoles en el seguimiento de Jesús. De los Apóstoles se dice que siguieron a Jesús. (Lc 5,11) y a este seguimiento es llamado todo bautizado en la Iglesia. Los Apóstoles no fueron únicamente los discípulos fieles del Maestro, que aprendieron sus enseñanzas, como los jóvenes de hoy aprenden de sus profesores. Ser discípulo de Jesús comportaba para los Apóstoles estar con él, entrar en su comunidad, participar de su misión y de su mismo destino (Mc 3,13-14; 10, 38-39). Seguir a Jesús hoy no significa imitar mecánicamente sus gestos, sino continuar su camino "pro-seguir su obra, per-seguir su causa, con-seguir su plenitud" (L. Boff). El cristiano es el que ha escuchado, como los discípulos de Jesús, su voz que le dice: "Sígueme" (Jn 1,39-44; 21,22) y se pone en camino para seguirle.


¿Pero qué supone seguir a Jesús?

 

1. Seguir a Jesús supone reconocerlo como Señor.

Nadie sigue a alguien sin motivos. Los Apóstoles siguieron a Jesús porque reconocieron que El era el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo (Jn 1,29-37), el Mesías, el Cristo (Jn 1,41), Aquél de quien escribieron Moisés en la ley y los profetas (Jn 1,45), el Hijo de Dios, el Rey de Israel (Jn 1,49). Ante Jesús, Pedro exclama antes de seguirle: "Señor, apártate de mí, que soy un pecador" (Lc 5,8). Los Apóstoles reconocen que Jesús es Aquél que los profetas habían anunciado como Mesías futuro y que Juan Bautista había proclamado como ya cercano (Jn 1,26; Lc 3,16).

Hoy el cristiano reconoce a Jesús como el Camino, la Verdad y la Vida (Jn 14,6), la Puerta (Jn 10,7), la Luz (Jn 8,12), el Buen Pastor (Jn 10,11, 14), el Pan de Vida (Jn 6), la Resurrección y la Vida (Jn 11,25), la Palabra encarnada (Jn 1,14), el Cristo, el Hijo del Dios Vivo, (Mt 16,16), el Hijo del Padre (Jn 5,19-23; 26-27; 36-37; 43 ss), el que existe antes que Abraham (Jn 9,58), el Señor Resucitado (Jn 20-21), el Juez de Vivos y Muertos (Mt 25,31-45), el Principio y el Fin, el que es, era y ha de venir, el Señor del Universo (Ap 1,8).

El cristiano no sigue, pues a cualquiera, sino al Señor de quien parte la iniciativa para que le sigamos. El es quien siempre llama y nos dice a cada uno de nosotros "Sígueme". El llamado viene de El, a través de la Escritura, de la Iglesia o de los acontecimientos de la historia. Ante esta vocación el cristiano exclama como Pedro: ¿"Señor a quién iríamos"? Tú tienes palabras de vida eterna. Nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo Dios " (Jn 6,68).

La fe cristiana no consiste propiamente en aceptar doctrinas, sino en reconocer a Jesús como Señor y seguirle. El Credo es la profesión de fe del que sigue a Cristo. El Credo que se enseñaba a los catecúmenos en el tiempo de preparación al bautismo, no era una simple lección de memoria, sino la contraseña que les identificaba como seguidores de Jesús ante el mundo. Sabían a quien seguían, sabían de quién se habían fiado, y como Pablo, todo lo consideraban basura en comparación de haber conocido y poder seguir a Cristo (Flp 3,7-21).

Seguir a Jesús es convertirse al Señor, cambiar la orientación de la vida. Significa escoger la vida en vez de la muerte (Dt 30,19). Significa renunciar al Maligno y su imperio de muerte (Jn 8,44) y adherirse a Cristo. Los primeros cristianos en el catecumenado realizaban una solemne renuncia a Satanás y sus estructuras antes de adherirse a Cristo por el bautismo. Todavía quedan en nuestra liturgia bautismal los vestigios de esta renuncia. Pero todo ello debe hoy profundizarse. Nadie puede servir a dos señores, a Dios y al dinero (Mt 6,24).

 

2. Seguir a Jesús significa aceptar su proyecto

Jesús tiene un proyecto, una misión: anunciar y realizar el Reino de Dios (Mc 1,15). Este es el plan que el Padre le ha encomendado, formar una gran familia de hijos y hermanos, un hogar, una humanidad nueva, los nuevos cielos y la nueva tierra que los profetas habían predicho (Is 65, 17-25). Esta es la gran Utopía de Dios, el auténtico paraíso descrito simbólicamente en el Génesis (Gen 1-2), donde la humanidad vivirá reconciliada con la naturaleza, entre sí y con Dios, de modo que el hombre sea señor del mundo, hermano de las personas e hijo de Dios (DP 322). Esta gran Buena Noticia es algo integral, ya que abarca a toda la persona humana (alma y cuerpo), a todo el mundo (personas y comunidades) y aunque consumará en el más allá, debe comenzar ya aquí en nuestra historia. Este Reino de Dios es liberación de todo lo que oprime a la humanidad, del pecado y del Maligno (EN 9). Es en este contexto que tiene sentido explicar y aprender el Padre Nuestro, como se hacía en el antiguo catecumenado. El Padre Nuestro no es sólo una fórmula para orar, sino un compendio del programa de Jesús. El Reino del Padre, el cumplimiento de su voluntad, un mundo donde haya pan y perdón, liberado de todo mal y victorioso de toda tentación. En ello el Padre es glorificado, pues la gloria de Dios consiste en que el Reino de Dios venga a la humanidad y todo el mundo viva como hijo del Padre.

Las parábolas del Reino hablan de esta gran Utopía de Dios como un tesoro y una perla, por cuya adquisición vale la pena venderlo todo (Mt 13,44-46). Los Apóstoles ante el proyecto de Jesús, dejan sus barcas y redes y le siguen (Lc 5,11), mientras que el joven rico se alejó triste de Jesús porque tenía muchas riquezas y no quería aceptar el proyecto de fraternidad universal de Jesús (Mt 19,22). Para seguir a Jesús las riquezas son un gran impedimento (Mt 19,23-21; Lc 6,24-26; 12,13-24), lo cual contrasta con la opinión y la práctica de muchos ricos de América Latina, que se consideran muy cristianos.

 

3. Seguir a Jesús supone proseguir su estilo evangélico

El programa de Jesús, el Reino de Dios, es inseparable de su persona, en el Reino de Dios se encarna y personifica, con El el Reino se acerca a la humanidad (Lc 11,20). Jesús posee un estilo peculiar de anunciar y realizar el Reino.

Nacido pobre (Lc 2,6-7), hijo de una familia trabajadora sencilla (Lc 1,16; 4,22; Mc 6,3), se siente enviado a anunciar la Buena Nueva a los pobres (Lc 4, 18) y sanar a pecadores, enfermos y marginados (Lc 7,21-23). Jesús a lo largo de su vida va discerniendo lentamente su misión y el camino que el Padre desea. Rechaza las tentaciones de poder y prestigio (Lc 4), reconoce que el Padre revela el misterio de Dios a los sencillos y lo oculta a los sabios y prudentes (Mt 11,25-26), se va solidarizando en todo a los hombres menos en el pecado (Hb 4,15), se compadece del pueblo disperso como ovejas sin pastor (Mc 34), bendice al pueblo pobre (Lc 6,21-23) y maldice a los ricos (Lc 6,24-26) y a los fariseos hipócritas (Mt 23).

Hace de los pobres los jueces de la humanidad y toma como hecho a sí mismo cuanto se haga u omita con los pobres (Mt 25, 31-45; Mc 9, 36-37).

Esta opción de Jesús le produjo conflictos y le llevó a la muerte. Su muerte es un asesinato tramado por todos sus enemigos, pero su resurrección no sólo es el triunfo de Jesús , sino la confirmación por parte del Padre de la validez de su camino. Mientras vivió en este mundo, Jesús fue tenido por loco (Mc 3,21), blasfemo (Mt 26,65), borracho (Lc 7,34), endemoniado (Lc 11,15), pero el Padre resucitándolo muestra que el camino de Jesús es el auténtico camino del Reino y que Jesús tenía razón en haber seguido el estilo evangélico del Siervo de Yavé (Is 42;49;50;53). Lo proclamado misteriosamente en el Bautismo (Mc 1,9-11) y la Transfiguración (Mc 9, 1-8), se realiza en la Resurrección: Jesús es realmente el Hijo del Padre y a El hay que escucharle y seguirle. Seguir a Jesús es tomar la cruz y perder la vida, pero para ganar la vida y salvarse (Mc 8,34-35).

Algunos resumen este estilo evangélico en los Mandamientos de la ley de Dios, ofrecidos por Moisés al pueblo de Israel (Ex 20, 1,21; Dt 5). Pero el decálogo deberá entenderse a la luz de la liberación de la esclavitud de Egipto (Ex 20,1; Dt 5, 6 ) y por lo tanto como leyes para vivir en la libertad de los hijos de Dios, como camino de bendición y de vida, para evitar la esclavitud, la maldición y la muerte (Dt 30, 29-31). Pero en todo caso el decálogo debería completarse con las Bienaventuranzas del NT (Mt 5; Lc 6), que marcan el camino del Evangelio y radicalizan y completan el AT. El camino de Jesús no es de los Faraones y poderosos de este mundo, sino el de la libertad, la fraternidad y la solidaridad con el pueblo pobre. Este es el camino de bendición que lleva a la vida, mientras que el otro conduce a la maldición y a la muerte propia y ajena. Jesús bendice al pueblo pobre y maldice a los ricos. Este es el estilo evangélico de Jesús, que a través de la cruz lleva a la Resurrección.

 

4. Seguir a Jesús es formar parte de su comunidad

Jesús aunque llamó a los discípulos personalmente, uno por uno, a su seguimiento, formó con ellos un grupo, los doce, a los que luego se añadieron hombres y mujeres hasta constituir una comunidad: la comunidad de Jesús (Lc 8,1-3). Este modo de actuar del Señor no es casual, sino que corresponde al plan de Dios de formar un pueblo, a lo largo de la historia, para que fuese semilla y fermento del Reino de Dios (LG 9 ). El pueblo de Israel en el AT, fue elegido y formado lentamente por Yavé, desde Abraham hasta María, era figura y semilla del nuevo Pueblo de Dios, la Iglesia, que Jesús preparó y que nació por obra del Espíritu en Pentecostés (Hch 2). La Iglesia es la comunidad que mantiene la memoria de Jesús a través del tiempo, es su Cuerpo visible en la historia (1 Cor 12), continúa profetizando el proyecto de Jesús a todos, anuncia el Reino a los pobres, denuncia el pecado y va realizando la fraternidad y la filiación de la humanidad, hasta hacer de ella la nueva humanidad, los nuevos cielos y la nueva tierra en la nueva Jerusalén, donde existirá plena comunión entre Dios y la humanidad (Ap 21).

La Iglesia prolonga en la historia el grupo de discípulos de Jesús y es la comunidad que prosigue la misión de Jesús en este mundo. Es sacramento de Jesús, sacramento de salvación liberadora en nuestra historia concreta (LG 1;9; 48). Sus pastores (Papa, Obispos. . .) le guían en esta misión, prolongando la función de Pedro y los Apóstoles (Mt 16,18-19). Los sacramentos no son simples ritos para la salvación individual, sino momentos fuertes de la vida de la comunidad eclesial, y su centro es la Eucaristía, el sacramento que alimenta a la Iglesia con el Cuerpo y Sangre de Cristo y la va edificando como Cuerpo de Cristo en la historia (1 Cor 10,17). La catequesis de los sacramentos debe enmarcarse dentro de la comprensión de la Iglesia como comunidad de Jesús.

Querer seguir a Jesús al margen de la Iglesia es un peligroso engaño ya que, como Pablo descubrió en su conversión (Hch 9,5-6), la comunidad de los cristianos es el Cuerpo de Jesús (1 Cor 12, 27), es Cristo presente en forma comunitaria. Pero la Iglesia deberá continuamente convertirse al Reino de Dios, objetivo central de su misión, y deberá recordar siempre que Jesús siendo rico se hizo pobre ( 2 Cor 8,9j) y fue enviado para evangelizar a los pobres y salvar lo perdido (Lc 4,l8; 19,10), como el Vaticano II proclama (LG 8) y la Iglesia de América Latina ha recogido al hablar de la opción preferencial por los pobres (DP 1134).

 

5. Seguir a Jesús es vivir bajo la fuerza del Espíritu

Seguir a Jesús, formar parte de su comunidad, continuar su proyecto en la historia de hoy, son realidades que nos superan. Por esto Jesús prometió el Espíritu a sus discípulos (Jn 14, 17) y este Espíritu es la fuerza y el aliento vital que anima, vivifica, guía, santifica, enriquece y lleva a su plenitud la comunidad de los seguidores de Jesús (LG 4). El Espíritu convierte el seguimiento en una vida nueva en Cristo, en una comunión vital con el Resucitado en su Iglesia, nos hace pasar de la ética voluntarista a la mística del permanecer en El y vivir de su savia vital, como el sarmiento en la vid (Jn 15).

Este Espíritu, don de Dios para los tiempos del Mesías (Jl 2) es un Espíritu de justicia y derecho para los pobres y oprimidos (Is 11; 42; 61), el Espíritu que guió toda la vida y la misión de Jesús (Lc 4,18), el cual ungido por el Espíritu pasó por el mundo haciendo el bien y liberando de la opresión del Maligno (Hch 10,38). Este Espíritu es el que nos hace llamar a Dios, Padre (Gal 4,4) y es el que gime en el clamor de la creación y de los pueblos en busca de su liberación (Rm 8,18-27). En el clamor de los pobres de América Latina, el Espíritu clama y pide liberación (DP 87-89). Este Espíritu es el que da fortaleza a los perseguidos y mártires del continente (Mc 13,11) y es el que da esperanza y alegría al pueblo de América Latina, haciéndole esperar días mejores: son dolores de parto de algo nuevo que está naciendo(Jn l6,21).

Seguir a Jesús implica aceptar y comenzar a vivir todo esto. Es un camino que requiere discernimiento para ir recreando en cada instante de la historia las actitudes de Jesús y los llamados de su Espíritu. Por todo ello ser cristiano en América Latina exige hoy una postura concreta de seguimiento de Jesús.

 

4. ALGUNAS CARACTERISTICAS DEL SEGUIMIENTO DE JESUS EN AMERICA LATINA HOY

Este seguimiento de Jesús hoy en América Latina, debe revestir algunas características peculiares, dada la situación de pobreza y miseria de un continente mayoritariamente cristiano.

 

1. Ser cristiano en América Latina hoy, supone un cambio de actitud, ya que no puede prolongarse por más tiempo la situación de una fe que encubra la injusticia social, sirviendo de instrumento de dominación para unos pocos y de resignación para la mayoría. Este cambio de actitud supone una conversión tanto de corazón como de mentalidad y sobre todo de práctica cristiana. Podríamos resumir esta conversión como el paso de una religiosidad meramente sociológica a una fe personal; de una religiosidad meramente de conceptos y doctrina a una fe vital y existencial; de una religiosidad espiritualista a una fe integral e histórica; de una religiosidad meramente privada a una fe pública; de una religiosidad individualista a una fe comprometida y solidaria con los sectores populares y empobrecidos.

 

2. Ser cristiano en América Latina hoy significa una clara actitud de rechazo y denuncia de la realidad injusta de América Latina, ya que es pecado y contraria a los planes de Dios (DP 28). Dios no quiere que el continente de América Latina siga marcado por los signos de muerte: muerte precoz, vida inhumana, muerte violenta. Esta situación de muerte nace del pecado personal y social de América Latina y de una auténtica idolatría: el dinero, la riqueza, la plata se absolutiza como el Dios absoluto (Col 3,5), al que se somete todo lo demás. El cristianismo frente a esta situación, debe recordar que nadie puede servir a dos señores, a Dios y a la riqueza (Mt 6.24) y que debe renunciar al dominio de Satanás en su vida personal y social, como los primeros cristianos hacían antes de bautizarse y adherirse a Cristo. Ser cristiano en América Latina supone un corte radical con todo lo que sea injusticia, corrupción, opresión, violación de derechos humanos, mentira.

Para esta conversión necesitamos más que nunca de la oración y de la ayuda del Señor. Sólo El que expulsando demonios demostró la fuerza victoriosa del Reino de Dios y del Espíritu de Dios (Lc 11,20), es capaz de realizar en América Latina este gran exorcismo personal y colectivo que nos libere de la esclavitud demoníaca que nos tiene apresados. Es preciso tomar postura: quien acepta y fomenta la situación de injusticia, no puede estar con Cristo (Lc 11,23).

 

3. Ser cristiano en América Latina significa comprometerse desde la fe en un cambio de la realidad. Este compromiso, forma concreta del seguimiento de Cristo, abarca todas las esferas de la realidad: dimensiones económicas sociales, políticas , culturales, religiosas, familiares, personales. . . Es todo un continente que necesita ser liberado integralmente y que precisa del apoyo de todos. La fe tiene un gran valor liberador, ya que ataca el mal en su raíz: el pecado personal y estructural. Pero además la fe posee una gran fuerza inspiradora, por cuanto presenta la gran Utopía del Reino de Dios y nos ofrece los grandes valores del Evangelio: el amor, la justicia, el perdón, la esperanza, la libertad, la fraternidad, la cruz y la Resurrección. La fe no nos ofrece recetas sociales y políticas concretas, como si del Evangelio se desprendiese un sistema socio-político concreto, pero sí nos presenta horizontes nuevos, inspiración y sobre todo la fuerza del Espíritu del Resucitado que va madurando la historia hacia unos cielos nuevos y una tierra nueva. En esta tarea tenemos el ejemplo de miles de hermanos nuestros que desde la fe se han ido comprometiendo, en diversos campos, para la transformación de la realidad. Algunos de ellos han dado su vida por esta tarea: Mons. O. Romero, L. Espinal, E. Angelelli. . . y otros han padecido persecuciones, deportaciones y exilio. Otros muchos siguen adelante buscando no simplemente mejoras accidentales sino estructurales. El cristiano no puede inhibirse de esta tarea, cualquiera sea su trabajo y vocación.

 

4. Ser cristiano en América Latina significa solidarizarse con los sectores populares, en esta lucha. Esto supone para los sectores populares el tomar conciencia que del pueblo consciente y organizado han de venir los cambios radicales y que cuentan para ello con el ejemplo y la bendición de Señor, que los llamó bienaventurados y se identificó con ellos. Para los nacidos en otros sectores, significa que sólo solidarizándose con la causa del pueblo pobre y poniendo sus capacidades a su servicio, se podrá llevar adelante un cambio de situaciones. La opción prioritaria de la Iglesia por los pobres se sitúa en esta perspectiva. El objetivo es que la Iglesia de los pobres sea el rostro auténtico de la Iglesia de Jesús, como lo deseó Juan XXIII para la Iglesia universal y los obispos de América Latina. El potencial transformador de los pobres es inseparable de su potencial evangelizador.

 

5. Seguir a Jesús hoy en América Latina significa entrar a formar parte de una comunidad eclesial concreta, para vivir y alimentar continuamente todas estas exigencias. Las CEBS ofrecen un lugar óptimo para ello (DM 15, 10-12; DP 641-643). Nuestra fe necesita ser continuamente alimentada por la Palabra, celebrada en los sacramentos, discernida y confrontada con los hermanos en la fe, con la tradición y el magisterio eclesial. El análisis de la realidad que nos circunda y el compromiso, deben estar siempre iluminados por la fe en el Señor y por el deseo del seguimiento. Sin ello nuestra postura se reduciría al nivel puramente humano, social, político, etc. Sólo en un clima de fe y de oración, el seguimiento de Jesús puede realizarse. Este seguimiento no se agota en comportamientos éticos sino que debe comenzar la gratuidad del "estar con el Señor", y el sentido contemplativo. El gozo del seguimiento, la esperanza contra toda esperanza, la alegría en medio de los conflictos, sólo puede mantenerse desde la profunda experiencia personal y comunitaria del Espíritu del Señor. Y todo ello sólo se puede realizar en la comunión eclesial, vivida desde una comunidad concreta, abierta al resto de la Iglesia continental y universal.

 

6. Finalmente como resumen de todo lo dicho, podríamos afirmar que el seguimiento de Jesús en América Latina hoy significa luchar a favor del Dios de la vida. La postura cristiana no puede ser meramente negativa, la lucha contra los dioses de la muerte se orienta a luchar a favor del Dios de la Vida, del Dios creador de la vida, de Jesús que ha venido para que tengamos vida abundante (Jn 10,10), del Espíritu de Vida.

Podríamos resumir todo lo dicho sobre el seguimiento de Jesús en estos diez mandamientos del Dios de la Vida:

1. Creerás que Dios es el Dios de la Vida, que desea la vida en abundancia para todos y no la muerte..

2. No utilizarás el nombre del Dios de la Vida, para atentar contra la vida de nadie.

3. Agradecerás a Dios la vida y la celebrarás como un gran don y una tarea.

4. Defenderás la vida amenazada y honrarás a los que te han dado vida.

5. No matarás de ningún modo la vida, pues la vida es de Dios.

6. Amarás y gozarás la vida sin egoísmos.

7. No te apropiarás de los bienes que han sido creados para que todos vivan.

8. Compartirás la vida con tu pueblo con toda verdad.

9. Trabajarás para que todos tengan lo suficiente para vivir.

10. Pondrás tu vida al servicio de los demás , hasta arriesgar tu vida por la vida de los otros.

Estos diez mandamientos se resumen en dos: Amarás tu vida y la vida de tu pueblo como vida de Dios.

En la medida en que América Latina, pueblo pobre y creyente, camine por este camino, su cristianismo será auténtico y la realidad se acercará a la utopía mesiánica que Isaías describió y Mons. Romero gustaba de repetir a su pueblo:

"Harán sus casas y vivirán en ellas, plantarán viñas y comerán sus frutos.

Ya no edificarán para que otro vaya a vivir, ni plantarán para alimentar a otro.

Los de mi pueblo tendrán larga vida como los árboles, y mis elegidos vivirán de lo que hayan cultivado con sus manos.

No trabajarán inútilmente, ni tendrán hijos destinados a la muerte, pues ellos y sus descendientes serán una raza bendita de Yavé " (Is 65,21-23).

 

Continuara...

 

si reenvias este mensaje, puedes eliminar que proviene de esta lista, pero la fuente y el autor de este mensaje conservala.

==============================
 
"La Paz De Cristo en el Reino de Cristo"
 
Acción Católica Mexicana Diócesis de Querétaro
http://mx.geocities.com/acm_qromx/
correo: acm_qromx@hotmail.com
 
Jose Luis Aboytes
(
http://ar.groups.yahoo.com/group/reddecatequistas
).

Catequesis en 3 minutos.

Catequesis en 3 minutos
CHARIN CARTAGENA.
http://www.ef.catholic.net

Lo importante no es dar bien la información para llenar un tiempo o cumplir con lo programado.

Lo importante es saber enseñar, llegar a los destinatarios y provocar un

cambio en su vida personal.

¿Cómo lo voy hacer?

1. CONOCER A LOS DESTINATARIOS

Es necesario conocer con quien voy a trabajar, edades,nivel socioeconómico, preparación, que  otros cursos ha tomado,expectativas, etc. Así podemos tener un panorama más amplio de como vamos a trabajar y adecuar nuestro lenguaje y presentarles más atractivo el maravilloso tesoro de la Fe.

2. PROGRAMAR

Conocer bien lo que debemos hacer y que recursos vamos a utilizar para

Llegar a nuestra meta. Así nos ahorraremos tiempo y esfuerzo. El programa es flexible, podemos hacerle modificaciones para aprovechar de una manera más eficaz los recursos.

3. PLANEAR MI CLASE

a) Conocer el tema a tratar.                                             

b) Cuales son mis objetivos (moral y doctrinal).                                            

c) Buscar una motivación que despierte la voluntad del destinatario y se decida hacer algo con su vida. Es importante conocer las diferentes motivaciones que hay y seleccionar la más fructuosa.

d) ¿Qué dinámica utilizaré?. Seleccionar la dinámica adecuada para esa clase, donde involucre a todos los participantes. "Poner en movimiento".

e)  El contenido. Es el mensaje que transmitiremos, debe ser fiel a Dios y al hombre.  Este debe  ser un mensaje de alegría, que comunique el gran amor de Dios y les enseñe a responder igualmente con amor, mediante la imitación de Jesucristo.

4. MÉTODO                                                            

Conocer y seleccionar el método más adecuado a mis objetivos, como voy a llevar el mensaje a los destinatarios. RECORDANDO que método es: "un camino a seguir para llegar a un fin".  También puedes utilizar algunos pasos o actividades de otros métodos para lograr tu fin. Puedes inventar tu propio método, siempre y cuando logres la meta señalada.  El punto aquí es que llegues a cumplir con lo establecido, si no es así; CAMBIA DE MÉTODO.

5. EVALUAR                                                              

Es importante que al finalizar tu clase hagas una evaluación para ver si

Lograste el objetivo y así poder hacer los ajustes necesarios y correcciones que nos garanticen el éxito del programa.

6. Por último: está lo  más importante: Tu ACTITUD al impartir el mensaje

Tienes que dar testimonio de autenticidad de vida que refleje tu amor , tu alegría, tu buen humor  y tu humildad sincera que motive a tus alumnos a querer adherirse más Dios.

 

 


==============================
 
"La Paz De Cristo en el Reino de Cristo"
 
Acción Católica Mexicana Diócesis de Querétaro
http://accioncatolicaqueretaro.diocesis.ws/
http://mx.geocities.com/acm_qromx/
correo: acm_qromx@hotmail.com
 
Jose Luis Aboytes
Administrador
(
http://ar.groups.yahoo.com/group/reddecatequistas
).

Celebrar la Cena del Senor.

Celebrar la Cena del Señor[1]

 

Los de Corinto nunca tuvimos buena fama: cuando en cualquier lugar del imperio se hablaba de «vivir a la corintia», ya se sabía que se estaba aludiendo a las costumbres licenciosas de nuestra ciudad, a la que el tráfico de sus dos puertos y el culto a la diosa Afrodita, habían convertido en símbolo de conductas permisivas en todo lo sexual.

 

Yo pertenecía a una familia acomodada de emigrantes judíos afincados hacía tiempo en Corinto, y que habían ido adquiriendo renombre como armadores de barcos de pesca. Desde pequeño me acostumbré a ver entre el servicio de mi casa a esclavos de color, traídos de Nubia y Etiopía, cuyos hijos habían nacido ya entre nosotros.

 

Conocimos a Pablo de Tarso a su vuelta de Atenas donde, por lo que supimos después, había vivido un fracaso estrepitoso. Nos lo trajo una tal Damaris que había escuchado su discurso en el areópago y había abrazado el Camino. Nos impactó el apasionamiento con que hablaba de Jesús como de alguien vivo, y la convicción con que afirmaba lo que «e! Señor» (así lo llamaba él) le había comunicado: En Corinto tengo yo un pueblo numeroso (He 18,10).

 

Al final de aquel mes que pasó entre nosotros, mi padre, de nombre Esteban, decidió que él con toda su casa, es decir, con su familia y servidumbre, abrazaríamos la fe y recibiríamos el bautismo. La predicación de Pablo estaba siendo fecunda y, al cabo de unos meses, fuimos bautizados por el propio Pablo, cosa que no solía hacer, en la noche de Pascua. Poco después recibió también el bautismo de manos de Apolo un nutrido grupo de catecúmenos, y recuerdo que mi padre comentó disgustado que había demasiada gentuza entre ellos: pescadores, cargadores del puerto y hasta mujeres de mala fama.

 

Como teníamos una casa espaciosa, era en ella donde nos reuníamos cada semana para celebrar el día del Señor pero, como es lógico, no nos mezclábamos unos con otros: a la hora señalada iban acudiendo algunas familias conocidas que también habían recibido el bautismo. Los esclavos lavaban y perfumaban sus pies a su llegada y los introducían después en el comedor donde todo estaba preparado para un refinado y abundante ágape al que los recién llegados también contribuían con esplendidez. A veces, mientras cenábamos, surgían discusiones entre los más cercanos a Apolo y los partidarios de Cefas o de Pablo y cada uno defendía a su patrono con vehemencia.

 

Los que no eran libres, nobles o ricos no participaban de nuestra cena, se quedaban en el atrio y los criados sabían distinguir bien a quiénes debían hacer pasar a uno u otro lugar, ya que su sola indumentaria bastaba para separarlos. Al final nos reuníamos todos, siguiendo costumbres y convicciones que una religión razonable como la que acabábamos de profesar ratificaba sin duda, como un orden establecido desde siempre.

 

Eso no es la Cena del Señor
Por eso nos causó estupor lo que ocurrió durante la visita de Timoteo, un compañero de Pablo que él nos enviaba desde Efeso: a su llegada, no se dejó lavar los pies por el esclavo encargado de ello y se negó a pasar a la sala donde le aguardábamos, dirigiéndose en cambio al atrio y mezclándose con el grupo de gente que allí compartía sus escasas provisiones. Su actitud provocó desconcierto y malestar entre la gente distinguida, y se acentuó aún más al ver que Timoteo entraba en el comedor seguido de aquella gente de baja extracción, y los invitaba a mezclarse con nosotros para escuchar juntos la carta que nos enviaba Pablo.

 

Al comenzar su lectura nos pareció que estaba dirigida sólo al grupo de pobres: Observad, hermanos, quiénes habéis sido llamados: no muchos sabios en lo humano, no muchos poderosos, no muchos nobles; antes bien, Dios ha elegido a los débiles del mundo para humillar a los fuertes, a los plebeyos y despreciados ha elegido Dios, a los que nada son, para anular a los que son algo». Pero lo que seguía nos implicaba a todos con un tono de severa preocupación: «Vuestras reuniones traen más perjuicio que beneficio (...) y cuando os reunís, no coméis la cena del Señor, pues unos se adelantan a consumir su propia cena y mientras uno pasa hambre, otro se emborracha. ¿Menospreciáis la asamblea de Dios y avergonzáis a los que nada poseen? ¿Y voy a alabaros? ¡En esto no os alabo! (1Co 11,17 y ss.). Y nos explicaba después la tradición que él mismo había recibido sobre la última cena del Señor con los suyos, y cómo debíamos seguir haciendo lo mismo en memoria suya.

 

Al acabar la carta se hizo un prolongado silencio. Yo sentía en mí una lucha de sentimientos encontrados: por un lado el respeto a viejas costumbres aprendidas y, por otro, un vendaval de novedad que removía y hacía desaparecer barreras, divisiones y prejuicios. Y algo me decía que no era el único arrastrado por la misma fuerza. Eso me decidió a ponerme en pie, tomar un espléndido racimo de uvas de la mesa y rodear la sala hasta acercarme a un hombre mal vestido y de aspecto temeroso. Me senté junto a él y partí el racimo para ofrecerle la mitad. Él abrió su zurrón y sacó un puñado de dátiles que compartió conmigo: «–Los cogí yo mismo en el oasis de Engadí, junto al Mar de la Arabá, vengo de allí, de trabajar en las salinas». Miré de reojo y vi a mi padre sirviendo vino a un estibador del puerto y tomando un poco del pez ahumado con pan de cebada que él le ofrecía, y lo mismo iba ocurriendo con otros invitados. Circuló una copa del excelente vino griego, y luego otra, y la sala se fue llenando poco a poco de murmullos y de risas. Algo estaba cambiando y todos lo sabíamos.

 

Como sabíamos también que al día siguiente seguiríamos amenazados por nuestras diferencias en forma de posesiones, honras o saberes, que tratarían de levantar de nuevo barreras entre nosotros.

 

Comenzaba una gran lucha por hacer verdad en nuestra vida la fiesta de inclusión que ahora estábamos viviendo. Y que esta vez sí que era la Cena del Señor.

 

Tiempo para la Palabra

Al encomendaros estas cosas, hay algo que no alabo: que vuestras reuniones traen más perjuicio que beneficio. En primer lugar, he oído que cuando os reunís en asamblea, hay divisiones entre vosotros, y en parte lo creo; porque es inevitable que haya divisiones entre vosotros, para que se muestre quiénes de vosotros sois auténticos. Y así resulta que, cuando os reunís, no coméis la cena del Señor. Pues unos se adelantan a comer su propia cena, y mientras uno pasa hambre, otro se emborracha. ¿No tenéis casas para comer y beber? ¿Menospreciáis la asamblea de Dios y avergonzáis a los que nada poseen? ¿Qué puedo deciros?, ¿voy a alabaros? En esto no os alabo (1Co 11, 17-23).

 

Tiempo para otras Palabras

Vivir conformes a la tradición de Cristo
«Nadie puede tomar parte en el alimento que llamamos Eucaristía si no vive conforme a la tradición de Cristo. Por eso, los que tienen bienes, vienen en ayuda de los que carecen de ellos. Por lo que comemos, bendecimos al Creador del universo por su Hijo Jesucristo y por el Espíritu Santo. El día del sol (el domingo), todos los habitantes de las ciudades o del campo se reúnen en un único lugar. Se leen los recuerdos de los apóstoles y los escritos de los profetas durante un tiempo conveniente. Al terminar la lectura, el que preside toma la palabra para llamar la atención sobre unas enseñanzas tan hermosas y exhortar a seguirlas. En seguida, nos levantamos todos y expresamos nuestras intenciones de oración. Después se trae pan, vino y agua y el presidente eleva de todo corazón al cielo oraciones y acciones de gracias, y el pueblo responde por la aclamación: ¡Amén!

 

Después se comparte y se distribuye a cada uno los alimentos consagrados y se envía su parte a los ausentes por medio de los diáconos. Los que son ricos y quieren ser generosos, dan espontáneamente, cada uno lo que le parece, y se entrega al presidente el producto de esta colecta para que él se encargue de socorrer a los huérfanos y viudas, o a los que por enfermedad o de otras causas pasan necesidad, como los prisioneros y los extranjeros. En una palabra, se atiende a todos los que lo necesitan. Y nos reunimos el día del sol porque es el primer día, aquel en que Dios separó la luz de las tinieblas para hacer el mundo y es el día en que Nuestro Señor Jesucristo resucitó de entre los muertos.»

San Justino, siglo II

 

Llegar a ser eucarístico
«La Eucaristía modela no solamente a la Iglesia y a la comunidad de los cristianos entre ellos, sino también su manera de estar en el mundo que debe ser compartir y servir, en una tensión siempre renovada hacia la comunión entre los humanos y la transfiguración de la tierra. Porque cada uno está llamado a "hacer eucaristía" en todas las cosas (1Tes 5,18) y convertirse en un "hombre eucarístico".»

O, Clément

 

¿Dónde están nuestras comuniones?
«No podemos, al mismo tiempo, beber del cáliz del Señor y del de los espíritus del mal; no podemos beber del cáliz de la vida consagrada al amor hasta la pasión, del testamento del Maestro arrodillado a los pies de los discípulos, del gesto del Siervo que entrega como herencia el testimonio del pan compartido, y comulgar al mismo tiempo con el espíritu del mundo que aplasta a los débiles, que abandona a los desesperados, que somete a los que dudan y que destruye a los que se desvían. Hermanos, sumergíos hasta el fondo, construid sobre el amor que llega hasta el límite. La casa resistirá entonces las tempestades y vuestra vida se desarrollará en comunión eterna con Dios.»

M. Bastin, Dios cada día (vol. 5)

 

Tiempo para Orar

Después de leer el texto de 1Co 11,17-34, dedica un tiempo a reflexionar sobre las palabras: Cada cual se adelanta a comer su propia cena... (v. 21), en que aparecen expresadas las actitudes de ansiedad, posesividad e insolidaridad, el polo opuesto a lo que podemos llamar «la actitud eucarística». Ponte un rato delante de Jesús para contemplar en él ese talante suyo de «adelantarse», pero no para pensar en sí mismo y en satisfacer su necesidad, sino en nosotros para alimentarnos, cuidarnos y darnos vida. Mírale tomando el pan en sus manos, no para comerlo él solo, sino para partirlo y entregárnoslo a nosotros. Pídele que grabe esa manera de ser suya «como un sello sobre tu corazón» (Cant 8,6), como un tatuaje en tus manos para que se vayan pareciendo a las suyas.

 

Tiempo para Compartir y Celebrar la Fe

Con jóvenes o adultos
Leer el texto de Corintios y, después de un tiempo de silencio, reconocer y pedir perdón por aquello que impide que nuestras eucaristías sean de verdad «la Cena del Señor»: divisiones, despreocupación por los débiles y excluidos, ritualismo...

Agradecer lo que ya en ellas, aunque sea parcialmente, va en la línea de lo que Jesús quería: comunicación, gestos de compartir, compromiso de ir trabajando por un mundo justo y en paz...

Buscar y decidir un paso pequeño pero posible, que vaya creando entre nosotros la fiesta de la inclusión.

 


--------------------------------------------------------------------------------

[1] ALEIXANDRE, Dolores, Relatos desde la mesa compartida, CCS, Madrid, 1999, pp. 123-129.
(
http://www.mercaba.org
).

El amor nos da el valor de:

El amor nos da el valor de:
  Luchar por nuestros sueños.
  Dar la vida por los que llevamos en el corazón.
  Modificar nuestra propia existencia.
  Cambiar nuestro ser.
  Rebasar el límite de nuestras potencialidades.

El amor nos da la fuerza:
  Para respetar a los seres que amamos.
Para sonreír a pesar de las adversidades.
  De la humildad para pedir perdón.
  La grandeza de la comprensión.
  La nobleza de perdonar.

El amor nos da el poder:
  Para manifestar nuestras emociones.
  Para alcanzar estrellas.
  Para convertir nuestros sueños en realidades.
  Entregar nuestra vida por un ideal.

El amor nos transforma en seres superiores, nos despierta nuestra capacidad de asombro, nos da la sensibilidad de la contemplación, nos impulsa a niveles infinitos, nos da la fuerza para recorrer nuestra vida con un espíritu invencible y nos impulsa a alcanzar lo imposible.

El amor es la fuerza que Dios deposita en el corazón de todos los seres humanos, a cada uno corresponde decidir vivir como un paladín o un cobarde, como un conquistador o un conformista, como un ser excelente o un mediocre, como un ser lleno de luz o quien permanece por siempre en la oscuridad, el amor hace nacer la fuerza para atrevernos a ser auténticos colaboradores en la grandeza de la creación.
(Desconozco el autor).

05/03/2012 21:32 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

El amor y el capricho.

El amor y el capricho

 
El amor es paciente y da tiempo a la relación para que crezca.
El capricho es impaciente, imprudente, impulsivo e irrazonable.

El amor se controla a si mismo y desea lo mejor para el otro.
El capricho es obstinado y exige que se hagan las cosas a su manera.

El amor se centra en la persona y en su caracter y no solo en sus rasgos exteriores.
El capricho se basa sobre expectativas y condiciones idealistas, no reales y egoistas.

El amor no puede separarse de Aquel que es amor. Por eso va junto con la fe, a la que da significado, y esta pone propósito en el amor.
El capricho se enreda con las sensaciones del momento y con frecuencia aleja a Dios.

El amor se edifica en la aceptación de si mismo y supone lo mejor en el otro mediante una confianza implícita.
El capricho con frecuencia esta inseguro de si mismo, lo que le pone celoso y hace posesivo del otro. Esto se manifiesta en peleas constantes.

El amor se construye sobre la amistad. Si se rompe la relacion, cada uno queda mejor por haberse conocido.
El capricho tiene una base insegura, y deja cicatrices y recuerdos dolorosos.

El amor es veraz y se caracteriza por una comunicacion sincera y honrada.
El capricho es falso, porque teme compartir su verdadero yo y ser rechazado.

El amor es fiel a los valores personales, aunque arriesgue la terminacion de la relación.
El capricho puede cometer acciones objetables por temor a perder al otro.

El amor soporta los altibajos de la vida, porque sabe que los sentimientos y las circunstancias no alteran el compromiso de amar.
EL capricho crea nerviosismo en la amistad.

El amor mejora la calidad de una persona.
El capricho y sus traumas consumen la energia, lo que hace sufrir los estudios, el trabajo y la amistad. Sufre la calidad de la persona.

El amor mejora la confianza en si mismo.
El capricho tiende a engendrar dependencia y sentimientos inadecuados acerca de si mismo.

El amor crece con el tiempo y perdura a pesar de la separación.
El capricho se debilita con el tiempo y la separación.
(Desconozco el autor).

05/03/2012 21:33 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

El arbol de la sabiduria.

El árbol de la sabiduría...
Ora.
Baila.
Medita.
Perdona.
Perdónate.
Pide ayuda.
Delega tareas.
Permítete brillar.
Rompe con un hábito.
Comunica lo que sientes.
Realiza un proyecto deseado.
Ayuda a alguien.  Ríe con todos.
Haz una caminata. Juega con tu hijo.
Lee un buen libro. Canta en la ducha.
Sé niño otra vez. Escucha la naturaleza.

(Desconozco el autor).

05/03/2012 21:34 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Domingo I de Cuaresma del ciclo B. Benedicto XVI.

El Señor quiso sufrir la tentación para enseñarnos con su ejemplo
A las doce de hoy, I Domingo de Cuaresma, Benedicto XVI se asomó a la ventana de su estudio en el Palacio Apostólico Vaticano para recitar el Ángelus con los fieles y los peregrinos llegados a la plaza de San Pedro. 
 
Ciudad del Vaticano, domingo 26 febrero 2012.

¡Queridos hermanos y hermanas!

        En este primer domingo de Cuaresma, encontramos a Jesús que, después de haber recibido el bautismo en el río Jordán por Juan el Bautista (cf. Mc. 1,9), es tentado en el desierto (cf. Mc. 1,12-13). La narración de san Marcos es concisa, desprovista de detalles que leemos en los otros dos evangelios de Mateo y de Lucas. El desierto del que se habla tiene diversos significados. Puede indicar el estado de abandono y de soledad, el "lugar" de la debilidad del hombre, donde no existe apoyo ni seguridad, donde la tentación se hace más fuerte. Pero también puede indicar un lugar de refugio y amparo, como lo fue para el pueblo de Israel, escapado de la esclavitud egipcia, donde se puede experimentar de una manera especial la presencia de Dios. Jesús "permaneció en el desierto cuarenta días, siendo tentado por Satanás." (Mc. 1,13). San León Magno comenta que "el Señor ha querido sufrir el ataque del tentador para defendernos con su ayuda y enseñarnos con su ejemplo" (Tractatus XXXIX, 3 De ieiunio quadragesimae: CCL 138 / A Turnholti, 1973, 214-215) .

        ¿Qué puede enseñarnos este episodio? Como leemos en el libro de la Imitación de Cristo, "el hombre nunca está totalmente libre de la tentación, mientras viva... pero con la paciencia y con la verdadera humildad nos haremos más fuertes que cualquier enemigo." (Liber I, c. XIII , Ciudad del Vaticano 1982, 37); la paciencia y la humildad para seguir todos los días al Señor, aprendiendo a construir nuestra vida no fuera de él o como si no existiera, sino en Él y con Él, porque es la fuente de la vida verdadera. La tentación de quitar a Dios, de poner orden solos en sí mismos y en el mundo, contando solo con las propias capacidades, ha estado siempre presente en la historia del hombre.

        Jesús proclama que "El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca"(Mc. 1,15), anuncia que en él sucede algo nuevo: Dios habla al hombre de una manera inesperada, con una cercanía única, concreta, llena de amor; Dios se encarna y entra en el mundo del hombre a tomar sobre sí el pecado, para vencer el mal y traer a la persona al mundo de Dios. Pero este anuncio está acompañado de la obligación de corresponder por un regalo así de grande. De hecho, Jesús añade: "Conviértanse y crean en el Evangelio" (Mc. 1,15); es una invitación a tener fe en Dios y a adecuar cada día de nuestras vidas a su voluntad, dirigiendo todas nuestras acciones y pensamientos hacia el bien. El tiempo de Cuaresma es el momento preciso para renovar y mejorar nuestra relación con Dios mediante la oración diaria, los actos de penitencia, las obras de caridad fraterna.

        Roguemos fervientemente a la Santísima Virgen María, que acompañe nuestro camino cuaresmal con su protección y nos ayude a inculcar en nuestros corazones y en nuestra vida las palabras de Jesucristo, para convertirnos a Él. Encomiendo también a vuestras oraciones, la semana de ejercicios espirituales que esta tarde empezaré con mis colaboradores de la Curia Romana.
(
http://www.fluvium.org
).

El Tabor de hoy.

El Tabor de hoy

 

Mi Tabor de hoy, es el silencio frente al ruido,

la búsqueda frente al conformismo.

Mi Tabor de hoy, es el ascender para ver,

el descender para seguir creyendo.

 

Mi Tabor de hoy, es la fortaleza ante la adversidad,

la fe cuando asolan las dudas.

 

Mi Tabor de hoy, es la alegría de ser creyente,

la seguridad de que, Jesús, ilumina el horizonte.

 

Mi Tabor de hoy, es el ser fuerte cuando me siento débil,

el no olvidar mi debilidad cuando me encuentro valiente.

 

Mi Tabor de hoy, es estar en sintonía con Dios,

es escuchar su Palabra, llevándola a la práctica.

 

Mi Tabor de hoy, es subir aún a riesgo de bajar,

es ganar mucho, aún a riesgo de perder algo.

 

Mi Tabor de hoy, es mirar lo que soy.

Es dejar a Dios que me haga como Él quiera.

Es vida cristiana en oración.

Es oración con vida cristiana.

 

P. Javier Leoz
(
http://www.celebrandolavida.org
).

Meditacion para el Domingo II de Cuaresma del ciclo B.

Día 4 II Domingo de Cuaresma
 
 
        Mc 9, 2-10 Seis días después, tomó Jesús consigo a Pedro, a Santiago y a Juan, y los llevó a ellos solos aparte a un monte alto, y se transfiguró ante ellos. Sus vestidos se volvieron resplandecientes y muy blancos; tanto que ningún batanero en la tierra puede dejarlos así de blancos. Y se les aparecieron Elías y Moisés, y conversaban con Jesús. Tomando Pedro la palabra, dice a Jesús: Maestro, qué bien estamos aquí; hagamos tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías. Pues no sabía lo que decía, porque estaban llenos de temor. Entonces se formó una nube que los cubrió, y se oyó una voz desde la nube que decía: Este es mi Hijo, el Amado, escuchadle. Y luego, mirando a su alrededor, ya no vieron a nadie, sino solo a Jesús con ellos.
        Mientras bajaban del monte les ordenó que a nadie contasen lo que habían visto, hasta que el Hijo del Hombre resucitara de entre los muertos. Ellos retuvieron estas palabras, discutiendo entre sí qué era lo de resucitar de entre los muertos.
 
El temor de Dios y el amor a Dios

       En este segundo domingo de Cuaresma nos ofrece la Liturgia de la Iglesia, para nuestra meditación, un suceso particularmente extraordinario de la vida de Nuestro Señor. En compañía de sus discípulos más próximos, los que le acompañaban en los momentos, por así decir, más especiales, Jesús se transfigura. Adquiere una apariencia resplandeciente –que el evangelista, como puede, trata de describir– que impresionó profundamente a sus acompañantes. Pedro, por ejemplo, lo intenta, pero –comenta san Marcos– no sabía lo que decía.

        Podemos detenernos en este día a considerar precisamente esa actitud humana ante lo divino, pues también nosotros, como Pedro Santiago y Juan, deseamos responder a Dios como Él espera; y, antes, escucharle, atenderle… muy conscientes de que es nuestro Dios –nuestro Padre Dios–, Dios y Padre, Padre pero Dios, no es menos Padre –con el amor más entrañable que un padre puede tener por sus hijos– por ser Dios, aunque su grandeza de Creador nos lleve a imaginárnoslo inaccesible y muy distante de sus criaturas. Como tampoco es menos Dios –omnipotente e inmenso, trascendente del mundo e infinito– por ser todo corazón Paterno con cada uno de sus hijos.

        De sobra sabemos que, por perfecto que llegue a ser nuestro conocimiento de Dios, será siempre muy limitado. Su inmensidad no cabe en los límites de la inteligencia del hombre. Nos cuesta, por ello, hacer compatibles esos dos conceptos, poder y amor, infinitos en Dios. Tal vez, en cierta medida, se encuentran, perplejos por ello, Pedro, Santiago y Juan, en la cima del monte. Por una parte se sienten muy bien: Maestro, qué bien estamos aquí; hagamos tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías, dice Pedro. Tuvieron, sin duda, una especial experiencia de la delicia de Dios. Deseaban permanecer así para siempre: como cuando se siente la fruición del amor. Pero, a la vez, apreciaron –tampoco sabemos cómo– la impresionante e inmensa grandeza y poder divinos, ante la cual reconocen la propia pequeñez, se sienten débiles, estaban llenos de temor, afirma san Marcos.

        Esa inmensidad, esa grandeza que absolutamente nos trasciende y nos lleva a reconocernos siempre inferiores, no es en Dios distinta de su amor, como algo separado o que se alterne con su paternidad. Siendo uno y simple, en Dios no hay partes. La fuente de su poder es la misma de la que brota su amor, y también su justicia y su misericordia y todos los demás atributos divinos. De ahí que únicamente aceptando a Dios, aunque sin comprenderlo, perplejos ante su inmesidad, entendemos –en cuanto nos es posible– su amor; y sólo afirmando su amor sin medida entendemos algo de su inmenso e infinito poder. La aceptación de Dios sin paliativos es el primer paso y la condición para entender algo de sus maravillas.

        Hagamos un acto de fe, de humildad, de adoración, ante este Dios nuestro que, libre de toda necesidad, sin ganar nada con amarnos –desde toda la eternidad es ya infinito en perfección–, quiere que podamos participar de Él. Él mismo nos otorga esas virtudes, si se las pedimos confiadamente, y nos sentiremos felices, por adultos que seamos; como esos niños que se sienten seguros con su padre a quien quieren con locura. Y no se les ocurre pensar que su padre no es capaz… o que no los quiere.

        De continuo debemos expresar correspondencia a Dios. ¡Que no nos deje indiferentes el amoroso interés del Todopoderoso! ¡Que no deje de asombrarnos que la Trinidad se ha enamorado del hombre!, según la expresión de san Josemaría. Jesucristo, alimentándonos con su Cuerpo, nos da su vida: El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él. Si no –insiste–, no tendréis vida en vosotros. Es la vida de Cristo que inunda al cristiano. Una vida verdaderamente suya, de comunión con el Padre y el Espíritu, pues, si alguno me ama –nos dice–, mi Padre le amará y vendremos a él y haremos morada en él.

        Dios Padre ve en la vida del cristiano que le ama la vida del Verbo eterno, del Hijo, misteriosamente presente en él por la acción del Espíritu Santo. Con razón afirma san Juan: Mirad qué amor tan grande nos ha mostrado el Padre: que nos llamemos hijos de Dios, ¡y lo somos! ¡Que la confianza que espera de nosotros por ser hijos no disminuya la reverencia que le debemos como Dios!

        ¡Que queramos ser como nuestra Madre: la mejor Hija de Dios y, por eso, su esclava!
(
http://www.fluvium.org
).

Gotitas de amor.

Gotitas de Amor


“Había un incendio en un gran bosque de bambú; el incendio formaba llamaradas impresionantes, de una altura extraordinaria; y una pequeña ave, muy pequeñita, fué al río, mojó sus alas y regresó sobre el gran incendio, y las empezó a agitar para apagarlo; y volvía a regresar y volvía a ir una y otra vez; y los dioses que la observaban, sorprendidos la mandaron a llamar y le dijeron:
Oye, por qué estás haces eso? Cómo es posible? Cómo crees que con esas goticas de agua puedas tú apagar un incendio de tales dimensiones? Date cuenta: No podras lograrlo.Y el ave humildemente contestó:

“El bosque me ha dado tanto. Yo nací en este bosque que me ha enseñado la naturaleza, me ha dado todo mi ser. Este bosque es mi origen y mi hogar y me voy a morir lanzando gotitas de amor, aunque no lo pueda apagar”. Los dioses entendieron lo que hacía la pequeña ave y le ayudaron a apagar el incendio”. Cada gotita de agua apacigua un incendio. Cada acción que con amor y entusiasmo emprendemos, un mejor mañana será su reflejo.

No subestime sus gotas: millones de ellas forman un océano. Todo acto que con amor realizamos, regresa a nosotros multiplicado.
(Desconozco el autor).

05/03/2012 21:37 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Guia para la oracion.

Guía para la oración


Esta guía para la oración busca ser un método para meditar en la vida y enseñanzas del Señor Jesús. «La meditación, como señala el Catecismo de la Iglesia Católica, es, sobre todo, una búsqueda. El espíritu trata de comprender el porqué y el cómo de la vida cristiana para adherirse y responder a lo que el Señor pide.» Así, asistidos con la Gracia de Dios buscamos en la oración discernir cuál es su plan de amor para nosotros y nos nutrimos para responder a el con generosidad. El método de meditación que se propone es un camino que se inicia en la mente, transforma en el corazón y nos conduce a una acción concreta y cotidiana orientada a nuestra santificación y a la de nuestros hermanos.


1. Invocación inicial:


En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.


2. Preparación:


a. Acto de fe en la presencia de Dios: Consciente de que el Señor está conmigo, explicito en mi fe en Él y mi deseo de abrir mi mente y mi corazón a su presencia, y de permanecer en ella durante la oración.


b. Acto de esperanza en la misericordia de Dios: Reconozco que soy pecador y me acojo con esperanza a la misericordia de Dios que sale a mi encuentro.


c. Acto de amor al Señor Jesús y a Santa María: Manifiesto mi adhesión a la persona del Señor Jesús y a Santa María, nuestra Madre.


3. Cuerpo:


a. Mente:


- Medito en el en sí del texto: Se trata de una aproximación objetiva. Busco entender qué dice el texto. Me acerco al texto bíblico y lo interpreto desde y en la enseñanza de la Iglesia.
- Medito en el en sí-en mí del texto: Se trata de una aplicación del texto a la propia realidad. Hago una apropiación del mensaje buscando descubrir qué me dice la Palabra del Señor en este momento concreto de mi vida.


b. Corazón:
- Elevo una plegaria buscando adherirme cordialmente a aquellos que he descubierto con la mente y abriéndole mi corazón al Señor.


c. Acción:


- Resoluciones concretas: A la luz de lo meditado, pongo medios concretos y proporcionados que me permitan despojarme de aquello que me sobra o revestirme de aquello que me falta en mi camino de conformación con el Señor Jesús.


4. Conclusión
- Breve acto de agradecimiento y súplica: al Señor Jesús y a Santa María.
- Rezo de la Salve u otra oración mariana.


5. Invocación final:
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
(Desconozco el autor).

05/03/2012 21:38 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. APRENDE A ORAR No hay comentarios. Comentar.

Jesucristo.

JESUCRISTO
(sobre las cuerdas de la noche joven)

Bondad, humildad y amor,
forman tu aureola de ser,
no se iguala ningun esplendor
existente desde el amanecer
¿ cuantos tenemos sed de ti?
¿cuantos somos los desesperados?
¿cuantos somos los enmascarados,
que permanecemos aqui?
Materia sin vida somos
al separar la virtud
de contar contigo.
Dame, Oh, Señor!!
una solicitud para presentarla
a tu Reino
y olvidar el pasado inmundo,
pasado lleno
de glorias sin valor
que se esfuman como las nubes,
y que sin embargo,
siempre te he necesitado.
Dame, Oh Señor!!
fuerzas
para luchar contra el mal,
fuerzas para aceptar
que la vida sin ti,
es como la falta de agua
a las plantas,
y no morir sin esperanzas.
Dame, Oh Señor !!
un nuevo corazon,
para que habites
en todo mi ser.
(Desconozco el autor).

05/03/2012 21:39 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. JESUCRISTO No hay comentarios. Comentar.

Lecturas de la Misa del Lunes II de Cuaresma meditadas brevemente.

Lecturas del Lunes 05 de Marzo de 2012

Lunes 2ª semana de Cuaresma

Santoral: Adrián

Dn 9,4b-10: Hemos pecado, hemos cometido crímenes y delitos
Salmo 78:: Señor, no nos trates como merecen nuestros pecados
Lc 6,36-38: Perdonen, y serán perdonados

Daniel 9,4b-10


Hemos pecado, hemos cometido crímenes y delitos
Señor, Dios grande y terrible, que guardas la alianza y eres leal con los que te aman y cumplen tus mandamientos. Hemos pecado, hemos cometido crímenes y delitos, nos hemos rebelado apartándonos de tus mandatos y preceptos. No hicimos caso a tus siervos, los profetas, que hablaban en tu nombre a nuestros reyes, a nuestros príncipes, padres y terratenientes.

Tú, Señor, tienes razón, a nosotros nos abruma hoy la vergüenza: a los habitantes de Jerusalén, a judíos e israelitas, cercanos y lejanos, en todos los países por donde los dispersaste por los delitos que cometieron contra ti. Señor, nos abruma la vergüenza: a nuestros reyes, príncipes y padres, porque hemos pecado contra ti. Pero, aunque nosotros nos hemos rebelado, el Señor, nuestro Dios, es compasivo y perdona. No obedecimos al Señor, nuestro Dios, siguiendo las normas que nos daba por sus siervos, los profetas.


Salmo responsorial: 78


Señor, no nos trates como merecen nuestros pecados.
No recuerdes contra nosotros / las culpas de nuestros padres; / que tu compasión nos alcance pronto, / pues estamos agotados. R.

Socórrenos, Dios, salvador nuestro, / por el honor de tu nombre; / líbranos y perdona nuestros pecados / a causa de tu nombre. R.

Llegue a tu presencia el gemido del cautivo: / con tu brazo poderoso, / salva a los condenados a muerte. R.

Mientras, nosotros, pueblo tuyo, / ovejas de tu rebaño, / te daremos gracias siempre, / contaremos tus alabanzas / de generación en generación. R.


Lucas 6,36-38


Perdonad, y seréis perdonados
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo; no juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados; dad, y se os dará: os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante. La medida que uséis, la usarán con vosotros."

Comentarios

El evangelista Lucas subraya el tema de la compasión, de la mansedumbre y de la generosidad como valores importantes en el seguimiento de Jesús. El punto de referencia es Dios Padre.

La compasión significa asumir la dura realidad del otro para comprender su situación y ayudarle a salir de ella. La compasión está íntimamente relacionada con la solidaridad fraterna, que debe caracterizar a los cristianos.

Juzgar y condenar es una tendencia de todos los seres humanos; Jesús propone el perdón como actitud alternativa, y la generosidad, que derrumba todo egoísmo acaparador y arribista y que tanto seduce a los seres humanos.

He aquí los valores supremos del evangelio, que deben estar como telón de fondo de nuestro proceso de conversión.

Nuestro contexto cultural y social se caracteriza por todo lo contrario: el acaparamiento, el encerramiento en sí mismo, el aislamiento individualista y neurotizante, el deseo de venganza que se traduce en violencia de todo género, se proponen actualmente como “deber-ser” para la persona humana. 

Nuestro compromiso existencial con Jesús nos invita a ser testigos de todo lo contrario: la solidaridad, la reconciliación, la generosidad, como actitudes elocuentes y proféticas que interpelan al mundo y lo invitan a la transformación radical de sus estructuras.
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

05/03/2012 21:41 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. CUARESMA. LUNES II No hay comentarios. Comentar.

Tres homilias para la Misa del Domingo III de Cuaresma del ciclo B.

Domingo de la semana 3 de Cuaresma; ciclo B

 

Homilía I: con textos de homilías pronunciadas por S.S. Juan Pablo II
Homilía II: a cargo de D. Justo Luis Rodríguez Sánchez de Alva
Homilía III: basada en el Catecismo de la Iglesia Católica

(Ex 20,1-17) "No tendrás otros dioses frente a mí"
(1 Cor 1,22-25) "Predicamos a Cristo crucificado"
(Jn 2,13-25) "No convirtáis en un mercado la casa de mi Padre"

 


Homilía I: con textos de homilías pronunciadas por S.S. Juan Pablo II

Homilía en la parroquia de San José (18-III-1979)

--- Nuevos templos
--- La morada del hombre
--- La familia
--- Nuevos templos

“La casa de mi Padre”

Hoy Cristo pronuncia estas palabras en el umbral del templo de Jerusalén. Se presenta sobre este umbral para “reivindicar” frente a los hombres la casa de su Padre, para reclamar sus derechos sobre esta casa. Los hombres hicieron de ella una plaza de mercado. Cristo les reprende severamente; se pone decididamente contra tales desviaciones. El celo por la casa de Dios lo devora (cf. Jn. 2,17), por esto Él no duda en exponerse a la malevolencia de los ancianos del pueblo judío y de todos los que son responsables de lo que se ha hecho contra la casa de su Padre, contra el templo.

Es memorable este acontecimiento. Memorable la escena. Cristo, con las palabras de su ira santa, ha inscrito profundamente en la tradición de la Iglesia la ley de la santidad de la casa de Dios. Pronunciando estas palabras misteriosas que se referían al templo de su cuerpo: “Destruid este templo, y en tres días lo levantaré” (Jn. 2,19), Jesús ha consagrado de una sola vez todos los templos del Pueblo de Dios. Estas palabras adquieren una riqueza de significado totalmente particular en el tiempo de Cuaresma cuando, meditando la pasión de Cristo y su muerte –destrucción del templo de su cuerpo-, nos preparamos a la solemnidad de la Pascua, esto es, al momento en que Jesús se nos revelará todavía en el templo mismo de su cuerpo, levantado de nuevo por el poder de Dios, que quiere construir en él, de generación en generación, el edificio espiritual de la nueva fe, esperanza y caridad.

Vengo hoy a la parroquia de San José y deseo expresar a todos vosotros aquí presentes, junto con un saludo cordial, mi profunda alegría porque también este barrio tiene su templo, su casa de Dios (…). En torno a esta casa se han multiplicado las casas en que habitan los hombres, cada una de las familias.

--- La morada del hombre

La casa es la morada del hombre. Es una condición necesaria para que el hombre pueda venir al mundo, crecer, desarrollarse, para que pueda trabajar, educar, y educarse, para que los hombres puedan construir esa unión más profunda y más fundamental que se llama “familia”.

Se construyen las casas para las familias. Después, las mismas familias se construyen en las casas sobre la verdad y el amor. El fundamento primero de esta construcción es la alianza matrimonial, que se expresa en las palabras del sacramento con las que el esposo y la esposa se prometen recíprocamente la unión, el amor, la fidelidad conyugal. Sobre ese fundamento se apoya ese edificio espiritual cuya construcción no puede cesar nunca. Los cónyuges, como padres, deben aplicar constantemente a la propia vida de constructores sabios, la medida de la unión, del amor, de la honestidad y de la fidelidad matrimonial. Deben renovar cada día esa promesa en sus corazones y a veces recordarla también con las palabras. San Pablo dice que Cristo es “poder y sabiduría de Dios” (1Cor. 1,24). Sea Él vuestro poder y vuestra sabiduría, queridos esposos y padres. ¡No os privéis de este poder y de esta sabiduría! Consolidaos en ellos. Educad en ellos a vuestros hijos y no permitáis que este poder y esta sabiduría, que es Cristo, les sea quitado un día. Por ningún ambiente y por ninguna institución. No permitáis que alguien pueda destruir ese «templo» que vosotros construís en vuestros hijos. Este es vuestro deber, pero éste es también vuestro sacrosanto derecho. Y es un derecho que nadie puede violar sin cometer una arbitrariedad.

--- La familia

La familia está construida sobre la sabiduría y el poder del mismo Cristo, porque se apoya sobre un sacramento. Y está construida también y se construye constantemente sobre la ley divina, que no puede ser sustituida en modo alguno por cualquier otra ley. ¿Acaso puede un legislador humano abolir los mandamientos que nos recuerda hoy la lectura del Libro del Éxodo: “No matar, no cometer adulterio, no robar, no decir falsos testimonios” (Ex. 20, 13-16)? Todos sabemos de memoria el Decálogo. Los diez mandamientos constituyen la concatenación necesaria de la vida humana personal, familiar, social. Si falta esta concatenación, la vida del hombre se hace inhumana. Por esto el deber fundamental de la familia, y después de la escuela, y de todas las instituciones, es la educación y consolidación de la vida humana sobre el fundamento de esta ley, que a nadie es lícito violar.

Así estamos construyendo con Cristo el templo de la vida humana, en el que habita Dios. Construyamos en nosotros la casa del Padre. Que el celo por la construcción de esta casa constituya el núcleo de la vida de todos nosotros aquí presentes; de toda la parroquia de la que es Patrono San José, Esposo de María, Madre de Dios, Patrono de las familias, Protector del Hijo de Dios, Patrono de la Santa Iglesia.

DP-92 1979


Homilía II: a cargo de D. Justo Luis Rodríguez Sánchez de Alva

“Como los profetas anteriores a Él, Jesús profesó el más profundo respeto al Templo de Jerusalén. Fue presentado en él por José y María cuarenta días después de su nacimiento (cf Lc 2,22-39). A la edad de doce años, decidió quedarse en el Templo para recordar a sus padres que se debía a los asuntos de su Padre (cf Lc 2,46-49).Durante su vida oculta, subió allí todos los años al menos con ocasión de la Pascua (cf Lc 2,41); su ministerio público estuvo jalonado por sus peregrinaciones a Jerusalén con motivo de las grandes fiestas judías (cf Jn 2,13-14)... El Templo era para Él la casa de su Padre, una casa de oración, y se indigna porque el atrio exterior se haya convertido en un mercado” (C.E.C., 583, 584).

El Templo era lo que había de más sagrado para un judío, el signo visible de la presencia de Dios entre su pueblo. Es la casa de Dios, pero sus fieles han convertido la religión y el culto en un mercado. El trato con Dios ha quedado reducido al cumplimiento de unos preceptos con los que pretenden tener contento a Dios. Es una piedad que actúa al dictado del egoísmo, que quiere comprar a Dios, asignarle un sueldo. Cristo rechaza esta hipocresía con una energía tanto más llamativa por cuanto que es la única vez que le vemos emplear la fuerza física. Nos limitamos a rezar, a asistir mecánicamente a Misa los domingos, aportamos una limosna miserable, ejercitamos una caridad de platea, nos desentendemos de deberes que no se pueden incumplir, y eludimos compromisos que no pueden esperar.

Jesús expuso lo esencial de su enseñanza en el Templo (cf Jn 18,20), pero dirá refiriéndose a Sí mismo: “os digo que aquí hay algo mayor que el Templo” (Mt 12,6). Tras la llegada de Cristo, el Templo puede desaparecer porque Él es a partir de ahora el signo del Dios vivo. “Destruid este Templo y Yo lo levantaré en tres días” (Jn 2,19,21). Los judíos presentes no comprendieron en ese momento que se refería al templo de su Cuerpo y al anuncio de su Resurrección.

También nosotros somos templos de Dios (cf 1 Cor 3,16), “piedras vivas” ( 1 Pet 2,5), de ese Templo que es el Cuerpo Místico de Cristo. Hay que estar vigilantes para no profanar ese misterio procurando que esa morada no sea invadida por la algarabía y las preocupaciones que llenan un mercado. Vivir para escuchar y alabar a Dios en medio de nuestras ocupaciones, tomando incluso ocasión de esas ocupaciones. “Mi casa es casa de oración”.

Este empeño por agradar a Dios eliminando con energía lo que de Él nos aleja, tan acorde con el espíritu de estos días de Cuaresma, nos liberará de las ataduras de los ídolos, como nos dice la 1ª Lectura de hoy, a cumplir los mandatos del Señor y amarle como nuestra mejor ganancia.


Homilía III: basada en el Catecismo de la Iglesia Católica

"La Pascua de Cristo no es para  «destruir» sino para que nazca el Hombre Nuevo"

Ex 20,1-17: "La Ley fue dada por Moisés"
Sal 18,8.9.10.11: "Señor tú tienes palabras de vida eterna"
1Co 1,22-25: "Predicamos a Cristo crucificado, escándalo para los hombres, pero para los llamados sabiduría de Dios"
Jn 2,13-25: "Destruid este templo y en tres días lo levantaré"

La tradición Sacerdotal, al redactar el Decálogo, usa un estilo imperativo, conciso. Los mandatos se imponen sin condiciones ni matices. Es una manera de entender por parte del pueblo la voluntad de Dios.

Jesucristo, al mantener la antigua Ley en todo su vigor y dimensiones, pone en la caridad, en el amor al Padre, la motivación principal para su cumplimiento. Y es precisamente ese amor, experiencia única de los cristianos y velada a los que ponen en la racionalidad la única fuente de su conocimiento, lo que hará que la Cruz sea "escándalo para los griegos o necedad para los judíos" (2.a lectura).

El antiguo templo ya no tendrá razón de ser a partir del Nuevo Templo que es Cristo. Y la referencia a los "tres días" y a la Pascua, muestra que Juan está pensando en el acontecimiento pascual que dará lugar al inicio de ese tiempo nuevo.

Quienes creen que lo religioso ha de circunscribirse y limitarse a lo estrictamente personal, al ámbito de la conciencia, al repliegue a las sacristías, hoy pueden advertir que Cristo propone algo distinto. La acción pública de Jesús en el templo muestra que el celo de la casa de su Padre presupone lo privado y además se presenta públicamente. Contrapone la religiosidad exterior y vana, con la suya, interior y profunda.

— "Jesús subió al templo como al lugar privilegiado para el encuentro con Dios. El templo era para Él la casa de su Padre, una casa de oración, y se indigna porque el atrio exterior se haya convertido en un mercado (Mt 21,13). Si expulsa a los mercaderes del templo es por celo hacia las cosas de su Padre:  «No hagáis de la casa de mi Padre una casa de mercado». Sus discípulos se acordaron de que estaba escrito:  «El celo por tu Casa me devorará' (Sal 69,10)» (Jn 2,16-17)" (584).

— "Jesús anunció, no obstante, en el umbral de su Pasión, la ruina de ese espléndido edificio del cual no quedará piedra sobre piedra (cf. Mt 24,1-2). Hay aquí un anuncio de una señal de los últimos tiempos que se van a abrir con su propia Pascua" (585).

— Nuevo templo:

"Por eso su muerte corporal anuncia la destrucción del templo que señalará la entrada en una nueva edad de la historia de la salvación:  «Llega la hora en que, ni en este monte, ni en Jerusalén adoraréis al Padre» (Jn 4,21)" (586).

— El templo, lugar propio de oración:

"La iglesia, casa de Dios, es el lugar propio de la oración litúrgica de la comunidad parroquial. Es también el lugar privilegiado para la adoración de la presencia real de Cristo en el Santísimo Sacramento. La elección de un lugar favorable no es indiferente para la verdad de la oración" (2691).

— "Ora por nosotros como sacerdote nuestro; ora en nosotros como cabeza nuestra; a Él dirige nuestra oración como a Dios nuestro. Reconozcamos, por tanto, en Él nuestras voces; y la voz de Él, en nosotros" (San Agustín, Sal 85,1) (2616).

— "El Espíritu es verdaderamente el lugar de los santos, y el santo es para el Espíritu un lugar propio, ya que se ofrece a habitar con Dios y es llamado su templo" (San Ambrosio, Spir. 26, 62). (2684).

Porque Cristo es el Nuevo Templo, la Iglesia, su Cuerpo Místico, es su plenitud (pléroma), y nosotros, signos vivos (piedras vivas).
(
http://www.almudi.org
).

Lecturas meditadas de la Misa del Lunes II de Cuaresma.

¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual
 
 
 

 

Lunes, 5 de marzo de 2012

Segunda Semana de Cuaresma

Daniel 9, 4b-10 / Lucas 6, 36-38

Salmo responsorial Sal 78, 8-9. 11. 13

R/. "¡No nos trates según nuestros pecados, Señor!”

 

Santoral:

San Juan José de la Cruz

Liturgia - Lecturas del día

 

 

Lunes, 5 de Marzo de 2012

 

Nosotros hemos pecado, hemos faltado

 

Lectura de la profecía de Daniel

 

9, 4b-10

 

¡Ah, Señor, Dios, el Grande, el Temible, el que mantiene la alianza y la fidelidad con aquéllos que lo aman y observan sus mandamientos!

Nosotros hemos pecado, hemos faltado, hemos hecho el mal, nos hemos rebelado y nos hemos apartado de tus mandamientos y tus preceptos. No hemos escuchado a tus servidores los profetas, que hablaron en tu Nombre a nuestros reyes, a nuestros jefes, a nuestros padres y a todo el pueblo del país.

¡A ti, Señor, la justicia! A nosotros, en cambio, la vergüenza reflejada en el rostro, como les sucede en este día a los hombres de Judá, a los habitantes de Jerusalén y a todo Israel, a los que están cerca y a los que están lejos, en todos los países adonde Tú los expulsaste, a causa de la infidelidad que cometieron contra ti.

¡A nosotros, Señor, la vergüenza reflejada en el rostro, y también a nuestros reyes, a nuestros jefes y a nuestros padres, porque hemos pecado contra ti! ¡Al Señor, nuestro Dios, la misericordia y el perdón, porque nos hemos rebelado contra Él! Nosotros no hemos escuchado la voz del Señor, nuestro Dios, para seguir sus leyes, que Él puso delante de nosotros por medio de sus servidores los profetas.

 

Palabra de Dios.

 

 

SALMO RESPONSORIAL                                      78, 8-9. 11. 13

 

R.    ¡No nos trates según nuestros pecados, Señor!

 

No recuerdes para nuestro mal

las culpas de otros tiempos;

compadécete pronto de nosotros,

porque estamos totalmente abatidos. R.

 

Ayúdanos, Dios salvador nuestro,

por el honor de tu Nombre;

líbranos y perdona nuestros pecados,

a causa de tu Nombre. R.

 

Llegue hasta tu presencia

el lamento de los cautivos,

preserva con tu brazo poderoso

a los que están condenados a muerte. R.

 

Y nosotros, que somos tu pueblo y las ovejas de tu rebaño,

te daremos gracias para siempre,

y cantaremos tus alabanzas

por todas las generaciones. R.

 

 

 

EVANGELIO

 

Perdonen y serán perdonados

 

a    Evangelio de nuestro Señor Jesucristo

según san Lucas

 

6, 36-38

 

Jesús dijo a sus discípulos:

Sean misericordiosos, como el Padre de ustedes es misericordioso. No juzguen y no serán juzgados; no condenen y no serán condenados; perdonen y serán perdonados.

Den, y se les dará. Les volcarán sobre el regazo una buena medida, apretada, sacudida y desbordante. Porque la medida con que ustedes midan también se usará para ustedes.

 

Palabra del Señor.

 

Reflexión

 

Dan. 9, 4-10. Momentos difíciles está viviendo el pueblo de Israel, que ha sido expulsado de la tierra que Dios había prometido darle a sus antiguos padres. Con tristeza han contemplado la destrucción del Templo santo de Dios y de las murallas de la ciudad santa. El profeta Daniel se postra ante Dios para confesar el pecado del pueblo, que ha sido rebelde a la Ley santa de Dios. Sólo Dios podrá tener misericordia y perdonar. La cuaresma es para nosotros el tiempo favorable para reconocer, con humildad, nuestras propias miserias. Muchas veces pensamos que los males del mundo los causan personas injustas y cortas en su visión acerca del amor verdadero al prójimo. Cuando Daniel confiesa ante Dios: No hemos hecho caso a los profetas, tus siervos, que hablaban a nuestros reyes, a nuestros príncipes, a nuestros padres y a todo el pueblo, antes que nada reconoce la culpa de todos y de cada uno, y la reconoce ante Dios. Para que nuestro mundo recobre la paz, para que se viva de un modo mejor la justicia social, para que desaparezcan el hambre y la pobreza, cada uno debe reconocer la parte de culpa que tiene por no haber sabido escuchar la voz de Dios, que nos pide amarnos como hermanos y que dejemos de ser causantes, también, de las desgracias que nos aquejan. Un arrepentimiento sincero debe hacernos retomar el camino del amor fraterno, que hemos abandonado. Sólo a partir de entonces tendrá sentido la Pascua, que nos levantará como criaturas nuevas en Cristo.

 

Sal. 79 (78). Ante la desesperación por el sufrimiento que se padece durante el destierro, los Israelitas invocan al Señor pidiéndole que manifieste su poder salvando al pueblo y ovejas de su rebaño. Dios siempre está dispuesto a perdonar. Sin embargo no puede haber perdón mientras uno mismo no se reconozca pecador y se acerque, con humildad, a confesar ante Dios la propia culpa. Sólo a partir de entonces seremos reintegrados como hijos de Dios. Vueltos al redil de las ovejas, vueltos a la casa paterna, reconciliados con Dios y con nuestros hermanos, hemos de caminar como corresponde a nuestra dignidad de hijos de Dios. Si la Cuaresma no es para nosotros el tiempo de una sincera conversión y de un nuevo caminar como hijos de Dios, pierde su sentido de camino que nos conduce hacia la Pascua de Cristo y hacia nuestra propia pascua. Abramos nuestro corazón al amor de Dios, para que su Espíritu nos conduzca hacia una vida renovada en Cristo Jesús.

 

Lc. 6, 36-38. En el Evangelio el Señor nos pide ser misericordiosos, como nuestro Padre es misericordioso. Y se nos dice cómo el Padre Dios se ha manifestado misericordioso para con nosotros: No nos juzga ni nos condena; más bien nos perdona. El Padre misericordioso es descrito con estas características en la parábola en que recibe al hijo pródigo. Dios siempre nos está esperando con los brazos abiertos para que retornemos a la comunión con Él. Así como Dios nos ha amado, comprendido, perdonado y recibido en su casa, así debemos ser nosotros para con los demás. Ser hijo de Dios es algo que no sólo se ha de manifestar con los labios, sino con un estilo de vida que hable de que también nosotros venimos de Dios, porque Él nos hizo suyos en Cristo Jesús. Además hemos de ser generosos para con nuestro prójimo. El egoísmo cierra el corazón; el amor lo abre. Para que Dios sea generoso con nosotros, nosotros lo hemos de ser para con nuestro prójimo. Sin embargo, no hemos de compartir lo que somos y tenemos con la intención de ser enriquecidos por Dios, sino sola y sencillamente porque amamos; lo demás vendrá por añadidura.

En esta Eucaristía celebramos el amor misericordioso de Dios. Él nos recibe como hijos suyos, a pesar de que muchas veces nuestros caminos no han sido correctos. Las palabras del profeta Daniel son, también, nuestras palabras ante Dios: No hemos sido fieles a tu alianza. Sin embargo, el Señor quiere perdonarnos, siempre y cuando estemos dispuestos a cambiar y a darle un nuevo rumbo a nuestra vida, ya que, junto con el perdón, nos llega la vida de Dios para que seamos santos como Él es santo, para que seamos misericordiosos como Él lo es. Dios nos da, en esta Eucaristía, su amor, su Espíritu y su vida sin medida para que como Él nos ha amado, así nos amemos los unos a los otros.

¡Cuántos signos de bondad y de misericordia encontramos en nuestra comunidad! nos alegra contemplar esos signos que manifiestan, no sólo con palabras, sino con hechos y con la entrega de la vida misma, que somos hijos de Dios. Sin embargo, no hemos de negar que también hay muchos que no se detienen ante la miseria de sus hermanos para remediarla; hay muchos odios que generan violencia por no saber perdonar; hay muchos juicios que se emiten a la ligera y que acaban, incluso, con la buena fama de las personas; por cualquier motivo se llega a condenar a las personas sin profundizar en las causas que les llevaron a actuar en determinada dirección. ¡Cómo necesitamos tener los mismos criterios de Dios! Pero, somos tan frágiles. Esta cuaresma nos ha de acercar a Dios para conocerlo y para hacer nuestras su vida y su misericordia. Sólo a partir de entonces entenderemos que, puesto que nadie de nosotros es perfecto, todos necesitamos del mutuo amor y de la mutua comprensión para no seguirnos destruyendo, sino para que, como hermanos, vivamos la alegría de hacer que nuestro mundo sea más justo y más fraterno.

Roguémosle al Señor que nos conceda, por intercesión de la Santísima Virgen María, nuestra Madre, la gracia de sabernos esforzar en construir entre nosotros el Reino de Dios, que en esta etapa temporal se ha de convertir en un signo del amor que disfrutaremos, juntos como hermanos, en la eternidad junto a Dios. Amén.

 

Homiliacatolica.com
(
http://www.celebrandolavida.org
).

05/03/2012 21:42 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. CUARESMA. LUNES II No hay comentarios. Comentar.

Lecturas meditadas de la Misa del Martes II de Cuaresma.

¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual
 
 
 

 

Martes, 6 de marzo de 2012

Segunda Semana de Cuaresma

Isaías 1, 10. 16-20 / Mateo 23, 1-12

Salmo responsorial Sal 49, 8-9. 16bc-17. 21. 23

R/. "El que sigue buen camino

gustará la salvación de Dios”

 

Santoral:

Santa María de la Providencia

Liturgia - Lecturas del día

 

 

 

Martes, 6 de Marzo de 2012

 

Aprendan a hacer el bien. Busquen el derecho

 

Lectura del libro de Isaías

 

1, 10. 16-20

 

¡Escuchen la palabra del Señor,

jefes de Sodoma!

¡Presten atención a la instrucción de nuestro Dios,

pueblo de Gomorra!

¡Lávense, purifíquense,

aparten de mi vista

la maldad de sus acciones!

¡Cesen de hacer el mal,

¡aprendan a hacer el bien!

¡Busquen el derecho,

socorran al oprimido,

hagan justicia al huérfano,

defiendan a la viuda!

 

Vengan, y discutamos

-dice el Señor-.

Aunque sus pecados sean como la escarlata,

se volverán blancos como la nieve;

aunque sean rojos como la púrpura,

serán como la lana.

Si están dispuestos a escuchar,

comerán los bienes del país;

pero si rehúsan hacerlo y se rebelan,

serán devorados por la espada,

porque ha hablado la boca del Señor.

 

Palabra de Dios.

 

 

SALMO RESPONSORIAL                           49, 8-9. 16bc-17. 21. 23

 

R.    El que sigue buen camino

       gustará la salvación de Dios.

 

No te acuso por tus sacrificios:

¡tus holocaustos están siempre en mi presencia!

Pero Yo no necesito los novillos de tu casa

ni los cabritos de tus corrales. R.

 

¿Cómo te atreves a pregonar mis mandamientos

y a mencionar mi alianza con tu boca,

tú, que aborreces toda enseñanza

y te despreocupas de mis palabras? R.

 

Haces esto, ¿y Yo me voy a callar?

¿Piensas acaso que soy como tú?

Te acusaré y te argüiré cara a cara.

El que ofrece sacrificios de alabanza, me honra de verdad. R.

 

 

 

EVANGELIO

 

No hacen lo que dicen

 

a    Evangelio de nuestro Señor Jesucristo

según san Mateo

 

23, 1-12

 

Jesús dijo a la multitud y a sus discípulos:

Los escribas y fariseos ocupan la cátedra de Moisés; ustedes hagan y cumplan todo lo que ellos les digan, pero no se guíen por sus obras, porque no hacen lo que dicen. Atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre los hombros de los demás, mientras que ellos no quieren moverlas ni siquiera con el dedo.

Todo lo hacen para que los vean: agrandan las filacterias y alargan los flecos de sus mantos; les gusta ocupar los primeros puestos en los banquetes y los primeros asientos en las sinagogas, ser saludados en las plazas y oírse llamar "mi maestro" por la gente.

En cuanto a ustedes, no se hagan llamar "maestro", porque no tienen más que un Maestro y todos ustedes son hermanos. A nadie en el mundo llamen "padre", porque no tienen sino uno, el Padre celestial. No se dejen llamar tampoco "doctores", porque sólo tienen un Doctor, que es el Mesías.

El mayor entre ustedes será el que los sirve, porque el que se eleva será humillado, y el que se humilla será elevado.

 

Palabra del Señor.

 

Reflexión

 

Is. 1, 10. 16-20. Mito o realidad; pero son todo un signo de maldad esas ciudades depravadas, castigadas, consumidas por el fuego y sepultadas en un mar de sal.

Dios, por medio del profeta Isaías, llega hasta el extremo de la manifestación de su bondad y de su misericordia, ofreciendo su perdón a quienes, siendo como los habitantes de esas ciudades inicuas, se arrepientan, dejen de obrar el mal y aprendan a hacer el bien.

El Señor nos dice: Aunque su vida, a causa de sus culpas, haya quedado manchada como sangre, si se arrepienten, yo la dejaré blanca como la nieve. Lo único que nos pide es docilidad a su palabra y obediencia a sus enseñanzas y mandatos.

Cristo, durante su ministerio, nos dio numerosos ejemplos del perdón que Dios ofrece a todos, aun cuando sus faltas hayan sido muchas. Basta que amemos mucho para que seamos perdonados mucho. El amor nos reconcilia con Dios y con el prójimo ¿Qué más queremos?

Vemos a Jesús expulsando una legión de demonios de una persona, lo vemos perdonando al ladrón en la cruz, lo vemos llamando a la conversión a Zaqueo, a Mateo, a María de Magdala, de la que expulsa siete demonios. También a nosotros nos puede decir: Vete en paz, y no vuelvas a pecar.

La Cuaresma nos ha de llevar no sólo a confesarnos por costumbre o por obediencia a la Iglesia, sino a arrepentirnos de nuestros malos caminos, para iniciar una vida nueva bajo la guía del Espíritu de Dios. Sólo así la Pascua de Cristo habrá tenido sentido para nosotros, pues nos habremos renovado en Cristo.

 

Sal. 50 (49). Dios nos cita a juicio por infieles. Nuestro sacrificio es un sacrificio vacío de sentido cuando acudimos al Señor y después continuamos en nuestro pecado.

No es costumbre, debe ser vida, encuentro con el Señor, compromiso con Él lo que vivimos y celebramos en cada Eucaristía.

Dios no cierra los ojos ante nuestras maldades; Él conoce hasta el fondo nuestra vida. Si en verdad queremos honrarlo, no podemos hacerlo únicamente con los labios mientras nuestro corazón quede lejos de Él. Él ciertamente es misericordioso, siempre dispuesto a perdonarnos, pero ¿Estamos dispuestos a recibir su perdón y a iniciar una vida nueva?

 

Mt. 23, 1-12. Nuestra vida de fe no puede convertirse en una hipocresía. Se es hombre de fe en el templo y fuera de él. Se vive el amor, la fraternidad, la paz en el templo y fuera de él. El que en verdad ha llegado a la grandeza del mismo Dios, o por lo menos se acerca cada día a una identificación mayor con Él, se convierte en el servidor de todos; en signo del Señor que no vino a ser servido, sino a servir y a dar su vida por nosotros.

A Él no lo vimos como maniquí en escaparate; no se paseó ilusamente ante nosotros; no vivió con aires de grandeza, ni reclamó para sí los mejores lugares.

Al paso del tiempo nos hemos creado una imagen de Él como rey terreno y hemos cargado sus imágenes de piedras y metales preciosos; lo hemos sentado en un trono de gloria y hemos quedado deslumbrados por la imagen de un Dios hecho según nuestros criterios. Sin embargo, Él sólo vino a servir, a vivir con humildad y pobreza, libre de toda esclavitud a lo terreno y a caminar entre caminos polvosos para proclamar la buena nueva a los pobres, socorrer a los necesitados, liberar a los cautivos del pecado y proclamar el año de gracia del Señor. Ese es el Dios en quien creemos. ¿En verdad es nuestro Dios, nuestro Padre, nuestro Maestro, nuestro Guía? La respuesta no la podemos dar sino con nuestra propia vida.

En la Eucaristía el Señor nos hace ver que nos ha tomado en serio. No ha jugado con nosotros; sus palabras se han hecho vida en Él mismo. Por eso Él es el Evangelio viviente del Padre. Nos ha hecho saber cuánto nos ama Dios. Y esto lo ha proclamado con sus palabras, con sus obras y con su vida misma.

La celebración del memorial de su misterio pascual en que nos encontramos es la prueba más grande de su amor por nosotros, de la cual somos testigos. Dentro de nosotros sabemos de nuestras fragilidades y miserias. Tal vez algunas demasiado graves. Dios no juzga nuestra maldad, sólo espera nuestro amor para que todo lo que haya sido pecado desaparezca de nosotros. Por eso vivamos intensamente este encuentro con el Señor.

No podemos estar ante el Dios del amor misericordioso sólo por costumbre, sino con un gran amor hacia Aquel que sabemos nos ama.

Al final volveremos a nuestra casa, a nuestro trabajo, a la vida diaria en los diversos ambientes del mundo. Vayamos con un corazón nuevo. Sepamos amar como Dios nos ha amado en Cristo.

A partir de nuestro encuentro con el Señor busquemos la justicia, auxiliemos al oprimido, defendamos los derechos del huérfano y la causa de la viuda.

Vivamos con humildad haciéndonos siervos de todos, sin buscar nuestra gloria, sino sólo la gloria de Dios y el servicio callado, amoroso a nuestro prójimo.

Que esto sea lo que contemple nuestro Padre del Cielo, para que al final sólo Él sea la parte que nos corresponda en herencia.

Roguémosle a nuestro Dios y Padre que nos conceda, por intercesión de la Santísima Virgen María, nuestra Madre, la gracia de que como ella, la Humilde Sierva, también nosotros aprendamos a dejarnos conducir por el Espíritu de Dios, no para hacer nuestros caprichos, sino la voluntad de Dios, que se resume en el precepto del amor y en la aceptación en nuestra vida, del Enviado del Padre, viviendo de tal forma en comunión con Él, que quien nos contemple, contemple al mismo Cristo con toda su entrega, su servicio y su amor. Amén.

 

Homiliacatolica.com
(
http://www.celebrandolavida.org
).

05/03/2012 21:43 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. CUARESMA. MARTES II No hay comentarios. Comentar.

Lecturas meditadas y oraciones de la Misa del Lunes II de Cuaresma. Pedidos de oraciones.

Jesus, si Tu quieres puedes
ayudarme a entender en esta meditacion que mi vida interior no debe reducirse a
unos momentos de oracion, sino que esta oracion me debe llevar a tenerte
presente durante todo mi dia y en todas las acciones.
MISA 5 de
Marzo, Santoral, PETICIONES Y REFLEXIONES
LUNES 5
Santos: Teofilo de Cesarea
obispo; Virgilio de Arles, obispo; Juan Jose de la Cruz; presbitero. Feria
(Morado)

LA RAZON DE NUESTRA COMPASION

Dn 9, 4-10; Lc 6, 36-38

La compasion es una actitud que escasea al igual que la gratuidad. El himno
que recita el libro de Daniel hace una confesion de fe en el Dios compasivo. La
tradicion profetica de Israel comunico esa certeza. El Dios de Israel se
complace en la compasion. Con esa confianza, Israel podra recorrer el camino
del arrepentimiento a sabiendas que Dios nunca nos regatea una segunda
oportunidad. El Evangelio de san Lucas lo ratifica. Dios es bondadoso con los
malos y desagradecidos. De su parte no hay ventaja, ni calculo mezquino, sino
acogida calida y afectuosa para quienes vuelven sinceramente a su lado. Quienes
hemos recibido la ternura del Dios compasivo, no podemos juzgar con severidad
los yerros de nuestros hermanos

ANTIFONA DE ENTRADA (Sal
25, 11-12)
Salvame, Señor, y ten misericordia de mi. Mi pie se mantiene en el camino
recto, en la asamblea bendecire al Señor.

ORACION COLECTA
Señor, tu que para nuestro progreso espiritual nos mandas dominar nuestro
cuerpo mediante la austeridad, ayudanos a huir tambien de todo pecado y a
entregarnos, con amor filial, al cumplimiento de tus mandamientos.
Por nuestro Señor
Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Hemos pecado, Señor, hemos cometido iniquidades.

Del libro del profeta
Daniel: 9, 4-10

En aquellos dias, implore al Señor, mi Dios, y le hice esta confesion:
"Señor Dios, grande y temible que guardas la alianza y el amor a los que
te aman y observan tus mandamientos. Nosotros hemos pecado, hemos cometido
iniquidades, hemos sido malos, nos hemos rebelado y nos hemos apartado de tus
mandamientos y de tus normas. No hemos hecho caso a los profetas, tus siervos,
que hablaban a nuestros reyes, a nuestros principes, a nuestros padres y a todo
el pueblo.
Tuya es, Señor, la justicia, y nuestra la vergüenza en el rostro, que ahora
soportan los hombres de Juda, los habitantes de Jerusalen y de todo Israel, proximos
y lejanos, en todos los paises donde tu los dispersaste, a causa de las
infidelidades que cometieron contra ti. Señor, la vergüenza es nuestra, de
nuestros reyes, de nuestros principes y de nuestros padres, porque hemos pecado
contra ti. De nuestro Dios, en cambio, es el tener misericordia y perdonar, aunque
nos hemos rebelado contra El, y al no seguir las leyes que El nos habia dado
por medio de sus siervos, los profetas, no hemos obedecido su voz". Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

Del salmo 78
R/. No nos trates,
Señor, como merecen nuestros pecados.

No recuerdes, Señor, contra nosotros las culpas de nuestros padres. Que tu
amor venga pronto a socorremos, porque estamos totalmente abatidos.
R/. No nos trates,
Señor, como merecen nuestros pecados.

Para que sepan quien eres, socorrenos, Dios y salvador nuestro. Para que
sepan quien eres, salvanos y perdona nuestros pecados.
R/. No nos trates,
Señor, como merecen nuestros pecados.

Que lleguen hasta ti los gemidos del cautivo; con tu brazo poderoso salva a
los condenados a muerte. Y nosotros, pueblo tuyo y ovejas de tu rebaño, te
daremos gracias siempre y de generacion en generacion te alabaremos.
R/. No nos trates,
Señor, como merecen nuestros pecados.

ACLAMACION (cfr. Jn 6, 63. 68)
R/. Honor y gloria a ti, Señor Jesus.
Tus palabras, Señor, son
espiritu y vida. Tu tienes palabras de vida eterna. R/.

Perdonen y seran perdonados.

LECTURA Evangelio Lucas
capitulo 6, versiculos 36 al 38

En aquel tiempo, Jesus dijo a sus discipulos: "Sean misericordiosos,
como su Padre es misericordioso. No juzguen y no seran juzgados; no condenen y no
seran condenados; perdonen y seran perdonados.
Den y se les dara: recibiran una medida buena, bien sacudida, apretada y rebosante
en los pliegues de su tunica. Porque con la misma medida con que midan, seran
medidos". Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesus.

Oracion introductoria
Vengo
a orar, Jesus, confiado en tus palabras. Se que si te pido, me daras; que si te
busco, te encontrare; que si toco a la puerta de tu corazon, me la abriras,
porque Tu solo me das cosas buenas.

Peticion
Te
pido, Señor, que me ayudes a descubrir siempre cual es tu voluntad y me des tu
gracia para cumplirla.

REFLEXION Evangelio Lucas capitulo 6,
versiculos 36 al 38

La Cuaresma es el tiempo privilegiado
para experimentar la misericordia de Dios que se nos ha dado en Cristo. No
recibamos la gracia a la ligera. ¡Recordemos a que precio nos la ha ganado
Jesucristo! Este amor que recibimos de Dios hemos de darlo a los demas. La
compasion de Dios, nos ha de impulsar a vivir la misericordia para con los otros.
¿Por que no formulamos el proposito de vivir la mansedumbre, de manera que todo
en nuestra vida sea reflejo de la benignidad de Jesucristo? El Evangelio
tambien nos invita a la generosidad. La caridad no se limita a la estrechez
tacana de dar solo lo que es obligacion estricta. Caridad no es dar de lo que
nos sobra. Caridad es entrega generosa y constante de todo lo que somos a los
demas. No nos limitemos a compartir con los demas los bienes materiales,
compartamos tambien los espirituales, pues acercar a otra persona a Dios, es el
tesoro mas grande que podemos ofrecer.

ORACION SOBRE LAS
OFRENDAS
Recibe, Señor, favorablemente nuestras oraciones, y tu, que nos concedes
participar en esta Eucaristia, libranos de las seducciones del pecado.
Por Jesucristo, nuestro
Señor.

ANTIFONA DE LA COMUNION
(Lc 6, 36)
Sean misericordiosos, como su Padre es misericordioso, dice el Señor.

ORACION DESPUES DE LA
COMUNION
Señor, que esta comunion nos purifique de toda culpa y nos haga participes
de las alegrias del cielo. Por
Jesucristo, nuestro Señor

OTRAS REFLEXIONES AL EVANGELIO DE HOY

REFLEXION
Evangelio Lucas capitulo 6, versiculos 36 al 38

El tiempo de la cuaresma nos invita a descubrirnos como pecadores, como
personas necesitadas del amor y la misericordia de Dios. Y es importante llegar
a ser conscientes de esta realidad, ya que solamente cuando uno reconoce lo
miserable que es, su corazon se puede abrir a los hermanos. Ordinariamente, las
personas soberbias, despotas y egoistas no han tenido nunca la experiencia de
encontrarse con sus debilidades y darse cuenta que, no solo no son mejores que
las gentes a las que han juzgado o maltratado, sino que, incluso muchas veces
han sido peores que ellas mismas.

Cuando sientas el impulso de juzgar o de condenar, mira un poco en tu
interior y descubriras que no eres mejor que los demas, y que a pesar de esto,
Dios te ama y te muestra su misericordia, seguramente esta mirada interior te
llevara a amar, a perdonar y a ayudar a tu hermano.

Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Abrele tu corazon.
Como Maria, todo por Jesus y para Jesus.
Pbro. Ernesto Maria
Caro

Marzo 5
Tremendo misterio este que
de las oraciones y voluntarios sacrificios de unos pocos, depende la salvacion
de muchos". (Pio XII)

A las almas adoloridas,
que cargan pesos insufribles, a quienes sus cruces pareciera aplastar sin
remedio, el recuerdo del valor pleno de sentido del dolor otorga al sufrimiento
una trascendencia del que estan privados los paganos. Recomendamos vivamente su
lectura y hacer de su difusion un apostolado

Desde el mas profundo
sentido de comunion deseo, de todo corazon, que a este tiempo de quejas,
llantos y reproches dirigidos al Padre por tantas personas que viven en sus
carnes un dolor tan hondo, le sigan algunos momentos de paz y silencio,
suficientes como para poder oir las respuestas y consuelos que el Buen Dios
susurra a sus hijos que sufren

DIOS PODEROSO DADOR DE LA SALUD

Pedido de
oracion por Laura
Antista, docente del Colegio Nuestra Señora de Fatima de Olavarria, le
dio un ACV, esta muy grave, trasladada a Buenos Aires. Oremos por favor. Winston Francisco

Hermanos por
favor perdir por la salud de Giovana Atauje Palomino, que tiene un cancer
avanzado, que ya esta en los huesos hace años que lucha contra esto, ella es
muy catolica al igual que sus padres. Gracias. Anita

Winston, Te encargo mucho oracion por Aida Delgadopor su salud. Buen fin de semana y gracias por tu
labor tan hermosa. Alba Rosa

Por la sanacion de mi salud sin operaciones.
Para que me acepten la prorroga de la tesis sin obstaculos. Por la salud de mi
madre y mis tios. Por la salud de Sara y Alberto Alfie y Laura Acosta. Para que la
mudanza salga bien rapida. Bendiciones. Amen

Hermano gracias
por esta oracion y si yo le voy pedir por usted y no pierda la fe el esta con
nosotros yo tambien he esta mal con el dolor en la espalda pero he sentido su
presencia del Dios el me ha ayudado aqui estoy esforzando pero a mi me gusta de
estes correos me da fuerza y de los suyos mas un gran saludos. Fatima

Virgen
morenita... no me desampares en este momento, guía mis pasos y concédeme el
milagro, con mucha fe te pido por mi reconciliación matrimonial, mucho amor y
unión. Pronto iré a visitarte y a agradecerte por todas tus bendiciones. Te
amo.Protege a mis seres queridos. Claudia

AGRADECIMIENTO A DIOS

Cumpleaños de Hector Pauta Martillo
Cumpleaños de Krys
Vasquez
Cumpleaños de Fernando
Arturo
Cumpleaños de
Liby
Cumpleaños de Silvia Graciela
Cumpleaños de Susana Podnosoff
Cumpleaños de Rosario

Quiero
agradecer a todos es increible el poder de la oracion y por supuesto el
accionar de nuestro Padre misericordioso, Mirna Martinezesta
mucho mejor, gracias y seguimos siempre unidos en esta hermosa cadena llena de
amor que es la oracion. Bendiciones. Adry

POR LAS NECESIDADES DE

Oremos por
nuestra hermana para que me llamen para un empleo, para el mes de marzo. Maria

Pido una
oracion para el corazon y el alma de su hijo Enzo Luca. Jesus Misericordioso
los colme de bendiciones! Amen. Carla

Pido por Rene Armando,
por su trabajo ya que hay una transicion politica, si es tu voluntad Jesus
ayudalo a quedarse se guia de su caminar y desiciones. Te pido por sus
problemas familiarias, por sus finanzas, dale un corazon sincero para que
lastime a los que le amamos. Margarita

Quisiera rogaros
que oreis por un pariente con problemas de adiccion al alcohol por quien varias
veces he pedido oraciones. Cada diez o quince dias vuelve a beber, pese a que
constantemente hace la promesa de que desterrara el alcohol de su vida. Esta
situacion se viene dando desde hace muchos años. La unica solucion, creo, es
que cambie completamente de vida y lugar, que comience a tener contactos y
mientras que no tenga medios propios es imposible. Os agradeceria que rogaseis
para que una casa que tenemos en propiedad se venda bien lo antes posible a fin
de que, con la suma de dinero que se obtenga, pueda encauzar su vida. Mª Lourdes Alonso

Os ruego que
pidais por mi a Jesus y Maria para que hagan posible que, a corto plazo, pueda
tener un trabajo estable y decentemente pagado que me permita estar cerca de mi
pareja Giuseppe y realizarme intelectual y humanamente. Mi trabajo actual esta
poniendo en riesgo mi salud fisica y mental. Ademas, por si fuera poco, creo
ver todas las señales de acoso laboral contra mi. Mil gracias por vuestra
solidaridad. Mª
Lourdes Alonso

Q. E. P. D.

Ygnacio Alberto del Bosque Aguirre.
Leonardo Vallarta Rodríguez
Tomas Alberto Solorzano Larrea
Publio Velez
Cesar Augusto Ayon Plua
Ramon Vicente Arauz Rivadeneira
Mercedes Bravo

Te queria
contar con tristeza que Cecilia perdio hoy a su bebe. Te pido que la
sigas poniendo en oracion porque sigue en tratamiento. Gracias que Dios te
bendiga, Victoria R. Constanza

Queridos Hermanos,
ruego una pequeña oracion para el alma de la Señora Dina que ya no esta entre
nosotros y descansa en los Cielos junto a la Paz del Señor. Carla

P A L A N C A
Marzo 07 – 11, 2012

-
AFRICA DEL SUR Diocesis de Pretoria Cursillo 02 de Hombres cursillopta@gmail.com

-
ALEMANIA Diocesis de Freiburg Cursillo freiburg@cursillo.de

-
ALEMANIA Diocesis de Hildesheim Cursillo hildesheim@cursillo.de

-
ALEMANIA Diocesis de Regensburg Cursillo regensburg@cursillo.de

-
AUSTRIA Diocesis de Salzburg Cursillo robert@cursillo.at

-
AUSTRIA Diocesis de St. Pölten Cursillo cursillo.st.poelten@aon.at

-
BRASIL Diocesis de Cachoeiro de Itapemirim ES, Jaciguá Retiro Espiritual mcccachoeiro@mcccachoeiro.com

-
BRASIL Diocesis de Jales SP Cursillo 72 de Hombres cursilho.jales@gmail.com

-
BRASIL Diocesis de Nova Iguaçu Retiro Espiritual de Dirigentes bandadecolores@superig.com.br

-
BRASIL Diocesis de Taguatinga DF Retiro Espiritual de Dirigentes mcc.cursilhostaguatinga@gmail.com y mcc.cursilhostaguatinga@yahoo.com.br

-
CANADA Joliette QC Cursillo 144 palencasjoliette@yahoo.ca

-
CANADA Montreal Quebec Retiro Espiritual de Dirigentes palanca@montrealchallenge.ca

-
CANADA Diocesis de Outaouais Cursillo 413 de Mujeres carolcampeau@videotron.ca

-
COSTA RICA Diocesis de San Jose Cursillo 606 de Hombres palancas.mcc@gmail.com y cursillos.sanjose@gmail.com

PALANCAS POR QUIENES HAN PARTIDO A SU QUINTO DIA

Ofrezcamos tambien nuestras PALANCAS y oraciones
por aquellos que, habiendo vivido los 3 Dias del Cursillo de Cristiandad,
compartieron con nosotros su CUARTO Dia, fermentando de Evangelio los
ambientes, y que hoy, llamados por el Senor a su presencia, se encuentran
viviendo su QUINTO Dia.

Por los que llegaran a su destino final hoy, que
lo hagan en Gracia de Dios

Por las benditas almas del Purgatorio

ECUADOR

ENVIE SU PETICION DE ORACION a

wpauta@gmail.com,

wpauta@yahoo.es,

indicando su nombre y peticion
P.D. Si Ud., quiere referirse a este envio por favor copiar el ASUNTO

http://grupodeoraciondivinonio.blogspot.com/

Me inclino reverentemente ante El Señor


M.E. Winston Pauta Avila
Grupo de Oracion "DIVINO NINO"
Guayaquil - Ecuador
C. C. DE COLORES
Cursillista de Cursillo de Cristiandad No. 40
Guayaquil- Ecuador

Cursillista de Cursillo de Cristiandad de Barcelona- Espana
Chistifideles Laici
Barcelona - España

05/03/2012 21:44 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. CUARESMA. LUNES II No hay comentarios. Comentar.

Lecturas meditadas y oraciones de la Misa del Martes II de Cuaresma. Pedidos de oraciones.

Señor, haz que pueda ver la paciencia con la que esperas que te de mi tiempo y atencion, la misericordia y comprension ante mi debilidad, las innumerables gracias con las que colmas mi vida, como esta, al poder tener este momento de meditacion. Que insensatez la mia si no se aprovechar y agradecer esta gracia de poder tener un autentico dialogo de amor contigo en la oracion.

MISA 6 de Marzo, Santoral, PETICIONES Y REFLEXIONES

MARTES 6

Santos: Victorino de Nicomedia, martir; Olegario de Barcelona, obispo. Coletta Boylet, abadesa. Feria (Morado)

 

AUNQUE SEAN ROJOS COMO ESCARLATA

 

Is 1, 10. 16-20; Mt 23, 1-12

 

Dos actitudes contrastantes oponen a los textos de Isaías y san Mateo. En el texto profetico el autor celebra la buena disposición del pecador que con acciones solidarias hacia los debiles, documenta su voluntad de rehacer su vida. Quien en el pasado se aparto de Dios y rehízo sus relaciones con sus hermanos, practicando el derecho y la justicia, alcanza el perdon. El pasaje del Evangelio de Mateo fustiga la hipocresia de escribas y fariseos que realizan rituales y practicas religiosas con la intencion de encandilar a los demas y acrecentar su reputacion. La sinceridad es la gran ausente. La vanidad autosuficiente lo estropea todo. Quienes nos empecinamos soberbiamente en la practica del mal, rechazamos la amigable compasion divina.

 

ANTIFONA DE ENTRADA (Sal 12, 4-5)

Da luz a mis ojos, Señor, para que no caiga en el sueño de la muerte; para que no diga el enemigo: He triunfado sobre el.

 

ORACION COLECTA

Señor, vela con amor constante sobre tu Iglesia y ya que sin ti no puede sostenerse lo que se cimienta en la debilidad humana, protegela en los peligros y guiala a la salvacion eterna. Por nuestro Señor Jesucristo....

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

Aprendan a hacer el bien; busquen la justicia.

 

Del libro del profeta Isaias: 1, 10. 16-20

 

Oigan la palabra del Señor, principes de Sodoma; escucha la enseñanza de nuestro Dios, pueblo de Gomorra: "Lavense y purifiquense; aparten de mi vista sus malas acciones. Dejen de hacer el mal, aprendan a hacer el bien, busquen la justicia, auxilien al oprimido, defiendan los derechos del huérfano y la causa de la viuda.

Vengan, pues, y discutamos, dice el Señor. Aunque sus pecados sean rojos como la sangre, quedaran blancos como la nieve. Aunque sean encendidos como la purpura, vendran a ser como blanca lana. Si son ustedes dociles y obedecen, comeran los frutos de la tierra. Pero si se obstinan en la rebeldía, la espada los devorara". Palabra de Dios.

T. Te alabamos, Señor.

 

Del salmo 49

R/. Muestranos, Señor, el camino de la salvacion.

 

No voy a reclamarte sacrificios, dice el Señor, pues siempre estan ante mi tus holocaustos. Pero ya no aceptare becerros de tu casa, ni cabritos de tus rebaños. R/. Muestranos, Señor, el camino de la salvacion.

 

¿Por que citas mis preceptos y hablas a toda hora de mi pacto, tu que detestas la obediencia y echas en saco roto mis mandatos?

R/. Muestranos, Señor, el camino de la salvacion.

 

Tu haces esto, ¿y yo tengo que callarme? ¿Crees acaso que yo soy como tu? No, yo te reprendere y te echare en cara tus pecados. Quien las gracias me da, ese me honra y yo salvare al que cumple mi voluntad.

R/. Muestranos, Señor, el camino de la salvacion.

 

ACLAMACION (Ez 18. 31) R/. Honor y gloria a ti, Señor Jesus.

Purifiquense de todas sus iniquidades; renueven su corazon y su espiritu, dice el Señor. R/.

 

Los fariseos dicen una cosa y hacen otra.

 

LEC TURA Evangelio Mateo capitulo 23, versiculos 1 al 12

 

En aquel tiempo, Jesus dijo a las multitudes y a sus discipulos:

"En la cátedra de Moises se han sentado los escribas y fariseos. Hagan, pues, todo lo que les digan, pero no imiten sus obras, porque dicen una cosa y hacen otra. Hacen fardos muy pesados y dificiles de llevar y los echan sobre las espaldas de los hombres, pero ellos ni con el dedo los quieren mover. Todo lo hacen para que los vea la gente. Ensanchan las filacterias y las franjas del manto; les agrada ocupar los primeros lugares en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas; les gusta que los saluden en las plazas y que la gente los llame 'maestros'.

Ustedes, en cambio, no dejen que los llamen 'maestros', porque no tienen más que un Maestro y todos ustedes son hermanos. A ningun hombre sobre la tierra lo llamen 'padre', porque el Padre de ustedes es solo el Padre celestial. No se dejen llamar 'guias', porque el guia de ustedes es solamente Cristo. Que el mayor de entre ustedes sea su servidor, porque el que se enaltece sera humillado y el que se humilla sera enaltecido".

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesus.

 

Oracion introductoria

Padre mio, Padre bueno, Padre misericordioso, guia e ilumina mi oracion para que sea sincera y generosa, sin distracciones ni palabreria, en silencio para poder escucharte.

 

Peticion

Jesus, permite que crezca en el amor para ser magnanimo, comprensivo y atento a las necesidades de los demas.

 

Evangelio Mateo capitulo 23, versiculos 1 al 12

 

Llamados a ser discípulos, humildes, de Cristo.

 

«Mas adelante hablara de los rabinos que se sientan en la catedra de Moises y, por ello, tienen autoridad; por eso sus enseñanzas deben ser escuchadas y acogidas, aunque su vida las contradiga, y aunque ellos mismos no sean autoridad, sino que la reciben de otro. Jesus se sienta en la “catedra” como maestro de Israel y como maestro de los hombres en general. Como veremos al examinar el texto, con la palabra “discipulos” Mateo no restringe el círculo de los destinatarios de la predicación, sino que lo amplia. Todo el que escucha y acoge la palabra puede ser “discipulo”. En el futuro, lo decisivo sera la escucha y el seguimiento, no la procedencia. Cualquiera puede llegar a ser discipulo, todos estan llamados a serlo: asi, la actitud de ponerse a la escucha de la Palabra da lugar a un Israel mas amplio, un Israel renovado que no excluye o anula al antiguo, sino que lo supera abriendolo a lo universal» (Joseph Ratzinger, Benedicto XVI, Jesus de Nazaret, primera parte, p. 33).

 

ORACION SOBRE LAS OFRENDAS

Que este sacrificio que vamos a ofrecerte, Señor, nos santifique, nos cure de nuestro egoismo y nos haga participes de los bienes eternos.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

ANTIFONA DE LA COMUNION (Sal 9, 2-3)

Proclamare, Señor, todas tus maravillas; me alegrare en ti y entonare salmos a tu nombre, Dios Altisimo.

 

ORACION DESPUES DE LA COMUNION

Señor, que esta comunion nos ayude a vivir mas cristianamente y nos obtenga el auxilio continuo de tu misericordia.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

 OTRAS REFLEXIONES AL EVANGELIO DE HOY

 

REFLEXION Evangelio Mateo capitulo 23, versiculos 1 al 12

 

Aunque este evangelio esta referido especialmente a los lideres religiosos (sean o no clerigos) no podemos negar que presenta la realidad de la soberbia que existe en todos nosotros. O, ¿quien podria negar, que cuando se presenta la ocasion, no busca tomar los puestos de honor, que su nombre este entre luces de colores, que toda la gente hable de el, ser la estrella de su propia pelicula? Sobre todo, esto ocurre en aquellos a los que Dios ha puesto al frente de cualquier grupo humano, desde el padre de familia hasta el ejecutivo, el politico y el sacerdote.

 

Se nos olvida con frecuencia que nuestra vida cristiana se manifiesta en la humildad, que el unico importante en toda conversacion es Cristo, que el es el unico que merece el poder, el honor y la gloria, y que el elemento que plenifica nuestra vida es el servicio. Entrenemonos en esta Cuaresma tomando los ultimos lugares y dandole el lugar de honor en nuestra vida a Cristo y sirviendo con alegria a los demas.

Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Abrele tu corazon.

Como Maria, todo por Jesus y para Jesus.

Pbro. Ernesto Maria Caro

 

Marzo 6

Tremendo misterio este que de las oraciones y voluntarios sacrificios de unos pocos, depende la salvacion de muchos". (Pio XII)

 

A las almas adoloridas, que cargan pesos insufribles, a quienes sus cruces pareciera aplastar sin remedio, el recuerdo del valor pleno de sentido del dolor otorga al sufrimiento una trascendencia del que estan privados los paganos. Recomendamos vivamente su lectura y hacer de su difusion un apostolado

 

Desde el mas profundo sentido de comunion deseo, de todo corazon, que a este tiempo de quejas, llantos y reproches dirigidos al Padre por tantas personas que viven en sus carnes un dolor tan hondo, le sigan algunos momentos de paz y silencio, suficientes como para poder oir las respuestas y consuelos que el Buen Dios susurra a sus hijos que sufren

 

DIOS PODEROSO DADOR DE LA SALUD

 

Por favor ayudenme a ser oracion para mi hija que esta embarazada y su niña viene con malformacion gastrosquisis y tengo mucha fe de hacer oracion para pedir que nazca normal y saludable, muchas gracias por su atencion. Martha

 

Hola amigos pido oracion para mi hija Rocio que esta embarazada de 13 semanas y ha tenido fisura de placenta 1,6, se que para mi PADRE nada es imposible en el confio amen, amen, amen. Claudia Rodriguez.

 

 

Queridos amigos Juan Gabriel Fernandez de 18 años, esta muy grave, por accidente en moto, confio en Dios que escuchara nuestro clamor. Gracias. Graciela Palazzo.

 

Pido oracion por mi embarazo ectopico tengo fe y esperanza, que este bebe se acomodara en mi utero por que creo en el poder de Dios. Por favor oren por mi. Amen. Bethsangiecruz

 

Buenos dias necesito vuestra intersecion por mi prima Karina que esta en el hospital muy grave. Ella tiene leucemia plastica por dos años y parece que este es el final. Por favor oren por ella por su sufrimiento y por mi familia, especialmente por Gladys su madre. Bendiciones, De Colores. Anny

 

AGRADECIMIENTO A DIOS

 

Cumpleanos de Fernan Gonzalez

Cumpleanos de Mary Cruz

Cumpleaños de Alicia Ruzecki

 

POR LAS NECESIDADES DE

 

Hermanos queridos estoy pasando momentos dificiles en mi trabajo les pido de todo corazon, recen mucho por mi, estoy muy angustiada, yo se que Dios siempre esta con nosotros, pero hay momentos tan dificiles que parecen insoportables, pido que oren por mi para que encuentre otra ocupacion, otra forma de vivir, por que me estoy acabando en el que estoy, muchos problemas y muy fuertes gracias.  Su hermana. Elizabeth. Mexico, D. F.

 

Pido oracion por mi... pues me he quedado sin trabajo les pido en el nombre de el senor oracion, pues se que el Senor me dara un trabajo mejor....Dios les bendice. Mario

 

Te pido virgen de la medalla Milagrosa, para que mi hija Ana Paula rinda bien la materia o materias para poder seguir cursando. Susana

 

Por la conversion y liberacion: de mi amada familia Zuñiga Murillo, Alfredo Campos y Rodrigo Campos.

 

Por la restauracion del matrimonio de Marcela Herrera para que su esposo recapacite y renazca el amor de pareja. Tami

 

Hola soy de Rosario, Argentina, La  paz y el Amor de Dios este con Ustedes!!!! Hoy les pido oración por mi familia , necesitamos sabiduría para resolver un tema financiero, mi hermana necesita trabajo, ella pasea perros y cuida animalitos en su casa, los ama mucho.. Me acompañan en la oración??? Gracias. Andrea Cea.

 

DIOS santo te pido mucho amor bondad santidad abundancia felicidad y mucha fortuna te pido por mi familia para que le vaya bien en la feria dominical y ganen mucho dinero hoy bendice a mi familia y tenga mucha fe y le compre mucha gente hoy amen. Chistian

 

Desde noviembre estoy en el aire. Se me acabo el contrato de trabajo y me perdieron los curul. Mi jefe a pesar de apoyarlo incondicionalmente, ni siquiera me dio el ultimo mes de contrato. Tampoco han pagado el mes de noviembre. En Telecaribe, el canal de la Costa, me dieron un contratico para un trabajo pequeño y todavia no me pagan. Ya te podras imaginar como estoy. De resto, mi vida transcurre entre cuatro paredes y rezando.Oremos por patricia para que consiga trabajo y por su salud. Patricia

 

Q. E. P. D.

 

Jorge Fernando Neira Flor

Ing. Civil Oscar O. Villao Pacheco

Pablo Luis Hernandez Vicuña


PALANCAS

 

- JAMAICA Diocesis de Kingston Cursillo de Mujeres cursillojamaica2011@gmail.com  

 

- MEXICO Diocesis de Durango, Rio Grande Zacatecas Cursillo 15 de Hombres  mccriograndezac@hotmail.com

 

- MEXICO Diocesis de Leon Gto. Cursillo 360 de Hombres  Olverita72@hotmail.com

 

- MEXICO Diocesis de Linares NL Plenario Nacional 60  juanlameda_56@hotmail.com

 

- MEXICO Cd. Obregon Sonora Cursillo 166 de Mujeres  gm8a72@hotmail.com 

 

- MEXICO Diocesis de Piedras Negras Coah., Sabinas Coahuila Cursillo 31 de Mujeres  jesusperez_63@hotmail.com

 

- MEXICO Diocesis de Tampico Tamaulipas Cursillo 172 de Hombres  lupita_pintor@hotmail.com y jjlopez3@hotmail.es

 

- MEXICO Diocesis de Zacatecas Cursillo de Mujeres  robergaysa@hotmail.com 

 

- PANAMA Diocesis de Cd. de Panama Cursillo 135 de Mujeres  cursillospma@gmail.com 

 

- PARAGUAY Diocesis de Carapegua Cursillo 18 de Mujeres  lemilio25@hotmail.com

 

- PORTUGAL Caldas da Rainha Cursillo de Mujeres  nuno.cativo@cm-peniche.pt

 

- PUERTO RICO San Juan Cursillo de Hombres  radames805@onelinkpr.net

 

PALANCAS POR QUIENES HAN PARTIDO A SU QUINTO DIA

 

Ofrezcamos tambien nuestras PALANCAS y oraciones por aquellos que, habiendo vivido los 3 Dias del Cursillo de Cristiandad, compartieron con nosotros su CUARTO Dia, fermentando de Evangelio los ambientes, y que hoy, llamados por el Senor a su presencia, se encuentran viviendo su QUINTO Dia.

 

Por los que llegaran a su destino final hoy, que lo hagan en Gracia de Dios

 

Por las benditas almas del Purgatorio

 

 
 
 
ENVIE SU PETICION DE ORACION  a

 

wpauta@gmail.com

 

wpauta@yahoo.es

 

indicando su nombre y peticion

 
P.D. Si Ud., quiere referirse a este envio por favor copiar el ASUNTO

 

http://grupodeoraciondivinonio.blogspot.com/

 

http://www.gabitogrupos.com/CURITASPARAELALMA/


http://www.gabitogrupos.com/ESCUELITAMAGICA/


Me inclino reverentemente ante El Señor

 
M.E. Winston Pauta Avila
Grupo de Oracion "DIVINO NINO"   
Guayaquil - Ecuador
C. C. DE COLORES
Cursillista de Cursillo de Cristiandad de Guayaquil- Ecuador
Chistifideles Laici
Cursillista de Cursillo de Cristiandad de Barcelona- Espana

05/03/2012 21:46 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. CUARESMA. MARTES II No hay comentarios. Comentar.

¿Que significa la Cuaresma segun Benedicto XVI?

¿Qué significa la “Cuaresma”?
JOSÉ MARTÍNEZ COLÍN

4 Marzo 2012,
www.am.com.mx

 

En una reciente audiencia general en Roma, el Papa Benedicto XVI quiso detenerse en el origen y en lo que significa la “Cuaresma”.

En primer lugar, hizo referencia a que “es un viaje de cuarenta días que nos llevará al Triduo Pascual, memoria de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor”.

Históricamente, la Cuaresma se remonta a los primeros siglos de la Iglesia. Quienes deseaban entrar en la Iglesia empezaban su camino de conversión preparándose cuarenta días para recibir el bautismo. Posteriormente se extendió a los penitentes y a todos los fieles, para comenzar un camino de renovación espiritual.

Pero, ¿por qué cuarenta? El Papa responde que cuarenta es el número simbólico con el que la Biblia representa los aspectos más destacados de la experiencia de fe. Significa un tiempo de espera, de purificación, de vuelta al Señor.

El Papa hizo un recuento de los diez momentos más significativos de ese número en la Biblia:

1)  Por primera vez es en la historia de Noé, quien, a causa del diluvio, pasa cuarenta días y cuarenta noches en el arca, junto a su familia. Y espera otros cuarenta días, antes de llegar a tierra firme, salvado de la destrucción.

2)  Moisés permanecerá en el monte Sinaí por cuarenta días y cuarenta noches, para acoger la ley. En todo este tiempo ayuna.

3)  Son cuarenta los años del viaje del pueblo judío desde Egipto hasta la Tierra Prometida, momento para experimentar la fidelidad de Dios.

4)  Más adelante, los años de la paz de los que goza Israel bajo los jueces, son cuarenta.

5)  A su vez, el profeta Elías emplea cuarenta días para llegar al Horeb, para encontrarse con Dios.

6)  Durante cuarenta días los ciudadanos de Nínive hacen penitencia para obtener el perdón de Dios.

7)  De cuarenta años es el reinado de los tres primeros reyes de Israel.

8)  El Salmo 95 invita a escuchar al Señor, no como el pueblo en el desierto al que rechazó por cuarenta años por desoírlo.

9)  Jesús, antes de comenzar su vida pública, se retira al desierto durante cuarenta días sin comer ni beber (cf. Mt 4,2).

10) Son cuarenta los días en que Jesucristo resucitado instruye a los suyos, antes de ascender al cielo y enviar el Espíritu Santo.

 

Con este recurrente número está descrito un contexto espiritual. La liturgia cristiana de la Cuaresma tiene el propósito de facilitar un camino de renovación espiritual, para aprender a imitar a Jesús, que en los cuarenta días pasados en el desierto, en unión con el Padre, enseñó a vencer la tentación con la Palabra de Dios.

Así nosotros, que estamos en el “desierto” del mundo, tenemos la oportunidad de vivir una profunda experiencia de Dios que nos haga fuertes el espíritu, confirme nuestra fe, nutra la esperanza, y avive la caridad; una experiencia que nos hace partícipes de la victoria de Cristo sobre el pecado y sobre la muerte.

El Papa concluía invitándonos a que en esta Cuaresma aceptemos con paciencia y con fe cada situación de dificultad y de prueba. Porque así como Dios, puede hacer brotar de la roca más dura el agua viva que refresca y restaura, puede también transformar el tiempo del desierto en un tiempo de gracia, en un lugar de luz, de verdad y de alegría.

José Martínez Colín es sacerdote, Ingeniero en Computación por la UNAM y Doctor en Filosofía por la Universidad de Navarra

(e-mail:
articulosdog@gmail.com)

 

“La Paz de Cristo en el Reino de Cristo”
=========================================
Acción Católica de la Diócesis de Querétaro.
http://accioncatolicaqueretaro.wordpress.com
http://www.facebook.com/accioncatolicaqueretaro
accioncatolicaqueretaro@yahoo.es


Jose Luis Aboytes
Coordinador Internet

Subire contigo, Senor.

Subiré contigo, Señor

 

Quiero, hoy más que nunca,

gustar y saber, vivir y contemplar

lo qué es un momento de gloria divina,

un resplandor del cielo.

Y, porque vivo en el barro y sin mirar a lo alto,

quiero subir contigo, Señor,

y comprender que no existe auténtica entrega

si, de antemano, no es fecundada con el sacrificio.

 

Subiré contigo, Señor.

Quiero, hoy y siempre,

ascender contigo a ese lugar

que el mundo me evita y hasta me oculta:

el monte del sufrimiento,

la cumbre del esfuerzo personal,

la altura de miras cuando, al seguirte,

se convierte lo grande en pequeño y, lo pequeño,

como un anticipo de la  gloria que me espera.

¿Me ayudarás, Señor?

 

Subiré contigo, Señor.

Ni mi hombro está preparado

para llevar el grueso madero de una cruz

ni, mis oídos, se encuentran dispuestos

a escuchar más golpes de martillo sobre clavos.

¿Me ayudarás, Señor?

Mira que, mis pies acostumbrados a lo bueno

prefieren ir por caminos de comodidad,

por sendas que se alejen de las dificultades,

por atajos que eviten el sudor o el llanto.

 

Subiré contigo, Señor.

Al Tabor de mis días.

A ese lugar en el que con tu Palabra

me abres horizontes de perdón y de vida.

A esa montaña en la que Dios

me hace sentirme querido, tocado,

amado, agraciado y premiado con su presencia.

 

Subiré contigo, Señor.

Haz que tu resplandor

inunde mi vida con una nueva luz.

Haz que tu presencia

me haga fuerte en la tribulación.

Haz que al adorarte, siempre y en todo momento,

sea causa de fortaleza

para avanzar hacia la Patria Eterna.

Amén.

 

P. Javier Leoz
(
http://www.celebrandolavida.org
).

A veces sentimos...

A VECES SENTIMOS....

 

A veces sentimos que debemos escalar una montaña o erigir un monumento para dejar nuestra huella en el mundo.

Lo que no reconocemos es que con frecuencia podemos producir cambios simplemente existiendo, manejando lo que la vida nos da.

Tal vez la forma en que tratamos nuestros desafíos y recompensas inspire a alguien más a lograr cosas valederas en su propia vida

Cualquier cambio o pérdida no nos hace víctimas, puede sacudirnos, sorprendernos, decepcionarnos, pero no nos puede impedir actuar, aprovechando la situación que se presenta y continuar.

Sin importar dónde estemos en la vida, sin importar cuál sea la situación, siempre podemos hacer algo. Siempre hay una alternativa y ésta puede ser poder.

La capacidad de superar una posición de impotencia nos confirma que siempre tenemos alternativas.

Aunque nos sintamos atrapados o indefensos, somos capaces de elegir la actitud con la que enfrentaremos nuestros desafíos.

Si adoptamos la mentalidad de la víctima y creemos que no podemos hacer nada, nunca obtendremos poder.
(Desconozco el autor).

05/03/2012 21:24 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Controla.

Controla

Desempeña la autoridad sobre ti mismo. No permitas que tu mente vaya adonde no quieres ir. Muchas veces, la mente se distrae con demasiados temas - por hoy, controla tu mente.
El método para controlar la mente, es desempeñar la autoridad. No la autoridad derivada del autoritarismo ciego y sin sentido, sino aquella que se basa en el ser.
Soy el dueño de mi mente, de mis pensamientos y sentimientos, de mis poderes espirituales. Piensa en eso profundamente y verás como tu vida se hará mucho mejor.
(Desconozco el autor).

05/03/2012 21:25 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Cristo resucito con su propio Cuerpo.

CRISTO RESUCITO CON SU PROPIO CUERPO.

 

La Resurrección de Jesús con su propio cuerpo es una de las bases mas firmes en que se apoya la Fe de los Cristianos.

Se Encarnó por obra del Espiritu Santo, vivió, murió, fue sepultado y Resucitó.

Si Jesús se hubiera manifestado con el cuerpo espiritual o bien con el cuerpo astral dejando su cuerpo físico en el sepulcro no se hubiera cumplido la profecía de la Sagrada Escritura.

Su Resurreción no hubiera tenido mas importancia de la que tiene la aparición de un ectoplasma o bien la aparición de un fantasma.

Cristo transformo su cuerpo en un cuerpo de Luz. Era tan luminoso que parecía distinto, por este motivo sus discípulos no le reconocían y si lo hacian era al cabo de un tiempo de estar con ellos. Normalmente, era Él quien se daba a conocer y despues de insistir y probar que era Él, sus discípulos le reconocieron.

Lucas, en el capítulo 24, v. 31 dice . Entonces se les abrieron los ojos y le reconocieron, pero Él desapareció.

O sea que en principio le aceptaron como un hombre normal que hacia el camino con ellos.

En el cap. 24, vs. 36-49, tenemos otra citación de su resurrección cuando se aparece a sus discípulos. Ellos pensaban que era un espíritu, pero Jesús les confortó, se dió a conocer y les enseñó las manos y los pies con las señales de las heridas, y para acabarles de convencer, les pidió comida y comió con ellos.

No obstante esto, quien habla con mas claridad al respecto es Juan en los capítulos 20 y 21. Al principio el relato es bastante repetitivo con los sinópticos, pero a medida que vamos avanzando en su lectura nos damos cuenta de que el relato es mucho mas extenso y detallado.

Nos detalla el diálogo de María con Jesús al pie del sepulcro, cuando ella le confunde con el hortelano que cuidaba aquella tierra.

Cuando se aparece a los discípulos no nos habla de miedo como Lucas, sino de alegría y Él, como sabe que no le pueden reconocer se identifica rápidamente enseñandoles las heridas de la crucifixión.

Nos relata tambien con detalle cuando “sopló”  sobre ellos para que recibieran el Espíritu Santo.

Les dió poder para perdonar los pecados, en otras palabras les nombró ¿presbíteros?, ¿apóstoles? ¿obispos?, bueno, el nombre es lo que menos importa ya que les dió el poder que Él tenia sobre las enfermedades del cuerpo y del espíritu.

Nos detalla con énfasis cuando se aparece por segunda vez a sus discípulos y habla con Tomás Dídimo. Cuando Tomas vió que era Jesús creyó en Él y Jesús habló de las generaciones futuras que creeran sin verle, ya que hizo alusión a la Fe. Felices los que creerán sin haber visto, cap. 20, v. 29.

Juan nos detalla todos los prodigios que Jesús hizo una vez Resucitado, ya que el objetivo de Juan es demostrar que Jesús es Hijo de Dios.

Tambien nos hace un relato muy completo de su aparición en el lago Tiberíades cuando el primero en reconocerle es Juan, el discípulo amado. Jesús come y bebe con ellos. Si fuera solo un espíritu no habria podido comer y beber.

Despues de comer, Jesús le pregunta a Pedro tres veces si le ama y Pedro, la tercera vez se ve obligado a reconocer su filiación divina delante de los demás: Señor, tu lo sabes todo y ya sabes que te amo.

En el cap. 21, vs. 20 a 23 Jesús le da a conocer a Pedro la clase de muerte que tendrá y la suerte que le espera al discipulo que escribe este libro.

En el versículo 25 de este mismo capítulo da a conocer que Jesús hizo muchísimas cosas mas una vez Resucitado, no obstante el autor no nos da ningún detalle ya que considera que para demostrar a las futuras generaciones que Jesús Resucitó CON SU PROPIO CUERPO, habia mas que suficiente con lo que contaba sobre Él.

Josep.......ofs


--------------------------------------------------------------------------------


jesucrist@jesucrist.jazztel.es
“San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla; sé nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio. Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tú, Príncipe de la Milicia Celestial, arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los demás espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén”.
Suscripciones y Bajas en  jesucrist@jesucrist.jazztel.es
No comulgues nunca en la mano,
hazlo siempre en la boca
y si te es posible de rodillas.

05/03/2012 21:26 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. PASCUA No hay comentarios. Comentar.

Dejar ir la culpa.

DEJAR IR LA CULPA
Sentirnos bien con nosotros mismos es una elección que hacemos. Lo mismo ocurre con el hecho de sentirnos culpables. Cuando el sentimiento de culpa es legítimo, actúa como una señal de advertencia, indicando que nos hemos salido del camino. Y ahí termina su propósito.
Revolcarnos en la culpa les permite a los demás controlarnos. Provoca que no nos sintamos tan buenos. Nos impide fijar límites y tomar algún otro curso de acción sano para cuidar de nosotros mismos.
Podemos haber aprendido a sentirnos culpables habitualmente, cono una reacción instintiva a la vida. Ahora sabemos que no necesitamos sentirnos culpables. Aunque hayamos hecho algo que viole un valor establecido, el sentimiento prolongado de culpa
no soluciona el problema sino que lo prolonga. Así que, mejor repara el daño. Cambia una conducta y, luego, deja ir los sentimientos de culpa.
Hoy me dispongo pues, por completo, a dejar ir los sentimientos de culpa, apartarlos de mí y reemplazarlos con amor a mí mismo.
(
http://enperfectaarmonia.blogspot.com
).

05/03/2012 21:27 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Dios es lo mas grande.

DIOS ES LO MAS GRANDE

Un joven que fue criado como ateo, estaba entrenando para Salto Ornamental a nivel olimpico. La unica influencia religiosa que recibio en su vida le llego atraves de un amigo cristiano.
El deportista no presto mayor atencion a los sermones de su amigo, aunque los escuchaba con frecuencia. Una noche, fue a la piscina de la universidad a la que pertenecia.

Las luces estaban todas apagadas, pero como la noche estaba clara y la luna brillaba, habia suficiente luz para practicar.

El joven se subio al trampolin mas alto y cuando volvio la espalda a la piscina al filo de la rampa y extendio sus brazos, vio su propia sombra en la pared. La sombra de su cuerpo tenia la forma exacta de una cruz.

En lugar de saltar, se arrodilla y finalmente le pidio a Dios que entrara en su vida. Mientras el joven permanecia quieto, el personal de limpieza ingreso y encendio las luces.

"HABIAN VACIADO LA PISCINA PARA REPARARLA".

Esta es la prueba mas simple que DIOS existe.
(Desconozco el autor).

05/03/2012 21:28 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Meditacion para la Misa del Domingo II de Cuaresma del ciclo B.

DOMINGO II DE CUARESMA CICLO B
                                       
ISAAC VIVO, Y JESUS RESUCITADO
 
 
1. "Coge a tu hijo único, a tu querido Isaac, vete al país de Moria  y ofrécemelo allí en sacrificio en uno de los montes que yo te indicaré" Génesis 22,1. Abraham es anciano ya. Se ha pasado la vida esperando al hijo que el Señor le ha prometido. Ha tardado tanto en llegar Isaac...Largos años, interminables días, tristezas desoladas y amargas de Sara, contrato con Agar, la egipcia, fuente de tanto sufrimiento familiar, se multiplican los rebaños, todo ¿para qué? Pero Dios es fiel, y al fin, llegó el suspirado hijo, Isaac deseado y bienamado. A la vejez, Isaac alegra los días de la familia amada. Abraham ha rejuvenecido. El niño es hermoso, crece vigoroso. Todos están con él. Gozan todos con él.
 
 
2. Y de pronto, inesperadamente, la voz que siempre prometía esperanzas, tierras, descendientes numerosos como las estrellas y como las arenas de la playa, esa voz amiga de Abraham, se ha vuelto hostil. Lo que menos esperaba Abram, era la orden tremenda que va a escuchar: "Ofréceme a tu hijo Isaac en sacrificio". Hoy, que no lo comprendemos, nos interrogamos: ¿Cómo pudo caber en la cabeza de Abraham el mandato de Dios de matar a su hijo? Tenemos una ventaja frente al mismo Abrahán, pues sabemos que se trata de una prueba: “Dios quiso probar a Abraham...”. Aparte de eso, los dioses de la región exigían sacrificios humanos, especialmente del primogénito. Abraham veía cómo en Canaán se sacrificaban niños primogénitos en holocausto a Molok (2 Re 3,27), culto sádico y macabro, que se había infiltrado también en Israel, aunque la Ley de Moisés lo prohibía terminantemente y lo condenaba severamente. Dios quiere que Abraham abandone los dioses que exigen la muerte de sus hijos y crea en el Dios que no acepta sacrificios humanos porque es el Dios de la Vida. La fe y la obediencia a este Dios le piden a Abrahán ganar su vida y la de los demás, una vida multiplicada como las estrellas del cielo...Para Abrahán, sin embargo, la orden de Dios no debió resultarle extraña, sino contradictoria, pues se le pide la vida del hijo de la promesa. Se trata de una prueba formativa y pedagógica. ¿Qué es lo que realmente quiere Dios? -Señor, mi Señor, ¿qué me pides? Tú sabes cuánto amo a Isaac, cuántas lágrimas me ha costado, cuántos años lo estoy deseando: es dulce, es muy bueno y complaciente, él es el cumplimiento de lo que tantas veces me has prometido, Señor, ¿no lo recuerdas? Llevaré a Sara a la desesperación, tal vez a la locura. Muy duro es lo que me pides. Y yo no lo entiendo. No se para qué ni por qué me exiges este sacrificio tan cruel, que hará bajar mi corazón al sepulcro, sumido en inconsolable tristeza y soledad. Pero lo pides tú, yo me entrego a tí, se que eres infinitamente bueno, y voy a complacerte. Cumpliré lo que me mandas sin entender por qué lo mandas. Sacrificaré a Isaac querido, si esa es tu voluntad. Abraham creía que la promesa no podía fallar, pero que la omnipotencia de Dios podía hacer renacer de las cenizas a su hijo inmolado. El Libro de los Hechos y San Pablo, inspirados por el Espíritu Santo, nos dicen que Abraham pensaba que: "Dios era poderoso para resucitarlo de entre los muertos" (He 11,19, de la misma manera que lo había hecho nacer en el seno muerto de Sara (Rm 4,19).
 
 
3. Detente, lector. Abraham es la figura de Dios Padre que determina que muera Isaac. Isaac es la figura de Jesús Amado, que ha subido al monte cargado con la leña (la cruz) para el holocausto. Mientras Abraham, detenido por un ángel, no llegó a inmolar a Isaac, Dios “no perdonó a su propio Hijo, antes bien lo entregó a la muerte por todos nosotros” (Rom 8,32), simbolizado en el “cordero” enredado por los cuernos en la maleza. Se acercó, tomó el cordero y lo ofreció en sacrificio en lugar de su hijo”. “Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo”. Abraham recupera a su hijo en el momento en que está por sacrificarlo; Jesús, el Hijo de Dios, después de atravesar la ignominiosa muerte en la cruz, resucita glorioso y vive eternamente: “Cristo Jesús ha muerto, más aún, ha resucitado y está a la derecha de Dios intercediendo por nosotros” (Rom 8,34) El Padre había estado entrenando años y años a Abraham, purificándolo con pruebas para que pudiese desempeñar el papel del sacrificio supremo a la perfección. Y Abraham va a responder. No va a matar a su hijo, sino a engendrarlo en una dimensión nueva. Va a sacrificar la seguridad de su futuro, un futuro con su hijo y sigue fundando su futuro en Dios. Su lógica no es la de retener para asegurar lo que tiene, sino la de crear una relación nueva que le haga ser más. Para él retener es modo inferior de posesión que el esperar. No va a ser el hijo que ha engendrado Abraham el que le hará padre de un gran pueblo, sino el hijo que le nazca como regalo de Dios a su actitud obediente. Este nuevo nacido será el mismo Isaac, pero en una dimensión nueva, que puede ser el principio del pueblo de la promesa, pueblo de Dios, porque Abraham reconoce la propiedad de Dios sobre Isaac, por encima de su relación de padre. Abraham no tiene que sacrificar al hijo de su carne; tiene que ordenarlo al hijo de su fe. En Isaac vivo, hijo de la fe, está el hijo de la carne agrandado en dimensión infinita. Este es el hijo de la promesa, el que salva a Abraham porque no se lo reservó. La actitud del patriarca es creadora del pueblo de Dios en el mundo. Abraham está para su hijo y para su pueblo en la relación que nace de la total confianza en Dios. Se funda en la humana, pero ésta es agrandada por aquella. He ahí el ejemplo de Abraham para todos los padres, para que se den cuenta de que la paternidad de Dios es anterior a la suya. La han recibido de él y ellos no son más que tutores y no dueños. Para tenerlo en cuenta a la hora de decidir las llamadas de Dios a los hijos.
 
 
4. "Ató a su hijo Isaac y lo puso sobre el altar encima de la leña. Abraham tomó el cuchillo... -"¡Abraham!, no alargues tu mano contra tu hijo. Ya he comprobado que respetas a Dios, porque no me has negado a tu hijo, tu hijo único". Tampoco tú, Padre mío, has perdonado la vida de tu Hijo, tu Hijo amado, tu Hijo único, Jesucristo.
 
 
5. ¿Qué misterio se esconde en el abismo de ese sacrificio? El abismo del amor del Padre Dios a la humanidad, y de Abraham a Dios. Isaac quedó con vida, la misma que antes de haber sido puesto en el altar tenía.
 
 
6. "Cogió Jesús a Pedro, a Santiago y a Juan y subió con ellos a una montaña alta y apartada. Allí se transfiguró delante de ellos: sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador" Marcos 9,2. Marcos, imaginativo en los colores, describe el color brillante de los vestidos de Jesús. Sólo Mateo describe "su rostro que brilló como el sol" (17,2). Quedó Isaac vivo en Moria, en el Tabor, Jesús, transfigurado como en la Resurrección. Lo necesitaban aquellos discípulos que, acababan de escuchar que Jesús tenía que ser ejecutado, y se habían colmado de ensombrecida tristeza con esa profecía. Y lo necesitaba la Iglesia entera, débil, enferma, que no ha alcanzado aún la madurez de la fe de Abraham. Necesitamos alcanzar en la contemplación una chispa de esa transfiguración para seguir caminando.
 
 
7. El acontecimiento de la Transfiguración nos da la clave de lo que tuvo que ver y sentir Abraham antes de decidirse a sacrificar a su hijo. El texto del Génesis no sólo nos dice lo bueno que era Abraham (Dios no acepta a los que se dejan timar), sino también las garantías recibidas que hacían más razonable, (no racional), el obsequio de su fe. La fe no es una decisión razonada, pero eso no excluye la lógica, ni los razonamientos. Jesús está a punto de ser crucificado. No está mandado que él muera, sino que obedezca. Y porque obedece, los hombres le matan. Jesús prepara a los suyos porque lo van a necesitar. Y les dice: “Os aseguro que algunos de los aquí presentes no morirán sin haber visto llegar el reino de Dios con fuerza”. El reino de Dios conocerá un impulso extraordinario en aquella misma generación, debido a la entrada de los paganos en el Reino después de la destrucción de Jerusalén; llegará con fuerza de vida para la humanidad. Se inaugurará una nueva etapa histórica. Ante la violenta reacción de Pedro, portavoz del grupo de discípulos, a la predicción sobre el destino del Hijo del hombre, Jesús quiere convencerlos, de que aceptar la muerte por procurar a los hombres vida y plenitud humana no significa el fracaso del hombre y de su proyecto vital, sino que asegura el éxito definitivo de la existencia. “A los seis días Jesús se llevó consigo a Pedro, a Santiago y a Juan, los hizo subir a un monte alto, aparte, a ellos solos, y se transfiguró delante de ellos”... Eran los tres discípulos más representativos y los que ofrecen mayor resistencia al mensaje; quiere mostrarles el estado final del Hombre, que, con su entrega, ha superado la muerte. La escena anticipa lo que será la condición de resucitado. Hay que dar garantías a la fe. Por eso se transfigura. El creyente es el que sabe obedecer a Dios, obediencia que los hombres hacemos difícil. Si creemos poco es porque vemos poco. Y si vemos poco es porque no subimos donde Dios manifiesta la gloria de la obediencia. La diferencia que hay entre los santos y nosotros no está en la pasta de que están hechos, sino en la capacidad de subir con Dios y ver su gloria, en hacer cuaresma.
 
 
8. Se explica que Pedro quiera quedarse en el Tabor, como si hubiera alcanzado ya el descanso. A pesar de la catequesis de Jesús, incluso extraordinaria, sigue entendiendo mejor la cristología triunfalista que la del Hijo del hombre. Pero el Padre ha señalado la ruta: "Este es mi Hijo, mi amado, escuchadlo". El seguidor de Cristo no ha de vivir en el monte trasfigurado sino en la hondura del valle anodino o en la llanura luchando con los eternos problemas, en contacto con los hombres a quienes hay que comunicar las propias experiencias de Dios en la fe, en fidelidad y servicio hasta la muerte, para entrar después en su gloria. Seguir a Jesús no es quietud en el monte sino actividad en el llano, movimiento y lucha y voces que gritan consignas divergentes. Entre ellas hay que distinguir y hacer prevalecer la del Señor, Maestro a quien se debe escuchar. Subir al Tabor o bajar del Tabor, eso es la vida. Son necesarias las horas de escuchar la voz de Dios, para poder transmitir la palabra infalible entre las opiniones humanas. Pedro no sabía lo que decía cuando pasaba a la recompensa sin haber hecho el servicio. Esa es también nuestra tentación. En el seguimiento del Señor se alternan los días radiantes con las noches oscuras, pero cuando la luz del Tabor ilumina los rincones oscuros de la existencia nada es absurdo, todo se convierte en luz. El episodio del Tabor nos dice que la fe es bella, que creer es hermoso. Dios es belleza increada, los vestidos de Jesús resplandecen más que todo el colorido humano, y cerca de él se está bien. Jesús es el Hijo querido del Padre y maestro universal de todos los hombres. El Padre nos manda: "Escucharle", porque su palabra ilumina los senderos oscuros de la existencia hasta la gloria de la resurrección. "Escuchadle". Las religiones orientales no han sufrido persecuciones, y siempre han gozado de paz porque carecen de mensaje; son técnicas de relajamiento, distensión, autocontrol o evasión, pero no tienen nada que comunicar. La fe cristiana es comunicación de un mensaje y hay que bajar de la montaña donde se ha escuchado, y comunicarlo en el cotidiano vivir poblado de pruebas, de tentaciones, y de preocupaciones. Por eso, "al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús solo con ellos". La contemplación y la espera de la gloria deben urgirnos a proclamar el evangelio de Jesús, que es al que hay que escuchar y el que debe guiar la vida de los creyentes.
 
 
 9. El es el Hijo, a quien el Padre no ha perdonado, sino que "aunque al Señor le cuesta mucho la muerte de sus fieles" Salmo 115, lo entregó a la muerte por nosotros Romanos 8,31. Por eso, Jesús, con su palabra y con su sangre nos libra de la esclavitud y de la muerte. A Él la gloria por los siglos.
 
 
10. Vamos a hacer la renovación de ese acto de amor que es la muerte del Señor en medio de nuestra asamblea. Jesús vivo e inmolado estará sobre el ara del altar, como estuvo en la cruz, aunque de modo incruento. Pero es la misma víctima que la del Calvario, y el mismo sacerdote, a quien hoy yo represento, que ofrece y se ofrece, y conmigo todos los fieles, el sacrificio del Señor y el nuestro propio. Aportemos todos nuestras luchas y temores, nuestros pecados y deseos, nuestra vida y nuestro trabajo y unámoslo a la víctima sacrosanta que nos salva al recibirla en la comunión.
(P. Jesús Martí Ballester).

Meditacion de Albert Einstein sobre la crisis.

Meditación de Einstein sobre la crisis :

 

"No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar 'superado'.

Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. La verdadera crisis, es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto, trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla."
(Albert Einstein).

05/03/2012 21:30 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

El amor no es un sentimiento.

El amor no es un sentimiento.

"Vosotros comprenderéis lo que es verdaderamente el amor cuando

 

dejéis de considerarlo como un sentimiento. El sentimiento está

 

necesariamente sujeto a variaciones según se dirija a tal o cual

 

persona, mientras que el amor verdadero es un estado de

 

conciencia independiente de los seres y de las circunstancias.

 

Amar, no es tener un sentimiento hacia alguien, sino vivir en el

 

amor y hacer todas las cosas con amor: hablar, caminar, comer,

 

respirar, estudiar con amor… Amar, es haber armonizado todos

 

nuestros órganos, todas nuestras células y todas nuestras

 

facultades para que vibren al unísono en la luz y en la paz. El

 

amor es pues un estado de conciencia permanente. Aquél que ha

 

alcanzado este estado de conciencia siente que todo su ser está

 

impregnado de fluidos divinos y todo lo que hace es una melodía."
(Desconozco el autor).

05/03/2012 21:31 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Lecturas meditadas de la Misa del Miercoles II de Cuaresma.

¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual
 
 
 

 

Miércoles, 7 de marzo de 2012

Segunda Semana de Cuaresma

Jeremías 18, 18-20 / Mateo 20, 17-28

Salmo responsorial Sal 30, 5-6. 14-16

R/. "¡Sálvame, Señor, por tu misericordia!”

 

Santoral:

Santas Perpetua y Felicitas,

San Pablo el Simple

Liturgia - Lecturas del día

 

 

 

Miércoles, 7 de Marzo de 2012

 

Vengan, inventemos algún cargo contra él

Lectura del libro de Jeremías

18, 18-20

Los hombres de Judá y los habitantes de Jerusalén dijeron: «¡Vengan, tramemos un plan contra Jeremías, porque no le faltará la instrucción al sacerdote, ni el consejo al sabio, ni la palabra al profeta! Vengan, inventemos algún cargo contra él, y no prestemos atención a sus palabras».

 

¡Préstame atención, Señor,

y oye la voz de los que me acusan!

¿Acaso se devuelve mal por bien

para que me hayan cavado una fosa?

Recuerda que yo me presenté delante de ti

para hablar en favor de ellos,

para apartar de ellos tu furor.

 

Palabra de Dios.

 

 

SALMO RESPONSORIAL                           30, 5-6. 14-16

 

R.    ¡Sálvame, Señor, por tu misericordia!

 

Sácame de la red que me han tendido,

porque Tú eres mi refugio.

Yo pongo mi vida en tus manos:

Tú me rescatarás, Señor, Dios fiel. R.

 

Oigo los rumores de la gente

y amenazas por todas partes,

mientras se confabulan contra mí

y traman quitarme la vida. R.

 

Pero yo confío en ti, Señor, y te digo: «Tú eres mi Dios,

mi destino está en tus manos».

Líbrame del poder de mis enemigos

y de aquéllos que me persiguen. R.

 

 

 

EVANGELIO

 

Lo condenarán a muerte

 

a    Evangelio de nuestro Señor Jesucristo

según san Mateo

 

20, 17-28

 

Mientras Jesús subía a Jerusalén, llevó consigo a los Doce, y en el camino les dijo: «Ahora subimos a Jerusalén, donde el Hijo del hombre va a ser entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas. Ellos lo condenarán a muerte y lo entregarán a los paganos para que se burlen de Él, lo azoten y lo crucifiquen, pero al tercer día resucitará».

Entonces la madre de los hijos de Zebedeo se acercó a Jesús, junto con sus hijos, y se postró ante Él para pedirle algo.

«¿Qué quieres?», le preguntó Jesús.

Ella le dijo: «Manda que mis dos hijos se sienten en tu Reino, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda».

«No saben lo que piden», respondió Jesús. «¿Pueden beber el cáliz que Yo beberé?»

«Podemos», le respondieron.

«Está bien, les dijo Jesús, ustedes beberán mi cáliz. En cuanto a sentarse a mi derecha o a mi izquierda, no me toca a mí concederlo, sino que esos puestos son para quienes se los ha destinado mi Padre».

Al oír esto, los otros diez se indignaron contra los dos hermanos. Pero Jesús los llamó y les dijo: «Ustedes saben que los jefes de las naciones dominan sobre ellas y los poderosos les hacen sentir su autoridad. Entre ustedes no debe suceder así. Al contrario, el que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes; y el que quiera ser el primero, que se haga su esclavo: como el Hijo del hombre, que no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida en rescate por una multitud».

 

Palabra del Señor.

 

Reflexión

 

Jer. 18, 18-20. No es sencillo aceptar las consecuencias del cumplimiento fiel de nuestra acción profética. No sólo hemos de denunciar al pueblo sus delitos; también hemos de proponer caminos de salvación.

Tal vez aquellos que se sientan afectados en sus intereses, cargados de maldades y de injusticias, traten de acabar con nosotros. Sin embargo, no por eso nos vamos a quedar mudos.

El Señor nos enseña que hay que orar por nuestros enemigos, por los que nos persiguen y maldicen. Jeremías, efectivamente, le dice al Señor: Recuerda cómo he insistido ante ti, intercediendo en su favor, para apartar de ellos tu cólera. Y aun cuando más adelante le pida al Señor que los castigue por haber cerrado su corazón y no querer volver a Él, persiguiendo a su enviado, nos está advirtiendo el profeta que hemos de aprovechar la oportunidad que Dios nos da, antes de que sea demasiado tarde y nos sea imposible volver al camino correcto.

Seamos nosotros los primeros en abrir nuestro corazón a Dios. Dejemos nuestros caminos de maldad. Reconozcamos con humildad nuestros pecados y volvamos al Señor, que es rico en misericordia y perdón para con todos.

 

Sal. 31 (30). Si Dios está de nuestra parte, ¿quién se atreverá a ponerse en contra nuestra? Sin embargo, si por causa del Señor nos persiguen y traman quitarnos la vida, Él no nos abandonará a la muerte, pues aun cuando tengamos que pasar por ella, la última palabra la tendrá siempre la vida, ya que el Señor nos llama a vivir eternamente con Él.

No podemos buscar la muerte como testimonio supremo de nuestra fe, pues de hacerlo así estaríamos actuando más buscando nuestra propia gloria que la gloria de Dios, o estaríamos indicando que somos víctimas de alguna enfermedad sicológica.

Los que damos testimonio de Cristo lo hacemos con la valentía que nos viene del Espíritu Santo, aceptando con amor todos los riesgos que se nos vengan encima por nuestra fidelidad en el seguimiento del Señor.

Confiemos nuestra vida en manos de Dios, y Él nos llevará consigo a la Gloria que les espera a los que le viven fieles.

 

Mt. 20, 17-28. Jesús llega a su Glorificación, y se sienta como Rey del universo; pero no va por los caminos, ni por los criterios de este mundo, sino por el camino del servicio y por el criterio del amor misericordioso.

El Rey Siervo, el que da su vida para que nosotros tengamos vida, se encamina presuroso hacia Jerusalén, pues está llegando su hora. Cuando nosotros nazcamos de su costado herido como hijos de Dios, Él no se acordará más de sus dolores por el gozo de habernos purificado y de habernos unido a Él como hijos en el Hijo.

¿Alguien quiere reinar con Él? ¿Alguien quiere ser tan importante como Él? No hay otro camino que el de tomar la propia cruz de cada día y echarnos a andar tras las huellas de Cristo, para que podamos estar donde Él ya está: su Gloria a la diestra de Dios Padre.

El Señor nos ha llamado a esta celebración Eucarística para que nos unamos íntimamente a Él. Y Él nos ha convocado, no para castigarnos, sino para perdonar nuestras culpas.

Aun cuando nos encontramos con Aquel a quien crucificamos con nuestras maldades, sin embargo Él nos reúne en el amor para que, liberados de la carga de nuestros pecados, entremos en comunión de vida con Él.

Dios nos sienta a su mesa con la misma importancia y dignidad que tiene su Hijo único en su presencia. Ojalá y también nosotros bebamos el cáliz del Señor, no sólo por recibir la Eucaristía, sino por hacer nuestra su misma suerte, es decir, el cáliz que Él bebió. Y en ese cáliz no están sólo nuestros sufrimientos, sino también el anuncio del Evangelio hecho con toda lealtad no tanto con las palabras, tal vez muy elocuentes, cuanto desde nuestra vida misma.

Nuestro camino hacia la Gloria tendrá que pasar, necesariamente, por la cruz de cada día. No podemos vivir nuestra existencia diaria de un modo inútil. Aún los actos más pequeños y aparentemente insignificantes deben contribuir para que el anuncio del Evangelio llegue a todos. Seamos los primeros en abrir nuestro corazón a la oportunidad que Dios nos ofrece de perdonarnos nuestros pecados, y de convertirnos en testigos suyos.

Tal vez en algunos momentos el llamado de Dios se nos convierta en algo doloroso, y quienes lo anuncian nos parezcan molestos. Mas no por eso podemos levantarnos en contra de ellos para apagar su voz.

El Señor quiere sanar en nosotros las heridas que dejó el pecado. Nos quiere no como rezanderos, sino como personas comprometidas con Él para vivir con mayor rectitud buscando el bien de todos. Si queremos ser importantes, tal vez no ante los hombres pero sí ante Dios, convirtámonos en servidores fieles del Evangelio que se nos ha confiado.

Sepamos que, si por dar testimonio de la verdad vamos a ser perseguidos, o vamos a entregar nuestra vida por Cristo, el Señor nos librará, finalmente, de la muerte para hacernos partícipes de su vida eternamente.

Roguémosle a nuestro Dios y Padre que nos conceda, por intercesión de la Santísima Virgen María, nuestra Madre, en este tiempo especial de gracia, la firme decisión de encaminarnos hacia un auténtico encuentro con Él para vivir, ya desde ahora, comprometidos con su Evangelio, y poder así, al final, gozar de Él eternamente. Amén.

 

Homiliacatolica.com
(
http://www.celebrandolavida.org
).

Lecturas meditadas y oraciones de la Misa del Miercoles II de Cuaresma.

MISA DE HOY, Marzo 7
 
Señor, creo, espero y te amo, pero tengo un corazon duro, como el de tus discipulos, que no acaba de comprender el significado de tu presencia real en mi vida. Envia tu Espiritu Santo para que guíe e ilumine mi oracion, para que pueda relacionarme contigo como un hijo fiel y sencillo.
MISA 7 de Marzo, Santoral, PETICIONES Y REFLEXIONES
MIERCOLES 7
Santos: Perpetua y Felicitas de Roma, martires; Pablo "el Simple" de la Tebaida, anacoreta. Beato Jose Olallo Valdes, religioso. Feria (Morado)
 
JEREMIAS PRIMERO, JESUS DESPUES
 
Jr 18, 18-20; Mt 20, 17-28
 
La palabra profetica de Jeremias incomodo a jueces, sacerdotes y demas dirigentes de Jerusalen. Sus oraculos y denuncias desnudaban sus mentiras e idolatrías. La palabra del profeta era una brasa quemante que no podian soportar. Su obcecacion emitan seria que en lugar de abrirse a la verdad de su reclamo, planearon darle muerte El Señor Jesus padecio una situacion semejante. Su denuncia profetica contra el culto perverso que organizaban en el templo de Jerusalen, desconcerto a las autoridades religiosas. Estas argumentaron como politicos pragmaticos y no como oyentes de la voluntad de Dios y concluyeron que, Jesus era una amenaza demasiado peligrosa y que convenia quitar de en medio.
 
ANTIFONA DE ENTRADA (Sal 37, 22-23)
Señor, no me abandones, no te me alejes, Dios mío. Ven de prisa a socorrerme, Señor, mi salvador
 
ORACION COLECTA
Conserva, Señor, a tu pueblo en el camino del bien que tu le has señalado, y ayudalo en sus necesidades temporales para que, sin angustias, pueda buscar los bienes eternos. Por nuestro Señor Jesucristo...
 
LITURGIA DE LA PALABRA
 
Vengan, ataquemos al justo.
 
Del libro del profeta Jeremias: 18, 18-20
 
En aquellos dias, los enemigos del profeta se dijeron entre si:
"Vengan, tendamos un lazo a Jeremias, porque no le va a faltar doctrina al sacerdote, consejo al sabio, ni inspiracion al profeta. Vengan, ataquemoslo de palabra y no hagamos caso de sus oraculos".
Jeremias le dijo entonces a Dios:
"Señor, atiendeme. Oye lo que dicen mis adversarios. ¿Acaso se paga bien con mal? Porque ellos han cavado una fosa para mi. Recuerda como he insistido ante ti, intercediendo en su favor, para apartar de ellos tu colera". Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.
 
Del salmo 30
R/. Salvame, Señor, por tu misericordia.
 
Sacame, Señor, de la trampa que me han tendido, porque tu eres mi amparo. En tus manos encomiendo mi espiritu y tu, mi Dios leal, me libraras.
R/. Salvame, Señor, por tu misericordia.
 
Oigo las burlas de la gente y todo me da miedo; se conjuran contra mi y tratan de quitarme la vida. R/. Salvame, Señor, por tu misericordia.
 
Pero yo, Señor, en ti confio. Tu eres mi Dios y en tus manos esta mi destino. Librame de los enemigos que me persiguen.
R/. Salvame, Señor, por tu misericordia.
 
ACLAMACION (Jn 8, 12) R/. Honor y gloria a ti, Señor Jesus.
Yo soy la luz del mundo, dice el Señor; el que me sigue tendra la luz de la vida. R/.
 
Lo condenaran a muerte.
 
LECTURA Evangelio Mateo capitulo 20, versiculos 17 al 28
 
En aquel tiempo, mientras iba de camino a Jerusalen, Jesus llamo aparte a los Doce y les dijo: "Ya vamos camino de Jerusalen y el Hijo del hombre va a ser entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas, que lo condenaran a muerte y lo entregaran a los paganos para que se burlen de El, lo azoten y lo crucifiquen; pero al tercer dia, resucitara".
Entonces se acerco a Jesus la madre de los hijos de Zebedeo, junto con ellos, y se postro para hacerle una peticion. El le pregunto: "¿Que deseas?". Ella respondio: "Concedeme que estos dos hijos mios se sienten, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda, en tu Reino". Pero Jesus replico: "No saben ustedes lo que piden. ¿Podran beber el caliz que yo he de beber?". Ellos contestaron: "Si podemos". Y El les dijo: "Beberan mi caliz; pero eso de sentarse a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo; es para quien mi Padre lo tiene reservado"
Al oir aquello, los otros diez discipulos se indignaron contra los dos hermanos. Pero Jesus los llamo y les dijo: "Ya saben que los jefes de los pueblos los tiranizan y que los grandes los oprimen. Que no sea asi entre ustedes. El que quiera ser grande entre ustedes, que sea el que los sirva, y el que quiera ser primero, que sea su esclavo; asi como el Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar la vida por la redencion de todos". Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesus.
 
Oracion introductoria
Señor Jesus, yo quiero acompañarte, porque te amo y eres quien da sentido a mi vida, a mi diario quehacer, en el que estoy dispuesto a tomar diariamente la cruz, pero necesito de tu gracia, para que mi deseo se haga realidad.
 
Peticion
Señor, si la cruz es el medio para santificarme, te suplico me des la fuerza, paciencia y amor, para llevarla con alegria.
 
REFLEXION Evangelio Mateo capitulo 20, versiculos 17 al 28
 
Comentario: Rev. D. Francesc Jordana i Soler (Mirasol-Barcelona, Espana)
«El que quiera llegar a ser grande entre vosotros, sera vuestro servidor»
 
Hoy, la Iglesia —inspirada por el Espiritu Santo— nos propone en este tiempo de Cuaresma un texto en el que Jesus plantea a sus discipulos —y, por lo tanto, tambien a nosotros— un cambio de mentalidad. Jesus hoy voltea las visiones humanas y terrenales de sus discipulos y les abre un nuevo horizonte de comprension sobre cual ha de ser el estilo de vida de sus seguidores.
 
Nuestras inclinaciones naturales nos mueven al deseo de dominar las cosas y a las personas, mandar y dar ordenes, que se haga lo que a nosotros nos gusta, que la gente nos reconozca un status, una posición. Pues bien, el camino que Jesús nos propone es el opuesto: «El que quiera llegar a ser grande entre vosotros, sera vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros, sera vuestro esclavo» (Mt 20,26-27). “Servidor”, “esclavo”: ¡no podemos quedarnos en el enunciado de las palabras!; las hemos escuchado cientos de veces, hemos de ser capaces de entrar en contacto con la realidad que significan, y confrontar dicha realidad con nuestras actitudes y comportamientos.
 
El Concilio Vaticano II ha afirmado que «el hombre adquiere su plenitud a través del servicio y la entrega a los demás». En este caso, nos parece que damos la vida, cuando realmente la estamos encontrando. El hombre que no vive para servir no sirve para vivir. Y en esta actitud, nuestro modelo es el mismo Cristo —el hombre plenamente hombre— pues «el Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos» (Mt 20,28).
 
Ser servidor, ser esclavo, tal y como nos lo pide Jesus es imposible para nosotros. Queda fuera del alcance de nuestra pobre voluntad hemos de implorar, esperar y desear intensamente que se nos concedan esos dones. La Cuaresma, sus practicas cuaresmales ayuno, limosna y oracion nos recuerdan que para recibir esos dones nos debemos disponer adecuadamente.
 
ORACION SOBRE LAS OFRENDAS
Mira, Señor, con bondad las ofrendas que te presentamos y por este santo intercambio de dones, líbranos de la esclavitud del pecado.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
 
ANTIFONA DE LA COMUNION (Mt 20, 28)
El Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida para redencion de todos.
 
ORACION DESPUES DE LA COMUNION
Que este sacramento que nos has dado, Señor, como prenda de inmortalidad, sea para nosotros una firme ayuda para alcanzar la salvacion eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
 
 OTRAS REFLEXIONES AL EVANGELIO DE HOY
 
REFLEXION Evangelio Mateo capitulo 20, versiculos 17 al 28
 
Una de las imperfecciones que causan mucho retraso en la vida espiritual y que se mezclan de manera muy sutil en nuestra vida es la envidia.
 
Es increible que, aun como cristianos, no sepamos alegrarnos de los bienes y de las bendiciones que reciben nuestros hermanos y en ocasiones sentimos hasta coraje de que Dios los haya bendecido; no solo en el plano economico sino, como nos lo presenta hoy el evangelio, en el ambito social, que se extiende hasta el religioso.
 
Esto, como nos lo dice Jesus, es entendible que se presente en los paganos, en los que no estan llenos del amor de Dios pero, ¿en nosotros? Logicamente esto genera criticas y enemistades.
 
Que diferente seria nuestra vida, si al ver que uno de nuestros hermanos recibe una bendicion, nos alegraramos con el. Seguramente que nuestra vida estaria llena de paz y felicidad. Cambia tu actitud y "veras que bueno es el Senor".
Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Abrele tu corazon.
Como Maria, todo por Jesus y para Jesus.
Pbro. Ernesto Maria Caro
 
Marzo 7
Tremendo misterio este que de las oraciones y voluntarios sacrificios de unos pocos, depende la salvacion de muchos". (Pio XII)
 
A las almas adoloridas, que cargan pesos insufribles, a quienes sus cruces pareciera aplastar sin remedio, el recuerdo del valor pleno de sentido del dolor otorga al sufrimiento una trascendencia del que estan privados los paganos. Recomendamos vivamente su lectura y hacer de su difusion un apostolado
 
Desde el mas profundo sentido de comunion deseo, de todo corazon, que a este tiempo de quejas, llantos y reproches dirigidos al Padre por tantas personas que viven en sus carnes un dolor tan hondo, le sigan algunos momentos de paz y silencio, suficientes como para poder oir las respuestas y consuelos que el Buen Dios susurra a sus hijos que sufren
 
DIOS PODEROSO DADOR DE LA SALUD
 
Oremos por favor por Monseñor Emilio Vanverde esta muy grave y no tiene seguro medico ore mucho por el por favor. Mena
 
Dios mio, te pido por la salud de mi familia, en especial por mi abuelita, mi papa y mi hermana, cuidamelos mucho, que mi abuelita no sufra y que mi hermana se mejore por favor. Santa Rita, San Judas, San Hilarion, intercedan por estas intenciones por favor. Amen. Lili
 
Hoy vuelvo a molestarte para pedido de oración. Finalmente OSECAC nos confirmo fecha y hora de cirugia (cataratas ojo izq. de mi mama - cirujano Dr. Massini). Será el miércoles 7/3 10:45 y NO está bien predispuesta. Mañana empiezo a colocarle las gotitas cada 4 hs., mas lavado de cara con pervinox, etc.etc. Bueno, que sea lo que Dios quiera. Ella sabe que esta en situacion limite y no puede volverse atras como el año pasado (teniamos todos los estudios hechos y dijo "NO me opero". Perdimos un tiempo precioso, pero, son 89 y el miedo no es zonzo. GRACIAS. Susana
 
Pido oracion por mi embarazo ectopico tengo fe y esperanza, que este bebe se acomodara en mi utero por que creo en el poder de Dios. Por favor oren por mi. Amen. Bethsangiecruz
 
Queridos hermanos en Xto, les comparto la situacion de mi hermano, Jose Deyber. Recibimos el diagnostico, y lamentablemente tiene cancer terminal, va empezar con sus quimioterapias, vamos a ver cual es el otro paso que sigue. Dios los bendiga. Maritza.
 
Estimados hermanos en Cristo Jesus, buenas tardes, les pido de la manera mas atenta oren mucho por mi mama y de paso por mi ya que aun no encuentro trabajo, la semana del 16 de abril mi mama sera intervenida quirurgicamente por tercera vez, aunque es una mujer fuerte ya tiene 80 años y no se si logre salir con bien. Esta en las manos de Dios el permitir que siga entre nosotros, o tal vez ya cumplio su mision y es hora de que parta a la casa del Padre, pero no es facil aceptarlo. Gracias. Gloria
 
El Padre Luis  Farinello sufrio un ACV. Le envio la mejor energia para que este lo mejor posible...Te invito a pensar positivamente en él para que se mejore, unamos nuestras oraciones. Gracielita
 
POR LAS NECESIDADES DE
 
Señor Dios mio, padre santo hoy yo te pido para que escuches todas nuestras suplicas y tengas misericordia de nosotros, perdona nuestros pecados, danos tu mano para solucionar todos nuestros problemas ya que recurrimos a ti porque sabemos que tu no nos desamparas, ten en cuenta nuestras necesidades. Señor escucha nuestras suplicas y ayudanos. Ligia
 
Por el matrimonio de Max Rojas para que su esposa regrese a la casa y sea liberada de sus vicios. Tami.
 
Pido una oracion para mi sobrino Sergio Gonzalez, para que Dios le de fortaleza de seguir adelante y que le de fuerzas para que sigan luchando porque no queremos perderlos. Gracias. Josefa
 
Hermanos, pido oren por mi. Estoy casada y tengo 3 hijos. Actualmente mi hogar se ve afectado economicamente, hace 2 meses que me despidieron de mi trabajo y por mas puertas que toco, no logro conseguir nada. El dinero no alcanza, diariamente peleo con mi esposo por las deudas y el dinero, me pongo de mal humor, trato mal a mis hijos, me desespero y lloro. He deseado incluso mi propia muerte, mi autoestima ha bajado, todos los dias le pido perdon a Dios, por mis malos pensamientos y mi mal genio, pero tambien le pido que me ayude y creo que no me escucha, hasta estoy perdiendo la fe, le he reclamado a Dios las promesas que nos hace, me estoy volviendo rebelde, es que ya no tengo fuerzas. Claudia Rendon
 
Hermanos pueden orar para que pueda cobrar mi sueldo con normalidad, se hace efectivo a partir del 7/3. Muchas gracias. Bendiciones- Beatriz.
 
Q. E. P. D.
 
Reinaldo Cañizares Pesantes
Jaime Hernan Barrera Vega
Aldo Marino Gonzalez Garcia
 
PALANCAS
 
- ESPAÑA Diocesis de Bilbao Cursillo  imarigomez@gmail.com
 
- ESPAÑA Diocesis de Cartagena Murcia Cursillo 969  cursilloscristiandadmurcia@gmail.com
 
- ESPAÑA Diocesis de Cordoba Cursillo 1004  mcccordoba@cursillosdecordoba.com
 
- ESPAÑA Diocesis de Cuenca Cursillo  josemari620@hotmail.com
 
- ESPAÑA Diocesis de La Rioja Cursillo albertoquin@ono.com
 
- ESPAÑA Diocesis de Tenerife Cursillo 349  cursillostfe_secre@hotmail.com
 
- HONDURAS Tegucigalpa Cursillo 106 de Mujeres  jluisboba@yahoo.com.mx
 
- IRLANDA Diocesis de Derry City Cursillo de Mujeres  mccourt_derry@btinternet.com
 
- IRLANDA Diocesis de Dublín Cursillo de Hombres  palancaoccursillo@gmail.com
 
- ITALIA Diocesis de Albenga Imperia Cursillo 61 de Hombres  albengaim.cursillos@fastwebnet.it
 
- ITALIA Diocesis de Roma Cursillo 111 de Hombres  cursillosroma@gmail.com
 
- ITALIA Diocesis de Sabina Poggio Mirteto Cursillo 37 de Hombres  intendenze.cursillosabino@gmail.com
 
PALANCAS POR QUIENES HAN PARTIDO A SU QUINTO DIA
 
Ofrezcamos tambien nuestras PALANCAS y oraciones por aquellos que, habiendo vivido los 3 Dias del Cursillo de Cristiandad, compartieron con nosotros su CUARTO Dia, fermentando de Evangelio los ambientes, y que hoy, llamados por el Senor a su presencia, se encuentran viviendo su QUINTO Dia.
 
Por los que llegaran a su destino final hoy, que lo hagan en Gracia de Dios
 
Por las benditas almas del Purgatorio


ECUADOR
 
ENVIE SU PETICION DE ORACION  a
 
wpauta@gmail.com,
 
wpauta@yahoo.es,
 
indicando su nombre y peticion
 
P.D. Si Ud., quiere referirse a este envio por favor copiar el ASUNTO
 
http://grupodeoraciondivinonio.blogspot.com/
 
Me inclino reverentemente ante El Señor

 
M.E. Winston Pauta Avila
Grupo de Oracion "DIVINO NINO"   
Guayaquil - Ecuador
C. C. DE COLORES
Cursillista de Cursillo de Cristiandad  No. 40
Guayaquil- Ecuador

Cursillista de Cursillo de Cristiandad de Barcelona- Espana
Chistifideles Laici
Barcelona - España

Moniciones para la Misa del Domingo III de Cuaresma del ciclo B.

Moniciones para el III Domingo de Cuaresma - Ciclo B
Cuaresma Ciclo B
Autor: P. Domingo Vásquez Morales | Fuente: Catholic.net


Éx 20, 1-17
Sal 18
2da lect.: I Cor 1, 22-25
Evangelio: Jn 2, 13-25


"La religión y el culto de la vida"


Monición de entrada:

Buenas noches (días, tarde) hermanas/os en Cristo: Hoy, tercer domingo de Cuaresma, es una muy buena ocasión para pensar en nuestra escala de valores. Las lecturas nos hablan de los diez mandamientos, la sabiduría de la cruz, el templo con sus sacrificios externos y el nuevo templo de Cristo resucitado. En él se dará la presencia de Dios entre los seres humanos y está en medio de nosotros para presentar al Padre nuestra acción de gracias. Empecemos esta liturgia cantando.


Primera lectura: Ex 20, 1-17 (La ley fue dada por Moisés)

La liberación de la esclavitud egipcia y el pacto con Dios en Sinaí, hacen de Israel el pueblo escogido. En su nuevo estado recibieron ellos una nueva ley, el Decálogo, que tiene sentido de respuesta, reconocimiento y acción de gracias por la gran intervención salvífica de Dios. Pongamos atención.


Segunda lectura: 1 Cor 1, 22-25 (Predicamos a Cristo crucificado)

Un tema muy espacial para san Pablo es el misterio de la cruz de Cristo en su muerte y en su resurrección. Para los cristianos comprometidos la cruz es fuerza y sabiduría salvadora para el mundo. Escuchemos.


Tercera lectura: Jn 2, 13-25 (Destruyan este templo y en tres días lo levantaré)

La expulsión de los traficantes del templo lo hace Jesús para que no conviertan en mercado la Casa de su Padre, que es Casa de Oración. Esto nos revela a Jesús como el enviado por Dios para establecer una nueva Alianza y una religión en espíritu y verdad. Con su resurrección se levantará un templo nuevo, su Cuerpo resucitado, la Comunidad nueva en que lo más importante es la fe y la vida interior. Mis hermanos pongan atención a estas palabras.


Oración universal

 

1. Por toda la Iglesia: para que cada día sea un signo más claro de reconciliación, de servicio fraterno y de culto en espíritu y verdad. Roguemos al Señor.


2. Por los que sufren, los enfermos, los presos, y los que no han podido venir a nuestra celebración: para que participen en la gracia de esta Eucaristía. Roguemos al Señor.


3. Por los catecúmenos que se preparan para el bautismo: para que el Señor haga de ellos piedras vivas y templo espiritual en su honor. Roguemos al Señor.


4. Por las naciones del mundo: para que se reine la paz y cesen de una vez y por toda las guerras y el odio. Roguemos al Señor.


5. Por los que estamos aquí presentes: para que aprovechemos las ocasiones que nos ofrece este tiempo: la Eucaristía diaria, las estaciones cuaresmales, las vigilias, los ayunos y las obras de caridad fraterna. Roguemos al Señor.


Exhortación final

Tomado de B. Caballero: La Palabra cada Domingo, San Pablo, España, 1993, p. 258

Gracias, Padre, porque tanto amaste el mundo que nos diste a tu Hijo para que todo el que crea en Él tenga vida eterna.

Su pasión y su cruz son escándalo para unos y necedad para otros, pero fuerza y sabiduría salvadoras de Dios para los que creemos.

Por medio de Jesús estableciste con tu pueblo una alianza nueva en la que Él mismo es la religión, el culto y el templo nuevos.

Queremos ser piedras vivas del templo de tu Iglesia, transvasando la fe, el culto y la religión a la vida diaria.

Al mundo, a la familia,, al trabajo, a los hermanos todos.

Así podremos adorarte y darte culto como tú quieres: con una religión auténtica en espíritu y en verdad. Amén.

Prescripciones del Gran Medico. Oracion.

PRESCRIPCIONES DEL GRAN MÉDICO
 
La próxima vez que sientas como que Dios no puede usarte, recuerda:
 
Noé se emborrachaba, Abraham era muy viejo, Isaac era un soñador, Jacob era mentiroso, Leah era fea, José fue abusado, Moisés era tartamudo, Gedeón era miedoso, Sansón tenía el pelo largo y era mujeriego, Jeremías y Timoteo eran muy jóvenes, David fue adúltero y asesino, Elías tenía un temperamento suicida, Isaías predicó desnudo, Jonás huyó de Dios, Nohemí era viuda, Job estaba en bancarrota, Pedro negó a Cristo, los discípulos abandonaron a Cristo, Marta se preocupaba por todo, la mujer samaritana era divorciada, más de una vez, Zaqueo era muy pequeño, Pablo era muy religioso, Timoteo tenía úlcera... ¡Y Lázaro estaba muerto! Aún así, ¡¡¡Jesús los ayudó a todos!!!
 
Así que, ¡No más excusas! Dios puede usarte a tu máximo potencial.  Además, tú no eres el mensaje, solo eres el mensajero.  En el círculo del amor de Dios, Él quiere utilizar todas tus capacidades, pero hay varias cosas que necesitas entender:
 
    Dios espera frutos espirituales, no obras religiosas.
    No hay una llave para la felicidad. La puerta siempre está abierta.
    El silencio muchas veces es malinterpretado, pero nunca inoportuno.
    Haz los cálculos, cuenta tus bendiciones.
    Fe es la habilidad de no entrar en pánico.
    Si te preocupas, es que no oraste. Y si oraste, entonces no te preocupes.  Para un hijo de Dios, la oración es como llamar a casa todos los días.
    Lo más importante en tu casa son las personas.
    Cuando te enredes en tus problemas, quédate quieto. Dios quiere que nos quedemos quietos.  Así Él puede deshacer el nudo.
    El rencor y la amargura son como las granadas de mano; debes soltarlas antes de que te destruyan.
    Sé más amable de lo necesario, porque cada persona que conozcas está luchando sus propias batallas.
    Vive con sencillez, ama generosamente, preocúpate sinceramente, habla con amabilidad, busca a Dios dentro de ti.
    ¡Que tengas un gran día! El Hijo está iluminando tu vida y todavía puede usarte.
 
Autor Desconocido   
 
ORACIÓN
 
    Señor guíanos  en nuestro camino.  Necesitamos de tu guía y protección en busca del verdadero amor, y ayúdanos a ser sabios en los momentos de duda. 
    Condúcenos a un lugar, guíanos con tu gracia hacia un sitio en donde estemos a salvo donde podamos sentir tu paz y tu amor.
    Protege nuestros corazones del engaño y de la ilusión, que sólo podamos ver el verdadero amor. 
    Te pedimos, que encontremos tu luz y que ella permanezca en nuestros corazones cada noche que salgan las estrellas. 
    Cuando las sombras y la decepción llenen nuestro día, condúcenos a un lugar y guíanos con tu gracia hacia el verdadero amor.
    Nuestra oración está llena de fe por tu gracia.  Danos más fe y así estaremos a salvo. 
    Te pedimos que la vida sea amable, y que Tú nos guardes desde tu morada.
    Esperamos que cada alma encuentre a otra alma a quien amar, y que sea su otra mitad.
    Ayúdanos a permanecer firmes en la fe y a perseverar hasta alcanzar la victoria en el amor.
    Así como cada niño necesita encontrar un hogar, guíanos con tu gracia, y danos fe, sólo así nos sentiremos seguros.
    Que la luz que Tú nos das, permanezca en nuestros corazones, para recordarnos que la estrella eterna eres Tú.
    Nuestro sueño es vivir en un mundo sin violencia, un mundo de justicia  y de esperanza, que todos podamos tomarnos de la mano como símbolo de paz y amor.
    Tú nos das la fuerza y el deseo para que cada uno encuentre el  verdadero amor dentro de sí y a su alma gemela a quien amar.
    Sabemos que la fe que has encendido en nuestros corazones, nos salvará.
    Sólo Tú puedes hacerlo, realiza este milagro de amor en nuestras vidas.
    Permite que esta sea nuestra oración cuando perdamos el camino. 
 
Amén   
 
Enviado por: Darío Peñaranda
 
Un Abrazo, que Dios te bendiga, te muestre su rostro, te sonría y permita que prosperes en todo, y derrame sobre ti, muchas bendiciones de Vida, Paz, Amor, y mucha Prosperidad;

        
Beatriz
Medellín - Colombia
semillasdevida@pymex.net
http://elistas.egrupos.net/grupo/semillas
®. Todos los derechos reservados.
 
Este correo no es "SPAM".   Es un servicio gratuito de SEMILLAS DE VIDA.  Cada mensaje representa la creatividad y la interpretación personal de su transcriptora.  Por lo tanto, cada suscriptor se compromete a utilizar este material únicamente para su crecimiento personal y espiritual, y a mencionar la procedencia del mismo, así como el nombre y correo de su transcriptora, cuando lo reenvíe a otras personas, o lo publique en un sitio Web.
 
Si deseas reenviar este correo, por favor no omitas su procedencia, y así le estarás brindando a alguien más la posibilidad de conocer esta lista y formar parte de ella.
 
Cuando recibas un correo con un texto que diga autor desconocido, pero tú conoces con certeza el nombre del autor, no dudes en hacérmelo saber.

06/03/2012 23:22 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Te propongo algo.

Te propongo algo

REGALAR, una sonrisa cada día. Con ella te sentirás feliz, tú, y quien la reciba.
SOÑAR, y volar un poquito, aunque en la realidad nuestros pies toquen la tierra.
LLORAR, cuando una nostalgia o una tristeza te lo pida.  Una lágrima no es debilidad, y te ayudará a recuperar una sonrisa.
PERDONAR, tus propios tropezones y también los de los demás.  Lo importante es darte y dar la posibilidad de pararte y volver a caminar.
INTENTAR, todo lo que sientas latir en tu corazón y en tu alma, creyendo que te puede hacer feliz.
VALORAR, tanto los pequeños como los grandes regalos que te de la vida, juntos llenarán tu corazón de felicidad.
GUARDAR, cada enseñanza recibida, cada afecto compartido, como tesoro que por siempre te harán sentir vivo.
DESCARTAR, aquello que pueda hacerte daño o sepas que no tiene sentido.
RESCATAR, todo lo que te permite crecer y ser feliz, en familia y con amigos.
COMPARTIR, con todos los que te rodean, lo mejor de ti, y el sentir que vale la pena creer, soñar y vivir por un mundo mejor.
(Desconozco el autor).

06/03/2012 23:22 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Una relacion honesta. Oracion.

UNA RELACIÓN HONESTA
 
Una relación sana y duradera debe basarse en la honestidad y la verdad.  El engaño en cualquier forma, siempre es una elección.  Creemos que es perfectamente permisible mentir para nuestros propios fines, pero a menudo nos indigna que los demás consideren siquiera la posibilidad de mentirnos a nosotros.
 
La mayoría de nosotros conoce el dolor que se origina a causa de un engaño, sobre todo cuando quienes nos engañan son aquellos que amamos.  Nuestra seguridad personal se basa en la suposición de que la información que recibimos de aquellos a quienes amamos será honesta.  Cuando esta certidumbre se debilita o se nos retira, no es de sorprender que nuestras vidas se vean destrozadas temporalmente (para algunos en forma permanente).
 
Cuando nuestro amor es lo bastante fuerte, quizás podamos aceptar la situación, o explicarnos en forma racional que no se dijo con mala intención ni con el deseo de crear un dolor.  Incluso podemos hacerle frente, aceptando la falsedad con una tolerancia humana.  Reconocemos la naturaleza humana de la persona, y perdonamos.
 
Existen incontables formas de enfrentarse a la verdad y al engaño.  Puesto que la honestidad y la mentira son simples elecciones, podemos hacerles saber a los demás, que hemos optado por la verdad y que la recompensamos cuando ocurre.  Muchos de nosotros hemos encontrado que la verdad es la mejor norma.  Si fallamos en ser veraces, con el transcurso del tiempo las consecuencias demuestran ser mucho más destructivas y dolorosas que el conflicto que la mentira pretendía evadir.
 
Puesto que las relaciones se crean mediante el proceso cotidiano de compartir la realidad, no podemos arriesgarnos a sostener una relación basada en mentiras, aún cuando sean piadosas.  La posibilidad de un engaño siempre es posible como la base de toda interacción futura.  Sólo la verdad puede ayudarnos a sentirnos seguros.  Sólo la verdad puede brindarnos la confianza necesaria para unas relaciones perdurables.  Solo la verdad, por muy dolorosa que pueda ser en ocasiones, puede crear un medio ambiente seguro con unidad y crecimiento.
 
Es muy cierto que la verdad con "V" mayúscula, resulta difícil, pero a pesar de ello sigue siendo el núcleo de una relación de amor.  Sin ella, la confianza es imposible y en donde no hay confianza, no puede haber amor.  Entonces ¿qué hacer? ¿Mentir o no mentir?
 
La tragedia es que con mucha frecuencia las experiencias de engaño, en apariencia insignificantes, se multiplican, se intensifican y por último crean complicadas y enmarañadas redes de desconfianza que nos atrapan y nos destruyen.  Si esto es verdad y así parecen demostrarlo las estadísticas, entonces quizá deseemos buscar algunas alternativas para el engaño. 
 
Según parece no existe ninguna razón de peso por la cual la verdad deba lastimar.  Quizás si se maneja en la forma correcta, pueda despejar el ambiente y ofrecer una plataforma para el cambio.  Entonces ¿qué debemos hacer?  ¿engañar o no engañar?  Puesto que sólo somos humanos, quizás no existe una decisión estereotipada; pero no deberíamos pasar por alto el problema, ya que es el responsable de una inmensa cantidad de relaciones fracasadas.
 
Ciertamente podríamos optar por el engaño, pero quizá haya ciertas alternativas para ese engaño que podrían merecer nuestra consideración.  A fin de lograr esto, debemos hacer a un lado la idea de que el engaño puede ser bueno y que con mucha frecuencia la verdad lastima.  Debemos estar dispuestos a enfrentarnos al hecho de que estas creencias quizá no sean más que una cómoda actitud para "no comprometerse", que a pesar de que la verdad puede lastimar, el hecho de mentirle a un ser querido puede hacer algo más que herirlo, puede resultar algo totalmente devastador.
 
La verdad en una relación siempre debe iniciarse desde el principio.  Los individuos sensatos que se deciden a crecer juntos en medio de una confianza y de un amor mutuo, deberían discutir sus actitudes y sus esperanzas desde el principio mismo de la relación.  Entre otras cosas deben considerar si toleran la mentira.
 
Hay quienes preferirían escuchar una mentira antes de verse obligados a enfrentar la verdad.  Si nos decidimos a aceptar solamente la verdad, entonces quizá sea posible comunicarla de una manera menos brusca, una verdad con amor.  Es muy realista creer que nos veremos obligados a enfrentarnos al conflicto de la honestidad y el engaño a todo lo largo de nuestra vida de relacionarnos con los demás.
 
¿Cómo podemos esperar una absoluta honestidad con los demás cuando muchos nos dedicamos a mentirnos a nosotros mismos?  Debemos estar dispuestos a aceptar el hecho de que quizá de vez en cuando faltemos a la verdad.  Debemos aprender a aceptar esos lapsos como algo humano y a emplearlos como experiencias de aprendizaje, a fin de reforzar una conducta más veraz en épocas futuras.  Pero me parece que si queremos que nuestras relaciones sean duraderas y se desarrollen, nuestra meta inevitable debe ser la verdad y la honestidad.
 
Leo Buscaglia   
 
ORACIÓN DE LA VERDAD
 
Señor;  te pido que abras mis ojos y mi corazón a fin de que pueda recuperar la verdad sobre mi vida.
 
    Ayúdame a resistir la tentación de creer en las mentiras que reprimen la expresión de mi vida y de mi amor.
    Concédeme la fuerza necesaria para resistir la tentación de creer en las mentiras de los demás, que sólo crean veneno emocional en mi corazón.
    Permíteme ver lo que es y no lo que quiero ver.
    Permíteme oír lo que es y no lo que quiero oír.
    Ayúdame a recobrar mi conciencia para que pueda verte en todo lo que percibo con mis ojos, con mis oídos, con todos mis sentidos.
    Permíteme percibirte con los ojos del amor, para que pueda encontrarte dondequiera que vaya y verte en todo lo que has creado.
    Ayúdame a verte en todas y cada una de las células de mi cuerpo, en cada emoción de mi mente, en cada persona con la que me encuentre.
    Permíteme verte en las flores, en el agua, en el fuego, en los animales y en las mariposas. Estás en todas partes y yo soy uno contigo. Permíteme ser consciente de esta verdad.
    Permite que todo lo que haga y diga hoy sea una expresión de la belleza de mi corazón.
    Permíteme ser consciente de la belleza y la perfección de todo lo que has creado, para que pueda vivir en amor eterno contigo.
 
Gracias Señor, por el poder de crear un sueño del cielo en el que todo es posible. Empezando por hoy, utilizaré el poder de mi amor para crear una obra de arte maestra: mi propia vida.
 
Amén
 
Dr. Miguel Ruíz   
 
Un Abrazo, que Dios te bendiga, te muestre su rostro, te sonría y permita que prosperes en todo, y derrame sobre ti, muchas bendiciones de Vida, Paz, Amor, y mucha Prosperidad;
 
        
Beatriz
Medellín - Colombia
semillasdevida@pymex.net
http://elistas.egrupos.net/grupo/semillas
®. Todos los derechos reservados.
 
Este correo no es "SPAM".   Es un servicio gratuito de SEMILLAS DE VIDA.  Cada mensaje representa la creatividad y la interpretación personal de su transcriptora.  Por lo tanto, cada suscriptor se compromete a utilizar este material únicamente para su crecimiento personal y espiritual, y a mencionar la procedencia del mismo, así como el nombre y correo de su transcriptora, cuando lo reenvíe a otras personas, o lo publique en un sitio Web.
 
Si deseas reenviar este correo, por favor no omitas su procedencia, y así le estarás brindando a alguien más la posibilidad de conocer esta lista y formar parte de ella.
 
Cuando recibas un correo con un texto que diga autor desconocido, pero tú conoces con certeza el nombre del autor, no dudes en hacérmelo saber.

06/03/2012 23:23 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Una relacion secreta que me molesta.

«UNA RELACIÓN SECRETA QUE ME MOLESTA»
Por Carlos Rey

«Mi hija de edad universitaria ha estado saliendo con un muchacho.... [Es] una relación secreta que me molesta, ya que nunca lo ha presentado como su novio. No sé si se avergüenza de él o qué es lo que sucede. No sé cómo aconsejar a mi hija porque tiendo a criticar al muchacho, lo que puede herir los sentimientos de mi hija. Prefiero no tocar el tema. Él sería el primer novio de mi hija y... podría estarse aprovechando de ella.

»¿Cómo hacer recapacitar a mi hija? Este muchacho ha venido pocas veces a la casa.»

Este es el consejo que le dimos:

«Estimado amigo:

»Es evidente por qué su hija ha mantenido en secreto esta relación. Ella piensa que no puede decirle la verdad porque es obvio que usted no tiene buen concepto del muchacho. Ella lo invita poco a su casa porque tal vez tema que usted lo critique de frente, o diga otra cosa que la avergüence. Le aconsejamos que lo invite usted a cenar con su familia y que lo trate con respeto y bondad, sin que importe lo que sienta por él.

»Lamentamos decirle que ya no es tiempo de preparar a su hija para las relaciones que habrá de tener como adulta. El tiempo oportuno para prepararla hubiera sido cuando ella aún era niña. El tiempo de conversar con ella acerca de las relaciones humanas hubiera sido en su adolescencia. Y el tiempo de supervisar sus salidas hubiera sido cuando ella estaba en la escuela secundaria.

»Ahora su hija es adulta. Ella decidirá si va a seguir o a rechazar sus consejos. Si aún vive en casa con usted y depende de su sustento económico, entonces usted puede exigir que ella obedezca ciertas reglas. Sin embargo, ya que ella es adulta, si son reglas poco razonables, harán que ella se aleje de usted rápidamente. Así que en lugar de imponer reglas y hacerle advertencias, sería mucho mejor tratarla como adulta y respetar sus opiniones y decisiones.

A medida que usted haga eso, ella se mostrará cada vez más dispuesta a conversar con usted acerca de su vida privada. Cuando ella hable y usted escuche sin interrumpirla, tarde o temprano se presentarán oportunidades para que usted le cuente algunas de sus propias experiencias y las razones por las que se preocupa por ella.

»Cuando el apóstol Pablo les dio instrucciones a los efesios, les dijo a los hijos que obedecieran y honraran a sus padres. Pero también dijo que los padres no debieran hacer enojar a sus hijos.1 La conducta que irrita o hace enojar a los hijos adultos se da cuando sus padres no dejan de tratarlos como niños, a pesar de que ya son adultos.

»No sabemos si ese muchacho le conviene a su hija o si tratará de aprovecharse de ella. Pero no es ella la que nos está pidiendo consejo. Lo que a usted más le conviene hacer es orar por su hija para que ella tenga la sabiduría que necesita y, mientras ora, pedirle a Dios que también le dé a usted la sabiduría que necesita para tratar a su hija ahora que es adulta.

»Le deseamos lo mejor,

»Linda y Carlos Rey."
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

Vulgaridades a todo momento.

«VULGARIDADES A TODO MOMENTO»
Por Carlos Rey


«Quiero pedirles un consejo para solucionar mi problema. Tengo cuatro años de convivencia con mi pareja, [pero] me ha costado mucho trabajo aceptar su forma de ser, sobre todo por su mala costumbre de decir vulgaridades a todo momento. Pareciera que no se diera cuenta cuántas veces lo hace y todo lo que dice. No hay un solo instante que no lo haga. Tiene esas palabras en su vocabulario como [si fueran] palabras comunes.

»He tratado de varias formas de hacerle entender lo mal que me siento por ello, [y él] lo modera un poco; pero al día siguiente es igual....

»Recurro a ustedes para que me orienten para poder ayudarlo a él.... Les agradezco anticipadamente.»
Este es el consejo que le dimos:

«Estimada amiga:

»Su caso nos recuerda las veces que estamos en un lugar público y oímos a algunas personas hablando en voz alta y diciendo palabrotas ¡como si todo el mundo quisiera oírlas! Eso es ofensivo y grosero, pero quienes lo hacen dan la impresión de no darse cuenta siquiera de que no es aceptable.

»La parte de su problema que más nos preocupa es que, al parecer, a su pareja le importa poco cómo usted se siente. Usted se ha expresado al respecto reiteradas veces, y sin embargo él sigue haciendo lo mismo. Creemos que si de veras la amara a usted, le importaría lo bastante como para controlar su vocabulario.

»Quisiéramos hacerle una pregunta: ¿Controla su pareja el vocabulario cuando habla con un supervisor en el trabajo, o cuando habla con sus familiares más jóvenes? ¿Hay alguna situación en la que controla lo que dice? Si es así, entonces sí tiene la capacidad de controlarse cuando está con usted, sólo que no considera que sea tan importante como para esforzarse por hacerlo.

»¿Ha notado usted que él no se ha mostrado sensible a sus sentimientos y deseos en otros aspectos? Lo más probable es que sí. Sin duda la insensibilidad que él le demuestra al decir vulgaridades es apenas un síntoma de los problemas en la relación que tienen ustedes dos. Cuando a una persona no le importan los sentimientos de su pareja, ¿qué clase de relación tiene con ella? Si él dice que la quiere a usted, pero no está dispuesto a demostrarlo con el trato que le da, entonces ¿es ese el amor que usted de veras quiere? Le aseguramos que, con el paso del tiempo, la insensibilidad que él le mostrará a usted será cada vez peor....

»La dejamos con las palabras del apóstol Santiago, que siempre tiene un consejo práctico para la vida diaria. Él no sólo nos recuerda lo difícil que es controlar nuestras palabras, sino también la importancia que eso tiene. Él dice: «La lengua es un fuego, un mundo de maldad. Siendo uno de nuestros órganos, contamina todo el cuerpo y, encendida por el infierno, prende a su vez fuego a todo el curso de la vida.... Es un mal irrefrenable, lleno de veneno mortal.»1

»¡Usted tiene mucho en qué pensar!
»Linda y Carlos Rey.»

1.- Stg 3, 6-8
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

Domingo III de Cuaresma del ciclo B. Meditacion evangelica.

   Padre nuestro.

   Domingo, 11/03/2012, Domingo III de Cuaresma del ciclo B.


   Meditación de JN. 2, 13-25.


   Nota: Una copia de este texto ha sido redactada en letra grande para ser leída por deficientes visuales. Quienes deseen obtenerla, deben pedirla, escribiendo a la siguiente dirección electrónica:

joseportilloperez@gmail.com


   Texto evangélico.

   "Estaba cerca la pascua de los judíos. y subió Jesús a Jerusalén, y halló en el templo a los que vendían bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas allí sentados. Y haciendo un azote de cuerdas, echó del templo fuera a todos, y las ovejas y los bueyes; y esparció las monedas de los cambistas, y volcó las mesas; y dijo a los que vendían palomas: Quitad de aquí esto, y no hagáis de la casa de mi Padre casa de mercado.

   Entonces se acordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu casa me consume.

   Y los judíos respondieron y le dijeron: ¿Qué señal nos muestras, ya que haces esto?

   Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.

   Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¡y tú en tres días lo levantarás?

   Mas él hablaba del templo de su cuerpo. Por tanto, cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos se acordaron que había dicho esto; y creyeron la Escritura y la palabra que Jesús había dicho.

   Estando en Jerusalén en la fiesta de la Pascua, muchos creyeron en su nombre, viendo las señales que hacía. Pero Jesús mismo no se fiaba de ellos, porque conocía a todos, y no tenía necesidad de que nadie le diese testimonio del hombre, pues él sabía lo que había en el hombre" (JN. 2, 13-25).


   Meditación del texto evangélico.


   Introducción.


   ¿Qué imagen tenemos de la Iglesia?

   ¿Cómo creemos que deberían de pensar y proceder los miembros de la institución fundada por Jesucristo?

   Cuando Jesús vivió en Palestina, la gran mayoría de sus hermanos de raza, mantenían la creencia de que Dios no les amaba por lo que representaban para El, sino que los aceptaba, en la medida que se adaptaban al cumplimiento de la Ley de Moisés, y se sometían al cumplimiento de la voluntad de quienes lideraban las instituciones religiosas de Israel.

   Dado que los judíos necesitaban experimentar un nivel de pureza que no podían lograr por sus medios para relacionarse con Dios, quienes sufrían por cualquier causa, podían sentirse rechazados por Yahveh. Sabemos que muchos líderes religiosos abusan del miedo de sus adeptos a la condenación eterna, para asegurarse la sumisión de los mismos, y la percepción de sus infaltables contribuciones económicas.

   Santiago, -el primo hermano de Jesús, y primer Obispo de Jerusalén-, escribió en su Carta Católica:

   "Hablad y actuad como hombres que van a ser juzgados (por Nuestro Señor al final de los tiempos) por una ley de libertad" (ST. 2, 12).

   Los preceptos religiosos tienen el fin de hacernos desear alcanzar la purificación y la santificación, para que estemos preparados para vivir en la presencia de Nuestro Santo Padre. Cuando Jesús vivió en Palestina, los fariseos, -los fundamentalistas que presionaban al pueblo humilde para que cumpliera la Ley mosaica al pie de la letra-, hacían que sus oyentes vivieran bajo un exagerado temor a Yahveh, que les impedía crecer personalmente.

   Jesús no rechazó la Ley de Moisés. Nuestro Señor humanizó la visión de la Ley que tenían sus hermanos de raza. Hay casos en que los judíos podían sentirse contrariados a la hora de elegir entre dos preceptos, sin saber cuál de ellos debían cumplir, con tal de agradar a Dios. Un ejemplo de ello es San José. Cuando el Patrón de la Iglesia Universal supo que su prometida estaba embarazada, puesto que él no era padre de Jesús, pudo haberla denunciado para que fuera lapidada porque ello era lo que ordenaba la Ley, aunque, al mismo tiempo, también existía un precepto que obligaba amar al prójimo. Independientemente del mandamiento que San José cumpliera, -bajo la visión legalista de los judíos-, tenía garantizado el hecho de que Dios no podría sentirse satisfecho con él nunca, por haber dejado uno de sus mandamientos sin cumplir.

   Los mandamientos religiosos tienen la misión de hacernos desear la purificación y la santificación, pero, si no los interpretamos en su justa medida, pueden causarnos más perjuicios que beneficios.

   Jesús fue crucificado, porque, su concepto de cómo debería regirse su Iglesia, chocó frontalmente con las creencias sectarias de sus hermanos de raza. Al meditar el pasaje de las bodas de Caná (JN. 2, 1-11), vemos cómo el maestro de ceremonias le reprochó al novio el hecho de que hubiera dejado el mejor vino para última hora, incumpliendo la costumbre que caracterizaba a quienes se vinculaban en matrimonio, de dejar el vino de peor calidad, para repartirlo cuando sus invitados estuvieran embriagados.

   El maestro de ceremonias tenía una buena posición religiosa, y, por causa de su buena situación económica, jamás hubiera comprendido que para Jesús el vino simboliza el amor y la alegría que debe caracterizar a los cónyuges.

   El novio que aparece en el pasaje de las bodas de Caná no sabía que Jesús le había regalado aquel vino tan generoso que repartió a última hora entre sus invitados, un vino que tiene un significado especial para nosotros, pues indica que, ante los ojos de Dios, faltaba poco tiempo para que el Judaísmo dejara de ser la religión de su pueblo, el cual, lentamente, iba a empezar a hacerse cristiano. Este hecho tenía que ser simbolizado por las bodas de Caná, porque, la relación que mantenemos con Nuestro Señor, es equiparada con un banquete de bodas, según se ve en los dos Testamentos, en que se divide la Biblia.

   Mientras que para los judíos, el cumplimiento de la Ley de Moisés, y la vinculación a sus instituciones, era el camino que debían recorrer, quienes quisieran ser salvos, Jesús les dio  a entender que la salvación no la puede conceder ninguna institución, pues la misma depende de que tengamos fe en El, y de que le dejemos que, por medio de la efusión de los dones del Espíritu Santo, nos comunique su vida divina. Los cristianos creemos que seremos salvos porque amamos a Dios y tenemos fe en El, y que, nuestra participación tanto en la celebración de los ritos como en las obras pastorales de la Iglesia, nos ayudará a desear ser salvos, y a disponernos espiritualmente, a vivir en la presencia del Dios Uno y Trino.

   Para Jesús, no existen más intermediarios entre Dios y sus creyentes, que el amor y la fe incondicionales. Jesús les insistió mucho a sus Apóstoles que sirvieran a Dios en sus prójimos los hombres humildemente, sin aspirar a ninguna recompensa humana, porque Dios es generoso y no deja sin recompensa a sus siervos, y porque, nuestra mayor prioridad, a la hora de hacer el bien, es la conversión de nuestros prójimos los hombres.

   Al no considerar que los preceptos religiosos son ataduras imposibles de soportar, porque muchos de ellos no pueden ser cumplidos perfectamente, ya que somos más imperfectos que Dios, podemos comprobar que, la experiencia de la vivencia del amor de nuestro Santo Padre, nos devuelve la dignidad que nos corresponde como hijos de Dios, que nos quieren arrebatar quienes les sacan partido al fundamentalismo religioso.

   Si Jesús, al adaptar su enseñanza a nuestro nivel de comprensión y aceptación de la misma, nos devuelve la dignidad de hijos de Dios que perdimos cuando nuestros ancestros cometieron el pecado original, ello nos ayuda a tener un alto nivel de autoestima, lo cual nos vincula a Dios, no por causa del miedo a la condenación eterna, sino porque nos sentimos amados, y queremos corresponderle, sirviéndolo en nuestros prójimos los hombres.

   La mentalidad de los judíos era inaceptable para Jesús, porque, para Nuestro Señor, -cuya visión es correcta, porque es Dios-, Nuestro Santo Padre, no nos ama por la perfección con que cumplimos sus Mandamientos, sino porque, en virtud de la Pasión, muerte y Resurrección del Mesías, somos sus hijos. Cumplir los preceptos religiosos, es un signo de que le agradecemos a Dios el bien que nos ha hecho, pero no puede ser la condición indispensable de que depende nuestra salvación.

   Bajo la mentalidad de los judíos, los pecadores se sentían despreciables, porque habían incumplido sus preceptos religiosos. Bajo la mentalidad de Jesús, el incumplimiento de los Mandamientos de Dios se vuelve repugnante para nosotros, porque, al sentirnos amados, deseamos corresponder a tan gran amor, y sabemos que, siempre que deseemos vivir en la presencia de Nuestro Padre común, El nos espera con los brazos abiertos.

   En el pasaje evangélico de las bodas de Caná mencionado anteriormente, Nuestra Santa Madre representa al Israel fiel a Dios, a los creyentes que, a pesar de las circunstancias históricas que vivían, y de la presión que ejercían sobre ellos los líderes de las instituciones religiosas, no habían permitido que su fe fuera adulterada. Nuestra fe debe ser firme, como lo fue la seguridad de María, de que Jesús no iba a dejar que los recién casados de Caná quedaran mal ante sus invitados, por carecer de vino.

   En las bodas de Caná, sirvieron el vino de peor calidad, antes que el vino del Señor, lo cual indica que el Judaísmo, -la Alianza imperfecta, porque los creyentes no podían cumplir perfectamente la Ley de Moisés-, iba a ser sustituida por la Alianza perfecta, -el Nuevo Testamento, la Pasión, muerte y Resurrección de Nuestro Salvador, y la fundación de la Iglesia Universal-.

   Los judíos creían que el Templo de Jerusalén era la morada de Dios, y por ello lo convirtieron en el centro religioso y político nacional, desvirtuando el significado que Dios quiso que tuviera, porque acabó siendo símbolo de la afirmación del poder de los líderes institucionales, frente al pueblo humilde.

   La doctrina de Jesús constituyó una gran revolución, porque Nuestro Señor enseñó que el verdadero templo donde mora dios, es el corazón de sus creyentes. Esta fue la razón por la que Nuestro Salvador le dijo a la mujer samaritana que se dejó evangelizar, junto al pozo que había sido del Patriarca Jacob:

   "está llegando el momento, mejor dicho, ha llegado ya, en que los hombres que rinden verdadero culto al Padre se lo rindan en espíritu y en verdad. Estos son, en efecto, los adoradores que el Padre quiere. Dios es espíritu, y quienes le rinden culto deben hacerlo en espíritu y en verdad" (JN. 4, 23-24).

   Si somos los nuevos templos de Dios, debemos estar dispuestos a permitir que el Señor se muestre a nuestros prójimos los hombres por nuestro medio. Dios es feliz cuando le tributamos culto, y cuando le servimos en nuestros prójimos los hombres. Alabemos a Dios, porque, valiéndose de nuestra pequeñez, nos hace grandes a la medida que aprendemos a ser humildes, y nos concede la satisfacción de contribuir a la instauración de su Reino entre nosotros.

   Si somos templos de Dios, debemos regocijarnos, al comprobar que se cumplen las siguientes palabras del Señor en nosotros:

   ""El Reino de Dios viene sin dejarse sentir. Y no dirán: "Vedlo aquí o allá", porque el Reino de Dios ya está entre vosotros"" (CF. LC. 17, 20-21).

   Si el Reino de Dios está entre nosotros, ¿por qué no lo sentimos?

   No sentimos la cercanía del Reino de Dios, porque "es semejante a un grano de mostaza, que tomó un hombre y lo puso en su jardín, y creció hasta hacerse árbol, y las aves del cielo anidaron en sus ramas" (LC. 13, 19).

   Si les exigimos a los religiosos y laicos que sirven al Señor en los hombres que sean pluscuamperfectos, y no nos esforzamos por conseguir ser mejores personas, tampoco podremos percibir la cercanía del Reino de Dios a nosotros.

   Si les prestamos una atención excesiva a los sucesos que consideramos adversos que acaecen en el mundo, no podremos pensar en quienes sirven a Dios en sus hijos los hombres y oran por la humanidad gratuitamente, sin esperar recompensa humana alguna por el bien que hacen.


   1. La Pascua del Señor, y la pascua de los judíos.


   "Estaba cerca la pascua de los judíos; y subió Jesús a Jerusalén" (JN. 2, 13).

   La Pascua debía ser el recuerdo del paso del ángel exterminador por las tierras de Egipto, asesinando a los primogénitos de los esclavizadores, y concediéndole la libertad al pueblo de Yahveh, para que le rindiera culto en el desierto, purificarlo, y concederle la tierra prometida.

   Si en el Antiguo Testamento se menciona la Pascua de Yahveh, ¿por qué nos habla San Juan de la pascua de los judíos?

   Los judíos mencionados por el Santo Apóstol de Nuestro Señor, no representan a la totalidad de los hermanos de raza de Jesús, sino a los líderes institucionales y a sus partidarios, que habían desvirtuado el sentido de la Pascua liberadora de Yahveh, convirtiéndola en una ocasión para comerciar.


   2. ¿Nos servimos de la religión para servir a Dios en nuestros prójimos, o para lograr la realización de nuestros intereses?


   "Y halló en el templo a los que vendían bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas allí sentados. Y haciendo un azote de cuerdas, echó fuera del templo a todos, y las ovejas y los bueyes; y esparció las monedas de los cambistas, y volcó las mesas; y dijo a los que vendían palomas: Quitad de aquí esto, y no hagáis de la casa de mi Padre casa de mercado" (JN. 2, 14-16).

   Para los judíos, el hecho de contribuir a la realización de las obras del templo, era un privilegio, y las autoridades político-religiosas se aprovechaban de ello, por ejemplo, permitiendo que quienes no querían cuidar a sus padres ancianos se viesen libres de tal responsabilidad mediante el pago de un impuesto, y vendiendo a un excesivo precio los corderos pascuales, sin los cuales no se podía celebrar la Pascua, porque no convenía llevarlos a la ciudad santa desde cualquier parte del mundo o del país.

   Se ha especulado mucho sobre el hecho referente a la utilización de un azote de cuerdas por parte de Jesús, para sacar del templo a los comerciantes y a sus animales. Llama la atención el hecho de que Jesús tiró las monedas de los cambistas, reprochándoles a las autoridades que amaban más el dinero que a Yahveh y a su pueblo.

   Jesús utilizó un azote de cuerdas para lograr su propósito de devolverle al templo su utilidad de casa de oración, pero no azotó a nadie, pues, dicho azote, era un símbolo del Mesías que esperaban quienes no permitieron que su fe fuera adulterada.

   Los judíos eran exageradamente nacionalistas. Los extranjeros no podían visitar todas las instancias del Templo en que ellos podían entrar, y solo podían comprar lo necesario para celebrar la Pascua con sus siclos del Templo. Como es fácil suponer, la conversión de las monedas griegas (dracmas) a siclos, estaba muy bien cotizada (dos dracmas equivalían a medio siclo).

   Dado que los judíos no podían comprar en el templo con monedas extranjeras, el Señor tiró el dinero de los cambistas, indicando que no deben existir prejuicios sociales, raciales ni culturales entre los miembros de su Iglesia.

   Jesús no quería que el Templo fuese mantenido por medio de la recaudación de impuestos de carácter obligatorio. En LC. 8, 1-3, comprobamos que Jesús recibía donaciones voluntarias, pero el Señor detestaba que los líderes religiosos les impusiesen cargas económicas a sus adeptos.

   Las palomas se usaban para realizar sacrificios expiatorios, principalmente, por los pobres, por causa del bajo precio de las mismas. El Judaísmo prometía falsamente la reconciliación con Dios por medio de la realización de sacrificios que tenían su valor económico, tal como hacen actualmente con sus adeptos, muchos líderes religiosos, prometiéndoles alcanzar la salvación, a cambio de realizar ciertas prácticas.

   Jesús sabía que el Dios de los líderes religiosos de su tiempo no era Yahveh, sino la realización de sus intereses personales, por medio de la explotación de la gente humilde.

   La expulsión de los comerciantes del templo, no solo significa que Jesús quería devolverle a la Casa de Yahveh su uso de casa de adoración y de oración, sino que quería liberar a los fieles creyentes de Yahveh de la religiosidad falsa que les imponían sus líderes religiosos. La conversión del Judaísmo al Cristianismo, supuso un nuevo éxodo para quienes aceptaron a Nuestro Salvador como enviado de Dios.

   En la parábola del Buen Pastor, el pueblo es representado por las ovejas. Jesús sacó a las ovejas del Templo, indicando su deseo de liberar a sus hermanos de raza de la religiosidad que les impusieron sus líderes, pensando exclusivamente en su bienestar económico. Recordemos las siguientes palabras de Nuestro Salvador:

   "Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas" (JN. 10, 14-15).

   Efectivamente, al intentar devolverle al templo el uso para el que Dios quiso que fuera construido, Jesús perdió su vida para hacer que sus ovejas creyeran en El, y, aunque aparentemente fracasó, porque los judíos siguieron utilizando la Casa de Dios para llevar a cabo sus fines, después de resucitar y de ascender al cielo, Nuestro Redentor vio su propósito realizado, por obra y gracia del Espíritu Santo, y por mediación de sus Apóstoles, y los colaboradores de los mismos.

   Jesús actuó en el Templo de Jerusalén, cumpliendo el siguiente pasaje del libro de Zacarías:

   "He aquí que viene el Día de Yahveh en que serán repartidos tus despojos en medio de ti... Y será Yahveh rey sobre toda la tierra: ¡el día aquel será único Yahveh y único su nombre!... Y toda olla, en Jerusalén y Judá, estará consagrada a Yahveh Sebaot (el Dios de los ejércitos); todos los que quieran sacrificar vendrán a tomar de ellas, y en ellas cocerán; y no habrá más comerciante en la Casa de Yahveh Sebaot el día aquel" (ZAC. 14, 1. 9, 21).

   El Judaísmo dejó de ser la religión oficial de los creyentes en Dios a partir del día en que Jesús murió, y, varias décadas más tarde, Jerusalén fue castigada por el empeño de sus autoridades de rechazar al Mesías. Apenas los legionarios de Tito y Vespasiano entraron en la ciudad santa, incendiaron el Templo, con la seguridad de que ello debilitaría a sus adversarios moralmente. Los fariseos lograron organizarse y conservar su religión después de ser derrotados por los romanos, y Dios favoreció al Cristianismo, que no dejó de extenderse por el Imperio, a pesar de las persecuciones de que eran víctimas los creyentes en Jesús.

   En el día del Mesías, -el tiempo en que Jesús como Hombre reine, porque, al ser Dios, siempre ha sido Rey-, no existirá una religión basada en la explotación de una gran muchedumbre por parte de algunos privilegiados. Este es el significado de que todos los judíos podrán sacrificarle víctimas a Dios sin que necesiten comprarlas.

   Mientras que los judíos ni siquiera se atrevían a pronunciar el Nombre de Dios con tal de no ofenderlo, Jesús lo llamaba "Padre", indicándoles a sus creyentes que podían acercarse a El con plena confianza. El temor reverente a Dios nos hace respetarlo, pero el temor al castigo nos impide verlo como Padre, y nos hace pensar en El como Juez temible y terrible, carente de compasión.

    Dios es Amor y Justicia, pero su justicia no es incompatible con su amor, porque no debe concebirse como una venganza humana, sino como la purificación del pecado.


   3. El celo de tu casa me consume.


   "Entonces se acordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu casa me consume" (JN. 2, 17).

   Cuando Jesús fue despreciado por los líderes religiosos y sus partidarios, se cumplió en Nuestro Señor, el siguiente pasaje del Salmo 69:

"Extraño he sido para mis hermanos,
y desconocido para los hijos de mi madre.
Porque me consumió el celo de tu casa;
y los denuestos de los que te vituperaban cayeron sobre mí" (SAL. 69, 8-9).

   Las palabras de Jesús que estamos meditando, referentes a su celo para que no fuera adulterada la fe de quienes aún creían en Yahveh, les recordaron a los futuros Apóstoles de Nuestro Salvador, el episodio en que Nuestro Santo Padre se le manifestó al Profeta Elías, el cuál le respondió:

   ""Ardo en celo por Yahveh, Dios Sebaot (Dios de los ejércitos), porque los israelitas han abandonado tu alianza, han derribado tus altares y han pasado a espada a tus profetas; quedo yo solo y buscan mi vida para quitármela" (1 RE. 19, 10).

   La reina Jezabel instituyó el culto a Baal en Israel, e intentó exterminar el Judaísmo. Elías fue el único Profeta de Yahveh que sobrevivió a la cruel persecución, el cual, por mandar asesinar a los 450 profetas baalitas, fue perseguido con gran furia. Los israelitas abandonaron el culto a Yahveh y se fueron tras los baales, y Elías quedó solo en el país, para enfrentar aquella trágica situación.

   San Juan, en el texto que estamos considerando, ve en Elías una imagen de Jesús, que, al intentar impedir el comercio de que se lucraban los líderes religiosos de su país, logró que los tales empezaran a buscar la forma de asesinarlo.

   ¿Nos consume a nosotros el celo por estudiar la Palabra de Dios y los documentos de la Iglesia, poner en práctica lo aprendido en nuestras horas de formación sirviendo a Nuestro Santo Padre en sus hijos, orar y predicar el Evangelio?

   Las palabras del Señor que estamos considerando, -"el celo de tu casa me consume"-, podían interpretarse como el inicio de una violenta lucha de Jesús contra sus adversarios, para devolverle a la Casa de Dios su uso original. ¿Luchamos contra nuestros defectos como si de ello dependieran nuestras plenas purificación y posterior santificación?


   4. Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.


   "Y los judíos respondieron y le dijeron: ¿Qué señal nos muestras, ya que haces esto?

   Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.

   Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¡y tú en tres días lo levantarás?

   Mas él hablaba del templo de su cuerpo. Por tanto, cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos se acordaron que había dicho esto; y creyeron la Escritura y la palabra que Jesús había dicho" (JN. 2, 18-22).

   Para conocer tanto la bondad como la maldad de la gente, no hay nada mejor, que verla reaccionar, cuando se ve afectada, en el terreno económico. Las autoridades del Templo, al ver cómo Jesús expulsó de la Casa de Dios a los vendedores de animales y cambistas, se enfrentaron al Señor.

   Mientras que para Jesús la utilidad del Templo consistía en ser una casa destinada al culto divino, -consistente en alabar a Dios, orar y hacer sacrificios rituales-, las autoridades de Palestina habían hecho del Judaísmo una religión adaptada a la consecución de la realización de sus intereses, lo cual las disponía a utilizar todos los medios que estuvieran a su alcance, con tal de lograr su propósito. La confrontación entre ambas partes se hacía inevitable.

   Mientras que Jesús concebía el Templo como un símbolo de la presencia activa de Dios en medio de su pueblo, las autoridades religiosas hicieron del Judaísmo una secta en que, para agradar a Dios, había que cumplir una Ley que resultaba ser una carga insoportable, -lo cual hacía que nunca se pudiera agradar al Creador-, y contribuir a la realización de sus intereses personales, con la excusa de engrandecer el Templo, que Herodes empezó a edificar entre los años dieciocho y diecinueve antes de Cristo, para confabularse con los judíos.

   Ya que las autoridades religiosas de Palestina hicieron del Templo de Jerusalén un lugar de culto a sí mismas, Jesús, unido a sus creyentes, se convirtió en el nuevo Templo de Dios. Esta es la causa por la que escribió San Pablo en una de sus Cartas, las siguientes palabras:

   "Vosotros formáis el cuerpo de Cristo, y cada uno por separado constituye un miembro" (1 COR. 12, 27).

   Los cristianos, unidos a Jesús, constituimos el Cuerpo Místico de Cristo, e individualmente, todos tenemos una misión que llevar a cabo, para alabar a Dios.

   San Juan escribió en el prólogo de su Evangelio, las siguientes palabras, referentes al rechazo de Jesús por parte de muchos de sus hermanos de raza, y a la redención de la humanidad, llevada a cabo por Nuestro Salvador:

   "A lo suyo vino (vino a salvar a los hombres), y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne (por deseo de ningún hombre), ni de voluntad de varón, sino de Dios" (JN. 1, 11-13).

   Las palabras que Jesús les dijo a sus opositores, fueron utilizadas por los falsos testigos que intervinieron en su proceso para acusarlo de querer destruir el Templo, -es decir, de intentar adulterar su forma de vivir el Judaísmo, que era considerada como la religión verdadera por las autoridades de Palestina y sus colaboradores-, y también fueron usadas por quienes, después de ver al Mesías desangrándose en la cruz, se mofaron de El.

   A las autoridades de Palestina no les incumbía tanto el hecho de que Jesús se proclamara Hijo de Dios, -lo cual les valió para acusarlo de blasfemia para poder asesinarlo, porque, al creer que Dios es espiritual, pensaban que no puede tener descendientes-, como el hecho de que Jesús intentara cambiar el sistema de creencias de sus adeptos, pues ello repercutiría negativamente en su economía.

   Al asesinar a Jesús, los judíos destruyeron el verdadero Templo de Dios, pero el Mesías lo reedificó en tres días, -es decir, el Señor venció a la muerte, y consiguió llevar a cabo su propósito-. El intento de los judíos de tener un templo sin Dios fue vano, porque Jesús consiguió llevar a cabo su obra redentora, y hacer de sus creyentes miembros de la verdadera morada de Dios, que es su Cuerpo Místico.

   Los judíos comprendieron que Jesús quería reconstruir el Templo de una manera milagrosa, pero, el Señor, siendo consciente de que lo que hizo con los vendedores y cambistas le sirvió para  firmar su sentencia de muerte, quiso hacer que sus creyentes empezaran a sentir que eran miembros de su Cuerpo Místico, por obra y gracia de su Santo Espíritu.

   Jesús, nos dice:

   "Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. el que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado (y aún estaba entre sus fieles seguidores)" (CF. JN. 7, 37-39).

   Después de que Jesús resucitó de entre los muertos, sus discípulos pudieron interpretar correctamente el pasaje del Evangelio de San Juan que estamos considerando. Este hecho nos hace reflexionar sobre la necesidad que tenemos de meditar la Palabra de Dios siempre que nos sea posible hacerlo, con tal de no estancarnos en unas creencias de las que, quizá algún día, podemos descubrir que no son exactamente, las que Dios quiere que alberguemos en nuestros corazones.

   Una vez que Jesús empezó a ser estrechamente vigilado por las autoridades de Palestina a consecuencia de la actuación que llevó a cabo en el Templo jerosolimitano, sus discípulos necesitaron tener mucho valor para modificar sus creencias, y seguir al Maestro renunciando a sus familiares y posesiones, estando siempre abiertos a la revisión de su ideología, con tal de intentar ser mejores creyentes en Yahveh. ¡Qué lección tan admirable nos dejaron los amigos de Jesús para que los imitemos!.

   No solo los judíos, sino también muchos cristianos, han llegado a creer que, para que la gloria de Dios se manifieste en un templo, es necesario que el mismo abunde en riquezas. Los fundamentalistas se valen de los sentimientos de culpabilidad e indignidad de sus adeptos para sometérselos y asegurarse la recepción de sus indispensables aportaciones económicas, pues, el desconocimiento de la Palabra de Dios, y la soledad que caracteriza a muchos, puede hacernos ignorar que, la verdadera riqueza que Dios desea, -sin obviar la riqueza material-, es que le dejemos que haga de nosotros miembros del Cuerpo Místico de Cristo, por obra y gracia de su Santo Espíritu.

   Los templos son casas de Dios, en el sentido de que se utilizan para rendirle culto al Señor, pero, los auténticos templos de Dios, somos nosotros. Esta es la causa por la que San Pablo les escribió a los cristianos de Galacia:

   "Ya no soy yo quien vive; es Cristo quien vive en mí. Mi vida en este mundo consiste en creer en el Hijo de Dios, que me amó y entregó su vida por mí" (GAL. 2, 20).

   Cuando reflexiono sobre la realidad de que somos miembros de Cristo, recibo correos electrónicos de quienes me reprochan que escribo poco con respecto al pecado. Estoy persuadido de que conseguiremos más conversiones dando a conocer al Dios Amor que al Dios Juez carente de piedad. Además, San Pablo nos instruye, al decirnos:

   "Cuanto más creció el pecado, tanto más abundante fue la gracia de Dios" (CF. ROM. 5, 20).

   Hemos meditado tanto sobre el pecado, -especialmente en el tiempo de Cuaresma-, que hemos llegado a creer que contradecimos a Dios como si fuéramos ordenadores manipulados por las fuerzas del mal, sin poder evitarlo, y hemos olvidado que Nuestro Santo Padre nos ama a todos sus hijos, porque, en cualquier momento de la vida, podemos ser pródigos a la hora de desobedecer a quien tanto nos ama, y podemos ser siervos orgullosos como el hermano mayor del hijo pródigo, que, por asistir a las celebraciones litúrgicas, o hacer alguna obra de caridad, podemos sentir que tenemos derecho a ser salvos, no porque Dios nos ama, sino porque lo hemos comprado con nuestra forma de actuar.


   5. Jesús conoce nuestros pensamientos.


   "Estando en Jerusalén en la fiesta de la pascua, muchos creyeron en su nombre, viendo las señales que hacía. Pero Jesús mismo no se fiaba de ellos, porque conocía a todos, y no tenía necesidad de que nadie le diese testimonio del hombre, pues él sabía lo que había en el hombre" (JN: 2, 23-25).

   A veces pensamos que, si Dios hiciera milagros, nos sería fácil creer en El. San Juan, en el Evangelio que estamos considerando, nos dice que Jesús realizó prodigios en la fiesta de Pascua, y muchos creyeron en El, pero el Señor sabía que no podía confiar en ellos, porque lo miraban fascinados por sus milagros, pero no estaban dispuestos a ser sus seguidores.

   Estamos vivos, tenemos familia, amigos y trabajo. Si comparamos nuestra situación con la de quienes padecen inimaginablemente, ¿qué milagro necesitamos para tener fe en Dios?

Dos meditaciones sobre la amistad y una oracion.

NECESITO DE ALGUIEN
 
    Necesito de alguien; que me mire a los ojos cuando hablo.  Que escuche mis tristezas y neurosis con paciencia y aun cuando no comprenda, respete mis sentimientos.
    Necesito de alguien; que venga a luchar a mi lado sin ser llamado.  Alguien lo suficientemente amigo para decirme las verdades que no quiero oír, aun sabiendo que puedo irritarme.
 
    Por eso, en este mundo de indiferentes, necesito de alguien que crea en esa cosa misteriosa, desacreditada, casi imposible: la amistad. 
    Que se obstine en ser leal, simple y justo.  Que no se vaya si algún día pierdo mi oro y no pueda ser más la sensación de la fiesta.
 
    Necesito de un amigo que reciba con gratitud mi auxilio, mi mano extendida, aun cuando eso sea muy poco para sus necesidades. 
    No pude elegir a quienes me trajeron al mundo, pero puedo elegir a mi amigo.
 
En esta búsqueda empeño mi propia alma, pues con una amistad verdadera, la vida se torna más simple, más rica y más bella.
 
Charlie Chaplin   
 
TU AMISTAD, UN TESORO INVALUABLE

    Plasmaré en mis pensamientos, los instantes compartidos, y seguiré a través del tiempo, recordando estos momentos.
    La sonrisa contagiosa, el comentario divertido, aquel mensaje bullicioso, dirigido a los amigos.
    No sentimos el cansancio, ni el desvelo cotidiano, nos ayudas dulcemente, a borrar los pesimismos.
 
    Como un ángel protector, nos cobijas bajo tus alas, y eres nuestra compañía, sin las poses de los egoísmos.
    Te regocijas de nuestra dicha, nos otorgas tu beneplácito, te tomas tu tiempo y nos entregas, un detalle inolvidable.
 
    Compartes pacientemente, tus comentarios alegres, logrando que se te recuerde gratamente.
    Por tantos momentos lindos, y también por tu bondad, te llevo siempre conmigo, como un tesoro invaluable.
 
Autor Desconocido   
 
ENSÉÑAME A SER UN BUEN AMIGO
 
Quiero ser buen amigo, Jesús,
 
    Enséñame a buscar el bien de mis amigos, antes que el mío propio. 
    Enséñame a compartir y buscar siempre lo mejor para todos. 
 
    Que no me pelee, ni me enoje con mis amigos.
    Que acepte con humildad sus consejos y sus palabras.
    Que siempre tenga una sonrisa y las manos abiertas.
    Que sepa perdonar y pedir perdón.
 
    Ayúdame a ser buena compañía y a llevar esperanza.
    Quiero ser tan buen amigo como Tú lo eres conmigo.
 
Amén
 
Marcelo Morua   
 
Un Abrazo, que Dios te bendiga, te muestre su rostro, te sonría y permita que prosperes en todo, y derrame sobre ti, muchas bendiciones de Vida, Paz, Amor, y mucha Prosperidad;
 

        
Beatriz
Medellín - Colombia
semillasdevida@pymex.net
http://elistas.egrupos.net/grupo/semillas
®. Todos los derechos reservados.
 
Este correo no es "SPAM".   Es un servicio gratuito de SEMILLAS DE VIDA.  Cada mensaje representa la creatividad y la interpretación personal de su transcriptora.  Por lo tanto, cada suscriptor se compromete a utilizar este material únicamente para su crecimiento personal y espiritual, y a mencionar la procedencia del mismo, así como el nombre y correo de su transcriptora, cuando lo reenvíe a otras personas, o lo publique en un sitio Web.
 
Si deseas reenviar este correo, por favor no omitas su procedencia, y así le estarás brindando a alguien más la posibilidad de conocer esta lista y formar parte de ella.
 
Cuando recibas un correo con un texto que diga autor desconocido, pero tú conoces con certeza el nombre del autor, no dudes en hacérmelo saber.

06/03/2012 23:10 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Conversion cuaresmal.

Conversión cuaresmal

 

Convertirse es recordar que el Señor nos hizo

para sí y que todos los anhelos, expectativas,

búsquedas y hasta frenesíes de nuestra vida,

sólo descansarán, sólo llegarán a su plenitud,

cuando volvamos a Él.

 

La conversión es la llamada insistente

de Dios a que asumamos, reconozcamos

y purifiquemos nuestras debilidades.

 

La conversión es ponernos en el camino

de rectificar los pequeños o grandes errores

y defectos de nuestra vida, con la ternura,

la humildad y la sinceridad del hijo pródigo.

 

La conversión es entrar en uno mismo

y tamizar la propia existencia a la luz del Señor,

de su Palabra y de su Iglesia y descubrir todo

lo que hay en nosotros de vana ambición,

de presunción innecesaria, de limitación y egoísmo.

 

La conversión es cambiar nuestra mentalidad,

llena de eslóganes mundanos, lejana al evangelio,

y transformarla por una visión cristiana

y sobrenatural de la vida.

 

La conversión es cortar nuestros caminos

de pecado, de materialismo, paganismo,

consumismo, sensualismo, secularismo

e insolidaridad y emprender el verdadero

camino de los hijos de Dios, ligeros de equipaje.

 

La conversión es examinarnos de amor

y encontrar nuestro corazón y nuestras

manos más o menos vacías.

 

La conversión es renunciar a nuestro viejo

y acendrado egoísmo, que cierra las puertas

a Dios y al prójimo.

 

La conversión es mirar a Jesucristo

y contemplar su cuerpo desnudo, sus manos

rotas, sus pies atados, su corazón traspasado

y sentir la necesidad de responder

con amor al Amor que no es amado.

 

Y así, de este modo, la conversión, siempre

obra de la misericordia y de la gracia de Dios

y del esfuerzo del hombre, será encuentro

gozoso, sanante y transformador con Jesucristo.

 

P. Javier Leoz
(
http://www.celebrandolavida.org
).

Convertirse en hombres de paz.

Convertirse en hombres de paz

 

Amarás a Jesús porque es el "amigo que nunca falla"

y es tu camino, tu verdad y tu vida.

 

No lo concebirás como una "fría idea",

como "algo conceptual", sino como alguien,

como una persona entrañable, íntima y cariñosa.

 

No será para ti un Dios farmacia, adonde acudes

cuando te duele algo y sólo cuando te duele algo.

 

Verás a Jesús como "el hombre que más ha amado,

del modo más consciente, más voluntario y más gratuito".

 

Meditarás su testamento: "No hay mayor prueba

de amor que dar la vida por aquellos a quienes ama".

Y Él la dio "a tope", "hasta el extremo".

 

Nunca pensarás que Jesús vino a condenar el amor,

sino a decirte que "el amor sin falsificaciones"

es la señal inequívoca de los suyos.

 

Dirás al mundo que Jesús es quien mejor enseña

a descubrir la dignidad de la persona humana.

 

Serás un hombre auténtico cuando hayas tenido

una experiencia fuerte de la persona de Jesús.

 

Cuando conozcas en profundidad a Jesús,

tu actitud será plena donación, no un "préstamo barato".

 

Sólo Jesús te hará completamente libre,

pues sólo Él es tu libertador.

 

Cuando estés totalmente identificado con Cristo,

te será fácil "gastar tu vida por los demás".

 

P. Javier Leoz
(
http://www.celebrandolavida.org
).

06/03/2012 23:12 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Cuaresma.... tiempo de color morado.

              CUARESMA..TIEMPO DE COLOR MORADO.
          
Según la liturgia cristiana la Cuaresma ocupa cuarenta días dentro del calendario. Este tiempo de Cuaresma no coincide con nuestras cuaresmas personales. Ningún día es igual a otro, ninguna noche, ningún mes y ningún año.

Cuaresma es una palabra que viene de cuarenta: un número simbólico para aquellos momentos de reflexión como oscuridad y decisiones y la simbolizamos por el color morado.

En una semana o en un día, pueden aparecer nuestras cuaresmas humanas.

Nos sentimos solos en medio de una atmósfera de depresión y faltos de ánimo. En nuestra ruta atravesamos bancos de niebla. Es la presencia de lo morado de la cuaresma en nuestras vidas.

Algunos tratan de huir de estas cuaresmas. No huyas de tus cuaresmas, porque las huidas son un paso atrás.

A un señor que atravesaba una densa cuaresma, su hijo de seis años le dio un camino de salida. Una tarde le pidió que por favor le hiciese un barco de madera.
El hombre que era hábil con sus manos se lo hizo. Demoró tres horas y cuando terminó advirtió que hacía varias semanas que no pasaba tres horas fuera de lo morado de la cuaresma.

• ¿Qué barcos de madera podemos hacer para no morir o no desanimarnos en nuestras cuaresmas?

Los evangelios nos narran un fuerte ataque de cuaresma que sufrió Jesús. Fue tan fuerte que lo llevó a la soledad del desierto. Allí estaba aislado, rodeado de arena, piedras y algunos animales poco amistosos.
La narración añade un elemento muy interesante cuando dice que Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu. No fue un ángel malo que lo engañó, ni siquiera un colapso económico.

El Espíritu lo colocó en cuaresma porque Jesús debía crecer y dar algunos pasos importantes y decisivos.

Allí estuvo. No huyó. Tampoco se hizo el valiente. Con sencillez se puso en manos del Espíritu que lo había traído. Y Jesús creció. Jesús creció en el desierto y a lo largo de toda su vida. Su calidad humana tomó colores nuevos y su amor fue el fuego y la energía que inspiró su vida, salió de lo morado.

• ¿Cuáles pueden ser los desiertos adonde nos lleva el Espíritu hoy?

“Señor, quédate con nosotros en nuestros desiertos y muéstranos el camino para seguir creciendo como seres humanos nobles y fraternos”.
(Desconozco el autor).

Dos ranas. Dos monges. No esperes.

DOS RANAS
 
Había una vez dos ranas que cayeron en un recipiente de crema.  Inmediatamente sintieron que se hundían; era imposible nadar o flotar mucho tiempo en esa masa espesa como arenas movedizas. Al principio, las dos patalearon en la crema para llegar al borde del recipiente pero era inútil, sólo conseguían chapotear en el mismo lugar y hundirse. Sintieron que cada vez era más difícil salir a la superficie a respirar. 
 
Una de ellas dijo en voz alta:
-    No puedo más. Es imposible salir de aquí, esta materia no es para nadar. Ya que voy a morir, no veo para qué prolongar este dolor. No entiendo qué sentido tiene morir agotada por un esfuerzo estéril.  Y dicho esto, dejó de patalear y se hundió con rapidez siendo literalmente tragada por el espeso líquido blanco.

La otra rana, más persistente o quizás más tozuda, se dijo:
-    No hay caso.  Nada se puede hacer para avanzar en esta cosa. Sin embargo ya que la muerte me llega, prefiero luchar hasta mi último aliento. No quisiera morir un segundo antes de que me llegue mi hora.  Y siguió pataleando y chapoteando siempre en el mismo lugar, sin avanzar un centímetro, horas y horas, y de pronto, de tanto patalear y agitar, agitar y patalear, la crema, se transformó en manteca.
 
La rana sorprendida dio un salto y patinando llegó hasta el borde del pote.  Desde allí, sólo le quedaba ir croando alegremente de regreso a casa.
 
Jorge Bucay   
Tomado de su libro Recuentos para Demian
 
DOS MONJES
 
Había una vez dos monjes Zen que caminaban por el bosque de regreso al monasterio. Cuando llegaron al río, una mujer lloraba en cuclillas cerca de la orilla. Era joven y atractiva:
-    ¿Qué te sucede? - le preguntó el más anciano.
-    Mi madre se muere. Ella está sola en su casa, del otro lado del río y yo no puedo cruzar.  Lo intenté -siguió la joven- pero la corriente me arrastra y no podré llegar nunca al otro lado sin ayuda, pensé que que no la volvería a ver con vida, pero ahora que aparecen ustedes, alguno de los dos podrá ayudarme a cruzar.
-    Ojalá pudiéramos, -se lamentó el más joven-; pero la única manera de ayudarte, sería cargarte a través del río y nuestros votos de castidad nos impiden todo contacto con el sexo opuesto.  Está prohibido, lo siento.
-    Yo también lo siento -dijo la mujer y siguió llorando-.
 
El monje más viejo se arrodilló, bajó la cabeza y dijo:
-    Sube.
 
La mujer no podía creerlo, pero con rapidez tomó su atadito con ropa y montó a horcadas sobre el monje.  Con bastante dificultad el monje cruzó el río, seguido por el otro más joven.  Al llegar al otro lado, la mujer descendió y se acercó en actitud de besar las manos del anciano monje.
-    Está bien, está bien -dijo el viejo retirando las manos-, sigue tu camino.

La mujer se inclinó en gratitud y humildad, tomó sus ropas y corrió por el camino al pueblo.  Los monjes, sin decir palabra, retomaron la marcha al monasterio.  Faltaban aún diez horas de caminata. 
 
Poco antes de llegar, el joven le dijo al anciano:
-    Maestro, tú sabes mejor que yo de nuestro voto de abstinencia.  No obstante, cargaste sobre tus hombros a aquella mujer todo el ancho del río.
-    Yo la llevé a través del río, es cierto, ¿pero qué pasa contigo que la cargas todavía sobre tus hombros?
 
Jorge Bucay   
Tomado de su libro: Recuentos para Demian
 
NO ESPERES
 
    No esperes una sonrisa, para ser gentil.
    No esperes ser amado, para amar.
    No esperes estar solo, para reconocer el valor de un amigo.
    No esperes el mejor empleo, para comenzar a trabajar.
    No esperes tener mucho, para compartir un poco.
    No esperes a llegar allí, para recordar un consejo.
    No esperes el dolor, para hacer una oración.
    No esperes tener tiempo, para poder servir.
    No esperes ser herido por otro, para pedir perdón.
    No esperes una separación para reconciliarte.
    No esperes; porque no sabes cuánto tiempo tienes.
 
Autor Desconocido   
 
Enviado por: Arnold Suárez
 
Un Abrazo, que Dios te bendiga, te muestre su rostro, te sonría y permita que prosperes en todo, y derrame sobre ti, muchas bendiciones de Vida, Paz, Amor, y mucha Prosperidad;
 
               
Beatriz
Medellín - Colombia
semillasdevida@pymex.net
http://elistas.egrupos.net/grupo/semillas
®. Todos los derechos reservados.
 
Este correo no es "SPAM".   Es un servicio gratuito de SEMILLAS DE VIDA.  Cada mensaje representa la creatividad y la interpretación personal de su transcriptora.  Por lo tanto, cada suscriptor se compromete a utilizar este material únicamente para su crecimiento personal y espiritual, y a mencionar la procedencia del mismo, así como el nombre y correo de su transcriptora, cuando lo reenvíe a otras personas, o lo publique en un sitio Web.
 
Si deseas reenviar este correo, por favor no omitas su procedencia, y así le estarás brindando a alguien más la posibilidad de conocer esta lista y formar parte de ella.
 
Cuando recibas un correo con un texto que diga autor desconocido, pero tú conoces con certeza el nombre del autor, no dudes en hacérmelo saber.

06/03/2012 23:14 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

El don de una estrella.

EL DON DE UNA ESTRELLA
 
Algunos tienden a ver siempre el lado negro de las cosas; toda compasión por sí mismo les parece poca. Otros saben sonreír a los acontecimientos, son capaces de sacar optimismo del infortunio. Los primeros viven siempre bajo un cielo sombrío que presagia tormenta; Los segundos saben descubrir el brillo de las estrellas aun a través de los nubarrones más negros. Hay quien lucha con denuedo por engrandecerse, adquirir poder y riqueza. Y hay quien se propone dejar a su paso un mundo mejor del que se encontró al llegar.
 
La nieve es una tumba fría en la que sepultan las más bellas ilusiones, donde se congelan los más caros ensueños. Para otros es una pista tersa por la que pueden deslizarse sin tropiezos, mientras gozan de su sedante blancura que palpita en nuestro interior. Todos tenemos ojos para ver brillar luz en medio de la tormenta. Todos somos capaces de enriquecer el patrimonio del género humano.
 
    Nada puede dañarte, sólo tú mismo.
    Sé celoso de tu tiempo, porque es tu mayor tesoro.
    Todos los grandes éxitos resultan de trabajar y saber perseverar.
    Nunca culpes a los demás por tu situación; eres lo que eres por decisión tuya.
    Trabaja todos los días como si fuera el primer día del resto de tu vida y trata con ternura las vidas que tocas, como si todas debieran acabarse a media noche.
    Ama a todos, incluso a los que te repudian, el odio es un lujo que no puedes permitirte.
    Aprende que el que da con una mano recogerá siempre con las dos.
    Por encima de todo, recuerda que se necesita muy poco para llevar una vida feliz.
    Mira hacia arriba. Camina siempre adelante.
    Aférrate a Dios con sencillez y recorre en silencio tu sendero hacia la eternidad, con caridad y una sonrisa.
    Todo lo que es de Dios debe volver a Él.
    Todos tenemos un poder especial: La facultad de elegir.
    Nosotros somos capaces de gobernar nuestro propio destino mediante nuestras decisiones.
    Todo, todo está en nuestras manos, gracias a la facultad de elegir.
    Da algo de ti mismo cada día al mundo en que vives, y tu vida aquí estará llena de armonía, satisfacción y amor.
    No es necesario que seas rico o famoso o un genio para cumplir tu propio destino, todo lo que tienes que hacer es utilizar tus facultades lo mejor que puedas.
    Si eres hábil con el martillo: construye; si eres feliz sobre las aguas: pesca; si la pluma es tu vocación: ¡escribe!
    La lucha es el único seguro para cualquiera que debe desarrollar toda su capacidad.
    La adversidad no es una maldición; es una bendición.
    Las personas más brillantes son las que han pasado por la prueba y no se han derretido en el crisol de la tribulación.
 
Og Mandino y Buddy Kaye   
 
La vida de cada hombre es un cuento de hadas… escrito por la mano de Dios.
 
Hans Cristian Andersen   
 
¡AHORA!
 
    La afirmación de hoy es algo que acepto como verdad para mí.
    Al aceptar la presencia de Dios en mi vida, puedo deshacerme del pasado en vez de revivirlo. 
    El pasado no controla mi vida porque me desprendo de él ahora mismo. 
    Aferrarme a recuerdos dolorosos me llevaría por un camino que no conduce a ninguna parte.  Por lo tanto, escojo un rumbo nuevo. 
    Vuelvo la espalda a ese destino inexistente para vivir en el aquí y el ahora. 
    Dedico mi atención y mis plegarias a pensar positivamente y a concentrarme en el momento presente.
    Hoy es un día nuevo, un día en el cual desecharé el equipaje de viejos hábitos y limitaciones. 
    Comienzo de nuevo con Dios, siguiendo la guía divina. 
    Sé lo que se siente cuando se está espiritualmente vivo y al mando de la propia vida. 
    Estoy abierto y receptivo a todas las bendiciones que Dios me ofrezca.
    Las cosas viejas pasaron; se convirtieron en algo nuevo.
 
Amén   
 
Enviado por: Darío Peñaranda y Mary Freiman
 
Un Abrazo, que Dios te bendiga, te muestre su rostro, te sonría y permita que prosperes en todo, y derrame sobre ti, muchas bendiciones de Vida, Paz, Amor, y mucha Prosperidad;
 
            
Beatriz
Medellín - Colombia
semillasdevida@pymex.net
http://elistas.egrupos.net/grupo/semillas
®. Todos los derechos reservados.
 
Este correo no es "SPAM".   Es un servicio gratuito de SEMILLAS DE VIDA.  Cada mensaje representa la creatividad y la interpretación personal de su transcriptora.  Por lo tanto, cada suscriptor se compromete a utilizar este material únicamente para su crecimiento personal y espiritual, y a mencionar la procedencia del mismo, así como el nombre y correo de su transcriptora, cuando lo reenvíe a otras personas, o lo publique en un sitio Web.
 
Si deseas reenviar este correo, por favor no omitas su procedencia, y así le estarás brindando a alguien más la posibilidad de conocer esta lista y formar parte de ella.
 
Cuando recibas un correo con un texto que diga autor desconocido, pero tú conoces con certeza el nombre del autor, no dudes en hacérmelo saber.

06/03/2012 23:15 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Ideas para un retiro cuaresmal.

Ideas para un retiro cuaresmal

 

Adolfo de Lucas Maqueda

 

 

                Aquí presento las ideas y reflexiones para llevar a cabo un retiro para esta cuaresma. Puede muy bien presentarse a un grupo de jóvenes comprometidos, religiosos, etc. Se puede adaptar lo que sea, añadir ideas y frases. Aquí está un esbozo de lo que puede ser una reflexión interesante a raíz de “nacer para una vida nueva”.

 

 

Nacer de nuevo: con Cristo, a una vida renovada

 

Introducción

 

-          Quisiera, aprovechando que estamos en Cuaresma, invitaros en este retiro a rezar, a ordenar, a morir dejando atrás lo viejo, y renacer a lo nuevo. Nuestra vida, es un constante, renovarse para ir creciendo y para ser más de Dios.

-          Este tiempo de cuaresma unido al de pascua, es decir 90 días de camino intenso con Jesús, se tienen que notar en nuestra vida. Y se tienen que notar porque en cada uno de nosotros, siempre hay algo que renovar.

-          Quizá lo más importante de la Cuaresma no sea la penitencia, ni el ayuno, ni la oración. Lo principal de la cuaresma es la Pascua, el paso de Cristo, a través de la muerte, a la vida. Y esta pascua de Cristo, es también pascua nuestra. También tenemos que “pasar de algo”, dejando atrás lo que no queremos que siga en nosotros, estando dispuestos al cambio de mentalidad, al cambio del hombre viejo al hombre nuevo.

-          ¿Por lo tanto qué va a cambiar en mi vida en esta cuaresma/pascua?

 

Desarrollo
 

            El evangelio de Juan nos invita pues a nacer siendo viejo:

 

Había un fariseo llamado Nicodemo, jefe judío. Éste fue a ver a Jesús de noche y le dijo:

- «Rabí, sabemos que has venido de parte de Dios, como maestro; porque nadie puede hacer los signos que tú haces si Dios no está con él.»

Jesús le contestó:

- «Te lo aseguro, el que no nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios.»

Nicodemo le pregunta:

- «¿Cómo puede nacer un hombre, siendo viejo? ¿Acaso puede por segunda vez entrar

en el vientre de su madre y nacer? »

Jesús le contestó:

- «Te lo aseguro, el que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el reino de Dios. Lo que nace de la carne es carne, lo que nace del Espíritu es espíritu. No te extrañes de que te haya dicho: "Tenéis que nacer de nuevo"; el viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así es todo el que ha nacido del Espíritu.»

 

 

1. Nacer de nuevo

 

En el encuentro con Nicodemo, a pesar de un primer reconocimiento, Jesús declara que el Reino de Dios presupone un hombre nuevo. Y es que el tal Nicodemo es presentado como maestro que sabe, aunque es cuestionado en su saber por Jesús, verdadero maestro. Exige un cambio radical. No basta el conocimiento y el observar la ley como lo hacía Nicodemo; es preciso una nueva calidad de vida. Un cambio.  Jesús pide incorporarse a la nueva vida en Cristo.

 

 

2. Lo nacido del Espíritu es espíritu

 

La dificultad de Nicodemo, es muy humana: ¿cómo puede uno nacer siendo viejo?. Es algo incomprensible. Humanamente la vida es irreversible. Pero no es simplemente nuestro esfuerzo quien derrumba al hombre viejo. El nuevo nacimiento es posible por el Espíritu. Sólo Él hace nacer a una vida nueva. Por eso, hemos de renacer del Espíritu; hemos de permitir que Él se encarne en nosotros y nos habite. Debemos dejar que entre Cristo en nuestra vida. Desde el Espíritu llegamos a la comunión con Dios. En la medida en que lo acogemos, Él transforma nuestro espíritu, nos renueva y nos lanza hacia Dios.

 

3. El Hijo del hombre tiene que ser levantado

 

Desde la transformación en el Espíritu es posible comprender el misterio de Jesús: Dios ha amado tanto al mundo que le ha entregado a su Hijo para que el mundo se salve por Él. El signo de la salvación que el Padre nos da es la cruz de Cristo. En ella, es vencida la muerte; y con la victoria del Resucitado, llega la inauguración del Reino de Dios. A través de la cruz asciende Jesús a la gloria del Padre; y a través de la cruz seguimos hoy los creyentes al Resucitado. El Espíritu nos lanza a Dios y nos enseña el camino de la santidad.

 

4. Entre la luz y las tinieblas

 

La revelación de Jesús desconcierta a Nicodemo. Deslumbrado por la luz del Maestro, no es capaz de alejarse de las tinieblas. Agobiado, desaparece en la noche. Al final de toda la historia de Jesús, es el que deja su propio sepulcro para que entierren a Jesús. Con esto se da paso a que Jesús es el verdadero maestro. Pero el encuentro con Jesús lo remueve profundamente; y a pesar de la huída, algo va renaciendo en él. Sus mismas dificultades para creer, las sentimos hoy los discípulos de Jesús. Tenemos la necesidad de acoger el testimonio de Jesús y creerle para tener vida eterna, una vida que es iniciativa de Dios y que ha dividido al mundo.

 

 

PARA LA REFLEXIÓN
 

Releer el texto evangélico y recrear el encuentro entre Jesús y Nicodemo.
 

Imaginarse a Nicodemo. Recrear al personaje siguiendo la descripción y los rasgos que aparecen en el evangelio. Mirar con sus ojos a Jesús: ¿Quién es Jesús para Nicodemo? ¿cómo lo ve? ¿cómo se sitúa ante él?
 

Ponerse en lugar de Nicodemo, salir en la noche al encuentro del Rabí, vivir y narrar el ese encuentro.
 

¿Qué puede significar hoy en mi vida nacer de nuevo? ¿Qué resistencias lo están impidiendo?
 

¿Cuáles son mis actitudes personales ante la acción del Espíritu? ¿Cómo alentar e impulsar mi propio crecimiento espiritual? ¿Cómo avivar la docilidad y obediencia al Espíritu?
 

Nicodemo en su búsqueda de Dios, tiene que enfrentarse de inmediato con la cruz. ¿Cómo me sitúo ante los problemas? ¿Qué significa en mi vida la cruz?

Lecturas meditadas de la Misa del Jueves II de cuaresma.

¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual
 
 
 

 

Jueves, 8 de marzo de 2012

Segunda Semana de Cuaresma

Jeremías 17, 5-10 / Lucas 16, 19-31

Salmo responsorial Sal 1, 1-4. 6

R/. "¡Feliz el que pone su confianza en el Señor!”

 

Santoral:

San Juan de Dios, Santos Filemón,

Apolonio y Arieno

Liturgia - Lecturas del día

 

 

 

Jueves, 8 de Marzo de 2012

 

Maldito el que confía en el hombre.

Bendito el que confía en el Señor

 

Lectura del libro de Jeremías

 

17, 5-10

 

Así habla el Señor:

¡Maldito el hombre que confía en el hombre

y busca su apoyo en la carne,

mientras su corazón se aparta del Señor!

Él es como un matorral en la estepa que no ve llegar la felicidad;

habita en la aridez del desierto,

en una tierra salobre e inhóspita.

¡Bendito el hombre que confía en el Señor

y en Él tiene puesta su confianza!

Él es como un árbol plantado al borde de las aguas,

que extiende sus raíces hacia la corriente;

no teme cuando llega el calor

y su follaje se mantiene frondoso;

no se inquieta en un año de sequía

y nunca deja de dar fruto.

Nada más tortuoso que el corazón humano

y no tiene arreglo: ¿quién puede penetrarlo?

Yo, el Señor, sondeo el corazón

y examino las entrañas,

para dar a cada uno según su conducta,

según el fruto de sus acciones.

 

Palabra de Dios.

 

 

SALMO RESPONSORIAL                                      1, 1-4. 6

 

R.    ¡Feliz el que pone su confianza en el Señor!

 

¡Feliz el hombre que no sigue el consejo de los malvados,

ni se detiene en el camino de los pecadores,

ni se sienta en la reunión de los impíos,

sino que se complace en la ley del Señor

y la medita de día y de noche! R.

 

Él es como un árbol plantado al borde de las aguas,

que produce fruto a su debido tiempo,

y cuyas hojas nunca se marchitan:

todo lo que haga le saldrá bien. R.

 

No sucede así con los malvados:

ellos son como paja que se lleva el viento.

Porque el Señor cuida el camino de los justos,

pero el camino de los malvados termina mal. R.

 

 

 

EVANGELIO

 

Has recibido tus bienes en vida y Lázaro recibió males:

ahora él encuentra aquí su consuelo, y tú, el tormento

 

a    Evangelio de nuestro Señor Jesucristo

según san Lucas

 

16, 19-31

 

Jesús dijo a los fariseos:

Había un hombre rico que se vestía de púrpura y lino finísimo y cada día hacía espléndidos banquetes. A su puerta, cubierto de llagas, yacía un pobre llamado Lázaro, que ansiaba saciarse con lo que caía de la mesa del rico; y hasta los perros iban a lamer sus llagas.

El pobre murió y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. El rico también murió y fue sepultado.

En la morada de los muertos, en medio de los tormentos, levantó los ojos y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro junto a él. Entonces exclamó: «Padre Abraham, ten piedad de mí y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en el agua y refresque mi lengua, porque estas llamas me atormentan».

«Hijo mío, respondió Abraham, recuerda que has recibido tus bienes en vida y Lázaro, en cambio, recibió males; ahora él encuentra aquí su consuelo, y tú, el tormento. Además, entre ustedes y nosotros se abre un gran abismo. De manera que los que quieren pasar de aquí hasta allí no pueden hacerlo, y tampoco se puede pasar de allí hasta aquí».

El rico contestó: «Te ruego entonces, padre, que envíes a Lázaro a la casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos: que él los prevenga, no sea que ellos también caigan en este lugar de tormento».

Abraham respondió: «Tienen a Moisés y a los Profetas; que los escuchen».

«No, padre Abraham, insistió el rico. Pero si alguno de los muertos va a verlos, se arrepentirán».

Pero Abraham respondió: «Si no escuchan a Moisés y a los Profetas, aunque resucite alguno de entre los muertos, tampoco se convencerán».

 

Palabra del Señor.

 

Reflexión

 

Jer. 17, 5-10. Religión: vivir ligado a alguien, a quien se le tiene como Dios, como centro de la vida. Esa es una de las definiciones de religión que dan quienes se dedican a tales investigaciones. Finalmente es poner en alguien la confianza total; amarle con todo el corazón, con toda el alma, con toda la mente, con todo el ser. Entendiendo así las cosas, al escuchar lo que hoy Dios nos habla por medio del profeta Jeremías, es bastante entendible.

¿Acaso un hombre podrá convertirse en nuestro Dios? ¿Tendrá el poder de salvarnos y darnos vida eterna, como al árbol que se conserva siempre verde? Sólo quien confía en el Señor y en Él pone su esperanza podrá vivir eternamente, verse libre de todos los males y dar fruto constante de buenas obras. Es cierto que llegarán momentos de sequía y de calor; momentos de bochorno a causa de las penas, sufrimientos, persecuciones, pobrezas; sin embargo jamás se perderá la esperanza y seguirá uno, no sólo esperando el auxilio del Señor, sino luchando constantemente para que florezcan nuevos tiempos y se cosechen frutos de mayor bondad y justicia.

Buscar, antes que nada, el Reino de Dios y su justicia. No hacerlo con la confianza puesta en las personas, en la técnica, en la planificación; los demás son, junto con nosotros, colaboradores del Reino; las demás cosas, tal vez importantes y útiles, no son la solución para hacer eficaz la salvación.

Mientras no se viva la cercanía de la experiencia personal con Dios; mientras se piense que uno es eficaz por la ciencia y la técnica, podremos deslumbrar a los demás, pero no conducirlos hacia la salvación, pues ni nosotros mismos tendríamos al Señor en el corazón, sino tal vez, solo en la mente. Por eso, no sólo la mente, sino especialmente el corazón, debe tener como centro a Cristo; así no hablaremos de memoria, sino que, de la abundancia del corazón hablará la boca y todo nuestro ser.

 

Sal. 1. La Palabra de Dios en este Salmo nos hace retomar lo que en la primera lectura hemos meditado. El hombre justo no sólo vive en paz con Dios y con el prójimo, sino que, además medita y cumple la Ley del Señor; esto lo hace vivir seguro aún en los momentos más difíciles de la vida. El éxito en todas sus empresas es signo del amor que Dios le tiene por su fidelidad. En cambio, el malvado, que se ha olvidado de Dios, del prójimo y de la Ley Santa de Dios, es como paja barrida por el viento y sus caminos acabarán por perderlo.

¿Cuál camino quieres escoger? No culpes a Dios de las decisiones que, de modo personal, hayas hecho tuyas y te dañen.

Sin embargo, no por vivir uno la fidelidad ante Dios, debe vivir marginado de los pecadores. No podemos contemplar la miseria de los demás y alejarnos de ellos para vivir instalados en aquello de lo que disfrutamos. Jesucristo, el único Santo, nos ha enseñado que el camino de la persona de fe es el camino que abre el buen pastor para buscar a la oveja descarriada hasta encontrarla y hacerla volver, cargándola amorosamente sobre los hombros, al redil, para vivir la comunión, la fe, la responsabilidad junto con las demás ovejas que no se habían descarriado.

¿Quién puede decirse libre de culpa? Todos necesitamos convertirnos, rectificar nuestros caminos. Mientras aún es tiempo, volvamos al Señor para que Él nos ayude a ir por el camino del bien; y a convertirnos en signos de amor para nuestros hermanos tratando de lograr que, con la luz de Cristo, también ellos inicien su camino hacia el Señor.

 

Lc. 16, 19-31. Moisés y los profetas. De un modo especial se escuchaba a Moisés, pues Dios, por medio de Él, había entregado la Ley a los Israelitas. En la Ley santa de Dios tenían el camino que los unía con Él y les aseguraba la salvación. En esta vida gozarían de salud, poder, prestigio y de todos los bienes que serían como el premio a su fidelidad a lo que Dios les había pedido. Por eso muchos despreciaban a los profetas, pues les echaban en cara su falta de amor por los pobres, por los enfermos, por los marginados.

Los profetas hablaban de que todo lo temporal era pasajero y no tenía la última palabra. Al final Dios sería la recompensa del justo; y este, para serlo en verdad, debería vivir el amor concreto hacia su prójimo, no tener el gesto amenazador hacia los demás, no comprar al pobre por un par de sandalias, saber compartir los bienes con quienes tuvieron menos oportunidades que uno.

Sin embargo, muchos embotaron sus mentes con los bienes pasajeros, con el poder, con el prestigio y vieron morir de hambre hasta a sus mismos padres y no fueron capaces de tenderles la mano, pues pensaron que sus enfermedades y pobrezas eran un castigo de Dios a causa de sus malos comportamientos.

Jesús, nos habla en el Evangelio de este día acerca de lo que le pasa a quien no es capaz de abrir, no sólo los ojos, sino el corazón ante el hermano que sufre, para poner, como Zaqueo, la mitad de los bienes, a la disposición de los pobres; o para llegar a la perfección del amor que indica Cristo: Ve, vende todo lo que tienes y reparte el dinero entre los pobres, luego ven y sígueme.

Jesucristo no es para nosotros una migaja que cae de la mesa de la riqueza de Dios. La Escritura nos dice que Él se hizo pobre para enriquecernos con todos sus bienes.

La Eucaristía, en la que nos reunimos en este día, es para nosotros la donación total de Él para nosotros. Al entrar en comunión de vida con Él participamos de su misma Vida, con toda su plenitud, como Él la recibe del Padre.

En esta comunión fraterna no hay distinción de personas. La Eucaristía no es de élites, no se celebra para grupos cerrados. La Eucaristía es el signo más importante que tiene la Iglesia para manifestar la comunión y la universalidad del amor de Dios.

No hay Eucaristía verdadera cuando se entra a ella por invitación y se cierra la puerta a quienes no tienen boleto de entrada, o no pertenecen a la familia o al grupo. El Señor quiere que todos estemos sentados a la misma mesa y disfrutemos de los bienes que ha preparado para todos.

Su salvación se celebra en la fraternidad, sin divisiones ni fronteras.

La Eucaristía se prolonga en nuestra vida. Nosotros debemos ser una Eucaristía para los demás. En nuestro corazón no puede haber candados que impidan que nuestro amor, nuestra ayuda llegue a todas las personas. No podemos disfrutar egoístamente de lo que poseemos; no podemos llamarnos personas de fe en Cristo cuando pasamos de largo, indiferentemente, ante el dolor de nuestros hermanos.

Las grandes ciudades y el contacto continuo con el dolor de la humanidad a través de los medios masivos de comunicación social, han creado mucha indiferencia en todos nosotros. Difícilmente se detiene uno ante el dolor de los demás. Hay muchas manos tendidas que se quedan sin respuesta. Muchos han contribuido a esta indiferencia por haber hecho de la apariencia de pobreza un modo fácil de vivir. Hay estudios de que la mendicidad aporta buenas cantidades a quienes aparentan pobreza. Hay quienes, al pedir se vuelven exigentes y dejan la comida a la puerta de las casas por no dárseles como ellos la piden.

Sin embargo llegamos a conocer personas, tal vez vecinos nuestros, que en verdad pasan grandes necesidades. Si a esto aumentamos la pobreza en los valores morales que han degradado a muchos, veremos que el campo de socorrer a los necesitados no es juego de niños, sino de personas maduras en la fe que se han de esforzar por compartir con los demás los bienes de los que no somos dueños, sino solo administradores.

Hay naciones que se mueren de hambre, mientras otras no encuentran en qué despilfarrar lo que tienen.

Hay oídos sordos al amor que Cristo vino a enseñarnos como camino que salva. La acumulación de bienes genera hambres y descontentos. Dios no puede estar de parte de quien ha cerrado los ojos ante el hambriento, el desnudo, el enfermo, el encarcelado. Al final sólo el amor al prójimo será lo que cuente; Por eso mientras lo hayamos destruido no podremos decir que fuimos gratos al Señor.

Roguémosle a nuestro Dios y Padre que nos conceda, por intercesión de la Santísima Virgen María, nuestra Madre, la gracia de amar no sólo con los labios, no sólo a los que nos hacen el bien, no sólo a los nuestros, sino a todos con las obras, con la sinceridad, lealtad y estilo en que Cristo nos ha amado a nosotros. Amén.

 

Homiliacatolica.com
(
http://www.celebrandolavida.org
).

06/03/2012 23:17 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. CUARESMA. JUEVES II No hay comentarios. Comentar.

Libertad genuina.

Libertad genuina

En una asoleada mañana, dos alondras subían volando a lo alto.
La alondra padre hablaba con su polluelo, haciéndole ver lo maravilloso que es tener alas y poder volar hasta las alturas.

Pero el pequeño, en su inexperiencia, escuchaba sólo a medias, pues su atención se fijaba en el tintinear de una campanita, que llegaba a sus oídos desde la tierra.

El pajarillo, curioso, bajó al campo de donde provenía el sonido que tanto le atraía, y vio a un hombrecillo que guiaba un carro mientras gritaba: "¡Vendo lombrices! ¡Dos lombrices por una pluma!"

A la pequeña alondra le encantaban las lombrices; ya al nombrarlas se le hacía agua el pico. Y sin pensar más se decidió: arrancó una pluma de sus alas y la cambió por dos lombrices. Cuando se las hubo comido volvió junto a su padre, muy satisfecha.

Al día siguiente la alondra esperó ansiosamente el sonido de la campanita, y al oirla bajó a realizar nuevamente su extraño negocio, dando otra pluma a cambio de dos lombrices. Esto lo repitió día tras día.
Una vez ofreció al hombrecillo cinco plumas por diez lombrices. El vendedor aceptó entusiasmado y, desde entonces, por espacio de varios días más, continuó el intercambio.

Al cabo la alondra batió sus alas inútilmente: ¡ya no podía volar! ¡Estaba atada a la tierra y condenada a arrastrarse en lugar de volar! ¡Había cambiado sus alas, su libertad, por un puñado de lombrices!--Luther Burbank.

No vendas tu primogenitura por un plato de lentejas. No regales tu libertad por vanos y baratos placeres que luego te dejaran sin fuerza y sin libertad. Recuerda, Jesús ha venido para darte libertad genuina.

Entonces Jacob dio a Esaú pan y del guisado de las lentejas; y él comió y bebió, y se levantó y se fue. Así menospreció Esaú la primogenitura.
Genésis 25, 34

No sea que haya algún fornicario, o profano, como Esaú, que por una sola comida vendió su primogenitura. Hebreos 12, 16
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

07/03/2012 22:40 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Lo que quiero para ti.

Lo que quiero para ti
 
 
Quiero ser para ti como un puente sobre el río. De este lado, tu hoy. Del otro lado, tu mañana. Entre ambas orillas, el río de la vida: a veces está calmo, a veces turbulento; algunas veces traicionero, otras profundo y barroso. Es necesario atravesarlo.
 
No soy Dios ni pretendo jugar a Dios. Sólo Él puede llevarte con seguridad a la otra orilla. Pero sí quiero ser el puente que haga más fácil tu trayecto.
 
Si tienes miedo, pasa sobre mis hombros. Si no quieres correr riesgos, usa mis hombros. Si encuentras que no conviene pasar solo, usa mis hombros. Si me balanceo, no tengas miedo. Dios me colocó en tu camino para ayudarte a cruzar el río de la vida. No vaciles en pisar solamente en mí.
 
Y cuando estés por llegar, si quieres, recógeme. Pero si me entiendes bien, déjame en donde estoy: otros pasarán por mí, como tú pasaste. Pero quiero que continúes en tu caminar. Soy tu puente para muchas travesías de la vida. Si me quieres, entonces, puedes llamarme amigo.
 
Ten calma, desacelera el ritmo de tu corazón silenciando tu mente. Afirma tu paso con la visión del futuro. Encuentra la calma de las montañas. Rompe la tensión de tus nervios y músculos con la dulce música de los arroyos que viven en tu memoria.
 
Vive intensamente la paz del sueño. Aprende a tomar vacaciones de un minuto, al detenerte a mirar una flor, al conversar con un amigo, al contemplar un amanecer o al leer algunas líneas de un buen libro.
 
Recuerda cada día la fábula de la liebre y la tortuga, para que sepas que vivir más intenso no quiere decir vivir más rápido y que la vida es más que aumentar la velocidad.
 
Voltea hacia las ramas del roble que florece y comprende que creció grande y fuerte porque creció despacio y bien. Ten calma, desacelera el paso y echa tus raíces en la buena tierra de lo que realmente vale, para así crecer hacia las estrellas.
 
Hellen Keller
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

07/03/2012 22:40 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Los sembradores de calidez.

Los sembradores de calidez

 

La calidez, la gentileza o la ternura, pueden derretir muros, construir puentes de confianza o crear hermosos paisajes de afecto. Es sencillo ser cálido y gentil cuando todos a tu alrededor lo son.

Sin embargo ¿Qué tan conciente eres de la importancia de crear estos momentos?

Cuando expresas tu calidez te conviertes en un imán que atrae, que invita, que siembra paz y esperanza en un mundo por lo general duro.

Sin embargo, recuerda, que cuando expresas calidez, tú eres la primera persona que la recibe.

Durante las próximas 24 horas, te invito a convertirte en un sembrador de gentileza y calidez, no solo con los tuyos, sino con cualquier persona que contactes.

Te sugiero hablar con gentileza, sin sarcasmos o críticas. Solo comentarios que ayuden a quienes te rodean a sentirse mejor acerca de si mismos.

Si tienes que criticar a alguien hazlo como si fueras a corregir a tu tía millonaria que te tiene en el testamento.

Te sugiero contacto visual, sonríe a quienes te encuentres, incluidos quienes te sirven. El vigilante, el cajero, el mesero etc. Te invito a actuar en forma serena y calmada. Escucha con atención y valora honestamente lo que te hablan.

Un punto más, no lo hagas por los demás, hazlo primero por ti.Observa cómo te sientes, qué ganas con esta actitud, o cómo reaccionan los demás.

La mejor parte de ti está por expresarse, los mayores rechazos están en tus propias fantasías, no lo hagas esperando nada a cambio, sólo disfrútalo, es una forma segura de sembrar más bienestar en tu propio mundo.
(Desconozco el autor).

07/03/2012 22:41 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Interesante meditacion sobre la vida.

LA VIDA

  Un dicho popular reza:
"La vida dura tres días y dos ya han pasado".
 

 
El tiempo pasa tan de prisa a nuestro alrededor que tan sólo nos damos oportunidad de "sobrevivir", somos esclavos de la rutina y pasamos cada uno de nuestros días sumergidos en un mar de problemas y de situaciones triviales que pocos momentos libres nos dejan.

He dedicado algunos instantes a recordar cuando fue la última vez que estando en alguna reunión o simplemente platicando con alguien haya escuchado algún comentario que dijera algo tan simple, como, "ayer vi un hermoso atardecer", o bien, "vi a un grupo de aves volar hacia el sur", y aún no puedo recordarlo.
Piénselo bien y estoy seguro que estará de acuerdo conmigo en que este tipo de comentarios ya no se escuchan fácilmente.

Alguno pensará en estos momentos que esos son comentarios superficiales y de gente que no tiene nada sobre que hablar, que mucho mejor seria discutir de temas de actualidad como son las crisis económicas en el mundo o la falta de valores que vive la sociedad, si bien es cierto que estos son temas de interés para todos ya que los vivimos 24 horas al día, todos los días, también es cierto que en el mundo existen muchas cosas más que vale la pena apreciar pero que por decisión propia o de la misma sociedad nos hemos abstraído de ellas.

Vivimos en un mundo en el cual es mas importante saber a cuanto cerró la bolsa hoy que como amaneció nuestra madre, o bien, enterarnos sobre todos los detalles de los casos más resonantes a preguntar que tal estará ese amigo que tengo tiempo sin ver.
Con esto quiero decir que hemos puesto a las personas en un segundo plano, que nos hemos vuelto frívolos y egoístas, que solo nos importa lo que esta en "nuestro" mundo y cualquier situación, persona o cosa que no pertenezca a él, no nos importa.

Nos hemos olvidado que somos las personas las que movemos al mundo y no al revés, hemos olvidado el VIVIR para pasar tan sólo a SOBREVIVIR en un mundo regido por el caos y la complejidad.
Cuantificamos nuestro tiempo en dinero, no nos importa pasar algunas horas extras en nuestro trabajo para ganar una mejor posición en la empresa y sentir que así podemos ganar el mundo, pero nunca nos percatamos que al hacer eso estamos perdiendo cosas tan grandes como: la infancia de nuestros hijos, la oportunidad de disfrutar a nuestros padres o de visitar algún amigo.
Lo mas irónico de esto es que estas cosas que alimentan y engrandecen al ser humano son gratis y tan sólo nos cuestan un poco de nuestro tiempo.

Al escribir estas palabras me he dado cuenta que es más valioso para mi pasar 30 minutos con mis hijos jugando fútbol, que pasar tres horas intentando terminar ese proyecto que de cualquier forma veré mañana.
Me he dado cuenta de que me cuesta menos tomar el teléfono y hablarle a mi madre para preguntarle sobre que tal amaneció hoy, a discutir interminablemente con mis colegas sobre el futuro de la economía.
Me he dado cuenta de que es más importante para mi escuchar los sueños de mis amigos, que ver las frivolidades que pasan por la televisión.
¡Me he dado cuenta de las cosas que me hacen sentir vivo!

Estoy convencido de que nacimos para VIVIR.
Mira a tu alrededor y ante tanta grandeza, responde:

¿Piensas seguir SOBREVIVIENDO?
(Desconozco el autor).

07/03/2012 22:42 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Lecturas meditadas y oraciones de la Misa del Jueves II de cuaresma.

Jesus, si Tu quieres puedes ayudarme a entender en esta meditacion que mi vida interior no debe reducirse a unos momentos de oracion, sino que esta oracion me debe llevar a tenerte presente durante todo mi dia y en todas las acciones.
MISA 8 de Marzo, Santoral, PETICIONES Y REFLEXIONES
JUEVES 8
Santos: Juan de Dios, fundador; Veremundo de Irache, abad Beato Faustino Miguez fundador. Feria (Morado)
 
NADA MAS FALSO Y ENGAÑOSO QUE EL CORAZON
 
Jr 17, 5-10; Lc 16, 19,31
 
Esa es la conclusion realista a la que llega Jeremias. El profeta argumenta de esa forma porque esta convencido que el espiritu se encandila por apariencias intrascendentes. Con tal de multiplicar su riqueza o afianzar su poder, traiciona sus convicciones y reniega de sus promesas. Se vuelve violento y egoista y por lo tanto, deja de ser confiable. El relato de Lazaro y el hombre rico que banqueteaba exhibe la desventura del rico que apilo riquezas sin darse cuenta que al mismo tiempo acumulaba insensibilidad e indiferencia en su corazon. El rico dejo pasar el llamado tacito del pobre Lazaro, desatendio el reclamo explicito y directo de los profetas. En ese callejon sin salida lo arrinconaron sus cuantiosas riquezas, pero se dio cuenta demasiado tarde.
 
ANTIFONA DE ENTRADA (Sal 138, 23-24)
Ponme a prueba, Dios mio, y conoceras mi corazon; mira si es que voy por mal camino y conduceme tu por el camino recto.
 
ORACION COLECTA
Dios nuestro, que amas la inocencia y la devuelves a quienes la han perdido, orienta hacia ti nuestros corazones y enciendelos en el fuego de tu Espiritu, para que permanezcamos firmes en la fe y seamos diligentes en el amor fraterno. Por nuestro Señor Jesucristo...
 
LITURGIA DE LA PALABRA
 
Maldito el que confia en el hombre; bendito el que confia en el Señor.
 
Del libro del profeta Jeremias: 17, 5-10
 
Esto dice el Señor: "Maldito el hombre que confia en el hombre, que en el pone su fuerza y aparta del Señor su corazon. Sera como un cardo en la estepa, que nunca disfrutara de la lluvia. Vivira en la aridez del desierto, en una tierra salobre e inhabitable.
Bendito el hombre que confia en el Señor y en El pone su esperanza. Sera como un arbol plantado junto al agua, que hunde en la corriente sus raices; cuando llegue el calor, no lo sentira y sus hojas se conservaran siempre verdes; en año de sequia no se marchitara ni dejara de dar frutos.
El corazon del hombre es la cosa mas traicionera y dificil de curar. ¿Quien lo podra entender? Yo, el Señor, sondeo la mente y penetro el corazon, para dar a cada uno segun sus acciones, según el fruto de sus obras".
Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.
 
Del salmo I
R/. Dichoso el hombre que confia en el Señor.
 
Dichoso aquel que no se guia por mundanos criterios, que no anda en malos pasos ni se burla del bueno, que ama la ley de Dios y se goza en cumplir sus mandamientos. R/. Dichoso el hombre que confia en el Señor.
 
Es como un arbol plantado junto al rio, que da fruto a su tiempo y nunca se marchita. En todo tendra exito.
R/. Dichoso el hombre que confia en el Señor.
 
En cambio los malvados seran como la paja barrida por el viento. Porque el Señor protege el camino del justo y al malo sus caminos acaban por perderlo. R/. Dichoso el hombre que confia en el Señor.
 
ACLAMACION (cfr. Lc 8, 15) R/. Honor y gloria a ti, Señor Jesus.
Dichosos los que cumplen la palabra del Señor con un corazon bueno y sincero, y perseveran hasta dar fruto. R/.
 
Recibiste bienes en tu vida y Lazaro, males; ahora el goza del consuelo, mientras que tu sufres tormentos.
 
LECTURA Evangelio Lucas capitulo 16, versiculos 19 al 31
 
En aquel tiempo, Jesus dijo a los fariseos: "Habia un hombre rico, que se vestia de purpura y telas finas y banqueteaba esplendidamente cada dia. Y un mendigo, llamado Lazaro, yacia a la entrada de su casa, cubierto de llagas y ansiando llenarse con las sobras que caian de la mesa del rico. Y hasta los perros se acercaban a lamerle las llagas.
Sucedio, pues, que murio el mendigo y los angeles lo llevaron al seno de Abraham. Murio tambien el rico y lo enterraron. Estaba este en el lugar de castigo, en medio de tormentos, cuando levanto los ojos y vio a lo lejos a Abraham y a Lazaro junto a el.
Entonces grito: 'Padre Abraham, ten piedad de mi. Manda a Lazaro que moje en agua la punta de su dedo y me refresque la lengua, porque me torturan estas llamas'. Pero Abraham le contesto: 'Hijo, recuerda que en tu vida recibiste bienes y Lazaro en cambio, males. Por eso el goza ahora de consuelo, mientras que tu sufres tormentos. Ademas, entre ustedes y nosotros se abre un abismo inmenso, que nadie puede cruzar ni hacia alla ni hacia aca'.
El rico insistio: 'Te ruego, entonces, padre Abraham, que mandes a Lazaro a mi casa, pues me quedan alla cinco hermanos, para que les advierta y no acaben tambien ellos en este lugar de tormentos'. Abraham le dijo: `Tienen a Moises y a los profetas; que los escuchen'. Pero el rico replico: 'No, padre Abraham. Si un muerto va a decirselo, entonces si se arrepentiran'. Abraham repuso: 'Si no escuchan a Moises y a los profetas, no haran caso, ni aunque resucite un muerto' ". Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesus.
 
Oracion introductoria
Señor, hoy que inicia la Cuaresma te imploro me ayudes a vivirla animado por una fe mas autentica, más firme, con una mayor pureza de intencion y por la esperanza que la anima, busque crecer en el amor. Que tu gracia me guie para aprovechar todos los medios espirituales que me ofreces a traves de nuestra madre, la Iglesia.
 
Peticion
Señor, dame la gracia de convertirme a Ti con todo mi corazon, recordando que polvo soy.
 
REFLEXION Evangelio Lucas capitulo 16, versiculos 19 al 31
 
En el mundo sigue habiendo ricos que despilfarran cada dia y Lazaros que apenas tienen lo indispensable para vivir. Pensemos como el hambre causa muchas victimas entre los Lazaros de hoy en nuestro mismo pais. Y nosotros, ¿sabemos abrir nuestro corazon a los Lazaros que nos encontramos todos los dias, necesitados de nuestras buenas obras? ¿Que uso hacemos de los recursos que tenemos? El Señor nos pide dar de comer a los hambrientos. Es decir, Jesus nos manda ser solidarios y saber compartir con los demas. A veces la escasez material no depende tanto de la insuficiencia de recursos, sino de la carencia de justicia social. Esta Cuaresma es una buena ocasion para ser mas austeros, para no desperdiciar los bienes que hemos recibido y para compartir con los demas. Cada bautizado esta llamados a ser otro Francisco de Asis, otro Maximiliano Corbe u otra Madre Teresa de Calcuta: otro Cristo. Seamos como estos santos, magnanimos y valientes. Sigamos el camino de Jesus, el camino de la pobreza de corazon, del amor, del compartir y de la entrega.
 
ORACION SOBRE LAS OFRENDAS
Por este sacrificio eucaristico, santifica, Señor, nuestras privaciones cuaresmales, para que a las practicas externas corresponda una verdadera conversion interior. Por Jesucristo, nuestro Señor
 
ANTIFONA DE LA COMUNION (Sal 118, 1)
Dichoso el que, con vida intachable, hace la voluntad del Señor.
 
ORACION DESPUES DE LA COMUNION
Que la gracia que hemos recibido en este sacramento permanezca, Señor, en nosotros y aumente por nuestras buenas obras.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
 
OTRAS REFLEXIONES AL EVANGELIO DE HOY
 
REFLEXION Evangelio Lucas capitulo 16, versiculos 19 al 31
 
La ensenanza de Jesus es clara: las cosas hay que hacerlas en este mundo, despues ya no tiene sentido. Dos ideas surgen de este texto: la primera seria el revisar nuestra vida para ver si no estamos dejando nuestras obras de caridad para cuando no tendran ya ningun valor. Y esto, porque en el mundo materialista y tan veloz en el que vivimos, quizas como este hombre rico, no nos damos cuenta de cuanta miseria esta a nuestro alrededor. Es cierto que no la podemos resolver totalmente, sin embargo, es seguro que al menos algo podemos hacer, mucho mas si nos organizamos para ello.
 
La segunda idea seria el pensar en nuestras propias familias: ¿Estan ellas viviendo de acuerdo al Evangelio? El hombre rico se preocupo de ella cuando ya nada podia hacer. Hoy y ahora es el momento de hacer algo. Invitarlos a un retiro, a los ejercicios cuaresmales, regalarles un buen libro (como lectura amena y que lleva a la escritura, esta el de Taylor Caldeelo: "Medico de Cuerpos y Almas"), etc.
 
No dejemos que nuestra vida agitada nos haga perder de vista al hermano, sobre todo al necesitado.
 
Permite que el amor de Dios llene hoy tu vida. Abrele tu corazon.
Como Maria, todo por Jesus y para Jesus.
Pbro. Ernesto Maria Caro
 
Marzo 8
Tremendo misterio este que de las oraciones y voluntarios sacrificios de unos pocos, depende la salvacion de muchos". (Pio XII)
 
A las almas adoloridas, que cargan pesos insufribles, a quienes sus cruces pareciera aplastar sin remedio, el recuerdo del valor pleno de sentido del dolor otorga al sufrimiento una trascendencia del que estan privados los paganos. Recomendamos vivamente su lectura y hacer de su difusion un apostolado
 
Desde el mas profundo sentido de comunion deseo, de todo corazon, que a este tiempo de quejas, llantos y reproches dirigidos al Padre por tantas personas que viven en sus carnes un dolor tan hondo, le sigan algunos momentos de paz y silencio, suficientes como para poder oir las respuestas y consuelos que el Buen Dios susurra a sus hijos que sufren
 
DIOS PODEROSO DADOR DE LA SALUD
 
Agradezco infinitamente tus oraciones y las de todas las cadenas y amigos que oraron. Mi colonoscopia salio limpia, Bendito Sea Nuestro Padre.... A mi esposo, hoy Mar.6/2012, le encontraron un polipo pequeñito que fue enviado a analisar; pidamos al Padre que no sea maligno. La respuesta la tendremos en Abril. Gracias de todo corazon y billon de bendiciones. Un abrazo en la Stma. Trinidad.   ELENA y esposo O:-) santo
 
Pido con mucha fe por mi propia salud, para que ya no me atormenten estos dolores tan fuertes en el vientre bajo-pubis que los medicos no me dan un diagnostico exacto. Juan Pablo II y virgencita de la salud intercedan por mi. Gracias. Maria
 
Me permito solicitarles oraciones a Marcela Gonzalez Figueroa, joven de 16 años, que estando embarazada de 6 meses, debio ser sometida a trasplante de higado. Durante el trasplante nacio su hijita Dominique, con menos de 1 kilo de peso. La pequeña esta en cuidados intensivos, luchando por vivir, los medicos estan un poco optimistas. Marcela, tuvo muchos problemas durante el trasplante y parto y se teme que, tenga un serio compromiso neurologico. ¡Gracias!”.  Internada en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Clinico de la Universidad Catolica, en Santiago de Chile. Monica Salvatierra.
 
Hola les envio este pedido por Pedro Nicolas Caffiero, tiene 18 años y un intento de quitarse la vida, es uno de mis nietos del corazon. Sus padres Marta y Walter estan a su lado con fe y esperanza. Que nuestra Madre del cielo lo tenga en sus brazos y lo cuide. Gracias en amor y en Sios. Mercedes Bass.
 
Queridos hermanos en Xto. Jesus. Por favor les pido si pueden acompañarne y unirnos en oracion Por Maite, una bebita internada en el hospital Garrahan, recibe quimioterapia y deben operarla nuevamente. Por ella, su mama Maria Eugenia quien esta muy mal y enojada, por su papa Nicolas y su hermanita mayor. Gracias de corazon, el Señor les bendiga hoy y siempre. Ana
 
AGRADECIMIENTO A DIOS
 
Cumpleaños de Nelly Lorenzo
 
POR LAS NECESIDADES DE
 
Padre santo tenemos tantas cosas para agradecerte y tantas para pedirte, perdona si nos alejamos de ti, Señor Tu eres un padre amoroso que no nos desamparas, hoy danos tu mano para que encontremos la solucion y pronta recuperacion de los enfermos, necesitados y afligidos. Tambien entra en el corazón de las personas que hacen daño, para que miren hacia ti y sigan por el camino del bien. Padrecito lindo escucha nuestras súplicas de todos los que aquí pedimos. Maria
 
Lee solicto por favor encomienda en sus oraciones por la salud de don Jaime el dueño de la casa donde vivio un buen Señor jefe de un agran familia el tiene una vertebra fracturada gracias de antemano. Magui del Carmen
 
Oremos por Pablo, sabiduria, paciencia y discernimiento en los conflictos laborales que debe enfrentar. Adry
 
Oh Señor Dios te pido por favor que ilumines al adolescente Franklin que esta andando por malos caminos Señor protegelo ayudalo a cambiar hazlo cambiar para que no haya sufrimiento en su familia por los malos actos que el hace y que cambie estudie y se dedique a trabajar. Por favor Dios mio oye mi peticion. Gracias por todo. Ronil
 
Oremos para que su salud se restablezca le vaya bien en el emprendimiento de su nueva pequeña fabrica desde ya...gracias.  Alicia
 
Santa Rita te pido por mi trabajo, que mejore mi situacion y que todo vuelva a ser como antes. De concerme esta peticion dare a conocer este favor recibido. Sebastian
 
En tus manos pongo mi vida, mis problemas, mis alegrias, guia tu Dios todos mis pasos, guiame hacia la salvacion, ayudame a no quedar mal a las personas que han confiado en mi, lo ruego en el nombre de Jesucristo. Amen. Jenny
 
Q. E. P. D.
 
Evangelina Daza Sanchez vda. de Herrera
Margarita Coronel vda. de Zambrano
Isabel María León Andrade de Sánchez
 
PALANCAS POR QUIENES HAN PARTIDO A SU QUINTO DIA
 
Ofrezcamos tambien nuestras PALANCAS y oraciones por aquellos que, habiendo vivido los 3 Dias del Cursillo de Cristiandad, compartieron con nosotros su CUARTO Dia, fermentando de Evangelio los ambientes, y que hoy, llamados por el Senor a su presencia, se encuentran viviendo su QUINTO Dia.
 
Por los que llegaran a su destino final hoy, que lo hagan en Gracia de Dios
 
Por las benditas almas del Purgatorio


ECUADOR
 
ENVIE SU PETICION DE ORACION  a
 
wpauta@gmail.com,
 
wpauta@yahoo.es,
 
indicando su nombre y peticion
 
P.D. Si Ud., quiere referirse a este envio por favor copiar el ASUNTO
 
http://grupodeoraciondivinonio.blogspot.com/
 
Me inclino reverentemente ante El Señor

 
M.E. Winston Pauta Avila
Grupo de Oracion "DIVINO NINO"   
Guayaquil - Ecuador
C. C. DE COLORES
Cursillista de Cursillo de Cristiandad  No. 40
Guayaquil- Ecuador

Cursillista de Cursillo de Cristiandad de Barcelona- Espana
Chistifideles Laici
Barcelona - España

07/03/2012 22:43 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. CUARESMA. JUEVES II No hay comentarios. Comentar.

Nada me motiva.

Nada me motiva

Tú eres el resultado de ti mismo” Pablo Neruda

Recientemente he tenido algunas conversaciones con personas que manifiestan que nada les motiva, que hay veces que comienzan con mucha energía, mucha motivación, con ganas de comerse al mundo pero que al transcurrir los días ya pierden todo interés, se vuelven apáticos a la vida y esto por supuesto afecta las relaciones laborales, como también su relación matrimonial si fuere su caso. ¿Eres tu de aquellos que se desmotivan? ¿Quieres salir de la rutina?

Si tú has llegado al punto de que tu vida es una rutina, que no estás disfrutando esa vida abundante y quieres cambiar hoy es un buen día para iniciar un cambio. No esperes a que te motiven, tú eres responsable de motivarte. Tu actitud es lo que va a hacer la diferencia en tu vida  Tu vida es el reflejo de tus creencias ¿Cómo es tu vida? ¿Qué es lo que te dices a ti mismo?

La mayoría han leído la historia de los tres canteros que trabajaban de sol a sol tallando enormes piedras. En una oportunidad le preguntaron por la razón de su trabajo, el primero respondió que era algo muy duro pero inevitable, un castigo infame, un calvario insoportable. El segundo recordó lo de ganarás el pan con el sudor de tu frente y se alegraba de que gracias a aquel trabajo su familia tuviera una mínima seguridad y la satisfacción de sus necesidades básicas. El tercero ante la misma pregunta dejó por un momento de tallar y contestó: “Estoy construyendo una catedral”.

Tres personas, tres miradas, tres interpretaciones, tres motivaciones ¿Cuál es tu interpretación de la vida? ¿Qué la vida es dura y te tocó a ti vivir lo peor? ¿Qué hay que vivir para trabajar?

La razón por la cuál muchas personas están desmotivadas, aburridas y tristes es por el desconocimiento de su identidad, propósito y su destino. ¿Qué te dice este texto? “Ríos de agua viva brotarán del corazón de los que creen en mí. ” Juan 7, 38

De mi vida deben brotar ríos de agua viva y esto lo comparo a que mi vida debe estar siempre motivada. La motivación es tener un motivo para la acción. ¿Cuál es tu motivo para vivir? ¿Cuál es tu motivo para soñar? Tu mejor motivación es tener un “para que” en la vida. Cuando consigues un “para que” eso te motivará hacia el logro de tus sueños.

Por ejemplo, una mujer o un hombre que quiera rebajar de peso: ¿Para qué quiero perder 20 libras o 10 Kg. de sobrepeso? para  sentirme bien, estar saludable, estar en forma, alcanzar el peso ideal, entre otras razones que pueden motivarle a perder esas libras de mas.

Toda persona que quiera lograr sus sueños debe tener motivos suficientes para lograrlo y no esperar a que lo motiven. ¿Qué es lo que te motiva a ti a tener un buen matrimonio? ¿Qué es lo que te motiva a ti a desarrollar un negocio? Lo importante es el deseo de hacerlo.

“Nada sobre esta tierra puede detener al hombre que posee la correcta actitud mental para lograr su meta. Nada sobre esta tierra puede ayudar al hombre con la incorrecta actitud mental.” Thomas Jefferson

Hay una serie de preguntas que bien podrías hacerte y te ayudarían en la automotivación de tu vida, pero lo más importante es que derribes todas esas creencias limitantes que tienes de ti mismo. Hay mentiras que te has creído acerca de ti, de tus habilidades y de tu futuro. Son esas mentiras las que te desmotivan  y necesitas llenarte de la verdad.

Y ¿Cuál es la verdad? Jesús dice: “Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia”

Hoy es un buen día para vivir esa vida abundante, una vida de paz, felicidad y gozo. Comienza reconociendo todos los recursos, dones y talentos que Dios ha puesto a tu disposición. Reconoce que la fuerza y la sabiduría vienen de Él, que este es el día que El hizo para que tú lo vivieras y disfrutaras. Cuando comienzas reconociendo las bondades de Dios, esto te llena de energía para hacer de cada día el mejor.

Tu eliges como quieres vivir ¿Motivado o desmotivado? ¿Qué cosas necesitas cambiar para mantenerte motivado? Recuerda que no eres agua estancada, has sido llamado a ser ríos de agua viva, tú naciste para vivir, dar, ganar.

En amor y liderazgo,

Pedro Sifontes
Coach Personal
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

07/03/2012 22:44 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

No quiero convencer a nadie.

No Quiero Convencer A Nadie De Nada

Tratar de convencer a otra persona es indecoroso,
es atentar contra su libertad de pensar o creer
o de hacer lo que le dé la gana.
Yo quiero sólo enseñar, dar a conocer,
mostrar, no demostrar.
Que cada uno llegue a la verdad
por sus propios pasos,
y que nadie le llame equivocado o limitado.
¿Quién es quién para decir "esto es así­"?,
si la historia de la humanidad
no es más que una historia de contradicciones
y de tanteos y de búsquedas.
Si a alguien he de convencer algún dí­a,
ese alguien he de ser yo mismo.
Convencerme de que no vale la pena llorar,
ni afligirse, ni pensar en la muerte.
"La vejez, la enfermedad y la muerte", de Buda,
no son más que la muerte,
y la muerte es inevitable.
Tan inevitable como el nacimiento.
Lo bueno es vivir del mejor modo posible.
Peleando, lastimando, acriciando, soñando;
¡Pero siempre se vive del mejor modo posible!
Mientras yo no pueda respirar bajo el agua,
o volar pero de verdad volar,
yo solo, con mis brazos;
 tendrá que gustarme caminar sobre la tierra,
y ser hombre, no pez, ni ave.
No tengo ningún deseo que me digan
que la luna es diferente a mis sueños.
(Jaime Sabines).

07/03/2012 22:45 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

No se como amarle.

No Sé Cómo Amarle.

La voz de la contestadora automática anunciando un mensaje más en mi laptop no cesaba, creí que se había atascado, no paraba de anunciar uno y otro mail.  Al verificar me sorprendí  al darme cuenta que no se trataba de un error técnico, en efecto estaban “lloviendo mails” provenientes de diversos puntos de Latinoamérica. Desde la Patagonia hasta el norte de Estados Unidos.  Docenas y luego cientos de hombres y mujeres, jóvenes y adultos, profesionistas, pastores, ministros. Católicos,  Cristianos,  apostólicos, evangélicos y muchos más.

Cada uno de estos suscriptores que reciben día a día una Reflexión  expresaban su agradecimiento y hacían su reconocimiento al artículo ¿“Qué se siente ser cristiana”?,  todos ellos resumiendo se identifican con ese amor y ese sentimiento de aceptación en el Señor. Pero hubo no pocos que expresaban una gran inquietud.

Un joven de Paraguay cuestionaba si era posible amar a Dios, una chica de Colombia se preguntaba si Dios la amaría a ella  a pesar de su desordenada vida. Y varios mas de diferentes países expresaban su deseo de ser cristianos por el anhelo de sentirse amados al igual que la autora del artículo mencionado.  Destacó entre tantos una dama de USA que expresaba con profundo dolor: “No sé cómo amarle”.

Esta dolida expresión me remontó a mis tiempos de vacío espiritual y soledad existencial. Cuando yo misma pretendía llamar la atención de ese Dios del que todos hablaban. No encontraba cual sería la mejor forma; algunos realizaban grandes procesiones para adorarlo, otros castigaban sus espaldas con látigos como ofrenda, muchos mas encendían veladoras o decoraban hermosos altares en sus hogares.  Yo tampoco sabía cómo amarle.

El desasosiego, la soledad, el vacío y la infelicidad eran mis fieles compañeros.

Aquel día conducía mi auto por la carretera y me preguntaba gimiendo ¿“qué me pasa”? ¿qué me hace falta?… Un silencio sepulcral y una atmósfera extraña se movía dentro del vehículo.

Ya en medio del llanto por la desesperación no dejaba de gritar: -¿Qué me hace falta? -¿Qué me hace falta? -Dios mío…qué me hace falta? –gemía con dolor en el alma.

Una burbuja ascendía dentro de mí, como por el esófago hasta llegar a mi garganta.

Luego justo en mi oído derecho escuché una voz… tierna, suave, amorosa y profundamente varonil que me dice:  -“Te falto yo”-

Miré por el espejo retrovisor asustada, pensando quién estaría allí. Nada. Estaba sola en medio de la carretera y conduciendo.

De nuevo. -“Te falto yo” -dice la tierna voz.

En mi atolondramiento entre llanto y nerviosismo grité: -¡Siiii!, ¡Me haces falta!

Pero ¿Cómo? -“Dame tu corazón” –me dice la voz profunda y amante.

Ahora estaba segura de quién se trataba. ¡¡Era Él!!  -No puedo –contesté.

Mi corazón está lleno de amargura.

-“Yo me encargo de sanarlo”.

-¡ No Señor!

- “Solo entrégamelo”

-Señor… yo no te amo. – aquellas palabras eran como gotas de sangre que escurrían por mis labios temblorosos

-“Pero yo sí”  termina diciendo aquella bella, tierna, profunda e incomparable voz.

Yo no sabía cómo amarle, pero Él me enseñó.

Me urge entrar en mi aposento, cerrar la puerta tras de mí para encontrarme con Él, con mi amado Padre Celestial.

Yo le digo heme aquí Señor, él como respuesta me estremece con Su Santo Espíritu que mora en mí.

Ciertamente nadie, absolutamente nadie sabemos cómo amar a ese Todopoderoso, Grande y Majestuoso Dios.  “El amor viene de Dios. Todo el que ama tiene a Dios como su Padre y conoce a Dios…” 1 Jn. 4, 7

Psicóloga. Patricia Villanueva
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

07/03/2012 22:46 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Para un retiro de Cuaresma.

PARA UN RETIRO DE CUARESMA

 

Conviértete y cree en el Evangelio

por Ricardo Stirparo y Horacio Prado

http://www.mercaba.org/FICHAS/buenanuevas/para_un_retiro_de_cuaresma.htm

 

Se acerca la Pascua, la fiesta más importante para los cristianos, y para prepararnos contamos con un «tiempo fuerte» de la liturgia que llamamos Cuaresma y que quiere decir cuarenta días. Durante este tiempo acompañamos a Jesús en los cuarenta días que caminó por el desierto y recordamos los cuarenta años de peregrinación del pueblo hebreo hasta llegar a la Tierra Prometida. Nos preparamos como comunidad a renovar nuestra Alianza con el Señor y nuestro compromiso de vivir como hermanos. Por lo tanto esta Cuaresma es un tiempo precioso para buscar juntos que el Amor de Dios convierta nuestras vidas, para estar listos y disponibles a celebrar la alegría de la Pascua:

«En el momento favorable te escuché, y en el día de la salvación te socorrí. Este es el tiempo favorable, este es el día de la salvación».

2 Cor. 6, 2

 

El mismo Miércoles de Ceniza, la Iglesia nos llama a la conversión y nos propone tres medios muy concretos: ayunar, orar, amar.

Para que estos tres medios no sean sólo una convención, ni estén vacíos de contenido les proponemos descubrir qué significan concretamente para nosotros.

 

Primer momento:

Luego de plantear el objetivo de la Cuaresma y de invitar a preguntarnos qué es lo que Dios quiere de nosotros y de cada uno, nos dividimos en tres grupos, que trabajará con una de las propuestas que nos hace Jesús en el Evangelio (Mt. 6, 1-6.16-18): Ayuno, Oración y Caridad.

En cada grupo leeremos un breve cuento y luego dejaremos que la Palabra de Dios nos hable.

 

1º grupo: Ayuno

Un rabino que habituaba ayunar todos los sábados, se ausentaba a la hora de la comida, desapareciendo de la vista de todos. Esto despertó la curiosidad de su congregación, que se preguntaba a dónde iría el rabino. Todos imaginaban que en su tiempo de ayuno, se encontraba secretamente con Dios y para averiguarlo designaron a un miembro de la congregación para que lo siguiera. El «espía» lo siguió y vio como el rabino se disfrazaba de campesino y atendía a una mujer pagana paralítica, limpiando su casa y preparando para ella la comida del sábado.

Cuando el «espía» regresó, la congregación le preguntó: «¿Qué ha hecho el rabino en sus horas de ayuno? ¿A dónde ha ido? ¿Le has visto ascender al cielo?». «No», respondió el otro, «ha subido aún más arriba».

* ¿Qué nos está afirmando el cuento, en relación del ayuno?

* ¿Qué situaciones personales y grupales está iluminando?

* Sintetizar en una frase el mensaje que le deja al grupo el cuento leído.

«Dice Yavé: «Vuelvan a mí con todo corazón, con ayuno, con llantos y con lamentos.»

Rasguen su corazón, y no sus vestidos, y vuelvan a Yavé su Dios, porque él es bondadoso y compasivo; le cuesta enojarse, y grande es su misericordia».

Joel 2, 12-13

 

«Según dicen, me andan buscando día a día y se esfuerzan por conocer mis caminos. Vienen a preguntarme cuáles son sus obligaciones y desean la amistad de Dios. Y se quejan: «¿Por qué ayunamos y tú no lo ves, nos humillamos y tú no lo tomas en cuenta?»

Porque en los días de ayuno ustedes se dedican a sus negocios y obligan a trabajar a sus obreros. Ustedes ayunan entre peleas y contiendas, y golpean con maldad. No es con esta clase de ayunos que lograrán que se escuchen sus voces allá arriba.

¿No saben cuál es el ayuno que me agrada? Romper las cadenas injustas, desatar las amarras del yugo, dejar libres a los oprimidos y romper toda clase de yugo.

Compartirás tu pan con el hambriento, los pobres sin techo entrarán a tu casa, vestirás al que veas desnudo y no volverás la espalda a tu hermano.

Entonces tu luz surgirá como la aurora y tus heridas sanarán rápidamente».

Is. 58,1-8

 

¿Qué nos enseña la Palabra acerca del ayuno?

¿Cómo podemos traducir la invitación a ayunar en gestos concretos?

 

2º grupo: Oración

Cuando el Maestro invitó al Gobernador a practicar la oración, y éste le dijo que estaba muy ocupado, la respuesta del Maestro fue:

«Me recuerdas a un hombre que caminaba por la jungla con los ojos vendados...y que estaba demasiado ocupado para quitarse las vendas».

Cuando el Gobernador alegó su falta de tiempo, el Maestro le dijo:

«Es un error creer que la oración no puede practicarse por falta de tiempo. El verdadero motivo es la agitación de la mente».

* ¿Qué tiempo le dedicamos a nuestro encuentro con Dios en la oración?

* ¿Cómo podemos conservar nuestra intimidad con Dios, en el ritmo de vida cotidiano?

* Sintetizar en una frase el mensaje que le deja al grupo el cuento leído.

 

«Pidan y se les dará; busquen y encontrarán; llamen y se les abrirá».

Mt. 7, 7

 

«Cuando pidan algo en la oración, crean que ya lo tienen y lo conseguirán. Y cuando ustedes se pongan de pie para orar, si tienen algo en contra de alguien , perdónenlo, y el Padre que está en el cielo les perdonará también sus faltas».

Mc. 11, 24-25

 

«Jesús les enseñó que era necesario orar siempre sin desanimarse».

Lc. 18, 1

 

«Todo lo que pidan al Padre, Él se los concederá en mi Nombre. Hasta ahora no han pedido nada en mi Nombre. Pidan y recibirán, y tendrán una alegría que será perfecta».

Jn. 16, 23-24

 

«Vivan orando y suplicando. Oren en todo tiempo según les inspire el Espíritu. Velen en común y perseveren en sus oraciones sin desanimarse nunca, intercediendo a favor de todos sus hermanos».

Ef. 6, 18

 

¿Qué nos dice Jesús en su Palabra, acerca de la oración?

¿En qué ilumina la Palabra, nuestra oración personal y grupal?

¿Cómo podemos traducir la invitación a orar, en gestos concretos?

 

3º grupo: Caridad

Por la calle vi una niña aterida y tiritando de frío dentro de su ligero vestidito y con pocas perspectivas de conseguir una comida decente. Me encolericé y le dije a Dios: ¿Por qué permites estas cosa? ¿Por qué no haces nada para solucionarlo? Durante un rato, Dios guardó silencio. Pero aquella noche, de improviso, me respondió: «Ciertamente que he hecho algo. Te hice a ti».

* En esta Cuaresma el Amor de Dios se quiere expresar a los demás a través nuestro, ¿Quiénes nos necesitan?

* ¿Qué problemas nos angustian y qué respuesta podemos dar?

* Sintetizar en una frase el mensaje que le deja al grupo el cuento leído.

 

«Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe ... Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, no me sirve para nada.»

1 Cor. 13, 1 - 3

 

«El que dice: «Amo a Dios», y no ama a su hermano, es un mentiroso. ¿Cómo puede amar a Dios, a quien no ve, el que no ama a su hermano, a quien ve?»

1 Jn. 4, 20.

 

Podríamos afirmar que en el fondo no hay más que un solo amor. El amor a Dios es amor a los hermanos.

 

«Les doy un mandamiento nuevo: ámense los unos a los otros. Así como yo los he amado, ámense también ustedes los unos a los otros. En esto reconocerán que son mis discípulos: en el amor que se tengan los unos a los otros.»

Jn. 14, 34 - 35

 

¿Qué nos enseña la Palabra?

¿Qué situaciones ilumina?

¿Cómo podemos traducir la invitación a la caridad en gestos concretos?

 

Segundo momento:

Luego del trabajo en los tres grupos, realizaremos una puesta en común y como fruto de lo compartido y a modo de compromiso, cada integrante completará una ficha semejante a la que aquí presentamos:

 

 
 ¿Qué me pide el Señor?  ¿Qué nos pide el Señor? 
Ayuno  
 
 
Oración  
 
 
Caridad  
 
 

 

Cerramos el encuentro con una oración donde podemos poner en manos de Dios los compromisos que estamos dispuestos a asumir en esta Cuaresma, para que al fin podamos morir al pecado y vivir la vida nueva del Evangelio.

Perseverando en la oracion.

Perseverando en la Oración

"Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias”  Colosenses 4, 2

Es muy interesante que cada vez que me encuentro con un pasaje de las Sagradas Escrituras hay algo que tiene que ver con oración.

Encuentro ejemplos, o mandamientos o exhortaciones o tal vez promesas que tienen que ver con la oración.

Encuentro un Jacob luchando con Dios o un Daniel quien oraba tres veces al día, un David quién con todo su corazón clamó a Dios y sobre la montaña encontramos un Elías orando al Señor, en la mazmorra un Pablo y Silas.

Yo encuentro en la Palabra de Dios multitudes de mandamientos sobre la oración y miles de promesas.

¿Qué me enseña todo esto?  Sin duda me enseña las grandes reservas acumuladas para mi en la oración y por supuesto la importancia de la oración como un medio que el Señor me ha dado.

Dios ha destacado en su Palabra a través de estas verdades el destino que él tiene para mi como hijo y siervo de él. Si Dios me habla en su palabra acerca de la oración, es porque el sabe que yo necesito de la oración.

Son tan profundas las reservas que Dios tiene para mí como hijo que no las podré ver en acción hasta que no llegó a ese depósito de reservas con la única llave que encaja en esa cerradura, la oración.  Un alma sin oración es casi un alma sin Cristo, porque oración y Cristo están tomados de la mano.

La oración es el balbuceo de un niño creyente, el grito del creyente combatiente, es el hálito  del que ya no tiene aliento, es la comodidad, la fortaleza y el honor de un cristiano.  Si yo soy un hijo de Dios no podré estar tranquilo hasta no vea el rostro de mi Padre en oración.  Necesito hoy orar para ser más santo, más humilde y más paciente.

Hoy necesito orar para ser un ejemplo y bendición a otros.   La orden que recibo del Señor hoy es: Perseverad en oración, velando en ella con acción de gracias. En todas las religiones del mundo la oración juega un papel vital.  Sea mahometano, Budista y de cualquiera otra corriente.

La oración es como una columna vertebral dentro de las manifestaciones religiosas.  En la vida cristiana la oración es como el oxígeno a los pulmones.  No podremos vivir espiritualmente sin oración.  Hoy, quiero respirar el oxígeno espiritual de la oración para darle vida a mi espíritu por el Espíritu de Dios.

Señor, el libro de los libros, tu sagrada palabra me invita cada día a entrar en la sala de tu trono y al depósito de las reservas celestiales a través de la oración.

Este es un gran y único privilegio.  Puedo llegar confiadamente ante tu trono y llenar mi corazón con tu gracia a través del maravilloso camino de la oración.   Gracias por preparar ese camino para mi en este día. Amén.

Dr. Serafín Contreras Galeano.
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

07/03/2012 22:50 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. APRENDE A ORAR No hay comentarios. Comentar.

Capullo. Sobre la necesidad de realizar esfuerzos.

Capullo

Un hombre encontró un capullo de una mariposa y lo llevó a su casa para observar a la mariposa cuando saliera del capullo.

Un día notó un pequeño orificio en el capullo, y entonces se sentó a observar por varias horas, viendo que la mariposa luchaba por poder salir. El hombre la vio que forcejeaba duramente para poder pasar su cuerpo a través del pequeño agujero, hasta que llegó un momento en el que pareció haber cesado de forcejear, pues aparentemente no progresaba en su intento. Parecía como que se había atascado.

Entonces el hombre, sintiendo lástima, decidió ayudar a la mariposa y con una pequeña tijera corto al lado del agujero para hacerlo más grande, y ahí fue que por fin la mariposa pudo salir del capullo.

Sin embargo, al salir la mariposa tenía el cuerpo muy hinchado y unas alas pequeñas y dobladas.

El hombre continuó observando, pues esperaba que en cualquier instante, las alas se desdoblarían y crecerían lo suficiente para soportar al cuerpo, el cual se contraería al reducir lo hinchado que estaba.

Ninguna de las dos situaciones sucedieron y la mariposa solamente podía arrastrarse en círculos con su cuerpecito hinchado y sus alas dobladas. Jamás logró volar.

Lo que el hombre, en su bondad y apuro, no entendió fue que la restricción de la apertura del capullo y el esfuerzo de la mariposa por salir por el diminuto agujero, eran parte natural del proceso que forzaba fluídos del cuerpo de la mariposa hacia sus alas, para que alcanzasen el tamaño y fortaleza requeridos para volar.

Al privar a la mariposa de la lucha, también le fue privado su desarrollo normal.

Si Dios nos permitiese progresar en todo sin obstáculos, nos convertiríamos en inválidos del alma. No podríamos crecer y ser tan fuertes como podríamos haberlo sido através del esfuerzo y la constancia.

¡Cuánta verdad hay en esto!

Cuantas veces hemos querido tomar el camino fácil para salir de dificultades, tomando esas tijeras y recortando el esfuerzo para encontrarnos al final un resultado insatisfactorio, y a veces desastroso.

Hay dos frases bíblicas que son de gran importancia y que pueden ser aplicables a toda persona:

"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes...." (Josué 1, 9)
"Y también el que lucha..., no es coronado si no lucha legítimamente." (2 Tim. 2, 5)
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

07/03/2012 22:30 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Quiero estar preparado.

"Quiero estar preparado"


ENTRÉNAME, SEÑOR
Quiero estar preparado, por Ti y contigo,
para que la dureza de la cruz no me sorprenda
y que lejos, de asustarme,
vea en ella un exponente y un altavoz de tu gloria.
Quiero mantenerme en forma,
para no perder el ritmo de la fe
y no se apague el brillo de mi esperanza.
Porque, temo que si Tú no vas conmigo,
el maligno aproveche cualquier fisura
y se adentre en lo más hondo de mis entrañas.

ENTRÉNAME, SEÑOR
Quiero jugar contigo el gran partido de la Pascua;
ahora, con el color morado de la penitencia,
pero pronto, en la alborada de Resurrección,
con el color blanco del triunfo de la VIDA
Sí; Señor, quiero que en estos 40 días
me enseñes a mirar hacia el cielo
me indiques como entregarme a mis hermanos
me recuerdes que,
en la sobriedad y no en la abundancia,
está la riqueza y la felicidad de mis años.

ENTRÉNAME, SEÑOR
Y que pueda volver de los caminos equivocados
y que, postrándome ante Ti,
pueda decir sin temor ni vergüenza alguna:
he pecado, no merezco ser de los tuyos,
“trátame como a uno de tus jornaleros”
Necesito correr, Señor,
recuperar el estilo de un auténtico creyente
y hablarte, con oraciones que nacen en el silencio.
Escuchar palabras que sanan y salvan
Corregir pautas y comportamientos,
actitudes y olvidos
que me alejaron de Ti hace tiempo.

ENTRÉNAME, SEÑOR
Y, haz que esta Santa Cuaresma,
sea una oportunidad para acercarme a todo ello.
Amén.
(P. Javier Leoz).

Se busca....

Se Busca...

 
Se busca un alma de niño que fue vista la última vez dentro de nosotros mismos, hace ya mucho tiempo...
El saltaba, reía y era feliz con sus juguetes viejos...

Se alborotaba cuando le regalaban juguetes nuevos, dando vida a las muñecas,  soldaditos de plomo, láminas y figuritas...

Aplaudía con energía cuando iba al circo, cuando cantaba músicas en grupo, cuando sus padres le compraban helados de chocolito  y choco-panda...

Se emocionaba al escuchar historias contadas por la madre o cuando leía aquellos libros que la madrina le daba cuando iba a visitarla...

Lloraba cuando pateaba sus juguetes: aquel juego de té lleno de tacitas con las que servía a sus muñecas, o los carritos de grúa, tractores y furgones...

Hacía pucheros cuando la profesora le castigaba, pero era feliz con sus amigos; su pureza, su inocencia, su esperanza y su enorme voluntad de ser una gran persona y hacer cosas que no solamente soñase, sino cosas importantes en un futuro que le parecía todavía tan distante...

¿Donde está? ¿Para qué lado fué? Quien la encuentre, que nos lo diga...

Todavía estamos a tiempo para que reviva, retomando un poco de alegría de nuestra infancia y dejando al alma dar carcajadas, pues al final, aún cuando las uvas se transformen en pasas, el corazón es siempre un niño dispuesto a jugar.
Para no dejar morir al niño que tenemos dentro... déjenlo salir, jugar y soñar.
(Desconozco el autor).

07/03/2012 22:51 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Ser designado.

Ser designado

“Jesús designó a otros setenta y dos discípulos, y los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares a donde pensaba ir, y les dijo: ‘La cosecha es mucha y los trabajadores pocos. Rueguen, por tanto, al dueño de la mies que envíe trabajadores  a sus campos’”. (Lc 10, 1-2)

Mucho nos ilumina acercarnos un poco a la palabra que reflexionamos: “designar”. En español, "diseño" viene de "designio" (es aún más obvio en el "design" inglés). Diseñar, dar forma a algo, es aparejar la materia que lo compone con una designación, con un nombre. Dar forma, como dar nombre. Designar significa no delimitar en sentido privativo, sino de ubicación, de identidad. Designar es nombrar a alguien con el sesgo de confianza, para algo que se sabe que puede realizar, que tiene la capacidad necesaria, que posee las virtudes y aptitudes para llevar adelante lo que se le encomienda.

En un ambiente de elecciones que acabamos de pasar, hemos visto patente nuestra capacidad de elegir,  y pensar sobre aquellos que  hemos designado con nuestro voto.

Ahora, toca a aquellos que hayan sido designados, que asuman su responsabilidad con verdadero sentido de honestidad. Porque hay un proyecto de Dios para la humanidad que debe llevarse a cabo con el trabajo solidario de todos y para todos.

Una vez más se ha motivado a la participación ciudadana. Los que asistieron a las urnas, han puesto su confianza. Les han designado las mayorías, porque queremos, que las cosas sean mejores, queremos ver patente el bien común, queremos creer que somos capaces de salir adelante y de modificar comportamientos mal adquiridos.

Ser designados, no es un privilegio, es una oportunidad de servicio al pueblo. Son enviados también en medio de muchas afrentas, ahora que se ha hecho palpable su elección, vale la pena nuevamente hacer una evaluación de retomar aquello con lo que se cuenta, para responder en este momento concreto, no con métodos partidista, eso ya no debe ser la plataforma, sino que ahora es el pueblo al que hay que atender en sus necesidades.

Ser designados los pone también ante una nueva actitud de ejercicio de la autoridad, haciendo participar a la sociedad civil para que puedan vivir plenamente sus derechos y obligaciones. Les obliga además buscar caminos de desarrollo integral con sensatez y responsabilidad, sabiendo que el futuro de las comunidades depende de la buena toma de decisiones. El pueblo no puede ser conejillo para probar “veremos si sale”.

Han sido designados, pero no significa que deban perder su identidad en los valores humanos, familiares y cristianos.  Los obispos cuando nos hemos reunido en Aparecida, Brasil, hemos hecho una serie de propuestas que van en este rubro de asumir responsabilidades de autoridad, entre ellas: “Apoyar la participación de la sociedad civil para la reorientación y consiguiente rehabilitació n ética de la política. Por ello, son muy importantes los espacios de participación de la sociedad civil para la vigencia de la democracia, una verdadera economía solidaria y un desarrollo integral, solidario y sustentable. Formar en la ética… lograr el bien común, la creación de oportunidades para todos, la lucha contra la corrupción, la vigencia de los derechos laborales y sindicales… hay que trabajar por una cultura de la responsabilidad  a todo nivel que involucre a personas, empresas y gobiernos” (DA 406/ a-b).

La designación es ponernos frente a la misión que se nos encomienda. Pastores, papás, mamás, maestros, maestras y gobernantes debemos cumplir las tareas que se nos han designado con prontitud, profesionalismo y cariño a quienes servimos.


+ Rogelio Cabrera López
Arzobispo de Tuxtla
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

07/03/2012 22:52 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Tenores.

Tenores

Esta es una conmovedora historia que se refiere a dos de los tres tenores - Luciano Pavarotti, Plácido Domingo y José Carreras - que emocionaron al mundo cantando juntos.

"Aún los que nunca visitaron España conocen la rivalidad existente entre los catalanes y los madrileños, ya que los primeros luchan por su autonomía en una España dominada por Madrid.

Hasta en el fútbol los mayores rivales son el Real Madrid y Barcelona. Pues bien, Plácido Domingo es Madrileño José Carreras es Catalán. Por cuestiones políticas, en 1984, Carreras y Domingo se volvieron enemigos.

Siempre muy solicitados en todas partes del mundo, ambos hacían constar en sus contratos que sólo se presentarían en determinado espectáculo si el adversario no fuese convidado. Pero en 1987, Carreras se hizo de un enemigo mucho más implacable que Plácido Domingo.

Carreras fue sorprendido por un diagnóstico terrible: leucemia!!. Su lucha contra el cáncer fue sufrida y persistente. Se sometió a varios tratamientos, como auto transplante de la medula ósea, además del cambio de sangre, lo que lo obligaba a viajar una vez por mes a Estados Unidos.

Claro que en esas condiciones no podía trabajar y a pesar de ser dueño de una razonable fortuna, los altos costos de los viajes y del tratamiento rápidamente debilitaron sus finanzas. Cuando no tenía más condiciones financieras, tomó conocimiento de la existencia de una fundación en Madrid, cuya finalidad única era apoyar el tratamiento de leucémicos.

Gracias al apoyo de la fundación hermosa, Carreras venció la dolencia y volvió a cantar. Demás esta decir, que recibiendo nuevamente los altos cheques que merecía, José Carreras trató de asociarse a la fundación.

Pero leyendo sus estatutos descubrió que el fundador, mayor colaborador y presidente de la fundación era Plácido Domingo. Descubrió que este había creado la entidad en principio para atenderlo y que se había mantenido en el anonimato para no humillarlo al tener que aceptar auxilio de un enemigo.

El encuentro más lindo y conmovedor fue el encuentro de los dos, imprevisto por Plácido, en una de sus presentaciones en Madrid. Allí, Carreras interrumpe el evento y humildemente, arrodillándose a sus pies, le pide disculpas y le agradece en público. Plácido lo levanta y con un fuerte abrazo, los dos sellan en ese instante el inicio de una gran amistad.

Muchas veces caemos en un círculo de mal entendidos y orgullo que nos llevan a la rabia y damos cabida al odio. Esta es una historia que no debe ser olvidada y tanto como sea posible sirva de inspiración y ejemplo de lo que es capaz de hacer la tolerancia la humildad el perdón y la reconciliación.

Efesios 4, 32
"Antes sed los unos con los otros benignos, misericordiosos, perdonándoos los unos á los otros, como también Dios os perdonó en Cristo."

Proverbios 19, 11
"La cordura del hombre detiene su furor; Y su honra es disimular la ofensa."

Proverbios 15, 1
"La blanda respuesta quita la ira: Mas la palabra áspera hace subir el furor."

Agradecimiento especial por su colaboración a Yanina Herrera .-El Salvador
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

07/03/2012 22:53 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Trabaja sin tensionarte.

Trabaja sin tensionarte  

 

Acéptate tal cual eres y trabaja

por ser mejor, pero sin recriminarte.

Valora tu cuerpo y atiende por tu salud.

Reconócete el mérito de poseer

los dones que tienes.

¡Bendícete y felicítate por tus aciertos!

Declárate el mejor amigo de ti mismo.

Dale gracias a Dios por todos los beneficios

que has recibido y agradécele

las oportunidades de superarte

y crecer como persona y en tu profesión.

Incluso aquellas que no entiendes o que

te parecen dolorosas o difíciles.

 

El estrés dificulta tu paz interior,

afecta tu salud, tu felicidad y tu vida.

Para evitarlo, renuncia a querer lograr

objetivos de manera acelerada y forzosa.

Aprende a utilizar el tiempo en forma adecuada.

Evita tensionarte por querer hacer

varias cosas a la vez.

No empujes el río, déjalo correr a su ritmo.

No te amargues imaginando

futuros llenos de dificultades.

Mira tus problemas con objetividad

y hasta con buen humor

y saca provecho de tus errores.

 

El cansancio mental que provocan

las situaciones conflictivas te hace

flaquear la atención y debilita

tu capacidad mental.

Para solucionarlo, siéntate cómodamente

en un sofá, olvida las causas de tal tensión,

quédate en silencio durante diez minutos

sin pensar en nada y sin proponerte nada.

¡Sólo relájate!. Comienza así a recuperar

tu estabilidad y tu paz internas,

para que puedas atender de la mejor

manera las decisiones que debes tomar.
(
http://www.celebrandolavida.org
).

07/03/2012 22:54 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Vicio vergonzoso. Hombre se siente avergonzado por tocar a las mujeres.

VICIO VERGONZOSO
Por Carlos Rey

«Mi problema es muy grande. Tengo una terrible manía que me ha acompañado por más de quince años, y ha ido en progreso. Lo que me ocurre es que aprovecho ciertas oportunidades para practicar delitos muy vergonzosos. [Toco a las] mujeres sin el consentimiento de ellas en los autobuses o en [las] multitudes....

»Es un vicio, pero es muy fuerte, y me cuesta mucho dejarlo. He hecho muchos intentos de dejarlo, pero lo más que he durado sin hacer eso es tal vez una semana, y luego vuelvo a caer.

»Necesito su ayuda.... ¡Por favor...¡

Este es el consejo que le dimos:

«Estimado amigo:

»Nos alegra saber que usted se siente culpable por su conducta vergonzosa. Su conciencia está actuando tal como fue el propósito de Dios que lo hiciera. No sólo está advirtiéndole de lo indebido de su conducta, sino que también está diciéndole que usted necesita ayuda para poder vencer esos hábitos. Es cierto que usted no puede vencer por sí solo este mal. Ha estado tratando de vencerlo durante quince años, y hasta ahora no lo ha logrado.

»Usted dice que tiene una manía. Con esa palabra da a entender que lo que está haciendo es algo que usted no puede controlar, como si fuera una enfermedad. Tenemos una buena noticia para usted: Puede aprender a dominarse si está dispuesto a esforzarse y a hacer lo necesario para cambiar por completo su vida. Así que ¿dónde debe comenzar?

»La única manera de tener la conciencia limpia es pedirle a Dios que lo perdone. Si usted está sinceramente arrepentido, Dios le concederá el perdón cuando se lo pida en el nombre de Jesucristo. Pero el estar arrepentido no es cuestión de lo que uno dice sino de la condición del corazón. ¿Se ha preguntado alguna vez cómo se sienten las mujeres afectadas si ven o sienten lo que usted está haciéndoles? ¿Tiene usted compasión alguna por los sentimientos de ellas? ¿Cómo se sentiría usted si alguien le hiciera lo mismo a su hermana o a su mamá?...

»Otro indicio de que usted de veras está arrepentido será cuando dé los pasos necesarios para buscar la ayuda de un terapeuta o psicólogo. Por lo general es costoso, pero usted necesita ese tratamiento más que cualquier otra cosa en la que pudiera gastar su dinero....

»En resumen, usted debe probar que está arrepentido al hacer lo que sea necesario para cambiar. Dios siempre está dispuesto a perdonar a los que de veras se arrepienten.1 La palabra «arrepentimiento» significa: «cambiar de rumbo». Si usted se vuelve y le da un nuevo giro a su vida al abandonar por completo esa conducta, entonces dará evidencia de un arrepentimiento genuino. Y Dios lo perdonará no sólo por esa conducta, sino también por cada pecado que haya cometido. Él limpiará su corazón y su conciencia, la confesión es necesaria.

»Será muy difícil, pero Dios lo ayudará si usted es sincero.

»Linda y Carlos Rey."
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

Lecturas meditadas de la Misa del Viernes II de Cuaresma (Celebrandolavida.org).

¡Alégrate, el Señor está contigo!

Mensaje Espiritual
 
 
 

 

Viernes, 9 de marzo de 2012

Segunda Semana de Cuaresma
Génesis 37, 3-4. 12-13a. 17b-28 / Mateo 21, 33-46
Salmo responsorial Sal 104, 16-21

R/. "¡Recuerden las maravillas que hizo el Señor!”

 

Santoral:

Santa Francisca Romana

y San Gregorio de Nisa

Liturgia - Lecturas del día

 

 

Viernes, 9 de Marzo de 2012

 

Ahí viene ese soñador. ¿Porqué no lo matamos?

 

Lectura del libro del Génesis

 

37, 3-4. 12-13a. 17b-28

 

Israel amaba a José más que a ningún otro de sus hijos, porque era el hijo de su vejez, y le mandó hacer una túnica de mangas largas. Pero sus hermanos, al ver que lo amaba más que a ellos, le tomaron tal odio que ni siquiera podían dirigirle el saludo.

Un día, sus hermanos habían ido hasta Siquém para apacentar el rebaño de su padre. Entonces Israel dijo a José: «Tus hermanos están con el rebaño en Siquém. Quiero que vayas a verlos».

José fue entonces en busca de sus hermanos, y los encontró en Dotán.

Ellos lo divisaron desde lejos, y antes que se acercara, ya se habían confabulado para darle muerte. «Ahí viene ese soñador», se dijeron unos a otros. «¿Por qué no lo matamos y lo arrojamos en una de esas cisternas? Después diremos que lo devoró una fiera. ¡Veremos entonces en qué terminan sus sueños!»

Pero Rubén, al oír esto, trató de salvarlo diciendo: «No atentaremos contra su vida». Y agregó: «No derramen sangre. Arrójenlo en esa cisterna que está allá afuera, en el desierto, pero no pongan sus manos sobre él». En realidad, su intención era librarlo de sus manos y devolverlo a su padre sano y salvo.

Apenas José llegó al lugar donde estaban sus hermanos, éstos lo despojaron de su túnica -la túnica de mangas largas que llevaba puesta-, lo tomaron y lo arrojaron a la cisterna, que estaba completamente vacía. Luego se sentaron a comer.

De pronto, alzaron la vista y divisaron una caravana de ismaelitas que venían de Galaad, transportando en sus camellos una carga de goma tragacanto, bálsamo y mirra, que llevaban a Egipto.

Entonces Judá dijo a sus hermanos: «¿Qué ganamos asesinando a nuestro hermano y ocultando su sangre? En lugar de atentar contra su vida, vendámoslo a los ismaelitas, porque él es nuestro hermano, nuestra propia carne». Y sus hermanos estuvieron de acuerdo.

Pero mientras tanto, unos negociantes madianitas pasaron por allí y retiraron a José de la cisterna. Luego lo vendieron a los ismaelitas por veinte monedas de plata, y José fue llevado a Egipto.

 

Palabra de Dios.

 

 

SALMO RESPONSORIAL                                      104, 16-21

 

R.    ¡Recuerden las maravillas que hizo el Señor!

 

Él provocó una gran sequía en el país

y agotó todas las provisiones.

Pero antes envió a un hombre,

a José, que fue vendido como esclavo. R.

 

Le ataron los pies con grillos

y el hierro oprimió su garganta,

hasta que se cumplió lo que él predijo,

y la palabra del Señor lo acreditó. R.

 

El rey ordenó que lo soltaran,

el soberano de pueblos lo puso en libertad;

lo nombró señor de su palacio

y administrador de todos sus bienes. R.

 

 

 

EVANGELIO

 

Éste es el heredero: vamos a matarlo

 

a    Evangelio de nuestro Señor Jesucristo

según san Mateo

 

21, 33-46

 

Jesús dijo a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: «Escuchen otra parábola: Un hombre poseía una tierra y allí plantó una viña, la cercó, cavó un lagar y construyó una torre de vigilancia. Después la arrendó a unos viñadores y se fue al extranjero.

Cuando llegó el tiempo de la vendimia, envió a sus servidores para percibir los frutos. Pero los viñadores se apoderaron de ellos, y a uno lo golpearon, a otro lo mataron y al tercero lo apedrearon. El propietario volvió a enviar a otros servidores, en mayor número que los primeros, pero los trataron de la misma manera.

Finalmente, les envió a su propio hijo, pensando: "Respetarán a mi hijo". Pero, al verlo, los viñadores se dijeron: "Éste es el heredero: vamos a matarlo para quedamos con su herencia". Y apoderándose de él, lo arrojaron fuera de la viña y lo mataron.

Cuando vuelva el dueño, ¿qué les parece que hará con aquellos viñadores?»

Le respondieron: «Acabará con esos miserables y arrendará la viña a otros, que le entregarán el fruto a su debido tiempo».

Jesús agregó:

«¿No han leído nunca en las Escrituras:

"La piedra que los constructores rechazaron

ha llegado a ser la piedra angular:

ésta es la obra del Señor,

admirable a nuestros ojos?"

El que caiga sobre esta piedra quedará destrozado, y aquél sobre quien ella caiga será aplastado.

Por eso les digo que el Reino de Dios les será quitado a ustedes, para ser entregado a un pueblo que le hará producir sus frutos».

Los sumos sacerdotes y los fariseos, al oír estas parábolas, comprendieron que se refería a ellos. Entonces buscaron el modo de detenerlo, pero temían a la multitud, que lo consideraba un profeta.

 

Palabra del Señor.

 

Reflexión

 

Gen. 37, 3-4. 12-13. 17-28. El hombre contempla lo externo y de acuerdo a ello valora a las personas. En cambio Dios se fija en el interior del hombre.

A veces uno no comprende por qué el Señor se fija y tiene un amor preferencial por los pequeños, por los desvalidos, por los pobres. La historia de Abraham, Isaac y Jacob (Israel) no se continuará sino a través de quien, en ese momento era el hijo menor de Jacob, aquel que había engendrado en su ancianidad: José. Por eso le tenía un especial afecto y le había regalado una túnica confeccionada al estilo de las que usaban los reyes.

José, por su parte, había soñado que tendría el poder en sus manos, y que hasta sus mismos padres se lo reconocerían. Quien tuviera esa clase de sueños sería considerado como un dios; y esos sueños se harían efectivos mientras la persona siguiera viva. Por eso habría que acabar con el soñador, antes de que se colocara efectivamente como señor.

La envidia, el no querer reconocer el lugar que los demás tienen en la vida; el desconocer sus cualidades que los ponen al servicio de la comunidad de acuerdo a los carismas recibidos por Dios, es causa de muchas injusticias y muertes.

Los soñadores, aquellos en quienes Dios ha puesto grandes ideales, tienen que luchar constantemente a contracorriente y no perder ni su fe ni su esperanza. El desprecio, la marginación, los falsos testimonios para destruirlos, el dolor, el sufrimiento y la muerte serán muchas veces el precio de haber sido escogidos como personas de quienes no era digno el mundo.

Ojalá y supiéramos amar y ocupar cada uno el lugar que nos corresponde en la vida y saber aceptar que cada uno tiene mucho que aportar a favor del bien social, pero saber reconocer también que los demás tienen lo propio a favor de lo mismo.

Si supiéramos aprovechar las cualidades de todos y unir fuerzas y esfuerzos, viviríamos en un mundo más civilizado, más justo y más fraterno como consecuencia de nuestra sana convivencia y de la aceptación de los demás, con aquello que Dios puso en nuestra vida y en nuestro corazón para el bien de todos.

 

Sal. 105 (104). De todos modos, Dios siempre lleva adelante sus planes. Este Salmo nos hace ver que a pesar de la maldad de los hermanos de José, Dios sacó bien de mal. Comprendamos, pues que, a pesar de que muchas veces pareciera que fracasamos, si no perdemos la fe, Dios llevará a efecto lo que se ha propuesto sobre la vida de cada uno de nosotros.

Jesucristo, condenado a muerte, parecía un fracasado; pero por su filial obediencia ahora reina sentado a la diestra de Dios Padre.

María podría haberse desesperado, y le habría reclamar a Dios al ver crucificado a su Hijo, del cual el ángel de Dios le había dicho que su Reino no tendría fin. Sin embargo, al verlo resucitado y como Rey eterno, también pudo comprender que los caminos de Dios, muchas veces incomprensibles para nosotros, son los únicos que le dan seguridad y sentido a nuestra vida.

 

Mt. 21, 33-43. 45-46. Nadie puede apropiarse al pueblo. Por más autoridad que se tenga, sólo se es servidor de la comunidad. Son los intereses de todos los que se defienden; son los intereses de todos los que se buscan. Quien en lugar de servir se dedique a ser servido, se convertirá en opresor y dictador de la comunidad.

En tiempos de Jesús los sumos sacerdotes y los fariseos quisieron atrapar al mismo Dios y manipularlo a su antojo. Como poseedores de Dios pensaron ser los únicos santos. El pueblo de Dios caminaría conforme a la visión legalista y cultual, a su modo, de estos grupos. Ataron fardos muy pesados sobre los hombros de los demás; pero ellos ni con el dedo los llevaban. Muchos se sintieron despreciados y marginados; prefirieron vivir como gentiles y dar culto a Dios a su modo en lugar de someterse a injusticias y modelos de vivir la fe de manera hipócrita, por fuera como santos, por dentro cargados de podredumbre.

Cuando Jesús descubre ante todos la forma en que Dios quiere ser adorado: en espíritu y verdad; cuando Él mismo se convierte en un signo profético del amor de Dios para quienes viven atrapados por el pecado y que son buscados, como la oveja descarriada por el pastor, hasta encontrarlos; cuando se detiene ante la pobreza y el sufrimiento para remediarlos; entonces ellos, los aparentemente santos, ven que se les derrumba el poder religioso que les ha dado prestigio y bienes materiales.

Muchos profetas habían echado en cara a los que se creían justos la falta de una verdadera fe; de nada sirven los sacrificios y las largas oraciones mientras no se viva el amor verdadero por Dios y por el prójimo.

Quienes se atrevieron a hablar así, fueron perseguidos y muchos de ellos asesinados. La misma suerte espera al Hijo amado del Padre. Sin embargo la viña del Señor, el Reino de Dios, se les quitó a esa clase de gentes y se le entregó a un pueblo que debe producir el fruto esperado.

La celebración de la Eucaristía, que nos reúne en este día, no puede ser motivo de hipocresía para quienes formamos el nuevo pueblo de hijos de Dios. El Señor espera no sólo nuestras manos levantadas hacia Él. Dar la vida para que los demás tengan vida; eso es lo que celebramos y a eso es a lo que nos comprometemos.

No podemos venir sólo para que se piense que somos personas buenas por nuestra constancia en el culto. Mientras no cambiemos en nuestras actitudes; mientras no seamos un signo claro de Cristo para los demás, mientras continuemos alabando a Dios en la comunidad pero continuemos siendo injustos, delincuentes, malvados, seremos hipócritas y faltos de una verdadera fe.

Quienes han sido constituidos pastores del pueblo de Dios lo han de apacentar para que todos reciban el buen alimento de la Palabra, del Pan compartido y del buen ejemplo.

No se ocupa un puesto en la Iglesia para tener prestigio ni una forma de vivir a costa del pueblo. Jesucristo nos ha enseñado que amar es servir y dar la vida por los que uno ama. Esto es a lo que está llamado quien ha recibido la vocación y la misión de ser signo de Cristo Cabeza, Pastor, Siervo y Esposo de la Iglesia.

Dios ha distribuido sus dones en todos nosotros para que podamos, con la mutua colaboración, construir una sociedad más digna para todos.

No podemos negar los desequilibrios y el ansia de poder desmedido que anida en muchos corazones. Muchas voces han sido apagadas por el miedo de perder el prestigio o el poder. ¡Cuánto necesitamos de personas que hagan realidad la sincera conversión en sus vidas! Nadie puede escaparse de esa necesidad. Todos necesitamos abrir los ojos para reconocer a nuestro prójimo como hermano nuestro; todos necesitamos trabajar como una sola familia, como un sólo cuerpo donde cada miembro aporta lo propio a favor del bien de todos.

No continuemos asesinando, persiguiendo, apagando la voz de los demás. Sepamos convivir como hijos de un mismo Dios y Padre; Dios espera de nosotros la unidad, pero esa unidad no brotará de corazones que sólo piensan en sí mismos y son incapaces de abrir la mirada y ampliar los horizontes para reconocer que no son ellos el centro de todo, sino que todos tenemos una palabra que decir en favor de los demás.

Sólo el amor podrá hacer que la Eucaristía no se quede como un acto de culto aislado en la vida del creyente, sino que se continúe en el trajín de la vida diaria, ahí donde debemos ser constructores de la ciudad terrena como un lugar de mayor justicia, de mayor solidaridad con los necesitados, con una preocupación por el verdadero progreso en todos los niveles y por vivir, finalmente, en un verdadero amor fraterno. En medio de todo esto, no hemos de perder de vista que nuestros pasos se encaminan a la consecución de los bienes eternos y que, ya desde ahora, vivimos el amor, la alegría y la paz que deseamos sean nuestros de un modo definitivo en la presencia de Dios.

Roguémosle a nuestro Dios y Padre que nos conceda, por intercesión de la Santísima Virgen María, nuestra Madre, la gracia de que, unidos a su Hijo único y fortalecidos por el Espíritu Santo, vivamos alegres aceptando y compartiendo los dones y carismas que el mismo Espíritu ha derramado en nosotros para el bien de todos. Amén.

 

Homiliacatolica.com
(
http://www.celebrandolavida.org
).

Vive tu vida.

Vive tu vida

 

Vive tu vida a favor de algo, no contra algo;

despliega tus energías a favor de los demás,

no en contra de los demás.

 

Ten presente que es mejor disfrutar

de una vida apacible en lugar de desgastarte

todo el tiempo como si la vida fuera un combate.

 

Está bien que hagas todo lo posible

por suprimir los males y las injusticias,

pero logras más con el amor que con la fuerza.

 

En este sentido no es tan bueno mirar la vida

como una lucha y tampoco es positivo

afrontarla con un ánimo guerrero.

 

Es mejor verla como un ascenso difícil

o tomarla como una aventura en la que no faltan

los azares, los peligros y los contratiempos.

 

Sí, la vida no es fácil pero tampoco es intolerable.

La disfrutas cuando la vives por alguien

y sufres mucho si la vives contra alguien.

 

La vida nos ofrece mareas altas y mareas bajas,

calma y tempestades y las penas son parte

del precio que pagamos estar acá.

 

Sin embargo el balance siempre da ganancias

y lo importante es -como dijo Séneca-

"no abandonar la virtud ni en las peores situaciones".
(
http://www.celebrandolavida.org
).

07/03/2012 22:58 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Meditacion sobre la voluntad de Dios.

Voluntad

Se dice que una buena mujer, que al caer enferma, le preguntaron si quería morir o vivir, a lo cual contestó:

-Lo que Dios quiera.

-Pero -dijo uno de los presentes--, si Dios lo dejara a tu voluntad para decidir ¿qué escogerías?
-Oh, si Dios me dejara a mí escoger yo lo volvería a dejar a él decidir.

Que actitud más digna de admirar la de esta bella dama..! supo aceptar que Dios tiene la última palabra aún estando al borde de la muerte.

"La voluntad de Dios no es como jugar a la búsqueda del tesoro... en que Dios la esconde y tú tratas de descubrir dónde está. Nuestra tarea no es encontrar la voluntad de Dios. Es tarea de Dios revelarla, y la nuestra es la de ser receptivos y estar listos para captarla." la biblia nos lo recuerda que Él nos hará entender, y nos enseñará el camino en que debemos andar.(Salmos 32, 8) **

Lucas 22, 42
diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.

Mateo 6, 10
Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.

Salmo 143, 10
Enséñame a hacer tu voluntad, porque Tú eres mi Dios; tu buen Espíritu me guíe a tierra de rectitud.

**Extracto comentario "Antonio Ramón Henríquez Pérez"
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

07/03/2012 22:59 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Contigo dando vida.

Contigo dando Vida

“El buen pastor da su vida”

Retiro de cuaresma

http://www.salesianas.com/

 

 

Oración para comenzar el retiro.

Ambientación:

Queremos que este tiempo de retiro de Cuaresma, de preparación para la Pascua, sea un momento privilegiado para detenernos ante nuestra propia vida, tratando de ver cómo estamos siguiendo a Jesucristo en nuestro día a día, en casa, en el colegio, entre nuestros niños y jóvenes. La propuesta es "orar la propia vida". Detenernos en hacer oración.

La oración es una de las claves más importantes de la vida del cristiano y una de las propuestas importantes que se nos recuerda que hay que reforzar en Cuaresma. Desde la oración esto es lo que muchos hombres y mujeres a lo largo de la historia han tratado vivir: dejar de mirar atrás, dejar de mirarse a sí mismos^ y correr hacia adelante, remar "mar adentro", hacia la propia profundidad, y como san Pablo poder decir: "Continúo mi carrera por si consigo alcanzar a Jesucristo, habiendo ya sido alcanzado yo por Él^ Pero una cosa hago: olvidando lo que dejé atrás, me lanzo de lleno a lo que está por delante, corriendo hacia la meta" (Filipenses, 12-14).

Y    nuestra senda no puede ser otra que Jesucristo. Caminaremos con particular fuerza en este tiempo de Cuaresma, tiempo favorable para convertirnos y adentrarnos, si hacemos oración, así se nos descubrirá un poco más y mejor el misterio que alberga la muerte y resurrección de Jesús.


Recitamos a dos coros:

Vengo aquí mi Señor, a olvidar las prisas de mi vida, ahora sólo importas Tú, dale la paz a mi alma.

Vengo aquí, mi Señor, a que en mí lo transformes todo nuevo,

ahora sólo importas Tú, dale la paz a mi alma.

Vengo aquí, mi Señor, a pedir que me enseñes tu proyecto, ahora sólo importas Tú, dale la paz a mi alma.

Vengo aquí, mi Señor, a adentrarme en tu paz que me serena,

ahora sólo importas Tú, dale la paz a mi alma.

Lectura del profeta Miqueas:

«Te he explicado hombre, el bien, lo que Dios desea de ti: simplemente que practiques la justicia, que ames la misericordia y camines humildemente con tu Dios” (Miqueas 6,8) Oración (solista): CAMINA HUMILDE CON TU DIOS

Dios te da la mano en el camino, como a un niño.

Te coge también en sus brazos en los momentos de peligro.

¿por qué te quejas de soledad, de miedo o de cansancio?

Dios es el Sol de tu camino.

¿por qué te quejas de oscuridad?

Nada tienes que temer.

Te enseña el camino, su Palabra.

Te alegra el camino, la Esperanza.

Te ayuda en el camino, es su Gracia.

Camina humildemente con tu Dios, camina agradecido y confiado, camina enamorado, sírvele con humildad y con amor.

¿No podrás hacer algo por tu Dios?

Sírvele, sírvele en los pequeños, en quienes pone en tu camino, en sus hijos desvalidos, en cada reflejo de su sol.

(Se introduce y motiva el tiempo personal del que se dispondrá. Se puede hacer acompañado por la guía dejando a

todos en el mismo lugar (salón-capilla)

 

 Cuaresma. orar desde  mi  vida

Nadie comienza a peregrinar si no tiene un deseo o motivación y un destino u horizonte.

(NOTA: A cada persona se le da una tarjeta con el eslogan del curso: Contigo, ¡dando Vida!

Como resumen de su tiempo personal escribirá para compartir una oración, pensamiento, ^ lo leerá en el momento que se tendrá en común al final)

AYUDAS PARA LA ORACIÓN

Cuando rezamos se nos suele decir que tenemos que crear un clima especial, buscar el silencio, hablar desde el corazón, desde dentro^

Está claro que aprender a afrontar el silencio y la soledad es algo que no se aprende en un día, ni en una mañana. Pero aquí tienes unas “pistas” para que durante estas semanas de cuaresma (y ¡ojalá! siempre) disfrutéis de la Oración, del Encuentro con Dios. Puedes comenzar la oración con las siguientes pautas:

Vamos a empezar por lo más sencillo: lo externo. Intenta sensibilizar lo externo, nuestros sentidos. Comienza la oración sin prisa, buscando un lugar donde poder encontrarte tranquilo/a. Para ello sitúate:

-          Sin prisas, no pasando por alto los detalles que aparecen en ti en este “rato”

-          Parándote ante cualquier realidad que pueda decirte algo, intentando disfrutar, gozar, percibir lo pequeño, lo oculto, lo que veo todos los días y no me he parado nunca a Observar con detalle, la lectura que me dice algo, el sonido que me invita a pensar^

-          Mirando la realidad con sus matices, sus formas, colores, contrastes, brillos, formas, etc...

-          Escuchando los sonidos que no oímos en el día a día: coches, voces, gritos, ruidos de casa, ruidos de la calle, el silencio es interior, el “ruido” exterior forma parte de “mi silencio”.

-          Percibiendo todos los mensajes que recibo: la brisa que me acaricia, el sol, tacto que mis sentidos estén alerta.

-          Tocando, mirando, oliendo...en resumen, dejar a un lado las prisas y presta atención, “date cuenta” de tu entorno: Dios forma parte del mismo.

Es importante que lo hagamos sin prisa, tómate tiempo. Lo importante es encontrarte un sitio donde empezar la oración.

Una oración no es un examen. No todas las preguntas son para responder en un día, tomate el tiempo que necesites para cada cosa, sin prisas, sin agobios.

Haz “rutina” para este rato de oración, introdúcelo en tus días como una parte más del mismo, como el comer, el dormir, el despertar^

Comiénzalo con una oración, haz que sea un momento especial:

“Alzo mi entendimiento hacia Dios y considero cómo me mira. Que todas mis acciones, intenciones y aspiraciones vayan solamente a tu mayor gloria, Señor”.

Una vez terminada tu oración y en disposición aún de oración agradecido/a repasa por dónde ha estado presente el Señor y cómo percibes “su voz” “sus mensajes, su Gracia para ti.

Describe los sentimientos que tienes en tu interior: aburrido, atascado, contento, animado, desconfiado, sosegado, encantado, inquieto, despistado, amado, deprimido, comprometido...Escribe lo que tu interior te dice.

Los Pensamientos basta escribir lo que se te pasa o se te ha pasado por la cabeza durante la

oración.

Y   si han aparecido deseos concrétalos en peticiones, quejas, o simplemente, dar Gracias Te proponemos las siguientes partes:

 

“QUE LLENA MI CORAZON...MIS SENTIMIENTOS AHORA”

¿Cuáles son tus sentimientos y deseos en este momento de tu vida?

¿Qué es lo que te inquieta o te ocupa tu mente y tu corazón? ¿Cómo es tu relación con la familia, compañeros de trabajo? ¿Qué papel juega Dios es tu vida? ¿Dónde lo tienes presente? ¿Estas demasiado centrado/a en ti mismo/a y no te preocupas por los demás?

Y  tus alumnos/as, ¿Cómo es tu relación con ellos en este momento?

Ser Cristiano/a es vivir amando

Amar supone entregarse a tope a todo aquello a lo que te dedicas. Amar supone elegir bien entre las posibilidades que tienes.

Amar supone renunciar a uno mismo.

Amar es querer a los que te rodean, es servir y estar disponible. Amar es preguntarse qué quiere Dios de mí.

Amar es vivir y ser feliz para llevar la alegría a quienes no la tienen. Amar es comprometerse con la justicia.

Amar es ser solidario.

Amar es vivir con los criterios del Evangelio.

Amar es compartir tu tiempo con los demás.

Amar es conocerse a sí mismo.

Amar es saber descansar con otros.

Amar supone^

Amar es^.

SOÑAR

SOÑAR, SOÑAR, SOÑAR!

Hazme soñar¡ Soñar, soñar, soñar!...

¡Hace tiempo que no sueño!

Soñé que iba una vez, cuando era niño todavía,

al comienzo del mundo

en un caballo desbocado por el viento,

soñé que cabalgaba, desbocado, en el viento,

que era yo mismo el viento^

Señor, hazme otra vez soñar que soy el viento el viento bajo la Luz, el viento traspasado por la Luz el viento desecho por la Luz, el viento fundido por la Luz, el viento, hecho Luz.

Señor, hazme soñar que soy la Luz_

que soy Tú mismo, parte de mi mismo^

y guárdame, guárdame dormido,

soñando, eternamente soñando

que soy un rayito de Luz de tu costado. León Felipe

Salmo 139

Señor, tú me sondeas y me conoces, tú sabes si me siento o me levanto; de lejos percibes lo que pienso, te das cuenta si camino o si descanso, y todos mis pasos te son familiares.

Antes que la palabra esté en mi lengua, tú, Señor, la conoces plenamente; me rodeas por detrás y por delante y tienes puesta tu mano sobre mí; una ciencia tan admirable me sobrepasa: es tan alta que no puedo alcanzarla.

¿A dónde iré para estar lejos de tu espíritu? ¿A dónde huiré de tu presencia?

Si subo al cielo, allí estás tú; si me tiendo en el Abismo, estás presente. Si tomara las alas de la aurora y fuera a habitar en los confines del mar, también allí me llevaría tu mano y me sostendría tu derecha.

Si dijera: "¡Que me cubran las tinieblas y la luz sea como la noche a mi alrededor!", las tinieblas no serían oscuras para ti y la noche sería clara como el día.

Tú creaste mis entrañas, me plasmaste en el seno de mi madre: te doy gracias porque fui formado de manera tan admirable.

¡Qué maravillosas son tus obras!

Tú conocías hasta el fondo de mi alma y nada de mi ser se te ocultaba, cuando yo era formado en lo secreto, cuando era tejido en lo profundo de la tierra.

 

2° “Y YO ¡MIRO PARA OTRO LADO!

Periódicamente nos asaltan malas noticias: Hoy son avalanchas, mañana tifones o maremotos, terremotos y tsunamis, La muerte de un amigo, de un familiar, amigos que se separan, Hoy una hambruna publicitaria y una epidemia, Inmigrantes que llegan a nuestras playas y que nos venden periódicos y pañuelos en semáforos. Hoy un atentado terrorista unos amigos se pelean y uno queda en coma.


“Veo noticias y me sobrecojo, miro a mi alrededor y lloro. Las imágenes en televisión me llegan al corazón y lo que oigo en casa o a mí alrededor me hace sufrir y pienso sintiéndome impotente ¿Qué hacer?”

Pero me veo incapaz de hacer mucho no

se por donde tirar, a quien ni a que acudir ¿podrá EL ayudarme? ¿Cómo?

 

Es importante ser consciente de los males del mundo, de los males que me rodean. Abrir los ojos a todo lo posible. No olvidarme. No mirar a otro lado. No ignorar que lejos y muy cerca existe el dolor, y que debo de mirar con valentía a ese dolor, porque esas Cruces, esos males transforman a las personas de mi alrededor y a mí mismo/a.

Su dolor, debe de ser mi dolor. Su salvación mi salvación. Y como persona cristiana no puedo, ni debo mirar para otro lado.

 


3 ° “EN MI CAMINO^EN MI VIDA_ ¿QUÉ HACER?...MIS COMPROMISOS”

El que algo quiere, algo le cuesta. Eso dice uno de los refranes populares^

Merece la pena creer en que tiene sentido luchar por lo que uno cree, ama y desea. El profesor/a, estudiante, el enamorado, el padre, la madre, el cura, la escritora, el artista, el médico cualquiera de nosotros sabe que, en el fondo, la vida no la podemos dejar pasar sin hacer nada. Merece la pena apostar por algo o renovar apuestas que ya hemos hecho. Y en estos tiempos que estamos más.

 

Tenemos que empezar a tomar decisiones sobre aquello que nos toca elegir. Tenemos que empezar a hacer verdaderamente nuestra vida. A todas las edades son necesarias referencias, guías, ayudas Y la encontraras en otros los que están cerca de ti y tal vez de los que están ahora lejos. Y ojalá en el Dios revelado por Jesús como Padre-Madre, Ternura infinita, Misericordia sin fin. Debemos de empezar a hacer nuestros sueños realidad.

Es importante saber a dónde va uno, o por lo menos donde le gustaría, coger el timón de la vida o rectificar el rumbo, y sentirse en marcha y además hacerlo desde el sentirse acompañado por el Señor de la Vida.

Se trata de implicarse en lo que a uno le importa. Habrá días de logros y tiempos de “fracasos” (Eclesiastés 3: “Todo tiene su tiempo”).

Proyectos, sueños, intentos La clave está en hacerlo como respuesta a la ganas de vivir desde la libertad que Dios nos ha regalado en Cristo: “para ser libres nos liberó Cristo” (Gálatas 5,1).

La vida es una experiencia y hay que aprender de ella en cada paso.

En el camino suele haber días dulces y días tristes, pero en esto me pregunto, que sería de mí si no conociera la tristeza, el dolor, no lo sé, simplemente he dado respuestas a esto con más preguntas.

Dentro de este camino hay espinas que nunca salen de tu interior, hay estrellas que suelen señalar, pero quizás nunca llegues a palpar su calor. Hay momentos que rebasas tu felicidad y momentos de agonías en tu dolor; pero la vida es un subir y bajar de emociones, es una vida peligrosa pero a la vez suele ser hermosa.

El Hombre y la Mujer no se miden por su altura exterior, sino por la fuerza que encuentra en su interior. No podríamos conocer el éxito si no nos esforzáramos. Hay personas que luchan y consiguen llegar a la meta sin poner límites a sus sueños, simplemente avanzan un paso cada día.

En el camino en algunos momentos es necesario mirar hacia atrás, pero no para retroceder, sino para aprender las lecciones del pasado y caminar con más sabiduría hacia adelante: “La vida sólo se comprende mirando atrás, pero debe vivirse mirando hacia adelante” (Soren Kierkeegard). Es necesario escuchar el silencio, trata de observar a tu alrededor; cada persona tiene un universo diferente en su vida, tal vez inexplorado y por descubrir por nosotros mismos. Tu vida es un Sueño de Dios para ti ^ y todos los que se cruzan contigo en el camino de la vida forman parte de ese sueño.


¿Que decisiones importantes te toca elegir ahora en este momento de tu vida?

¿Qué personas me han acompañado hasta ahora en mi vida?

¿Qué proyectos son importantes para mí?

Si sigo así, ¿A dónde voy a llegar?

¿Qué papel juega mi familia, amigos y entorno en mis decisiones? ¿Dejo que Dios sea participe en mi futuro?

TEXTOS DE AYUDA PARA LA ORACION

¿Qué hacer para heredar la vida eterna?: Marcos 10, 17-22

Sal a los caminos: Lucas 14, 15-24

Arcilla en manos del alfarero: Jeremías 18, 1-6

Historia de Dios conmigo: Salmo 136

Mis talentos Mateo: 25, 14-30

La vida es un Proceso que hace germinar dentro de nuestro corazón las semillas de la Esperanza, La Fe y el Amor. Nunca exterminemos esas semillas, por el simple hecho que no entendamos los momentos críticos de la Vida.

“Por que en Ti esta la fuente de la Vida, y en tu Luz podemos ver LUZ_ “(salmo 35)


TIEMPO PARA COMPARTIR. GESTO

Una vez terminado el tiempo de reflexión personal nos unimos EN GRUPO O GRUPOS PARA COMPARTIR.

Podemos ayudarnos de un gesto y motivar el momento de finalización del retiro.

1.     -     Cada persona tiene la tarjeta que se les ha repartido al principio con el eslogan del curso: Contigo ¡dando Vida!

2.     -     En ella escribirán un pensamiento desde la oración que han realizado en el tiempo personal de encuentro con Jesús.

3.     -     GESTO: en el lugar donde nos encontramos se colocará un incensario encendido. Cada uno coge un granito de incienso, y leyendo lo escrito en su tarjeta (una oración de petición - súplica - agradecimiento) lo echa al incensario para que se queme y reparta su olor.

4.        -    REZAMOS JUNTOS EL PADRE NUESTRO


* 1. Convirtámonos a la solidaridad.

«Sed compasivos, como vuestro Padre es compasivo, dice el Señor».

La vida y la felicidad están en compadecer, en vivir para los demás.

*2. Nuestro vivir es con-vivir.

Vivir en solidaridad es calidad de vida, porque el otro es para nosotros no rival ni carga, sino estímulo y complemento de nuestra personalidad.

*1. Crucifiquemos el egoísmo y el individualismo.

Rompamos con la tentación de encerrarnos en nosotros mismos.

Rompamos con el narcisismo,

que nos transforma en seres infantiles y tontos.

El egoísmo es injusto porque no da a los demás lo que tienen derecho a recibir de nosotros.

Abandonemos posturas cómodas, no solidarias.

 

*2. Convirtámonos a la verdadera oración.

«Pedid y se os dará, buscad y encontraréis,

llamad y se os abrirá, porque quien pide recibe,

quien busca encuentra y al que llama se le abre»

Haz que con la fuerza de tu Espíritu

* 1. Al orar nos abrimos al Amor de Dios,

como María lo hizo,

a su llamada siempre viva, nueva y actual.

Nos dejamos invadir por el Espíritu

y contemplamos, agradecemos, adoramos,

 

TODOS: Concédenos Padre Santo,

aprender a descubrir tu Rostro en los demás,

en los acontecimientos de la vida,

en la naturaleza toda.

 

nos sintamos enviad@s

a aportar lo más bueno y bello

que podemos dar a los demás:

el Amor de tu Hijo Jesucristo, que vive en nosotros.

Amén. amamos y salimos renovad@s para servir más y mejor.

 

“La Paz de Cristo en el Reino de Cristo”
=========================================
Acción Católica de la Diócesis de Querétaro.
http://accioncatolicaqueretaro.wordpress.com
http://www.facebook.com/accioncatolicaqueretaro
accioncatolicaqueretaro@yahoo.es


Jose Luis Aboytes
Coordinador Internet

Cuando te sientas estresado.

Cuando te Sientas Estresado

Hace algunos años fui al doctor porque estaba constantemente enferma. Él me dijo que los síntomas eran el resultado de estar estresada. Estaba durmiendo mal, alimentándome inadecuadamente y exigiéndome más y más -todo en nombre del servicio al Señor-.

La palabra estrés era originalmente un término de ingeniería usado para referirse a la cantidad de fuerza que un balancín, u otro soporte físico, podía sostener bajo presión sin colapsar. En nuestro tiempo el término estrés ha sido ampliado para incluir la presión mental y emocional.

El estrés es algo normal en la vida de todos. Dios nos ha creado con la capacidad de sobrellevar una cierta cantidad de presión y tensión. El problema se suscita cuando nos esforzamos más allá de nuestras limitaciones, lo que nos puede llegar a ocasionar un daño permanente.

La paz está destinada a ser la condición natural de todo creyente en Jesucristo. Él es el Príncipe de Paz, y en Jesús encontramos nuestra herencia de paz. Es un don del Espíritu Santo que Él nos da cuando vivimos en obediencia a su Palabra.

La paz que Dios da se manifiesta en tiempos buenos o malos, cuando hay abundancia o escasez. Su paz opera en medio de la tormenta.

Filipenses 4, 6-7
No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias.

Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.

Fuente: Cómo encontrar ánimo para cada día. Joyce Meyer
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

07/03/2012 22:32 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Las cuatro leyes de la espiritualidad.

LAS CUATRO LEYES DE LA ESPIRITUALIDAD

 

LA PRIMERA dice :
" La persona que llega es la persona correcta ", es decir, que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprehender y avanzar en cada situación.
LA SEGUNDA dice :

" Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido ". Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe el: "si hubiera hecho tal cosa...hubiera sucedido tal otra...". No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

LA TERCERA dice:
" En cualquier momento que comience es el momento correcto".Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.
LA CUARTA dice :

" Cuando algo termina, termina ". Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.
(
http://josemanuelromerolopez.blogspot.com
).

07/03/2012 22:33 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Homilia para la Misa del Domingo III de cuaresma del ciclo B.

B - Domingo 3o. de Cuaresma
Primera lectura: Éx 20, 1-17; Salmo 19; Segunda: 1Cor 1, 22-25; Evangelio: Jn 2, 13-25
Autor: P. Octavio Ortíz | Fuente: Catholic.net


Sagrada Escritura:
Primera lectura: Éx 20, 1-17
Salmo 19
Segunda: 1Cor 1, 22-25
Evangelio: Jn 2, 13-25

 

 

Nexo entre las lecturas

“Nosotros predicamos a Cristo crucificado, que es fuerza de Dios y sabiduría de Dios” (segunda lectura). En esta frase veo resumido el mensaje central de los textos litúrgicos de este domingo tercero de cuaresma. Fuerza y sabiduría de Dios que superan y perfeccionan la fuerza y sabiduría del Decálogo (primera lectura). Fuerza y sabiduría de Dios que instauran un nuevo templo y un nuevo culto, situado no ya en un lugar, cuanto en una persona (Él hablaba del templo de su cuerpo): la persona de Cristo crucificado, muerto y resucitado en quien la relación entre Dios y el hombre alcanza su plenitud y su paradigma.


Mensaje doctrinal

1. Jesucristo, sabiduría de Dios. La revelación de Dios es un largo y progresivo camino de sabiduría divina. Esa sabiduría se revela adaptándose a los eternos designios de Dios, pero también al desarrollo espiritual y humano de los hombres. Esto no es imperfección de Dios, sino condescendencia, aceptación de la historicidad del ser humano con todos los condicionamientos que ella comporta. Después de largos siglos en que la sabiduría divina se fue manifestando en enseñanzas, instituciones, profetas y sabios, la sabiduría de Dios se encarna en Jesús de Nazaret, pero con caracteres bastante diversos a lo esperado. Jesús dirá que no ha venido a abolir la ley sino a perfeccionarla, por eso no basta el decálogo con su amor a Dios y al hombre, es necesario añadir que se trata de amar a Dios en su misterio trinitario revelado por Jesucristo, y de amar al prójimo, incluso si es nuestro enemigo. Jesús, como nuevo templo, interioriza el culto cristiano, fundado no en sacrificios ni ritos externos, sino en la acción del Espíritu de súplica, alabanza y adoración. Tanto en uno como en otro caso, se trata de una sabiduría que mana del Espíritu de Dios, no obra del hombre ni de sus capacidades superiores.

2. La cruz, sabiduría de Cristo y del Cristiano. La sabiduría de Jesucristo brilla con una fuerza particular en la locura de la cruz. La cruz era el objeto más horrible a los ojos de un buen romano, y para un piadoso judío era signo de maldición divina. Para los contemporáneos de Jesús el escándalo debió de ser mayúsculo. ¡A quién se le ocurre hacer de la cruz el signo más elocuente de la sabiduría de Dios y del cristianismo! Ciertamente no a los hombres, pero se le ocurrió a Dios. Ante la figura de Cristo crucificado, la sabiduría humana o cae de rodillas en actitud de reconocimiento de una ciencia misteriosa y superior, o se rebela y sucumbe bajo el peso insoportable de algo que sobrepasa el humano razonamiento. Desde hace veinte siglos Jesús sigue proclamando desde el Gólgota que el madero de la cruz es el verdadero árbol de la ciencia del bien y del mal, de la ciencia de la vida. Los cristianos hemos de ser muy conscientes de que en la cruz está nuestra verdadera sabiduría, y que hemos de anunciar a todos el Evangelio de la cruz, el evangelio del sufrimiento.

3. La potencia de Cristo crucificado. Ningún crucificado antes de Cristo pudo hacer de la cruz su trono y su cetro. Solamente Cristo ha podido llevar a cabo esa transformación tan imposible: ha cambiado el signo de ignominia en signo de poder. Para los que creemos, en efecto, la cruz es potencia de Dios. El decálogo era signo del pacto entre el Dios soberano e Israel su vasallo; el templo, con su imponente grandiosidad de edificio, de rito y de sacrificio, era signo del poder y trascendencia de Dios. Con Jesús la omnipotencia de Dios se hace patente en la debilidad de la carne, en la maldición de un madero, en la humana ignominia de un crucificado. Los hombres, generación tras generación, somos reacios a entender un poco al menos este gran misterio. Quienes se dejan seducir por él y en él entran por la fe y la humildad, logran para sí la auténtica sabiduría y son capaces de despertar el interés por ella en los demás.


Sugerencias pastorales

1. Sólo se puede volar con dos alas. El hombre contemporáneo tiene una confianza sin límites en la inteligencia científica, por el hecho mismo de que ve las grandes conquistas a las que ha llegado: en el mundo astronómico, en la técnica biogenética, en la electrónica, y en cualquier forma del saber empírico. La inteligencia humana abarca otros aspectos, que necesitan un desarrollo, como la inteligencia filosófica, o la moral o la religiosa. Desgraciadamente la inteligencia en estos campos en vez de aumentar, ha ido disminuyendo en los últimos lustros. ¡Es un grande déficit en la vida y en la formación del hombre actual! Precisamente porque la inteligencia filosófica, moral o religiosa preparan o facilitan el camino hacia la fe, mientras que la científica no pocas veces lo obstaculiza o peor todavía lo liquida. Es verdad que la sola inteligencia no hace creyentes, se requiere de la fe. Pero sin el soporte de una verdadera inteligencia, la fe se convierte en fideísmo, al igual que la inteligencia sin el complemento de la fe se convierte en puro intelectualismo o en positivismo científico. ¿Cuál es tu mentalidad, la de tus familiares y vecinos? ¿Aceptas la fe como verdadera ciencia de Dios al servicio del bien del hombre? ¿Qué podemos hacer los fieles cristianos para volar, en las tareas de cada día, con las dos alas de la fe y de la razón? ¿No hay muchos cristianos que pretenden volar sólo con un ala? ¡Empresa imposible!

2. El decálogo de la oración. Jesucristo en el evangelio supera el culto ritual del templo, y lo sitúa en el interior del hombre. En 1973 el Papa Pablo VI propuso a los fieles que le escuchaban el decálogo de la oración, una manera práctica de vivir el culto interior y de expresarlo de modo adecuado a nuestro tiempo.

1) Aplicar de modo fiel, inteligente y diligente la reforma litúrgica.

2) Hacer una catequesis filosófica, bíblica, teológica, pastoral, sobre el culto divino.

3) No apagar el sentimiento religioso al revestirlo de nuevas y más auténticas expresiones espirituales.

4) La familia debe ser la gran escuela de piedad, de espiritualidad, de fidelidad religiosa.

5) Considerar el precepto festivo no sólo un deber primario, sino sobre todo un derecho, una necesidad, un honor, una fortuna.

6) Si está permitida una cierta autonomía en la práctica religiosa en grupos distintos, no debe faltar la comprensión del genio eclesial, es decir de ser pueblo, una sola alma socialmente unida, de ser Iglesia.

7) El desenvolvimiento de las celebraciones litúrgicas es siempre un acto de gran seriedad, que se debe preparar y realizar con gran esmero.

8) Los fieles colaboran al fiel cumplimiento del culto sagrado con su silencio, compostura, y sobre todo con su participación.

9) La plegaria tenga sus dos momentos propios de plenitud: el personal y el colectivo.

10) El canto, a través del cual se expresa la riqueza espiritual de los fieles cristianos.

Este decálogo sigue siendo actualísimo después de casi treinta años. El cumplimiento de este decálogo será renovador y enriquecerá la vida espiritual de cada cristiano, de los grupos, de las parroquias.

Juzgar a todos por las faltas de algunos.

Autor: Máximo Alvarez Rodríguez
¿Juzgar a todos por las faltas de algunos?
¿Cómo se atreven a juzgar a los que, a pesar de sus debilidades, intentan seguir siendo fieles?
 
La semana pasada me encontraba en un local en el que había varias personas, una de las cuales estaba leyendo el periódico. Al llegar a un titular que hablaba de dos monjas asesinas, instintivamente se dirigió a mí, quiero pensar que sin mala fe, pero como si por el hecho de ser cura yo tuviera algo que ver con la actuación de las religiosas. Es verdad que no ofende quien quiere, sino quien puede, pero de alguna manera me molestó. Esto suele pasar con bastante frecuencia. Así, por ejemplo, sale una noticia sobre el Papa y te dicen: oye, mira aquí hablan de tu jefe. Y yo les digo: y del tuyo, si es que no has dejado de ser cristiano. Otra cosa muy distinta es que personas que te aprecian, al ver noticias relativas a la religión o a la Iglesia, se acuerden de ti.

Volvamos a la noticia de las monjas. Se trata de dos mujeres que están siendo juzgadas. Aún no se ha dictado sentencia. Podrían ser inocentes. Más supongamos que, en efecto, obraron mal y colaboraron en la muerte de otras personas... Eso es muy grave y no tiene disculpa. Pero de ninguna manera se puede achacar a la condición de religiosas, ni a las normas de la Iglesia o de su congregación. En todo caso es el fruto de un contexto salvaje de odio y rivalidad que nada tiene que ver con el cristianismo. Sin embargo el goteo constante de noticias escandalosas que implican a gente de Iglesia, como ha sido también el caso de las misioneras africanas, puede llevar a veces a la generalización, a decir que todos son iguales o a empañar el testimonio de entrega y santidad de cientos de miles de personas que viven su fe y su compromiso cristiano de manera auténtica.

Pero aún hay más, ¿por qué cuando se habla de temas de Iglesia se tiende a pensar solamente en la Jerarquía o en las personas especialmente consagradas? Que se sepa, lo que nos hace miembros de la Iglesia no es la ordenación sacerdotal o la profesión religiosa, sino el Bautismo. Por tanto no parece justo que un bautizado intente echar balones fuera, señalando a los demás y no aplicándose a sí mismo lo que aplica alegremente a los otros. Y si es que ya ha dejado de ser cristiano por pereza o por abandono de la fe, ¿cómo se atreve a juzgar a los que, a pesar de sus debilidades, intentan seguir siendo fieles?

Hablando de debilidades, la expresión bíblica "hombre de barro" no pretende presentar a Dios como el dueño de una cerámica, sino reflejar la fragilidad, la condición pecadora del ser humano. Y que se sepa no hay ningún producto mágico que la elimine. Ya lo decía el clásico latino: "hombre soy y nada humano me es ajeno". Mire sinceramente cada cual hacia sí mismo y entonces no deberá extrañarse de que los demás puedan cometer errores. Y si alguien se cree perfecto ya tiene un defecto grande: la falta de visión para reconocer sus limitaciones.

¿Monjas asesinas? Presuntamente dos, en medio de cientos de miles y no precisamente por ser monjas. En todo caso en la balanza de las cifras es infinitamente mayor el número de monjas asesinadas por ser monjas. Esa es la gran verdad y como ésta otras muchas que afectan a la Iglesia.
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

La codicia rompe el saco.

LA CODICIA ROMPE EL SACO
Por Carlos Rey

Todo era calma y silencio. Algunos perros ladraban, pero casi no se oían sus ladridos por lo distantes que estaban. La luna se había ocultado oportunamente detrás de una densa nube, dejando la casa totalmente a oscuras.

Calín, avezado y diestro ladrón de San Borja, distrito de Lima, Perú, abrió la puerta con cuidado y se acercó sigilosamente al dinero. Eran diez millones de soles. Guardó la fuerte suma en una bolsa, y corrió a su casa. Ese fue su error, ya que ahí mismo, en su casa, su esposa descubrió uno de los fajos, lo abrió y se dio cuenta de que eran billetes falsos, impresos en papel común y corriente.

Avergonzado, humillado y aplastado por el engaño del que había sido víctima, Calín se fue de la casa. Pero su esposa no tardó en denunciarlo a la policía por ladrón y por abandono del hogar.

A muchas personas lo que le sucedió a Calín les ha de recordar el refrán que dice: «La codicia rompe el saco.» Y es que según la teología medieval, la codicia es uno de los siete pecados capitales que no se perdonan. En definitiva, fue la codicia de poseer diez millones de soles lo que llevó a Calín a la perdición.
¿Y qué es la codicia? Según el Diccionario de la Real Academia Española, la codicia es el afán excesivo de riquezas. En sentido figurado, es el deseo vehemente de algunas cosas buenas. Todos sabemos que es normal el deseo de poseer cosas buenas. Pero la codicia es ese deseo convertido en pasión, es decir, algo bueno llevado al extremo.

El deseo natural de poseer y conservar es legítimo. A él se debe que nos esforcemos por tener comida, ropa, casa, auto, cónyuge e hijos. Es lo que nos impulsa a hacer una carrera, a iniciar un negocio o a lanzar una nueva empresa.

Los sanos deseos nos pueden llevar hasta a cruzar fronteras lejos de nuestra tierra en busca de nuevos horizontes. Cuando los mantenemos dentro de sus cauces, esos deseos de poseer pueden ser buenos y positivos, señales de verdadero progreso. Pero cuando se vuelven pasiones desorbitadas que nos dominan, cuando se hinchan como un tumor maligno y se extienden como un cáncer y devoran lo mejor de nuestras fibras morales, esos deseos —los mismos que arruinaron a Calín— nos pueden llevar a la perdición.

Contra el pecado capital de la codicia hay un solo antídoto. Es Jesucristo, el Hijo de Dios, que representa todo lo contrario. Él es el Desinterés en persona, la Generosidad en carne propia. El único deseo excesivo que tuvo fue el de dar el todo por el todo para salvarnos de los deseos de nuestra naturaleza pecaminosa. Cristo tomó nuestro pecado sobre sí en la cruz a fin de librarnos de la esclavitud de ese pecado, incluso la codicia. Si le entregamos todos nuestros deseos, tanto los malos como los buenos, Él hará lo que nosotros, por nuestra propia cuenta, somos incapaces de hacer: disipará los malos y hará que los buenos se cumplan de modo sobrenatural.
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

07/03/2012 22:36 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Ejercicio de lectio divina para el Domingo III de cuaresma del ciclo B.

Lectio Divina. 3o. Domingo de Cuaresma
Oración con el Evangelio. Ciclo B.
Autor: P. Martín Irure | Fuente: Catholic.net


Jn 2, 13-25


1. INVOCA


El Señor te va a decir su Palabra. Prepara tu ánimo para escucharle. Haz el silencio exterior e interior. El Espíritu está listo para descubrirte el sentido de la Palabra de hoy y para animarte a vivirla.
Reza la invocación Veni, Sancte Spiritus:

Ven, Espíritu Santo,
te abro la puerta,
entra en la celda pequeña
de mi propio corazón,
llena de luz y de fuego mis entrañas,
como un rayo láser opérame
de cataratas,
quema la escoria de mis ojos
que no me deja ver tu luz.

Ven. Jesús prometió
que no nos dejaría huérfanos.
No me dejes solo en esta aventura,
por este sendero.
Quiero que tú seas mi guía y mi aliento,
mi fuego y mi viento, mi fuerza y mi luz.
Te necesito en mi noche
como una gran tea luminosa y ardiente
que me ayude a escudriñar las Escrituras.

Tú que eres viento,
sopla el rescoldo y enciende el fuego.
Que arda la lumbre sin llamas ni calor.
Tengo la vida acostumbrada y aburrida.
Tengo las respuestas rutinarias,
mecánicas, aprendidas.
Tú que eres viento,
enciende la llama que engendra la luz.
Tú que eres viento, empuja mi barquilla
en esta aventura apasionante
de leer tu Palabra,
de encontrar a Dios en la Palabra,
de encontrarme a mí mismo
en la lectura.

Oxigena mi sangre
al ritmo de la Palabra
para que no me muera de aburrimiento.
Sopla fuerte, limpia el polvo,
llévate lejos todas las hojas secas
y todas las flores marchitas
de mi propio corazón.

Ven, Espíritu Santo,
acompáñame en esta aventura
y que se renueve la cara de mi vida
ante el espejo de tu Palabra.
Agua, fuego, viento, luz.
Ven, Espíritu Santo. Amén. (A. Somoza)


2. LEE LA PALABRA DE DIOS Jn 2, 13-25 (Qué dice la Palabra de Dos)

Contexto bíblico


En el relato de la boda de Caná, Jesús transforma el agua en vino. Con este signo, el evangelista Juan anuncia la sustitución de la Alianza antigua por la Nueva.
En el relato de hoy, Jesús comienza el primer ciclo de su actividad: sustituir las instituciones que pertenecían a la Antigua Alianza. La primera será el templo, centro religioso y símbolo nacional de Israel. Este texto denuncia la corrupción del templo y, en consecuencia, la del culto a Dios.

Texto

1. En el templo se encontró con los vendedores (v. 14)


Jesús no se encuentra en el templo con adoradores de Dios ni peregrinos que buscan a Dios. Sólo hay comercio. La fiesta era un medio de lucro para las autoridades religiosas.
Jesús ocupa el centro de la actuación y del relato. Según Juan, Jesús comienza su vida pública en la capital, en el templo y en una gran festividad: la Pascua. Es la ocasión propia para impartir una gran lección.

2. Echó fuera del templo a todos (v. 15)


Jesús, al estilo de los grandes profetas, condena con este gesto valiente, la falsedad de aquello que llamaban “culto a Dios”. Un culto hipócrita que no conducía al cambio de la vida sino a la explotación de los devotos peregrinos.
Al expulsar del templo a todos los animales, materia de los sacrificios, declara con esto que tales sacrificios son inútiles y que el culto ofrecido, a base de animales, está abolido. Jesús va más allá que los profetas, que proponen la reforma de los sacrificios, no la abolición.

3. No conviertan la casa de mi Padre en un mercado (v. 16)


Jesús actúa como Hijo, cuando afirma “mi Padre”. Pues es Él quien representa de verdad al Padre en el mundo. Así declara que Él es el Mesías, de acuerdo al salmo 2, 7: Tú eres mi hijo.
La casa del Padre la han convertido en casa de negocios. El culto se ha convertido en un pretexto y ocasión para el lucro. Esto es intolerable, pues también ante los sencillos, bajo el nombre de Dios, se cometen muchos abusos. El templo era y sigue siendo el lugar donde Dios manifiesta su gloria. Y los hombres lo convertimos en lugar de negocio.
Al llamar a Dios mi Padre, Jesús pone al mismo Dios, no sólo en el templo sino en la misma vida familiar, en donde se utiliza esa palabra refiriéndose al progenitor. La relación con Él ya no es de temor sino de amor.

4. Destruyan este templo y en tres días yo lo levantaré de nuevo (v. 19)


Es la frase y mensaje central de este texto o perícopa. Jesús se presenta como el verdadero templo donde Dios habita. Jesús reemplaza el gran templo de Jerusalén por sí mismo, lugar definitivo de la presencia de Dios entre los hombres.
La señal que Jesús les da es la destrucción (la muerte) de sí mismo. Y así sucederá históricamente. Jesús será entregado a la muerte por las mismas autoridades que le piden un signo. Las autoridades religiosas condenarán a Jesús porque sus señales son un atentado contra el templo. Pero, Jesús afirma que Él es la señal auténtica de la presencia de Dios entre los hombres.
Dios aprobará la actuación de Jesús, porque resucitará a su Hijo.

5. El templo del que hablaba Jesús era su propio cuerpo (21)


El cuerpo de Jesús es el verdadero santuario porque contiene en sí la plenitud del Espíritu de Dios (Jn 1, 32). Es el sacramento visible de la presencia de Dios entre los humanos. Jesús es el templo verdadero donde encontramos a Dios, ya que Él es el camino, la verdad y la vida (Jn 11, 25).
Por Jesús y en Jesús el cristiano se convierte también en templo de Dios. ¿No saben que son templos de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes (1 Cor 3, 16). De hecho, los primeros cristianos durante siglos no construyeron templos. Sentían que la asamblea era la comunidad donde se hacía presente el Señor. Donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos (Mt 18, 20).


3. MEDITA (Qué me/nos dice la Palabra de Dios)


Los templos vivos donde Dios habita son las personas, creyentes o increyentes. Desde que Jesús se hizo hombre, toda la humanidad es como el gran ámbito o templo de la divinidad. Dios habita plenamente en Jesús. Y en nosotros también habita el Señor por la participación en la persona de Jesús.
¡Cuánto respeto nos merecen los templos, las imágenes, los objetos religiosos! Pues, muchísimo más hemos de respetar y “venerar” a las personas. Les aseguro que cuando lo hicieron con uno de éstos mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicieron (Mt 25, 40).


4. ORA (Qué le respondo al Señor)


Gracias, Padre, por el don de tu presencia en mi persona. Por el bautismo, me hiciste hijo tuyo.
Gracias, Jesús, porque nos has incorporado a Ti mismo, formando el Cuerpo Místico.
Gracias, Espíritu, porque nos otorgas la vida verdadera, la del Padre y la de Jesús.
Gracias, por la Iglesia que somos y que formamos, aunque limitados.


5. CONTEMPLA


A Jesús que valientemente proclama que Él es verdadero templo donde habita la divinidad.
A la asamblea de fieles que forma verdadera comunidad, sobre todo, en la celebración de la Eucaristía.
A cada uno de los hermanos, donde habita la Trinidad comunicándole su misma vida.


6. ACTÚA


Mira con ojos de fe a cada hermano/a que te encuentres. Es también hijo/a de Dios.
Participa con gozo en la celebración de la Eucaristía siendo consciente de que la asamblea es el lugar privilegiado donde el Señor está presente.
Repetiré: Nosotros somos templos de Dios vivo (2 Cor 6, 16).

Lecturas de la Misa del Miercoles II de Cuaresma meditadas brevemente.

Lecturas del Miércoles 07 de Marzo de 2012

Miércoles 2ª semana de Cuaresma

Santoral: Perpetua, Felicidad

Jer 18,18-20: Vengan, lo heriremos con su propia lengua
Salmo 30: Sálvame, Señor, por tu misericordia
Mt 20,17-28: Lo condenarán a muerte

Jeremías 18,18-20


Venid, lo heriremos con su propia lengua
Dijeron: "Venid, maquinemos contra Jeremías, porque no falta la ley del sacerdote, ni el consejo del sabio, ni el oráculo del profeta; venid, lo heriremos con su propia lengua y no haremos caso de sus oráculos." Señor, hazme caso, oye cómo me acusan. ¿Es que se paga el bien con mal, que han cavado una fosa para mí? Acuérdate de cómo estuve en tu presencia, intercediendo en su favor, para apartar de ellos tu enojo.

Salmo responsorial: 30


Sálvame, Señor, por tu misericordia.
Sácame de la red que me han tendido, / porque tú eres mi amparo. / A tus manos encomiendo mi espíritu: / tú, el Dios leal, me librarás. R.

Oigo el cuchicheo de la gente, / y todo me da miedo; / se conjuran contra mí / y traman quitarme la vida. R.

Pero yo confío en ti, Señor, / te digo: "Tú eres mi Dios." / En tu mano están mis azares: / líbrame de los enemigos que me persiguen. R.


Mateo 20,17-28


Lo condenarán a muerte
En aquel tiempo, mientras iba subiendo Jesús a Jerusalén, tomando aparte a los Doce, les dijo por el camino: "Mirad, estamos subiendo a Jerusalén, y el Hijo del hombre va a ser entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas, y lo condenarán a muerte y lo entregarán a los gentiles, para que se burlen de él, lo azoten y lo crucifiquen; y al tercer día resucitará."

Entonces se le acercó la madre de los Zebedeos con sus hijos y se postró para hacerle una petición. Él le preguntó: "¿Qué deseas?" Ella contestó: "Ordena que estos dos hijos míos se sienten en tu reino, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda." Pero Jesús replicó: "No sabéis lo que pedís. ¿Sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber?" Contestaron: "Lo somos." Él les dijo: "Mi cáliz lo beberéis; pero el puesto a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo, es para aquellos para quienes lo tiene reservado mi Padre."

Los otros diez, que lo habían oído, se indignaron contra los dos hermanos. Pero Jesús, reuniéndolos, les dijo: "Sabéis que los jefes de los pueblos los tiranizan y que los grandes los oprimen. No será así entre vosotros: el que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor, y el que quiera ser primero entre vosotros, que sea vuestro esclavo. Igual que el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos."

Comentarios

Mateo continúa exponiendo el problema del poder que también seduce a los seguidores más cercanos de Jesús. Este pasaje se puede estructurar en tres partes.

La primer parte (17-19) la podemos denominar como la propuesta liberadora de Jesús, que pasa necesariamente por la experiencia de la cruz.

La segunda parte (20-24), la petición de la madre de los hijos del Zebedeo, que intercede para que Jesús otorgue privilegios a sus hijos, y la reacción competitiva de los demás discípulos.

La tercera parte (25-27) expone la propuesta-respuesta de Jesús con relación a la ambición de poder que permea y seduce el corazón humano: el servicio, el despojo, la donación y la pequeñez deberán ser los distintivos que identifiquen a los auténticos discípulos de Jesús.

Nuestra sociedad contemporánea está impregnada de padrinazgos políticos, de tráfico de influencias, de anulación del otro a como dé lugar para escalar peldaños en la vida social, política, económica, cultural, e incluso eclesial. El proyecto de Jesús implica asumir existencialmente las actitudes de un Francisco de Asís, Teresa de Calcuta, Padre Pio, que fueron capaces de renunciar a sus seguridades y entregarse plenamente al servicio de los hermanos, especialmente los más débiles y excluidos de la sociedad.
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

Las tres mujeres.

Las tres mujeres

Una hermosa historia cuenta de una cristiana que soñó con tres mujeres que estaban en oración.

Mientras permanecían de rodillas, Jesús se les acercó.

Se acercó a la primera, se inclinó hacia ella con gracia y ternura, con una sonrisa llena de radiante amor y le habló con voz pura, dulce y musical.

Apartándose de ella, se acercó a la segunda, pero solamente le puso la mano sobre la cabeza inclinada, y le dio una mirada de aprobación.

Pasó junto a la tercera en forma casi abrupta; no se detuvo a hablarle, ni a mirarla.

La mujer, en su sueño, pensó: ¡Qué grande debe ser su amor por la primera! A la segunda le dio su aprobación sin las demostraciones de amor que le hizo a la primera; la tercera debe de haberle ofendido profundamente, porque Él no le dirigió una sola palabra y ni siquiera una mirada al pasar. ¿Qué habrá hecho, y por qué hizo tanta diferencia entre ellas? Mientras trataba de explicarse la acción del Señor, Él mismo se le acercó y le dijo:

"-- Mujer, ¡qué mal me has interpretado! La primera mujer necesita todo el peso de mi ternura y cuidado para poder afirmar el pie en el camino angosto. Ella necesita mi amor, mi interés y ayuda todo el día. Sin él, fallaría y caería.

La segunda tiene una fe más fuerte y un amor más profundo, y puedo estar tranquilo porque confía en mi, no importa lo que haga la gente.

La tercera, que según tú no noté y aún descuidé, tiene una fe y un amor de la más fina calidad.

A ella la preparo por medio de un proceso rápido y drástico para un servicio sublime y santo.

Ella me conoce tan íntimamente, y confía en mí hasta tal punto, que no depende de palabras ni de miradas ni de ninguna demostración externa de mi aprobación.

No desmaya ni se desalienta ante ninguna de las circunstancias por las que la hago pasar. Confía en mí aun cuando el sentido, la razón y los instintos más finos del corazón natural se rebelarían.

Sabe que estoy trabajando en ella para la eternidad, y aunque lo que hago no se lo explica ahora, lo entenderá después.

Callo en mi amor, porque amo más que lo que las palabras pueden expresar, o el corazón humano puede entender. Callo por amor a ti, para que aprendas a amarme y a confiar en mí en respuesta espontánea y espiritual a mi amor, sin que ningún estímulo externo pida tal respuesta.

Dios hizo la Mujer como un regalo viviente. Mirémosla y tratémosla como tal.

Y de la costilla que Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. Genesis 2, 22.
Mas estableceré mi pacto contigo, y entrarás en el arca tú, tus hijos, tu mujer, y las mujeres de tus hijos contigo. Genésis 6, 18.
(
http://www.egrupos.net/grupo/diosexiste
).

11/03/2012 21:59 JOSE PORTILLO PEREZ Enlace permanente. MEDITA Y ORA No hay comentarios. Comentar.

Lecturas meditadas de la Misa del Domingo III de Cuaresma del ciclo B.

Lecturas del Domingo 11 de Marzo de 2012

Domingo 3º de Cuaresma

Santoral: Eeulogio, Eutimio

Éx 20,1-17: La Ley se dio por medio de Moisés
Salmo 18: Señor, tú tienes palabras de vida eterna
1 Cor 1,22-25: Predicamos a Cristo crucificado
Jn 2,13-25: Destruyan este templo y en tres días lo levantaré

Éxodo 20,1-17


La Ley se dio por medio de Moisés
En aquellos días, el Señor pronunció las siguientes palabras: "Yo soy el Señor, tu Dios, que te saqué de Egipto, de la esclavitud. No tendrás otros dioses frente a mí.

[No te harás ídolos, figura alguna de lo que hay arriba en el cielo, abajo en la tierra o en el agua debajo de la tierra. No te postrarás ante ellos, ni les darás culto; porque yo, el Señor, tu Dios, soy un dios celoso: castigo el pecado de los padres en los hijos, nietos y biznietos, cuando me aborrecen. Pero actúo con piedad por mil generaciones cuando me aman y guardan mis preceptos.]

No pronunciarás el nombre del Señor, tu Dios, en falso. Porque no dejará el Señor impune a quien pronuncie su nombre en falso. Fíjate en el sábado para santificarlo.

[Durante seis días trabaja y haz tus tareas, pero el día séptimo es un día de descanso, dedicado al Señor, tu Dios: no harás trabajo alguno, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu esclavo, ni tu esclava, ni tu ganado, ni el forastero que viva en tus ciudades. Porque en seis días hizo el Señor el cielo, la tierra, y el mar y lo que hay en ellos. Y el séptimo día descansó: por eso bendijo el Señor el sábado y lo santificó.]

Honra a tu padre y a tu madre: así prolongarás tus días en la tierra que el Señor, tu Dios, te va a dar. No matarás. No cometerás adulterio. No robarás. No darás testimonio falso contra tu prójimo. No codiciarás los bienes de tu prójimo; no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su asno, ni nada que sea de él."


Salmo responsorial: 18


Señor, tú tienes palabras de vida eterna.
La ley del Señor es perfecta / y es descanso del alma; / el precepto del Señor es fiel / e instruye al ignorante. R.

Los mandatos del Señor son rectos / y alegran el corazón; / la norma del Señor es límpida / y da luz a los ojos. R.

La voluntad del Señor es pura / y eternamente estable; / los mandamientos del Señor son verdaderos / y enteramente justos. R.

Más preciosos que el oro, / más que el oro fino; / más dulces que la miel / de un panal que destila. R.


1Corintios 1,22-25


Predicamos a Cristo crucificado, escándalo para los hombres, pero, para los llamados, sabiduría de Dios
Hermanos: Los judíos exigen signos, los griegos buscan sabiduría; pero nosotros predicamos a Cristo crucificado: escándalo para los judíos, necedad para los gentiles; pero, para los llamados -judíos o griegos-, un Mesías que es fuerza de Dios y sabiduría de Dios. Pues lo necio de Dios es más sabio que los hombres; y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres.

Juan 2,13-25


Destruid este templo, y en tres días lo levantaré
Se acercaba la Pascua de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes; y a los cambistas les esparció las monedas y les volcó las mesas; y a los que vendían palomas les dijo: "Quitad esto de aquí; no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre." Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: "El celo de tu casa me devora." Entonces intervinieron los judíos y le preguntaron: "¿Qué signos nos muestras para obrar así?" Jesús contestó: "Destruid este templo, y en tres días lo levantaré." Los judíos replicaron: "Cuarenta y seis años ha costado construir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?" Pero hablaba del templo de su cuerpo. Y, cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de que lo había dicho, y dieron fe a la Escritura y a la palabra que había dicho Jesús.

Mientras estaba en Jerusalén por las fiestas de Pascua, muchos creyeron en su nombre, viendo los signos que hacía; pero Jesús no se confiaba con ellos, porque los conocía a todos y no necesitaba el testimonio de nadie sobre un hombre, porque él sabía lo que hay dentro de cada hombre.

Comentarios

El evangelio de Juan coloca la manifestación mesiánica de Jesús al comienzo de su actividad pública y en el contexto de una fiesta de Pascua en Jerusalén.

Para Juan es muy importante relacionar a Jesús y su comunidad en el marco de la sucesión de las fiestas judías. Eso lo vemos a lo largo de todo el evangelio, pues no hay ningún acontecimiento fuera de ese marco.

Juan optó por encuadrar toda la actividad pública de Jesús en el tiempo religioso de los que su propio Evangelio define como “los judíos”. Al organizar la narración en función de una serie de fiestas judías, deja entrever una construcción ideológica y cultural rica, articulada e intencionada.

La pascua judía es confrontada por Jesús y su comunidad discipular tres veces en el evangelio de Juan. Es evidente el simbolismo. Con Jesús irrumpe una nueva Alianza (tres siempre simboliza el nacimiento de algo nuevo). El tiempo del Reino construye una nueva festividad. El tiempo de las fiestas judías es contrapuesto por un tiempo inusual y alternativo. El relato centra su interés en la dialéctica entre la estructura simbólica y temporal del judaísmo y una estructura nueva alternativa que se quiere afirmar e institucionalizar.

El simbolismo de la revelación mesiánica de Jesús es sumamente resaltado en la confrontación con el templo. El relato necesita hacerlo, al fin y al cabo se está construyendo y afirmando una nueva identidad. El templo de Jerusalén es el centro de las instituciones y símbolo de la gloria y el poder de la nación judía (tanto la residente en Palestina como la que se encuentra en la Diáspora).

El evangelio emplea un símbolo conocido para indicar la presentación mesiánica de Jesús: el “látigo con cuerdas”. Era proverbial la frase “el látigo del Mesías” para significar la violencia que implica la irrupción de la era mesiánica. El uso que Jesús hace del “látigo” no deja la menor duda a cerca de su identidad y del proyecto que encarna: con él arroja fuera del templo el ganado que se vendía para los sacrificios, las ovejas y los bueyes. Sacrificios, como ovejas y bueyes, así como sus potenciales compradores (sólo los ricos podían ofrecer este tipo de ganado en el sacrificio) son puestos fuera del horizonte del nuevo proyecto mesiánico-profético.

Al echar todos afuera del templo con sus ovejas y sus bueyes, declara Jesús la invalidez del culto de los potentados, del que los sacrificios constituían el momento cumbre. Jesús no denuncia solamente, como habían hecho los profetas, el culto que encubre la injusticia, sino que declara infame el culto que es en sí mismo una injusticia, por ser medio de explotación, pero sobre todo por ser legitimación religiosa de la injusticia y del crimen. No propone una reforma del culto, sino la abolición.

La expulsión de los bueyes tiene que ver con la misma constitución de la sociedad tributaria-monárquica. El primer rey de Israel se constituyó a partir del “grupo de campesinos propietarios de bueyes”. No es de extrañar que a partir de entonces, latifundistas, bueyes y sacrificios en el templo estén articulados en un solo proyecto y se correspondan ideológica y religiosamente.

Además el dios Baal de los agricultores cananeos se representaba con un buey. La agricultura y la ganadería necesitan su propio dios y su propio culto. Fueron los latifundistas aliados importantes de Herodes para la consolidación de su poder y éste en retribución mantuvo en forma opulenta al templo.

Así podemos entender por qué el templo estaba lleno de bueyes, si la ideología religiosa dominante cuyo centro simbólico estaba allí, era la justificación principal para al sistema social estratificado y concentrador en Palestina desde la Reforma de Josías.

La expulsión de las ovejas del templo tiene también un rico sentido simbólico. Las ovejas son figura del pueblo, encerrado en el recinto donde está condenado al sacrificio. Los dirigentes explotan y asesinan al pueblo, verdadera víctima del culto, sacrifican y destruyen al rebaño, a cuya costa viven. Jesús no se propone reformar aquella institución religiosa, propósito por cierto inútil, sino rescatar al pueblo de ella.

Todos los grupos judíos esperaban el Reino, y la agitación del primer siglo hizo a muchos pensar que la hora estaba próxima.

Para los celotes era la hora de tomar las armas contra la ocupación romana para instaurar el reino de Dios en el cual el templo y su personal ya no estuvieran sujetos a ningún imperio.

Los saduceos no esperaban activamente el Reino y se contentaban con mantener como mejor podían el culto del templo con la ayuda de las autoridades romanas.

Los esenios como los celotes estaban listos para tomar las armas por el Reino pero se habían retirado al desierto en espera del momento oportuno (kairós), considerando que el templo estaba en manos ilegítimas.

Los fariseos también consideraban que para que llegara el Reino había que acabar con el dominio extranjero y restaurar la autonomía del templo. Sin embargo, no entraron a ninguna guerrilla y se dedicaron a la más rigurosa observancia de la ley.

A diferencia de los grupos anteriores, la actitud de Jesús y de su comunidad discipular es de tajante oposición al templo, lo que aparece de una manera mucho más radicalmente - no solo como rechazo de un culto de los poderosos - en las acciones contra los cambistas a quienes les desparrama las monedas, y contra los vendedores de palomas a quienes les ordena quitar de en medio su mercancía.

Los cambistas representaban “el sistema financiero” de la época. Todos los varones judíos mayores de 21 años estaban obligados a pagar un tributo anual al templo, e infinidad de donativos en dinero iban a parar al tesoro del templo. Además, en la antigüedad, los templos, por la inmunidad que les confería su carácter sagrado, era el lugar elegido por los pudientes para depositar sus tesoros.

El templo de Jerusalén llegó a ser uno de los mayores bancos de la antigüedad. Para pagar el tributo y los donativos no se podía hacer en monedas que llevasen la efigie imperial, considerada idolátrica por los judíos. El templo acuñaba su propia moneda y los que iban a pagar tenían que cambiar sus monedas por las del templo. Los cambistas cobraban, naturalmente su comisión. Al volcar sus mesas y desparramar sus monedas, Jesús estaba atacando directamente el tributo al templo y, con él, al sistema económico religioso dominante.

El templo es para Jesús una empresa que explota económicamente al pueblo. De hecho, el culto proporcionaba enormes riquezas a la ciudad y a los comerciantes, sostenía a la nobleza sacerdotal, al clero y a los empleados. La acción de Jesús toca, por tanto, un punto neurálgico: el sistema económico e ideológico que representaba el templo en Israel.

La acción contra los vendedores de palomas es igualmente de enorme impacto . Las palomas eran animales sacrificiales de menor importancia, pues con ellas los pobres ofrecían sus cultos a Dios; sin embargo el hecho que sus vendedores hayan sido los únicos a quienes Jesús se dirige y a los que hace responsables de la corrupción del templo, deja ver la enorme preocupación de Dios por la suerte de los pobres y su enojo por quienes hacen negocio con su pobreza.

En contraste con las dos acciones anteriores, Jesús no ejecuta acción alguna, sino que se dirige a los vendedores mismos acusándolos de explotar a los pobres por medio del culto, del impuesto, y del fraude de lo sagrado.

El templo es “casa del mercado” y allí el dios es el dinero. Al llamar a Dios mi Padre, Jesús no lo identifica con el sistema religioso del templo. La relación con Dios no es religiosa sino familiar, está en el ámbito de la casa familiar. La relación se desacraliza y se familiariza. En la casa del Padre ya no puede haber comercio ni explotación, siendo casa-familia acoge a quien necesite amor, intimidad, confianza, afecto.

Aún, Jesús da un paso más en su confrontación radical con el templo al proponerse él mismo como santuario de Dios. Frente al poder de Herodes (cuarenta y seis años de construcción del templo) emerge el poder del resucitado (tres días). En el Reino de Dios no se requiere templos sino cuerpos vivos. Estos son los santuarios de Dios, en donde brilla su presencia y su amor si viven dignamente. Jesús no viene a continuar la línea religiosa tradicional. Vino a proponer una humanidad restaurada a partir del principio de la ultimidad de la vida en cuerpos que viven con dignidad. Sobre esta base es posible soñar y construir otra manera de vivir y otra manera de creer.


Se puede encontrar datos muy interesantes e ilustrativos sobre el Templo de Jerusalén en el «clásico» libro de Joaquín Jeremías, "Jerusalén en tiempos de Jesús", editorial Cristiandad, Madrid 1977 (hoy día está en internet).

Para la revisión de vida
¿Qué significan para mí «los diez mandamientos»? ¿Están en el centro de mi visión moral, o los he superado y transcendido en el mandamiento de Jesús, el «mandamiento nuevo»?
¿Los tomo demasiado como «mandamientos», como una orden, como si fueran algo así como una orden irracional, o los he interiorizado y hecho míos?
¿Vivo pendiente de la ley, o de alguna manera vivo ya en el espíritu de la ley, sin vivir atenazado por la «obligación»?

Para la reunión de grupo
-Se nos enseñó que para hacer nuestro «examen de conciencia» siguiéramos «los diez mandamientos de Dios y los 5 de la Iglesia»… Todavía hay personas cuyo «guión de examen» contiene en primer lugar o exclusivamente esos 15 mandamientos. ¿Es correcto ese planteamiento? ¿Por qué? ¿Pueden ocupar este espacio de la conciencia los mandamientos del Primer Testamento? ¿Y los mandamientos de Jesús? ¿Cuáles?
- Tener como referencia moral unos «mandamientos» puede tener un peligro: el de creer que las cosas malas son malas por estar prohibidas, que su pecaminosidad procede simple o principalmente del hecho de que han sido prohibidas. Santo Tomás de Aquino hizo famoso un adagio: «las cosas malas no son malas porque estén prohibidas, sino que están prohibidas porque son malas» (non mala quia prohibita, sed prohibita quia mala). Entender esto o no, posibilita dos tipos de espiritualidad o de moral: uno legalista y esclavo, otro adulto y libre.
- Los diez mandamientos es uno de tantos elementos que en la biblia están repetidos, contados dos veces, y para más extrañeza, elencados de forma diversa. Están en Ex 20,1 y en Dt 5, 1. El estudio moderno de la Biblia comenzó precisamente observando repeticiones como ésta, y tratando de deducir su significado. El grupo puede hacer el intento de interpretar la diferencia de las dos redacciones.
- Si se quiere completar toda una sesión de trabajo y formación sobre la base de los mandamientos, se puede tocar el tema del abandono del segundo mandamiento (prohibición de hacer imágenes) y el desdoblamiento del décimo para recuperar el número de diez (“deca”-logo). Ambas cosas (abandono y desdoblamiento) tienen un significado teológico digno de profundizar.
- Que el "Templo" pueda convertirse en una "cueva de ladrones" no se refiere sólo a la mercantilización de la religión (hoy más improbable que en el tiempo de Jesús), meditar sobre este punto

Para la oración de los fieles
- Para que cada día prestemos más atención a los templos vivos que son las personas, que a los edificios de piedra. Oremos.
- Por los que se declaran cristianos públicamente y están en los puestos donde se toman las decisiones graves sobre la economía del mundo, para que siempre actúen como Dios nos pide: mirando justicia, la fraternidad y la preferencia por los más pobres. Oremos

Oración comunitaria
- Dios de la Vida, Padre «todo-bondadoso», que nos has señalado como Ley suprema el Amor: ayúdanos construir una comunidad mundial de hermanos y hermanas que, más allá de toda diferencia religiosa o cultural, te den siempre culto en espíritu y en verdad. Por Jesucristo nuestro Señor.

o bien:

Dios de la Vida y del Amor -de quien procede todo don-, que has puesto todos los bienes de la Tierra bajo la responsabilidad del ser humano, no para q